Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 07/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Rotten queen, elusive princess.

Ir abajo

Rotten queen, elusive princess.

Mensaje por Tsetsé Verte el Vie Nov 17, 2017 8:46 am

“My black eye casts no shadow
Your red eye sees no blame
Your slaps don’t stick, your kicks don’t hit
So we remain the same”
Florence+The Machine "Kiss with a Fist"



Podía ser mentirosa y decir que no disfrutaba con lo que estaba haciendo. Sin embargo, si bien aquello había sido cierto durante las primeras ocasiones, ahora no lo era. Tsetsé no podía evadir el hecho de que encontraba ocioso aquello. Era divertido, y le daba un propósito en la vida mientras descubría que había sido de ella. ¿Y por qué no? No era demasiado ético, pero en ocasiones, también disfrutaba fisgando en las habitaciones del burdel. Las cosas que veía eran tanto decepcionantes, como asombrosas. Los vicios de la gente eran particulares, en ocasiones desagradables y otras tantas le causaban intriga. En una ocasión uno de los clientes, le había pedido a una prostituta que le azotara el trasero hasta amoratarlo. Y no habían sido los azotes lo que le había impresionado, sino el hecho de que cada vez que recibía uno, el tipo murmuraba un tipo de hortaliza. Para colmo, la prostituta ni si quiera había arqueado una ceja ante semejante desconcierto, como si aquello fuera lo más normal que había visto. Tsetsé se había visto tan sumida en la escena, que se había olvidado de robar la cartera del hombre y había regresado a su cuchitril, donde aquella noche, había tenido extrañas pesadillas sobre hortalizas eróticas que querían azotarla por ladrona.

Sacudió la cabeza, tratando de alejar el recuerdo y desplegó la ilusión que la haría mimetizarse con el entorno. Desapareció de la vista humana y se esfumó en la nada, invisible.
De tal forma, entró en el burdel como lo hacía habitualmente, esquivó borrachos y lascivos y subió las escaleras que la conducirían hacia las habitaciones privadas. Los gemidos le resultaron casi familiares. Aquella noche, no tenía demasiado interés en ser espectadora, así que simplemente se introdujo en la habitación tras una pareja y en cuanto las ropas cayeron al suelo, buscó el dinero en los pantalones del hombre. Después, se puso en pie, abrió la puerta y abandonó la habitación, dejando una escena bastante convencional tras de sí. Cuando alcanzó el pasillo, un hombre trajeado, fijo los ojos en la puerta en la que acababa de emerger. Debía de ser más cuidadosa, las puertas no se abrían solas porque sí. Hubiese sido una desventaja que relacionaran las puertas abiertas con los robos, sin embargo, nadie podía verla para juzgarla. Así que abandonó el burdel y caminó entre los intrincados callejones hasta llegar a
una zona apartada. Alcanzada su tranquilidad, hizo desaparecer la ilusión y se apoyó contra la pared y extrajo la billetera, para contar cuanto había conseguido aquella noche.

Necia ella, que mientras contaba los francos, varias sombras se cernieron sobre ella. Cuando la joven quiso girar el rostro alarmada, ya la habían aferrado de pies y manos. Trató de chillar, pero se topó con una robusta mano sobre los labios. Así pues, se vio trasladada de nuevo hacia el interior del burdel. Ni si quiera su magia le sirvió de mucho, torpe aún con ella, la chica acababa de gastar gran parte en su incursión por el burdel. Todavía estaba aprendiendo.

Los hombres la arrastraron hasta la parte superior del edificio, donde los ruidos no alcanzaban y el silencio hacía parecer aquello de todo menos un burdel. Se dirigieron hacia el interior de un cuarto y la dejaron caer sobre el suelo del mismo, sin soltar sus muñecas todavía. Un gigante, se mantuvo a su lado, sujetándola.

Desorientada, la bruja echó un rápido vistazo a su alrededor y dedujo que se encontraba en una oficina. Sus ojos viajaron de esquina a esquina hasta situarse sobre un escritorio, un escritorio que no estaba desocupado. Un hombre descansaba frente a él. Un hombre que no parecía un mero cliente del burdel. La muchacha frunció la nariz. Decir que tenía un mal presentimiento era necio.

Debe de haber habido algún tipo de confusión…─murmuró, o trató de hacerlo puesto que su francés continuaba siendo torpe e inexperto, con un marcado acento español.

Alguien cerró la puerta tras ella y se vio confinada en aquel cuarto, con el desconocido y el guarda que la sujetaba.
Y no había confusión alguna, porque ella era la ladrona que andaban buscando, quién había decidido usurpar a sus asiduos clientes de todas sus pertenencias.

Ella era la indicada.

Ella era quién estaba en problemas.





she's a cruel mistress and a bargain must be made:
Because there is always something to be frightened of:

and now she sleeps with one eye open:

Laurel:
avatar
Tsetsé Verte
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 101
Puntos : 104
Reputación : 42
Fecha de inscripción : 13/05/2017
Localización : Callejones de París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rotten queen, elusive princess.

Mensaje por Predbjørn Østergård el Vie Feb 09, 2018 12:43 am

Llevaba un par de día que había regresado de un viaje a una ciudad cercana a París. Había necesitado transportarse en carruaje durante cuatro semanas, dos de ida y dos de regreso. Estaba cansado, malhumorado y con contracturas, nada que un baño caliente y una larga siesta no pudiera reparar; aquel negocio que había hecho valía la pena, sus fuentes de ingreso (legales o ilícitas), comenzaban a dar mayores frutos y se extendían sin descanso. Todo iba bien, muy bien. Era un hombre rico, bien parecido, con un apellido que ganaba terreno entre las familias parisinas y que el poder no le sobraba. ¿Qué más necesitaba pedir? Que no le vieran la cara por supuesto.

El danés pagaba no era un hombre tacaño, sus trabajadores le eran completamente fieles por las grandes sumas de dinero que les pagaba. Muchos de ellos incluso gozaban de buenas propiedades y mujeres, así que debían entregarle toda fuerza que existiera en su interior para protegerlo y cuidar de todos sus negocios; no era para menos. Por esa razón el más pequeño de los hermanos Østergård no comprendía que estaba sucediendo en uno de sus lugares más importantes: el burdel.

Antes de resolver cualquier tipo de problema había tomado un buen baño, conforme se vestía sorbía un poco de un liquido verdoso que le había preparado su cocinera, aquella bebida llena de yerbas supuestamente inyectaba un poco de energía en el cuerpo humano más agotado, esperaba que en poco tiempo hiciera efecto. Con la toalla en la cabeza, se sentó en el escritorio de su habitación y abrió el primer expediente que tenía enfrente. En el burdel comenzaban a juntarse las quejas con respecto a robos, eran robos menores, pero seguían siendo una gran falta para los clientes que pagaban cantidades considerables. Ninguna de sus mujeres era capaz de eso, también les pagaba bien. ¿Qué estaría pasando? ¿Rastros? Tampoco había.

Estaba por adentrarse al carruaje cuando escuchó la dulce voz de su sobrina, lastimosamente para ambos su encuentro fue breve y siguió su camino. No debía perder más tiempo.

Faltaban dos horas para que burdel abriera y Predbjørn analizó todo conforme recorría el amplio edificio de su poderoso negocio. Extrañamente no encontró nada visible al ojo humano, así que sin más avanzó hasta su oficina y se instaló. En poco tiempo Etienne se encontraba frente a él, un poderoso hombre lobo con quien tenía una relación de negocios diferente al que poseía con los demás. Tener a sobrenaturales de aliados, siempre apoyaba para no cometer en errores.

Tal como lo imaginó. El sospechoso apareció. Tenerla enfrente fue un verdadero placer para el arrogante Østergård.

Jamás imaginé que alguien como tú pudiera descontrolar la tranquilidad de un negocio como este — Sonrió, en un burdel nunca existía tranquilidad, siempre existía quien buscaba el mínimo error para intentar adueñarse o disolverlo. — Robar es de cobardes, más aún cuando posees privilegios como la brujería. ¿Acaso no te enseñaron eso? — Se burló, siempre lo hacía y no le importaba si eso hería o no, aunque sus palabras no eran tan dañinas. — Seguramente tus padres no te educaron bien o no tuviste — Se encogió de hombros doblando las piernas y terminando por ponerse a su altura — Mis archivos dicen que llevas mucho tiempo cometiendo esa falta, ¿Cuántos francos podría calcular que me debas? Muchos, así que puedes pensar una idea buena para ir cubriendo la cuota o puedo a lugares más tristes y asquerosos que La Corte de los Milagros, elige — Estiró su mano hasta tomar el mentón de la bruja y subir su cara hasta que las miradas llegaran a encontrarse.


Última edición por Predbjørn Østergård el Lun Abr 09, 2018 4:25 pm, editado 1 vez


"Y sin embargo las mujeres, las buenas mujeres,
me daban miedo porque a veces querían tu alma, y lo poco que quedaba de la mía, quería conservarlo para mí.
Østergárd:

Resistiendo:
avatar
Predbjørn Østergård
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 117
Puntos : 163
Reputación : 72
Fecha de inscripción : 30/08/2012
Edad : 30
Localización : Paris, Francia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rotten queen, elusive princess.

Mensaje por Tsetsé Verte el Sáb Mar 17, 2018 5:30 am

Tsetsé decidió que negarlo no serviría de nada. Tomando toda la compostura de la que fue capaz, mantuvo la mirada del extraño. Alguna parte de ella que desconocía parecía estar acostumbrada a frecuentar aquel tipo de porte. De algún modo, anhelaba su estatus, los ropajes que lo vestían y su mentón alzado. A pesar de sus memorias desechas, Tsetsé se percató de que no siempre había sido pobre, de que no siempre había tenido que robar de roñosos burdeles. Una mecha enrabietada se encendió en su interior y supo que la ira no le pertenecía a ella sino a ella, Ametz, aquella que era consciente de todo, que como las cucarachas por las noches emergía. Tratando de no llamar su atención por todos los medios, la brujita respiró profundamente e intento mantener la calma, algo complicado en aquel tipo de situación y más cuando quién tenía frente a ella amenazaba con venderla como a una más. El desagradable sentimiento se agolpó en su pecho. De aquel modo supo que los nervios terminarían por saldar su control sobre su cuerpo, pero ah…puede que Ametz disfrutara de aquello, ¿qué problema tendría en verla sumida a semejante vejación? Ninguno.

Sin embargo, Tsetsé no estaba dispuesta a permitirlo. Pero ¿cómo?, no tenía ni un triste franco. Su mirada esquiva, se paró un momento en las pupilas del hombre y viajo de él hacia aquel que lo acompañaba. El aura del extraño que parecía ser su empleado, la desoriento, no conocía aura como aquella. Sin duda era algo a tener en cuenta, ¿cómo huir de alguien que la había apresado con semejante fuerza?
Enfocó su fuerza en desplegar una ilusión que, con suerte, engañaría a ambos y le permitiría salir de allí cuanto antes. Tsetsé permaneció en el suelo, arrodillada frente a la intimidadora mirada de aquel hombre, sin embargo, mientras que la ilusión permanecía allí a ojos de todos, ella se desplazaba oculta por un manto de invisibilidad y caminó despacio, tratando de no denotar ni el más mínimo de los sonidos. Estudió la habitación, si abría la puerta para huir descubrirían que aquella que se inclinaba frente al hombre tan solo era una ilusión, debido que, al parecer, realmente sabían que se trataba de una hechicera. Sin embargo, si deseaba escapar por la ventana abierta, tendría que pasar entre ambos. Hizo hablar a su ilusión para menguar las sospechas.

Me disculpo, perdonadme os lo ruego, pero no tengo dinero que poder ofreceros…Soy extranjera y apenas vivo en la calle ─para añadir cierto dramatismo, hizo que su ilusión se derrumbase sobre las botas del hombre, rogando clemencia. Tsetsé sonrió para sí, ligeramente orgullosa. Despacio, caminó sobre las amortiguadas maderas del despacho, cada vez más cerca de su objetivo─. Por favor, os lo pido, haré cualquier cosa, pero no eso. Tened piedad conmigo…

Contuvo la respiración mientras pasaba entre ambos de perfil. Cerca, cada vez más cerca.

Por favor, señor…

Estiró la mano hacia la ventana, sintiendo el alivio inminente de su libertad. Tan solo un poco más.

Por favor…

Unos centímetros y sería libre.





she's a cruel mistress and a bargain must be made:
Because there is always something to be frightened of:

and now she sleeps with one eye open:

Laurel:
avatar
Tsetsé Verte
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 101
Puntos : 104
Reputación : 42
Fecha de inscripción : 13/05/2017
Localización : Callejones de París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rotten queen, elusive princess.

Mensaje por Predbjørn Østergård el Lun Abr 09, 2018 6:10 pm

De un momento a otro el ambiente cambió, se podía percibir una pesadez distinta en el aire y el tiempo le resultaba transcurrir más lento que de costumbre. Algo no andaba bien, sin embargo, Predbjørn no demostraba su incertidumbre. Cerró los ojos por unos momentos y soltó el mentón de la mujer, aspiró aire profundamente y después guardó silencio. En aquel despacho reinó la tranquilidad, ni siquiera se percibía el viento correr por las ventanas, por eso lo notó, se dio cuenta gracias a una corriente ligera de aire que movió los pliegues del hombro de la playera. Arqueó una de sus cejas y sonrió de medio lado. Aquello era una batalla pérdida. ¿Acaso la bruja no lo comprendía? Estaba en terrenos desconocidos, le pertenecían a él y no sólo la estructura del burdel, también terrenos colindantes. ¿Sólo un lobo estaba bajo su poder? No, ella no tenía ni la mínima idea de la cantidad de sirvientes que estaban por debajo de él. Vampiros, hechiceros, lobos, gitanos. Tenía un gran catalogo que podía utilizar a su conveniencia. ¿Acaso ella estaba dispuesta a perder su libertad? Probablemente.

¿A dónde crees que vas? — Cuestionó sin ni siquiera mover un sólo dedo, sin girar, simplemente viendo la figura que yacía bajo sus pies. — No hay nada más cobarde que huir, es incluso peor que robar, ¿Acaso ni siquiera los ladrones tienen principios? — Se encogió de hombros un par de veces antes de girar y dirigirse a su escritorio, con agilidad sacó una campaña de uno de los cajones y la hizo sonar. En segundos se escucharon pasos aproximarse a la puerta. En un abrir y cerrar de ojos varias mujeres encapuchadas se adentraron al lugar.


— Terminen la ilusión — Ordenó con tono de voz autoritario y dejando entrever que se estaba comenzando a molestar. Si algo odiaba, era que le vieran la cara.



Predbjørn era humano, uno muy listo que no le importaba aprovecharse de las habilidades de otros para poder ganar. Habían robado en su burdel, en su negocio asistían personas de mucha riqueza y poder. No estaba dispuesto a perder su reputación y mucho menos por una muerta de hambre, porque así la veía. Así que al terminar la ilusión, giró el cuerpo y dio dos zancadas para alcanzarla, la tomó por detrás, apretando ambos cuerpos con fuerza. Él deseaba que lo sintiera.



Avanzó hasta una de sus hechiceras y le dio diversas indicaciones, entre ellas, colocar diversos conjuros que imposibilitaran a la visitante de utilizar su magia. Era momento de jugar parejos.



— Vienes a robar a mi burdel y encima de todo quieres verme la cara y escapar. ¿Acaso crees que soy una persona misericordiosa? Eso pretenden ser las mujeres y hombres de fe, no yo. Así que tendrás que pagar por robo y también por querer abusar de mi tranquilidad y calma — Bramó con fuerza. Con fuerza la empujó a uno de los sillones y pidió que todos los que se encontraban en aquel despacho, se retiraran. Le gustaba tener privacidad para reclamar un poco aquello que le correspondía o creía merecer. Dio dos pasos hacia atrás y se sentó al borde del escritorio. La observó unos instantes más, su belleza era notoria, distinta y algo que podía llevarle grandes cantidades de francos, pero no, aunque mucha gente creyera que obligaba a las mujeres a prostituirse, en realidad ellas llegaban para pedir trabajo. ¿Estaría ella dispuesta a eso? 



Hay muchos puestos en el burdel, puedes lavar sabanas, limpiar cuartos, servir tragos, bailar en la barra o abrir tus piernas, la elección depende de ti exclusivamente, pero debes pagar los daños que realizaste en este lugar. ¿Acaso crees que el sexo está peleado con la honradez? Aquí no nos basamos en eso, aquí tenemos principios, la seguridad y confianza es parte de la experiencia, así que decide o yo decidiré por ti — Sonrió de medio lado, no iba a negarlo, la situación comenzaba a excitarlo.


"Y sin embargo las mujeres, las buenas mujeres,
me daban miedo porque a veces querían tu alma, y lo poco que quedaba de la mía, quería conservarlo para mí.
Østergárd:

Resistiendo:
avatar
Predbjørn Østergård
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 117
Puntos : 163
Reputación : 72
Fecha de inscripción : 30/08/2012
Edad : 30
Localización : Paris, Francia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rotten queen, elusive princess.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.