Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA CE QUI NOUS UNIT - PARTICIPAN DAMIAN ALARCÓN Y LORA BELLAMY. RELEASE THE BEAST - PARTICIPAN ASTOR GRAY Y GWANGJONG GOREYO. VANN STEIN - PARTICIPAN HÖOR CANNIF, ULF TOLLAK, GIULIANA MORDRAKE, DANIELLE MORGAN, LUND, STAN MCQUINN, KHAYLA. NOSTALGIA - PARTICIPAN SUNI KANG y GWANGJONG GOREYO.




Espacios libres: 05/48
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 28/11/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Rotten queen, elusive princess.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Rotten queen, elusive princess.

Mensaje por Tsetsé Verte el Vie Nov 17, 2017 8:46 am

“My black eye casts no shadow
Your red eye sees no blame
Your slaps don’t stick, your kicks don’t hit
So we remain the same”
Florence+The Machine "Kiss with a Fist"



Podía ser mentirosa y decir que no disfrutaba con lo que estaba haciendo. Sin embargo, si bien aquello había sido cierto durante las primeras ocasiones, ahora no lo era. Tsetsé no podía evadir el hecho de que encontraba ocioso aquello. Era divertido, y le daba un propósito en la vida mientras descubría que había sido de ella. ¿Y por qué no? No era demasiado ético, pero en ocasiones, también disfrutaba fisgando en las habitaciones del burdel. Las cosas que veía eran tanto decepcionantes, como asombrosas. Los vicios de la gente eran particulares, en ocasiones desagradables y otras tantas le causaban intriga. En una ocasión uno de los clientes, le había pedido a una prostituta que le azotara el trasero hasta amoratarlo. Y no habían sido los azotes lo que le había impresionado, sino el hecho de que cada vez que recibía uno, el tipo murmuraba un tipo de hortaliza. Para colmo, la prostituta ni si quiera había arqueado una ceja ante semejante desconcierto, como si aquello fuera lo más normal que había visto. Tsetsé se había visto tan sumida en la escena, que se había olvidado de robar la cartera del hombre y había regresado a su cuchitril, donde aquella noche, había tenido extrañas pesadillas sobre hortalizas eróticas que querían azotarla por ladrona.

Sacudió la cabeza, tratando de alejar el recuerdo y desplegó la ilusión que la haría mimetizarse con el entorno. Desapareció de la vista humana y se esfumó en la nada, invisible.
De tal forma, entró en el burdel como lo hacía habitualmente, esquivó borrachos y lascivos y subió las escaleras que la conducirían hacia las habitaciones privadas. Los gemidos le resultaron casi familiares. Aquella noche, no tenía demasiado interés en ser espectadora, así que simplemente se introdujo en la habitación tras una pareja y en cuanto las ropas cayeron al suelo, buscó el dinero en los pantalones del hombre. Después, se puso en pie, abrió la puerta y abandonó la habitación, dejando una escena bastante convencional tras de sí. Cuando alcanzó el pasillo, un hombre trajeado, fijo los ojos en la puerta en la que acababa de emerger. Debía de ser más cuidadosa, las puertas no se abrían solas porque sí. Hubiese sido una desventaja que relacionaran las puertas abiertas con los robos, sin embargo, nadie podía verla para juzgarla. Así que abandonó el burdel y caminó entre los intrincados callejones hasta llegar a
una zona apartada. Alcanzada su tranquilidad, hizo desaparecer la ilusión y se apoyó contra la pared y extrajo la billetera, para contar cuanto había conseguido aquella noche.

Necia ella, que mientras contaba los francos, varias sombras se cernieron sobre ella. Cuando la joven quiso girar el rostro alarmada, ya la habían aferrado de pies y manos. Trató de chillar, pero se topó con una robusta mano sobre los labios. Así pues, se vio trasladada de nuevo hacia el interior del burdel. Ni si quiera su magia le sirvió de mucho, torpe aún con ella, la chica acababa de gastar gran parte en su incursión por el burdel. Todavía estaba aprendiendo.

Los hombres la arrastraron hasta la parte superior del edificio, donde los ruidos no alcanzaban y el silencio hacía parecer aquello de todo menos un burdel. Se dirigieron hacia el interior de un cuarto y la dejaron caer sobre el suelo del mismo, sin soltar sus muñecas todavía. Un gigante, se mantuvo a su lado, sujetándola.

Desorientada, la bruja echó un rápido vistazo a su alrededor y dedujo que se encontraba en una oficina. Sus ojos viajaron de esquina a esquina hasta situarse sobre un escritorio, un escritorio que no estaba desocupado. Un hombre descansaba frente a él. Un hombre que no parecía un mero cliente del burdel. La muchacha frunció la nariz. Decir que tenía un mal presentimiento era necio.

Debe de haber habido algún tipo de confusión…─murmuró, o trató de hacerlo puesto que su francés continuaba siendo torpe e inexperto, con un marcado acento español.

Alguien cerró la puerta tras ella y se vio confinada en aquel cuarto, con el desconocido y el guarda que la sujetaba.
Y no había confusión alguna, porque ella era la ladrona que andaban buscando, quién había decidido usurpar a sus asiduos clientes de todas sus pertenencias.

Ella era la indicada.

Ella era quién estaba en problemas.





Because she's a cruel mistress and a bargain must be made:
She is the worm in your skull:

She is trapped underground and can't be heard:

avatar
Tsetsé Verte
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 64
Puntos : 57
Reputación : 17
Fecha de inscripción : 13/05/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.