Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 07/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




In a land of gods and monsters, I was an angel

Ir abajo

In a land of gods and monsters, I was an angel

Mensaje por Georgiana D'Aramitz el Vie Nov 17, 2017 10:43 am

Cena familiar
G eorgiana se tragó un suspiro y forzó una sonrisa cuando tía Ionela se acercó a ella con una expresión radiante en el rostro. Miro a su alrededor en busca de alguna excusa para desentenderse pues sabía exactamente lo que iba a decirle y también sabía que era inevitable el final de aquella próxima conversación, siempre finalizaba haciéndola sentir mal. Había intentado por todos los medios mantenerse inmóvil e inadvertida al esconderse en una esquina de la salita donde, después de la cena y de los rituales de los cigarros durante la sobremesa para los hombres y los cotilleos para las mujeres se reunió toda la familia para cubrir a Suzette y a su único hermano de los mejores deseos por el próximo enlace matrimonial.

–¿No es maravilloso? ¡Qué feliz pareja!– la inquisidora trato de no torcer la boca hante el comentario permaneciendo tan cerena y tranquila como acostumbraban las buenas costumbres – ¡Qué buen enlace!– exploto en un éxtasis su tía suspirando.
–En efecto, tía– canturreó Gigi esforzándose al sonreír a su familiar, girando la cabeza para mirar al futuro matrimonio –Es un placer ver a Suzette tan contenta– lo dijo con la mejor sonrisa que pudo mostrar ya que no opinaba de igual forma de su hermano. El único varón D'Aramitz se veía completamente inexpresivo ante la situación.  

La anciana apoyó una de sus arrugadas manos en el brazo de Gigi y supo que era el momento de ponerse en guardia pues era el preciso momento en que se lanzaría al ataque la madre de la futura novia. La joven inquisidora apretando los dientes suplicando paciencia al creador.

–¡Estoy segura de que tu madre estará encantada de tener por fin una boda que planear! – cacareó la mujer con diversión refiriéndose a ella por supuesto.

Georgiana forzó nuevamente una risita, aquella noche le quedaría adolorida la cara de tanta risa fingida como cada que les visitaba algún familiar, mientras miraba desesperada a su alrededor en busca de socorro, daba igual de dónde proviniera si con ello conseguía librarse de una lista interminable de impertinentes y maleducados parientes que solían restregarle en la cara su soltería.


Última edición por Georgiana D'Aramitz el Lun Nov 20, 2017 4:02 pm, editado 1 vez


Mi deseo mas profundo:
Je suis luxure:
avatar
Georgiana D'Aramitz
Inquisidor Clase Alta
Inquisidor Clase Alta

Mensajes : 35
Puntos : 18
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 05/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: In a land of gods and monsters, I was an angel

Mensaje por Georgiana D'Aramitz el Vie Nov 17, 2017 10:44 am

Cena familiar
D ebería darles igual, ella era una bastarda, una bastarda con una intachable reputación, la única bastarda que tenía una buena reputación dándole puntos extra en la sociedad al apellido, la bastarda al servicio de la más noble, honrada, devota y hermosa causa que era la inquisición, pero bastarda a fin de cuentas. Incluso la presencia de cualquiera de sus hermanas le había parecido más que suficiente para terminar aquella tortura.

En las tres horas transcurridas desde que los invitados habían llegado para la cena, había mantenido la misma conversación con por lo menos media docena de personas distintas. La cena en sí había resultado especialmente dura, puesto que había estado sentada entre la testaruda abuela de un primo lejano y un primo político particularmente cruel; ambos parecían creer que su estado de soltería era un tema particularmente interesante. Ella misma estaba empezando a considerar que no había una sola persona entre todos los familiares que poseyera una pizca de tacto. ¿Pensarían realmente que no le ofendía que le recordaran de manera tan insistente que era una vieja solterona polvorienta que se había quedado para vestir santos? Parecía que no, pues a fin de cuenta todos ellos pertenecían a la noble y ancestral familia D'Aramitz.

Georgiana se preguntaba ¿Por qué a ella? ¿Qué se supone que tendría de especial la de ella? ¿Acaso no se daban cuanta que había más bastardas solteras con ni un solo ofrecimiento de matrimonio? Su madre podría regodearse al organizar cualquier otra boda, aun le sobraban muchas hijas, incluso estaba la pequeña Miel.

No viendo manera de deshacerse del interminable parloteo de su tía en un futuro cercano, le hizo gestos con la mano al lacayo que pasaba con una bandeja llena de copas de jerez. Cogió una y se volvió hacia la anciana. –¿Puedo ofrecerte una, tía Ionela? – exclamo con el tono más suave y amable que pudo.
–¡Dios mio santo, Por supuesto que no!– Había una nota de indignación en su tono haciéndola sonreír internamente –¿Sabes, Georgiana? Beber en sociedad puede conseguir que se manche tu reputación. – afirmo la mujer apretando los labios, alzando el cuello altiva y encrespada.
–¿En verdad lo cree? Bueno, creo que esta noche no debo preocuparme por eso, ¿no estás de acuerdo tía? – no era que importara demasiado, pertenecía a los D'Aramitz y sus padres eran dignos representantes del escándalo social con orgullo.
–No, supongo que tu reputación no corre ningún riesgo, Georgiana–
Tía Ionela le dio una palmadita en el brazo con inconsciente condescendencia –Qué tragedia lo tuyo, ¿verdad? ¿Quién lo iba a decir? Nunca hubiera supuesto que te quedarías soltera con una dote como la tuya – la desagradable mujer lo había vuelto a hacer.


Mi deseo mas profundo:
Je suis luxure:
avatar
Georgiana D'Aramitz
Inquisidor Clase Alta
Inquisidor Clase Alta

Mensajes : 35
Puntos : 18
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 05/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: In a land of gods and monsters, I was an angel

Mensaje por Georgiana D'Aramitz el Lun Nov 20, 2017 4:04 pm

Cena familiar
L a insinuación de que ella solo habría logrado casarse gracias a su dote hizo que se estremeciera de furia. Antes de que pudiera responder, la anciana continuó hablando –Y ahora, a tu edad, debemos perder ya las esperanzas. Es realmente imposible imaginar que alguien pida tu mano. A menos, claro está, que se trate de un anciano caballero en busca de compañía mientras espera que llegue su final. Sí, quizá esa sea la solución–

Una imagen atravesó como un relámpago la mente de Gigi, una agradable fantasía en la que tía Ionela se encontraba sumergida en una bañera de vino dulce rodeada de varios hombres semidesnudas –Prefiero mi desagradable soltería que a todos parece incomodar, excepto a mi, antes que casarme con un anciano al cual ofrecerle agradables días antes de su pronta muerte o emparentar con un jugador empedernido y/o bebedor infatigable lleno de deudas– Georgiana había soltado todo sin reparo alguno, no se había ni percatado del tono  molesto con que se expresó momentos antes, la solterona se bebió el trago de su copa de golpe y sonriendo miro a su anciana tía sin sentirse incomoda o avergonzada –Y si me disculpa tía, preferiría no seguir contrariarla con mi situación de solterona. Permiso– dicho esto enfilo hacia la salida del saloncito. Dejando a tía Ionela hecha un ovillo en la esquina con la boca abierta de la impresión.

Resultaba ser que con aquel broche de oro se había sentido más que liberada, haciéndola pensar detenidamente que había sido aquel impulso irremediable que la había llevado a responder de esa forma tan brusca.

Encontrando un refugio, se deslizo dentro del saloncito personal de su madre y se miro en el espejo que esta tanto adoraba. Parpadeo un par de veces mirándose detenidamente antes de descubrirlo, respiraba agitadamente, era su sangre, Georgiana paso la mano deslizándola por su torso hasta llegar a sus voluptuosos pechos oprimiéndolo ligeramente como él lo había hecho.

La sangre de él que aun corría por su cuerpo.

Permaneció sentada un buen rato, atenta a los sonidos de la casa —la salida de los invitados, la familia retirándose a sus dormitorios, los sirvientes recogiendo las estancias utilizadas para la velada— mientras el se mantenía en sus pensamientos, negándose dar tregua y dejar su cordura en paz.


Mi deseo mas profundo:
Je suis luxure:
avatar
Georgiana D'Aramitz
Inquisidor Clase Alta
Inquisidor Clase Alta

Mensajes : 35
Puntos : 18
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 05/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: In a land of gods and monsters, I was an angel

Mensaje por Georgiana D'Aramitz el Vie Dic 01, 2017 4:47 pm

Rito de inanición
L a salita que hacía de antesala a su habitación estaba a oscuras, pero se percibía luz desde su dormitorio, proyectando un triángulo largo y estrecho del color de viejas monedas de oro, siguiendo el ángulo de la puerta, que había quedado ligeramente entreabierta. Al entrar a su habitación, descubrió que la luz procedía de los aposentos de Ignatius. La puerta que comunicaba las dos estancias estaba abierta de par en par, se sentía como si estuviera casada con él, pero su habitación, aunque con la luz encendida, parecía vacía, con la cama sin deshacer. Después del incidente de la sala del consejo, Kyraä decidido que ella ocupara esos aposentos, argumentando que para Georgiana sería mucho más fácil alimentarse de él si estaban a la mano y en la privacidad de que nadie los interrumpiría. Aunque era probable que ni montándose la orgia de la ultima vez les importara que los interrumpieran. Él no se había negado en lo más mínimo, ni oral ni físicamente pues su semblante pareció divertido.

Ella apretó los labios curiosa sin deseo alguno para reprochar aquella necesidad que crecía en ella posesivamente sobre él y su ubicación actual. ¿Dónde estaba? ¿Estaría fuera de la ciudad, en algún sitio, buscando sus propias diversiones? Ella se regañó mentalmente, a ella no le debía importar lo que hiciera en su tiempo libre. Decidido entonces que debía limitarse a cerrar la puerta, sin hacer ningún ruido, y se regresar a su lado que le correspondía como habían pactado silenciosamente.

Sin embargo, hizo todo lo contrario y entro en el dormitorio de Ignatius.

Sus efectos personales no se veían por ningún sitio, excepto un reloj con cadena de plata que estaba en la mesa de media luna frente a la cama, un instrumento complicado de A. Willmann & Co. Le dio media vuelta. En el dorso solo estaban sus iniciales

I.M.V.

Dejó el reloj preguntándose quien se lo había obsequiado sentido como la envidia la recorría poco a poco. El aun conservaba un recuerdo de su humanidad cosa que a ella se le había negado.


Última edición por Georgiana D'Aramitz el Sáb Dic 02, 2017 3:28 pm, editado 3 veces


Mi deseo mas profundo:
Je suis luxure:
avatar
Georgiana D'Aramitz
Inquisidor Clase Alta
Inquisidor Clase Alta

Mensajes : 35
Puntos : 18
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 05/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: In a land of gods and monsters, I was an angel

Mensaje por Georgiana D'Aramitz el Vie Dic 01, 2017 4:51 pm


Rito de inanición
A brió la puerta medio abierta que daba a su estudio personal. Al entrar una luz intensa la cubrió, pero la propia sala estaba tan silenciosa como el fondo del océano. Vio rollos de planos, docenas de ellos, en las sillas y las mesas. En el escritorio, y desplegada con la ayuda de un pisapapeles, había varias hojas de papel y dibujos en ellas asi como un momento de libros regados por toda la estancia.

Solo vio a Ignatius después de abrir la puerta por completo y asomar la cabeza. Estaba semi recostado en un sillón bajo Muerte & Vida, el cuadro de Gustav Klimt, vaya ironía; que hacía resaltar las pintas oscuras de sus ojos azules, volviéndolos del color del mar antes de ser azotado por una tormenta. Tenía un libro abierto sobre las rodillas.

—Te has divertido por lo que veo— dijo, sacando su sentido de la pacifica ironía, sin duda alguna a lo que ella decidió ignorar olímpicamente.
–Depende de a que te refieras con “divertido” en todo caso– respondió ella. Decidiendo no seguirle el juego.
—¿Has tenido suerte con las cartas esta noche? — Dijo afirmando más que pregunta al mismo tiempo que su mirada se sumergió en el profundo escote de su vestido de seda rojo que la envolvía de una forma escandalosamente deliciosa —Yo apostaría a que sí— afirmo sin más con aquella sonrisa ladina que tan pocas veces le había visto.

No había sido su culpa, Kyraä le había dado uno de los trajes más sugerentes que descansaban en el enorme guardarropa de aquella nueva madre a la que debía… el pensamiento se quedó flotando al darse cuenta.

Estuvo a punto de soltar un “¿Quién te lo ha dicho?” pero se aclaró y expreso adecuadamente aun negándose a caer en su juego sucio –No sé por qué afirmas tal cosa– el juego le había resultado demasiado grato ya que en su vida humana nunca se había permitido tal acto ante el escándalo que ello pudiera crear –No recuerdo haber dicho algo sobre las cartas. Solo hice acto de presencia como me lo solicito Kyraä–
El sonido de su risa le erizo la piel, sabia a la perfección que ella no sedería, pero por el momento le concedería —Déjame que te enseñe algo— exclamo el simplemente sonriéndole.

Se levantó dejando en el sofá el libro tomando un pergamino antiquísimo, fue hasta ella desdoblándolo. Se lo ofreció.



Mi deseo mas profundo:
Je suis luxure:
avatar
Georgiana D'Aramitz
Inquisidor Clase Alta
Inquisidor Clase Alta

Mensajes : 35
Puntos : 18
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 05/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: In a land of gods and monsters, I was an angel

Mensaje por Georgiana D'Aramitz el Vie Dic 01, 2017 4:53 pm

Rito de inanición
E lla reconoció el dibujo, se giró tropezando con la tormenta de sus ojos azules, perdiéndose en ellos mientras intentaba que le afirmara lo que ya sabía. Mirando nuevamente el lienzo. Era Kyraä desnuda, representada con unas enormes alas de demonio, tan majestuosa como se le podía admirar en el presente y sin duda se entendía lo que estaba haciendo con aquel hombre. El ademan de tocar el pergamino se quedó en eso. Los ojos azul cielo de Georgiana acariciaban delineado las alas del hombre con el que copulaba su madre. Era un Angel.

—Es nuestra madre — dijo Ignatius mientras volvía a doblar la página. Dejando que ella se percatara del otro lienzo que había dejado en sus manos —Somos nosotros, hace unos siglos— agrego señalando con la cabeza la pintura caminando hacia el enorme escritorio. —Kyraä tiene la mala costumbre de guardar todo aquello que le pase por las manos y almacenar cuanta reliquia tenga relación con nosotros.
–Qué curioso. – exclamo ella mirando el vocero de ambos, sentado uno frente al otro, juntando las manos casi tocándoselas, ambos vestían de manera muy similar. Detrás de ellos había un enorme Angel tallado en la pared –Parecemos hermanos–
—Lo éramos— Ignatius lo dejó a un lado. Ella lo miro escandalizada —Ya que estás aquí, echa una mirada a nuestros hermanos— pidió recargándose en el enorme escritorio lleno de dibujos.

No había hecho nada para indicar el más leve interés sexual por ella. Sin embargo, al tocar la pintura una imagen la atravesó cual rayo haciéndola apretar los muslos. Eran ellos vestidos con aquellas ropas romanas solo que ella tenía la toga arremolinada en las caderas mostrándole los pechos y las nalgas, él la acorralaba contra una pared la tenía de espaldas a tapándole la boca, profundamente en su interior gimiendo mientras ella apoyaba las manos en la pared, parecía que el ángel los miraba. El recuerdo solo había durado par de unos segundos.

–¿Por qué tendría que verlos?– cuestiono más brusca de lo que deseaba sonar
—Para que sepas a quién culpar cuando todo se desate— explico el como si fuera la respuesta mas lógica.

Se quedó consternada. Ignatius le había dicho que cuando todos estuvieran juntos ellos cambiarían adquiriendo su verdadera naturaleza, recordando todas sus vidas pasadas, aunque ella seguía ignorando a que se refería con eso.

–¿Siembre es así? ¿Cada que renacemos? –
—Depende de a que te refieras con “Asì” en todo caso— respondió Ignatius utilizando sus mismas palabras.

Su expresión era amable y paciente... demasiado amable, demasiado paciente. Georgiana notó cómo la gravedad tiraba de sus pies. Solo su negativa a mostrar cualquier debilidad la obligó a moverse, un pesado talón cada vez, hasta llegar junto al escritorio. Junto a él.


Mi deseo mas profundo:
Je suis luxure:
avatar
Georgiana D'Aramitz
Inquisidor Clase Alta
Inquisidor Clase Alta

Mensajes : 35
Puntos : 18
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 05/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: In a land of gods and monsters, I was an angel

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.