Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Sette peccati mortali (libre)

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ir abajo

Sette peccati mortali (libre)

Mensaje por Guerra el Dom Nov 19, 2017 11:34 am

Recuerdo del primer mensaje :

“El ángel que yo había visto de pie sobre el mar y sobre la tierra levantó al cielo su mano derecha y juró por el que vive por los siglos de los siglos, el que creó el cielo, la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos, y dijo: «¡El tiempo ha terminado!”

Apocalipsis 10:5-6




Noche de los muertos, así llamaban a la fiesta que los creyentes y los paganos veneraban a sus difuntos, recordándolos, añorándolos y llorándolos.
Siempre me causó cierta curiosidad esa forma de expresar sentimientos, la capacidad con la que los hombres mostraban en publico su alegría, su tristeza, sus emociones a fin de cuentas.
Sabia que mi misión distaba mucho de ser esa, no tenia que entender a la humanidad, ni siquiera compadecerla, simplemente traer el caos a la tierra, arrancar la paz de sus entrañas y que los viles se degollaran ante mi turbia mirada.

Aquella noche alcé la capucha negra sobre mi rostro, la capa ondeaba a mis espaldas, no portaba el mandoble, no salia de caza. Aquella noche solo quería entender que encontraba la humanidad en pecar.
Soberbia, avaricia, lujuria, ira, gula, envidia y pereza, los siete pecados capitales ¿seria capaz de descubrirlos en una noche? Los pecadores tenían que ser aniquilados, mas esa noche, solo por esa noche, me limitaría a observar aquello que el señor de los cielos, de la tierra y del mar considera que hay que sepultar.

Mis pasos sonaban huecos bajo el adoquinado, la música vivaz inundaba las calles con cánticos, vocifero de las gentes animadas por las jarras que portaban en sus manos, excesos de una noche en la que gula estaba muy presente.
Ladeé la cabeza ligeramente mis ámbar centelleaban bajo la capucha entre las luces y las sombras de las farolas de aceite, una pareja se devoraba a besos y ahí estaba la lujuria.

Relamí mis labios resecos, caminaba con paso firme y porte erguido, la humanidad estaba perdida, pues apenas dos cuadras había cruzado y ya había visto demasiado.
Giré una callé con tan mala suerte de dar de bruces con alguien, la jarra que sostenía entre sus manos terminó esparcida en su vestido, su mirada destilaba primero sorpresa y luego enarcó una ceja esperando unas disculpas que por mi parte no llegaron.
avatar
Guerra
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 160
Puntos : 287
Reputación : 138
Fecha de inscripción : 09/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Sette peccati mortali (libre)

Mensaje por Guerra el Jue Ene 18, 2018 9:47 am

Escuché sus palabras, el por que sentía pánico por la inquisición.
-Mis hermanos y yo nos criamos con un inquisidor que perdió su fe tras ver a su mujer e hijas arder en el patio de la catedral.
Fueron sus propios compañeros los que al verlas convertidas en bestias, en seres de mi naturaleza no les ofrecieron perdón, “ mi padre” juró venganza y así pensó en como desatar sobre la tierra el Apocalipsis.
Nosotros fuimos creados para purgar de pecado la tierra, peor ahora también la inquisición nos persigue, y nuestro propio padre se ha convertido en el azote que ocn mas dureza pretende recaer obre sus propios hijos dándonos muerte.
Padre ha sido corrompido y algún día llegará la hora de su juicio final.

Hundí mis pardos en sus dos inmensos mares, seguramente esos que sus antepasados navegaron para saquear con los drakkars.
No podía culparla por pensar que era Fenrir, cada uno tenia sus creencias, las suyas eran paganas, el diablo tomaba muchas formas y la engañaba pues solo existía un Dios y no muchos como ella pensaba.
-Llevan siguiéndonos el rastro desde hace demasiado, tal es asó que hace un par de años en mi enfrentamiento con la inquisición acabé convirtiendo por error a mi primo, no descansaré hasta subsanar mi falta. Mi intención era darle muerte, peor tiende Garion a sobrevivir como una maldita rata. Se que está en París y ansió encontrármelo de cara, quizás en Notre Damm de nuevo se junten nuestros sinos y en esta ocasión me aseguraré de que expira su ultimo aliento entre mis fauces.

Ladeé la sonrisa cuando me habló de la cerveza y de la hidromiel. Di un nuevo trago, estaba fría, entraba bien y cuando bebías mucha aturdía ligeramente tus sentidos deshinibiéndote, la sensación era agradable, tenia que reconocerlo.
-¿que hago las noches de luna llena? Pues depende -dije con una picara sonrisa -cuando estoy en una zona que conozco bien, me lanzó a los bosques, allí no causo problemas, ni doy muerte a victimas que no merecen la purga.
Aquí mi hermano Armagedon se encarga de mantenerme encadenado en las mazmorras de nuestra mansión. En otras ocasiones, cuando mi trabajo es requerido en un lugar, acudo convertido en bestia, en guerra y cuando despierto a mi alrededor solo hay miembros cercenados, hedor a muerte y caos.

Miré el chocolate que aun le quedaba relamiendome.
-¿te lo vas a terminar? -antes de que respondiera ya estaba metiendo el dedo para seguir comiendo de ese dulce manjar.
-Joder, que bueno esta -dije relamiendome los labios -¿entonces? ¿Notre Damm? ¿o donde me vas a llevar inmortal?






avatar
Guerra
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 160
Puntos : 287
Reputación : 138
Fecha de inscripción : 09/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sette peccati mortali (libre)

Mensaje por Arikel Voerman el Jue Ene 18, 2018 5:36 pm

La vampiresa le miraba ladeando la cabeza mientras escuchaba, sobre todo empezó a poner atención cuando empezó a comentar lo que hacía en luna llena, sobre todo sus pupilas se dilataron mirando al licántropo imaginandoselo despertandose manchado de sangre, con miembros cercenados a su alrededor, eso la gustó más que cualquier alago que le pudieran dar a ella, se pasó la mano por la mejilla observando deslizando una dulce sonrisa imaginandose aquella visión. -Ves como eres Fenrir.- Sentenció encantada por el relato de su noche de luna llena, le gustaría verlo pero sabe que sería peligroso para ella, aunque realmente poseía bastante fuerza, pero jamas se enfrentó a un hombre lobo transformado, pero por lo que comprobaba con su "sire" adoctivo, tenía pinta de doler y ser una herida que costaba curarla, y que tendría que ingerir mucha sangre, eso sería demasiado llamativo quizás. También alguna que otra morbosa idea le recorrió los pensamientos oscuros de la vampiresa.

Observó como nuevamente miraba goloso mi postre, al que solo había dado un par de lametones a la cuchara impregnada de chocolate, Arikel se mete la cuchara en la boca y con la otra mano le acercá el postre. -Todo tuyo.- Asegura y le se deleita con la visión de las expresiones que pone el lobo cuando encuentra algo delicioso, mientras arquea una ceja divertida. Cuando termina de comer le sonrie antes de pagar. -Si, Notre Dame...asi me hablas de los jinetes...de los arcangeles...y de Cain...sobre todo de Cain.- Dijo mostrando algo más de curiosidad por ello, mientras paseaban por la ciudad, que cada vez menos gente la atravesaba, y menos con el frio. -Me he leido la Biblia, pero tu religión es dificil, la mia no.- Asegura la rubia, aunque no era dificil, solo que ella se crió con otra bien distinta, realmente no entendía alguno de los pasajes, aunque intuía que algunos eran meras metafaros y no había que seguir al pie de la letra, aunque intuia que Guerra si que lo hacía.

Apenas había gente en la calles esta noche, se iban dirigiendo por la ciudad hasta practicamente llegar a donde se encontraba la catedral mientras charlaban de cosas efimeras y sin importancia, hasta que la chica se freno en seco y empezó a olfatear. -Cazadores...- Masculló cuando divisó como tres hombres iban directos a por ellos, Arikel notó el destello de un arma cuando uno desenfundó, el suficiente tiempo para tener la reacción de apartar a Guerra de la trayectoria de una bala de plata impactando contra el hombro de la rubia, si bien eran dolorosas, no le hacía tanto como le habría hecho al lobo, Arikel gruñó encendiendo en rojo sangre sus ojos. -¿Castigo?- Preguntó mirando a Guerra y a velocidad sobre humana se planto delante del cazador desenfundando su daga, aunque se notaba la habilidad y experiencia de este, ya que frenó el golpe de la daga que poseía la rubia, mientras los otros dos se preparaban para el ataque, Arikel fue más rastrera dando una patada en la entrepierna del cazador que lo dobló y seguidamente le dió un cabezazo haciendo gala de falta de femenidad a pesar de su dulce aspecto, cosa que tiró al cazador, Arikel se giró para comprovar el estado de Guerra con los otros dos cazadores, ya que a él lo veían mas grande.




Gracias Musa <3:

En el ataúd de una canción:


Adorada familia disfuncional:
avatar
Arikel Voerman
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 139
Puntos : 144
Reputación : 20
Fecha de inscripción : 15/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sette peccati mortali (libre)

Mensaje por Guerra el Mar Ene 30, 2018 10:02 am

Notre Dame, la catedral gótica sede en Francia de la santa inquisición se abría paso frente a nuestros ojos. Era un edificio opulento cuya fachada en forma de H, con dos torres y un cuerpo central, dispone en el nivel de ventanales un enorme rosetón, en el tercer cuerpo dos torres dónde están las campanas.

Alzábamos la mirada centrándonos en las gárgolas del campanario, aquella edificación de piedra blanquecina representaba sin duda el poder del clero y el de la misma monarquía.
-Cain -dije finalmente con una ladeada sonrisa -deberías mas bien ser tu la que me hable del aquel que os da vuestro nombre, cainitas ¿cierto?
Cain es el hijo primogénito de Adan y Eva, su hermano Abel, representa el bien y supongo que pro contra Cain los celos, el odio y una ira desmedida.
Abel era el preferido de Dios y es por esto, según cuentan las escrituras que Cain le dio muerte. La justicia de Dios calló sobre este desterrandolo, así llegó a tierras lejanas, tierras de Nod donde creó la primera ciudad, Enoc
“no como Caín que era del maligno, y mató a su hermano. ¿Y por qué causa lo mató? Porque sus obras eran malas, y las de su hermano justas. Juan 3,12”

Me eché a reir por la cara que ella ponia sobre mi historia.
-Ya bueno, según vuestra historia las cosas cambian, pues Caín mata a Abel; al cometer el primer asesinato Dios lo castiga, expulsándolo a la Tierra de Nod. Caín es condenado a no morir nunca y alimentarse de sangre, y al engendrar progenie esto se trasmitirá a su descendencia, transmitiendo así la maldición de Dios. Además, parte de su maldición es morar eternamente sobre la tierra, así que quienquiera que mate a Caín sufrirá siete veces el castigo de Dios, y para que se le reconozca y le teman Caín lleva una marca en la piel.
Cain, desamparado encuentra a Lilith, con quien transcurre una parte de su existencia y aprende a manipular su poder. Cuando ya no tiene nada que aprender de Lilith, la abandona y vuelve a las tierras que antes habitaba y crea la primera ciudad, Enoch. Aunque esta alcanza la gloria se siente solo, y descubre que puede crear a otros como él, de ahí venís vosotros.
Conversábamos animados cuando hizo aparición tres humanos que armados hasta los dientes creyeron que habían alcanzado su máximo apogeo esa noche.
Ladeé la cabeza al escuchar el disparo, que la joven vikinga se llevó al alejarme de la trayectoria de la bala.

La rubia se lanzó contra uno de los humanos, los otros dos se acercaron a mi, no había desenvainado la espada, yo era guerra.
A cada lado de mi cuerpo aquellos hombres con sendas ballestas, ladeé la sonrisa parodiando la expresión de triunfo que ambos dos reflejaban.
Tiraron del gatillo, en ese instante salté hacia atrás cayendo con las rodillas flexionadas y mis ojos ámbar como la miel para mirar en cámara lenta la trayectoria de ambas virutas.
Con saña mordieron la carne del estomago de los dos hombres que ahora se daban cuenta de que la bestia no siempre mata de la misma manera.
«Y salió otro caballo, bermejo; y al que lo montaba le fue dado poder de quitar de la tierra la paz, y que se matasen unos a otros; y se le dio una gran espada. » .






avatar
Guerra
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 160
Puntos : 287
Reputación : 138
Fecha de inscripción : 09/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sette peccati mortali (libre)

Mensaje por Arikel Voerman el Miér Ene 31, 2018 5:09 am

La verdad es que la vampiresa se había quedado absolutamente con la boca abierta cuando el licántropo había hecho una total gala de conocimiento sobre los vampiros, de hecho durante su charla apenas había emitido sonido tratando ocultar su asombro. Aunque se percató de que el lobo se rió por la posible cara de embobada que había puesto durante su historia, que la había dejado bastante ensimismada. Sin duda lo que ayer había llamado perro tonto, ahora no compartía para nada la opinión, de hecho incluso le había parecido que habían encajado notablemente, no se arrepentía de tenerlo como amiga, pero ahora había empezado el momento de jugar con esos tres cazadadores, a los que Arikel observaba, ya que dos contra el licántropo igual era demasiado y más si los cazadores iban armados, pero aun así el lobo pareció esquivar sin mayor problemas los dos disparos de esos malditos hombres, la vampiresa bufó con preocupación por el lobo.

Quizá la distracción y preocupación por que su amigo se mantuviera de una pieza hizo que perdiera la atención en el cazador que enfrentaba, y eso le hizo pagar un alto preció pues el cazador arremetió contra la vampiresa haciéndola caer de bruces contra el suelo. El cazador buscaba bajo su gabardina la estaca que tenía, pero Arikel se giro velozmente con el siguiente golpe bajo, pues aprovechó que ella estaba en el suelo y el otro de pie para lo que el cazador no se imaginó, ya que la vampiresa se levanto velozmente y con eso acompaño un rodillazo a la entrepierna del cazador, que se dobló hacia delante encogiéndose para cubrirse la zona dañada, Arikel se colocó a su espalda y salto enganchando y entrelazando sus piernas a la cintura del hombre y agarrando de brutal forma la cabeza y el hombre para que mostrase el cuello, mientras ella bebía sangre a grandes tragos mientras notaba como la vida se escapaba a toda velocidad de manos de aquel hombre, que cuando los latidos se detuvieron se bajó antes de que el hombre se desplomase y le desgarro con las uñas la zona herida para que no se distinguiese el mordisco.

Guerra se encargaba de los otros dos haciendo gala de una habilidad que la vampiresa no creía en alguien tan joven como el licántropo. -¡¡mátalos!!.- Gruñó la rubia mientras saboreaba sus labios inundados en sangre, que la tenían ahora mismo sumamente excitada, inquieta, con sus ojos rojos brillando de tremenda forma, la verdad que al esquivar las balas habían hecho que ellos mismos se hirieran con las balas, cosa que hizo escapar una carcajada de la vampiresa mientras se deleitaba con el aroma a sangre que la tenía drogada de una forma absoluta. Sabía cuan dolorosa eran las heridas en el estomago. La vampiresa se movía de lado a lado nerviosamente, mientras su barbilla y cuello estaba resaltado su piel blanca con el carmín cálido de la sangre, mientras se ponía de nuevo su capucha. Disfrutando del espectáculo del jinete en plena acción, la vampiresa se deshacía en bufidos sobrenaturales por el nerviosismo que ahora tenía dentro, nunca aprendió a controlar sus instintos de hija de la noche, su Sire adoptivo estaba ahora trabajando fervientemente en ello, sobre todo en controlar la ira, pero la excitación por el exceso de sangre ingerido, mirando a Guerra una vez sentenciado a esos asaltantes cazadores, mientras Arikel le sonreía de nerviosa forma y metía sus dedos en el agujero de bala, para sacar esta misma, enseñándole el brillo de plata que esta tenía antes de dejarla caer al suelo. -Me encanta el dolor en una batalla....esto a ti te habría dolido algo más- Pateó la bala para que rebotase lejos. -Seguimos con la vida...- La voz de la vampiresa ahora era cargada de malicia por el coloque de exceso de sangre, más se frenó y miro a Guerra. -¿Te han herido Fenrir? no creo que sea grave...pero un pequeño chute podría hacer las cosas algo más interesantes.- Dijo recordando la reacción del lobo cuando derramó una gota de sangre sobre su arañazo, pero la euforia de la vampiresa le invitaba a intentar que él también sintiera esa emoción. Más mientras revisaba el lobo la rubia metía la mano en el bolsillo de su abrigo palpando algo para comprobar que no se le cayó en la pelea. -Hay que deshacerse de los cuerpos...dejame pensar...- Dijo aun con ese malicioso tono.



Gracias Musa <3:

En el ataúd de una canción:


Adorada familia disfuncional:
avatar
Arikel Voerman
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 139
Puntos : 144
Reputación : 20
Fecha de inscripción : 15/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sette peccati mortali (libre)

Mensaje por Guerra el Miér Feb 07, 2018 11:33 am

La vampiresa, mi improvisada “amiga”, parecía eufórica. Como le pasaba a mi hermano cuando el pecado era absorbido llenándolo de sangre de los impíos, Arikel estaba llena de fuego.
Sus dedos se pasearon lentos por encima de mi ropa buscando algún tipo de herida que me infligiera mal alguno.
Pero no había sido tocado por el acero enemigo. Los cuerpos de los cazadores quedaba sobre el suelo, ella veía la necesidad de esconder los cuerpos, quizás si el suyo, pues los míos se habían matado en un duelo de egos a si mismos, yo nada tenia que ver con esas muertes donde la pólvora hizo lo suyo y yo solo fui el detonante invisible para que eso sucediera.

Posé mi mano en su nuca para que centrara en mis pardos su dispersa mirada.
-Venn, søk den rolige, må du, blodet infestes dommen (Amiga, busca la calma, la necesitaras, la sangre te infesta el juicio)
Conocía aquella lengua de paganos, la había estudiado, como muchas otras y esperaba que escuchando su lengua natal pudiera calmar aquel hambre que le devoraba las entrañas como a mi hermano cuando el éxtasis lo nublaba.
-No aquí, no me niego a disfrutar de la celebración de una buena victoria, de nublar mi mente..pero no ahora, no aquí.

Me acerqué al cadáver que la vampiresa había desgarrado con sus propios dientes y lo subí sobre mis hombros como si fuera un carnero antes de ser sacrificado.
Francamente merecía la muerte, seguramente también Arikel y quizás hasta yo mismo, peor mi hora llegaría cuando dios padre nos ajusticiara a todos.
Llevé a aquel infeliz a hombros hasta al zona mas alta del puente y lo dejé ir con el suficiente peso como para que el gua le diera eterno lecho.

Me giré en busca de la doncella de dorados cabellos que me miraba con una sonrisa picara entre sus labios.
-¿y bien “Venn”? ¿cual es tu gran plan ahora? Parece que la visita a la catedral no ha sido lo que esperábamos.
Me relamí los labios manchados de carmesí humana.




avatar
Guerra
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 160
Puntos : 287
Reputación : 138
Fecha de inscripción : 09/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sette peccati mortali (libre)

Mensaje por Arikel Voerman el Miér Feb 07, 2018 6:12 pm

La vampiresa tenía hasta las mejillas sonrosadas de la cantidad de sangre ingerida que la tenía absolutamente desbocada, el licántropo no había sido herido, y pudo comprobar que él fue más habil a la hora de actuar con aquellos cazadores, ella por el contrario había dejado ver parte de su naturaleza más feroz. Sin embargo el licántropo podía o al menos parecía comprender en el estado que se encontraba la rubia, que estaba absolutamente eufórica, bufaba de esa forma sobrenatural mientras sus ojos eran dos rubíes infernales, de ese brillante color rojo, más mientras sonreía mostrando tanto su afiladisimos colmillos, más derrepente notó la mano tan calida del lobo que la sujetó por la nuca obligandola a cruzar la mirada con los pardos ojos del licano, las palabras taladraron la mente de la rubia, el lenguaje de su lengua natal no hablado desde hace tanto.
Los rojos de Arikel empezaron a perder fuerza volviendo al celeste habitual de ella, mientras entreabrio los labios dejando escapar un suspido que daba la señal de relajación de la vampiresa, sorprendiendo al lobo con la inexperada reacción tan rapida que surtieron esas palabras en la vampiresa. - Jeg er rolig, venn, jeg beklager.... (Estoy calmada, amigo, lo siento...) - Respondió, apunto estubo apunto de llamar a Guerra "hermano" pues esa acción la devolvió a cuando tenía pulso y su hermano mayor la calmaba cuando se enrabietada con su hermano mediano por perder un duelo.

Se movia aun algo nerviosa, pero más controlaba mientras despues de comprobar con cierta decepción que el licántropo no había sido herido y no habría ese subidon que causaba el entrelazar la sangre para curar heridas, era un coqueteo peligroso el jugar con esas sensaciones de nublar el juicio, le miró ladeando la cabeza y asintió cuando el dijo que esperase para las celebraciones, ciertamente estaba ansiosa. Se mordía el labio inferior por los nervios, pero no dijo más, tenía razón ya habría momento. Se relamió aun notando el ferreo sabor de la inmensa cantidad de sangre ingerida, vió como guerra cargaba sin problemas el cuerpo desangrado del hombre y caminaron hasta el puente, desde luego por alguna razón el licano conocía bien como deshacerse de un cuerpo. Arikel dejo escapar una risa nerviosa mirando el vacio del puente, sonrió a Guerra de picara forma cuando le resultaba curioso que la llamase asi, ladeo la cabeza mientras pensaba en su efectivamente plan aguado, más por la euforia provocada la vampiresa se sentía muy juguetona, y a velocidad sobre natural se plantó detras del licántropo y lo inclinó sobre el borde del puente como si pensara tirarle. -¡uy! que te caes Fenrir.- Rió divertida antes de retirarlo para volverlo a estabilizarlo mientras se apartaba de él riendo divertida. -Que lento..- Se burla por diversión mientras piensa en que hacer ahora con su amigo.

Amplió la sonrisa, sin duda Guerra no sabía muy bien que era un juego o al menos el concepto de juego, quizás provocando que el lobo se pusiera algo desconcertado y feroz, pero Arikel no perdió la calma y cuando esté se acercó a reclamar por la provocación la vampiresa puso una aptitud más sumisa y le agarró la mano a Guerra para que pusiera la palma hacia arriba sacando algo del bolsillo, una correa de cuero y una piedra entrelazada con una runa grabada en la piedra. -Es una runa de protección....para tí, asi te protegera cuando hagas cosas de...bueno de lo que hagas, Fenrir.- Dijo mientras mantenía la amplia sonrisa, y miraba a todos lados mientras seguía con ciertas ganas de jugar con el licántropo sin contar mucho si el jinete entendiera lo que es jugar. Igual hago desconcertado por el repentino regalo después de que amagara tirarle, no estaba acostumbrado a socializar y se le veía, pero Arikel se movia rapidamente a su alrededor aun con ganas de jugar, acercandose a él dandole pequeños empujones a modo pilla-pilla, miró a su alrededor. -Vamos a la taberna...y jugamos a las preguntas secretas, si no respondes ...bebes.- Dijo aun con la remarcada euforia, aunque se la notaba más tranquila que antes.



Gracias Musa <3:

En el ataúd de una canción:


Adorada familia disfuncional:
avatar
Arikel Voerman
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 139
Puntos : 144
Reputación : 20
Fecha de inscripción : 15/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sette peccati mortali (libre)

Mensaje por Guerra el Mar Feb 13, 2018 11:10 am

La inmortal parecía eufórica, lejos de estarse quieta, corroída por la sangre que corría desaforada por sus venas me tomó de la pechera sacándome por el puente. Duró poco el tiempo que mis pies quedaron en vilo y bajo mi cuerpo el vació, pero lo suficiente para que mis ámbar centellearan desafiantes y mis zarpas crecieran aferrándose a su brazo desgarrando su carne.
-No vuelvas a hacer eso -rugí rozando con mi lengua los colmillos mientras mi pecho subía y bajaba violento.
Yo como bien ella podía imaginar no acostumbraba a estos juegos, mas si bien era cierto, de niño había jugado con Armagedon, no era ni de lejos lo mismo.

Mi improvisada amiga pareció entender que no estaba de broma y aunque esta seguía con ese frenesí que la sangre otorgaba a los inmortales se estuvo quieta bajo mi mirada de depredador el tiempo suficiente para que yo me deshiciera del cadáver.
Correteando ahora como una niña me pidió que fuéramos a beber, creo que ella ya había bebido suficiente, peor era su amigo, no su padre y unas jarras no nos harían mal alguno ,así que acepte.
-Nos bebemos unas jarras y me voy, en casa me esperan y si no aparezco alguno de mis hermanos vendrá en mi búsqueda.

Armagedon era el mas coherente de todos ellos, pero si era Debora la que aparecía bien podía desmembrar a la vampiresa, matarla haciéndole explotar el estomago por la gula o cualquiera de esas ideas oscuras que últimamente se le pasaban por la cabeza.
Acabamos en el fumadero de Opio, jardín exterior con mesas bajas y cojines de colores múltiples que hacia un guiño a la cultura árabe .
Las mujeres vestidas con los trajes de los siete velos iba sirviendo licor en unos pequeños de distintos colores.

Pasamos bebiendo parte del rato, relajándonos, riéndonos y de vez en cuando llevábamos la manguera a nuestros labios dando una profunda calada que dejaba escapar el humo oscuro por mis labios.
Ya notaba los efectos de la droga, del alcohol y mi mirada turbia se centraba en ella y en la historia que me contaba.
-Tennnngo que irme ya -dije posando mi mano en el vaso antes de que me lo rellenaran -quieeeero ir a ver a alguiennnnn antes de volver a casa -dije arrastrando las palabras
Tenia ganas de perderme en el cuerpo de Estrella, supongo era parte del efecto de toda la mierda que llevaba encima en ese momento.
-poddemmos vernso otro diiia -susurre entre risas poniéndome en pie.






avatar
Guerra
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 160
Puntos : 287
Reputación : 138
Fecha de inscripción : 09/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sette peccati mortali (libre)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.