Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 01/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Hija de la luna // Privado - Dimitry

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Hija de la luna // Privado - Dimitry

Mensaje por Reya el Miér Nov 22, 2017 5:14 pm

Habían pasado ya dos semanas desde el criminal encuentro con vampiro, y contras todo pronóstico, la había dejado con vida. Y no sólo eso, sino que la dejó yaciendo en la cama, cubierta con una manta. O eso, o bien él sólo la había dejado tirada en el suelo tal cuál como ella cayó, tendida boca abajo, inconsciente y alguien la tomó en brazos, la entró en su choza y la acomodó. Fuera cual fuera la posibilidad correcta, no le cuadraba a la loba y llevaba dándole vueltas catorce días enteros, mientras sus cervicales se recuperaban, al igual que sus costillas y los músculos de sus brazos sanaban. Por suerte era una lycan, así que lo que un ser humano tardaría meses en recuperar, para ella eran sólo nos pocos días, y a aquellas alturas, ya estaba prácticamente bien, salvo por lo de su pierna, claro. Era un lups, no una lagartija.

Durante el tiempo en que se sintió débil, no fue al mercado, no regresó a su carreta, no tallo nada. Y como consecuencia, no ganó dinero y, por tanto, no comió más que raíces y una ardilla que se encontró muerta junto a un árbol una mañana. Y ya había sido suficiente, al día siguiente regresaría a atender su puesto, necesitaba vender piezas, aceptar encargos… Recoger sus botas, que aún debían estar en manos del zapatero. Suspiró, resignada a no saber nunca la verdad de lo ocurrido, del por qué no había muerto aquella noche tras la sentencia que el condenado había hecho recaer sobre ella.

Caía ya la noche y necesitaba ir al río, la poca roa que tenía estaba toda sucia de hincar la rodilla para recoger musgo, raíces, setas y otras plantas comestibles. Estaba falta de proteína y con la débil constitución que ya de por sí tenía, las condiciones actuales acabarían siendo su ruina. Qué irónico, sobrevivir al verdugo para morir luego de hambruna. Agarró el balde de madera lleno de ropa sucia y, renqueando como siempre, se dirigió al río. Una vez allí se acomodó en la piedra que se había convertido hacía ya un par de años en su silla, dejó el recipiente a un lado, se quitó los pantalones con cuidado y aflojó las correas para deshacerse de la pierna de madera que dejó reposar junto al pedrusco, quedando así únicamente con una larga camisa beige. Se impulsó con ambas manos para erguirse, usó el gran roble de apoyo, agarrando con la diestra el cubo y de dos saltos se empezó a meter en el agua. Para ella no era práctico lo de arrodillarse a frotar, ella se sumergía para lavar las prendas, incluso las que llevaba puestas.

Estaba sumida en su tarea, viendo cómo ya el sol se había escondido y sólo una luna menguante iluminaba el firmamento oscuro, reflejándose en las ondas del río, haciéndole de luz a una de sus hijas.



take a look:

Eternal enemies:


Dimitry & Reya BSO:
avatar
Reya
Licántropo Clase Media
Licántropo Clase Media

Mensajes : 46
Puntos : 53
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 22/09/2017
Localización : La choza

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hija de la luna // Privado - Dimitry

Mensaje por Dimitry L. Rudakov el Vie Nov 24, 2017 9:30 am

"Seems like I'm slipping into a dream within a dream,
It's the way you whisper".











La situación lo había mantenido distraído por varias noches, mismas que él había decido quedarse dentro de alguna iglesia o perderse en una taberna, lo que fue más efectivo a la hora de mantenerle ocupado, aunque en ningún momento dejaba de cuestionarse, de buscar respuestas a preguntas que solo el inmortal había creado para evadir su amarga responsabilidad, y la falla de ésta.
Aunque en noches oscuras no se contuvo de volver al mercado, buscar el puesto, buscarla a ella, pero no tuvo suerte, dos semanas habían transcurrido ya y ni rastros de la Lycan por el lugar, se había esfumado... Quizás de París, de la vida, no tendría como saberlo, y por mucho que se negara a aceptar la verdad, por dentro le carcomían las ansías de averiguarlo.
No pudo contener por más tiempo sus ansías por saber la verdad, por lo que a la noche siguiente se preparó para volver al lugar de los hechos.

Su forma de avanzar a la zona, fue muy contraria a lo que había sido su retirada, esta vez iba lento y en cada paso se implantaba un nuevo regaño contra si mismo, ¿Por qué volver? Si estaba muerta, su tarea había sido completada y si no, probablemente ya ni siquiera siguiera ahí, estaba perdiendo valioso tiempo. Hizo bien al momento de ignorar todo aquello que lo empujaba de vuelta al centro, porque solo cuando faltaban pocos metros para llegar, el aroma tan característico de la especie llegó a su olfato, y una extraña sensación de alivio le inundo y ansiedad le inundó. Seguía con vida.

Aceleró el trayecto que tenía frente a sus ojos, y observó a su alrededor, la choza no presentaba cambios significativos, aunque ahora le fue posible visualizar el lugar donde había impactado la cabeza femenina, y se alejó, rodeando la modesta construcción adentrándose en ella con sigilo, no la encontró ahí.
¿Dónde estás, bestia? — murmuró entre dientes, acercándose al catre para tocar las mantas, estaban frías.
No tuvo más remedio que utilizar la misma habilidad de la que había rehusado los días anteriores.Cerró sus ojos y exhaló, la figura femenina no tardó en aparecer, haciendo que los cabellos de su nuca se erizaran. La veía claramente, estaba lavando prendas a media noche, aquello le hizo sonreír de forma burlona, al parecer la fémina tenía sus horarios bastante contrariados.

Abandonó el lugar y se dirigió al lago, el cual beneficiosamente para ella estaba bastante cerca. Los siguientes movimientos los hizo en un silencio absoluto, subiendo a uno de los árboles al costado de las agua, y se quedó inmóvil por unos minutos observándola, se veía bastante repuesta, aunque estaba claro que sería solo externamente, tal vez aún quedaran fracciones de ella que debía sanar completamente. Estaba más delgada, en su rostro podía apreciarse, la cabeza del condenado se ladeó tratando de apreciar cada punto, para luego fijar su mirada en el rostro ajeno para hacerse presente.
Dudo que sea el mejor momento para hacer algo así, ¿no te parece? — su voz se alzó entre las ramas del árbol que le servía de resguardo, pero no buscaba mantenerse oculto, por lo que dio un salto y quedó de pie a vista y paciencia de la mujer.
No dijo una palabra más, y apoyando su espalda en el tronco a brazos cruzados, su semblante era indescifrable, no existía mayor expresión en él. Sus índigos orbes estaban fijos en ella, acechándola en silencio, aguardando por algo que la hiciera reaccionar.


Última edición por Dimitry L. Rudakov el Dom Dic 24, 2017 12:54 pm, editado 2 veces


[ + I choose to live and to grow, take and give... And Kill + ]
Do what it takes to step through:



It's so impossible to ask you to stay with me.:



avatar
Dimitry L. Rudakov
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 56
Puntos : 86
Reputación : 39
Fecha de inscripción : 11/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hija de la luna // Privado - Dimitry

Mensaje por Reya el Sáb Nov 25, 2017 3:33 am

El jabón que usaba la loba para lavar la ropa era grasa natural de animal ligeramente tratada, así que dejar que las prendas se aclararan en el río no le parecía que fuera perjudicial para la natural, especialmente teniendo en cuenta la poca cantidad de cosas que tenía y la escasez de veces que iba allí a hacer la colada, una vez a la semana o cada diez días.

Y allí estaba ella, con la camisa empapada y adherida al cuerpo, medio translúcida, ondeando el bajo con las fluctuaciones de la corriente del agua. Allí podía sentirse ligeramente bien cuando no llevaba puesta la prótesis, pues gracias a la flotabilidad que los movimientos del río le ofrecían, tenía estabilidad y si cerraba los ojos y dejaba la mente en blanco, parecía que volvía a tener dos piernas. Y así se encontraba, bañada por la luz de aquella luna sin estar llena, con la brisa nocturna erizándole la piel húmeda y con los pensamientos en otra parte, cuando escuchó una voz a sus espaldas, una que le pareció un eco del pasado, una lamida de una pesadilla al oído. Abrió los ojos de par en par y giró, perdiendo aquel equilibrio que le había otorgado la corriente, pero sin llegar a caer, sólo se fue hacia un lado antes de volver a emerger de cintura para arriba. Dejó que su mirada se acostumbrara mejor a la oscuridad, porque no había tenido necesidad de enfocar nada en todo lo que llevaba de noche, pero ahora sí y a varios metros, en la zona más oscura, bajo la copa de un árbol donde no alcanzaba la caricia de la luna.

Pasados unos segundos, que de haber querido atacarla el vampiro hubiesen sido los más oportunos, descifró aquel rostro impasible que la observaba a brazos cruzados en la distancia. -¿Viniste a rematar la faena?- Fue lo único que pudo decir, la única pregunta que le parecía realmente importante, aquella que pulsaba en su sien más fuerte que la propia sangre. Ni siquiera se molestó en responder al interrogante que le había formulado el condenado, porque le pareció irrelevante, además de sarcástico. Arrugó la nariz y la frente, mostrando sus dientes aún humanos, pero ligeramente más afilados que la media, condición que venía con su raza, aunque nada tenía que ver con las puntas blancas de un inmortal chupasangre. Los colmillos de los licántropos eran para defenderse, para proteger a su manada, para cazar en busca de alimento… No para matar indiscriminadamente, divertirse o probar bocados aquí y allá. Gruñó, sin miramientos, sin contenerse, porque su instinto se lo pedía a gritos, le decía que aunque pereciera bajo las frías manos de aquel inquisidor, lo haría de nuevo luchando. No más rendirse, no más victimismo. Pero aún latía en la parte trasera de su mente aquella pregunta que no se atrevió a vocalizar, a hacer presente en el ambiente: “¿Por qué no me mataste aquel día?” Y aún así, aún sin salir las sílabas de sus labios, en sus ojos lapislázuli se veía una gran duda.



take a look:

Eternal enemies:


Dimitry & Reya BSO:
avatar
Reya
Licántropo Clase Media
Licántropo Clase Media

Mensajes : 46
Puntos : 53
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 22/09/2017
Localización : La choza

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hija de la luna // Privado - Dimitry

Mensaje por Dimitry L. Rudakov el Miér Nov 29, 2017 10:05 pm

"Do you like the way the water tastes like god's fire.
For you but you could never say".







El silencio se alzó por segundos vacíos y perplejos en el lugar, la silueta femenina rodeada por los orbes de su verdugo que no hacía más que acecharla, buscar su atención de una manera poco sutil, macabra y sumamente incomprensible. Bien sabía que su regreso al lugar de los hechos no era solo producto de su curiosidad, mas bien una fuerza contraria le mantenía atado a esa zona que había servido de escenario para sus crueles ataques semanas antes.
Buscó formular una mentira, más en el último momento selló sus labios y avanzando lentamente hasta la orilla del lago, se puso de cuclillas rozando el agua con los dedos de su diestra.
Lo habría hecho cuando te encontrabas tan distraída.— respondió con su mirada fija en el cuerpo ajeno, la posición que mantenía -por mucho que le gruñera- seguía siendo una a la defensiva. Bien sabría ya el inmortal que no se iniciaría una nueva lucha si él no movía sus armas.

Las dudas comenzaron nuevamente, azotándole la mente una y otra vez, incitándole a realizar simples preguntas que se formularon desde que el rastro de la Lycan se había esfumado del mercado, y los alrededores.
Con un poco de suerte, creí que ya estarías siendo comida para los gusanos.— comentó con aires altivos y sacudió su mano, retomando su erguida postura, asegurándose de no perderle de vista ni un solo segundo.
Al parecer eres más resistente de lo que pensé.— expone la idea, y sus labios crean una tenue curva que no tarda en desaparecer, volviendo a ser esa fina linea inexpresiva.

Comenzó a caminar rodeando lo que era el margen de tierra y agua, lo hizo lento, la verdad no tenía ninguna prisa. La noche había caído hace pocas horas y la oscuridad estaría presente por unas cuantas más, las suficientes para que el condenado terminara con su innecesaria visita y volviera al lugar que le correspondía, haciendo los deberes que él mismo había aceptado.
Su ausencia sería cuestionada, y por alguna ridícula razón evitaría que cualquiera de los suyos fuera a dar con el paradero de la castaña, ella era su presa, su entretención... Su maldita captación.
La zurda del vampiro se dirigió hacia uno de los bolsillos de su abrigo, del cual con suma tranquilidad retiró una daga de plata, la cual se fue paseando por las yemas de sus dedos mientras la hacía girar, haciendo que la luna se reflejara con más ímpetu en algunas de sus posiciones. Ésto era solo un método para demostrarle a la fémina la posición de desventaja que tenía contra él, y aún así Dimitry no buscaba anteponerse, sus acciones lo único que conseguían eran tenerle en un margen que solo él sería capaz de controlar.


Última edición por Dimitry L. Rudakov el Lun Dic 04, 2017 10:37 am, editado 2 veces


[ + I choose to live and to grow, take and give... And Kill + ]
Do what it takes to step through:



It's so impossible to ask you to stay with me.:



avatar
Dimitry L. Rudakov
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 56
Puntos : 86
Reputación : 39
Fecha de inscripción : 11/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hija de la luna // Privado - Dimitry

Mensaje por Reya el Jue Nov 30, 2017 1:32 pm

Y las palabras del vampiro no la defraudaron, de nuevo tan altanero, tan seguro de sí mismo y tan desagradable. Los ojos de la loba cambiaron, sus iris crecieron y las pupilas se dilataron, acostumbrándose mejor a la oscuridad a aquella presencia que tenía delante, estudiándole con intensidad. -Lo intentaron, los gusanos intentaron comerme las entrañas, el cerebro, la mirada. Pero vencí.- Obviamente, hablaba en sentido figurado, los supuestos gusanos eran las fiebres y las pesadillas que se sucedieron durante noches mientras su cuerpo sufría y su mente, peor aún, era consumida.

Decidió salir del agua, a pesar de no llevar la prótesis y estar en desventaja. Ya se había enfrentado al condenado en una ocasión y aunque las cosas no habían cambiado en su condición, al menos ahora sabía mejor cómo tratarlo y de qué modo actuaba, acechaba, cazaba. Se impulsó suavemente con las manos, ayudándose de la corriente y de la capacidad de flote que el líquido le otorgaba. Y una vez tuvo cerca el árbol que se hundía en las profundidades del río, se agarró a este para usarlo de apoyo, de bastón improvisado. La camisa se le adhería al cuerpo y, al ser blanca, prácticamente se transparentaba todo. Pero era una licántropo, un animal, no le importaba y menos en aquella situación. -¿Dejarás que me vista o deberé seguir así hasta que te canses de mirarme?- No le importaba aquella daga, no consideraba que una simple hoja de plata afilada, pudiera hacerle más daño que las manos de aquel inmortal que ya habían intentado quebrarla.

En el fondo no esperó a la respuesta, si el inquisidor quería atacarla, que lo hiciera. Tomó asiento en la roca de siempre y empezó a atarse las correas. Todo lo que pudiera adelantar mientras él dudaba, eso que ganaba. La pierna se quedó atascada con una raíz y, por un momento, entró en pánico, pero en cuanto vio lo ocurrido y lo solventó, suspiró con gran alivio sin darse ni cuenta. Y como no podía ponerse la ropa que acababa de limpiar y la que llevaba puesta estaba empapada, buscó alrededor a ver con qué cubrirse, porque se sentía helada. Normalmente volvía desnuda a la choza y ya allí se abrigaba, pero la noche parecía que iba a ser muy larga y no había sol para calentarla. No tenía nada que hacer, así que sólo arrugó los bordes de la prenda, escurriéndola, al menos así no pesaría tanto ni le sería tan molesta. Y, llegados al momento de la lucha, seguro mutaba de nuevo a forma de crinos o al menos a la de loba. Fuera como fuera, en su forma humana todo eran puras desventajas.



take a look:

Eternal enemies:


Dimitry & Reya BSO:
avatar
Reya
Licántropo Clase Media
Licántropo Clase Media

Mensajes : 46
Puntos : 53
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 22/09/2017
Localización : La choza

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hija de la luna // Privado - Dimitry

Mensaje por Dimitry L. Rudakov el Lun Dic 04, 2017 10:41 am

"You should know, that this could end, really.
You should know I'd never make it work. Wake up ".






Su silencio era adrede, buscaba en todo momento recibir información, ya sea visual o verbal de la castaña, la cual era bastante buena para darle de aquello, aunque era relativamente inconsciente y desmedido. Estaba claro que en cuanto a habilidades, y ventajas, el inmortal se paseaba por sobre la Lycan, pero en ese momento volvían a estar en su territorio y solo con ver como ella se movía con más ligereza, era fácil darse cuenta que conocía muy bien el lugar, haciendo por otro lado que a la mente del varón llegaran nuevas preguntas que tarde o temprano le harían exigir respuestas.

Continuó avanzando hasta quedar a una vertical precisa con la fémina, en donde colo unos metros de agua les separaban. Observó su cuerpo, la tela translúcida contorneando su menuda figura y sus labios curvaron una sonrisa incrédula, ¿Cómo era posible verse tan delicada, cuando por dentro se es una bestia? ¿Qué otras ironías podía presentarse para el condenado mientras se mantuviera con ella ahí?.. Al parecer muchas más de las que estipulaba.
Puedes vestirte o quedarte desnuda, me tiene sin cuidado, aunque te digo que, trayendo ese fino camisón la diferencia entre una cosa y otra, casi no existe.— comentó con naturalidad, y aún así le dejó hacer todo ese proceso con su prótesis, lo cual lo llevó a fruncir el ceño varias veces, aquello estaba claro que era algo de todos los días. Una molestia realmente.

Cuan descuidada podía ser, aquello no dejaba de sorprender al inmortal, quien llevaba contando los segundos en que la mujer le había quitado los ojos encima. Tiempo valiosos que bien podría haberla atacado sin que ella no tuviera tiempo siquiera de reaccionar. En ese caso sería él quien le demostraría que errores como ese podría costarle caro.
La misma daga que antes había bailado entre sus dedos, fue alzada a una altura precisa para iniciar un desmesurado vuelo que pasaría con la afilada hoja rasgando el costado del brazo ajeno, hasta quedar clavada en el árbol que había servido de sostén para la castaña minutos atrás.
Ten siempre en cuenta lo fácil que es despedazarte... No lo hagas más sencillo aún y mantén esa vista en alto, cachorra.— masculló, llevando a cruzar los brazos contra su pecho. Sus orbes complacidos por volver a verle sangrar, se deleitaba con ese sufrimiento por muy efímero que éste fuese.

Sus piernas nuevamente se pusieron en movimiento, inquieto como era, no esperaría inmóvil en un sitio que significaba una separación importante con su blanco, por lo que bastaron segundos para que la Lycan volviera a tener frente a ella a quien le había traído de vuelta las pesadillas que tanto quiso olvidar, mismo que no la dejaría en paz desde ahora.

Si al menos no iba a acabar con mujer, se encargaría de que cada noche fuera peor que la anterior.


Última edición por Dimitry L. Rudakov el Jue Dic 07, 2017 10:38 am, editado 1 vez


[ + I choose to live and to grow, take and give... And Kill + ]
Do what it takes to step through:



It's so impossible to ask you to stay with me.:



avatar
Dimitry L. Rudakov
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 56
Puntos : 86
Reputación : 39
Fecha de inscripción : 11/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hija de la luna // Privado - Dimitry

Mensaje por Reya el Lun Dic 04, 2017 2:04 pm

Ya había previsto que la atacaría, por lo menos con palabras, a fin de cuentas, aquel había sido su juego desde que se encontraran por primera vez, desde que se conocieran y enfrentaran en el mercado. Intentó someterla con críticas, con amenazas, menguar su autoestima llamándola lacra, lisiada, vergüenza para su raza. Pero todas aquellas cosas la loba ya las sabía y, aunque en boca ajena sonaban distintas y, hasta cierto punto dolían, no la machacaban.

Fue haciendo sus cosas, bajo la atenta mirada del condenado que la juzgaba con cada vistazo que le echaba. Seguro que opinaba que la falta de su pierna era aún más desagradable sin ropa, cuando se podía ver el muñón, las cicatrices rosadas anudando el extremo, subiendo trenzadas por el muslo como ramas podridas de un árbol decadente. Pero ella estaba acostumbrada a dicha visión, y ya ni siquiera se horrorizaba cuando sentía el miembro fantasma.

Escuchó un silbido y para cuando identificó aquel sonido, ya tenía un corte en el brazo que dejó asomar una pequeña gota de sangre, una que creció hasta convertirse en una linfa carmesí que pintó una línea hasta su codo. Entrecerró los ojos que se volvieron más oscuros, un azul intenso casi como el fondo marino. Recogió los restos de sangre con dos dedos y los lamió, pasando luego la lengua por la herida, instándola a cicatrizar con mayor rapidez. Enseguida giró la cabeza, enfrentando al vampiro que, ahora, estaba plantado frente a ella, como siempre, retándola, presumiendo arrogante. -Despedazarme es fácil, aquí tienes la prueba.- Se miró la prótesis y con la zurda golpeó con los nudillos la madera. -¿Lo oyes? Así estoy por dentro, completamente hueca. Así que si lo que quieres es matarme, no lo dudes tanto y atácame.- Mantuvo la calma y, a pesar de lo feroz que se había mostrado en el agua, ahora no quiso mostrarle sus dientes, sus afilados colmillos de licántropo, su saliva incipiente. Quería probarle a él por una vez, ver hasta dónde llegaría para exasperarla. Ella tenía mucho carácter, era consciente, pero, de pronto, se había dado cuenta que el mejor arma contra aquel inquisidor no era un ataque, sino sencillamente la calma.

Se impulsó con ambas manos en la roca, irguiendo su cuerpo, quedando de pie, cerca, mucho, tal vez demasiado, de su oponente, de aquel que le deseaba la muerte. De aquel que, sin embargo, se había largado la última vez sin ponerle fin a su vida, sin dar la estocada de gracia. En vez de todo aquello, la había recostado en la cama, dentro de la choza y, según creía recordar vagamente, hasta había hecho guardia. Aunque aquello último tal vez fueran invenciones suyas o sólo lo soñara. -¿Por qué estás realmente aquí, vampiro?- No hubo énfasis en aquella última palabra, a ella le daba igual su raza, pero no sabía su nombre, sólo lo que era, así que sólo podía dirigirse a él de aquella manera.



take a look:

Eternal enemies:


Dimitry & Reya BSO:
avatar
Reya
Licántropo Clase Media
Licántropo Clase Media

Mensajes : 46
Puntos : 53
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 22/09/2017
Localización : La choza

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hija de la luna // Privado - Dimitry

Mensaje por Dimitry L. Rudakov el Jue Dic 07, 2017 12:49 pm

"For you but you could never say.
Then come forth cuz its coming round".







¿Que ganaría con atacarte?— le interrogó con algo de molestia, tal pensaba que estaba todo claro con respecto a eso, no había ido a matarla, de haberlo querido realmente lo habría hecho la noche de su primer encuentro, pero ahí estaba la incógnita para ambos, ¿A qué había ido realmente a buscarla?
No vales la pena, ni siquiera eres capaz de luchar, de defenderte ni a ti, ni a tus insignificantes tierras.— nuevamente sus palabras eran como filosas dagas que irían a instalarse en el interior de la castaña, si bien los actos del inmortal no la dañarían como debía físicamente, se encargaría de equilibrar aquello con sus venenosas palabras.

Exasperó al verla tan cerca de él, mas no se apartó y se quedó sosteniendo su translúcida mirada, orbes tan similares a los suyos aunque en ellos solo era capaz de ver desconcierto y desesperanza. Poco y nada conocía de las razones que había transformado a la mujer en alguien tan solitario, la habían abandonado, pero existían tantas manadas de Lycan, ¿Por qué se mantenía sola? ¿La rechazaron las veces suficientes?
Vine a asegurarme de que no eres una amenaza. Por otro lado creí que habías tomado la inteligente decisión de largarte de París... Pero ya veo que no eres tan lista.— musitar aquellas palabras dejarían al descubierto que la había vigilado, su puesto en el mercado al menos, pero ¿Importaba? Él debía resguardar, no incomodaría a nadie tomándose otros atrevimientos.

La mudez luego de las habladurías del inmortal, fue una característica para ambos, por su parte había dicho suficiente, y a contar por la expresión en el rostro ajeno, estaba buscando unir las palabras del Ruso, cada uno luchaba contra si mismo.
Pestañeó, rompiendo aquel lazo visual que mantenían y dio unos pasos atrás, frustrado. Necesitaba acabar con ella, cerrar el ciclo que había iniciado semanas atrás, sus manos temblaban anhelantes de enrollarse en su fino cuello y torcerlo hasta que sus vértebras crujieran bajo sus palmas, ver su cuerpo inerte en el suelo y ocultar para siempre esa mirada llena de dolor que portaba. Le haría un favor.

Estar junto a ella, ya se convertía en una ofensa a si mismo, recriminándose el no ser capaz de terminar un trabajo que ya era parte cotidiana de su vida, ¿Qué tenía de especial? Nada, era un monstruo del cual debía deshacerse, no importaba la forma,
no importaba ese extraño sentimiento de culpa que le embargaba cada vez que la miraba, eran ilusiones, tal vez si había conseguido colarse en su mente, y evitar su destino llevando a Dimitry a debatirse sus acciones una y otra vez. Todo era su culpa.


[ + I choose to live and to grow, take and give... And Kill + ]
Do what it takes to step through:



It's so impossible to ask you to stay with me.:



avatar
Dimitry L. Rudakov
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 56
Puntos : 86
Reputación : 39
Fecha de inscripción : 11/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hija de la luna // Privado - Dimitry

Mensaje por Reya el Vie Dic 08, 2017 3:29 am

Apretó los labios, no por evitar quejarse y responder, sino por intentar no sonreír. De verdad le había pillado, se había dado cuenta de su juego, de esa obsesión que tenía por minarle el ánimo, buscando destrozarla por dentro. Pero el vampiro no la conocía de nada, sólo lo que había podido descubrir en su primer encuentro, y eso no era más que la superficie de una extremadamente compleja criatura. Con todos los años que había pasado martirizándose a sí misma por las cosas con las que ahora él intentaba apuñalarla, era normal que no tuvieran un efecto inmediato. Aquella noche ya no era la muchacha desprevenida de la vez anterior, ahora sabía quién era ese hombre, de lo que era capaz y lo que, aparentemente, quería.

Las palabras ajenas le sonaban vacías, como si ocultara lo que realmente pensaba, lo que pretendía. Cada cosa que le decía sonaba más mentira que lo anterior, por mucho que fueran cosas lógicas y casaran con la situación. Y a pesar de todo ello, seguía sin saber qué contestarle, qué ofrecerle para demostrar que no podía con ella. Mas por mucho que su mente razonara, su loba salía siempre por cuenta propia. -¿Por qué debería irme de París? La ciudad no te pertenece, es un lugar de reunión como cualquier otro, pero da la casualidad, que es donde yo vivo. Donde he creado mi hogar.- Y poco le importaba que le contestara que aquella vacía y medio derruida choza no era ninguna casa y que, seguramente, hasta una cueva fuera mejor refugio. Lo que importaba era que le pertenecía, que era lo único que tenía, y que ya hacía mucho había decidido que sólo lo abandonaría si perdía la vida. Ya muchas cosas había perdido a lo largo de su existencia como para sumar una más. No creía poder soportarlo, no como estaba en aquel momento, no siendo como era la lycan actual. Aquel pedazo de tierra, el que según el inquisidor no podía proteger, era su único bien, el lugar al que volver todas las noches, el sitio en el que resguardarse cuando hacía frío, cuando estaba herida, cuando se sentía hundida.

Dio un paso atrás, empezando a sentirse incómoda. El valor que había tenido durante todo ese rato, empezaba a quebrarse y no sabía ni por qué. Recordó la dolorosa corriente que en los callejones de la ciudad la anularon y, así como su cuerpo, también desvío la mirada, apartándola de los azules ocelos del condenado. -¿Quién es una amenaza aquí? Yo no he hecho daño a nadie. Llevo años viviendo aquí y ni siquiera he herido a un humano. Las noches de luna llena me encadeno al sótano de la choza con cadenas de plata, ¿de dónde te crees sino que salen estas heridas?- Alzó las muñecas, mostrando las pequeñas abrasiones que aún quedaban rodeando sus huesudos brazos. La curación acelerada mermaba mucho su eficacia cuando se trataba de plata, eso el ruso tenía que saberlo, a fin de cuentas de ese mismo material era la daga con la que la había atacado minutos atrás. -Así que déjame que insista en saber ¿de verdad consideras que una loba sin manada que no sale en luna llena, es un peligro?-



take a look:

Eternal enemies:


Dimitry & Reya BSO:
avatar
Reya
Licántropo Clase Media
Licántropo Clase Media

Mensajes : 46
Puntos : 53
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 22/09/2017
Localización : La choza

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hija de la luna // Privado - Dimitry

Mensaje por Dimitry L. Rudakov el Dom Dic 24, 2017 1:06 pm

"And I'm trying to remember when.
But it makes me dizzy".







Lo único que consiguió la lycan al mencionar aquel lugar como su "hogar", fue que en el rostro del inmortal se forjara una sonrisa de burla e incredulidad, realmente le sorprendía en la decadencia que podían caer esos seres cuando se hallaban solos en un lugar que no era precisamente benevolente con los más necesitados. Todo en ella era una desgracia tras otra, sus palabras le dejaban expuesta cada vez que las arrastraba con una pesadez de evidente cansancio y aceptación, algo que Dimitry no terminaría nunca de entender.

No volvió a acercarse cuando ambos se aseguraron de guardar una prudente distancia, ya sea por seguridad o por aparentar esa falsa guardia en caso de que se produjera un nuevo enfrentamiento, aunque en silencio el inmortal sabía que aquello no pasaría, en sus planes no había ido a eso, ¿Pero sería capaz de reconocerlo en voz alta? Por supuesto que no, tenía muchas barreras para escoger ese momento como el más oportuno.

Como a había sucedido antes, las ideas que el condenado tenía en mente eran unas, pero las que realizó al ver las marcas que le enseñó la castaña, fueron otras. La zurda del varón se estiró hasta dar con la mano ajena para acercarla a su visión, fue un gesto rápido sin meditarlo, y solo cuando el abrasador calor de la piel ajena le impactó, frunció el ceño y le soltó con brusquedad. Podría reconocer marcas de ese tipo en cualquier sitio, las había visto en innumerables ocasiones en los calabozos, no era necesario que comprobara con más detalle.
¿Vas a decirme ahora que te auto laceras en lugar de liberar a tu bestia? — le observó con duda, aun cuando las pruebas no podían ser más convincentes. Ella no era un peligro, sin importar el ángulo en la que mirase, por mucho que le costara aceptarlo.

Resopló y le dio la espalda sin ganas de seguir contestando sus preguntas, ya no tenía sentido insistir en una mentira que estaba trizada frente a sus orbes.
Se llevó las manos a los bolsillos de su abrigo, sacando un cigarrillo del mismo, acercándolo a sus labios para sostenerlo mientras se inclinaba para encender la cerilla en una de las piedras.
Sin importar lo que hagas, tu naturaleza es esa, no podrás controlarla jamás por completo. — las palabras nacieron sin una mínima muestra de comprensión por parte del condenado, como si todo lo que habían compartido no tuviera valor alguno, y en parte así quería que fuera. De esa forma el aceptar a la alimaña no sería una opción.

Se centró en como el humo que salía de su boca creaba indescifrables figuras en el aire, todo para extender lo más posible el momento en que por fin tendría que explicar sus motivos, las excusas que le había llevado al lugar, y todo lo que en ese momento pudiera servirle para ocultar su verdadera curiosidad.


Última edición por Dimitry L. Rudakov el Vie Ene 12, 2018 8:45 am, editado 2 veces


[ + I choose to live and to grow, take and give... And Kill + ]
Do what it takes to step through:



It's so impossible to ask you to stay with me.:



avatar
Dimitry L. Rudakov
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 56
Puntos : 86
Reputación : 39
Fecha de inscripción : 11/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hija de la luna // Privado - Dimitry

Mensaje por Reya el Mar Dic 26, 2017 10:49 am

Le sorprendió que osara tocarla siquiera, pues el modo en que la trataba siempre, cualquiera diría que su raza le repulsaba, le daba verdadero asco. Así que sentir los fríos dedos del vampiro rodear sus muñecas, fue algo inesperado y la piel de la loba reaccionó, erizándosele el vello de la nuca, mientras sus ojos seguían observando el rostro ajeno, aquellos orbes azules e indomables que pronto dejaron de verla a ella para darle la espalda. Estaba claro que la consideraba un ser inferior, no solamente una supuesta amenaza. Y tan poco pensaba de ella que creía que podía no mirarla siquiera y ella no le atacaría.

Resopló, girando el rostro para fijarse en el reflejo de la media luna en el agua del río. Razón no le faltaba al condenado, ella no se aprovecharía, porque no era mala. -Te contradices, ¿lo sabías?- Dijo, finalmente, alejándose de él con pasos lentos debido al mal terreno y a su prótesis. -Según tú, soy lo que soy, un licántropo, un lobo gigantesco, un monstruo cánido… Sin embargo, me das la espalda como si no me temieras, creyendo que realmente no valgo nada.- Alzó de nuevo el rostro, buscando encontrarse con los dos mares embravecidos que seguramente titilaban sobre la lumbre del cigarro que el ruso fumaba. -¿Por qué no te aclaras las ideas? Analízame, estúdiame a fondo. Sígueme cuando lo creas conveniente. Pregunta si quieres a ver si alguien ha visto a un chucho de tres patas.- La cosa era fácil, los humanos recordarían haberse topado con un lobo lisiado, le hubiesen tirado piedras, palos, la hubiesen perseguido con antorchas hasta acorralarla y entonces le hubiesen dado una paliza. Sacudió la cabeza, apartando aquel recuerdo lejano y se centró en el presente, en lo que de verdad debía preocuparla.

Llevó una mano a recorrer el corte aún abierto tras el lanzamiento de la daga. Se notaba la carne ligeramente abultada por la inflamación, por la reacción a la plata que, corrosiva como era para su raza, dificultaría el cierre, la cicatrización y haría que, aún curada con el tiempo, quedara para siempre una marca. -Esto me hace sentir como ganado…- Murmuró en un tono tan bajo que ni ella misma fue capaz de oírse. Se lamió dos dedos y llevó aquella saliva a la abertura, intentando al menos que, así, no se infectara. Podía parecer incongruente pues en el caso de los humanos aquello sólo empeoraría la situación y podría incluso ser una fuente de contagio, pero en el caso de los lobos, de muchos animales en realidad, el pasarse la lengua era una forma de acelerar el proceso de cura, aunque sólo fuera un poco. Se enrolló el cabello alrededor de un dígito hasta formar un caracol y luego lo soltó, aguardando una respuesta por parte del inmortal a su sugerencia de aclararse las ideas. No entendía a qué venía tanta confusión: o quería matarla o no.



take a look:

Eternal enemies:


Dimitry & Reya BSO:
avatar
Reya
Licántropo Clase Media
Licántropo Clase Media

Mensajes : 46
Puntos : 53
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 22/09/2017
Localización : La choza

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hija de la luna // Privado - Dimitry

Mensaje por Dimitry L. Rudakov el Jue Dic 28, 2017 8:32 pm

" I'm sweating, and breathing, and staring…
And thinking, and sinking deeper. It's almost like I'm swimming".





Al fin conseguimos estar de acuerdo en algo, y es así justamente, no vales nada para mí. Sé que no vas a tener el coraje de atacarme. — respondió con suma arrogancia, demostrando que al menos en ese sentido él bien sabía que ella no le sorprendería, menos cuando estaba tan expuesto ante cualquier ataque que la lycan pudiera maquinar.
Le sorprendía esa soltura de lengua que podía llegar a tener la castaña, arriesgada al mencionar tantas cosas, como si de un mandato absurdo se tratara. Claro que había averiguado, conocía a miles que podrían haberle dado alguna referencia de un lobo en tan estado, mismo que haya realizado algún incidente, atacando a un humano o simplemente causando desorden. Pero nada, ella no figuraba en ninguna lista.

Frunció los labios molesto mientras dejaba de escapar el humo, o tal vez esa molestia que el condenado creía sentir era solo frustración por falta de pruebas claras para terminar con la vida de la infeliz, pero, ¿Desde cuándo necesitaba pruebas? Más en esa situación que al acabar con ella no alteraría ningún orden, nadie la extrañaría, seguramente su ausencia poco y nada se notaría en el mercado y al cabo de unas semanas, meses, su presencia sería solo un recuerdo triste.

Sostuvo hastiado la mirada ajena, ojos ambarinos que le desafiaban en silencio, era una lucha constante por obligarle a bajar la mirada, que se mostrara intimidada, y que aceptara de una buena vez que era un ser completamente inferior.
Y por supuesto que lo era, afirmándolo incluso con esa forma tan insólita de curarse, que a vista del inmortal no debería siquiera verse tan extraño, considerando que en su caso había lamido las marcas que sus colmillos habían dejado sobre la tez de sus víctimas en innumerables ocasiones.

Terminó su cigarrillo, dejando que el resto se deslizara al suelo, pereciendo bajo la suela de su zapato, lamentablemente no había cumplido su objetivo y el tabaco no había conseguido tranquilizarlo en lo más mínimo. Se encontraba impotente ante sus propios actos, finalmente la fémina había conseguido lo que quería, mermar esa voluntad orgullosa del condenado, quien no encontró más salida ante la realidad de la situación. No podría terminar con lo que había comenzado.
A la mierda... No voy a matarte. — confesó al fin, sintiendo como se quitaba un peso que traía sobre sus hombros desde que la había visto por primera vez, desde que no fue capaz de matarla cuando tuvo la oportunidad, ahora la había perdido.
Aquellas palabras fueron lo único completamente sincero que había dicho desde que llegó, y era su decisión, ya estaba cansado de la situación.

Avanzó hasta ella sin dejar de caminar, sostuvo su mirada y pasó por el costado del menudo cuerpo femenino, alcanzando a percibir el calor; Debilidad.
Continuó avanzando hasta llegar al árbol que albergaba su arma, y arrancándola de la corteza la guardó en su bota esta vez. Esa era su señal de salida.


[ + I choose to live and to grow, take and give... And Kill + ]
Do what it takes to step through:



It's so impossible to ask you to stay with me.:



avatar
Dimitry L. Rudakov
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 56
Puntos : 86
Reputación : 39
Fecha de inscripción : 11/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hija de la luna // Privado - Dimitry

Mensaje por Reya el Vie Dic 29, 2017 4:01 am

Le veía fumando, claramente intentaba ocultar algo con aquel gesto, pues el modo en que soltaba el humo parecía exasperar al propio vampiro. Mas la loba no era de estudiar a las personas, nunca había tenido la necesidad de hacerlo y, por lo tanto, no tenía práctica ni ojo para ello. Se dejaba llevar por el instinto, algo que, a pesar de mantener oculta su parte lycana, siempre tenía a flor de piel, más aún en una situación como aquella, en la que su vida corría peligro. Le observaba, alerta, pensando en qué momento sería el oportuno para saltar, huir, mutar. Aquella vez era distinta a la anterior, no quería morir. Su vida podía no valer nada para el inquisidor, para cualquiera, pero era un regalo que sus padres le habían dado, que su manada le otorgara después a los doce años. No podía, simplemente, desperdiciarla, tirarla por la borda como si fuera algo de lo que disponer sin miramientos. Pero tenía tantas ganas de vivir como de evitar un enfrentamiento, por lo que, de poder lograrlo, escaparía antes de pelearse de nuevo con el ruso.

Cuando le vio apagar el cigarrillo, algo le dijo que había tomado una decisión. Tal vez la postura, el modo en que pisó la colilla, no lo tenía claro, pero, por si acaso, se irguió, tensando la musculatura de su pierna y abdomen, aunque exteriormente nada de aquello era perceptible a simple vista bajo las ropas que un rato antes se había encargado de ponerse de nuevo, bajo la atenta mirada del moreno. Pero ocurrió algo inesperado, algo que descolocó por completo a la castaña. Las palabras ajenas llegaron a sus oídos y todas las ideas que se había creado, se derrumbaron, cayeron como un castillo de naipes soplado por el viento. Se quedó muda un buen rato, ni siquiera reaccionando cuando el hombre pasó peligrosamente cerca, casi rozándola con su hombro. -¿No vas a matarme?- Musitó, al fin, con sus ojos de nuevo azules, desorientados, humanos. Parpadeó varias veces al girar hacia la figura que recogía la punta del árbol. -¿Por qué?- No comprendía nada, y en vez de callarse y disfrutar de su victoria, un montón de dudas se acumularon en su lengua, saliendo una a una, en tono bajo, claramente perdido, formando susurros y un vaho blanco por el frío que hacía de noche junto al río.

Se volteó por completo, ya no sólo la cabeza, quedando frente a la silueta del vampiro que se guardaba la daga. El rostro de la muchacha denotaba su clara confusión, la incomprensión que invadía su ser al completo. ¿Qué acababa de ocurrir? ¿Realmente valía tan poco que no merecía ni la muerte? Lejos de sentirse contenta ante la idea de que le perdonara la vida, se sentía frustrada. Le dolió más la indiferencia que todos los ataques que el condenado le lanzara con anterioridad, todos aquellos intentos por mermar su ánimo y quebrar su voluntad, que cayeron en saco roto, y que, ahora, un simple “te perdono la vida”, lo había conseguido.



take a look:

Eternal enemies:


Dimitry & Reya BSO:
avatar
Reya
Licántropo Clase Media
Licántropo Clase Media

Mensajes : 46
Puntos : 53
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 22/09/2017
Localización : La choza

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hija de la luna // Privado - Dimitry

Mensaje por Dimitry L. Rudakov el Vie Ene 12, 2018 8:53 am

"Seems like I've been here before.
Seems so familiar ".





Cuando volvió a erguirse, presa de la tranquilidad que su decisión le había otorgado, nuevamente la lycan se encargó de disolver aquellos con la simple duda que no venía al caso. El cuestionamiento de las palabras no tenía razón ni lógica alguna, tal parecía como si realmente buscara que el condenado le quebrara el cuello esa misma noche, que buscara una batalla que solo tendría un final deplorable para ella, el mismísimo primer encuentro era necesario para deducir algo como eso ¿Por qué ahora buscaba explicaciones? El vampiro comenzaba a dudar de que la criatura frente a él tuviera las razones suficientes para querer seguir con vida.

El rostro del inmortal delimitó una mueca incrédula, como si incluso esperara que fuera su imaginación la responsable de tales interrogantes, pero no, ahí estaba la castaña de frente a él, observándolo con el rostro lleno de sorpresa y confusión, ¿Acaso mantenían la misma expresión?
Decidió guiar sus pasos hasta la fémina, deteniéndose a una leve distancia con su cuerpo, robando en silencio la calidez que emanaba de su piel.
¿Por qué? Es una jodida broma, ¿Verdad? — su voz salió extremadamente suave, incluso el tono que estaba usando con ella ahora era absolutamente neutral, pero cargado de incertidumbre.
Te perdono tu patética vida y aún si tienes el valor de cuestionarte las razones. — comentó, mientras en sus labios se dibujó un amago de sonrisa, aunque aquella venía cargada del más puro sarcasmo.

Se arriesgaba, ese juego del gato y el ratón aún le divertía, por lo que buscaría mantenerlo hasta que el momento de borrar todo lo ocurrido llegara al fin.
Adelantó medio paso al frente, casi con su torso rozando el ajeno y se inclinó en su oído.
Si por otro lado quieres iniciar una nueva pelea en la que, seguramente tú, no saldrás beneficiada solo debes decirlo... No tendría problema con eso tampoco. — susurró, dejando que su frío aliento rozara la tez femenina, contraste evidente.
Seguido de sus palabras volvió a alzar su cabeza, aunque mantuvo aquella efímera distancia, buscaba ver que era lo que realmente la joven provocaba.

Descansó su mirada en los ahora claros ojos azules de la lycan, no dejaba de parecerle interesante como la simple tonalidad de sus orbes podía delatarla de una forma que para él debió ser imposible, y en ese momento solo con mantenerse así, en silencio y concentrado en las facciones de su rostro, en como su cuerpo se movía inquieto frente a su presencia, todo era descifrable para el inmortal, como si la castaña fuera un libro abierto frente a sus ojos. Tal vez fue eso su salvavidas, esa transparencia a pesar de ser un ser de su calaña.

¿La había subestimado? En lo absoluto... Pero había algo en ella, algo que buscaba inútilmente fraccionar y descubrir. Un capricho por tener en frente a quien debería estar descansando bajo tierra desde hace semanas.


Última edición por Dimitry L. Rudakov el Miér Ene 24, 2018 12:32 pm, editado 1 vez


[ + I choose to live and to grow, take and give... And Kill + ]
Do what it takes to step through:



It's so impossible to ask you to stay with me.:



avatar
Dimitry L. Rudakov
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 56
Puntos : 86
Reputación : 39
Fecha de inscripción : 11/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hija de la luna // Privado - Dimitry

Mensaje por Reya el Sáb Ene 13, 2018 3:46 am

Las palabras del vampiro resonaron en su cabeza a pesar de haber sido entonadas en bajo, sin gritar, como si a pesar de todo pudieran hacer eco. Ella tampoco sabía por qué le preguntaba, en una fábula ella sería el cordero y el inmortal el lobo, y la cuestión formulada era tan estúpida en el cuento como en la realidad ahora. Y, aún así, que confirmara lo que ella sospechaba, le hizo hervir la sangre y entornar los ojos. No se apartó cuando el condenado quiso susurrarle junto al oído, pero un escalofrío le recorrió la espalda, no por lo pronunciado, sino por el frío que desprendía aquel cuerpo tan cercano al suyo.

Aguardó a que la mirase de nuevo, a que sus orbes se encontraran. Apretó los labios, tomando aire, meditando unos segundos antes de soltar lo que por su mente circulaba. -No soy estúpida. Dada mi condición, ni siquiera cuando soy más peligrosa y pierdo la razón, en las noches de luna llena que mi cuerpo muta y mi conciencia se desvanece, tendría posibilidad alguna al enfrentarme a ti. Los licántropos tenemos más flaquezas de por sí que los vampiros y si a eso le sumamos que me falta esto…- Se tocó el muslo, notando las cicatrices ramificadas descender hacia el muñón, oculto ahora dentro de la prótesis de madera que ella misma se fabricara. -Pero eso no quita que quiera saber el porqué de tu decisión.- Hizo una significativa pausa antes de proseguir, dándole tiempo al ruso de pensar lo que ella le estaba diciendo. -Dices que mi vida es patética. Sin embargo, está claro que para ti no soy más que una mancha en tu currículo de muertes perfecto… Así que, sí, no lo comprendo. Mi vida siempre valió lo mismo, desde el primer encuentro a ahora. ¿Por qué ya no merece la pena y, en cambio, estás aquí?- Dudaba mucho que venir a decirle que le perdonaba la vida fuera algún requisito de la inquisición y, menos aún, que el moreno tuviera tiempo que perder en cosas semejantes. Así que si tan poco valor tenía su existencia, ¿por qué se molestaba en pasar sus valiosos e inagotables minutos con ella?

No se movió del lugar, dejó que fuera el contrario el que moviera ficha. Si quería atacarla, que lo hiciera, ésta vez lucharía, aún con sus defectos, con su falta de sed de sangre, con la carencia de violencia que, al parecer, al otro le sobraba. Eran claramente polos opuestos y, lo más gracioso, era que el vampiro se empeñaba en decir que el peligro era ella, cuando claramente la cosa era al revés.



take a look:

Eternal enemies:


Dimitry & Reya BSO:
avatar
Reya
Licántropo Clase Media
Licántropo Clase Media

Mensajes : 46
Puntos : 53
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 22/09/2017
Localización : La choza

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hija de la luna // Privado - Dimitry

Mensaje por Dimitry L. Rudakov el Miér Ene 24, 2018 12:35 pm

"Drags me under.
Takes me home".






Palabras llenas de rabia era lo único que conseguía apreciar de la castaña, y cada una conseguía hacerlo sentir más desconcertado que la anterior, mientras sus brazos se alzaron hasta quedar cruzados a la altura de su pecho, en una postura que buscaba crear una barrera entre ambos, no lograba sentirse tranquilo aún en presencia de ella, le incomodaba de una forma que al no poder deducir conseguía molestarle por otro lado más incomprensible aún.
Considerando encima el inmenso valor que la joven había liberado para encararlo de esa manera, y aunque en silencio aplaudía aquello, tampoco permitiría que se aprovechara del intrascendente acto de perdonar su vida.

Al final de toda la descarga que la lycan hizo, lo único que consiguió del inmortal fue una sonrisa irónica y una postura absolutamente relajada, ya estaba en evidencia que cualquier tipo de enfrentamiento entre ambos había sido descartado, por lo que dejó caer sus brazos, hasta introducir ambas manos en los bolsillos y exhaló.
Debo admitir que tienes coraje, aún cuando solo eres una desvalida. Por otro lado, no puede dejar de causarme cierto fastidio tu altanería, hablas demasiado y te encargas de que todas tus palabras hagan más profundo el agujero en el que deberías estar. — le aseguró y con un gesto hastiado ya de la situación avanzó, hasta que el calor que emanó con creces de la castaña le detuvo, sintiendo como su torso estaba a menos de un centímetro de ella.

Imprudente como era, se contradecía a sí mismo una y mil veces con ella. Solo permitió a su zurda ascender hasta el rostro ajeno, desviándola para rozar el costado de su mejilla con el índice, dejando que se deslizara por el costado de su cuello hasta la clavícula, movimientos sutiles que no pidieron autorización alguna. Segundos raudos que le obligaron a concentrarse, alzando la mirada que había seguido de cerca el camino de su dedo, hasta los claros orbes confundidos que le observaban.
Eres una criatura extraña, y aun así no siento que merezcas la muerte, no hoy, ni mucho menos conmigo. Esa es la razón que me hizo cambiar de opinión, no hay más explicación que aquella. — articuló cada sílaba como si le rasparan la garganta, sintiéndose libre del peso que le había empujado hasta el lugar.

Resopló cuando nuevamente se vio tentado a continuar con su inapropiado avance, y retiró su mano, alejando también su cuerpo del calor ajeno, asegurándose que eran trucos para él, debilidades que en ese momento no le llevarían a nada bueno.
Eso es cierto, ya ni siquiera debería estar aquí. —  sentenció, pasando por el costado de la contraria, recordándose los motivos, las decisiones y por qué debía marcharse de ahí. No era sano para ninguno de los dos.


Última edición por Dimitry L. Rudakov el Jue Feb 22, 2018 10:14 pm, editado 1 vez


[ + I choose to live and to grow, take and give... And Kill + ]
Do what it takes to step through:



It's so impossible to ask you to stay with me.:



avatar
Dimitry L. Rudakov
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 56
Puntos : 86
Reputación : 39
Fecha de inscripción : 11/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hija de la luna // Privado - Dimitry

Mensaje por Reya el Jue Ene 25, 2018 12:30 pm

Arrugó la frente al escucharle hablar de altanería, pues ella en ningún momento consideraba haber mostrado semejante actitud, al contrario de lo que se empeñaba en hacer el vampiro. Él sí que rezumaba prepotencia, creyéndose siempre superior a ella, mejor. Podía ser más fuerte, pero al menos la loba tenía conciencia y buen corazón, cosa que, estaba claro, al condenado le faltaban y en una cantidad desmesurada, casi tanta como convicción de ser el portador de la verdad absoluta de Dios le sobraba. Rodó los ojos cuando supo que él no la miraba, evitando así liberar un suspiro delator que consiguió contener.

Al tener, de pronto, el cuerpo ajeno pegado al suyo, pudo sentir de nuevo la diferencia entre sus temperaturas, pues así como la francesa emanaba calor, el ruso hacía lo mismo con frío. Pero en ese aspecto ganaba ella, su calidez opacaba el gélido temperamento del inquisidor y eso le otorgaba una pequeña victoria y algo de satisfacción, por ínfimo que fuera el motivo. Aún estaba pensando en ello cuando notó la fría dermis ajena rozarle la mejilla, lo que hizo que el vello de su nuca se erizara. ¿A qué venía ahora que la tocara? Y no sólo era que lo hiciera, sino el cómo. No comprendía a ese hombre, ni sus decisiones y sus acciones. Era un cúmulo de contradicciones y aquello no hacía sino confundir más y más a Reya que, por momentos, parecía olvidar lo que le había preguntado al contrario y que esperaba una respuesta.

Por suerte, fue el propio vampiro el que le recordó que ella deseaba saber por qué le perdonaba la vida, por qué ya no la consideraba un peligro ni era una finalidad el exterminarla. Pero lo que menos entendía de todo, era por qué ella misma no le apartaba la mano de un golpe o por qué no se retiraba para evitar el contacto. Parecía estar petrificada, sin embargo no sentía miedo.

Sólo cuando el propio condenado se movió y avanzó más allá de la posición de la licántropo, fue que la loba reaccionó y gruñó con frustración. -¿Por qué haces esto?- La pregunta quedó en el aire, sin concretar, sin más detalles, sin especificar a lo que se refería ni por qué tenía curiosidad o exigía saber. Era un interrogante general que englobaba toda la actitud que estaba teniendo el ruso para con ella, desde su primer encuentro al segundo exacto en el que ahora se encontraban. Jamás había estado tan confusa y aquello no le gustaba.



take a look:

Eternal enemies:


Dimitry & Reya BSO:
avatar
Reya
Licántropo Clase Media
Licántropo Clase Media

Mensajes : 46
Puntos : 53
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 22/09/2017
Localización : La choza

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hija de la luna // Privado - Dimitry

Mensaje por Dimitry L. Rudakov el Jue Feb 22, 2018 11:16 pm

" Seems like I've been here before.
It's the way you whisper".







Si el silencio hubiera predominado hasta que sus pasos le alejaran de ahí, tal vez habría logrado dejar todo lo sucedido atrás, como un mal recuerdo de su única vez, su única derrota, liberándose de aquel peso por no ser capaz de completar su misión.
Pero como muchas cosas escapaban de sus manos, lo que vino luego fue una muestra del poco control que realmente poseía, ya que en cuanto la pregunta fue expuesta por la voz femenina, sus pies se clavaron al piso, haciéndole imposible el poder retirarse sin dar explicaciones, siendo un gran problema también para él, ya que ni el mismo vampiro conocía la respuesta a eso.

Se volteó sigilosamente para luego buscar la mirada ajena, reposar sus orbes en los de la Lycan y dejando entrever la falta de convicción solo con los movimientos que realizaba.
¿Hacer qué? ¿Retirarme? — cuestionó de una forma totalmente esquiva, misma que seguramente sería evidente para la fémina sin importar lo poco que le conocía.
Haces demasiadas preguntas innecesarias, no te conformas simplemente con que desaparezca sin darte detalles de mi decisión, ¿Cuál es el jodido problema? — su voz se había alzado, destruyendo la tranquilidad del lugar. Se encontraba cansado, exhausto de sus propios martirizantes pensamientos.

La zurda del inmortal buscó en el bolsillo de su pantalón y como pocas veces le ocurría, se había quedado sin tabaco, descubrimiento que le hizo soltar un gruñido entre dientes. Él jamás salía de su residencia sin su ya evidente vicio, ya que era solamente éste un factor fundamental a la hora de buscar un poco de tranquilidad; Otra razón para culpar a la lycan.

La mano vacía se alzó hasta su rostro para frotar el mismo con brusquedad, pasando de su frente a su cabello, desordenando el mismo con los dedos.
¿Algo más que quieras saber? Aprovecha que estoy prácticamente atado aquí sin saber por qué. — reconoció dejando caer su mano, mientras una exhalación escapaba de lo más profundo de su garganta, perder el control no era algo que tendría lugar para él. Al final, la probabilidad de que ambos estuvieran igual de confundidos era muy probable.
Mira, cachorra, porque no te das la media vuelta y regresas a tu choza, sigue con tu patética vida en calma y miseria. — comentó déspota y se cruzó de brazos, no sabía que más decirle para que ella tomara la decisión de alejarse, ya que por su parte no se veía muy hábil a la hora de realizar aquello.

Fácilmente se habría ganado un reconocimiento a la contradicción al verse nuevamente caminando hacia ella, rodeando su cuerpo para llegar a instalarse tras la figura femenina, diminuta si la comparaba con la propia. Su curiosidad y ansiedad por adueñarse de la calidez que emanaba le llamaba, haciendo que su diestra se posara en el hombro de la castaña, atrevido mientras su cabeza se inclinaba percibiendo el aroma de su cabellera, uno que por tantos siglos le había molestado ahora ni siquiera le alteraba. Exhaló y deslizó la palma descendente por su brazo.
Vete de aquí.


Última edición por Dimitry L. Rudakov el Lun Mar 19, 2018 7:17 pm, editado 1 vez


[ + I choose to live and to grow, take and give... And Kill + ]
Do what it takes to step through:



It's so impossible to ask you to stay with me.:



avatar
Dimitry L. Rudakov
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 56
Puntos : 86
Reputación : 39
Fecha de inscripción : 11/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hija de la luna // Privado - Dimitry

Mensaje por Reya el Vie Feb 23, 2018 1:50 pm

Las miradas de ambos se encontraron y, por unos segundos, reinó el silencio. Pareció que incluso los sonidos del bosque enmudecieron, presos de la tensión del ambiente que el inmortal y la loba habían creado. Mas las palabras que se dignaron a romper aquel mutis, hicieron que la francesa creyera que el contrario le estaba tomando el pelo. ¿Intentaba burlarse de ella, acaso? Pero observando bien, se percató que eso no era así. Algo tenía inquieto al condenado, no sabía muy bien el qué, pero se sentía incómodo y se comportaba de manera esquiva, como si intentara, de nuevo, ocultar algo. Pero ahora de un modo mucho más evidente que antes, cuando sólo había sido su instinto el que le dijera que había más de lo que el ruso quería dejar entrever.

No respondió al tono agresivo ajeno y le siguió viendo hacer, percatándose al mismo tiempo que él, que no tenía aquello que parecía calmarlo, al menos relativamente, se había quedado sin tabaco. Aquel olor le acompañaba siempre, a hojas secas y a romero. Se había quedado con el aroma desde el primer día, su inicial encuentro. Pues el vampiro desde el principio había ignorado lo del espacio personal, buscando siempre pegarse a ella, retarla de cerca, amenazarla. Seguramente intentando, con ello, amedrentarla con más intensidad. Y si bien aquel día en el mercado lo había conseguido, sus posteriores intentos habían dejado mucho que desear. Tal vez porque la loba había cambiado de actitud y aquello había sorprendido al hombre. De hecho, la había sorprendido incluso a ella misma.

Cuando el inmortal reconoció no saber por qué irse, ella decidió que era el momento de actuar, que, aunque desconociera el porqué, debía aprovechar la oportunidad, esa especie de desconcierto en el ruso, esa incapacidad de marcharse. Despegó lo labios para decir algo, pero, una vez más, él la interrumpió. Apretó los labios e, internamente los dientes, aunque no los llegó a hacer rechinar. El comportamiento foráneo la estaba empezando a calentar. A la que pudo meter baza, habló al fin. -Yo no me voy a ir a ninguna parte, inquisidor. Este es mi territorio, no sólo me pertenece la choza, lo hace la tierra fangosa que andas pisando ahora mismo también y un trozo del río.- Era terreno abandonado, allí el que llegaba se lo quedaba, no había que pagar letras ni alquileres a nadie, y ella se había hecho con una parcela años atrás. Era una loba y defendería lo poco que tenía con garras y dientes. Más aún frente a aquel que la había intentado matar.

Arrugó la frente al ver que el contrario, en vez de alejarse o quedarse quieto, se le acercaba. Tenía la dichosa manía de rondarla como si él fuera el lycano a punto de cazar. Ella no tenía intención de matarle, pero tampoco quería que invirtieran los papeles. Se tensó al notar que le tenía a la espalda y en cuanto giró la cabeza para mirarle, notó los fríos dedos del vampiro rozar su piel, el peso de su mano. Alzó la vista, viendo entonces como el rostro foráneo se aproximaba y escuchó el sonido que creó con la nariz al aspirar. -¿Se puede saber qué es lo que estás haciendo? Más que que me vaya, parece que quieras hincarme el diente…-



take a look:

Eternal enemies:


Dimitry & Reya BSO:
avatar
Reya
Licántropo Clase Media
Licántropo Clase Media

Mensajes : 46
Puntos : 53
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 22/09/2017
Localización : La choza

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hija de la luna // Privado - Dimitry

Mensaje por Dimitry L. Rudakov el Lun Mar 19, 2018 7:22 pm

"You know I can't believe you.
All the things you said they're not true".






Todas y cada una de sus acciones eran equivocadas, ya partiendo por el hecho de no salir del lugar cuando le fue posible, ahora tenía demasiadas cosas en mente, en juego, mismo que él se encargó de crear inconscientemente a cada paso que le acercaba y empujaba más hacia la castaña, sin tener una razón de peso para ella, quizás el buscar molestarla de alguna u otra forma bastaba para ello, aunque no sería solo ella la que saldría exhausta con la situación que se había formulado.

El ceño del inquisidor se frunció notoriamente y tuvo que dar un par de pasos atrás, estaba claro que la impresión que daba no se asemejaba a sus palabras, ni a lo que realmente quería en ese momento.
No tengo la más mínima intención de intoxicarme. —musitó con desagrado conforme volvía a crear esa barrera invisible, pero necesaria entre ambos. Eran en momento así cuando más necesitaba mantener a raya a la que aún consideraba su enemiga, aunque le era imposible verla como una amenaza, aun cuando conocía la verdadera naturaleza de la fiera que tenía frente a sus ojos, en ella todo era diferente.

La zurda del inmortal llegó hasta su propia sien la cual frotó con brusquedad, mientras se volteaba para nuevamente quedar de espaldas a la Lycan, inoportuno y formulando millones de ideas en su cabeza, el tiempo transcurría y el sol aún no daba señal alguna de querer hacer presencia en el cielo, mientras que éste se mantenía bajo el manto sutil de oscuridad.
Bien pudo haber tomado a la mujer como prisionera, tal vez con algo de tortura habría revelado información de alguna manada habitando la zona, pero algo le decía a Dimitry que ella no mentía, y realmente se encontraba muy sola.

Rodó los ojos y luego de un improperio se decidió a hablar, aprovecharía la ocasión para al menos conseguir algo de información acerca de la lycan.
Introdujo ambas manos en forma de puños en los bolsillos de su pantalón y exhaló, con la falsa esperanza de conseguir algo de tranquilidad, mientras en su mente peticiones de paciencia a su Dios se comenzaban a procesar.
¿Hace cuánto tiempo exactamente que estás aquí? —la pregunta nació con una calma que hasta a él le sorprendió, por lo que observó a la mujer por sobre su hombro derecho mientras esperaba a ver su reacción ante el nuevo cambio de actitud por su parte.
Al parecer las manadas no son tan unidas después de todo, si son capaces de dejar a una pobre desvalida a su suerte… Creo que dejan mucho que desear. —aquel comentario no fue cargado de veneno como los anteriores que había formulado, esta vez realmente se refería de una manera absolutamente distinta, porque en el fondo le sorprendía que la castaña se encontrara realmente tan sola.

Quizás un castigo divino, justicia, o karma… Una respuesta que solo ella sería capaz de esclarecer.


Última edición por Dimitry L. Rudakov el Sáb Mar 31, 2018 10:22 am, editado 1 vez


[ + I choose to live and to grow, take and give... And Kill + ]
Do what it takes to step through:



It's so impossible to ask you to stay with me.:



avatar
Dimitry L. Rudakov
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 56
Puntos : 86
Reputación : 39
Fecha de inscripción : 11/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hija de la luna // Privado - Dimitry

Mensaje por Reya el Mar Mar 20, 2018 5:18 pm

Las palabras de la loba surtieron un efecto inmediato y es que, al parecer, escuchar que parecía que el vampiro intentaba hincarle el diente, cuando ambos sabían que la sangre de licántropo era veneno para los inmortales, aunque no del que llegaba a matarles, le había hecho recular, apartarse de ella. Ya ni siquiera la miraba a los ojos, tal había sido el impacto de su opinión sobre el condenado que parecía hasta dolerle la cabeza.
 
Transcurrieron unos largos segundos de silencio en los que Reya observó al contrario con su cabeza ladeada en un gesto muy lobuno. Sentía curiosidad por averiguar cuál era su próximo paso, su plan. ¿Cómo pensaba atacarla ahora? Estaba claro que disfrutaba sometiendo a los demás, no en vano era un inquisidor. Un vampiro que se dedicaba a matar a los suyos, qué irónico. Claro que los chupasangre siempre habían sido conocidos por su falta de escrúpulos y moral. Ellos no creían en el compañerismo, la amistad o la familia. Eran egocéntricos por naturaleza y vivían cargados de soberbia. Se creían mejores que las otras razas, especialmente que la de la castaña. Sus especies llevaban siglos siendo enemigas, tal vez milenios, y nada ni nadie iba a cambiar eso.
 
Sin embargo, ella no tenía problemas en responder a sus preguntas. No le costaba nada hablarle de su miserable vida, porque excepto aquel reducido territorio, no tenía nada que proteger. -¿Te refieres a justo aquí o en Francia? Aquí llevo algo más de dos años.- Enarcó una ceja cuando empezó a hacer aquel comentario y terminó por gruñirle. No tenía derecho a criticar a su manada, él no sabía nada, no conocía a ninguno, no tenía ni idea de lo que había ocurrido. -Cállate.- Espetó con amargura, mirando con el ceño fruncido y el labio superior alzado al ruso, mostrándole sus afilados caninos. -Hicieron bien en echarme de la manada. No eres quién para juzgarles, porque no sabes nada.- El pulso y la respiración de la castaña se volvieron más rápidos a la vez que pesados. Sus orbes empezaron a oscurecerse, pero no iba a mutar, sólo estaba enfurecida. Que tuviera la desfachatez de atacar a los suyos, cuando él no tenía alma, era imperdonable. -¿Quién eres tú para decir eso? Tú que das caza a los tuyos… Tú que no sabes lo que es el amor...- Las palabras salían con amargura de la boca de Reya, llenas de matices, de dolor. Ella lo había perdido todo y él, que podría tener lo que fuera, no sería capaz de apreciar nunca nada. El mundo era un lugar cruel e injusto, ella lo sabía hacía mucho tiempo, lo había experimentado en sus propias carnes durante años. Y aunque jamás le guardó rencor a su manada por dejarla de lado, echaba mucho de menos la compañía, el respaldo. Rápidamente se dio la vuelta, mostrándole sólo la espalda al condenado. Sus ojos se habían llenado de lágrimas al recordar aquellos tiempos, cuando llena de inocencia aún creía en las cosas que ahora le recriminaba al vampiro no ser capaz de sentir o valorar.



take a look:

Eternal enemies:


Dimitry & Reya BSO:
avatar
Reya
Licántropo Clase Media
Licántropo Clase Media

Mensajes : 46
Puntos : 53
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 22/09/2017
Localización : La choza

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hija de la luna // Privado - Dimitry

Mensaje por Dimitry L. Rudakov el Sáb Mar 31, 2018 10:25 am

"I can't believe your careless lies.
Your burning eyes pass through me ".





En un segundo pensó en comenzar a analizar el tiempo transcurrido, desde cuando había sido excluida de la manada hasta el encuentro que habían tenido en el mercado, ya que dos años era demasiado tiempo para que nunca se hubieran topado antes, más cuando el inmortal acostumbraba a rondar las zonas más alejadas, entre ellas el pantano y precisamente las tierras lodosas que ahora pisaba. Algo no cuadraba dentro de su historia, y era precisamente esa espina de desconfianza la que no le permitía avanzar. Puzle incompleto.

Habría continuado con más preguntas, pero la reacción que tuvo la Lycan llamó su atención, y no de la manera compasiva que podría pensarse, al contrario, escucharla defender a la patética manada que la abandonó, con esa rabia contra él que solo hacía alusión a lo obvio, le causaba gracia, sin duda era demasiado ingenua.
Soy la persona que pudo haberte matado con tanta facilidad por tu despreciable soledad, y ya sabes que la culpa en ese caso no sería mía, si no de ellos por dejarte a tu suerte. — le restregó en la cara, mientras se daba vuelta para enfrentarse a esa mirada que llena de odio, solo hacía que la sonrisa sombría del inmortal creciera.
Yo doy caza a quien se lo merezca, sea de los míos o no. — acotó, con un ligero encogimiento de hombros, la verdad para él no era relevante la raza de nadie... A excepción de la que tenía ahora en frente.

Aquel quiebre que provocó en ella volvió a animarlo, haciéndole regresar junto al menudo cuerpo femenino, encarándola tan de cerca como antes, su cuerpo emanando el constante calor que ahora era percibido por el torso del condenado, el cual bajó la mirada buscando la ajena que no tenía reparos en enfrentarlo.
¿Acaso tú sabes mucho del amor? — le interrogó con ironía, con maldad, casi como su aquella conversación fuera una vil farsa de amabilidad.
Reya, ¿Verdad?.. Te explico, no fue por amor que tus padres te abandonaran, porque estoy seguro que encima de todo eres una huérfana. — le acusó, deduciendo sus palabras con una firmeza que le había otorgado su propia historia de vida, lograba reconocer a otros como él.
No fue por amor que los inútiles de tu manada te abandonaron, el amor no te trajo a la desdicha en la que vives ahora, y te aseguro que amor es lo último que has tenido en tu miserable vida. Ilusa. — cada palabra del inmortal estuvo cargada de veneno, de maldad incontenible, de descarga posiblemente.
No soportaba ver como aún, en el mundo que vivían, podía existir seres que creyeran tan fervientemente en el amor... Como si eso les salvara de todo.

Exhaló, llevando la zurda a acariciar la mejilla femenina, robando nuevamente algo que no le pertenecía, pero cada movimiento que ponía en marcha tenía un motivo, no avanzaría a ciegas con ella.
Con ligereza inclinó más su cabeza a un costado de la ajena, permitiendo que sus labios quedaran a la altura del oído de ella y sonrío.
Y lo peor, es que estoy seguro de que has recibido más atención de mi parte, de la que has recibido en muchos años. — susurró, y se irguió para sostener esa mirada atenta... ¿Triste? ¿Furiosa? No le importaba, a pesar de la crueldad que había usado, el vampiro fue honesto con ella.


Última edición por Dimitry L. Rudakov el Dom Abr 01, 2018 10:36 am, editado 1 vez


[ + I choose to live and to grow, take and give... And Kill + ]
Do what it takes to step through:



It's so impossible to ask you to stay with me.:



avatar
Dimitry L. Rudakov
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 56
Puntos : 86
Reputación : 39
Fecha de inscripción : 11/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hija de la luna // Privado - Dimitry

Mensaje por Reya el Sáb Mar 31, 2018 4:13 pm

Las primeras contestaciones del vampiro no hicieron mella en la loba, porque ella sabía que si alguien tenía la culpa de matar, no sería su manada, sino aquel que decidiera arrebatar una vida. No tenían culpa las aves de abandonar los nidos para ir en busca de  comida, sino de las culebras que trepaban árbol arriba para comerse los huevos. Y el condenado era igual que ellas, pero era una serpiente más grande, más fuerte, más cruel, con una lengua más afilada y unos colmillos cargados de veneno. Veneno que ahora liberaba con ella sin pudor alguno, buscando las debilidades de la castaña, sus recuerdos, sus miedos, sus añoranzas. Y los volvía contra ella como esmeriladas lanzas de ónice.

Lo que más le dolió a la muchacha fue que mencionara a sus padres, unos padres a los que jamás pudo conocer, pero tampoco juzgó. Ella no conocía los motivos por los que la dejaron en el orfanato, podía ser una causa mayor, podía haberse dado el caso, incluso, que no fueran sus progenitores los que la abandonaran. Sabía de casos de niños cuyos padres habían fallecido, otros que habían sido secuestrados y, posteriormente, dejados a su suerte frente al portón de una iglesia. Sin conocer su procedencia, no podía culpar a nadie, igual que tampoco culpaba a su manada, pues había sido la actitud de Reya la que les alejara. Se había convertido en una lacra, en un riesgo, un hándicap, un peligro. Y no por la falta de su pierna, sino por su pesimismo, sus ínfulas de víctima desorientada. En vez de luchar, se había dejado vencer sin oponer resistencia. Había dejado de ser una lican luchadora para convertirse en una deprimente humana sin visión de futuro. Los orbes dorados de la loba, brillaron, no por ira ni el cambio, sino por anegarse en lágrimas que se negaba a dejar deslizar por sus mejillas.

La reiterada proximidad condenado la incomodaba de un modo rebuscado, porque no se sentía violentada o asustada, no temía sus avances igual que tampoco los evitaba. Le confrontaba con cada paso que daba, con cada mirada desafiante que le dedicaba. Pero ni ella se plantaba ni él se iba. Iba a contestar sobre sus acusaciones referentes al amor, pero cuando despegó los labios, no salieron palabras. El motivo era sencillo, no tenía argumentos para refutarle nada. Y mientras pensaba en ello, el aliento frío del vampiro rozó su oreja, antes de que le susurrara aquellas palabras. Sus pupilas titilaron al encontrarse con los oscuros ojos azules del contrario que la observaba como si fuera un ser no sólo inferior, sino sin valía alguna. -¿Y qué más dará tu atención? ¿Qué más dará la atención de nadie? Llevo años intentando pasar desapercibida… Tú te obsesionaste conmigo, yo no te busqué, ni busqué tu interés.- La frente de la castaña se arrugó al fruncir el ceño y se elevó su labio superior al mostrarle los dientes, aún humanizados. -Así que dime, ¿por qué yo? ¿No hay acaso nada más que hacer para un inquisidor? ¿Tan importante es acabar con una insignificante loba solitaria que se dedica a tallar madera y vivir escondida? ¿De una licántropo que se encierra en el sótano en luna llena?- Su pecho empezó a subir y bajar con más rapidez. Sus orbes se aclararon de nuevo, tristes, dolidas, resignadas. Su respiración estaba acelerada, igual que el bombeo de su corazón. La sangre circulaba a toda prisa por sus venas y su piel empezó a emanar más calor.



take a look:

Eternal enemies:


Dimitry & Reya BSO:
avatar
Reya
Licántropo Clase Media
Licántropo Clase Media

Mensajes : 46
Puntos : 53
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 22/09/2017
Localización : La choza

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hija de la luna // Privado - Dimitry

Mensaje por Dimitry L. Rudakov el Dom Abr 01, 2018 10:44 am

" But deep beneath those haunting eyes
resides that dying part of you ".






Si tan solo la castaña que supiera que mientras más rebatía en su contra, más emoción le entregaría a él para continuar atacándola de la forma más sutil. Afiladas palabras que conseguían incrustarse en las zonas más vulnerables de la su enemiga, y lo dejaba al descubierto, la mirada de odio que le dedicaba era un regocijo de maldad para el condenado, consiguiendo que sus ansias por doblegarla fueran aún mayores, y por momentos conseguir que olvidara por qué aún no se había retirado del lugar, si su decisión ya estaba tomada, y decidida, ambos estaban claros en que no iba a matarla, pero ya no tenía prisa, la noche era un tema perdido que aprovecharía para fastidiar a la criatura.

Sonrió, con sus azules orbes aún clavados en los ajenos, descansando en esa miraba bicolor que le fulminaba de una manera que era imposible que el vampiro no lo tomara como un desafío.
Alégrate de que te haya dado esa atención, o ya estarías desmembrada. Y mucho cuidado con ese ego enorme que tienes, no te queda en lo absoluto. — le reprendió con voz fría, siniestra, no soportaba tener que aguantar palabras como tales, mucho menos de un ser tan inferior como lo era ella.
Por esta noche, no, no tengo nada más que hacer, y antes de estar en un bar, se me hace mucho más ocurrente estar aquí... Admirando la lamentable vida de la loba. — comentó con sarcasmo, marcando el drama intencional que quiso darle a su frase. Todo con maldad, a fin de cuentas.
Tengo la leve sospecha de que tienes vivencias aún más lamentables que las que he podido conocer hasta ahora. — musitó, acompasando su tono para que este imitar una real preocupación, pero finalmente era todo una farsa de morbosidad por saber que tan desgraciada podía llegar a ser realmente.

El silencio se adueñó de la boca del ruso, todo en cuanto sintió el aumento de temperatura en el frente de su cuerpo, la piel de la Lycan estaba emanando un calor que resultaba aún más atrayente para el inmortal.
Me estás quemando. — le comentó, sin contenerse de acercar la zurda al hombro desnudo de la fémina, depositando la palma completamente abierta, sintiendo como su mano ardía contra la dermis ajena, y su sonrisa se ensanchó.
Ella poseía algo que él ansiaba de una manera irracional, un placer que le había negado a si mismo hace siglos. Ciertamente los humanos eran cálidos, pero no se asemejaban a la abrasadora temperatura de la castaña.

El tacto continuó, su mano solo se encargaba de avanzar por la clavícula, el cuello y de regreso a los hombros, marcando un trazo que terminaría por provocar escalofríos en la mujer por la agresiva diferencia de grados.
Hasta sus orbes se habían desviado para continuar el camino de su extremidad. Silencioso esperaba alguna reprimenda, o sencillamente que ella se alejara sin más, ya que era de esperarse que la actitud del Inquisidor fuera absolutamente cambiante, y contradictoria. Aun así sus impulsos por avanzar más no eran menores, y sería la castaña quien tendría que poner distancia entre ambos, el inmortal hace mucho que no respetaba en lo absoluto el espacio personal.


Última edición por Dimitry L. Rudakov el Lun Jun 04, 2018 3:40 pm, editado 1 vez


[ + I choose to live and to grow, take and give... And Kill + ]
Do what it takes to step through:



It's so impossible to ask you to stay with me.:



avatar
Dimitry L. Rudakov
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 56
Puntos : 86
Reputación : 39
Fecha de inscripción : 11/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hija de la luna // Privado - Dimitry

Mensaje por Reya el Dom Abr 01, 2018 3:01 pm

Las palabras del condenado no tenían sentido en la cabeza de la castaña: ¿Ego? ¿Cuándo había hecho gala ella de poseer algo semejante? En ningún momento. De hecho, lo que le reclamaba al vampiro era precisamente eso, que se centrara en ella cuando estaba claro que no era más que una insignificante existencia más en ese mundo en el que ambos habitaban. Y dudaba enormemente que eliminar a una lycan solitaria que no hería humanos, estuviera en los principales planes de la inquisición, una organización, supuestamente, devota de Dios que debía tener grandes fines y misiones. No le cuadraba nada de eso a Reya y por es motivo no hacía más que demandar respuesta a la misma pregunta, una y otra vez, misma pregunta que el ruso se empeñaba en eludir con más y más ataques sin dar tregua a la muchacha que, claramente, estaba ya suficientemente dañada, física y psicológicamente, como para necesitar más tortura en su vida.

Gruñó al escuchar el comentario sobre sus lamentables vivencias y la mirada de la loba refulgió dorada por un instante. -¿Pretendes acaso que te las cuente? ¿No tienes ya bastante munición con la que atacarme, que encima pretendes que sea yo misma la que afile tus armas?- Había pasado de sentirse acorralada a ofendida, a tratada no sólo como inferior, sino como idiota, inútil, débil de mente. Podía importarle poco su vida en ciertos momentos, pero no deseaba ser torturada ni pretendía facilitarle ese acto al inmortal. -Porque eso no va a ocurrir. No te voy a dar nada más, pues ya suficiente has arrancado de mis recuerdos.- Espetó con los labios temblorosos al mostrar sus dientes, cuyos colmillos se veían afilados y crecientes.

La mirada de la castaña se clavó en la mano que le tocó el hombro, tan contraria a la “queja” que el hombre acababa de soltar. La acusaba de quemarle y, en vez de apartarse como sería lógico, pegaba su piel a la de la loba. -¿Por qué haces eso si te quemo? ¿Eres masoquista?- Dio un paso hacia atrás, rehuyendo el contacto con ese ser que la despreciaba de manera vil y cruel. Pero no se marchó, porque no era una cobarde, no de ese modo. Buscó con la vista algo con lo que cubrirse, porque sentía que estaba demasiado expuesta, aunque muy posiblemente la sensación no desaparecería ni aunque se ocultara bajo mil mantas o incluso si se enterrara al completo, excepto por la cabeza. Algo le decía que esa desnudez que sentía iba mucho más allá de lo físico, que lo tenía dentro repartido entre el pecho y la cabeza. Así que, una vez más, giró sobre el talón, tirando de la prótesis y le dio la espalda al inquisidor, que por lo que ya conocía de él, testarudo como era, no le extrañaría que se le plantara de nuevo delante, buscando incomodarla con su mirada inquisitiva o que volviera a tocarla para, seguidamente, reprocharle que su temperatura corporal fuera tan elevada. -Te contradices entre pensamientos y actos y a mí me confundes… ¿Qué es lo que quieres de mí exactamente? ¿Qué esperas sacar de todo esto?- Preguntó sin mirarle, con sus orbes clavados en la corriente tranquila del río, tan distinta a como ella ahora se sentía. Y prueba de ello era su pulso, el cual resonaba en sus propios oídos como los tambores de las tribus africanas sobre las que había leído en algunos libros.



take a look:

Eternal enemies:


Dimitry & Reya BSO:
avatar
Reya
Licántropo Clase Media
Licántropo Clase Media

Mensajes : 46
Puntos : 53
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 22/09/2017
Localización : La choza

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hija de la luna // Privado - Dimitry

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.