Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA CE QUI NOUS UNIT - PARTICIPAN DAMIAN ALARCÓN Y LORA BELLAMY. RELEASE THE BEAST - PARTICIPAN ASTOR GRAY Y GWANGJONG GOREYO. VANN STEIN - PARTICIPAN HÖOR CANNIF, ULF TOLLAK, GIULIANA MORDRAKE, DANIELLE MORGAN, LUND, STAN MCQUINN, KHAYLA. NOSTALGIA - PARTICIPAN SUNI KANG y GWANGJONG GOREYO.




Espacios libres: 05/48
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 28/11/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
» Give me adrenaline (privado)
Hoy a las 10:17 pm por Kattrina

» En fuga [Privado]
Hoy a las 10:08 pm por Darcell Aubriot

» CIERRE DE TEMAS
Hoy a las 9:44 pm por Drazel Sarbu

» Laburando, laburando. –Privado-
Hoy a las 9:41 pm por Drazel Sarbu

» Amistad gitana [Privado]
Hoy a las 9:29 pm por Rylan

» Relaciones de un actor suicida - Emerick Allard
Hoy a las 8:49 pm por Perséfone

» Registro de Avatar [OBLIGATORIO]
Hoy a las 8:40 pm por Jaecar Babenberg

» Chasing the Moon [Afiliación]
Hoy a las 8:28 pm por Faith Blackthorn

» The life together [Luba]
Hoy a las 8:21 pm por Lisandër



Hija de la luna // Privado - Dimitry

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hija de la luna // Privado - Dimitry

Mensaje por Reya el Miér Nov 22, 2017 5:14 pm

Habían pasado ya dos semanas desde el criminal encuentro con vampiro, y contras todo pronóstico, la había dejado con vida. Y no sólo eso, sino que la dejó yaciendo en la cama, cubierta con una manta. O eso, o bien él sólo la había dejado tirada en el suelo tal cuál como ella cayó, tendida boca abajo, inconsciente y alguien la tomó en brazos, la entró en su choza y la acomodó. Fuera cual fuera la posibilidad correcta, no le cuadraba a la loba y llevaba dándole vueltas catorce días enteros, mientras sus cervicales se recuperaban, al igual que sus costillas y los músculos de sus brazos sanaban. Por suerte era una lycan, así que lo que un ser humano tardaría meses en recuperar, para ella eran sólo nos pocos días, y a aquellas alturas, ya estaba prácticamente bien, salvo por lo de su pierna, claro. Era un lups, no una lagartija.

Durante el tiempo en que se sintió débil, no fue al mercado, no regresó a su carreta, no tallo nada. Y como consecuencia, no ganó dinero y, por tanto, no comió más que raíces y una ardilla que se encontró muerta junto a un árbol una mañana. Y ya había sido suficiente, al día siguiente regresaría a atender su puesto, necesitaba vender piezas, aceptar encargos… Recoger sus botas, que aún debían estar en manos del zapatero. Suspiró, resignada a no saber nunca la verdad de lo ocurrido, del por qué no había muerto aquella noche tras la sentencia que el condenado había hecho recaer sobre ella.

Caía ya la noche y necesitaba ir al río, la poca roa que tenía estaba toda sucia de hincar la rodilla para recoger musgo, raíces, setas y otras plantas comestibles. Estaba falta de proteína y con la débil constitución que ya de por sí tenía, las condiciones actuales acabarían siendo su ruina. Qué irónico, sobrevivir al verdugo para morir luego de hambruna. Agarró el balde de madera lleno de ropa sucia y, renqueando como siempre, se dirigió al río. Una vez allí se acomodó en la piedra que se había convertido hacía ya un par de años en su silla, dejó el recipiente a un lado, se quitó los pantalones con cuidado y aflojó las correas para deshacerse de la pierna de madera que dejó reposar junto al pedrusco, quedando así únicamente con una larga camisa beige. Se impulsó con ambas manos para erguirse, usó el gran roble de apoyo, agarrando con la diestra el cubo y de dos saltos se empezó a meter en el agua. Para ella no era práctico lo de arrodillarse a frotar, ella se sumergía para lavar las prendas, incluso las que llevaba puestas.

Estaba sumida en su tarea, viendo cómo ya el sol se había escondido y sólo una luna menguante iluminaba el firmamento oscuro, reflejándose en las ondas del río, haciéndole de luz a una de sus hijas.



Eternal enemies:

avatar
Reya
Licántropo Clase Media
Licántropo Clase Media

Mensajes : 28
Puntos : 28
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 22/09/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hija de la luna // Privado - Dimitry

Mensaje por Dimitry L. Rudakov el Vie Nov 24, 2017 9:30 am

"Seems like I'm slipping into a dream within a dream,
It's the way you whisper".











La situación lo había mantenido distraído por varias noches, mismas que él había decido quedarse dentro de alguna iglesia o perderse en una taberna, lo que fue más efectivo a la hora de mantenerle ocupado, aunque en ningún momento dejaba de cuestionarse, de buscar respuestas a preguntas que solo el inmortal había creado para evadir su amarga responsabilidad, y la falla de ésta.
Aunque en noches oscuras no se contuvo de volver al mercado, buscar el puesto, buscarla a ella, pero no tuvo suerte, dos semanas habían transcurrido ya y ni rastros de la Lycan por el lugar, se había esfumado... Quizás de París, de la vida, no tendría como saberlo, y por mucho que se negara a aceptar la verdad, por dentro le carcomían las ansías de averiguarlo.
No pudo contener por más tiempo sus ansías por saber la verdad, por lo que a la noche siguiente se preparó para volver al lugar de los hechos.

Su forma de avanzar a la zona, fue muy contraria a lo que había sido su retirada, esta vez iba lento y en cada paso se implantaba un nuevo regaño contra si mismo, ¿Por qué volver? Si estaba muerta, su tarea había sido completada y si no, probablemente ya ni siquiera siguiera ahí, estaba perdiendo valioso tiempo. Hizo bien al momento de ignorar todo aquello que lo empujaba de vuelta al centro, porque solo cuando faltaban pocos metros para llegar, el aroma tan característico de la especie llegó a su olfato, y una extraña sensación de alivio le inundo y ansiedad le inundó. Seguía con vida.

Aceleró el trayecto que tenía frente a sus ojos, y observó a su alrededor, la choza no presentaba cambios significativos, aunque ahora le fue posible visualizar el lugar donde había impactado la cabeza femenina, y se alejó, rodeando la modesta construcción adentrándose en ella con sigilo, no la encontró ahí.
¿Dónde estás, bestia? — murmuró entre dientes, acercándose al catre para tocar las mantas, estaban frías.
No tuvo más remedio que utilizar la misma habilidad de la que había rehusado los días anteriores.Cerró sus ojos y exhaló, la figura femenina no tardó en aparecer, haciendo que los cabellos de su nuca se erizaran. La veía claramente, estaba lavando prendas a media noche, aquello le hizo sonreír de forma burlona, al parecer la fémina tenía sus horarios bastante contrariados.

Abandonó el lugar y se dirigió al lago, el cual beneficiosamente para ella estaba bastante cerca. Los siguientes movimientos los hizo en un silencio absoluto, subiendo a uno de los árboles al costado de las agua, y se quedó inmóvil por unos minutos observándola, se veía bastante repuesta, aunque estaba claro que sería solo externamente, tal vez aún quedaran fracciones de ella que debía sanar completamente. Estaba más delgada, en su rostro podía apreciarse, la cabeza del condenado se ladeó tratando de apreciar cada punto, para luego fijar su mirada en el rostro ajeno para hacerse presente.
Dudo que sea el mejor momento para hacer algo así, ¿no te parece? — su voz se alzó entre las ramas del árbol que le servía de resguardo, pero no buscaba mantenerse oculto, por lo que dio un salto y quedó de pie a vista y paciencia de la mujer.
No dijo una palabra más, y apoyando su espalda en el tronco a brazos cruzados, su semblante era indescifrable, no existía mayor expresión en él. Sus índigos orbes estaban fijos en ella, acechándola en silencio, aguardando por algo que la hiciera reaccionar.


Última edición por Dimitry L. Rudakov el Miér Nov 29, 2017 10:01 pm, editado 1 vez


I choose to live and to grow, take and give... And Kill
Do what it takes to step through:



It's so impossible to ask you to stay with me.:



avatar
Dimitry L. Rudakov
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 30
Puntos : 43
Reputación : 20
Fecha de inscripción : 11/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hija de la luna // Privado - Dimitry

Mensaje por Reya el Sáb Nov 25, 2017 3:33 am

El jabón que usaba la loba para lavar la ropa era grasa natural de animal ligeramente tratada, así que dejar que las prendas se aclararan en el río no le parecía que fuera perjudicial para la natural, especialmente teniendo en cuenta la poca cantidad de cosas que tenía y la escasez de veces que iba allí a hacer la colada, una vez a la semana o cada diez días.

Y allí estaba ella, con la camisa empapada y adherida al cuerpo, medio translúcida, ondeando el bajo con las fluctuaciones de la corriente del agua. Allí podía sentirse ligeramente bien cuando no llevaba puesta la prótesis, pues gracias a la flotabilidad que los movimientos del río le ofrecían, tenía estabilidad y si cerraba los ojos y dejaba la mente en blanco, parecía que volvía a tener dos piernas. Y así se encontraba, bañada por la luz de aquella luna sin estar llena, con la brisa nocturna erizándole la piel húmeda y con los pensamientos en otra parte, cuando escuchó una voz a sus espaldas, una que le pareció un eco del pasado, una lamida de una pesadilla al oído. Abrió los ojos de par en par y giró, perdiendo aquel equilibrio que le había otorgado la corriente, pero sin llegar a caer, sólo se fue hacia un lado antes de volver a emerger de cintura para arriba. Dejó que su mirada se acostumbrara mejor a la oscuridad, porque no había tenido necesidad de enfocar nada en todo lo que llevaba de noche, pero ahora sí y a varios metros, en la zona más oscura, bajo la copa de un árbol donde no alcanzaba la caricia de la luna.

Pasados unos segundos, que de haber querido atacarla el vampiro hubiesen sido los más oportunos, descifró aquel rostro impasible que la observaba a brazos cruzados en la distancia. -¿Viniste a rematar la faena?- Fue lo único que pudo decir, la única pregunta que le parecía realmente importante, aquella que pulsaba en su sien más fuerte que la propia sangre. Ni siquiera se molestó en responder al interrogante que le había formulado el condenado, porque le pareció irrelevante, además de sarcástico. Arrugó la nariz y la frente, mostrando sus dientes aún humanos, pero ligeramente más afilados que la media, condición que venía con su raza, aunque nada tenía que ver con las puntas blancas de un inmortal chupasangre. Los colmillos de los licántropos eran para defenderse, para proteger a su manada, para cazar en busca de alimento… No para matar indiscriminadamente, divertirse o probar bocados aquí y allá. Gruñó, sin miramientos, sin contenerse, porque su instinto se lo pedía a gritos, le decía que aunque pereciera bajo las frías manos de aquel inquisidor, lo haría de nuevo luchando. No más rendirse, no más victimismo. Pero aún latía en la parte trasera de su mente aquella pregunta que no se atrevió a vocalizar, a hacer presente en el ambiente: “¿Por qué no me mataste aquel día?” Y aún así, aún sin salir las sílabas de sus labios, en sus ojos lapislázuli se veía una gran duda.



Eternal enemies:

avatar
Reya
Licántropo Clase Media
Licántropo Clase Media

Mensajes : 28
Puntos : 28
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 22/09/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hija de la luna // Privado - Dimitry

Mensaje por Dimitry L. Rudakov el Miér Nov 29, 2017 10:05 pm

"Do you like the way the water tastes like god's fire.
For you but you could never say".







El silencio se alzó por segundos vacíos y perplejos en el lugar, la silueta femenina rodeada por los orbes de su verdugo que no hacía más que acecharla, buscar su atención de una manera poco sutil, macabra y sumamente incomprensible. Bien sabía que su regreso al lugar de los hechos no era solo producto de su curiosidad, mas bien una fuerza contraria le mantenía atado a esa zona que había servido de escenario para sus crueles ataques semanas antes.
Buscó formular una mentira, más en el último momento selló sus labios y avanzando lentamente hasta la orilla del lago, se puso de cuclillas rozando el agua con los dedos de su diestra.
Lo habría hecho cuando te encontrabas tan distraída.— respondió con su mirada fija en el cuerpo ajeno, la posición que mantenía -por mucho que le gruñera- seguía siendo una a la defensiva. Bien sabría ya el inmortal que no se iniciaría una nueva lucha si él no movía sus armas.

Las dudas comenzaron nuevamente, azotándole la mente una y otra vez, incitándole a realizar simples preguntas que se formularon desde que el rastro de la Lycan se había esfumado del mercado, y los alrededores.
Con un poco de suerte, creí que ya estarías siendo comida para los gusanos.— comentó con aires altivos y sacudió su mano, retomando su erguida postura, asegurándose de no perderle de vista ni un solo segundo.
Al parecer eres más resistente de lo que pensé.— expone la idea, y sus labios crean una tenue curva que no tarda en desaparecer, volviendo a ser esa fina linea inexpresiva.

Comenzó a caminar rodeando lo que era el margen de tierra y agua, lo hizo lento, la verdad no tenía ninguna prisa. La noche había caído hace pocas horas y la oscuridad estaría presente por unas cuantas más, las suficientes para que el condenado terminara con su innecesaria visita y volviera al lugar que le correspondía, haciendo los deberes que él mismo había aceptado.
Su ausencia sería cuestionada, y por alguna ridícula razón evitaría que cualquiera de los suyos fuera a dar con el paradero de la castaña, ella era su presa, su entretención... Su maldita captación.
La zurda del vampiro se dirigió hacia uno de los bolsillos de su abrigo, del cual con suma tranquilidad retiró una daga de plata, la cual se fue paseando por las yemas de sus dedos mientras la hacía girar, haciendo que la luna se reflejara con más ímpetu en algunas de sus posiciones. Ésto era solo un método para demostrarle a la fémina la posición de desventaja que tenía contra él, y aún así Dimitry no buscaba anteponerse, sus acciones lo único que conseguían eran tenerle en un margen que solo él sería capaz de controlar.


Última edición por Dimitry L. Rudakov el Lun Dic 04, 2017 10:37 am, editado 2 veces


I choose to live and to grow, take and give... And Kill
Do what it takes to step through:



It's so impossible to ask you to stay with me.:



avatar
Dimitry L. Rudakov
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 30
Puntos : 43
Reputación : 20
Fecha de inscripción : 11/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hija de la luna // Privado - Dimitry

Mensaje por Reya el Jue Nov 30, 2017 1:32 pm

Y las palabras del vampiro no la defraudaron, de nuevo tan altanero, tan seguro de sí mismo y tan desagradable. Los ojos de la loba cambiaron, sus iris crecieron y las pupilas se dilataron, acostumbrándose mejor a la oscuridad a aquella presencia que tenía delante, estudiándole con intensidad. -Lo intentaron, los gusanos intentaron comerme las entrañas, el cerebro, la mirada. Pero vencí.- Obviamente, hablaba en sentido figurado, los supuestos gusanos eran las fiebres y las pesadillas que se sucedieron durante noches mientras su cuerpo sufría y su mente, peor aún, era consumida.

Decidió salir del agua, a pesar de no llevar la prótesis y estar en desventaja. Ya se había enfrentado al condenado en una ocasión y aunque las cosas no habían cambiado en su condición, al menos ahora sabía mejor cómo tratarlo y de qué modo actuaba, acechaba, cazaba. Se impulsó suavemente con las manos, ayudándose de la corriente y de la capacidad de flote que el líquido le otorgaba. Y una vez tuvo cerca el árbol que se hundía en las profundidades del río, se agarró a este para usarlo de apoyo, de bastón improvisado. La camisa se le adhería al cuerpo y, al ser blanca, prácticamente se transparentaba todo. Pero era una licántropo, un animal, no le importaba y menos en aquella situación. -¿Dejarás que me vista o deberé seguir así hasta que te canses de mirarme?- No le importaba aquella daga, no consideraba que una simple hoja de plata afilada, pudiera hacerle más daño que las manos de aquel inmortal que ya habían intentado quebrarla.

En el fondo no esperó a la respuesta, si el inquisidor quería atacarla, que lo hiciera. Tomó asiento en la roca de siempre y empezó a atarse las correas. Todo lo que pudiera adelantar mientras él dudaba, eso que ganaba. La pierna se quedó atascada con una raíz y, por un momento, entró en pánico, pero en cuanto vio lo ocurrido y lo solventó, suspiró con gran alivio sin darse ni cuenta. Y como no podía ponerse la ropa que acababa de limpiar y la que llevaba puesta estaba empapada, buscó alrededor a ver con qué cubrirse, porque se sentía helada. Normalmente volvía desnuda a la choza y ya allí se abrigaba, pero la noche parecía que iba a ser muy larga y no había sol para calentarla. No tenía nada que hacer, así que sólo arrugó los bordes de la prenda, escurriéndola, al menos así no pesaría tanto ni le sería tan molesta. Y, llegados al momento de la lucha, seguro mutaba de nuevo a forma de crinos o al menos a la de loba. Fuera como fuera, en su forma humana todo eran puras desventajas.



Eternal enemies:

avatar
Reya
Licántropo Clase Media
Licántropo Clase Media

Mensajes : 28
Puntos : 28
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 22/09/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hija de la luna // Privado - Dimitry

Mensaje por Dimitry L. Rudakov el Lun Dic 04, 2017 10:41 am

"You should know, that this could end, really.
You should know I'd never make it work. Wake up ".






Su silencio era adrede, buscaba en todo momento recibir información, ya sea visual o verbal de la castaña, la cual era bastante buena para darle de aquello, aunque era relativamente inconsciente y desmedido. Estaba claro que en cuanto a habilidades, y ventajas, el inmortal se paseaba por sobre la Lycan, pero en ese momento volvían a estar en su territorio y solo con ver como ella se movía con más ligereza, era fácil darse cuenta que conocía muy bien el lugar, haciendo por otro lado que a la mente del varón llegaran nuevas preguntas que tarde o temprano le harían exigir respuestas.

Continuó avanzando hasta quedar a una vertical precisa con la fémina, en donde colo unos metros de agua les separaban. Observó su cuerpo, la tela translúcida contorneando su menuda figura y sus labios curvaron una sonrisa incrédula, ¿Cómo era posible verse tan delicada, cuando por dentro se es una bestia? ¿Qué otras ironías podía presentarse para el condenado mientras se mantuviera con ella ahí?.. Al parecer muchas más de las que estipulaba.
Puedes vestirte o quedarte desnuda, me tiene sin cuidado, aunque te digo que, trayendo ese fino camisón la diferencia entre una cosa y otra, casi no existe.— comentó con naturalidad, y aún así le dejó hacer todo ese proceso con su prótesis, lo cual lo llevó a fruncir el ceño varias veces, aquello estaba claro que era algo de todos los días. Una molestia realmente.

Cuan descuidada podía ser, aquello no dejaba de sorprender al inmortal, quien llevaba contando los segundos en que la mujer le había quitado los ojos encima. Tiempo valiosos que bien podría haberla atacado sin que ella no tuviera tiempo siquiera de reaccionar. En ese caso sería él quien le demostraría que errores como ese podría costarle caro.
La misma daga que antes había bailado entre sus dedos, fue alzada a una altura precisa para iniciar un desmesurado vuelo que pasaría con la afilada hoja rasgando el costado del brazo ajeno, hasta quedar clavada en el árbol que había servido de sostén para la castaña minutos atrás.
Ten siempre en cuenta lo fácil que es despedazarte... No lo hagas más sencillo aún y mantén esa vista en alto, cachorra.— masculló, llevando a cruzar los brazos contra su pecho. Sus orbes complacidos por volver a verle sangrar, se deleitaba con ese sufrimiento por muy efímero que éste fuese.

Sus piernas nuevamente se pusieron en movimiento, inquieto como era, no esperaría inmóvil en un sitio que significaba una separación importante con su blanco, por lo que bastaron segundos para que la Lycan volviera a tener frente a ella a quien le había traído de vuelta las pesadillas que tanto quiso olvidar, mismo que no la dejaría en paz desde ahora.

Si al menos no iba a acabar con mujer, se encargaría de que cada noche fuera peor que la anterior.


Última edición por Dimitry L. Rudakov el Jue Dic 07, 2017 10:38 am, editado 1 vez


I choose to live and to grow, take and give... And Kill
Do what it takes to step through:



It's so impossible to ask you to stay with me.:



avatar
Dimitry L. Rudakov
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 30
Puntos : 43
Reputación : 20
Fecha de inscripción : 11/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hija de la luna // Privado - Dimitry

Mensaje por Reya el Lun Dic 04, 2017 2:04 pm

Ya había previsto que la atacaría, por lo menos con palabras, a fin de cuentas, aquel había sido su juego desde que se encontraran por primera vez, desde que se conocieran y enfrentaran en el mercado. Intentó someterla con críticas, con amenazas, menguar su autoestima llamándola lacra, lisiada, vergüenza para su raza. Pero todas aquellas cosas la loba ya las sabía y, aunque en boca ajena sonaban distintas y, hasta cierto punto dolían, no la machacaban.

Fue haciendo sus cosas, bajo la atenta mirada del condenado que la juzgaba con cada vistazo que le echaba. Seguro que opinaba que la falta de su pierna era aún más desagradable sin ropa, cuando se podía ver el muñón, las cicatrices rosadas anudando el extremo, subiendo trenzadas por el muslo como ramas podridas de un árbol decadente. Pero ella estaba acostumbrada a dicha visión, y ya ni siquiera se horrorizaba cuando sentía el miembro fantasma.

Escuchó un silbido y para cuando identificó aquel sonido, ya tenía un corte en el brazo que dejó asomar una pequeña gota de sangre, una que creció hasta convertirse en una linfa carmesí que pintó una línea hasta su codo. Entrecerró los ojos que se volvieron más oscuros, un azul intenso casi como el fondo marino. Recogió los restos de sangre con dos dedos y los lamió, pasando luego la lengua por la herida, instándola a cicatrizar con mayor rapidez. Enseguida giró la cabeza, enfrentando al vampiro que, ahora, estaba plantado frente a ella, como siempre, retándola, presumiendo arrogante. -Despedazarme es fácil, aquí tienes la prueba.- Se miró la prótesis y con la zurda golpeó con los nudillos la madera. -¿Lo oyes? Así estoy por dentro, completamente hueca. Así que si lo que quieres es matarme, no lo dudes tanto y atácame.- Mantuvo la calma y, a pesar de lo feroz que se había mostrado en el agua, ahora no quiso mostrarle sus dientes, sus afilados colmillos de licántropo, su saliva incipiente. Quería probarle a él por una vez, ver hasta dónde llegaría para exasperarla. Ella tenía mucho carácter, era consciente, pero, de pronto, se había dado cuenta que el mejor arma contra aquel inquisidor no era un ataque, sino sencillamente la calma.

Se impulsó con ambas manos en la roca, irguiendo su cuerpo, quedando de pie, cerca, mucho, tal vez demasiado, de su oponente, de aquel que le deseaba la muerte. De aquel que, sin embargo, se había largado la última vez sin ponerle fin a su vida, sin dar la estocada de gracia. En vez de todo aquello, la había recostado en la cama, dentro de la choza y, según creía recordar vagamente, hasta había hecho guardia. Aunque aquello último tal vez fueran invenciones suyas o sólo lo soñara. -¿Por qué estás realmente aquí, vampiro?- No hubo énfasis en aquella última palabra, a ella le daba igual su raza, pero no sabía su nombre, sólo lo que era, así que sólo podía dirigirse a él de aquella manera.



Eternal enemies:

avatar
Reya
Licántropo Clase Media
Licántropo Clase Media

Mensajes : 28
Puntos : 28
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 22/09/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hija de la luna // Privado - Dimitry

Mensaje por Dimitry L. Rudakov el Jue Dic 07, 2017 12:49 pm

"For you but you could never say.
Then come forth cuz its coming round".







¿Que ganaría con atacarte?— le interrogó con algo de molestia, tal pensaba que estaba todo claro con respecto a eso, no había ido a matarla, de haberlo querido realmente lo habría hecho la noche de su primer encuentro, pero ahí estaba la incógnita para ambos, ¿A qué había ido realmente a buscarla?
No vales la pena, ni siquiera eres capaz de luchar, de defenderte ni a ti, ni a tus insignificantes tierras.— nuevamente sus palabras eran como filosas dagas que irían a instalarse en el interior de la castaña, si bien los actos del inmortal no la dañarían como debía físicamente, se encargaría de equilibrar aquello con sus venenosas palabras.

Exasperó al verla tan cerca de él, mas no se apartó y se quedó sosteniendo su translúcida mirada, orbes tan similares a los suyos aunque en ellos solo era capaz de ver desconcierto y desesperanza. Poco y nada conocía de las razones que había transformado a la mujer en alguien tan solitario, la habían abandonado, pero existían tantas manadas de Lycan, ¿Por qué se mantenía sola? ¿La rechazaron las veces suficientes?
Vine a asegurarme de que no eres una amenaza. Por otro lado creí que habías tomado la inteligente decisión de largarte de París... Pero ya veo que no eres tan lista.— musitar aquellas palabras dejarían al descubierto que la había vigilado, su puesto en el mercado al menos, pero ¿Importaba? Él debía resguardar, no incomodaría a nadie tomándose otros atrevimientos.

La mudez luego de las habladurías del inmortal, fue una característica para ambos, por su parte había dicho suficiente, y a contar por la expresión en el rostro ajeno, estaba buscando unir las palabras del Ruso, cada uno luchaba contra si mismo.
Pestañeó, rompiendo aquel lazo visual que mantenían y dio unos pasos atrás, frustrado. Necesitaba acabar con ella, cerrar el ciclo que había iniciado semanas atrás, sus manos temblaban anhelantes de enrollarse en su fino cuello y torcerlo hasta que sus vértebras crujieran bajo sus palmas, ver su cuerpo inerte en el suelo y ocultar para siempre esa mirada llena de dolor que portaba. Le haría un favor.

Estar junto a ella, ya se convertía en una ofensa a si mismo, recriminándose el no ser capaz de terminar un trabajo que ya era parte cotidiana de su vida, ¿Qué tenía de especial? Nada, era un monstruo del cual debía deshacerse, no importaba la forma,
no importaba ese extraño sentimiento de culpa que le embargaba cada vez que la miraba, eran ilusiones, tal vez si había conseguido colarse en su mente, y evitar su destino llevando a Dimitry a debatirse sus acciones una y otra vez. Todo era su culpa.


I choose to live and to grow, take and give... And Kill
Do what it takes to step through:



It's so impossible to ask you to stay with me.:



avatar
Dimitry L. Rudakov
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 30
Puntos : 43
Reputación : 20
Fecha de inscripción : 11/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hija de la luna // Privado - Dimitry

Mensaje por Reya el Vie Dic 08, 2017 3:29 am

Apretó los labios, no por evitar quejarse y responder, sino por intentar no sonreír. De verdad le había pillado, se había dado cuenta de su juego, de esa obsesión que tenía por minarle el ánimo, buscando destrozarla por dentro. Pero el vampiro no la conocía de nada, sólo lo que había podido descubrir en su primer encuentro, y eso no era más que la superficie de una extremadamente compleja criatura. Con todos los años que había pasado martirizándose a sí misma por las cosas con las que ahora él intentaba apuñalarla, era normal que no tuvieran un efecto inmediato. Aquella noche ya no era la muchacha desprevenida de la vez anterior, ahora sabía quién era ese hombre, de lo que era capaz y lo que, aparentemente, quería.

Las palabras ajenas le sonaban vacías, como si ocultara lo que realmente pensaba, lo que pretendía. Cada cosa que le decía sonaba más mentira que lo anterior, por mucho que fueran cosas lógicas y casaran con la situación. Y a pesar de todo ello, seguía sin saber qué contestarle, qué ofrecerle para demostrar que no podía con ella. Mas por mucho que su mente razonara, su loba salía siempre por cuenta propia. -¿Por qué debería irme de París? La ciudad no te pertenece, es un lugar de reunión como cualquier otro, pero da la casualidad, que es donde yo vivo. Donde he creado mi hogar.- Y poco le importaba que le contestara que aquella vacía y medio derruida choza no era ninguna casa y que, seguramente, hasta una cueva fuera mejor refugio. Lo que importaba era que le pertenecía, que era lo único que tenía, y que ya hacía mucho había decidido que sólo lo abandonaría si perdía la vida. Ya muchas cosas había perdido a lo largo de su existencia como para sumar una más. No creía poder soportarlo, no como estaba en aquel momento, no siendo como era la lycan actual. Aquel pedazo de tierra, el que según el inquisidor no podía proteger, era su único bien, el lugar al que volver todas las noches, el sitio en el que resguardarse cuando hacía frío, cuando estaba herida, cuando se sentía hundida.

Dio un paso atrás, empezando a sentirse incómoda. El valor que había tenido durante todo ese rato, empezaba a quebrarse y no sabía ni por qué. Recordó la dolorosa corriente que en los callejones de la ciudad la anularon y, así como su cuerpo, también desvío la mirada, apartándola de los azules ocelos del condenado. -¿Quién es una amenaza aquí? Yo no he hecho daño a nadie. Llevo años viviendo aquí y ni siquiera he herido a un humano. Las noches de luna llena me encadeno al sótano de la choza con cadenas de plata, ¿de dónde te crees sino que salen estas heridas?- Alzó las muñecas, mostrando las pequeñas abrasiones que aún quedaban rodeando sus huesudos brazos. La curación acelerada mermaba mucho su eficacia cuando se trataba de plata, eso el ruso tenía que saberlo, a fin de cuentas de ese mismo material era la daga con la que la había atacado minutos atrás. -Así que déjame que insista en saber ¿de verdad consideras que una loba sin manada que no sale en luna llena, es un peligro?-



Eternal enemies:

avatar
Reya
Licántropo Clase Media
Licántropo Clase Media

Mensajes : 28
Puntos : 28
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 22/09/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hija de la luna // Privado - Dimitry

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.