Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Apocalypse Now (privado 4 jinetes)

Ir abajo

Apocalypse Now (privado 4 jinetes)

Mensaje por Armagedon el Vie Nov 24, 2017 4:25 am

Mercy in darkness:


"Y me acercaré a vosotros para el juicio, y seré un testigo veloz contra los hechiceros, contra los adúlteros, contra los que juran en falso y contra los que oprimen al jornalero en su salario, a la viuda y al huérfano, contra los que niegan el derecho del extranjero y los que no me temen, dice el Señor de los ejércitos." (Malaquías 3:5)


La sangre resbalaba por sus labios, su cuello y su inmaculada camisa blanca ahora carmesí, el mismo tono de rojo que ostentaban sus ojos normalmente fríos y azules. A su alredor tan sólo silencio y el crepitar incesante de una pipa cargada con el olor dulzón y empalagoso del opio quméndose en su interior. A esto se había reducido la humanidad: tristes espectros que se pasaban el día tumbados autodetruyéndose mientras flotaban en realidades engañasas creadas por su mentes enfermas y corruptas.

El Ángel de la Noche había llegado a extender sus alas negras sobre ellos, a acabar con sus patéticas vidas de vicio y corrupción, a purgar sus almas pecadoras y enviarlos a donde deberían estar por haber pateado y escupido sobre la gracia divina que Dios les regaló al crearlos. Sobre la mesa una cabeza casi arrancada del cuello lo miraba con los ojos vacíos de vida y expresión turbia de sorpresa; en el sofá una mujer y un hombre que fornicaban llenos de opioides  ahora descansaban una sobre el otro con el cuello roto en posición antinatural.

El oriental dueño del local había sacado una espada plana en un vano intento de detener a la Muerte. ¡Ah! codicia, ese pecado tan suculento por el cual los hombres prostituían hasta sus hijos, cómo disfrutaba de matar a los codiciosos. Las tripas del chino estaban esparcidas por el suelo arremolinadas cerca de su cuerpo amarillo. La muerte no se había detenido en aquella noche aciaga sembrando el dolor y el caos en aquel antro de perdición. Hoy el cielo era un poco más brillante y limpio y en el infierno los demonios bailaban de gozo por recibir aquellas almas perdidas y pecadoras para torturarlas en sus calderos hirvientes.

Armagedón estaba tan lleno, tan saciado de sangre que no podía engullir ni un trago más, acabó su labor con las manos y las inútiles armas que los humanos empuñaban creyendo que podrían librarse así de la muerte. Uno le había disparado y su camisa tenía un agujero redondo y perfecto manchado de escarlata, pero el metal había sido expulsado por su carne, pobre iluso.

El opio que flotaba en la sangre de los muertos lo había dejado algo colocado, en medio del sepulcral silencio se levantó algo tambaleante y giró su cabeza hacia un ligero crujido que había escuchado cerca de un mueble. Sus pasos resonaron sobre la madera del local, la Muerte avanzaba despacio, no tenia prisa, era inexorable, paciente, sabía que a todos llegaría. Abrió el armario que crujió con un chirrido y dentro una muchacha temblaba y sollozaba tratando de no hacer ruido. La agarró del pelo y la sacó afuera con un seco tirón arrancándole unos gemidos de terror. Miró sus ojos en pánico, recorrió su terso cuello con la nariz oliendo su miedo, su desesperación y el ligero olor de la lejía. Era la que fregaba. ¿Tenía pecados en su cuenta? quizás sí, quizás no. Puede que fuera una buena muchacha, o que que robase dinero de la caja, no lo sabía.


- ¿quieres vivir?.
- ...s-si... por favor...- balbuceó.
- dime por qué debería permitirte seguir respirando.
- tengo dos hermanos... dos hermanos pequeños... sólo... sólo estoy yo.

Armagedón inspiró su aroma, era dulce, como la inocencia, como la bondad. Ese olor lo ponía frenético, lo saturaba, lo desconcertaba. Soltó a la chica con un fuerte empujón que la mandó al suelo cerca de la puerta.

- vete. Iré a por ti cuando lo merezcas. Teme la ira de Dios y entonces nos veremos más tarde, ve por el mal camino y cuando menos te lo esperes segaré tu vida. Lárgate.

El vampiro gruñó mientras la chica salia corriendo y se dejó caer sobre el sofá apartando sin miramientos a la pareja fornicadora que cayeron al suelo como un amasijo de miembros. Recostó la cabeza hacia atrás mirando al techo, sintiendo todos esos pecados correr raudos ahora por su torrente sanguíneo. La noche traería a lomos más sangre y más dolor, pero no de su mano.

- Hola hermano.- Saludó a Guerra cuando lo sintió entrar en el fumadero.



- Oye, yo me sé un juego, se llama 'El que esté callado más tiempo gana'.
- ¡Genial! A mí mamá le fascina ese juego.:

avatar
Armagedon
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 64
Reputación : 25
Fecha de inscripción : 12/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Apocalypse Now (privado 4 jinetes)

Mensaje por Guerra el Vie Nov 24, 2017 7:27 am

"Y vi a la bestia, a los reyes de la tierra y a sus ejércitos, reunidos para guerrear contra el que montaba el caballo, y contra su ejército. Y los demás fueron muertos con la espada que salía de la boca del que montaba el caballo, y todas las aves se saciaron de las carnes de ellos." (Apocalipsis 19:19

Media luna brilla roja en el firmamento, mis pasos retumban sobre el adoquinado de las zonas alejadas de París.
Naves industriales que sirven de sustento a nidos de vampiros que cometen los pecados suficientes como para que la afrenta rechine en mi mente.
Gula, cuerpos mutilados de bellas hembras, agujereados se esparcen por las aceras y no saciados oigo sus risas a través de los ventanales cubiertos de polvo y hollín.

Mi cabeza se ladea, aullidos, la discordia se siembra y yo no dudo en prender la llama echando mas leña.
Mis ojos ámbar centellean y me pregunto que pasará cuando la gula y la soberbia se encuentren de frente y mi espadón los tiente.

Mi aullido retumba entre las paredes estrechas de los callejones, alerta los lobos escuchan al gran alfa que no conocen, son muchos, yo uno y piensan que sera fácil vencer al ángel que Dion envía para hacer que unos y otros se degollen.

Me relamo, la excitación recorre mis venas, siento la gesta como se acerca pues el territorio es de inmortales y ellos también están alerta.
De sus escondites salen los hijos de la noche y los paridos por la luna y yo en el centro coreo mi fortuna pues esa noche solo uno quedará en pie.

Desenvaino la espada que silva al viento reflejando los haces plata, unos y otro se miden y yo con el primer mandoble arranco la cabeza a uno de los inmortales que como un balón cae a los pies de uno de los lobos.
Animado por el primer golpe se lanza contra las sanguijuelas, tras el resto y los otros se ponen alerta.
Choque de bestias, los corazones como tambores marcan el ritmo de la guerra y la música de los gruñidos, del acero y de los huesos quebrados me convierte en una bestia.

No conozco amigos, ni enemigos, mi vida es el caos y a eso me ciño, rebano cabezas, mis garras abren esternones y de un seco golpe el corazón en mi mano palpita.
La abogaren nos envuelve durante horas de decadencia y cuando alzo la mirada la luna esta roja como la sangre.
Miro a mi alrededor como si saliera de un trance y la muerte apesta bajo mis pies, la carne se pudre.
Cuerpos mutilados en montañas decoran el empedrado y los charcos de carmesí se convierten en ríos que se pierden por el alcantarillado.
-Buen manjar para las ratas -aseguro caminando hacia el lugar donde percibo a mi hermano.

Entro en un antro de perversión, el opio se difunde en el ambiente y mi hermano me llama por mi nombre.
-Armagedon -digo rotundo cerrando la puerta a mi paso.


avatar
Guerra
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 160
Puntos : 287
Reputación : 138
Fecha de inscripción : 09/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Apocalypse Now (privado 4 jinetes)

Mensaje por Deborah el Sáb Nov 25, 2017 9:51 am

Negro como el ébano era el pelaje del corcel que cabalgaba el hambre; crines azabaches danzaban a grácil compás, armonizando con las brunas telas del vestido de la hechicera que, ligeras, ondeaban al viento fundiéndose en la densa oscuridad de la noche. Como un fantasma y a galope fino, el magistral animal y su jinete se apresuraron entre los solitarios recovecos de la capital parisina, dejando su estela entre la penumbra, en un camino que conducía a la zona norte de la ciudad donde la propliferaban garitos y antros de iniquidad. La misión de aquella velada, como todas las otras, era la purga de un territorio infestado por el pecado, condena que castigaría inexorable a los transgresores de la palabra divina y redimiría a los justos de su poder celestial... o infernal.

Cada huérfano difundiría la ira de Dios a alguno de los puntos donde colmaba el yerro humano.

Deborah tenía en mente el lugar apropiado donde llevar su presencia y, con ella, el hambre que le corrompía el alma.

A las puertas de un burdel se detuvo el caballo, relinchando inquieto y resoplando vaho tibio que contrastaba con la gélida temperatura nocturna. La castaña bajó de un salto del equino y con las manos repasó su vestido, estirando las arrugas causadas por el sacudir de la tela al viento. Examinándose, se acomodó el escote, se arregló los cabellos rebeldes y una vez se sintió satisfecha, dio un par de palmaditas sobre el copete del animal y con media sonrisa curvada en los labios ingresó al establecimiento.

Su arribo no pasó desapercibido, miradas curiosas que encontraron su camino a ella, fisgoneando la forma de su cuerpo y las facciones de su rostro en busca de familiaridad. ¿Quién era? ¿Una nueva puta? Oh, no tenían ni idea.

In dei nomine, excutit fame, quod corrumpit anima eius creatura

El encantamiento fue articulado en un susurro y, tan pronto como la última palabra tomó forma en sus labios, su influjo se extendió a través del establecimiento. Un instante basó para que las angustiadas expresiones que se dibujaron en las facciones de los presentes, le permitieran descifrar el éxito de su hechizo.

El caos se desató en un santiamén. Hombres y mujeres, hambrientas bestias sin rienda, ávidos de saciar la más oscura y profunda necesidad de su alma, se abalanzaron en busca de aquello que más ansiaban. Los lujuriosos, los más abundantes en aquel antro, se encontraron entre ellos, tomándose sin reparar en gustos o sexos, colisionando con hambruna en besos rabiosos y urgidos de placer que, al no ser suficientes para satisfacer el deseo de su pecado, se tornaron en salvajes y violentos mordiscos, que arrancaron pieles, carnes y tripas sin clemencia, consumiéndose hasta alcanzar el éxtasis de la muerte.

Las cortesanas, por su parte, ávaras como ellas mismas, se atiborraban los bolsos y los bolsillos con cuanto objeto les cupo allí: joyas, dinero, trago… no obstante, al no encontrar más espacio en donde guardar lo que codiciosas clamaban como suyo, comenzaron a abrir espacio para ello en sus bocas, llenándolas hasta atragantarse en posesiones materiales. Un par de esclavos de la gula, como barriles sin fondo, al no encontrar comestibles se embutían en el hocico todo cuanto pudiesen masticar y algún reo de la ira, sin hallar cabida a la cólera que enardecía en su interior, estrellaba furioso la cabeza contra una pared.

Una de las prostitutas cuya hambre, a pesar de la influencia del hechizo, no se había manifestado, gritaba horrorizada por la mórbida escena que tomaba lugar ante sus ojos pardos. Deborah ladeó la cabeza extrañada y avanzó a paso cadencioso en dirección a la mujer que, petrificada, temblaba como una hoja. En un etéreo toque, la hechicera le apartó los cabellos del rostro y con la misma mano le acarició la mejilla, deslizando sus dedos hasta el mentón que sujetó con firmeza. Sus pardos examinaron los ajenos a detalle, rebuscando el motivo de la inmunidad a su magia. Sonrió complacida al encontrarlo.

¿Qué tan vacía debes sentirte para no sucumbir a ningún hambre? — indagó con los ojos entrecerrados liberando de su agarre el rostro de la muchacha — Corre, lárgate de aquí, encuentra a Dios y reza para que tus pecados sean perdonados, quizá seas lo suficientemente afortunada para no encontrarte con alguno de mis hermanos.

La mujer, horrorizada, haciéndose camino entre sangre y muerte, huyó del burdel con prisa.

Siguiendo con mirada carente de emoción el escape de la mujer, Deborah se acercó a la barra y de la mano de un muerto retiró un vaso de whisky que permaneció intacto en medio del caos, procediendo entonces a beber su contenido de un único trago.

Sin nada más que hacer en aquel lugar, la hechicera dejó caer la copa que se resquebrajó en mil piezas al colisionar contra el suelo y como si nada hubiese acontecido allí, salió en busca de sus hermanos.


***

El galope del caballo se detuvo nuevamente, esta vez, frente a la fachada de un fumadero de opio. De un salto desmontó al animal y repitió su acto, mas por la vibra que tensaba el ambiente supo que Armagedon ya había llevado a cabo su trabajo. Tras echar un vistazo de lado a lado ingresó en el local, contemplando a su llegada la perfecta obra de su hermano.

Hermanos — Los saludó a ambos, pues aparentemente aquella noche Guerra le había ganado

Miró a su alrededor y pasando por encima de una masa de cuerpos enredados que, carentes de vestiduras yacían inertes sobre el suelo, la castaña se dejó caer en el sofá junto al inmortal.

Veo que ha sido una jornada productiva.
avatar
Deborah
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 17
Puntos : 10
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 16/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Apocalypse Now (privado 4 jinetes)

Mensaje por Sashura el Dom Nov 26, 2017 10:25 am

Miren, ya viene el día, ardiente como un horno. Todos los soberbios y todos los malvados serán como paja, y aquel día les prenderá fuego hasta dejarlos sin raíz ni rama —dice el Señor Todopoderoso—.
Malaquías 4:1



Como una estrella en el cielo, el inmaculado corcel blanco, galopa con un rumbo específico: la ciudad parisina. Aún no reina el caos, será cuestión de tiempo que sucumban a la oscuridad. Sus sentidos perciben la destrucción, vidas que se apagan en cuestión de segundos, almas encadenadas a ser atrapadas por la propia muerte.

Glorioso festín de las alimañas en esa noche de sombras, el manto negro que cubre el cielo, iluminado por la estrella más brillante. En estado equino, galopa contra el viento, sabe que la necesitan ¿llegará a tiempo? Conquistadas aldeas, sus habitantes necesitaban en algo en lo que creer , un salvador. Llegó al Sur erradicando el mal,  tiranos que con tal de llenarse los bolsillos e intentar apartarla de sus caminos, muerte encontraron a la negativa de unirse al jinete blanco.

Un clan de vampiros, se encargaron del último infiel...aquel que dio su vida por una causa que nadie en su sano juicio se tragaría. El sabio si no regaba los oídos ajenos con las palabras adecuadas, terminaban sucumbiendo al camino incorrecto. Fue fácil convencerlos, la oscuridad , sin duda era más atractiva que la palabra de un charlatán que no corroboraba con hechos, palabras que se las llevó el viento en cuanto fue desbancado. La jinete, expuso lo que podían obtener a cambio de difundir la palabra de Dios y su causa, fanáticos que ciegos harían su trabajo sin tener tan siquiera que mover un dedo.

Una sonrisa triunfal, sus hermanos la esperaban en un lugar en especial. Solía ser la primera en llegar pero ciertos asuntos políticos le habían llevado a demorarse. Hora de celebrar, victoria. Victoria de la palabra del señor. El olor férreo le animó a cabalgar más aprisa, el pelaje manchado de sangre seca  y no propia, seguramente...de aquella chica joven y altanera. Todo pudo haber sido más fácil para ella, aún podría estar respirando pero quien no comparte la palabra del Señor, la muerte sería su mejor regalo.

Entró en la sala en dónde los tres jinetes apenas acababan de llegar. Piel sucia...barro, sangre, sudor ...así olía la victoria. De un salto volvió a su estado humano, desnuda se estiró con las manos hacia el techo en estado de euforia, pletórica, su piel nívea parecía brillar como pequeños fragmentos de estrellas.

-Hermanos -susurró desperezándose, el pecado de la pereza era incapaz de ignorarlo -¡Celebremos! Aún soy incapaz de conocer cuántas almas han caído esta noche, la matanza sigue presente...no muy lejos de aquí, puedo oler su miedo, su desesperanza...pero no hablemos del trabajo. La primera ronda es mía, las demás... -enredó los dedos en el cabello largo de su hermana, besando su mejilla. Sonrió a Armagedon, enredando los dedos en su nuca y a Guerra le revolvió el cabello, dejando un suave beso en la nariz -La noche es nuestra -esa noche, estaba de buen humor.
avatar
Sashura
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 14
Puntos : 16
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 12/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Apocalypse Now (privado 4 jinetes)

Mensaje por Armagedon el Dom Nov 26, 2017 11:01 am

Estaba borracho de sangre pecadora, sangre que portaba opio y alcohol, sangre sucia de las ofensas más miserables a la humanidad y al propio dios. No podía evitar ciertos impulsos cuando se corona rey de la desolación y de la oscuridad. Cuando tenía el poder más grande en su mano, la espada de la justicia divina otorgada a él de las manos de su propio padre. Se levantó tambaleante cuando entró Guerra y apoyó su mano en el hombro del otro jinete ladeando la sonrisa con los ojos escarlata y la boca y cuello manchados de sangre mostrando sus colmillos afilados.

- Hermano...

En ese momento Deborah, el jinete del apocalipsis apodado Hambre hizo acto de presencia y los sentidos de Armagedon se pusieron en guardia, olía a destrucción y al dulce olor de la hiel fuera del hígado. Guerra portaba el aroma del barro y el orín, del dolor y la agonía y se le estaba erizando la piel. Se acercó a su hermana, colocando la mano tras su nuca y besó sus labios dejando manchas carmesí en su tostada piel, lamiéndolas con la lengua después.

- "Cuando tengan hambre, yo les daré de comer y beber para que se diviertan y se emborrachen. Así caerán en un sueño profundo del que nunca más despertarán; yo los llevaré al matadero, como se lleva a los carneros, a los corderos y a los chivos. Juro que así lo haré." Jeremías 51:39.

Sashura entró al galope cambiando de forma y revelando su magnificencia humana en aquel cuerpo níveo y resplandeciente como una estrella del amanecer con su pelo ondeando al viento. Victoria. La Muerte, la Guerra y el Hambre vencían sobre la miseria y el pecado. Quería celebrar y Armagedón tenía el pecado corriendo por sus venas a gran velocidad. Atrapó a su hermana por la cintura pegándola a él y recorriendo su inmaculado cuello con la nariz, estaba tan harto de sangre que no podría dar un trago más, pero ese olor lo enardecía.

- Victoria, alabado sea tu nombre.-
Finalmente dejó un beso en su piel para regresar junto a Guerra y tirar de él hasta el sofá. Le pasó el brazo por encima de los hombros dejando caer la cabeza sobre su hombro y susurrándole.- Hoy saldré victorioso, pero siento cómo me recorre su infamia por dentro y me corroe... si algun día me pierdo, dame muerte hermano.



- Oye, yo me sé un juego, se llama 'El que esté callado más tiempo gana'.
- ¡Genial! A mí mamá le fascina ese juego.:

avatar
Armagedon
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 64
Reputación : 25
Fecha de inscripción : 12/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Apocalypse Now (privado 4 jinetes)

Mensaje por Guerra el Dom Nov 26, 2017 12:01 pm

Muerte se tambaleaba en mi dirección saciado de pecado, la sangre resbalaba por sus labios y me sentí tentado a embeberme de esos ríos escarlata.
Mis ámbar centellearon ante aquel hedor a muerte que su paso producía embotando mis sentidos, su mano fue fuego sobre mi hombro y seguí su estela al pasar de largo pues hambre había llegado hasta nosotros.

Mi sonrisa se ladeó al girar mi rostro para enfrentar los oscuros ojos de mi hermana y hacia ambos caminé sobre los cuerpos cercenados que cubrían aquel antro de pecado.
Aspiré profundamente dejando que el humo del opio invadiera mi cuerpo y liberara mi mente por completo.
Mas no solo eso embriagó mis sentidos, el delicioso olor de la necesidad, del bilis dulce de la hiel cubría la tez tostada de mi hermana.

Victoria entró celebrando con ese humor que la caracterizaba, olía a fresca hierba, a altivez y a gloria.
Mis dedos en un puño atraparon la cascada parda de Deborah, su sonrisa se ensanchó cuando la distancia entre nuestras bocas resulto efímera, escasa. Me relamí frente a ella, voraz como el hambre que representaba me pidió la guerra que solo yo le daba. Nuestro aliento suplicó que nada mas entre nuestras bocas se encontrara.
Mi lengua lamió sus labios, una caricia blasfema que paladeó el sabor de Armagedon en toda su esencia.
-Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia,porque serán saciados.Mateo 5:6

Fue entonces cuando llegó ante nosotros Sashura, sus dedos enredados en la nuca de mi hermano mientras este se deleitaba con ella repasando su inmaculado cuello.
Revolvió mi pelo despacio, en una caricia mas tierna de lo que en ella acostumbraba conmigo, estaba contenta por que una noche mas habíamos cumplido nuestro cometido.

Armagedon rodeó mi cuello con su brazo tirando de mi hacia el sofá, allí ambos nos dejamos caer, pronto en mi mano Deborah colocó algo que beber, saciar mi sed, mi hambre quizás mas tarde también.
El brazo de mi hermano me abrigaba, sus palabras eran certeras, si algún día sucumbíamos ante satanás deberíamos arrancarnos uno al otro la vida.
-Apocalipsis 9:6 Y en aquellos días los hombres buscarán la muerte, pero no la hallarán; y ansiarán morir, pero la muerte huirá de ellos.

Di un sorbo del ambarino liquido contemplando a mi hermano y sus designios, su cabeza recostada en mi hombro.
-¿Puede alguien caminar sobre las brasas sin quemarse los pies? Proverbios 6:28


avatar
Guerra
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 160
Puntos : 287
Reputación : 138
Fecha de inscripción : 09/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Apocalypse Now (privado 4 jinetes)

Mensaje por Deborah el Miér Dic 20, 2017 1:04 pm

Su llegada fue bendecida por el saludo de sus dos hermanos varones. Armagedon fue el primero en acercarse, depositando un fugaz beso en sus labios que los tinturó carmesí con la tibia sangre de los pecadores que había masacrado. Se relamió, degustando aquel trago de muerte, vicio, vileza y vanidad. Quizá habían sido los años conviviendo con la naturaleza de su hermano, mas para ser ella lo que era, no encontraba desagrado en el ferroso gusto. Una sonrisa perversa surcó sus labios, vaya que el infierno tenía buen sabor… no era ninguna sorpresa que los mundanos se sintieran tan atraídos a él, la perdición eterna que provenía de una mórbida tentación… l’appel du vide. Que criaturas tan simples y a la vez tan difíciles de comprender.

Guerra fue menos sutil, la punta de su lengua se deslizó por las curvas de sus labios, apropiándose del último rezago de ruina que su hermano había confiado en ellos. Sus orbes oscurecidos contemplaron los mares del lobo, que incluso en un instante de calma le apreciaban violentos en patente alusión a su nombre y al espíritu ancestral que aguardaba tras ellos. Asintió silente. También gozaba del triunfo de aquella velada: de nuevo, la justicia divina se sobreponía a ese engendro humano que llamaban pecado.

Y hablando de gloria entonces apareció victoria, sobreponiendo su piel alba a la magnificente bestia de cuatro patas, acercándose a ellos con un aire cadencioso y bienaventurado, dejándoles en claro que también había salido invicta en su labor. Cerró los párpados disfrutando de la etérea caricia que le brindó su hermana, cortesía que murió a manos de Armagedon cuando este tiró de Sashura hasta su regazo.

Ahora que estaban completos, juntos de nuevo, el hambre que le removía las entrañas mermó, dando paso a una sensación de regocijo que sólo aparece en cuerpo y alma satisfechos. Suspiró y se levantó del sofá permitiendo que sus hermanos se acomodaran mejor, no era un mueble muy grande y a duras penas cabían los cuatro. Entonces se retiró la capa que llevaba puesta y, tras ponerla sobre los hombros de Victoria, se aproximó al estante donde permanecían expuestos los licores.

Al ver que el buen trago se encontraba en la repisa más alta, le dio un suave puntapié a uno de los cuerpos que yacían inertes sobre la madera y lo utilizó de peldaño para darle un mejor vistazo al repertorio. Alzando el índice, mientras movía su mano en un delicado aspaviento —similar a pasar las hojas de un libro invisible— Deborah hizo que las botellas descartadas cayeran al vacío, fragmentándose en pedazos contra el suelo. Sólo cuando encontró un trago digno de su paladar fue que el recipiente voló hasta su mano y entonces se dispuso a repartir el contenido en cuatro vasos.

¡Cuán bueno y cuán agradable es que los hermanos convivan en armonía! (Salmos 133:1) — Pronunció mientras ofrecía los vasos a cada uno de sus hermanos, elevando el suyo a como si entonara un brindis.

Estaba inquieta, así que jugó con el cristal que sostenía entre sus manos conteniendo así la necesidad de andar de un lado para otro.

Es una lástima que dicha armonía sea tan inestable… — Acercó el vaso a sus labios y apuró el contenido — Hace ya un tiempo que nos hemos propuesto la labor de purgar esta tierra, hemos castigado y salido victoriosos… somos los mensajeros de lo que ha de venir, pero no somos el fin…

Existían mil y una razones por las que era menester traer el apocalipsis a la tierra, el juicio final que con tanto ahínco prometían; sin embargo, el motivo que movía sus actos y calaba más dentro de su corazón era uno egoísta. Incluso si era consciente de que su padre no cesaría en el intento de darles caza, conservaba la vana esperanza que, de llevarlo a cabo, Canicus volvería a ellos.

Su mirada parda recayó sobre el inmortal. De los cuatro Armagedon era el más paciente, se atrevería a decir que también el más precavido y quién llevaba todo el asunto con mayor calma. La muerte siempre llegaba a un tiempo y un destino, cercano o lejano… como fuera, esperar era parte de la naturaleza de su hermano, pero evidentemente no de la suya.
avatar
Deborah
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 17
Puntos : 10
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 16/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Apocalypse Now (privado 4 jinetes)

Mensaje por Sashura el Lun Ene 01, 2018 12:42 pm


6:13 y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera deja caer sus higos cuando es sacudida por un fuerte viento. 



Los cuatro juntos, ya sólo con el simple hecho de estar bajo el mismo techo lo consideraba una celebración. Paseó la mirada por cada uno de sus hermanos, cada uno de ellos aclamaba la victoria, el caos y la destrucción, el pecado recorriendo cada poro de la piel. Sonrió complacida, Armagedon acababa de saciarse por completo, tanto que ni siquiera pudo disfrutar de un suculento y breve mordisco en el cuello de cisne del jinete blanco.

La célebre reunión se centró en su único objetivo, sembrar el caos. Deborah, con la sinceridad por bandera, les advertía que no eran el fin y aunque sabía a ciencia cierta que llevaba razón, la sola idea de no salir victoriosos de aquel cometido, aplacó su júbilo...frunciendo ligeramente el ceño albino. La imagen de los dos hermanos varones, unidos y medio abrazados, arrancó un suspiro profundo, las orbes de la cambiante buscaron las de su hermana, tan hermosa y suculenta como nadie jamás la igualaría.

-Y por ello estamos aquí, podremos ser el fin, la desdicha de aquel que intenta darnos caza y separarnos, sabemos que eso no ocurrirá nunca. No hay nada que deba preocuparnos-palabras en las que el único fin era calmar el ánimo y con mucha sutileza, los elegantes y decididos pasos de victoria, se acercaron a su hermana a la que encaró, dedicándole una caricia con las yemas de sus dedos, índice y corazón -Ven hermana, calma la sed y olvida tus pensamientos. El fin es el principio, nunca lo olvides-sonrió tierna, acercándose a los varones que entre bromas se juraban darse fin -El pecado mancha vuestra piel, llena el alma... y no hay nada que juzgar por ello, saboreo en vuestras mentes la hazaña de esta noche... brindemos -se adelantó a llenar dos copas más, no era un secreto de lo que incomodaba a los jinetes.

-Si nos mantenemos unidos no habrá nada ni nadie que nos detenga.  Debemos tener cuidado a partir de ahora, no es ningún secreto que quiénes nos siguen los pasos, aparezcan cuando menos lo esperemos. -tenía un mal presentimiento y aún así se mantuvo firme, la inquietud...se cernía sobre los hermanos.
avatar
Sashura
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 14
Puntos : 16
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 12/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Apocalypse Now (privado 4 jinetes)

Mensaje por Armagedon el Mar Ene 09, 2018 4:42 am

Armagedon no tenía reparos de dejar una ristra de cadáveres a su paso. La intervención de Guerra y Deborah era más sutil, pocas veces se podía intuir la mano de alguien ajeno en los cuerpos que dejaban atrás, ya que ellos jugaban con otras armas menos evidentes, y Sashura tenía el problema de no pasar desapercibida por sus rasgos albinos. Con todo esto, era de esperar que la inquisición ya les siguiera el rastro, al menos al vampiro y a la albina.

- Garion está en la ciudad. Guerra se ha encontrado con él y yo ardo en deseos de reunir a toda la familia.- había cierta mordacidad amarga en su tono. No entendía por qué su padre había renegado de ellos, por qué consideraba ahora abominaciones a sus magníficas creaciones. Deborah era la que siempre había estado más unida a él, y Armagedon era el que más sacrificios había hecho para abrazar su nueva naturaleza, con lo que le resultaba incomprensible la decisión de Canicus. El sobrino del Inquisidor, Garion, estaba siguiéndoles los pasos, ese licántropo era un Condenado, un inquisidor que había sido mordido y transformado.- El Apocalipsis hace ruido, la batalla ruge y como está escrito, "habrá llanto y crujir de dientes". Pero debemos ser más listos.- miró a su hermana, la hechicera, y con sus inquisitivos ojos azules, aún nublados por la sangre pecadora que lo recorría lanzó su pregunta.- ¿Has encontrado la Daga de la Verdad?

Esa daga era una reliquia santa, era el cuchillo con el que Abraham fue a matar a su propio hijo, Isaac cuando Dios le habló y le pidió que sacrificase a su primogénito en el monte de Hebrón. Allí un ángel detuvo su mano, porque no era más que una prueba de su fe y ese cuchillo quedó bendecido por la gracia de Yaveh. Era una de las doce reliquias que debían reunir, doce como las tribus de Israel, para abrir las puertas del inframuendo de donde partirían los ejércitos del Apocalipsis para sembrar el caos en la tierra.



- Oye, yo me sé un juego, se llama 'El que esté callado más tiempo gana'.
- ¡Genial! A mí mamá le fascina ese juego.:

avatar
Armagedon
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 64
Reputación : 25
Fecha de inscripción : 12/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Apocalypse Now (privado 4 jinetes)

Mensaje por Guerra el Mar Ene 09, 2018 6:33 am

Las doce reliquias, mis ojos se centraron en los de mi hermanos cuando habló de la daga de la verdad y consecutivamente se hundieron en los de Deborah.
-¿desde cuando hermana sigues su rastro? -pregunté acercándome a ella con paso fiero, casi depredador, pues le di un par de vueltas contemplándola, oliéndola con mis ámbar fijos en ella.
No me gustaba no tener controlados los movimientos de mis hermanos, odiaba no sentirlos a salvo, mi instinto de lobo, de alfa me hacia chocar en ocasiones con la libertad de mis hermanas.
Por contra Armagedon conseguía entender mejor que nadie esa maldición que me corroía por dentro, seguramente porque él al igual que yo, dejamos de ser humanos al mismo tiempo.

Su mano en mi hombro me frenó para que me estuviera quieto, escuchara y me calmara.
Gruñí ofuscado, intentado sacar de mi piel aquella sensación de adrenalina que aun me embargaba con el olor de la muerte, del caos que bajo mis pies mi hermano había creado.
Victoria me acercó una copa, perfecto, atontar mis sentidos con alcohol me calmaría mientras escuchaba a Deborah hablar de dicha daga.

Deborah había entrado en contacto con Garion, yo mismo lo convertí en un encuentro que ambos tuvimos, mi intención era matarlo, pero ese gusano salio vivo del enfrentamiento, tenia la fea costumbre de escaparse de mis zarpas y en esta ultima ocasión fue mi propia hermana la que le permitió seguir con vida.
No hice comentario alguno, aunque la rabia me invadía.

Apuré la copa de un trago.
-La espada de Zabulon, patriarca de Israel, sexto hijo de Jacob y de Lía. El Guerrero dio nombre a una de las doce tribus de Israel establecida en Galilea. La tribu de Zabulón tenía 57.400 hombres listos para la guerra.
En aquellos tiempos las espadas eran heredadas de padres a hijos, asi que tengo dos teorías...
La primera que cualquiera de sus  tres hijos Sacred, Elon y Jahelel la heredara, la otra, que lo enterraran con ella.
Hay muy pocos manuscritos que hablen de dicha espada legendaria, pero si queremos descubrir su paradero deberíamos viajar a Israel.
Dar con la tumba, ver si el esqueleto del patriarca esta enterrado con el acero y de no ser así tenemos que dar con los descendientes de ese hombre y averiguar que saben.


avatar
Guerra
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 160
Puntos : 287
Reputación : 138
Fecha de inscripción : 09/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Apocalypse Now (privado 4 jinetes)

Mensaje por Deborah el Mar Ene 30, 2018 6:34 am

La dicción de Sashura buscaba calmar los ánimos; las frases optimistas que le dedicaba eran tan puras como la esencia nívea de su piel y eufóricas como la energía que desbordaba tras el triunfo de aquella velada. Quizá por nacer en labios fraternales Deborah se sintió fugazmente reconfortada por aquellas palabras, mas ninguna de ellas fue suficiente para hacerle desatender su inquietud, esa que tan insaciable como su propia existencia le carcomía las entrañas.

Suspiró. La fracción más racional de su ser le advertía que su congénere estaba en lo cierto y debían proceder con precaución, pero cada otra minúscula porción de su humanidad demandaba prisa, ansiosa por resultados. Para ella el apocalípsis no era simplemente una cuestión de labor o convicción, sino el medio de exhibir ante su padre la obra concretada de lo que alguna vez quiso al criarles como artífices del juicio final; en pocas palabras, el apocalípsis era su último recurso para recuperar la afección de su padre.

Fue entonces cuando Armagedon intervino, incrustando una mirada glacial en sus esferas pardas. La hechicera estaba al tanto que, de los cuatro, era el inmortal quien guardaba mayor resentimiento al abandono de su padre. No lo culpaba, en su momento, presa de la ira, Deborah maldijo reiteradas veces a Canicus y su traición, pero la devoción que resguardaba por ese hombre excusó siempre la decepción; no podía decir lo mismo de los demás.

Entreabrió los labios para dar respuesta a la indagación del más sensato de sus hermanos, mas no alcanzó a formular palabra cuando Guerra, furibundo por la información de la que no le hicieron partícipe, se aproximó en su dirección a paso devastador, con sus orbes refulgiendo como dos gigantas rojas a punto de estallar. Deborah rodó los ojos mientras sus hermanos se interpusieron entre ella y el impetuoso carácter del lobo; lo amaba más que a la vida misma, pero no tenía ánimos de lidiar con sus berrinches.

Mientras Guerra recuperaba la compostura, la hechicera apostó por un instante de silencio, aprovechando la pausa para servirse un trago. No era la primera vez que sostenía conversación similar con el vampiro, a él siempre acudía primero por su tendencia racionalista y su flemático carácter. El juicio final era una puerta que se podía abrir con más de una llave, mas ninguna sencilla de conseguir. O bien estaban las reliquias de las doce tribus o bien los sesenta y seis sellos, sin embargo, aunque los sellos eran más abundantes y aleatorios, cada uno poseía una carga maligna que tiznaría con la misma vileza el alma de quien atreviera a romperlos; una jugada peligrosa considerando las naturalezas infernales de los cuatro hermanos y la que acordaron sería su último recurso en caso de que la búsqueda de las reliquias resultase infructuosa.

Sí… pero dudo que te agrade dónde la encontré —Se dirigió por fin al inmortal, tras dar un pequeño sorbo al contenido de su copa — Realicé varios hechizos de localización… la mayoría de ellos ineficaces pues casi siempre terminaba con un mapa carbonizado entre mis manos. Sabíamos que hay ocho de ellas en Israel, una en Etiopia y otra en la India... no su ubicación exacta, pero era un comienzo; sin embargo, de las otras dos no conocíamos paradero alguno y por más que lo intenté ningún encantamiento me daba razón de ellas. — Explicó fijándose en Sashura y Guerra, poniéndoles al tanto de la situación — Así que la única explicación lógica que pude encontrar fue que debían llevar algún hechizo de protección que me tomó tiempo atravesar — Inhaló y exhaló profundo, jugueteando con el cristal entre sus manos, se acercaba la parte menos agradable de su relato y sabía que no sentaría nada bien a sus hermanos — La daga de la verdad y la cuerda de Simeón están en El Vaticano, las tiene la inquisición, muy probable, posible y seguramente las resguardan de nosotros. Padre ha de haberles puesto al tanto de nuestra misión — Una pizca de antipatía quebró su discurso, carraspeó un poco para disimularla — Sé que saben que hay una buena docena de inquisidores registrando la ciudad para asesinarnos… pero son una mera distracción, lo que quieren es encontrar las demás reliquias antes de que podamos hacerlo nosotros... lo sé porque tengo a Garion bajo mi control — Guerra gruñó por lo bajo. Los pardos de Deborah, altivos, enfrentaron los ámbares de su hermano — E incluso si te molesta, Guerra, él es la clave para recuperar las reliquias que están en Italia — No reparó más en el lobo, su relación con Guerra era un sube y baja y en ese preciso instante no estaban en los mejores términos— Creo que será más mejor enfocarnos en encontrar las otras diez y cuando las tengamos podemos trazar un plan para recuperar las que custodia la iglesia. Ahora mismo esto es una carrera y ellos nos llevan ventaja.



Hell on earth:
30 seconds of hunger:
avatar
Deborah
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 17
Puntos : 10
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 16/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Apocalypse Now (privado 4 jinetes)

Mensaje por Sashura el Jue Feb 01, 2018 1:21 pm

Garion, el esbirro de su padre, seguía los pasos desde hacía tiempo. No era ningún secreto, esconderse no era una opción que se barajaba, lo importante y el objetivo crucial: encontrar las reliquias. Un trabajo nada fácil, la mayoría de reliquias estarían custodiadas y a buen recaudo, nada se les resistía y pelearían los cuatro, hasta el último aliento.

El ímpetu de Guerra fue detenido pero no calmado, la bestia en su interior rugía dispuesta a todo, a salir y perder la cordura, como si de ello les quedase a alguno de los cuatro. La jinete, chasqueó la lengua interponiéndose entre su hermano lobo y la hechicera, su adorada hermana. La palma, acarició el pecho cálido del lican, el calor que emanaba era terriblemente atrayente y adictivo. Sus labios se curvaron en una sonrisa afable, tranquilizadora...esperaba calmar el ánimo desatado, un siseo, la caricia de la palma se deslizó hasta tomarle del mentón y la mirase.

-Hermano, tranquilo. Sabe muy bien lo que se hace, si asegura que tiene a Garion bajo control, la creo y deberías hacer lo mismo. Nuestro objetivo es encontrar las reliquias, mantener la distancia con padre... -llamar padre al mismo ser que nos repudió, lo detestaba, no le había perdonado la traición a sus hijos, alejándolos de su lado como si fuesen una abominación. -Bebe y reflexion, Guerra. Guarda tu fiereza para el campo de batalla, no malgastes energía de forma estúpida.  -la mirada de victoria, se centró en su hermana, “la daga de la verdad”.

Acompañó con un nuevo trago, sentándose en el regazo del licantropo. Con una mano tomó la copa y la otra , dedicó una suave caricia a Guerra para calmarlo como siempre hacía y lograba, calma e infundirle paciencia. Garion crucial para recuperar la reliquia, no le preocupaba la presencia del condenado, sí lo que pudiese ocurrir durante el viaje pues no sólo él era el único con interés en darle caza, el más temido enemigo...el propio creador de los jinetes.

-Desangrar a Garion será todo un privilegio, él tiene que saber dónde se encuentran las demás reliquias. Están custodiadas nada más pisamos territorio francés.... y no necesitas más hechizos. Él será nuestro péndulo -lo dijo con convicción pero no sería tan fácil y los cuatro lo sabían, dejó escapar un suspiro sin perder la sonrisa...estaba segura de que recuperar las reliquias sería pan comido si dejaban de estar obsesionados con que los perseguían, la victoria estaba asegurada...aunque la inquietud de Deborah hiciese temblar el plan -¿Dónde está? -clavó su mirada en Armagedon, estaban perdiendo un tiempo muy preciado, cada segundo...contaba -El tiempo apremia, cuanto antes encontremos las reliquias, antes nos marcharemos de estas tierras -dejó la copa en la mesa, el tiempo corría en su contra, era hora de encontrar lo que tanto ansiaban y juntos, no había nada que se les resistiese.
avatar
Sashura
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 14
Puntos : 16
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 12/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Apocalypse Now (privado 4 jinetes)

Mensaje por Armagedon el Mar Feb 06, 2018 4:00 am

La Muerte reflexionaba cada palabra vertida en ese cónclave de hermanos, el más frío, el más meditativo, analizaba cada pro y cada contra de los planes que proponían los jinetes y finalmente clavó los ojos en la claridad vespertina de los ojos de su hermana, casi albina.

- Da igual dónde esté Garion, ahora mismo ya nos ha servido como mejor podía hacerlo. Debemos centrarnos en las reliquias. Las del Vaticano son por el momento inalcanzables. Nuestro primo será la llave que nos lleve a ellas más adelante, y para eso, por más que te disguste, Deborah moverá sus hilos para dominar su voluntad.- miró a Guerra que ya estaba bufando, celoso, posesivo y con cara de pocos amigos. Cuando se trataba de sus hermanos no conocía cordura.- Marcharemos mañana mismo. Empezaremos por Etiopía y la India y después iremos a Israel, donde se concentran la mayoría. Si no las han descubierto en dos mil años, no lo harán durante las próximas semanas.- se acomodó en el sofá y habló con su particular tono de voz, grave y profundo, sereno y calmo.- Lea, la poco querida entre las esposas de Jacob, le dio a su primer hijo el nombre Rubén, cuyo significado es en hebreo "Ved, un hijo" porque vio Dios que ella era menospreciada y le dio entonces descendencia; al nacer su primer hijo, Lea dijo: "Por cuanto el Señor ha visto mi aflicción, sin duda ahora mi marido me amará”. Rubén profanó el honor de su padre yaciendo con su concubina y por este acto perdió los derechos de primogénito. Hizo penitencia y se castigó a si mismo con abstinencia de carne y vino. La Copa de Rubén, es la primera reliquia a encontrar.

El amanecer llegaría en unas pocas horas y el vampiro debía refugiarse. Renunció a vivir una vida en la luz, aceptó ser oscuridad eterna y perderse la mitad de la vida de sus hermanos para acumular ese gran poder y esa gran responsabilidad de ser la Muerte encarnada y su padre se lo pagaba renegando de ellos. Estaba dolido, bajo todas aquellas capas de muerte y hielo su alma sangraba y se preguntaba por qué, pero no dejaría traslucir ninguna de sus cavilaciones y menos a sus hermanos, que necesitaban a Armagedon fuerte e implacable, racional y sereno como siempre.

- aseguráos que esta vez la caja que me lleve no tenga pulgas, son molestas.- esbozó media sonrisa y pasó el brazo por encima de Guerra que tenía a Sashura sobre el regazo y el otro por encima del de Deborah, juntándolos a los cuatro en un abrazo. Sus hermanos eran todo para él, el sentido de su no-vida, la luz que le faltaba en sus noches eternas. Los cuidaría hasta el día del juicio final y si era mandato de Dios que sus hermanos sucumbieran su abrazo mortal, él aceptaría la eternidad solo, sacrificándose por ellos. Porque si Dios los llamaba a su lado y a su gloria, él no se la iba a negar.



- Oye, yo me sé un juego, se llama 'El que esté callado más tiempo gana'.
- ¡Genial! A mí mamá le fascina ese juego.:

avatar
Armagedon
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 64
Reputación : 25
Fecha de inscripción : 12/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Apocalypse Now (privado 4 jinetes)

Mensaje por Guerra el Mar Feb 06, 2018 4:39 am

Deborah solo buscaba sacarme de mis casillas, fingía que necesitábamos a Garion y así se lo hacia saber a mi hermanos. Según ella, nos llevaría directos a las reliquias con las que ya contaba la inquisición, pero bien podía yo recordarle que desde que le mordí, desde que como una rata logró salir con vida, aunque no sin ser maldito por la licantropia, aquel imbécil se había convertido en un paria, en el sabueso de padre y de nuestro tío ¿de verdad pensaban que iba a ser útil? Su única utilidad era la de enfrentarme y escapar antes de que le arrancara la cabeza de un mordisco.

Los marrones de mi hermana relucían desafiantes, como si contrariarme se hubiera convertido en su mayor placer en esta vida.
Gruñí furibundo ante sus palabras, los dos habíamos tenido una relación estrecha y al parecer ahora mismo solo esperaba tocarme las narices.
Fue Victoria la que trató de aplacar mi rabia, alcohol, caricias y miradas cómplices con las que siempre busco entenderme.

Mi hermana podía ser muy condescendiente, sabia como manejar mi furia, aunque la verdad lo tenia complicado aquella noche en la que las cosas no salían como yo quería.
Tomó asiento en mi regazo, mientras hablaba calmada con el resto de mis hermanos,

El detonante lo puso Armagedon, su frialdad era asombrosa, si bien era cierto que por eso era el líder, porque conseguir ser menos visceral que yo y por tanto ver todo con perspectiva. En aquella ocasión me pareció que se aliaba con Deborah tratando de quitarme la razón.
De un manotazo le quité el brazo de mis hombros.
-No te atrevas a arriesgar la vida de Deborah, los hilos que manejan a un licantropo  son demasiado finos como para que no corra peligro alguno, lo se porque es como yo y te aseguro que no soy un hombre fácil de manipular -mostré mis dientes con un tono ambarino en mi mirada.

La adrenalina corría por mis venas, no solo porque la noche había traído guerra entre vampiros y manadas, si no porque las reliquias y abrir las puertas del Armagedón para que la humanidad fuera juzgada se había convertido en nuestra única razón de ser.
Estaba seguro que mi hermano nos dejaría partir a todos uno a uno si con eso conseguía su fin, pero yo no estaba dispuesto a perder a ninguno de ellos, eramos los jinetes del apocalipsis y en ningún sitio de la biblia se hablaba de nuestra extinción.

“Toma a Isaac, tu amado hijo único, ve a la tierra de Moria y ofrécelo como un sacrificio que debe quemarse completamente, en la montaña que yo te indicaré.”
-Ten cuidado hermano con lo que sacrificas -advertí poniéndome en pie de malos modos abandonando aquel antro de pecado, mi noche había terminado.


avatar
Guerra
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 160
Puntos : 287
Reputación : 138
Fecha de inscripción : 09/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Apocalypse Now (privado 4 jinetes)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.