Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA CE QUI NOUS UNIT - PARTICIPAN DAMIAN ALARCÓN Y LORA BELLAMY. RELEASE THE BEAST - PARTICIPAN ASTOR GRAY Y GWANGJONG GOREYO. VANN STEIN - PARTICIPAN HÖOR CANNIF, ULF TOLLAK, GIULIANA MORDRAKE, DANIELLE MORGAN, LUND, STAN MCQUINN, KHAYLA. NOSTALGIA - PARTICIPAN SUNI KANG y GWANGJONG GOREYO.




Espacios libres: 05/48
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 28/11/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
» Give me adrenaline (privado)
Hoy a las 10:17 pm por Kattrina

» En fuga [Privado]
Hoy a las 10:08 pm por Darcell Aubriot

» CIERRE DE TEMAS
Hoy a las 9:44 pm por Drazel Sarbu

» Laburando, laburando. –Privado-
Hoy a las 9:41 pm por Drazel Sarbu

» Amistad gitana [Privado]
Hoy a las 9:29 pm por Rylan

» Relaciones de un actor suicida - Emerick Allard
Hoy a las 8:49 pm por Perséfone

» Registro de Avatar [OBLIGATORIO]
Hoy a las 8:40 pm por Jaecar Babenberg

» Chasing the Moon [Afiliación]
Hoy a las 8:28 pm por Faith Blackthorn

» The life together [Luba]
Hoy a las 8:21 pm por Lisandër



Apocalypse Now (privado 4 jinetes)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Apocalypse Now (privado 4 jinetes)

Mensaje por Armagedon el Vie Nov 24, 2017 4:25 am

Mercy in darkness:


"Y me acercaré a vosotros para el juicio, y seré un testigo veloz contra los hechiceros, contra los adúlteros, contra los que juran en falso y contra los que oprimen al jornalero en su salario, a la viuda y al huérfano, contra los que niegan el derecho del extranjero y los que no me temen, dice el Señor de los ejércitos." (Malaquías 3:5)


La sangre resbalaba por sus labios, su cuello y su inmaculada camisa blanca ahora carmesí, el mismo tono de rojo que ostentaban sus ojos normalmente fríos y azules. A su alredor tan sólo silencio y el crepitar incesante de una pipa cargada con el olor dulzón y empalagoso del opio quméndose en su interior. A esto se había reducido la humanidad: tristes espectros que se pasaban el día tumbados autodetruyéndose mientras flotaban en realidades engañasas creadas por su mentes enfermas y corruptas.

El Ángel de la Noche había llegado a extender sus alas negras sobre ellos, a acabar con sus patéticas vidas de vicio y corrupción, a purgar sus almas pecadoras y enviarlos a donde deberían estar por haber pateado y escupido sobre la gracia divina que Dios les regaló al crearlos. Sobre la mesa una cabeza casi arrancada del cuello lo miraba con los ojos vacíos de vida y expresión turbia de sorpresa; en el sofá una mujer y un hombre que fornicaban llenos de opioides  ahora descansaban una sobre el otro con el cuello roto en posición antinatural.

El oriental dueño del local había sacado una espada plana en un vano intento de detener a la Muerte. ¡Ah! codicia, ese pecado tan suculento por el cual los hombres prostituían hasta sus hijos, cómo disfrutaba de matar a los codiciosos. Las tripas del chino estaban esparcidas por el suelo arremolinadas cerca de su cuerpo amarillo. La muerte no se había detenido en aquella noche aciaga sembrando el dolor y el caos en aquel antro de perdición. Hoy el cielo era un poco más brillante y limpio y en el infierno los demonios bailaban de gozo por recibir aquellas almas perdidas y pecadoras para torturarlas en sus calderos hirvientes.

Armagedón estaba tan lleno, tan saciado de sangre que no podía engullir ni un trago más, acabó su labor con las manos y las inútiles armas que los humanos empuñaban creyendo que podrían librarse así de la muerte. Uno le había disparado y su camisa tenía un agujero redondo y perfecto manchado de escarlata, pero el metal había sido expulsado por su carne, pobre iluso.

El opio que flotaba en la sangre de los muertos lo había dejado algo colocado, en medio del sepulcral silencio se levantó algo tambaleante y giró su cabeza hacia un ligero crujido que había escuchado cerca de un mueble. Sus pasos resonaron sobre la madera del local, la Muerte avanzaba despacio, no tenia prisa, era inexorable, paciente, sabía que a todos llegaría. Abrió el armario que crujió con un chirrido y dentro una muchacha temblaba y sollozaba tratando de no hacer ruido. La agarró del pelo y la sacó afuera con un seco tirón arrancándole unos gemidos de terror. Miró sus ojos en pánico, recorrió su terso cuello con la nariz oliendo su miedo, su desesperación y el ligero olor de la lejía. Era la que fregaba. ¿Tenía pecados en su cuenta? quizás sí, quizás no. Puede que fuera una buena muchacha, o que que robase dinero de la caja, no lo sabía.


- ¿quieres vivir?.
- ...s-si... por favor...- balbuceó.
- dime por qué debería permitirte seguir respirando.
- tengo dos hermanos... dos hermanos pequeños... sólo... sólo estoy yo.

Armagedón inspiró su aroma, era dulce, como la inocencia, como la bondad. Ese olor lo ponía frenético, lo saturaba, lo desconcertaba. Soltó a la chica con un fuerte empujón que la mandó al suelo cerca de la puerta.

- vete. Iré a por ti cuando lo merezcas. Teme la ira de Dios y entonces nos veremos más tarde, ve por el mal camino y cuando menos te lo esperes segaré tu vida. Lárgate.

El vampiro gruñó mientras la chica salia corriendo y se dejó caer sobre el sofá apartando sin miramientos a la pareja fornicadora que cayeron al suelo como un amasijo de miembros. Recostó la cabeza hacia atrás mirando al techo, sintiendo todos esos pecados correr raudos ahora por su torrente sanguíneo. La noche traería a lomos más sangre y más dolor, pero no de su mano.

- Hola hermano.- Saludó a Guerra cuando lo sintió entrar en el fumadero.


avatar
Armagedon
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 16
Puntos : 13
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 12/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Apocalypse Now (privado 4 jinetes)

Mensaje por Guerra el Vie Nov 24, 2017 7:27 am

"Y vi a la bestia, a los reyes de la tierra y a sus ejércitos, reunidos para guerrear contra el que montaba el caballo, y contra su ejército. Y los demás fueron muertos con la espada que salía de la boca del que montaba el caballo, y todas las aves se saciaron de las carnes de ellos." (Apocalipsis 19:19

Media luna brilla roja en el firmamento, mis pasos retumban sobre el adoquinado de las zonas alejadas de París.
Naves industriales que sirven de sustento a nidos de vampiros que cometen los pecados suficientes como para que la afrenta rechine en mi mente.
Gula, cuerpos mutilados de bellas hembras, agujereados se esparcen por las aceras y no saciados oigo sus risas a través de los ventanales cubiertos de polvo y hollín.

Mi cabeza se ladea, aullidos, la discordia se siembra y yo no dudo en prender la llama echando mas leña.
Mis ojos ámbar centellean y me pregunto que pasará cuando la gula y la soberbia se encuentren de frente y mi espadón los tiente.

Mi aullido retumba entre las paredes estrechas de los callejones, alerta los lobos escuchan al gran alfa que no conocen, son muchos, yo uno y piensan que sera fácil vencer al ángel que Dion envía para hacer que unos y otros se degollen.

Me relamo, la excitación recorre mis venas, siento la gesta como se acerca pues el territorio es de inmortales y ellos también están alerta.
De sus escondites salen los hijos de la noche y los paridos por la luna y yo en el centro coreo mi fortuna pues esa noche solo uno quedará en pie.

Desenvaino la espada que silva al viento reflejando los haces plata, unos y otro se miden y yo con el primer mandoble arranco la cabeza a uno de los inmortales que como un balón cae a los pies de uno de los lobos.
Animado por el primer golpe se lanza contra las sanguijuelas, tras el resto y los otros se ponen alerta.
Choque de bestias, los corazones como tambores marcan el ritmo de la guerra y la música de los gruñidos, del acero y de los huesos quebrados me convierte en una bestia.

No conozco amigos, ni enemigos, mi vida es el caos y a eso me ciño, rebano cabezas, mis garras abren esternones y de un seco golpe el corazón en mi mano palpita.
La abogaren nos envuelve durante horas de decadencia y cuando alzo la mirada la luna esta roja como la sangre.
Miro a mi alrededor como si saliera de un trance y la muerte apesta bajo mis pies, la carne se pudre.
Cuerpos mutilados en montañas decoran el empedrado y los charcos de carmesí se convierten en ríos que se pierden por el alcantarillado.
-Buen manjar para las ratas -aseguro caminando hacia el lugar donde percibo a mi hermano.

Entro en un antro de perversión, el opio se difunde en el ambiente y mi hermano me llama por mi nombre.
-Armagedon -digo rotundo cerrando la puerta a mi paso.


avatar
Guerra
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 74
Puntos : 122
Reputación : 57
Fecha de inscripción : 09/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Apocalypse Now (privado 4 jinetes)

Mensaje por Deborah el Sáb Nov 25, 2017 9:51 am

Negro como el ébano era el pelaje del corcel que cabalgaba el hambre; crines azabaches danzaban a grácil compás, armonizando con las brunas telas del vestido de la hechicera que, ligeras, ondeaban al viento fundiéndose en la densa oscuridad de la noche. Como un fantasma y a galope fino, el magistral animal y su jinete se apresuraron entre los solitarios recovecos de la capital parisina, dejando su estela entre la penumbra, en un camino que conducía a la zona norte de la ciudad donde la propliferaban garitos y antros de iniquidad. La misión de aquella velada, como todas las otras, era la purga de un territorio infestado por el pecado, condena que castigaría inexorable a los transgresores de la palabra divina y redimiría a los justos de su poder celestial... o infernal.

Cada huérfano difundiría la ira de Dios a alguno de los puntos donde colmaba el yerro humano.

Deborah tenía en mente el lugar apropiado donde llevar su presencia y, con ella, el hambre que le corrompía el alma.

A las puertas de un burdel se detuvo el caballo, relinchando inquieto y resoplando vaho tibio que contrastaba con la gélida temperatura nocturna. La castaña bajó de un salto del equino y con las manos repasó su vestido, estirando las arrugas causadas por el sacudir de la tela al viento. Examinándose, se acomodó el escote, se arregló los cabellos rebeldes y una vez se sintió satisfecha, dio un par de palmaditas sobre el copete del animal y con media sonrisa curvada en los labios ingresó al establecimiento.

Su arribo no pasó desapercibido, miradas curiosas que encontraron su camino a ella, fisgoneando la forma de su cuerpo y las facciones de su rostro en busca de familiaridad. ¿Quién era? ¿Una nueva puta? Oh, no tenían ni idea.

In dei nomine, excutit fame, quod corrumpit anima eius creatura

El encantamiento fue articulado en un susurro y, tan pronto como la última palabra tomó forma en sus labios, su influjo se extendió a través del establecimiento. Un instante basó para que las angustiadas expresiones que se dibujaron en las facciones de los presentes, le permitieran descifrar el éxito de su hechizo.

El caos se desató en un santiamén. Hombres y mujeres, hambrientas bestias sin rienda, ávidos de saciar la más oscura y profunda necesidad de su alma, se abalanzaron en busca de aquello que más ansiaban. Los lujuriosos, los más abundantes en aquel antro, se encontraron entre ellos, tomándose sin reparar en gustos o sexos, colisionando con hambruna en besos rabiosos y urgidos de placer que, al no ser suficientes para satisfacer el deseo de su pecado, se tornaron en salvajes y violentos mordiscos, que arrancaron pieles, carnes y tripas sin clemencia, consumiéndose hasta alcanzar el éxtasis de la muerte.

Las cortesanas, por su parte, ávaras como ellas mismas, se atiborraban los bolsos y los bolsillos con cuanto objeto les cupo allí: joyas, dinero, trago… no obstante, al no encontrar más espacio en donde guardar lo que codiciosas clamaban como suyo, comenzaron a abrir espacio para ello en sus bocas, llenándolas hasta atragantarse en posesiones materiales. Un par de esclavos de la gula, como barriles sin fondo, al no encontrar comestibles se embutían en el hocico todo cuanto pudiesen masticar y algún reo de la ira, sin hallar cabida a la cólera que enardecía en su interior, estrellaba furioso la cabeza contra una pared.

Una de las prostitutas cuya hambre, a pesar de la influencia del hechizo, no se había manifestado, gritaba horrorizada por la mórbida escena que tomaba lugar ante sus ojos pardos. Deborah ladeó la cabeza extrañada y avanzó a paso cadencioso en dirección a la mujer que, petrificada, temblaba como una hoja. En un etéreo toque, la hechicera le apartó los cabellos del rostro y con la misma mano le acarició la mejilla, deslizando sus dedos hasta el mentón que sujetó con firmeza. Sus pardos examinaron los ajenos a detalle, rebuscando el motivo de la inmunidad a su magia. Sonrió complacida al encontrarlo.

¿Qué tan vacía debes sentirte para no sucumbir a ningún hambre? — indagó con los ojos entrecerrados liberando de su agarre el rostro de la muchacha — Corre, lárgate de aquí, encuentra a Dios y reza para que tus pecados sean perdonados, quizá seas lo suficientemente afortunada para no encontrarte con alguno de mis hermanos.

La mujer, horrorizada, haciéndose camino entre sangre y muerte, huyó del burdel con prisa.

Siguiendo con mirada carente de emoción el escape de la mujer, Deborah se acercó a la barra y de la mano de un muerto retiró un vaso de whisky que permaneció intacto en medio del caos, procediendo entonces a beber su contenido de un único trago.

Sin nada más que hacer en aquel lugar, la hechicera dejó caer la copa que se resquebrajó en mil piezas al colisionar contra el suelo y como si nada hubiese acontecido allí, salió en busca de sus hermanos.


***

El galope del caballo se detuvo nuevamente, esta vez, frente a la fachada de un fumadero de opio. De un salto desmontó al animal y repitió su acto, mas por la vibra que tensaba el ambiente supo que Armagedon ya había llevado a cabo su trabajo. Tras echar un vistazo de lado a lado ingresó en el local, contemplando a su llegada la perfecta obra de su hermano.

Hermanos — Los saludó a ambos, pues aparentemente aquella noche Guerra le había ganado

Miró a su alrededor y pasando por encima de una masa de cuerpos enredados que, carentes de vestiduras yacían inertes sobre el suelo, la castaña se dejó caer en el sofá junto al inmortal.

Veo que ha sido una jornada productiva.
avatar
Deborah
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 5
Puntos : 1
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 16/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Apocalypse Now (privado 4 jinetes)

Mensaje por Sashura el Dom Nov 26, 2017 10:25 am

Miren, ya viene el día, ardiente como un horno. Todos los soberbios y todos los malvados serán como paja, y aquel día les prenderá fuego hasta dejarlos sin raíz ni rama —dice el Señor Todopoderoso—.
Malaquías 4:1



Como una estrella en el cielo, el inmaculado corcel blanco, galopa con un rumbo específico: la ciudad parisina. Aún no reina el caos, será cuestión de tiempo que sucumban a la oscuridad. Sus sentidos perciben la destrucción, vidas que se apagan en cuestión de segundos, almas encadenadas a ser atrapadas por la propia muerte.

Glorioso festín de las alimañas en esa noche de sombras, el manto negro que cubre el cielo, iluminado por la estrella más brillante. En estado equino, galopa contra el viento, sabe que la necesitan ¿llegará a tiempo? Conquistadas aldeas, sus habitantes necesitaban en algo en lo que creer , un salvador. Llegó al Sur erradicando el mal,  tiranos que con tal de llenarse los bolsillos e intentar apartarla de sus caminos, muerte encontraron a la negativa de unirse al jinete blanco.

Un clan de vampiros, se encargaron del último infiel...aquel que dio su vida por una causa que nadie en su sano juicio se tragaría. El sabio si no regaba los oídos ajenos con las palabras adecuadas, terminaban sucumbiendo al camino incorrecto. Fue fácil convencerlos, la oscuridad , sin duda era más atractiva que la palabra de un charlatán que no corroboraba con hechos, palabras que se las llevó el viento en cuanto fue desbancado. La jinete, expuso lo que podían obtener a cambio de difundir la palabra de Dios y su causa, fanáticos que ciegos harían su trabajo sin tener tan siquiera que mover un dedo.

Una sonrisa triunfal, sus hermanos la esperaban en un lugar en especial. Solía ser la primera en llegar pero ciertos asuntos políticos le habían llevado a demorarse. Hora de celebrar, victoria. Victoria de la palabra del señor. El olor férreo le animó a cabalgar más aprisa, el pelaje manchado de sangre seca  y no propia, seguramente...de aquella chica joven y altanera. Todo pudo haber sido más fácil para ella, aún podría estar respirando pero quien no comparte la palabra del Señor, la muerte sería su mejor regalo.

Entró en la sala en dónde los tres jinetes apenas acababan de llegar. Piel sucia...barro, sangre, sudor ...así olía la victoria. De un salto volvió a su estado humano, desnuda se estiró con las manos hacia el techo en estado de euforia, pletórica, su piel nívea parecía brillar como pequeños fragmentos de estrellas.

-Hermanos -susurró desperezándose, el pecado de la pereza era incapaz de ignorarlo -¡Celebremos! Aún soy incapaz de conocer cuántas almas han caído esta noche, la matanza sigue presente...no muy lejos de aquí, puedo oler su miedo, su desesperanza...pero no hablemos del trabajo. La primera ronda es mía, las demás... -enredó los dedos en el cabello largo de su hermana, besando su mejilla. Sonrió a Armagedon, enredando los dedos en su nuca y a Guerra le revolvió el cabello, dejando un suave beso en la nariz -La noche es nuestra -esa noche, estaba de buen humor.
avatar
Sashura
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 5
Puntos : 1
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 12/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Apocalypse Now (privado 4 jinetes)

Mensaje por Armagedon el Dom Nov 26, 2017 11:01 am

Estaba borracho de sangre pecadora, sangre que portaba opio y alcohol, sangre sucia de las ofensas más miserables a la humanidad y al propio dios. No podía evitar ciertos impulsos cuando se corona rey de la desolación y de la oscuridad. Cuando tenía el poder más grande en su mano, la espada de la justicia divina otorgada a él de las manos de su propio padre. Se levantó tambaleante cuando entró Guerra y apoyó su mano en el hombro del otro jinete ladeando la sonrisa con los ojos escarlata y la boca y cuello manchados de sangre mostrando sus colmillos afilados.

- Hermano...

En ese momento Deborah, el jinete del apocalipsis apodado Hambre hizo acto de presencia y los sentidos de Armagedon se pusieron en guardia, olía a destrucción y al dulce olor de la hiel fuera del hígado. Guerra portaba el aroma del barro y el orín, del dolor y la agonía y se le estaba erizando la piel. Se acercó a su hermana, colocando la mano tras su nuca y besó sus labios dejando manchas carmesí en su tostada piel, lamiéndolas con la lengua después.

- "Cuando tengan hambre, yo les daré de comer y beber para que se diviertan y se emborrachen. Así caerán en un sueño profundo del que nunca más despertarán; yo los llevaré al matadero, como se lleva a los carneros, a los corderos y a los chivos. Juro que así lo haré." Jeremías 51:39.

Sashura entró al galope cambiando de forma y revelando su magnificencia humana en aquel cuerpo níveo y resplandeciente como una estrella del amanecer con su pelo ondeando al viento. Victoria. La Muerte, la Guerra y el Hambre vencían sobre la miseria y el pecado. Quería celebrar y Armagedón tenía el pecado corriendo por sus venas a gran velocidad. Atrapó a su hermana por la cintura pegándola a él y recorriendo su inmaculado cuello con la nariz, estaba tan harto de sangre que no podría dar un trago más, pero ese olor lo enardecía.

- Victoria, alabado sea tu nombre.-
Finalmente dejó un beso en su piel para regresar junto a Guerra y tirar de él hasta el sofá. Le pasó el brazo por encima de los hombros dejando caer la cabeza sobre su hombro y susurrándole.- Hoy saldré victorioso, pero siento cómo me recorre su infamia por dentro y me corroe... si algun día me pierdo, dame muerte hermano.


avatar
Armagedon
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 16
Puntos : 13
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 12/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Apocalypse Now (privado 4 jinetes)

Mensaje por Guerra el Dom Nov 26, 2017 12:01 pm

Muerte se tambaleaba en mi dirección saciado de pecado, la sangre resbalaba por sus labios y me sentí tentado a embeberme de esos ríos escarlata.
Mis ámbar centellearon ante aquel hedor a muerte que su paso producía embotando mis sentidos, su mano fue fuego sobre mi hombro y seguí su estela al pasar de largo pues hambre había llegado hasta nosotros.

Mi sonrisa se ladeó al girar mi rostro para enfrentar los oscuros ojos de mi hermana y hacia ambos caminé sobre los cuerpos cercenados que cubrían aquel antro de pecado.
Aspiré profundamente dejando que el humo del opio invadiera mi cuerpo y liberara mi mente por completo.
Mas no solo eso embriagó mis sentidos, el delicioso olor de la necesidad, del bilis dulce de la hiel cubría la tez tostada de mi hermana.

Victoria entró celebrando con ese humor que la caracterizaba, olía a fresca hierba, a altivez y a gloria.
Mis dedos en un puño atraparon la cascada parda de Deborah, su sonrisa se ensanchó cuando la distancia entre nuestras bocas resulto efímera, escasa. Me relamí frente a ella, voraz como el hambre que representaba me pidió la guerra que solo yo le daba. Nuestro aliento suplicó que nada mas entre nuestras bocas se encontrara.
Mi lengua lamió sus labios, una caricia blasfema que paladeó el sabor de Armagedon en toda su esencia.
-Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia,porque serán saciados.Mateo 5:6

Fue entonces cuando llegó ante nosotros Sashura, sus dedos enredados en la nuca de mi hermano mientras este se deleitaba con ella repasando su inmaculado cuello.
Revolvió mi pelo despacio, en una caricia mas tierna de lo que en ella acostumbraba conmigo, estaba contenta por que una noche mas habíamos cumplido nuestro cometido.

Armagedon rodeó mi cuello con su brazo tirando de mi hacia el sofá, allí ambos nos dejamos caer, pronto en mi mano Deborah colocó algo que beber, saciar mi sed, mi hambre quizás mas tarde también.
El brazo de mi hermano me abrigaba, sus palabras eran certeras, si algún día sucumbíamos ante satanás deberíamos arrancarnos uno al otro la vida.
-Apocalipsis 9:6 Y en aquellos días los hombres buscarán la muerte, pero no la hallarán; y ansiarán morir, pero la muerte huirá de ellos.

Di un sorbo del ambarino liquido contemplando a mi hermano y sus designios, su cabeza recostada en mi hombro.
-¿Puede alguien caminar sobre las brasas sin quemarse los pies? Proverbios 6:28


avatar
Guerra
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 74
Puntos : 122
Reputación : 57
Fecha de inscripción : 09/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Apocalypse Now (privado 4 jinetes)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.