Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Eres parte de mi pasado, y mi presente (Privado)

Ir abajo

Eres parte de mi pasado, y mi presente (Privado)

Mensaje por Chiara Di Moncalieri el Sáb Nov 25, 2017 2:01 am

No supo porque, sentía la imperiosa necesidad de estar en aquel lugar. Si intentaba recordar cual era el motivo o la razón, que su alma, su corazón,le exigían pasar las horas en ese lugar, su memoria se bloqueaba, haciendo que un dolor punzante en su pecho, le provocara la angustiosa necesitada de huir de aquel lugar. Mas siempre volvía, día tras día, semana tras semana. Desde que en aquella primera conversación que mantuviera con Ralston, recordara los nombres de su hijo y esposo, no podía dejar de preguntarse donde podrían estar, como tampoco la razón de aquella manía que le llevaba a cruzar media ciudad, con el único propósito de pasar una o varias horas en silencio, dentro del recinto sagrado.

Aquel medio día, luego de terminar sus tareas en casa de los esposos Burgess, se encaminó a la catedral, el sol era tan suave, la brisa acariciaba sus rosadas mejillas y sus cabellos parecían jugar con ese viento que no lograba molestarla, pero que despeinaba sus cabellos. Los había dejado suelto, como cuando era aún una adolescente y paseaba despreocupada por los bosques que rodeaban Turín, - Turín - susurró Chiara, dándose cuenta que una nueva pista de su pasado llegaba a su mente. A diferencia de la primera vez que recordó algo de su pasado, en ésta oportunidad, su rostro mostró una amplia sonrisa, pues había recordado el lugar de su nacimiento, - Así que mi hogar se encuentra en Turín -  dijo en voz alta, mas pronto su rostro volvió a mostrar preocupación, - ¿Pero, donde queda Turín? -  se preguntó, sin poder encontrar una respuesta a tal acertijo.

Aún su mente se debatía en esa pregunta, cuando sus pasos se detuvieron en frente de la magnifica fachada de la Catedral de París, -¿Acaso tú podrías llegar a responder todas las preguntas que ahogan mi alma? - susurró, en el instante en que se disponía a entrar al sagrado recinto. No supo el porque, pero aquel lugar le provocaba sentimientos encontrados, pues por un lado, sentía que si se encontraba en el interior de la nave, aquel hombre a quien había amado - y del que solo recordaba su nombre- llegaría hasta ella, para por fin exorcizar sus miedos. Pero por el otro lado, aquellos terrores que la perturbaban y que eran los responsables de que aún no recordara, también se intensificaban, apenas ella ponía sus pies adentro de la iglesia, ¿acaso esa sensación que la embargaba podía tener algún sentido?  

El perfume a incienso, vino a golpear sus pensamientos y a que volviera a la realidad presente, tratando de no hacer ruido al dar sus pasos, se acercó al altar mayor, haciendo la señal de la cruz y cubriendo su cabeza con una mantilla de encaje negro, aunque unos mechones dorados se dejaban contemplar, mientras iluminaban su rostro angelical, - Padre Eterno, tú sabes cuanto le necesito, deja que vuelva a mi, que mi pasado regrese y me lleve junto a mi familia - imploró, arrodillada, con sus manos unidas y los ojos cerrados en la mas humilde y agonizante suplica.





antigüedad en el foro :





El amor de mi vida, la luz de mi alma:

Chiara:

avatar
Chiara Di Moncalieri
Realeza Italiana
Realeza Italiana

Mensajes : 453
Puntos : 545
Reputación : 291
Fecha de inscripción : 20/08/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eres parte de mi pasado, y mi presente (Privado)

Mensaje por Eghon Grant el Mar Dic 05, 2017 9:28 pm

Muchas cosas habían sucedido desde que Cedric, su hijo apareciera y su hermana, Lorelei hubiera llegado a París a brindarle ayuda. Para empezar, Eghon decidió dejar la investigación de la desaparición de Chiara en manos en expertos investigadores, quienes le guiaron hasta la que se supo era la culpable de la desaparición de su amada. Emelia era una inquisidora despiadada, una mujer que sin motivo aparente escogió al matrimonio Grant para hacerlos sufrir y de esa manera, encontrar ella un entretenimiento.

Así pues, sabiendo entonces que Emelia era la causante de toda su desdicha,  Eghon se enfrento a la licántropo, exigiéndole que le revelara el paradero de su amada esposa, sin embargo, de Emelia no pudo conseguir mucha información. Aquella inquisidora estaba dispuesta a llevarse la información de Chiara a la tumba y siendo que muerta no le serviría de nada al inquisidor, el escoces debió dejarla en paz y simplemente ponerla bajo investigación pues nada más podía hacer, solo esperar a que aquella mujer diera un paso en falso y entregara de manera inconsciente información sobre el paradero de la esposa del Grant, que llevaba desaparecida ya demasiados meses.

Esa tarde, después de una reunión más con los investigadores, Eghon se encontraba sumamente desanimado. Ninguno de los hombres a los que contratará le llevaba algo de información relevante, ni siquiera Dylan, quien hubiera sido el que descubriera que Emelia estaba detrás de la desaparición de su esposa, era capaz de darle al Grant un nuevo destello de esperanza, así que tras darle las malas noticias, con respecto a la ausencia de información, tanto a su hijo como a su hermana, el inquisidor salió de la mansión que durante años compartiera con Chiara y dirigió sus pasos hasta la zona norte de París. En aquella parte de la ciudad se encontraba la Catedral, sitio que alguna vez fue uno de los lugares favoritos del inquisidor, quien sentía tener mucho que agradecer al creador, sin embargo, desde que su amada esposa hubiera desaparecido, Eghon no creyó tener más motivos por los cuales asistir a aquel lugar. ¿Agradecerle a Dios?, ¿Qué iba a agradecer?, ¿Qué su esposa desapareciera?, ¿Qué su familia se cayera a pedazos así como sus ganas de vivir? No, él no iba a agradecerle al creador el que lo dejará de lado, abandonado; o al menos eso fue lo que pensó durante tantos meses y si ahora decidía visitar aquel sitió olvidado, era más que nada porque iba a rogar como si de un animal arrepentido se tratará. Eghon iba a pedir perdón por sus imprudencias y a suplicar porque Dios le devolviera a su amada.

Al ingresar entonces a la Catedral, el Grant se encontró únicamente con otra alma, una que se encontraba arrodillada muy cerca del altar y a la cual no presto atención puesto que su misión no era interrogar o interesarse por otros, su misión era única y exclusivamente pedir por el retorno de Chiara. Con pasos firmes pero la mirada puesta en el altar, Eghon llegó a posicionarse a una distancia prudente detrás de la fémina que pedía de rodillas y con voz suplicante, le habló a aquel que decidió ignorarle durante meses.
Sé que no he sido un buen adepto en los últimos tiempos pues he renegado de ti, sin embargo sabes que has alejado de mi a quien era la luz de mis ojos – hizo una pausa – Vengo hasta ti arrepentido e implorante, pues he agotado mis recursos y mis fuerzas; ahora eres el único que puede ayudarme a encontrar a la mujer de mi vida… – al decir aquello, bajo la mirada, centrando su atención en la dama hincada así como en los cabellos rubios de la misma, esos que creyó reconocer – Chiara…


No hay nada como el amor. Deberías probarlo.
Mi gran amor:

avatar
Eghon Grant
Inquisidor Clase Alta
Inquisidor Clase Alta

Mensajes : 28
Puntos : 35
Reputación : 15
Fecha de inscripción : 19/07/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eres parte de mi pasado, y mi presente (Privado)

Mensaje por Chiara Di Moncalieri el Miér Ene 31, 2018 5:03 pm

Todos los sonidos del exterior, la ciudad bulliciosa de París, se tamizaban, ocultándose por un espeso velo, como si las puertas del recinto sagrado lograran dejar el mundo atrás, y ser una puerta a un mundo en el que la maldad no podía llegar a tocarla. Mas Chiara sentía que eso no era verdad, estaba segura, deque aunque no lograra recordar, allí, en ese lugar, tanto la maldad como la bondad, convivían, y se disputaban la pieza de caza. ¿Acaso ella había sido también, una de esas costosas piezas? y si fue así ¿quien había ganado la lucha?

Pero por mas, que ella se empeñaba en jurara y perjurar, que nunca  mas asistiría a ese lugar, todas las tardes que tenía libre, terminaba llegando a la catedral, como si fuera una cita pre acordada, como si esperara infinitamente que ese ser tan importante en su vida, se acordara que allí, ella le estaría esperando. Como otras tardes, durante los tres meses que llevaba viviendo en la casa de su patrón, había llegado al recinto, caminado por el pasillo principal, como una novia que se acerca al altar para recibir la bendición de Dios, y el devoto amor de un esposo. Mas para ella no existía hombre que la esperara al pie de la cruz, solo el silencioso ángel, que le haría compañía, mientras ella dejaba fluir sus lagrimas y suplicas interminables, ante un Dios, que parecía sordo,  sus plegarias.

Allí, en el silencio de la nave principal, unos pasos sonaron firmes, con la cadencia de una música conocida, pero que la italiana no lograba descifrar. - Dios, he venido por última vez, cuando salga por esa puerta, dejaré mis creencias atrás, no volveré a pensar en que tú puedes ayudarme y diré adiós a ese recuerdo fracturado, que solo me hace sufrir - susurró, sollozando como si realmente estuviera dejando ir su alma, permitiendo que su pasado se desgarrara de ella y enterrara con sumo dolor aquello que alguna vez había amado. Secó sus lagrimas, con un pañuelo, que la había acompañado durante toda su dura travesía, que sin entender porque, había siempre aferrado y conservado, como si fuera una reliquia religiosa. Su mirada, contempló el trozo de tela, que se encontraba desgastada, descolorida, pero que aún conservaba unas iniciales, ¿de quien serían esas iniciales? se había preguntado muchas noches, en esos mas de diez meses en los que había pasado perdida, hasta que la mano caritativa del señor Burgess, le proporcionó un lugar donde refugiarse y un trabajo en el cual sentirse útil. - E, G, quien eres, ¿que fuiste para mi? ¿porque no estas a mi lado? ¿porque no puedo recordarte? - volvió a cavilar, esas preguntas sin respuestas, esas iniciales sin dueño.

Absorta en esos pensamientos, había dejado de prestar atención a las pisadas, como al sonido de las rodillas tocando el frío embaldosado de mármol. Fue la voz cálida, masculina, que pronunció su nombre, la que hizo que todo su cuerpo temblara, Palideció, mientras giraba su cuerpo, y su mirada se fijaba en aquellos orbes que solo en sueño había logrado recordar. Del fondo de su inconsciente una sola palabra salió de sus labios, - ¿Eghon? - y como si de una muñeca se tratase, se desmadejó en el helado piso de la nave.





antigüedad en el foro :





El amor de mi vida, la luz de mi alma:

Chiara:

avatar
Chiara Di Moncalieri
Realeza Italiana
Realeza Italiana

Mensajes : 453
Puntos : 545
Reputación : 291
Fecha de inscripción : 20/08/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eres parte de mi pasado, y mi presente (Privado)

Mensaje por Eghon Grant el Miér Feb 14, 2018 11:14 pm

De rodillas, implorante y perdido, Eghon Grant elevaba sus oraciones, en espera de que aquel Dios que decidía olvidarse de él volviera un par de segundos su mirada hasta él y le diera así, la iluminación que tanto estaba buscando para dar con el paradero de Chiara a quien cada día echaba más en falta. Sus palabras, carentes de la furia que durante meses acompañara su voz, salieron de sus labios y su mirada, fija en la imagen del Señor sobre el altar, abandono por breves segundos el lugar donde debía posarse. Sus ojos eran pues atraídos por la figura femenina de rodillas frente a él, figura que como él, oraba; más no fue la oración de la fémina lo que atrajo a Grant, sino sus cabellos, rubios como el sol, rubios como los de la mujer a la que él tanto amaba y no podía encontrar. De manera nostálgica, de los labios del inquisidor salió el nombre de su amor, nombre que fue acariciado con cariño y tristeza. Eghon no pronunciaba el nombre de su amada por una razón especifica, lo pronunciaba como un llamado que esperaba, llegara hasta la mujer que amaba y le diera fuerzas para continuar pero sobre todo, la hiciera volver hasta él.

Después de pronunciar el nombre de Chiara, Eghon pensó en levantarse, pero no lo hizo. Los ojos del Grant permanecieron fijos en la espalda de la mujer frente a él, mujer que de manera lenta se volvió a mirarlo, dejándole atónito. Como si sus plegarias hubieran sido escuchadas, Chiara, su amada esposa, aparecía frente a él. Los labios del inquisidor se entreabrieron pero ninguna palabra fluyo de ellos. La sorpresa, la alegría, la ira y la tristeza; todo se juntaba en su mente impidiendo que algo fuera dominante entre lo demás. Pero fue la voz de Chiara pronunciando su nombre lo que elimino la confusión y la sorpresa. Su amada esposa siempre había sido un bálsamo capaz de curar cualquier mal del escoces, por eso fue que cuando frente a sus ojos, su amada se desvaneció, el escoces se levantó de golpe y se dirigió veloz hasta ella.
Amor mío – pronunció al tomarla entre sus brazos y cerciorarse de que era verdaderamente su esposa, no solamente una jugarreta de su mente que la llevaba a verla cuando más lo necesitaba – Chiara, mi vida, abre los ojos – teniéndola entre sus brazos pudo darse cuenta de que estaba más delgada y que lucía más cansada – ¿Qué has tenido que afrontar en estos meses que hemos pasado separados?, ¿Tu vida ha sido un inferno al igual que la mía? – preguntó buscando respuestas más bien en los cielos que en ella, a quien únicamente se limito a abrazar.


No hay nada como el amor. Deberías probarlo.
Mi gran amor:

avatar
Eghon Grant
Inquisidor Clase Alta
Inquisidor Clase Alta

Mensajes : 28
Puntos : 35
Reputación : 15
Fecha de inscripción : 19/07/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eres parte de mi pasado, y mi presente (Privado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.