Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Pledge Of Allegiance | Privado

Ir abajo

Pledge Of Allegiance | Privado

Mensaje por Agnes Mozes-Kor el Sáb Dic 02, 2017 10:04 pm

Su transformación había sido algo inevitable. Si Benneth no hubiese actuado de forma oportuna la historia sería algo muy equidistante a lo que hoy en día se contaba. Agnes no tenía el temple ni la preparación que muchos de los otros soldados, su integración a las filas de la organización sacra fue denegado por muchos de sus elementos, y razones de peso las tenían, una humana de clase baja que poseía más de una carencia en el campo de batalla, no obstante muchos otros admiraban la manera en la cual se había abierto paso para llegar hasta donde ahora se encontraba. De manera extraña ella solo había aceptado el don de la inmortalidad por una sola razón, la única, la que solo importaba en ese momento y era el hecho de ganar más tiempo para poder hallar nuevamente a su hermano y a su pequeño Karl. Era todo lo que ella necesitaba para tener su círculo completo. Extrañas eran las formas en las cuales el universo había obrado para otorgarle una segunda oportunidad, por lo tanto, ella sentía que tenía una deuda con todos aquellos que le tendieron la mano en su momento.

Después del ataque aquella noche donde casi pierde la vida, esta sería la segunda vez que se le pedía actuar como una inquisidora realmente. La mujer indulgente que alguna vez mostró bondad debía terminar de morir para dar paso a la guerrera que Dios necesitaba. Y es que más de uno esperaba que Agnes liberara aquella expresión de nostalgia para dar paso al monstruo que dormía aun en el lado oscuro de su psique. Un par de semanas atrás recibió una orden de un superior, estar presente en la ejecución de una mujer que había sido condenada a la horca por haber obrado magia negra en contra de su esposo. El caso había sido analizado minuciosamente, dadas las condiciones de la acusada se creía que podía haber sido víctima de posesión, no obstante la medicina demostraba con pruebas que ella era solo una de tantos casos de paciente diagnosticados con esquizofrenia. ¿Cómo saber quién decía la verdad?  Se había debatido durante horas el veredicto final y aunque la diferencia fue mínima se optó por ejecutarla esa misma noche.

Pocos inquisidores habían sido reclutados para dicho “evento”. El viento soplaba de forma salvaje provocando que las llamas de las antorchas bailaran caprichosas a su disposición. El rostro de Agnes estaba oculto bajo el tul oscuro que le cubría hasta la altura del pecho. Sería la primera vez que ella asistiera a una ejecución después de haber sido transformada. Se dio lectura a la resolución y aun cuando la mujer gritaba ser inocente nadie movió un solo músculo. La inmortal sintió un ligero escalofrío cuando repentinamente visualizó lo que parecían ser fragmentos de una confesión de la víctima antes de ser apresada. Era tan solo una mujer desolada, una madre que en un ataque de cólera asesinó sin pensarlo dos veces a su cónyuge. Nadie era participe de lo que Agnes ahora veía, nadie sabía que aquel bastardo había intentado abusar de su propia hija y que por ese motivo la mujer ahora estaba a punto de perder la vida. Sentía que debía hacer algo al respecto, porque aún existía un poco de humanidad en ella.

–¡Alto por favor! ¿Y si ella dijera la verdad?–

Demandó con fuerza.

Se colocó delante de la acusada y justo cuando estaba a punto de excusarla, la mujer que pendía de la soga rió de forma socarrona y maldijo a cada uno de los presentes. De manera estrepitosa la cuerda se tensó y de ese modo un crujido horrendo se escuchó. El cuerpo se convulsionaba violentamente y decrecía su actividad conforme abandonaba su existencia. En la parte superior un inquisidor de peso dentro de la organización sonrió satisfecho. El resto de los presentes empezaba a abandonar la plazuela cuando el hombre demandó a Agnes quedarse en su lugar.




Ipsum te reperies:
avatar
Agnes Mozes-Kor
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 87
Puntos : 47
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 01/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.