Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 05/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




El mensajero de Loqui (privado)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El mensajero de Loqui (privado)

Mensaje por Brynhild el Jue Dic 14, 2017 4:01 am

Las oráculo del templo fueran las encargadas de bañarme y perfumar mi piel para ese monstruo llamado Randulf. Prefería casarme sin duda con los orcos que conformaban su ejercito que con ese engendro de la naturaleza al que le faltaban cojones para librar sus guerras.
Vestida de riguroso blanco, su horda de vigías no me quitaba de encima los ojos, no se si porque mi generoso escote les resultaba demasiado provocador o porque en el caso de escaparme ese monstruo bien les arrancaría de cuajo el corazón.

Mi rostro dibujaba una mueca de asco, eso sentía por toda esta parafernalia con la que me en galardonaban el pelo las jovenes sumisas del rey loco.
Si pensaba ese hombre que me convertiría en una de ellas, se equivocaba, antes me arrancaría la vida que permitir que sus zarpas en mi se posaran o mejor le sajaria su vida junto a la mía y no seria precisamente al Valhalla donde ese malnacido iría.
“¡Vamos Odin, ya he aprendido la lección, sácame de aquí!” pero no había respuesta, al parecer el dios tuerto me había abandonado a mi suerte lo que me hizo fruncir el ceño .

Escuché el retumbar de los tambores, fuera la jarana empezaba, los soldados nerviosos me arrancaron de las manos de las doncellas vírgenes del templo y decididos me empujaron para que afrontara mi destino. Mas no esperaban que me revolviera y aprovechando la cercanía de uno de ellos, desenvainé la espada de la vaina de su cinto y la esgrimí con ágiles movimientos.

A uno lo destripé, el ruido metálico fue suficiente para que el choque de aceros llegara a los oídos de Heimdall, mas el que todo lo ve, al parecer no todo lo oía, bufé exasperado, ese idiota siempre obedecía a Odin.
Un caballo, mis ojos se abrieron como platos, corrí espada en mano medio tropezándome con esos malditos bajos del vestido renegando en un perfecto nórdico.
De un saltó me monté sobre su lomo,la escapatoria estaba cerca pus las puertas estaban abiertas porque era numerosa la gente que por ella entraban a ver el acontecimiento de la boda del tirano.

Al galope los músculos tensos del rocín me daban la libertad, pero de cerca los huargos montados por orcos me seguían sin darme tregua.
El bosque se convirtió en mi aliado, miraba hacia atrás buscando interponer mas distancia cuando sin darme cuenta arrase con algo.
-¡Mierda! -rugí alzando mi cabeza por encima del cuello del caballo -¡Que no haya matado a nadie! -pedí consciente de que si así era Odin nunca me dejaría volver.

Bufeé al ver un hombre rubio tumbado en el suelo, no se movía ¿podía ser mas torpe el muchacho? ¿quien le había mandado embestir a mi caballo?
Baje decidida a hacerlo a un lado ,con un poco de suerte Heimdall el chivato no me habría visto y no se lo contaría al rey tuerto, que para tener un puto ojo se enteraba de todo.
Tomé su mano para arrastrarlo a un lado cuando este se despertó afianzando mi muñeca.
-¡Tu idiota! ¡Suéltame o te arrancaré la cabeza!

En ese instante aparecieron la horda de orcos ¡perfecto ,si algo podía empeorar, siempre lo hacia! Lo empujé hacia ellos.
-¡Vamos guerrero, lucha por el Valhalla! -rugí escondiéndome en su espalda


Última edición por Brynhild el Sáb Dic 23, 2017 4:26 am, editado 1 vez


avatar
Brynhild
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 8
Puntos : 7
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 11/12/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El mensajero de Loqui (privado)

Mensaje por Brökk Tollak el Sáb Dic 16, 2017 6:27 am

Mi padre me había mandado a hacer un reconocimiento de la zona junto a mi destacamento que acampaba al otro lado de la colina. Orn y Dritt, como siempre, estaban conmigo en el pelotón, parecíamos los tres Mosqueteros pero en versión vikinga. Cada uno había ido a asegurar una zona del perímetro, las hordas de Randulf campaban a sus anchas por esa ladera y era el único paso practicable entre la nieve de las escarpadas montañas. Nuestra misión era asegurar el paso y limpiar de bichos esa zona porque el conde Cannif había abandonado Akershus junto a mi padre para ir en busca de su maestro. En algun momento sus caminos se separaron y el conde siguió por su cuenta, pero para que pudiera volver debíamos asegurarle un paso seguro a través de las montañas.

Iba rastreando unas huellas en la nieve cuando sin más escuché un ruido fuerte a mi derecha, salté para esquivar el huargo que me iba a arrollar, pero lo que no esperaba es que me arrollase una jinete a toda velocidad. Caí al suelo aturdido y cuando noté un agarre reaccioné como era natural, bloqueando esa mano que no sabía a quién pertenecía ni que intenciones tenía. Entonces su voz me devolvió a la realidad: "Lucha por el Valhalla!". No necesité más que eso para saltar como un resorte y pon erme en piel sacando mi espada de la vaina de la espalda y empuñándola con dos manos. El primero ya lo tenía encima y con dos movimientos le asesté sendos tajos en la cara y después el cuello, cayendo su cuerpo peludo y grimoso al suelo y llenando la nieva de sangre negra. El segundo estaba aún a unos metros así que me giré medio segundo por encima del hombro y me quedé un tanto sorprendido de descubrir que quien me había arrollado era una mujer vestida de blanco con unas ropas ostentosas como si fuera una novia. Pero tampoco es que me diera mucho tiempo de pararme a conversar por el segundo huargo con jinete se aproximaba a gran velocidad. Empujé a la mujer a un lado cuando se nos echó encima y giré estacando mi sax en el pecho del jinete y rematando el movimiento con una sajada de tendones de la bestia. Jinete muerto y bestia inutilizada. Arranqué el sax y se lo tendí a la dama para que se defendiera de cualquier cosa que la atrapase por detrás, yo no podñia estar en ocho sitios a la vez, aunque intentaría ser el centro de atención de aquellas cosas.

¿Cuántos quedaban? por Loki!! que eran seis más.— ¡¡¿En qué lío andas metida?!! joder, que te persigue un ejército.— Bramé, quejándome un poco de la situación, no sabía que la chica tuviera dotes guerreras y yo era uno solo contra seis bestias con sus jinetes. Sabía que Loki no me dejaría desamparado, pero aún así, temía quedarme lisiado y no poder servir a mis dioses como merecían; aunque a mi protector no le gustaba demasiado, a veces utilizaba los trucos básicos de magia que mi madre me enseñó y era el momento de hacer uso de ellos. Lancé una barrera de energía a nuestro alrededor que levantó la nieve en forma de polvo blanco cegando momentáneamente a las bestias, con lo que gané unos preciosos segundos para lanzarme contra el que estaba más cerca y clavarle la espada en la yugular y después seccionarle la pierna al jinete que cayó al suelo retorciéndose de dolor. Uno de los otros jinetes me lanzó un hacha pero me agaché para esquivarla y ésta se clavó en un árbol justo detrás de mi; decidí recular un metro y engancharla porque me serviría para defenderme a dos manos, ya que mi sax se lo había dado a la mujer.

Una vez la desclavé de la dura corteza, se la lancé de vuelta a otro que venía muy rápido por mi izquierda y derribé al jinete; su bestia sin guía se desvió hacia la mujer con las fauces abiertas.
avatar
Brökk Tollak
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 75
Puntos : 70
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 13/07/2017
Localización : París-Bergen-Nueva Orleans

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El mensajero de Loqui (privado)

Mensaje por Brynhild el Dom Dic 17, 2017 5:11 am

Tenia que admitir que el joven vikingo se defendía con ahincó de los orcos y sus putos perros de presa gigantes. Admiré a sus espaldas como su técnica de combate no hacia aguas.
La perspectiva era buena, siempre me gustó ver a los guerreros luchar por alcanzar la gloria, el Valhalla, sin duda, el joven Bröok, mensajero de Loqui, lo merecía.
Había puesto mis ojos en él hacia tiempo, él nunca reparó en mi presencia, supongo que sus visitas eran breves y siempre para un fin determinado que nada tenia que ver con nosotras, las Valquirias.

Abducida por mis propios pensamientos olvidé la batalla, o mas bien. disfruté de ella hasta que el vkingo me gritó en que cojones nadaba metida.
-¡¿Acaso no es evidente?! -rugí a sus espaldas recogiendo los bajos de mi vestido de novia con una mano – estoy huyendo de casarme con Randulf, tu rey -espeté con asco.

En mi diestra el sax del joven, era el momento de entrar en acción, ya me había deleitado bastante. Rugí desafiante cuando por mi flanco uno de esos huargos me atacó, sus asquerosas fauces se abrieron dispuestas a morder mi carne y sin pensarlo introduje por debajo de su mandíbula el afilado acero sacándoselo por el cráneo en un acto sádico que manchó de carmesí mi rostro.

Su jineté con una alabarda en la mano marcaba las distancias, mas de poco iban a servirle. Su aceró chocaba furioso contra mi pequeña arma, raudos mis movimientos detuve cada uno de sus letales golpes sin dejar de gruñir y maldecir a Odin. De no estar en un cuerpo humano, mortal, ya habría caído toda la horda ante mi poder.
Me agaché, mis rodillas en el suelo, mi espalda hacia atrás casi tocando los pies cuando la hoja del arma pasó voraz dispuesta a partir a la novia en dos.

Ladeé la sonrisa, rápida me rehíce y aprovechando la posición que ahora tomaba el orco hundí mi sax en su vientre, rugí hundiendo mi mano en su estomago y desgarré su carne con la hoja logrando que las tripas se le salieran.
Manché de negra sangre mi falda girando le rostro ante la advertencia del vikingo, un huargo que se le había escapado al muchacho se abalanzaba contra mi rabioso.
-¡Mierda! -mi arma estaba incrustada en el vientre del orco y yo de rodillas.
Rodé por la tierra desarmada esquivando aquel chasquido de dientes que de haberme atrapado me hubiera hecho trizas.
Mas el bicho de cuatro patas fue raudo y se abalanzó sobre mi quedando mi cuerpo bajo esa cárcel de piel y hueso peluda.
Un palo fue lo único que fui capaz de interponer entre sus fauces y mi cabeza, pero eso no lo mantendría a ralla demasiado tiempo y lo sabia.
Flexioné las piernas debajo de su estomago, pero se me enredaban los pies en el maldito vestido, mi plan era  empujarlo con fuerza haciéndolo rodar por encima de mi.
-¡Brökk! -grité su nombre apretando los dientes, el palo se rompió en ese instante. Con la punta astillada la hundí en el cuello de Huargo, ganando algo de tiempo.


Última edición por Brynhild el Sáb Dic 23, 2017 4:26 am, editado 1 vez


avatar
Brynhild
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 8
Puntos : 7
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 11/12/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El mensajero de Loqui (privado)

Mensaje por Brökk Tollak el Mar Dic 19, 2017 10:35 am

La espada del vikingo emergió por un ojo del huargo salpicando la cara de la valquiria. Brökk había clavado su arma entre las vértebras cervicales atravesando la parte posterior del cráneo para salir por la anterior. La bestia se derrumbó sobre el cuerpo de la joven y el rubio tardó unos instantes en guardar su arma en la vaina mientras ellas se retorcia bajo la tonelada de carne apestosa.

ah... veamos... no sé si dejarte ahí abajo hasta que me cuentes quién eres y por qué narices Randulf iba a querer casarse con...con... contigo. Ejem.— Carraspeó.— porque tienes una mala leche proporcional a la fealdad del rey.

Se cruzó de brazos y sonriendo con cierto gesto sobrado pero al ver la cara de cabreo de la valquiria se puso serio de nuevo instándola a que contestara su pregunta. Y ahora que lo pensaba...¿le había llamado por su nombre? juraría que no había visto a esa mujer en su vida, no podía saberlo. ¿Sería una espía?

¿De qué me conoces?.— arrancó el sax de las tripas del otro huargo y se acercó a la novia sepultada por la carne putrefacta apuntando a su cuello.— ¿Eres una espía de Randulf? si lo eres te sacaré los ojos y te arrancaré la lengua, porque odio a la gente vil y traidora, así que no me mientas.

Todo podría ser un montaje, una estratagema del viejo loco para capturarlo, porque más de un aldeano contaba fábulas sobre el niño bendecido por Loki, que exageradas y delirantes, podrían haber llegado a oidos del rey y éste hubiera decidido matarlo para no tener más cabos sueltos.
avatar
Brökk Tollak
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 75
Puntos : 70
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 13/07/2017
Localización : París-Bergen-Nueva Orleans

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El mensajero de Loqui (privado)

Mensaje por Brynhild el Mar Dic 19, 2017 12:11 pm

El huargo apestoso cayó sobre mi con toda su carne putrefacta y sus sexos espaciándose por encima de mi cuello.
Me revolví intentando sacármelo de encima, pero por mas fuerza que hice y por mas que intenté zafarme, nada.
Iba a pedirle al rubio que me ayudara hasta que mis ojos chocaron con esa arrogante media sonrisa, lo que me hizo enarcar una ceja.
Sus palabras fueron la gota que colmó el vaso. Gruñí mostrandole los dientes al escuchar sus estupideces.
¿Por que ese viejo feo quería casarse conmigo? ¿ no era evidente? ¿o es que le faltaban ojos en la puta cara la muy cretino?
-Y desde cuando para un norteño que la mujer tenga carácter es algo que le reste puntos -bufé mirándolo fijamente. Sin dejar de forcejear.

Sacó el sax del cuello de la bestia para ahora posarla sobre mi cuello regalándome un sin fin de amenazas que me hicieron rodar los ojos hasta ponerlos en blando.
¡Puto dios tuerto! No es bastante lidiar con los hombres muertos que ahora tengo que aguantar a este idiota.
-Vamos a ver, solo te lo voy a repetir una vez así que planta tus putas orejas de burro, estoy escapando del Radulf vestida de esta guisa ¿tengo pinta de espía? ¡quitame esto de encima tonto del culo! Y te explicaré con todo lujo de detalles de que conozco tu culo prieto y tus aires de grandeza.

Rugí mirándolo desafiante.
-¡Date prisa! -ordené -¡el tiempo apremia y no creo que Randulf deje ir así como así a una Valquiria! ¡Vendrán mas!
El rubio me miraba indeciso, como si no se tragara mis palabras.
-Te he visto en Asagard, vamos Brökk – gruñí volviendo a hacer fuerza con las piernas y los brazos intentando sacarme a la bestia de encima de mi.


avatar
Brynhild
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 8
Puntos : 7
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 11/12/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El mensajero de Loqui (privado)

Mensaje por Brökk Tollak el Vie Dic 22, 2017 4:56 pm

¿Lo había visto en Asgard? eso era extraño, a menos que fuera otra hechicera capaz de viajar a traves del Bifröst eso no era posible, y no detectaba magia alguna en su aura. Pero tenía razón en que vendrían más. Apartó la bestia empujándolo a un lado y le ofreció el brazo a la mujer que iba vestida de novia sangrienta y peleaba como un guerrero.

Cazó las riendas del caballo al vuelo y montaron poniendo al animal al galope. Si llegaba hasta el paso de las mjontañas donde acampaban el resto del pelotón, esos huargos no tendrían nada que hacer si decidían chocarse con ellos. Le preocupaba profundamente que esos cabrones feos pudieran detectar el rastro de Höor y lo emboscaran, tenía que avisar y trazar un plan, la mujer no era el objetivo principal de su protección pero les había complicado las cosas.

Un momento. ¿Has dicho una Valquiria? ¿Y por qué estás aquí? os he visto ahí arriba y pensaba que nunca pisabais la tierra..— Pero sabía su nombre y lo había visto en Asgard, eso era raro como poco.— ¿Cómo te llamas? la Oda habla de Hilda, Sigrun, Svanhvít, Þrúðr la hija de Thor...

Siendo el protegido de Loki no se extrañaba demasiado por este tipo de cosas, pero no podía dejar de sentir curiosidad por saber cuáles serían las razones de aquella mítica guerrera para estar en la tierra.

Cabalgaron a toda velocidad atravesando llanos y bosques hasta llegar al paso de las montañas donde el pelotón acampaba. Orn ya había regresado de reconocer su perímetro y cuando lo vio desmontar junto a una mujer guapa esbozó su afilada sonrisa de tigre y caminó hacia ellos. Brökk levantó la mano dándole el alto antes que le perdiera aquella bocaza.

Ni lo sueñes. Está a mi cargo y no quiero escuchar toda tu ratahíla de piropos para ligar, estamos de misión..— aunque por otro lado se moría de ganas de ver al pazguato de Orn tiorarle la caña a semejante maroma.
avatar
Brökk Tollak
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 75
Puntos : 70
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 13/07/2017
Localización : París-Bergen-Nueva Orleans

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El mensajero de Loqui (privado)

Mensaje por Brynhild el Sáb Dic 23, 2017 4:25 am

Afiancé mis brazos alrededor de su cintura cuando Brökk puso su montura al galope, mis ojos recorrían el bosque que ante ellos pasaba raudo completamente alerta, sabia que el peligro no había pasado. Aquel estreñido de Randulf no tenia pinta de dejar perder las oportunidades y menos de ofrecérselas al enemigo en bandeja.
Desde Asgar presenciábamos aquella batalla sin interferir mas del cuenta, aunque los dioses en ocasiones no podían evitar aportar mas leña a ese fuego que corría por las fraguas norteñas.
Para nosotras, las valquirias, los guerreros mas validos no eran desconocidos, eran fieros guerreros que observábamos para pasar nuestro tedioso rato, es mas en ocasiones los repartíamos como carnaza, a fin de cunetas, iríamos a buscarlos al campo de batalla.

Pegué mi pecho a su espalda para escuchar lo que me preguntaba.
-Es una larga historia, el dios tuerto me ha castigado -sentencié con cierto fastidio -mi nombre es Brinhild -susurré cuando giró su rostro para enfrentar mis pardos.
Solo detuvo aquella montura cuando llegamos al campamento de sus aliados, bajé de un salto intentando recolocar la larga cola de aquel maldito vestido blanco para al alzar la mirada encontrarme ocn la afilada sonrisa de Orn.

Brökk le paraba los pies ¿como si yo necesitara de un hombre para parar las aspiraciones de otro, mas admito que el gesto me incendió ligeramente por dentro, claro que pronto regresé al fastidioso vestido del que ante la atenta mirada de Orn me deshice rasgando la tela con mis manos.
-Toma hazte una paja con esto -le dije dejando la tela en manos del guerrero que me miraba entre sorprendido y boquiabierto al haber quedado con el camisón fino que cubría mi ropa interior. -Así que tu protegida -susurré arrastrando las palabras mirando a Bröok fijamente y  dando la espalda a Orn -pues... ¿podrías conseguirle a tu protegida algo de ropa para que no tenga que luchar medio desnuda?

Me giré, los hombres eran tan previsibles, Orn me miraba el culo con cara de pervertido, negué rodando los ojos.
-A poder ser Brökk, antes de que tus compañeros de aventura pierdan el norte.
Caminé con seguridad hacia una armería improvisada donde habían varias espadas, escudos, arcos. No solo necesitaba ropa, también un buen acero, pensaba luchar contra ese que quería convertirme en su esposa a toda costa.


avatar
Brynhild
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 8
Puntos : 7
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 11/12/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El mensajero de Loqui (privado)

Mensaje por Brökk Tollak el Dom Ene 07, 2018 4:05 pm

Enarcó las cejas ante las palabras de la mujer y se encogió de hombros frente a Orn que ponía cara de no entender nada pero sí de que todo aquello le parecía muy divertido. Fue en busca de algunas prendas de talla más pequeña que la suya o la de Orn. Él no era excesivamenbte grande ni corpulento, de hecho su hermano Alrek era un poco más alto y de constitución más fuerte al ser cambiante, pero por sus venas corría la magia y eso le daba otro tipo de ventajas.

Regresó donde la valquiria tendiéndole unos pantalones, unas botas, la camisa y un peto tachonado, es cuanto había podido encontrar de una talla tan pequeña. Señalóuna espada de mano y media que había pertenecido a Finnur, un guerrero que cayó una semana antes, y que no tenía hermanos ni hijos a quien legársela.

— Quédate esa, ahora no tiene dueño y está bien templada, se la podrás devolver a su legítimo dueño cuando regreses a Asgard porque seguro que estará allí bebiendo y celebrando.

Había informado al mando de aquella pelea con los huargos y de que había rescatado a una rehén pero que era vital llevarla con Höor, esa mujer era la que Randulf había elegido para desposarse con ella, así que tenía valor de botín de guerra y el rey no escatimaría en recursos para recuperarla. Se replegarían hacia la montaña, siempre era mejor tener la posición elevada.

— Oye Bryn, nos replegaremos hacia arriba en un rato. Te llevaremos a Akershus, ¿de acuerdo? allí estarás a salvo de Randulf y podrás consultar a las oráculo.— no sabía si podía llamarla Bryn, pero ya lo había hecho y así se iba a quedar.— Mi madre puede ayudarte a regresar, aunque no lo creas ella consigue que los dioses la escuchen más que a mi. Si consigue que hasta mi padre le haga caso...pffff.— sonrió de medio lado, seguro que Brynhild sabía quien era Ulf y el guerrero tan fiero que era. Pero la bruja no era creyente, así que seguramenbte se quedaba fuera del radar de las Valquirias.— Aunque como le diga que eres una Valquiria seguramente te muela a palos con una sartén. Juró que ninguna le pondréis la mano encima a mi padre y sé que lo cumplirá.

Esperó a que la mujer se pusiera la ropa y fueron a buscar un caballo para ella porque pensaba atravesar esas montañas lo más rápido que pudieran haqsta llegar a la fortaleza y planificar mejor la estretegia. De seguro que Randulf pondría precio a sus cabezas a todos aquellos que la hubieran ayudado a escapar de sus garras. Sabía que él mismo tenía un elevado valor vivo, el rey loco quería al protegido de Loki en sus filas o en sus calabozos para exigir rescates o simplemente apoderarse del juguete de un dios.

Aun estaban colocandoles sendas sillas a los palafrenes cuando se escuchó el inconfundible ruido de un ataque, los guerreros lucharon con fiereza pero pronto los rodearon y aunque Brökk tiró del caballo de Brynhild hacia la montaña los alcanzaron con dardos envenenados que los sumieron en la más profunda inconsciencia.

avatar
Brökk Tollak
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 75
Puntos : 70
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 13/07/2017
Localización : París-Bergen-Nueva Orleans

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El mensajero de Loqui (privado)

Mensaje por Brynhild el Lun Ene 08, 2018 5:56 am

Alcé la espada que Brökk me entrego, estaba bien templada, afilada y era mas ligera que la mayoría de los mandobles, una bastarda que podía tomar a dos manos y blandir a una sin grandes dificultades.
Ensanché la sonrisa sin mirarlo mientras hacia girar el arma con destreza entre mis dedos probandola.
-¿Ahora soy Bryn? -pregunté sin poder borrar la sonrisa maliciosa de mi rostro -¿creía que empezabais a tutearos después de.. -dejé el arma quieta, arrastré la punta por e suelo acercándome a él. Deslicémis dedos por su pecho siguiendo ese sendero con mi mirada hasta que estos se detuvieron para alzar los ojos clavandolos en los del predilecto de Loqui -¿intimar? -apunté con cierta delicadeza -¿lo dicen así las damas? -pregunté echándome a reír bajando la mano hasta la ropa para cogerla.

Sin ningún tipo de vergüenza dejé que aquel “camisón” cayera al suelo acariciando mi ahora piel desnuda, no aparté mis ojos de los del vikingo ¿de que pasta estaría hecho el hijo de Ulf?
-Se quien es tu padre, también se lo convincente que puede ser tu madre -dije con una sonrisa ladeada mientras dejaba caer la camisola cubriendo mi torso para decepción de los que un poco mas allá jaleaban -no son pocas las valquirias que ansían recoger a tu padre para llevarlo al Valhalla.
Me calcé los pantalones y las botas, sin prestar mucha atención a la bochornosa pinta que llevaba pues me venia grande.
-Siento decepcionarte pero Odin es un dios difícil de convencer, me ha enviado a este mundo con un fin, mi castigo solo terminara cuando encuentre la moraleja de este viaje.
Deberías tener cuidado Brökk, Loqui puede parecer tu amigo, peor te aseguro que ese dios no es amigo de nadie, se cobrará cada favor y los pagaras multiplicados por dos.
Llévame ante Höor, le explicaré todo, no es seguro que permanezcamos aquí, Randulf no va a dejarme escapar así como así.

No terminé esas palabras cuando sobre nosotros se cernió una horda de enemigos, estábamos perdidos, desenvaine la espada abriéndome paso, Brökk en su afán por protegerme y que no cayera en manso del rey tirano tiraba de mi para que montara sobre un corcel, si se hacia conmigo en cierto modo podría encontrar un camino hacia Asgar y eso es lo que le joven mensajero de Loqui quería evitar.
Emprendimos camino al galope dejando a nuestros hombres detrás cubriendo la retirada, bravos guerreros que blandían con fiereza la espada, pero los dardos acabaron hundiéndose en mi espalda, mi corcel se encabritó y yo caí rodando al suelo, vanos los intentos de Brökk por regresar por mi, cayó del mismo modo sucumbiendo al sueño.

Cuando abrí los ojos estaba en un celda, Brökk a mi lado aun dormía.
-Brökk -le dije moviendolo con las manos para asegurarme que estaba bien.
Me dolía la cabeza, veía borroso, esto era mucho peor que una resaca tras beber jarras y jarras.
Teníamos que escapar, no podía permitir que ese hijo de puta de Randulf encontrara el modo de pervertirlo todo.
-Brökk, despierta, ya has dormido bastante, tenemos que salir de aquí -gruñí buscando en mi bota si estaba el cuchillo que guarde, pero no, me habían desarmado por completo y algo me decía que lo mismo habían hecho con el vikingo.

Escuché pasos, alcé la mirada desafiante, barbilla alta y una cara de asco que le dediqué a mi futuro esposo.
-Algo me dice que no es la primera vez que una novia se te da a la fuga -espeté sonriendo con malicia.


avatar
Brynhild
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 8
Puntos : 7
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 11/12/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El mensajero de Loqui (privado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.