Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 07/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Encuentro Licano /priv. Radu V. Rosenthal

Ir abajo

Encuentro Licano /priv. Radu V. Rosenthal

Mensaje por Bloondy Enhydra el Jue Dic 14, 2017 1:32 pm

La noche apenas había empezado, y si bien los callejones no eran el sitio idoneo para alguien de alta cuna que se precie Bloondy no se preocupaba mucho de ello, aunque ciertamente se distrajo mirando la calle principal, aun bastante llena de gente, ciertamente a la vampiresa le gustaba pasear por la calle principal, mientras se paraba distraidamente en observar algunos escaparates, la joven llamaba algo la atención por la elegancia de las vestimentas, muy propias de Londres más que de París, observaba las cafeterias que aun estaban abiertas, y las personas que en ellas estaban disfrutando de un chocolate o un café caliente. Debido al frio que reinaba ya, un frio que personalmente la vampiresa encontraba notablmente agradable. Le gustaba sentir el frio y la nieve, o en este caso la niebla que se aferraba a las francesas calles de París dandole un encantador toque tetrico.

A la vampiresa le encantaba como había empezado la noche, simplemente avanzaba buscando algo interesante por los callejones, hasta que empezó a visualizar a un hombre, el aroma de su sangre indicaba que había bebido algo de alcohol, la vampiresa se relamió con cierto ansia, por suerte se metió por uno de los callejones, seguramente con la idea de atajar hacia algún otro lado al que quisiera llegar, Bloondy jugó con un mechon de su negra melena esperando unos segundos antes de entrar en el callejón detrás de aquel hombre. Una vez que no estaba a la vista de nadie usó sus capacidades sobrenaturales para colocarse justo detrás de ese joven, al que acarició el hombro suavemente para que este se girase a mirarla a sus negros ojos.

La vampiresa le sonrió de manera dulce mientras usaba su habilidad de sedución para que aquel hombre no se alterase lo más minimo, luego lo siguiente solo era una cuestión de tener cierta clase alimentandose, unas palabras bonitas, un efimero roce de dedos en el calido rostro del hombre y ya tenía la cena en su punto para dejarse que la joven vampiresa llevase los labios buscando el pulso, esa vena ansiada para morder, más otro aroma la distrajo, parecía que ahí no estaba sola. Lo cual la inquietud la hizo descentrarse de lo que iba a ser su comida, el joven la besó la mano educadamente antes de retirarse, mientras Bloondy buscaba con la vista quien era el que la había distraido con su aroma...buscaba ese aura desconcertante en aquel callejon.



Al caer la noche mis rosas son las más punzantes. Las más hermosas y peligrosas
-"¡Locura, dices! ¿Me temes? ¿Tienes miedo de lo que podría hacer, de lo que podría decir? Qué reacción tan fascinante. ¿No la consideras algo molesta?"


La noche cae, asi que vuelvo a la vida:


avatar
Bloondy Enhydra
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 223
Puntos : 209
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 07/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro Licano /priv. Radu V. Rosenthal

Mensaje por Radu V. Rosenthal el Miér Dic 27, 2017 10:06 pm





Encuentro licano
Allí donde arda el fuego no habrá sitio para la llaga inducida por el hielo.

¡Ah, París!, París y su condenada ventisca invernal. Le escaseaban motivos para extrañar a la Alemania de sus tempranas memorias cuando las temperaturas por allí rozaban tan descaradamente los cero grados centígrados; mas, aun con los dedos violáceos y el cuerpo tiritándole, debía admitir que el frío francés era un centenar de veces más tolerable, gentil, incluso, que el frío en su tierra natal.
Se hacía tarde, y aunque la vida nocturna parisense era motivo de plática en todo el mundo, cuando la gran mayoría de tiendas cerraba y el sol retiraba su consuelo de las calles, aquellos que carecían de un abrigo lo suficientemente grueso como para resguardar la piel del filo de la brisa, se esfumaban como ratas expuestas a la luz.

Radu había abandonado su puesto en una cafetería cuando los empleados comenzaron a dedicarle miradas furibundas luego de transcurridas las dos horas de su estadía inmóvil en el recinto. Ciertamente no era el sitio más habitual para alguien de sus características, ni siquiera él podía adecuarse al sereno y propio ambiente que se ventilaba allí, pero se encontraba en un estado de calma confusión que aún no alcanzaba a digerir y no había hallado otra locación propicia para matar el tiempo.
Con su abrigo de paño bien ceñido al cuerpo y las manos al resguardo de sus aterciopelados bolsillos, el joven alemán se lanzó al caudal de transeúntes que pululaba, acelerado, por la avenida.
Contemplarse los pies durante la caminata únicamente le inducía náuseas y alzar la cabeza suponía una terrible evocación a la jaqueca. Los mortales transitaban entre pláticas y risas, generando atroces vibraciones que se trasladaban con el aire; desde la última luna llena, hacía dos días, Radu había estado experimentando ciertos efectos secundarios que le traían pronunciados contratiempos en su convivir diario. Los sonidos estruendosos le ocasionaban migrañas, los olores demasiado intensos le sentaban mal al estómago, los tumultos desencadenaban mareos y el alcohol, ah, su dulce consuelo, le sabía repugnante. Fue por ello que optó por el café, si bien no era su tentempié de preferencia, lograba contrarrestar, en cierta medida, su pesar.

Radu detestaba los bastones, quizá fuera por ello —sumado a su altura y vello facial— que recibía la innecesaria atención de los curiosos y sus chismorreos. Tampoco le agradaban los sombreros, pero en aquella ocasión había decidido portar uno, no por evitar desencajar demasiado, sino porque colaboraba a protegerle del frío.
Bien, ya se había hastiado de los síntomas negativos consecuentes de la transformación —no era que no estuviese habituado, le sucedía una vez cada tanto—, a saber qué había estado haciendo su bestia interior a merced de sus instintos, optó, pues, por desviar su caminata hacia las zonas menos concurridas de la ciudad, atravesar los callejones resultaba, cuanto menos, entretenido, y suponían un atajo más que conveniente.

Se cruzó, en el trayecto, con buena cantidad de mendigos, algún que otro perro acurrucado y las pláticas hogareñas que a los delgados muros resultaba imposible contener. Volteó en una esquina, dispuesto a proseguir apresurado, cuando vislumbró dos figuras al otro extremo del corredor. Un intenso y sofocante aroma a perfume le indujo un estornudo y no demoró demasiado en distinguir, entremezclada en aquella amalgama floral, la esencia hedionda que acompañaba a los vampiros.
Radu chasqueó la lengua y avanzó con paso decidido tan pronto el segundo individuo —humano, a juzgar por su complexión— desapareció entre los edificios aledaños.
¿Interrumpo tu cena?, —inquirió con desprecio—, no, no lo siento.
Avanzó hasta encontrarse a escasos pasos de la mujer; tras echarle un fugaz vistazo, concluyó en que exponía un excentricismo evidente, poco sutil para pasar desapercibida, ¿acaso pretendía enarbolar su condición de no-vivo? En su caso, sin embargo, bastaba con percibir sutilmente su aroma para verificarlo.
Aguardó inmóvil a que la joven se hiciera a un lado, el pasillo era demasiado estrecho para que pudiera rodearla con su corpulenta figura y no estaba dispuesto a extraer las manos de sus bolsillos. Al comprobar que no había comprendido su intención, se aclaró la garganta, impaciente.
Hazte a un lado, engendro, intento pasar.



And I just keep waiting:

For the beast to take control:

So I won't leave until it's settled:

avatar
Radu V. Rosenthal
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 55
Puntos : 55
Reputación : 12
Fecha de inscripción : 26/12/2016
Localización : Pisándole los talones a Bertok

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro Licano /priv. Radu V. Rosenthal

Mensaje por Bloondy Enhydra el Jue Dic 28, 2017 6:57 am

La decepción por haber perdido la concentración y que su cena se hubiera ido la tenía ligeramente desconcertada, mientras se mantenía en ese callejón, pero la busquedad de saber que fue la que desconcentró su caza apenas tardó unos segundos en estar a su lado, Bloondy se giró a observarle con ese haz de inocencia en sus negros ojos que a veces se dibujaba en el rostro de la vampiresa, que con cierto semblante triste miraba por donde se había ido aquel hombre que no de tan inocente forma como aparentaba ella iba haber sido mordido, más no asesinado por ello, ya que la vampiresa no le gustaba matar a su presa, y evitaba hacerlo siempre que considerase que esa persona no merecía morir. Observó de arriba a abajo a la nueva figura que era sin duda bastante llamativo, y grande.

Ladeó la cabeza observandole, fijandose más si lo encontraba atractivo que en las crueles palabras que escupió, más enarcó una ceja cuando aquel hombre parecía saber la condición de la vampiresa, quizás eso fue lo que hizo que le prestara levemente más atención a las palabras del hombre que desveló despreocupadamente lo que estaba haciendo previamente Bloondy. Más no parecía arrepentido de haber dejado a la muchacha con su sobrenatural sed, pero ahora mismo Bloondy poco preocupada de ello se encontraba, pues encontraba mucho más interesante a aquel hombre que impaciente parecía querer pasar, y a ser posible sin contacto con ella, pero la palabra "engendro" hizo que la vampiresa entrecerrara levemente los ojos, y entonces su actitud empezó hacer muchisimo más descarada y poco precavida, quizás desvelando que aun era una vampiresa joven, al menos de relativa forma, ya que no llegaba a los 100 años aun. Bloondy empezó a olfatearle mientras abría mucho sus negros ojos ampliando una sonrisa en la que ni se molestó en ocultar sus afilados colmillos, ya que nadie más allí estaba en ese momento.

-Vaya, nunca me había cruzado con uno...fascinante.- Comentó de manera afable no obstante, ignorando lo grosero que fue con ella, mientras ella mantenía la sonrisa invadiendo más el espacio del nuevo allí presentado. -Eres...¿Eres un licántropo? puedo olerlo...vaya, no pareceis tan feroces a simple vista.- Sin duda despreocupada, alargó su palida mano para tocar ligeramente al joven en el brazo antes de sonreir de neviosa forma, sabía que a este no le agradaría lo más minimo a juzgar por su actitud, pero el pecar de ingenuidad era algo muy notable en la vampiresa, y por eso le podía causar algún que otro problema bastante grave.


-Me llamo Bloondy ¿Y tú?- Dijo sin intención de apartarse en ningún momento, divertida de lo que acababa de hayar en una noche que se le presentaba ligeramente monotona. Se mordió ligeramente el labio, presa de la emoción, y aunque parecía totalmente confiada seguía teniendo presente lo que sabía de licántropos, y es que estaba dispuesta a defenderse si a este se le ocurría intentar golpearla, pero a simple vista la cainita parecía dejar que una visión afable y sumisa fuera lo que viera ese lobo.



Al caer la noche mis rosas son las más punzantes. Las más hermosas y peligrosas
-"¡Locura, dices! ¿Me temes? ¿Tienes miedo de lo que podría hacer, de lo que podría decir? Qué reacción tan fascinante. ¿No la consideras algo molesta?"


La noche cae, asi que vuelvo a la vida:


avatar
Bloondy Enhydra
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 223
Puntos : 209
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 07/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro Licano /priv. Radu V. Rosenthal

Mensaje por Radu V. Rosenthal el Jue Ene 18, 2018 9:26 pm





Encuentro licano
Durante el atardecer el día y la noche se topan, se acarician, se aman y se desprecian.

La mujer se mostró ignorante de su petición, tal y como si la voz jamás hubiese escapado a sus labios. Radu ahondó la mirada, ligeramente irritado tras descubrir un atisbo infantil impregnado en sus facciones; asemejaba un crío deslumbrado por la promesa de un dulce y qué fastidio ocupar el rol de botín en tan nefasto escenario.
Se vio tentado por el impulso de retroceder frente a su descarado avance, mas poca voluntad de precaución le inspiraba el brillo ilusorio en aquel par de pupilas azabache, fue por ello que permaneció inmóvil, con el semblante petrificado y el ceño fruncido.
Oh, si ella podía percibir su aroma, en qué desdichada posición se hallaba él, la hediondez que desperdigaban los de su clase, aquella esencia inanimada, pútrida y atosigante, camuflada, en la mayoría de los casos, detrás de la promovida perfumería artificial, le inducía nauseas. Arrugó la nariz, desviando la mirada hacia el lodo amotinado entre los adoquines bajo sus pies, realizando un imposible esfuerzo por respirar la brisa gélida a través de la boca y ahorrarse el disgusto siquiera por un instante.
Hacía tiempo se había adecuado a la pestilencia propia de su hermano que, si bien vampiro, secundaba la fragancia de la muerte con su arrasadora hombría, amalgamada, a su vez, con los vestigios del opio y finos textiles. Con él circulaba el aroma del hogar que compartían y que con tanta rudeza insistía en impregnarle. Pero cuando se trataba de otros individuos de su especie, la situación difería enormemente.

No juzgues un libro por su cubierta, ¿no es eso lo que dicen? —Advirtió, camuflando una amenaza, al tiempo en que la muchacha osaba palparle el brazo.
No sería él quien retrocediera, echó un vistazo a la extremidad albina que yacía sobre su abrigo y, a continuación, devolvió la atención al desfigurado rostro de la joven. Aquellas criaturas eran tan engañosas como el mismo diablo y sus expresiones no más que la réplica de una despreciable farsa, incapaz de inducir la risa, obsoleta como presagio del terror.
¿Bloondy? —Le citó—, Blutig? Willst du mich veräppeln?* —Inquirió en su lengua nativa, reprimiendo una carcajada. Ah, era la primera vez que se topaba con una criatura tan excéntrica, tan adecuada al imaginario humano referente a los moradores de las tinieblas, aquellos demonios a quienes habían designado el nombre de vampiros.
Removió el brazo, librándose del agarre de la mujer, quien, aunque bulliciosa, manifestaba signos de guardarle cautela. Se acomodó la manga, extrayendo velozmente la diestra de su bolsillo.
Mira, sanguijuela, tienes suerte de que la noche no ostente luna llena, porque te aseguro que, de haber sido ese el caso, no te habrías atrevido ni a dirigirme la palabra. Pues, bien, el hecho de que el pelaje no me cubra el cuerpo entero, no implica que sea la mitad de débil, mi temperamento no es el de un monje benedictino tampoco, así que hazte un favor y muévete hacia un lado.




Referencias:
*Alemán: «¿Sangrienta? ¿Estás bromeando?»



And I just keep waiting:

For the beast to take control:

So I won't leave until it's settled:

avatar
Radu V. Rosenthal
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 55
Puntos : 55
Reputación : 12
Fecha de inscripción : 26/12/2016
Localización : Pisándole los talones a Bertok

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro Licano /priv. Radu V. Rosenthal

Mensaje por Bloondy Enhydra el Vie Ene 19, 2018 4:56 pm

Sin duda percibía el desagrado, sin duda parecía notablemente molesto con la presencía de la vampiresa, por un segundo la morena se puso sería y acercó un poco de tela del cuello de su abrigo comprobando su aroma, pero ella solo olía el perfume que se había hechado antes de salir de la mansión. No comprendía el desagrado que manifestaba ese hombre, pero aguantaba manteníendo la simpatía al menos por el momento. Mantenía su afable sonrisa, imperturbable por lo que pudiera ocurrir. Arqueó una ceja cuando el licántropo finalmente se decidió a hablar, eso arrancó una sonrisa. -Nunca juzgo la cubierta.- Aseguró Bloondy sin perder el tono simpatico mientras palpaba el fornido brazo del hombre, aunque a este visiblemente se le notaba que no le hacía ni la menor gracia, aunque la vampiresa poco le importó aquello.

Observó al joven, no parecía contagiarle lo risueña de la vampiresa, ese hombre seguramente estaba curtido en mas batallas contra vampiros, y por eso podía poner ese desdén a las acciones de Bloondy, más se rió cuando aquel hombre repitió su nombre y luego habló en aleman, idioma que la vampiresa bien conocía y negó tras oirle decir eso. -No, no, bloody no, Bloondy, con ene, Bloooooondy.- Repitió lentamente, para que recalcár la pronunciación de su nombre. -mis amigos me llaman bloon, ¡puedes llamarme Bloon!.- Continuó desplegando su habitual simpatía muy a pesar de quien enfrente tenía, que parecía no estar dispuesto a aflojar su postura a pesar de todo, y los susurros en la mente de la vampiresa empezaba a hacerla saltar las alarmas de alerta frente a quien tenía enfrente, aunque Bloondy le observaba absolutamente fascinada, como si viera lo mas magnifico del mundo.

Más las palabras que escupió aquel licano cargadas de ira, hizó que la vampiresa empezase a borrar levemente la sonrisa, para enarcar la ceja y mantener una extraña semi sonrisa que ponía para no perder que su rostro siguiera siendo afable. Chasqueó la lengua ahogando esa molestía y alzó la mano para indicar al licántropo que echase el freno. -Querido, no he pensado que seas debil ni por un momento, y se que no me puedo acercar a vosotros cuando la dama luna esta en lo más explendida...más mi querido Lord...yo estoy siendo amable y soy una dama, asi que solo por bailar con las apariencias podiais presentaros.- Dijo dejando atras ese tono infantil cambiandolo por uno más seguro de sí. Despues se llevó la mano a un mechon de su azabache melena. -Y por favor, no me llame sanguijuela, yo a usted no le he llamado chucho, es una falta de respeto.- Aseguró la chica, mientras volvía ampliar la sonrisa creyendo haber dejado las cosas claras, siguió sin moverse a pesar de la petición. -¿Por qué no derochas algo de tiempo y me concedes un poco de tiempo para saciar mi curiosidad sobre ti?- Dijo manteniendose de manera amable, al menos intentandolo.



Al caer la noche mis rosas son las más punzantes. Las más hermosas y peligrosas
-"¡Locura, dices! ¿Me temes? ¿Tienes miedo de lo que podría hacer, de lo que podría decir? Qué reacción tan fascinante. ¿No la consideras algo molesta?"


La noche cae, asi que vuelvo a la vida:


avatar
Bloondy Enhydra
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 223
Puntos : 209
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 07/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro Licano /priv. Radu V. Rosenthal

Mensaje por Radu V. Rosenthal el Mar Ene 30, 2018 7:57 pm





Encuentro licano
Donde pereció el gato por curioso, yace el perro por condescendiente.

¿Y en qué momento tú y yo nos volvimos amigos? —Inquirió con desdén.
La actitud de la mujer sufrió una abrupta transición una vez acabado su discurso, finalmente comenzaba a exhibir sus verdaderos colores. No le agradaba la exorbitante hipocresía de las clases más favorecidas, mucho menos la ilusoria simpatía que aquella aparente jovencita insistía en promover. Eran enemigos por naturaleza, ¿qué caso tenía prolongar la teatralización?
La réplica de la muchacha se le antojó divertidísima; como si hubiera reprendido a un niño sin motivo aparente, fue acusado de irrespetuoso. Radu enarcó las cejas en silencio, aguardando un desenlace que redireccionara el rumbo de la plática, sin embargo, esto no aconteció y, como resultado, le fue exigida porción de su tiempo, como si debiera redimirse, así, por su falta de cortesía.
Soltó una carcajada, inclinándose hacia atrás para enfatizar el gesto. La joven parecía ir terriblemente en serio y él no se podía creer su terquedad; su único anhelo era el de transitar el callejón e internarse entre las edificaciones, lejos de las multitudes, próximo al consuelo del hogar, donde nadie estaría esperándole, pero sí la memoria de una compañía particular.

Se detuvo al cabo de unos instantes, irguiéndose correctamente, simulando exageradamente limpiarse una lágrima con el dedo índice.
Vaya, vaya, tenía entendido que las damas no merodean solas en la noche, que llevan corsé y bonnet, beben té en lugar de sangre y no engatusan a los hombres para rasgarles el cuello —refutó, irónico.
Alzó la barbilla, imitando la postura ilustre que a la aristocracia encantaba adoptar.
Por otra parte, con estas pintas sería una incoherencia tacharme de chucho; sin embargo, estoy perfectamente seguro de haberte descubierto a punto de clavarle los colmillos a un pobre desprevenido, ¿no es eso, precisamente, lo que hacen las sanguijuelas? No negaré, claro, que éstas sean un tanto más babosas. —Sentenció, esbozando una amplia sonrisa.
Si bien el aroma que emanaba la muchacha y la indiscutible hediondez procedente de las inmediaciones eran un obstáculo para la placidez en su estadía, los murmullos de las multitudes habían quedado atrás y la brisa gélida transitaba eventualmente los callejones, brindándole un merecido respiro. En destino no encontraría a la persona que deseaba ver, tampoco la esperanza de su inminente retorno, sino la inmensidad de su ausencia y, tal vez, despejar la mente un momento fuese útil para sobrellevar la prolongada espera.

Definitivamente prefiero que me llames Radu antes que chucho. Ya que aseguras conocer los riesgos de permanecer en mi compañía, me ahorraré las advertencias y supondré que sabrás en qué momento ser prudente y salir corriendo.
»Detesto derrochar mi tiempo, hay deberes que apremian
—mintió—, pero si respondiendo tus preguntas lograré seguir mi camino evitándome los rasguños, pues, pongámonos a ello.
Surcó la escasa distancia que se interponía entre el muro y él, para recargarse contra éste, cruzándose de brazos. La mortecina luz que acariciaba sutilmente las superficies en el corredero procedía, principalmente, de la luna, y, en menor medida, de los distantes portillos, delatores de la vida que se ocultaba de las tinieblas.
Ah, antes que nada, me ahorraré las obviedades: sí, puedo percibir intensos olores procedentes de todos los sitios que nos circundan, tanto como tú e incluso en mayor medida. Hazme un favor, si vas a escatimar en algún bien, que no sea en la calidad de tus perfumes.




And I just keep waiting:

For the beast to take control:

So I won't leave until it's settled:

avatar
Radu V. Rosenthal
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 55
Puntos : 55
Reputación : 12
Fecha de inscripción : 26/12/2016
Localización : Pisándole los talones a Bertok

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro Licano /priv. Radu V. Rosenthal

Mensaje por Bloondy Enhydra el Miér Ene 31, 2018 11:09 am

Los negros ojos de la vampiresa estaban clavados en el licántropo, pero mantenía el estado de calma o al menos luchaba contra ello, llevaba demasiado poco tiempo como criatura nocturna, pero dadas las condiciones de la familia conocía los limites, y se mantenía firme, el joven se mostraba con desdén cuando la chica afirmó que eran amigos, quizás pecaba demasiado de amistosa y confiada, y más con su enemigo natural, aunque ha habido casos en la familia Enhydra de licántropos, era como la oveja negra de la familia, y como se sabía con anterioridad Bloondy jamas trató con uno de ellos. Eso era la razón de tanta fascinación por el joven que se veía agobiado por el infantil entusiamo que podía mostrar la vampiresa, que ladeaba la cabeza ligeramente observandole, fijandose en sus rasgos. Aunque ciertamente enarcó una ceja cuando este se rió ante su reclamación, como si hubiera dicho un chiste, cosa que hizo que la muchacha de negros cabellos se cruzara de brazos y frunciera el ceño esperando que el licano dejara de mofarse.

Cada palabra que escupió el licántropo a continuación a Bloondy le pareció una burla, que se mofaba de ella y su condición, aunque la vampiresa no podía comprender por qué, quizás guardaba paciencia por ser la regla que rompe la norma de la enemistad entre licántropos y vampiros, pero ese hombre de rasgos atractivos se le estaba antojando cruel a la chica, que bajaba la vista con enfado y no se opuso a mostrarle su enojo mirandole con el ceño fruncido mientras intentaba no desplegar el brillo rojizo en sus pupilas que le darían la señal al licano de que se estaba enfadado, se mordió el labio inferior. -No no no....yo visto como una dama...me traigo la ropa que pido a inglaterra.- protesto como si eso le fuera a servir de algo a ojos del hombre que frente a ella se mostraba tan rudo. -Y ademas, tu comes...y yo tambien y a diferencia de otros que comparten mi condición, yo no asesino a inocentes ¡¡¡nunca!! me alimento, pero no los mato ni los dejo al borde de la muerte, bebo lo necesario y les dejo irse con un dulce recuerdo, y es más de lo que puedo decir de muchos.- Se defendió firmemente, ella tenía unas creencias respecto a la hora de cazar y alimentarse, pero su molestía le impedía ahora expresarse a quien tenia enfrente.

El joven al fin se presentó cosa que agradó a la vampiresa finalmente, que sonrió tenuemente, de manera calmada, intentando trasmitirle la misma calma a pesar de sus constantes quejas de la perdida de tiempo que era soportarla, aunque lo cierto es que la chica estaba acostumbrada a ese rechazo sistematico, aunque rara vez era por su condición, más bien por esa locura que invadía su mente, le observó apoyarse en la pared cruzado de brazos y soltar otro dato despectivo con el perfume que usaba la vampiresa. -Es de buena calidad...es que me gusta el de olor a vainilla, los más caros los veo demasiado fuertes...- replicó escusandose por eso. -No sabía que olia peor, me baño siempre..- Asegura con confusión, sacudió la cabeza y le miró. -¿no te gusto? tú a mi me agradas.- Dijo de manera afable mientras empezaba a barajar las miles de dudas que tenía sobre licántropos que empezó a metrallear contra Radu.- Bien...¿Me odias desde que te convertistes o de antes? ¿me odias por que crees que tienes que hacerlo por ser licántropo?- preguntaba la vampiresa, y aunque usaba el "me odias" no se refería a ella en concreto, aunque en parte si, si no a su condición de no-muerta en general.




Al caer la noche mis rosas son las más punzantes. Las más hermosas y peligrosas
-"¡Locura, dices! ¿Me temes? ¿Tienes miedo de lo que podría hacer, de lo que podría decir? Qué reacción tan fascinante. ¿No la consideras algo molesta?"


La noche cae, asi que vuelvo a la vida:


avatar
Bloondy Enhydra
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 223
Puntos : 209
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 07/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro Licano /priv. Radu V. Rosenthal

Mensaje por Radu V. Rosenthal el Miér Mar 14, 2018 1:59 pm





Encuentro licano
Fragante rosa que hemos de apreciar a costa de la sangre que nos hurtan sus espinas.

Radu se regodeaba en la actitud de la muchacha que, lejos de asemejarse a las criaturas de su raza con las que usualmente trataba, se comportaba como lo haría una niña. Poco le importaba la procedencia de su vestuario o si, acaso, obraba con educación, el simple hecho de incordiarla como represalia por haberle interrumpido en su retorno a casa era suficiente satisfacción.
Tal encuentro, sin embargo, acabaría ahondando su reflexión respecto de sus miserias. En caso de haberlo sabido con antelación, posiblemente hubiese tomado una ruta alternativa; la jovencita se mostraba tan aparentemente inocente y desentendida que el alemán desestimó la profundidad de las que serían sus preguntas.
Si debía analizar el porqué de su desprecio por los hábitos alimenticios de los vampiros, entonces, posiblemente, sí podría atribuirlo a una cuestión elemental de su naturaleza. Aquellas criaturas podían seleccionar y moderar, en el mejor de los casos, las presas y cantidad de vitalidad que de ellas pudieran extraer; los licántropos, sin embargo, eran ajenos a las atrocidades cometidas por su bestia interior durante las noches de luna llena. Cada cual exhibía sus propios métodos de restricción, por mucho tiempo Radu permaneció encadenado en un sótano y en custodia de su hermano hasta el amanecer y ahora que se encontraba solo, había optado por internarse en los bosques, alejado de cualquier asentamiento y posibilidad de catástrofe.
Los hombres de su raza debían pagar por las faltas de otros; y esos otros habitaban dentro de ellos mismos.

El tópico del perfume le hizo reparar en el presente y, esbozando una sonrisa irónica, enterró sus pensamientos para abordarlos en otro momento.
No me conoces, no veo qué podrías encontrar agradable en mi actitud inmediata —le increpó, procurando dejar en claro que la empatía por cortesía era completamente innecesaria.
La interrogante que sucedió en su discurso le dejó perplejo, había esperado una actitud curiosa frente a factores elementales, como sus cualidades físicas, el alcance de sus sentidos, si acaso el pelaje producía comezón, pero nunca que apuntara y descargara justo en el dilema más complejo de su entera existencia.

Radu guardó silencio por unos instantes, mientras dedicaba sus esfuerzos a encontrar una respuesta adecuada y no demasiado reveladora.
Para él, ser un licántropo se había convertido hacía mucho tiempo en una condición más de su naturaleza fundamental, no se lo cuestionaba, tampoco lo repudiaba. Radu era hombre y bestia, sin mayores encrucijadas. Era por ello que el límite entre sus emociones y las respuestas instintivas del lobo que habitaba en su interior se hallaba irremediablemente borroso.
Odiar a los vampiros, creía él, era una cuestión de recelo por parte de aquellos seres poderosos incapaces de controlar su habilidad hacia los que cometían atrocidades voluntariamente.
Su aversión hacia la especie dependiente de la sangre, sin embargo, envolvía su pasado y, aún más específicamente, a su hermano. Aquellas criaturas se habían encargado de exterminar a su familia cuando él era aún joven y el único sobreviviente, quien debió haberse presentado como su única esperanza y mayor soporte, se había transformado en una de ellas.
Su hermano se había encargado de convertir su existencia en un calvario, uno más doloroso del que pudo haber atravesado en las garras de sus previos captores, puesto que en el pasado aún había conservado cierto índice de esperanza. Aquel individuo lograba siempre salirse con la suya y el hecho de que fuera un vampiro, únicamente empeoraba las cosas.
Cada vez que el menor de los Rosenthal se topaba con un espécimen de esta raza, inevitablemente era remitido a Sokolović, con todo lo que aquello implicaba. Desde su partida, sin embargo, se encontraba particularmente susceptible respecto del tema.

Se percató de que era necesario elaborar una respuesta, así que, irguiéndose con solemnidad, dedicó un lacerante vistazo a su joven interlocutora.
Te odio a ti y a los tuyos no con anterioridad ni desde que me convirtiera. Es una práctica que se adquiere y fomenta con los años, créeme, a veces hasta se vuelve divertida. —Expresó con velada simpatía, procurando no revelar más de la cuenta—. Además, dentro de las condiciones que involucran ser un licántropo, no viene especificada una norma para detestar a los vampiros.
Realmente no deseaba ahondar en la cuestión, puesto que había hecho un gran esfuerzo las pasadas semanas por evadir lo referente a su hermano y aquella irreversible despedida.
Siguiente pregunta —exigió. No necesitaba continuar destapando heridas latentes en una noche tan oscura.



And I just keep waiting:

For the beast to take control:

So I won't leave until it's settled:

avatar
Radu V. Rosenthal
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 55
Puntos : 55
Reputación : 12
Fecha de inscripción : 26/12/2016
Localización : Pisándole los talones a Bertok

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro Licano /priv. Radu V. Rosenthal

Mensaje por Bloondy Enhydra el Sáb Mar 17, 2018 12:22 pm

Los ojos de la vampiresa seguían clavados en los del licántropo, mientras tambolireaba los dedos de su mano izquierda contra su pierna, ladeaba la cabeza, ese lobo no era muy hablador, o se empeñaba en ocultar algo, el descaro de la vampirsa se hizo mucho más latente cuando decide acercarse aun más a ese licántropo tan serio, y aunque a veces dibujaba sonrisas ironicas, Bloondy notaba lo cinico de esa acción, más sencillamente no se dejó ver molesta por ello ni mucho menos. La clave era mantener la calma si realmente quería seguir curioseando con el lobo que había accedido, más Bloondy se empezó a balancearse ligeramente mientras se aproximaba mucho a Radu, cosa que sin duda eso le podría incomodar de sobremanera.
Entrecerraba los ojos mirandole, estudiandole, antes de seguir hablandole, sinceramente le hizo gracia cuando este aseguró que era imposible que le agradase a la vampiresa, pero Bloondy solo se limitó a negar con la cabeza mientras miraba como se hundía de cuando en cuando en sus propios pensamientos.


-Pienso que no eres tan feroz, que detrás de ese tono ironico y las sonrisas burlonas eres buena persona, aunque seas un licántropo, solo pienso que a lo mejor te doy algo de miedo...pero yo no quiero hacerte daño, ni que me lo hagas...no creo ser mas fuerte que tú ciertamente.- Aseguró Bloondy sin miedo ninguno a revelar dicha información, él no podía saber su edad real, no si ella no se lo revelaba cone exactitud, aunque seguramente sus capacidades que daba la condición le harían adivinar una aproximación a cuantos años tuviera la vampiresa, Bloondy le sonrió de manera amplia y despreocupada. -¿no me vas a hacer daño verdad?- Dijo con un tono afable, queriendo ver la reacción del lobo que sin duda le habría desconcertado un poco aquella pregunta que la vampiresa formuló tan directamente.


El licántropo había pedido otra pregunta para las que tenía la vampiresa, Bloondy se mostró entusiasmada por dicha colaboración, y miró a ambos lados del callejón, asegurandose bien que no hubiera nadie ni intención de aparecer, entonces observó a Radu mordiendose el labio inferior, con entusiasmo, entonces dió unos pequeños brinquitos dejandole ver al lobo lo euforica que estaba. Entonces dejando escapar una nerviosa risa. -¿puedes transformarte? nunca he visto un licántropo, quiero ver como eres, pero ...¿lo puedes hacer a conciencia? yo te guardo la ropa para que no se te estropee si te preocupa, ¿eres suave en forma de lobo?- Las preguntas eran aplastante, y sin duda aunque tenia ganas de que la petición se hiciera real dudaba que Radu aceptara tal cosa, incluso el tornaría algo molesta, asi que Bloondy decidió calmar algo la situación. -Puedes preguntarme tú lo que desees.- Aclaró antes de que el lobo dijera nada, aunque también tenía otra cosa en mente. -¿te ha hecho daño algun vampiro?- Soltó con algo de brusquedad, pero eso explicaría el hecho de que odiase a los de la condición de Cainita.



Al caer la noche mis rosas son las más punzantes. Las más hermosas y peligrosas
-"¡Locura, dices! ¿Me temes? ¿Tienes miedo de lo que podría hacer, de lo que podría decir? Qué reacción tan fascinante. ¿No la consideras algo molesta?"


La noche cae, asi que vuelvo a la vida:


avatar
Bloondy Enhydra
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 223
Puntos : 209
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 07/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro Licano /priv. Radu V. Rosenthal

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.