Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 07/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


El fin justifica los medios ||Dimitry

Ir abajo

El fin justifica los medios ||Dimitry

Mensaje por Cailen Gowan el Dom Dic 17, 2017 11:05 pm

Una luna menguante adornaba el cielo estrellado y despejado de París. Caminaba por las calles cubiertas de escarcha que hacían eco con cada paso que daban los transeúntes, incluyéndome, giré mi vista hacia los edificios aledaños en un intento por orientarme, estaba cerca de mi destino, el cual era una pequeña tienda de segunda mano donde podían encontrarse muchas prendas usadas y en buen estado a un precio razonable, así como muchas otras curiosidades que la gente había considerado inservibles o al menos de poco valor.

Había acudido allí un par de semanas atrás buscando una bufanda que pudiera pagar cuando, escondida detrás de un montón de zapatos viejos, encontré una caja de madera que tenía en su interior todo lo necesario para que pudiera trabajar de lustrabotas, aquello me daría ganancias por un buen tiempo. Al preguntar por el precio de la caja no sorpresivamente me encontré con que se salía de mi presupuesto, el dueño era un buen conocido mío así que le pedí que me guardara la caja pues tenía intención de comprársela, pero no contaba con el dinero en ese momento. El hombre accedió de buena gana, pero con la condición de que no pasara más de un mes, lo cual me pareció justo, compré mi bufanda y me fui con un plan en la mente. Tenía que juntar el dinero así que desde la noche siguiente me puse en marcha.

En las noches, ayudado de aquella daga que había hurtado del estudio de mi padre la noche que abandoné Esocia, abordaba a la gente que paseaba sola por las noches, las cuales, incapaces de pelear contra un arma, entregaban sus pertenencias casi al instante. Durante el día el arma la tenía en mi cinturón y solo me dedicaba a extraer cosas de bolsillos ajenos haciendo uso únicamente de mi cautela y la habilidad que había adquirido con el paso de los años. Las monedas me las quedaba y las demás cosas como pañuelos, relojes, joyería y cualquier otra cosa que podía conseguir de los transeúntes las vendía, o bien, las intercambiaba.  Con eso conseguía comida caliente y pagaba una habitación en una posada cerca del centro de París, siempre procuraba apartar un poco del dinero sobrante para comprar aquella caja. Si lograba conseguirla podría olvidarme de robar para sobrevivir, tal vez no ganara mucho pero prefería tener un trabajo a estar hurtando a la gente.  Los días pasaban y a pesar de desvelarme hasta altas horas de la madrugada y despertar muy temprano, causando que solo durmiera 3 horas durante las tardes, no estaba ni cerca de juntar tan siquiera la mitad de lo necesario.

Había comenzado a desesperarme, no porque tuviese el tiempo encima sino porque no podía estar tranquilo sabiendo que tendría que pasar otro día más robando, tan solo quería quitarme ese peso de los hombros, la culpa me carcomía por dentro y en ocasiones me impedía dormir. Llevaba prácticamente 5 años de esa forma y cada vez me pesaba más en la conciencia. Posiblemente hubiera mandado todo al diablo de no ser porque el día anterior había tenido un golpe de suerte. Era temprano en la noche y el mercado estaba concurrido debido a la gente que compraba cosas para poder recibir de forma adecuada las festividades que se aproximaban.

Como era mi rutina, paseaba entre la multitud buscando personas que estuviesen distraídas y que parecían tener un poco más de dinero de la cuenta, estaba absorto en ello cuando noté a un hombre aparentemente mayor que yo y de apariencia intimidante; su cabello era obscuro y tenía una barba igual de obscura y mullida. Su espalda era ancha, indicativo de que el hombre estaba en muy buena condición física y, por ende, era más fuerte que yo. Vestía ropa que bien podría usar cualquier persona de clase media pero lo que lo delató fueron sus botas, tal vez no era un experto, pero hasta yo pude darme cuenta de lo costoso que era ese tipo de calzado, el hombre intentaba pasar desapercibido por alguna razón pero había cometido un error que la mayoría de la gente consideraría irrelevante. Sus ojos estaban fijos en algún punto en la distancia así que no quise perder tiempo y, en una maniobra arriesgada pero efectiva, metí una mano en el bolsillo izquierdo de su abrigo.

No fueron más de dos segundos y ya tenía en mi posesión un fino reloj de bolsillo y un costal que tenía más de 100 francos dentro. Huí de la escena antes de que el hombre se diera cuenta y así no darle oportunidad a que llamara a la policía, haciendo uso de varios atajos que conocía (como medida precautoria) fui directamente a la posada. Fue la primera vez en más de una semana que pude dormir tranquilo sabiendo que al fin tenía el dinero necesario y que podía ponerle fin a todo eso, al menos por un buen tiempo.

Recordando todos esos sucesos me distraje un segundo y casi resbalo debido al hielo que cubría el pavimento, afortunadamente logré sujetarme de una pared y recobré el equilibrio de forma rápida. Volví a alzar la vista y esbocé una sonrisa al ver el escaparate de aquella tienda de segunda mano, menos de 10 minutos después salí de ahí con la caja en mano y aun mucho dinero en los bolsillos, incluyendo el reloj, aún no estaba seguro de qué hacer con él. La noche era joven y preferí no desperdiciar más tiempo, ya me lo pensaría después. Caminé varias calles hacia el norte hasta encontrarme con una esquina más o menos concurrida en donde decidí que sería buen lugar para establecerme como un lustrador de botas y así lo hice.

No pasó mucho tiempo hasta que apareció el primer cliente, a ese le siguieron muchos más y pronto me encontré con las manos sucias hasta las uñas debido a la grasa que utilizaba para limpiar. A pesar del cansancio por la postura agachada y el frío me sentía bastante tranquilo. Los hombres se iban satisfechos y yo ganaba un par de francos por el servicio, aquello continuó por horas ininterrumpidas. Mientras el siguiente cliente se acomodaba me di la vuelta para coger un trapo que estuviese más decente, luego me puse en marcha y todo iba bien hasta que comencé a prestar atención al calzado del hombre que ocupaba el asiento… eran las mismas botas del hombre en el mercado. Oh oh…


Stuff:




Seilen :3  :





Gracias Hereb c:


avatar
Cailen Gowan
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 329
Puntos : 391
Reputación : 90
Fecha de inscripción : 07/09/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El fin justifica los medios ||Dimitry

Mensaje por Dimitry L. Rudakov el Dom Dic 24, 2017 1:05 pm

" Indoctrinated minds so very often contain sick thoughts.
And commit most of the evil they preach against ".






El inmortal llevaba un par de semanas realizando el mismo recorrido, noche tras noche buscando una distracción que, para su desgracia, no llegaba. Las misiones se habían reducido, su castigo se había extendido más de lo que podía soportar, y bien sabrían que él no se quedaría de brazos cruzados. Mucho menos cuando el mercado le ofrecía tanto con que divertirse, y aunque pasaba por alto a los de su raza que intentaban pasar desapercibidos entre la multitud, siempre lograría toparse con un lycan en medio de tantos seres.

Sus pasos eran lentos, y su semblante inexpresivo como ya era habitual en él, solo sus orbes se movían inquietos de persona en persona, incluso en los niños, ya que últimamente se había topado con inmortales sumamente jóvenes. Una tragedia ciertamente.

Se detuvo una fracción de segundo para encender uno de sus cigarrillos, ambas manos arriba y fue cuando sucedió, fue muy sutil el calor y luego los pasos acelerados alejándose del lugar. No tuvo necesidad de llevarse la mano al bolsillo para comprobar lo que ya sabía que había perdido. Solo hizo utilidad de su habilidad para enfocar el rostro del atrevido que le había hurtado.
Pequeño ladronzuelo. — murmuró cuando tuvo una visión global del humano, porque solo se enfocó en eso y podía apreciarlo, un sencillo humano. No iría por él, sus ropas le delataban y lograba entender, hasta cierto punto, por qué lo había hecho.
Nos volveremos a ver. — pensó y continuó con su caminata, sin saber aún que por esa noche el robo del chico iba a hacer lo único relevante.

Pasó tiempo luego de eso, había conseguido que se le entregara un pergamino con localizaciones de algunas manadas y eso ya era un paso bastante importante luego de las semanas que transcurrieron desde su última reunión. Los días que le siguieron luego de tener la lista en su poder estuvieron llenos de emociones, esos bajos deseos de torturar y matar a esos seres, terminaba por regalarle un regocijo que podría verse obsesivo para cualquiera que lo admirara en acción, pero no podía dejar a un lado aquello, era todo lo que componía su esencia y algo en lo que realmente era bueno, por no decir excelente.

Como toda buena temporada no es infinita, pronto se vio nuevamente sin mucho que hacer retomando así las noches en que vagar en busca de altibajos era una necesidad constante.
La noche que escogió para hacerlo, se desvió del mercado ambulante, para encontrarse de lleno en los callejones de la ciudad. Avanzando con cautela y sin mayor emoción, mientras su mirada saltaba en cada persona que recorría el mismo sitio. No había nada que hacer ahí.
A la salida del mismo estuvo a punto de voltear hacia la otra esquina, hasta que una esencia captó toda su atención. Tan ausente a lo que le esperaba y ubicado precisamente en la otra esquina frente a él se hallaba el muchacho del mercado. Tal y como había anticipado el inmortal aquella noche, volvían a encontrarse y no porque él lo hubiera buscado, simplemente así tenía que ser.

Giró sobre los talones y avanzó hasta ubicarse en el asiento que tenía el humano frente a él, estaba haciendo una escena más estructurada, no tenía pensado ir a encararle de forma agresiva, eso no iba con sus ideales.
Aguardó a que el joven se volteara y al parecer él también le estaba reconociendo. Solo cuando sus orbes se cruzaron le sonrió levemente con un deje de maldad.
¿Vas a relatarme lo que hiciste con mi dinero?


[ + I choose to live and to grow, take and give... And Kill + ]
Do what it takes to step through:



It's so impossible to ask you to stay with me.:



avatar
Dimitry L. Rudakov
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 54
Puntos : 82
Reputación : 37
Fecha de inscripción : 11/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El fin justifica los medios ||Dimitry

Mensaje por Cailen Gowan el Miér Dic 27, 2017 12:08 am

Mierda.

Continué limpiando los zapatos con lentitud notable, buscaba desesperadamente algún indicio, una mancha, una rasgadura, algo que me dijera que el hombre que tenía en frente no era el mismo al que osadamente había hurtado anteriormente en el mercado, tan obsesivo fue mi escrutinio que me desconcentré por completo y detuve el movimiento de mis manos. Una gota de sudor frío se formó en mi frente al darme cuenta. Era, en efecto, el mismo hombre. ¿Lo peor? Que estaba seguro de que él ya sabía quién era yo.

Empalidecí de inmediato al pensarlo, luego tragué saliva audiblemente antes de, finalmente alzar la vista, solo para encontrarme con unos ojos fríos y una sonrisa maliciosa pero serena.  Fue como en cámara lenta el momento en el que sus labios comenzaron a moverse antes de articular una palabra, temí por mi seguridad e incluso mi vida. Mi pulso se disparó enseguida y sentí mi corazón golpeando contra mi pecho con fuerza. Por un momento hubo un silencio absoluto donde solo escuchaba mis latidos que sonaban como tambores contra mis oídos; el silencio fue súbitamente roto por las palabras del hombre al que miraba aún de rodillas. Hablaba con una calma espantosa pero su voz sonó autoritaria y las palabras me pesaban sobre los hombros.

Naturalmente él no tenía idea de que gracias a ese dinero era que yo me encontraba lustrando sus botas, y quería explicárselo, que no había hecho mal uso de él, que, irónicamente, había robado para dejar de hacerlo, para ponerle fin de una buena vez, aunque fuera por un tiempo, que ese dinero que había extraído de sus bolsillos había sido mi salvación. Todo eso y más quería decirle pero fui incapaz por varias razones, la primera era que la profunda vergüenza que me embargaba, la segunda, del miedo que sentí no podía ni hablar.

Bajé la cabeza inmediatamente, quería pensar en una salida puesto que algo me decía que no iba a acabar para bien y sus ojos penetrantes no me dejaban pensar con claridad. Estaba consciente de que estaba jugando con la paciencia del hombre de aspecto amenazante y mi silencio posiblemente era engancharme la soga al cuello pero no podía hacer nada, en verdad no lo podía hacer. De forma mecánica había vuelto a limpiar el cuero de sus finas botas aunque con mucha más lentitud que antes. Mientras todo eso ocurría, en mi cabeza hacía el esfuerzo por maquinar algún plan de escape, a escasos 10 metros de donde nos encontrábamos estaba la entrada a un callejón que conectaba con muchos otros, conocía todos los rincones de París como la palma de mi mano, sabía que girando donde era correcto, podía llegar hasta el centro de la ciudad, podía perder al hombre si este corría detrás de mí y aquello era la parte fácil; lo que me colocaba en desventaja era que, debido a su posición en el asiento, él sería capaz de reaccionar rápido y de cogerme por el cuello de la camisa en un solo movimiento. Tenía que ganar tiempo, tenía que distraerlo de alguna manera. Miré de reojo y encontré el frasco donde guardaba la pintura para zapatos de color negro, dicho contenedor estaba destapado.

El plan estaba hecho en mi mente, tomaría el frasco y arrojaría el contenido en la cara de mi oponente, aunque fuera por unos segundos, lo dejaría incapaz de ver. Era suficiente tiempo para tomar la caja al lado mío y salir huyendo. Vi la oportunidad y, sin perder tiempo tomé el frasco donde estaba la pintura, en esa milésima de segundo en que cerré mi mano en el frasco y estaba por lanzarlo, vi de reojo la figura de un policía que caminaba cerca, demasiado cerca. De inmediato solté el recipiente y detuve por completo cualquier movimiento mío. No solo había perdido mi única oportunidad de escape, sino que también había delatado mi intención de huir, no había probabilidad de salir de aquella situación. Me había condenado yo solo. Volví a bajar mi cabeza y relajé mis músculos en total sumisión, no podía hacer nada más que esperar la reacción del hombre que seguía en su silla, mi corazón latía fuerte y el sonido retumbaba en mis oídos.


Stuff:




Seilen :3  :





Gracias Hereb c:


avatar
Cailen Gowan
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 329
Puntos : 391
Reputación : 90
Fecha de inscripción : 07/09/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El fin justifica los medios ||Dimitry

Mensaje por Dimitry L. Rudakov el Jue Dic 28, 2017 8:35 pm

"It's easy to condemn without looking in the mirror.
Behind the scenes opens reality".





El sonido del corazón del muchacho era absolutamente claro, Dimitry comenzó a captarlo incluso desde antes que sus miradas se encontraran, percibiendo que el joven estaba en un punto en que un ataque no sería muy extraño. Aunque el inmortal no lo culpaba, al contrario, y por momentos le causa cierta gracia la situación, de seguro lo último que se imaginó el humano era terminar limpiando las botas del que fue su víctima para un robo bastante prolijo y bien ejecutado, en el que, si Dimitry no hubiera sido lo era, de seguro no se habría percatado de nada, pero como las cosas no siempre salen como uno espera, ahí estaba toda la mala suerte apuntando al ladronzuelo.

No dijo una palabra más al ver que su compañero estaba algo atónito, por lo que, le permitiría digerir el momento antes de entablar una declaración.
Sorpresa fue lo único que obtuvo al descubrir las intenciones ajenas, que atrevido podía llegar a ser un simple humano. La sonrisa del condenado se disipó y estuvo a punto de sostener la mano ajena para impedir su acción, pero no fue necesario y como ya se había plantado sobre él una nube oscura, volvió a actuar cuando un policía hacía patrullaje muy cerca de ellos. En ese momento el vampiro tuvo que contener la risa ante la mirada de espanto del chico cuando toda su "magnífica" idea se vino al piso.
Eso no hubiera sido muy inteligente de tu parte, ¿Sabes? — comentó con suma tranquilidad, cruzando los brazos a la altura de su pecho. Lentamente se confiaba de la situación que estaba viviendo en compañía del desconocido.

Tenía muchas dudas con respecto al humano, por supuesto la primera era sobre su trabajo, no entendía por qué realizaba aquello si finalmente terminaba recurriendo a los robos para sustentarse, cosa que al parecer tampoco le funcionaba del todo. Era sumamente delgado, por lo que la falta de alimentación de seguro era su principal problema. Por otro lado, el verse tan tímido e indefenso ahora, pero bien que no lo fue a la hora de correr luego de que su mano abandonara el bolsillo del inmortal. Algo no terminaba de cuadrar con él.
Solo te diré una cosa; No repetiré la pregunta, chico. Estoy esperando. — le advirtió en un tono más severo, pero aun así no buscaba asustarlo, realmente quería saber que había pasado con el dinero, mismo que si bien él no necesitaba en lo más mínimo, quería saber que al menos el muchacho le habría dado un uso digno.

Si era astuto huiría, si era inteligente le enfrentaría. Se acomodó en su lugar, haciéndole un gesto con la cabeza para que al menos considerara terminar con su trabajo, después de todo no esperaba irse de ahí con sus botas a medio limpiar, quizás si lo hacía de forma correcta recibiría un pago generoso por parte del ruso, ya que sin importar las circunstancias que los habían cruzado nuevamente, Dimitry no iba a desquitarse con él, y lo único que buscaba en ese momento era que el humano se erradicara ese temor, y lograra aferrar algo de coraje a sus palabras.


Última edición por Dimitry L. Rudakov el Mar Mar 13, 2018 1:10 pm, editado 1 vez


[ + I choose to live and to grow, take and give... And Kill + ]
Do what it takes to step through:



It's so impossible to ask you to stay with me.:



avatar
Dimitry L. Rudakov
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 54
Puntos : 82
Reputación : 37
Fecha de inscripción : 11/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El fin justifica los medios ||Dimitry

Mensaje por Cailen Gowan el Lun Ene 29, 2018 1:05 am

Muchas veces había considerado que, de existir Dios, ese ser magnífico que todo lo veía y todo lo podía, yo, una creación suya, le era de poca importancia y por esa razón es que siempre había sido indiferente conmigo. Dios no estuvo cuando lo necesité ni cuando rogué por él envuelto en llanto cuando era un niño y mi cuerpo había sido maltratado a tal punto en el que no me podía ni enderezar del dolor; tampoco cuando una noche después de abandonar Escocia uno de los marineros del barco en el que estaba me descubrió que viajaba en el navío como polizón, lo mismo ocurrió cuando unas semanas después de llegar a tierra comencé a enfermar y a debilitarme debido al hambre. Hasta ese momento pensé que a ese ser supremo le daba igual, pero ahora estaba convencido de que algo le había hecho yo y estaba molesto conmigo, Dios me despreciaba.

Me quedé inmóvil por varios segundos, mirando fijamente las botas sucias que tenía delante mío, esperando el momento en el que una de estas se moviera hacia atrás para tomar impulso y, finalmente, encestarme una patada directo en la cara. Hasta cierto punto, habría deseado que pasara eso, porque era lógico y nada sorprendente que simplemente decidiera descargar su ira contra mí, no era como si no la tuviera merecida. Mi histeria aumentó al notar que no lo había hecho y que, encima, el hombre sentado en ese banco no tenía pensado hacerlo. ¿Qué era lo que quería? Pensé mientras retomaba mis acciones anteriores, comenzando a limpiar, redoblando mis esfuerzos por hacerlo bien, porque eso era lo mínimo que podía hacer. Rápidamente comencé a analizarla situación pero con otros ojos, podía advertirle al policía que justamente caminaba junto a nosotros en ese momento; las suelas de sus zapatos, que sonaban suavemente en la acera, hacían un eco estruendoso en mis oídos al punto en el que me hacía tener jaqueca. También pudo haberme dado esa patada que estuve esperando en vano, o un golpe incluso. Pero no lo hizo, en su lugar quería hablar. Si algo había aprendido de las calles, era que cuando alguien quería “discutir un pago” generalmente significaba que el pobre desgraciado que tuviera que pagar dicha deuda terminaría muy mal, de una forma u otra.

-Compré algo. -Murmuré con apenas un hilo de voz, luego extendí mi brazo hacia el frasco que antes había intentado lanzar, esta vez con movimientos sumamente lentos. Luego lo acerqué a mí y vacié un poco del preciado contenido sobre un trapo que tenía aparte, devolví el contenedor a su sitio y comencé a pasar el trozo de tela con pintura por su bota, cubriendo aquellos sitios donde ya no había color debido a raspones. -Compré la caja que tengo a mi lado, con todo lo que tiene dentro. Y también el asiento que está ocupando, monsieur. Y también algo de comida -Completé al final, manteniendo la cabeza agachada. No me atrevía a mirarlo otra vez, sus ojos eran penetrantes y cuando los miré antes sentí que me había escrutado el alma entera. Terminé de lustrar sus botas y dejé mis materiales a un costado.

-Si va a hacerme algo, hágalo de una vez.


Stuff:




Seilen :3  :





Gracias Hereb c:


avatar
Cailen Gowan
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 329
Puntos : 391
Reputación : 90
Fecha de inscripción : 07/09/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El fin justifica los medios ||Dimitry

Mensaje por Dimitry L. Rudakov el Mar Mar 13, 2018 1:14 pm

"You can't go on hiding yourself...
Behind old fashioned fairytales".






La voz del chico apenas rozaba un volumen para que un humano le oyera, estaba sumamente retraído, y no era para menos. la presencia del Inquisidor representaba un castigo en potencia para el muchacho, como si su anticipado y poco elaborado robo hubiese salido del todo mal, y ahora debía hacerle frente a quien, en ese momento había considerado su víctima.
El semblante serio del inmortal tampoco ayudaba a la situación, y por el contrario solo le añadía mayor tensión al panorama, observando con sumo detalle los movimientos ajenos, la forma de moverse y expresarse, finalmente si el humano en algún momento osaba mentirle, él ya lo sabría.

Aguardó paciente a que el policía caminara junto a ellos, y cuando le vio a unos metros más adelante se decidió a continuar con la inoportuna charla.
Me parece interesante la forma en que puedes cambiar de rubro, aunque seguramente lo mano larga aún lo mantienes. —comentó con duda refiriéndose a la máscara ladronzuela que se había enmarcado con él.
No he venido a juzgarte precisamente, todos hacemos cosas para sobrevivir de alguna u otra forma, quizás algunas un tanto más estúpidas que otras, pero eso se verá reflejado en cada persona. —argumentó, teniendo siempre en mente el trabajo oscuro que él mismo realizaba, y era eso lo que le daba el paso a no ver de manera tan terrible los actos del chico, no existía comparación entre ambas cosas.

Sonrió con algo de desconcierto antes de retomar la seriedad, y todo producto de las palabras ajenas, realmente esperaba que el vampiro le agrediera, siendo que en ningún momento esa opción estuvo considerada en su mente.
Exhaló antes de contrarrestar sus palabras, acercando la zurda al hombro del humano, para que solo su índice le diera un ligero toque.
Claro que haré algo. —le aseguró, poniéndose de pie para observar la calidad del trabajo en sus botas, y la verdad estuvo muy conforme con el desempeño ajeno.
Aún tengo algunas dudas sobre ti, y como creo merecer un poco más de tu consideración, bien sabes porqué, te aconsejo que me sigas. — le advirtió, aunque su voz no sonó amenazante en lo más mínimo, más bien, estaba en un estado tranquilo sin mencionar la curiosidad que sentía en ese momento.

Cerró su abrigo mientras desviaba la vista a la calle que le sería útil para llegar al destino que tenía en mente y avanzó unos pasos hasta que notó la duda ajena.
Si hubiera querido golpearte o incluso matarte, ya lo habría hecho, créeme. — musitó mientras se encogía de hombros, conocía el grado de maldad que podía formular, pero al menos estaba siendo muy honesto con el muchacho sin intención alguna de asustarle, aunque claramente se podía tomar como una amenaza.
Vamos. —le alentó y emprendió camino hacia el centro, conocía un sitio que significaría un paraíso para su inesperado acompañante.


Última edición por Dimitry L. Rudakov el Sáb Jun 09, 2018 2:48 pm, editado 1 vez


[ + I choose to live and to grow, take and give... And Kill + ]
Do what it takes to step through:



It's so impossible to ask you to stay with me.:



avatar
Dimitry L. Rudakov
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 54
Puntos : 82
Reputación : 37
Fecha de inscripción : 11/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El fin justifica los medios ||Dimitry

Mensaje por Cailen Gowan el Sáb Mar 31, 2018 1:32 am

Aunque tuviera la vista pegada en el suelo, mis oídos estaban atentos a sus palabras. Me alegré de que al menos no hubiera seguido hablando del tema sino hasta que el policía estuvo a una distancia más o menos prudente de donde nos encontrábamos. Sabía que, si el oficial se enteraba no habría dudado ni un segundo de arrestarme en el acto, de ahí, confesando o no, recibiría una buena paliza en la comisaría. ¿Y después? Definitivamente me habrían colgado como lo hacían con los ladrones y criminales. Al pensar en eso, de manera instintiva me llevé una mano al cuello, como queriendo protegerlo. Estuve al pendiente de su plática y asentí levemente con la cabeza, guardando mis cosas, pues pretendía alejarme del sitio en cuanto él se fuera. –Solo quería comer algo. –Murmuré, excusándome, pidiendo perdón.

Me aparté un poco, dándole espacio para que se pusiera en pie. Noté que examinaba cómo había quedado su calzado y no pude evitar tragar saliva con temor, ¿y si decidía que no le gustaba y ahora si me soltaba una patada? Afortunadamente pareció estar, tal vez no contento, pero sí conforme, lo cual me alivió bastante, me hizo tomar aire; ni siquiera me di cuenta de que estaba conteniendo la respiración. Alcé la mirada aprovechando que me encontraba a su espalda y noté que el hombre era mucho más robusto de lo que había notado a primera vista, estaba tan concentrado examinándolo que por poco me pierdo de sus palabras. Parpadeé un par de veces, sorprendido por sus extraña petición.

Lo observé dar un par de pasos antes de salir de mi trance, me puse de pie enseguida y cargué la pequeña caja de madera, luego me acomodé el pequeño asiento desplegable bajo el brazo y comencé a andar, varios pasos atrás de él. Tenía un mal presentimiento, algo que me advertía que no era buena idea seguirle. -¿A dónde vamos, Monsieur? –me aventuré a preguntar, conocía los callejones y sabía que ese daba a una calle del centro pero no entendía por qué nos dirigíamos allí.

En ese momento no me di cuenta pero la distancia entre ambos era exagerada, cosa poco sorprendente pues yo le tenía miedo al hombre a pesar de todo. ¿Cómo no? Si era más grande que yo, además de que tenía una apariencia intimidante en todo aspecto, incluyendo su voz autoritaria. Continuamos caminando por ese laberinto de callejones por un buen rato, posiblemente más de una hora. –Sé que no es mi lugar preguntar pero ¿podría saber su nombre? –Inquirí alejándome un par de pasos más, por si su reacción era molestarse conmigo, tal vez no había sido oportuno hacer semejante pregunta. Mientras esperaba su respuesta tuve una sensación extraña, como si alguien me estuviera observando. Me detuve abruptamente y miré a mis alrededores, no había nadie. Estoy demasiado paranoico. Pensé y volví a andar.

No supe cómo pasó, fue algo demasiado rápido como para que mis ojos lo captaran. Solo sé que de forma repentina sentí que alguien me ponía una mano sobre la boca y con la otra me alzó del suelo, causando que soltara las cosas que llevaba cargando, antes de que estas tocaran el suelo yo ya estaba en otro lugar. Tal vez una calle o dos más al Norte. Parpadeé confundido ante lo que pasaba, al ver hacia el frente vi a una figura pálida como solo alguien muerto podría estarlo. Dejé escapar un grito de terror al darme cuenta de lo que había pasado ¡Un vampiro! Comencé a pelear para salir de su agarre, lo empujé, pateé y golpeé; a lo cual él solo se reía de una forma inhumana, cosa que me aterrorizó más. Cuando se hartó de mis movimientos, me alzó por el cuello de la camisa y me estampó de espaldas contra la pared que estaba detrás de mí, lo hizo con suficiente fuerza como para aturdirme pero no para dejarme inconsciente.

-Te he observado por un buen tiempo, niño. Sé que serás un aprendiz perfecto. –Sonrió ampliamente, mostrando sus colmillos afilados y, sin decir una sola palabra más, dejó escapar un gruñido casi animal y encajó sus dientes en el costado izquierdo de mi cuello, el dolor fue tan intenso que, antes de poder contenerme, dejé escapar un alarido de dolor que cortó el silencio de la noche.  Aparentemente molesto,  se separó de mí un segundo, apenas pude notar su boca llena de sangre, mi sangre, me soltó una fuerte bofetada y luego volvió a morder. Esta vez colocando su mano libre en mi boca.

Grité, maldije e incluso mordí su mano con toda la fuerza que pude, sin éxito, parecía que ni siquiera notara mis intentos por librarme de su agarre. Tal vez fueron segundos pero yo lo sentí como si hubiesen sido horas, me fui debilitando rápidamente  a media que el sobrenatural seguía chupando mi sangre y sentí que se me escapaba la vida de mi cuerpo. Sintió mi debilidad y, así sin más, me soltó de la camisa, dejándome caer al suelo de golpe. Quise escapar, aunque fuera arrastrándome por el suelo, pero no era capaz de moverme. Apenas podía mantener mis ojos abiertos. La figura volvió a sonreírme con una expresión demoníaca y se agachó, no sin antes morder su brazo, haciendo que sangrara. –Descuida, te sentirás mejor en un momento. –Habló nuevamente antes de acercar la herida a mis labios. Traté de apartar mi cabeza, negándome a beber de su sangre, pues sabía lo que pretendía pero este me tomó firmemente de la cabeza, manteniéndome quieto.


Stuff:




Seilen :3  :





Gracias Hereb c:


avatar
Cailen Gowan
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 329
Puntos : 391
Reputación : 90
Fecha de inscripción : 07/09/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El fin justifica los medios ||Dimitry

Mensaje por Dimitry L. Rudakov el Sáb Jun 09, 2018 2:54 pm

"Eternal silence cries out for justice, forgiveness is not for sale.
Nor is the will to forget".






Las dudas claramente no podrían faltar en el joven, después de todo lo que había ocurrido entre ellos y como finalmente se cruzaron nuevamente, era cierto que la situación podría tornarse confusa, y no solo para el humano, ya que en Dimitry lentamente comenzaba a nacer una inquietud acerca del muchacho. Había visto a muchos desamparados, les había alimentado un par de veces, eso estaba claro, pero estaba seguro de que él escondía algo más, aunque si le hubieran preguntado en ese momento, ni el mismo inmortal podría definir exactamente que era.

Sus pasos continuaron firmes pero lentos, no buscaba dejarle atrás por mucho que se empeñara en mantener una distancia importante entre ellos.
Creo que intercambiar nombres ahora no sería prudente, tal vez, si sobrevives esta noche podremos negociarlo. — comentó con un toque de broma en sus palabras, aunque en ningún momento volteó con una sonrisa a mirarle, nada que asemejara lo tranquilo que se encontraba en ese momento. Sin saber si quiera que sus palabras resultarían prácticamente tangibles.
Quizás fue esa misma calma lo que no le permitió anticiparse a lo que ocurría, una brisa, unos pasos y luego nada, el chico había desaparecido tras su espalda, dejando una estela del suave aroma de su sangre.
Los pasos del vampiro se detuvieron, sabía lo que había ocurrido, era de su especie, ni los Lycans eran tan rápidos, pero ¿Dónde?
Dejó caer sus párpados y se concentró en el joven, lo veía claramente y la imagen poco a poco se volvió más nítida, y en conjunto con eso aún más aterradora.
Mierda. — bramó antes de salir disparado en la dirección que su visión le había proporcionado; Al norte.

Se detuvo en seco tras el inmortal, sosteniéndole por el cuello para alejarle del humano, lanzándolo unos cuantos metros lejos de ellos. Desvió la mirada un segundo solo para advertir al joven, no podía darse el gusto de perder al bastardo que lo acechaba.
Presiona la herida y límpiate los labios, no se te ocurra beber ni una gota. —habló rápido y avanzó hasta el vampiro que ya estaba de pie, y claramente furioso por la intromisión de Dimitry, aunque éste se mostró aún más desafiante que el mismo aparecido y avanzó hasta que solo unos pasos les separaran.

Fue la voz del desconocido la primera en elevarse, mostrándose desconcertado y sin duda más exaltado que quien le había agredido.
¿Quién te crees, idiota? — preguntó altanero, absolutamente confiado, y fue cuando Dimitry se dio cuenta que no era un vampiro antiguo, era demasiado descuidado.
Cometiste un grave error, y yo no doy segundas oportunidades. — musitó, arremetiendo contra él, un golpe directo al cráneo ajeno, el cual crujió contra su puño y le esquivó un par de veces, era rápido, pero no lo suficiente, aunque consiguió desgarrar parte de la piel del brazo de Dimitry, y fue lo único que toleró.
Sabía que el muchacho les observaba, quizás con dificultad producto de la velocidad con la que se movían, o tal vez producto del agotamiento por la pérdida de sangre, pero finalmente sus acciones eran para defenderlo, y bien sabía que, si no acababa con la sanguijuela, volvería por el humano, lo había marcado.

La zurda de Dimitry viajó con la velocidad suficiente para perforar el tórax del otro vampiro, comprimiendo de tal forma su maltrecho corazón que terminó por desintegrarse en su palma.
El gélido cuerpo cayó, y solo para asegurarse, aplastó la cabeza del inmortal con su bota y exhaló, esperando que la oscuridad de la noche hubiera servido de manto para evitar aquella imagen tan desagradable para el muchacho.
Volvió con él, limpiando su mano lo mejor que pudo contra su pantalón negro y le observó con preocupación.
Chico, mírame, ¿Estás bien? — preguntó en voz baja, tomando uno de sus hombros, y de paso acomodándolo junto a él moviéndole con suavidad en todo momento, no estaba seguro de cuanta sangre había perdido, y lo más importante... Si había alcanzado a beber algo del vampiro.


[ + I choose to live and to grow, take and give... And Kill + ]
Do what it takes to step through:



It's so impossible to ask you to stay with me.:



avatar
Dimitry L. Rudakov
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 54
Puntos : 82
Reputación : 37
Fecha de inscripción : 11/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El fin justifica los medios ||Dimitry

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.