Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Once again || Privado

Ir abajo

Once again || Privado

Mensaje por Nara Song el Sáb Dic 30, 2017 12:38 pm

El último año había pasado muy rápido para Nara. Había estado recorriendo el mundo junto a su hermana en busca del hombre que había acabado con sus humanas vidas, hasta el momento en el que Yuna, como de costumbre, quiso volver a desaparecer. Aquello no era una novedad para la castaña, ya que sabía a la perfección que su hermana no era trigo limpio, para ser sinceros, Nara tenía cierto afecto hacía ella, ya que era la única persona viva con la que compartía sangre, pero estaba harta de tantos viajes, de tantas búsquedas. Sabía que su hermana andaba obsesionada con aquel tema y que no pararía hasta capturar al que las había convertido en lo que eran ahora, pero desde que Nara se convirtió en vampiro no le había dejado vivir su vida. Al fin la castaña había encontrado la tranquilidad estos últimos meses, ya que habitaba en España desde que su hermana quiso volver a desaparecer del mapa, ni se molestó en buscarla, pero sí en rehacer su vida. Había conocido a un noble cuya familia era de clase alta, no era lo que más le importaba a Nara, bueno, en parte sí, ya que si algo había aprendido Nara en todo este tiempo de su hermana era que mejor gastara dinero la otra persona. Pero no era sólo por aquella frase que había memorizado Nara, sino porque el chico tenía los pies en la tierra, de alguna forma u otra, Nara veía a su antigua chica rebelde y protestona reflejada en este. Él supo lo que era y no tuvo miedo en ningún momento al saber que Nara no era una humana tal y como él pensaba, de hecho, quiso que le convirtiera en vampiro para así estar toda la vida a su lado. Nara inocentemente creyó que podría vivir una vida totalmente nueva y que se casaría con el chico, pero estaba totalmente equivocada.

Una noche cualquiera regresó a la mansión donde vivía con el chico, el aposento donde ellos dos dormían se encontraba hecho un desastre y él yacía muerto en la cama de matrimonio, ensangrentado. No tuvo que leer la carta que le había dejado justo encima del cadáver para saber de quién se trataba, pero aún así, la abrió. ‘’Te espero en la Catedral de Notre Dame. No llegues tarde.’’
Yuna le había mandado otra carta hacía meses, pero Nara no le hizo caso alguno, ponía exactamente lo mismo que en la que había dejado la noche en la que mató al pretendiente de Nara, lo único que había agregado era aquel ‘’no llegues tarde’’ Nara no lo quería tanto como para perder el tiempo llorando, pero sí sabía que nunca podría vivir una vida feliz con su hermana en ella. Tenía que quitársela de encima tarde o temprano y ahora más que nunca estaba dispuesta hacerlo, por ello esa misma noche partió hacia París. Odiaba tener que seguirle el juego a su hermana, pero más odiaba el hecho de no poder llevar una vida normal como la de todos los humanos.
Nada más llegar a Paris, Nara supo qué hacer. Se dirigió hacía Notre Dame, la catedral más hermosa que había visitado a día de hoy. La castaña se conocía París como la palma de su mano, ya que durante bastantes años había sido como su hogar. Y al fin llegó. Al ver la catedral, Nara se cruzó de brazos y fue inspeccionando a todos las personas que pasaban al lado suyo, para ver si podía ver la negra y larga cabellera de su hermana Yuna. Algo le decía a Nara que esta sería la última vez que tendría que seguirle el juego a su querida hermana.


avatar
Nara Song
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 7
Puntos : 2
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 27/12/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Once again || Privado

Mensaje por Yuna Song el Lun Ene 01, 2018 9:15 pm

‘’No llegues tarde’’.

Aquella había sido la última advertencia de Yuna a su hermana, Nara, que había ignorado su carta anterior. Puede que la muchacha fuera una vampira y que tuviera toda la eternidad por delante, pero bien era sabido que incluso los sobrenaturales no duraban demasiado con tantas guerras en pie, y Yuna tenía un montón de cuentas pendientes con criaturas alrededor del mundo; ella no tenía tiempo que perder, y la paciencia no era su fuerte. La primera carta la había enviado hacía meses, cuando recibió el mensaje de su creador, que se hallaba en París. Él quería encontrarse con ella, resultaba evidente, y su hermana pondría mil y una excusas para no hacerlo. Puede que fuera una trampa, incluso podrían parecer dos chiquillas idiotas acudiendo a la llamada de su sire, pero no perdería aquella oportunidad después de más de cien años esperando. Su primer aviso fue en vano; Nara ignoró su carta y siguió jugando a ser humana. Yuna odiaba aquella parte de su hermana. ¿Realmente creía que podría rehacer su vida, que podía actuar como si fuera humana? Ella quería casarse con un buen hombre, mejor si era de buena familia, y aunque sabía que le era imposible tener críos, se las arreglaría para rellenar ese vacío en su vida. Yuna podía ser caprichosa, podía ser insolente e impulsiva en muchos sentidos, pero le resultaba injusto que a ella la tacharan de loca cuando era su hermana la que terminaba en la cama de un humano confesándole su secreto bajo la cálida luz de su lujosa mansión. Por eso tuvo que apañárselas; no tenía tiempo para ir y volver a París arrastrando a su hermana con ella, tenía que vigilar el terreno antes de eso, acostumbrarse a Francia como si fuera su propio hogar, por lo que ideó otro plan. Uno de los ‘’suyos’’, como llamaba a sus fieles esclavos, llevó a cabo el asesinato por ella, dejando al pobre hombre, cuyo único delito había sido conocer a las hermanas Song, desangrado sobre su cálida y cómoda cama. Era uno menos, un hombre menos al que matar por el capricho de su hermana mayor, pero un nombre que se sumaba a la lista de víctimas de Yuna. Por supuesto que aquel no había sido el peor. Hacía mucho tiempo, todavía en Londres, la joven se encargó de asesinar al primer amor de su hermana, un acto que tuvo como consecuencia la enemistad y el rencor eterno de ésta. Desde entonces, aunque habían permanecido juntas, Nara tenía mucho cuidado cuando hablaba con ella, procurando no decir demasiado sobre su vida privada. Resultaba fastidioso que incluso a pesar de sus esfuerzos, Yuna siempre se enterara de todo.

La asiática caminó en mitad de la noche, vestida con prendas propias de una señorita de su categoría, cubriéndose los hombros y parte de los brazos con un delicado chal. Claro que ella no sentía el frío, pero sería un tanto extraño ver a una muchacha como ella a esas horas de la noche soportando la brisa que corría cuando todos los demás se refugiaban en sus hogares. Era ágil y rápida, y siempre se le dio bien ocultarse entre las sombras, por lo que terminó llegando a la catedral de Notre Dame a tiempo de ver a su hermana llegar. Sus pasos fueron seguros y ligeros, parecía tan grácil como la mejor bailarina de la ciudad, y su mirada resultaba despreocupada. Yuna siempre odió que, mientras ella se había quedado anclada en el pasado, odiando con todas sus fuerzas al hombre que le robó parte de su vida, Nara parecía olvidarlo todo con suma facilidad. Ella no quería vengar a sus padres, no quería vengarse a sí misma, y la castaña no entendía esa parte de su personalidad. La asiática se mantuvo oculta durante unos minutos, para finalmente caminar despacio y sin hacer ruido, frenando únicamente cuando estuvo a unos pasos de su hermana. Aunque sólo podía ver su espalda, pudo observar que su cabello seguía igual que antaño, pero parecía vestir mejores vestidos
—. Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que nos vimos, mi querida hermana —murmuró, dejando que su aterciopelado tono de voz resonara en la calle vacía y solitaria. Nara se dio la vuelta para encarar a la muchacha, cuya voz podría reconocer fácilmente—. No me mires así —comentó Yuna al percibir cierta hostilidad en los ojos de la chica—, esta vez es importante, esta vez es real —añadió. La última vez que la había llamado había resultado ser una falsa alarma, pero aquella vez no era así; estaban más cerca que nunca de su objetivo. Dudaba que la incomodidad en el rostro de su hermana fuera debido a su abrupta desaparición; ella solía marcharse sin avisar, algo a lo que Nara se habría acostumbrado ya. Yuna sabía muy bien que a su hermana mayor no le importaba su creador, que únicamente lo perseguía por ella, y por ese motivo prefería investigar en solitario. Nara sería un estorbo, de hecho procuraría evitar encontrar a su sire con tal de no tener más problemas—. Está aquí, Nara, en París, y quiere vernos. Sé lo que vas a decir, que es peligroso y que nos está engañando, pero no voy a dejar pasar esta oportunidad —advirtió, mientras un sinfín de posibilidades aparecía en su mente. Por supuesto estaba hablando desde la impulsividad de su locura, y sonreía como si aquella noticia fuera el mejor regalo que le habían hecho en su larga existencia, pero Nara debía pensar muy diferente a su hermana.



avatar
Yuna Song
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 20
Puntos : 7
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 26/12/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Once again || Privado

Mensaje por Nara Song el Dom Ene 28, 2018 1:26 pm

El tiempo corría mientras Nara seguía esperando de pie en medio de la bella catedral a su hermana. ¿Qué hago aquí? ¿Porqué le sigo el juego a una niña que lo único que busca es venganza de un hombre el cual ya se ha olvidado de nosotras? Se repetía una y otra vez. Odiaba el hecho de obedecer una vez más a su hermana, Nara era consciente de qué tipo de persona era Yuna, de qué era capaz de hacer sólo con conseguir lo que ella quisiera. Fue entonces cuando escuchó una voz sumamente conocida, sabía de quién se trataba. Nara se giró sobre sus propios pies, encontrándose con los ojos oscuros y rasgados de su ‘’querida’’ hermana, alzó ambas cejas y se cruzó de brazos. —Volvemos a vernos. — contestó, con una voz muy poco amigable. Por mucho que Nara lo intentara, no podía ponerle buena cara a la que una vez fue su hermana, había cambiado tanto y había ocurrido muchas cosas desde que su sire le había convertido en lo que era ahora que le era difícil a Nara creer que se trataba de la misma persona. —Te agradecería que dejaras de asesinar a aquellas personas de las que me rodeo. — frunció los labios. —No es muy agradable el conocer a una persona e inmediatamente saber que lo terminarás matando. — y al acabar de hablar, esbozó una pequeña y falsa sonrisa en su rostro. Yuna probablemente desconocía el motivo por el cual Nara le hizo caso y accedió viajar hasta Paris, pero la castaña lo tenía claro, quería vivir su vida en paz, como si no tuviera familia alguna, como si no fuera una vampira, le daba lo mismo lo que tuviera que hacer Nara para que su hermanita estuviera feliz, como si eso significara el acabar con la vida de su sire, no le importaba en absoluto, sólo quería libertad y olvidarse de Yuna una vez por todas.

El escuchar a su hermana hacía desquiciar a Nara, probablemente sus gestos no fueran los más indicados para hacerle creer a Yuna que le apoyaba y le ayudaría en todo lo que tuviera que ver con su sire, pero Nara no llegaba a entender cómo su hermana no había pasado página y como pensaba que su sire sería tan idiota de decirle en qué país se encontraba. Si realmente fuera así, entonces Nara ya al fin podría asociar que las pocas ideas que tenía Yuna al pensar las había heredado de su sire. —La última vez también dijiste lo mismo. ¿Vas a seguir jugando al gato y al ratón con tu querido sire? —preguntó Nara frunciendo el ceño. Soltó un pequeño suspiro y puso los ojos en blanco, acercándose un poco más a su hermana, de forma que quedara una distancia considerable entre las dos. —Si de verdad crees que está aquí en Paris entonces te ayudaré a buscarlo y cuando lo encontremos te ayudaré a matarlo si es eso lo que quieres. — dijo, mientras se encogía de hombros. —Al fin y al cabo eres mi hermana ¿no? — Nara esperaba realmente que Yuna se creyera aquellas palabras. Estaba claro que no confiaba en el presentimiento de Yuna, a decir verdad, no confiaba para nada en su hermana, era como si se tratara de un desconocido del cual sólo sabía su existencia y nombre. —¿Por dónde quieres empezar entonces? — la voz de Nara sonaba amigable, si Yuna había estado toda su vida rigiendo a Nara por sus juegos, ahora le tocaba a ella engañar a su hermana con sus falsas jugadas.


avatar
Nara Song
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 7
Puntos : 2
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 27/12/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Once again || Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.