Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 07/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Entre tratos con el clero /priv. Manuel de Lezo

Ir abajo

Entre tratos con el clero /priv. Manuel de Lezo

Mensaje por Yendra Isley el Mar Ene 02, 2018 10:37 am

Permitirse el lujo de tomar un barco no era algo que la cambiante habitualmente se permitiera, pero todo era mucho más sencillo con unas monedas extra, pues para eso mostraba sus habilidad de acrobata fuera del circo, aunque también se permitia el lujo de un extra cuando robaba a esos señores de alta cuna que iban alardeando de que les sobraba el dinero. Era ponerle algo demasiado a mano a la rubia. Paseaba por la cubierta, días atrás había tenido encuentro estraño con unos vampiros, esos chupasangre siempre le ponían los pelos de punta. Tambien podía deverse a que los encuentros que había tenido con ellos rara vez han sido agradables.

El balanceo indicaba que el mar estaba tranquilo, y se apoyó en extremo del barco asomada mirando las aguas, había pocos en ese barco, casi todo era mercancía de aquí para alla, pero su misión en ese momento era custodiar unos cajones que llegaban para el circo, material de decoración mayormente, el capataz no iba a dejar a Yendra al cargo de algo de más valor y mucho menos vivo, por muy buena trapecista, y escapista que fuera sabía de la adicción a buscar problemas de la rubia. Y eso era un hecho que los que manaban en el circo permitían pero no en cosas importantes, aunque dar una bonificación a la acrobata hacía el trabajo más sencillo para que se estuviera convenientemente tranquila.

Ademas Yendra había aceptado el viajecito en barco para aliviar tensión acumulada dias atrás, los vampiros traían problemas y la inquisición no estaba para juegos, estar desaparecida un poco era una esperanza de airear problemas, con la estupida ilusión de que en la vuelta ese inquisidor tuviera mejores cosas que hacer con vampiros y licántropas que pensar en una chica que se había convertido en pantera en un callejón oscuro, eso le pasaba por no ir lo suficientemente atenta a lo que debiera estar. Eso podía ser frustrante, pero ya habían pasado dias de aquello, pero aun asi la mente de la cambiante aun había rondando en ello, miraba al horizonte viendo como cada vez menos luz había y la gente que viajaba en ese barco iba de vuelta a sus camarotes.

Observó a uno de los individuos que aun se mantenía en cubierta, mientras se abrochaba el abrigo, pues ciertamente hacía frio. Y aunque le era más facil mantener el calor por la alta temperatura que su condición le daba, le gustaba mantenerse así, se acomodó su gorro de lana mientras miraba de arriba a abajo al que no fue a resguardarse como el resto, podía percivir en él, los resquicios de aroma de incienso más propio de los lugares como las iglesias y demás, eso hizo que Yendra alzara una ceja sin apartar sus azules ojos de él, quizas con demasiado descaro.


Última edición por Yendra Isley el Jue Ene 04, 2018 10:45 am, editado 1 vez



When the night dreams, Im wake up...

gracias♥️:

kiss you:


Animals:


avatar
Yendra Isley
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 291
Puntos : 299
Reputación : 49
Fecha de inscripción : 21/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tratos con el clero /priv. Manuel de Lezo

Mensaje por Manuel de Lezo el Mar Ene 02, 2018 7:10 pm

El barco HMS Polar Star había zarpado hace unos días. El puerto más cercano se encontraba a casi un mes, así que sería un viaje ciertamente largo. Las tormentas de enero así lo habían querido, todo voluntad de Dios. Entretenido jugando con su redingote, uno a uno los botones tamborileaban con sus dedos. Hacía cierto frío fuera, la noche caía y todos los marineros se fueron al baño.

Iba en misión secreta, enseñó el sello inquisitorial y su bula papal al capitán. Aun así tuvo que pagar su cuota de viajero, para su disgusto. Cada día la gente era más descreída, menos temerosa de Dios y de la fe. Un mundo que había sostenido la cruz tantos años no sobreviviría sin ella, pero el ateísmo, el libertinaje, y esos estúpidos intelectuales lo horadaban. En fin, tampoco podía hacer mucho más. Aguantar en un mundo en ruinas. Y hacerlo más seguro para los que viviesen...protegiéndoles de esas criaturas.

El buque pequeño se mecía suave sobre el nivel del mar, y la luna manchaba con su reflejo la superficie. Palpó bien los bolsillos de su prenda, y vio que llevaba lo necesario. Una biblia vieja, un par de pistolas de pedernal bendecidas por el Santo Padre, y una espada al cinto con hebras de plata. En su camisa blanca de debajo la cruz paté de los templarios bordada simbolizaba que era un agente de una organización muy antigua. Siglos luchando contra el mal que camina entre nosotros...

No tenía nada en contra de su presa, de hecho los cambiaformas eran los últimos en su escala de merecer morir. Los licántropos eran bestiales, poca sesera, y encima olían mal. Los vampiros eran retorcidos, longevos hasta el sacrilegio y taimados. Vicio y corrupción les rodeaban. Y bueno, una cambiante en sí no era demasiado peligrosa para el mundo, podía decirse que eran "despistes" de Dios. Así que nadie de la  Santa Inquisición le diría nada si necesitaba colaborar.

Pero él sabía que tenía que hacer, incluso el más diabólico podía ser su aliado.-Señorita Isley, ¿desea colaborar o debemos montar un escándalo?-, se situó a un metro de ella con la mano en el bolsillo.
-Tengo una pistola cargada apuntándole, no haga tonterías y llegará sana y salva a su circo maloliente-,despectivamente dijo con su voz ronca. Sólo les separaban un metro. Sonrió esperando a que la amenaza y el pavor de que alguien supiese su nombre, más un inquisidor, surtiesen efecto.

-Escucha, el mal atrae al mal, y pecados como tú atraen otros-, empezó diciendo mientras tamborileaba con los dedos de la mano izquierda.-No he conocido aún alguien, ya sabes, sobrenatural, de tu clase-, lo dijo con el mismo tono que escupiría-,no sepa de la existencia de algún enemigo. Entiéndeme, de alguien más peligroso que tú, lo extraño llama a lo extraño. Así que en vez de entretenerme con caza menor, prefiero que me des información jugosa para acabar con una avispa en vez de con una mosca-, la pistola seguía con la derecha, bajo su abrigo, pero amartillada. Un disparo seco sonaría bajo el abrigo, estaba seguro de que no fallaría. Y viendo la juventud y el pelo platino en Isley, esperaba de corazón que no hiciese ninguna tontería...
avatar
Manuel de Lezo
Inquisidor Clase Media
Inquisidor Clase Media

Mensajes : 21
Puntos : 20
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 29/12/2017
Localización : Vete a saber

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tratos con el clero /priv. Manuel de Lezo

Mensaje por Yendra Isley el Miér Ene 03, 2018 9:04 am

La rubia observó al individuo que se le acercaba a ella con paso decidido, la cambiante no torció el gesto lo mas minimo hasta que el moreno habló, si bien mentiría si dijera que no le inquietó que ese hombre supiera su nombre y la advirtiera que en sus bolsillos tenía un arma, Yendra le observó mientras contraía la pupila de felina forma enfurecida por las agrias palabras y la amenaza, si bien cada palabra que el hombre escupía la encontraba amenazadora y llena de desagrado hacía ella, la furia de la cambiante se hacía más presente en su azul mirada que tenía clavada en el otro individuo gelida como el hielo, apretando los dientes con enfado, y como parecía no haber nadie en cubierta se permitió el dar un rugido mostrando su lado salvaje y felino. Un sonido como el que haría un tigre creció desde lo más hondo de la garganta, apunto de transformarse y lanzarse sobre él.

Pero se mantuvo quieta aun sentada en el filo, mientras apretaba el puño con enfado. -Tienes que esconderte detrás de un ridiculo revolver por que temes que si no lo tuvieras estarías en el suelo con la nariz rota y con falta de unos cuantos dientes mientras suplicas a la "mosca" que no te machaque....- Rugió enfurecidamente, mientras rechinó los dientes debido a la ira. Pero tenía que averiguar quien era ese hombre, resopló buscando llamar a la calma nuevamente y sacudió un poco la cabeza mientras se atrevió a levantarse y se cruzó de brazos mirandole aun furiosa por las palabras que uso, pero ladeó la cabeza ligeramente mientras meditaba las siguientes palabras a formular, tenía en cuenta el arma, le olfateaba no con demasiado disimulo intentando conseguir ella más datos que le diese una igualdad de condiciones, aunque solo pudo concluir que era inquisidor y no un cazador, había enfrentado cazadores, pero inquisidores nunca.

Exhalo con cierta frustración, meditando pero enseguida dibujo una maliciosa sonrisa, echó su manos a la espalda y se atrevió a dar un paso. -¿Quieres que te diga sobre chupasangres? esta bien....que gano a cambio, por que tengo unas cuantas peticiones, y no me veo en la necesidad alguna de ayudarte curilla.- Dijo de burlona manera mientras terció una sonrisa maliciosa dibujada en su rostro, pensando como coger la sarten por el mango y darle la ventaja a la cambiante. -No eres nada agradable, no tengo por que serlo yo contigo, asi que prueba algo más o algo que ofrecerme, como he dicho tengo peticiones, y una de tantas es una mejora en tus malditos modales santurron engreido.- Gruñó la rubia manteniendole la mirada, desafiandole con ella. No había mucho donde ir en un barco y era muy poco discreto y temerario convertirse en tigre y lanzarse a deborarlo, de hecho ese error ya fue mostrado a otro inquisidor por accidente, no sabe que fue lo peor, si cambiar de tigre a persona delante de él, o los segundos que tuvo ese maldito inquisidor de visión antes de que ella se marchara a toda prisa poniendo por tierra toda la distancia que pudo.



When the night dreams, Im wake up...

gracias♥️:

kiss you:


Animals:


avatar
Yendra Isley
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 291
Puntos : 299
Reputación : 49
Fecha de inscripción : 21/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tratos con el clero /priv. Manuel de Lezo

Mensaje por Manuel de Lezo el Miér Ene 03, 2018 10:08 am

Sonrió ante su comentario, con fiereza pero con ingenuidad. Los inquisidores siempre estaban armados, incluso dormían con armas en la mesilla de noche. No consiguió picar su orgullo, al fin y al cabo ella tenía sus garras y sus dientes. Ah, la ciencia era una de las claves para sobrevivir en este inframundo gótico y de monstruos que habitaba con sus estacas y pistolas. Los vampiros usaban sus colmillos y su capacidad de doblegar a voluntad a otros. Los licántropos, siempre en manada y siempre sanguinarios. Pues los humanos debían explotar mediante la tecnología esas debilidades...

Cuando se atrevió a poner condiciones en cambio, su gesto cambió hacía la rabia, y su dedo acariciaba el gatillo. Una detonación, un gemido de dolor y media hora de explicaciones, se dijo. Nada más, y se quitaba el problema de encima. Pero entonces se acordó de lo que decía su maestro, Villanueva:"Actúas siempre como un soldado. Esa es tu fuerza, pero también tu debilidad. Eres valiente y luchas espectacularmente bien, pero desde luego no tienes sutileza. No ataques una manzana si puedes esperar a devorar todo el árbol", y entendió lo que debía hacer. Respiró hondo, e imperceptiblemente quitó el dedo del gatillo.

-Adelante, mira, hace poco que estás en nuestros archivos. Personalmente me ofrezco a borrar tu nombre-, le puso una sonrisa de amistad. No esperaba ganarse su confianza, pero al menos no enfadarla o aterrarla-,Que sepamos no le has hecho nada a nadie, no mereces morir.-viniendo de él era un cumplido-Y desde luego, sólo yo conoceré tu existencia. Sólo yo, y con que me ayudes a capturar al engendro de la oscuridad que más odies, te dejaré en paz. De lo contrario, yo me iré pero vendrá otro (y los hay peores que yo) a darte caza...-, explicó de forma poco amenazante pero sí seria.
avatar
Manuel de Lezo
Inquisidor Clase Media
Inquisidor Clase Media

Mensajes : 21
Puntos : 20
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 29/12/2017
Localización : Vete a saber

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tratos con el clero /priv. Manuel de Lezo

Mensaje por Yendra Isley el Miér Ene 03, 2018 11:40 am

Yendra miraba desafiante al inquisidor, no dejando ver lo tensa que se había puesto en la realidad, pero al parecer las palabras de ella surtieron efecto en él, pues el tono del inquisidor pareció bajar levemente, aunque por un segundo habría jurado que estuvo apunto de dispararla, lo que hizo que entrecerrara sus azules ojos con desconfianza y cautela, emitiendo un ligero bufido entre sus labios. Se acercó a el con cierta cautela dejando apenas unos centimetros de distancia, haciendo que la rubia tuviera que elevar la vista ya que la cambiante era de baja estatura, rondando poco mas del metro cincuenta de alta. Ladeo la cabeza y gruñó. -Presentate...-Ordeno con el ego muy subido, mientras pensativa empezó a caminar rodeandole, cosa que estaba segura que al inquisidor no le haría la menor gracia, pero no le importó.



Escuchó su porpuesta, ciertamente a la rubia no le gustaba los vampiros, pues eran fuertes, poderosos y nada de lo que pudiera hacer servía contra los no-muertos, aunque clavar sus garras y colmillos siempre podía hacer su daño agrabante...pero decididamente no era rival para un cainita. Exhalo con paciencia y volvió a mirar al inquisidor atreviendose a pasar la mano con suavidad por el pecho de este mientras ladeaba una engreida sonrisa de medio lado. -Eso...y una compensación economica....ese es mi precio, o no te diré nada de nada....y creeme...soy muy, muy buena rastreando..- Aseguró aun con los humos notablemente muy subidos, mientras deslizaba su mano por el pecho del inquisidor tropezando con la tela levemente. -300 francos ese es el precio.- Dijo de manera tajante observandole aun.


Quizá se estaba extralimitando y la paciencia de ese hombre podía ser facilmente finita, pero si no se juega no se gana y no pasaba nada por tentar a la suerte un poco, de hecho esa acción podría enfadar más al otro o tal vez estaba algo más dispuesto a aguantar los juegos de la cambiante, echaba un rapido vistaso al inquisidor, las ropas y observando que objetos de valor pudiera tener a la vista, finalmente apartó la mano de su pecho pensando que esa acción pudo coaccionarlo e inquietarlo lo suficiente para que cediera a todo con tal de que la rubia le quitase la mano de encima, entrelazó los dedos tras su espalda mirandole esperando la respuesta por parte de este a todas las cuestiones presentadas por la cambiante.



When the night dreams, Im wake up...

gracias♥️:

kiss you:


Animals:


avatar
Yendra Isley
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 291
Puntos : 299
Reputación : 49
Fecha de inscripción : 21/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tratos con el clero /priv. Manuel de Lezo

Mensaje por Manuel de Lezo el Jue Ene 04, 2018 6:41 am

Aunque ella pretendía disimularlo, años de convencer con palabras y pistolas le decían que le estaba convenciendo. Hay una regla no escrita en los diálogos, una vez se comienzan, se desarrolla cercanía con el interlocutor. Por eso, cuando a Manuel le atraparon y le torturaron unos gitanos al servicio de un vampiro, lo último que hacía era responder. Si entablabas conversación, dejabas la puerta abierta. -Manuel de Lezo, soldado de la Inquisición y ex militar de la corona española-, asintió con la vaga sonrisa que le salía.

Pero la vaga sonrisa pasó a risa estruendosa formada en una férrea carcajada. Pero por todos los Santos, su osadía era increíble, ay, que buena inquisidora pudiese haber sido de no estar contaminada. Si es que a menudo el Creador escribía recto con renglones torcidos, pensó Manuel. En fin, pero algo debía aclarar las cosas.-Perdona por reírme, gatita, pero creo que no estás entendiendo algo. Soy el soldado, no el judío-,sí, Manuel también tenía ciertos prejuicios antisemitas, y les atribuía el manejo del dinero a estos-,y no presto dinero. Y además, es que no tengo, ni puedo pedir a la Orden sin que me hagan preguntas. Y esto, querida, es algo extraoficial-,abrió su petaca de plata y le echó un trago. El buen vino siempre era pertinente.

-Puedes pedirme que elimine a alguien que odias, puedes pedirme que te de protección ante algún ser antinatural-,la ayuda de un inquisidor en una reyerta nunca era moco de pavo-, pero por favor, no me exijas monedas que ni quiero ni tengo. Estoy dispuesto a cualquier cosa por compensarte-, tampoco podía nunca pasarse de borde. Firme, pero flexible, suave pero rígido, ese era el arte de las negociaciones. -Pero soy un humilde servidor de Dios, no un banquero.
avatar
Manuel de Lezo
Inquisidor Clase Media
Inquisidor Clase Media

Mensajes : 21
Puntos : 20
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 29/12/2017
Localización : Vete a saber

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tratos con el clero /priv. Manuel de Lezo

Mensaje por Yendra Isley el Jue Ene 04, 2018 8:58 am

La cambiante le observaba pegando un bufido molesta por no conseguir la compensanción economica, de hecho se quedo observandole con cara de pocos amigos y se apoyó en el borde del barco de espaldas al agua, cruzandose de brazos mientras miraba al inquisidor, ladeó la cabeza y emitió el gruñido, no conseguir algo de oro para sus caprichos siempre era algo que no era santo de si devoción y la avaricia siempre rompe el caso, pero aunque no lo demostraba muchas veces, sabía conformarse con lo que se le presentaba en frente, pero ya que habían llegado a esa situación iba a probar la paciencia que el inquisidor pudiera tener, ya que dinero no obtendría. Miro como sacó la petaca de plata, cosa que la hizo arrugar la nariz, como buen ser sobrenatural no le gustaba la plata, era un elemento peligroso a tener en cuenta. -Humilde...hace tiempo que aprendí que tu secta de humilde tiene más bien poco, salvo las inocentes almas que acuden todos los dias a misa rogando a Dios por sus familiares...pero a los inquisidores no os tengo por humildes siervos.- Comentaba de distraida forma mirando al mar.


No es que quisiera ser desagradable, era fruto de su orgullo, a pesar de que eso pudiera enfadar al inquisidor, más le miro cuando le ofreció protección, no pudo evitar ladear una sonrisa maliciosa observandole con avidez, ciertamente no tenía pinta de tener dinero encima, más chasqueo la lengua con cierto fastidio. -¿Protección? me tienta tambien la oferta, pero tambien me tienta saber si es que crees que soy una damisela indefensa.- Dice con cierto tono cinico, dudaba que el inquisidor fuese realmente tan ingenuo en esas cosas, la cambiante jugaba con un mechon de su rubia melena. -Bien, ¿que es lo que quieres saber...que te diga un nido de sanguijuelas junto al puerto?...puedo oler a los no-muertos a varios kilometros.- Aseguró con su habitual aire de creida, no sabe si eso impresionaría o no, la verdad es que pareciera que le daría igual con tal de conseguir unos cuantos vampiros a los que desatar de este mundo.

-No es que quiera que me persiguierais, pero tienes muy poco concepto sobre los que son como yo, pero esa ignorancia será a vosotros a quien os pase factura, personalmente a mi me da igual, pero lo que no me da igual es como me puedes asegurar borrar mi historial, fue un accidente...no quería enseñar nada a un compañero tuyo, que por cierto...es bastante indiscreto manteniendo la mirada.- Dijo esa última frase de manera notoriamente jocosa, refiriendose a lo que ocurrió, aunque estaba segura de que esa parte aquel inquisidor la omitió o simplemente no le dan importancía dada las circunstancias, los inquisidores a ojos de Yendra se caracterizaban por su falta de sentido del humor, o mejor dicho falta de sentimientos, la rubia tenía tanto a los cazadores como a los inquisidores por gente despiadada, sin sentimientos ni corazón que encontraban un placer especial en matar, como los vampiros...solo que estos primeros centrados sobre todo en matar a todo aquello que no fuera un simple humano.



When the night dreams, Im wake up...

gracias♥️:

kiss you:


Animals:


avatar
Yendra Isley
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 291
Puntos : 299
Reputación : 49
Fecha de inscripción : 21/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tratos con el clero /priv. Manuel de Lezo

Mensaje por Manuel de Lezo el Vie Ene 05, 2018 4:00 pm

No pudo evitar reír con la risa del amargo saber que da la vida cuando le quiso dar lecciones de qué era humilde y que no.-¿Qué es la humildad, comparado con el amor de una mujer? ¿Qué es el deber, comparado con el calor de un hijo recién nacido en tus brazos, o la sonrisa de un hermano?-, le dio otro trago a la petaca. No sabía por qué le contaba esto, quizá el vino, quizá el ansia de hacer camaradería que tiene todo soldado. Se le acercó hasta poner su rostro cerca del de la cambiante. Sin desafiar, pero sin claudicar.

-Somos todos humanos. Todos cumplimos con nuestro deber cuando no tiene coste. La humildad es fácil así, cuando es solo enfrentarte al mal con poco sueldo y armas justas. Sin embargo, tarde o temprano en la vida de cada inquisidor, llega un día en el que no es fácil, un día en el que debe elegir-, tarde o temprano debería matar a un ex-compañero convertido, ver como su antigua prometida se casaba con un imbécil, o como sus amigos envejecían sanos y gordos, mientras las cicatrices poblaban su rostro. No, nadie daba lecciones a un Inquisidor de humildad.

Observó como jugaba con su mechón de pelo platino. Lo cierto es que era bastante atractiva, pero no iba a permitir que eso interfiriese en su misión. -No, no eres una damisela, eres una cambiante, y por tanto más divertida...y peligrosa-, rió y se apoyó en cubierta mientras el viento azotaba su cara. -Te diré lo que vamos a hacer. Me vas a ayudar a mí a cazar, a cambio de que te entregue tu ficha, total, que se traspapele la de un cambiante no es nada grave-, se encogió de hombros y se empezó a preparar el rapé para esnifarlo. -¿Ves esos peces?-, señaló el pez volador, con sus alas saltando y haciendo torpes movimientos.-Por mucho que uno fuese más grande y fuerte que otros, como que se yo, una barracuda, es improbable que se enfrentase a su depredador natural con éxito-, un águila pescadora chilló mortalmente al coger a los peces que se convulsionaban en sus negras garras-, así que cuanta más ayuda haya, mejor. Quiero que me descubras el vampiro más poderoso que conozcas, y dar un golpe de efecto en la ciudad-, y su nariz absorbió el rapé. El mar siguió en calma mientras el rapaz devoraba a su presa...
avatar
Manuel de Lezo
Inquisidor Clase Media
Inquisidor Clase Media

Mensajes : 21
Puntos : 20
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 29/12/2017
Localización : Vete a saber

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tratos con el clero /priv. Manuel de Lezo

Mensaje por Yendra Isley el Vie Ene 05, 2018 6:54 pm

Podía percibir el extraño estado de animo que él tenía, la cambiante le miró sin apartar la vista por mucho que se acercase, no iba a achantarse aunque no podía admitir que le inquietaba eso cuando no era ella la que se acercaba al otro. -Cualquiera diría que estrañas algo..- Masculló con simpleza al escuchar sus palabras, y aunque podía llegar a sentir algo de empatía no quería mostrarselo, no al menos en ese momento. Se cruzó de brazos escuchando cada palabra con atención con el semblante aun serio, lo cierto es que los inquisidores no eran gente que despertase la compasión de la cambiante, más bien al contrarío, los tenía como a los malos de la obra, el enemigo a derrotar, a quienes hay que esquivar si se quiere vivir, no había nada más ver esa petaca de plata, plata...y la plata equivale a dolor.

Soltó un felino bufido como respuesta a la afirmación de que era peligrosa, pero parecía que la cosa no iba a quedar en nada más que una eliminación de la ficha, de momento estaba dispuesta a conformarse. No le gustaba ese menosprecio que tenía a los que eran como ella, le miró entrecerrando los ojos sin protestar, al menos en esos instantes. Observaba con atención las acciones del inquisidor mientras se deslizaba a un lado poniendo distancía y empezando a pasear de lado a lado como lo haría un gran felino. -Es dificil sentir lastima por vosotros, os tengo por seres oscuros y sin corazón, apenas os diferencio de los vampiros. Sois lo mismo para mí, solo que en tu caso...soy mas fuerte.- Dijo para no perder su aire engreido, realmente lo pensaba y la charla de la humildad no la había convencido, no a nivel general en cuanto a los inquisidores, aunque siempre había excepciones..

-Bien ahora en cuanto al tema que nos atañe....si no he entendido mal no solo quieres que te desvele una guarida de un poderoso vampiro si no que te ayude a derrotarle, uhm....más bien me estas pidiendo que te salve el culo, por que si a mi me pueden derrotar...lo que te puedan hacer a ti...ufff...no me lo quiero ni imaginar.- Gruñó la rubia mientras le observaba como el rapé desaparecia. -Veo que no soy la única que se deja llevar por el vicio, aunque el mio es más carnal...- Admitió sin darle mucha importancia a eso. Tampoco tenía que ocultar nada llegado a ese extremo, lo peor que podía pasar es que supiera que se transformaba en felinos, y eso ya lo sabía aquel corpulento hombre, se acercó a Manuel y emitió un sonido muy similar a un ronroneo. -Esta bien te salvare el culo y asi aparte de devolverme mi archivo...me deberas una..y bien gorda.- Soltó de forma lisonjera, aun no sabía el qué, pero algo se le ocurriría.

Se volvió a sentar en el filo del barco mientras miraba a los peces que cerca de este pasaban. -Conozco a muchos vampiros, son crueles...poderosos...me imagino es que te refieres a antiguos...se donde hay uno..-Dijo pensativamente, se quedó unos segundos con la mirada perdida, le recorrió un escalofrio de solo pensarlo. Miró al hombre y le empezó a olfatear con cierto disimulo nuevamente. -Las cicatrices no son algo feo.- Comentó cambiando de tema repentinamente, mientras se hacía de rogar un poco lo que ella pudiera saber sobre uno de los vampiros que sabía que estaban en París.



When the night dreams, Im wake up...

gracias♥️:

kiss you:


Animals:


avatar
Yendra Isley
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 291
Puntos : 299
Reputación : 49
Fecha de inscripción : 21/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tratos con el clero /priv. Manuel de Lezo

Mensaje por Manuel de Lezo el Dom Ene 07, 2018 11:35 am

Lo de equiparar vampiros e inquisidores no supo como tomárselo. Por una parte, la cambiante era joven, y estaba en edad de decir idioteces para provocar. La verdad desnuda era que unos eran la armadura de la civilización, los otros sus mosquitos. Unos creían en un mundo de personas libres del yugo de sangre, otros soñaban con un enorme mundo de ganado, del que coger a sus presas mansas. Ah, la chica se atrevía a hablarle así, era valiente. Eso le bastaba para lo que le pediría.-No necesito pena, no necesito compasión. Pero sí que tengas claro que entre la desaparición de los inquisidores o de los vampiros, el mundo ganaría mucho más con los segundos-, el aire fresco le azotaba el rostro. -Y extraño una vida común. Ascender en el ejército, reír con amigos, ligar con jóvenes adineradas, y sobre todo no saber el mal que camina entre nosotros-, dijo con sencillez.

Unos delfines exhibían su danza grupal cerca del barco, enseñando la belleza de la naturaleza. Algo simétrico, bello, sin tacha, con el amor que solo Dios pudo poner a Sus creaciones. Y mientras homenajeaban al Génesis, el libro de la Creación, Manuel se imaginó un delfín distinto. Oscuro, con ojos enrojecidos, más fuerte y con dientes. Ese delfín nuevo se alimentaba de las criaturas blancas, destruyendo su manada. Infiltrándose. Y entendía así lo importante que era su lucha.

Rió con ganas ante la arrogancia de la chiquilla.-Desde luego, eres más fuerte-, mencionó a la rubia.-Y bella, tu pelo platino hipnotizaría a un buscador de tesoros. Y tus garras me destriparían...pero de los dos, yo soy el que tiene una pistola apuntando, yo soy el que de un gesto del dedo acabaría con la vida del otro-,volvió a amartillar, escuchándose un clic. Una forma sencilla de explicar su punto ahora.

-El problema de los seres sobrenaturales, es que os olvidáis de vuestro lado humano. No entendéis que sois tanto o más fuertes con la tecnología que con el poder-, sonrió de forma sardónica. Viendo que ella se aclaraba con el objetivo, suspiró de alivio. Ya cada vez todo estaba más cerca. La suerte en unos días estaría echada.
-Las cicatrices te recuerdan quien eres. Pero también que el mundo hace daño, son como una manta corta, te tapan pero nunca lo suficiente...-, y decidió enseñarle una. Se abrió el gaván, y enseñando algo de su atlético cuerpo, apenas un pectoral, un agujero profundo.-Por unas pulgadas una bala no me atravesó el corazón con dieciséis años-, y en el cuello unas líneas blancas-Las uñas de una vampiresa con la que terminé en Montserrat...-, aun recordaba sus gritos. Y los de sus compañeros muertos.-Todo te recuerda que al final somos pobres mortales, que vemos la vida en un parpadeo de otras criaturas...
avatar
Manuel de Lezo
Inquisidor Clase Media
Inquisidor Clase Media

Mensajes : 21
Puntos : 20
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 29/12/2017
Localización : Vete a saber

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tratos con el clero /priv. Manuel de Lezo

Mensaje por Yendra Isley el Dom Ene 07, 2018 1:35 pm

La chica observaba al joven que no parecía nada deacuerdo con las palabras de la rubia, por otro lado natural siendo él lo que era, era lógico que defediera la postura de la inquisición, cosa que era natural, la cambiante le observaba, por un momento sintió cierta compasión, pero su respuesta de bravucón hizo desaparecer esa sensación. Solo arqueó la ceja con algo de desdén y volvió a observarle. -Si, pero he visto mas veces a chupasangres ser encantadores que a inquisidores.- Replicó solo por hacerle rabiar quizá, realmente tampoco le veia tan monstruoso como insinuaba, pero no podía evitar a veces tener ese caracter malicioso que se acompañaba a su naturaleza.

Escuchó el chasquido de los delfines que cerca del barco cazaban, la cambiante se giró a mirarlo sonriendo por la increible e impresionante imagen que estos ofrecian con unos tremendos saltos que destacaban entre sus juegos, miró de reojo al inquisidor, que a juzgar por su semblante parecía que en su mente recorría algo oscuro y tenebroso que sin duda tenía que ver con los mencionados Cainitas, la cambiante volvió a su remolona y egocentrica pose mirando con ese aire de superioridad felino que le caracterizaba. -Nunca me subestimes..- Dijo gruñendo para subir aun más su ego si cabía.

Más le observó con avidez, cuando este se giró sobre ella, por un segundo empezó a alagarla, cosa que pillo desprevenida a la cambiante, que abrió los ojos con cierta sorpresa por ello, incluso ladeó ligeramente la cabeza, pero la conversación terció oscura como despues de los alagos recalcó lo que la cambiante había olvidado, el maldito arma que guardaba en el condenado bolsillo, cuando escuchó aquel "click" del tambor del revolver, Yendra no pudo evitar retroceder bufandole de forma felina volviendo a poner distancia entre él y el inquisidor. -Monstruo...- Masculló con enfado y cierto temor por la aptitud amenazante, más sacudió la cabeza, tenía que volver a coger la posición dominante, no le gustaba mostrar el más minimo temor frente a otros, sabe que eso daba demasiado poder.

Le miraba furiosamente entrecerrando los ojos, mientras le escuchaba emitiendo un bufido animal, notablemente tensa, se cruzó de brazos para mantener un gesto algo más intimidante y no parecer una chiquilla nerviosa. -Menos mal que tienes mis archivos señor de Lezo, soy circense, yo hago sonreir no ataco a la gente a no ser que me provoquen...y sí hago algunas...maldades, pero yo no me dejo llevar por mi parte humana, la animal es más útil, más instintiva, más eficaz... .- Inquirió en una pose desafiante, intentando que quizás viera en que estaba equivocado. -Pero tambien soy humana...solo dejo llevar por lo salvaje...más divertido.- Aclaró sin tempor alguno.

Se quedó unos segundos pensativa, le miró finalmente volviendo a tranquilizarse. -Las cicatrices son experiencias vividas y superadas.- Añadió a la respuesta de este, y observó como soltó el arma de su bolsillo para dejar ver un poco de cuerpo sin ropa, la rubia arqueó una ceja, y levantó la mano, por un segundo con desconfianza y sin estar segura de hacerlo, pero finalmente volvió a pecar de exceso de atrevimiento y acarició la cicatriz de la bala de manera suave, ladeando la cabeza con curiosidad. -Eso debío de doler...- Murmura, y observa la cicatriz del arañazo, los vampiros tenían las uñas afiladas, eso la cambiante lo conocía bien. -Ufff...casi consigue desangrarte sin clavar sus colmillos...que pasional.- Dice de forma ligeramente jocosa, subiendo lentamente la mano para con los dedos palpar la textura de las cicatrices, aunque no tardó en retirar la mano y retroceder los pasos suficientes, sintiendo algo de compasión por el inquisidor. -Pero creo que disfrutas intimidandome a mí por que con los cainitas no te funciona...- Recriminó y en un abrir y cerrar de ojos se jugó el todo por el todo, se movió rapidamente para tratar de robarle el arma procurando que él no se percatara de ello.



When the night dreams, Im wake up...

gracias♥️:

kiss you:


Animals:


avatar
Yendra Isley
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 291
Puntos : 299
Reputación : 49
Fecha de inscripción : 21/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tratos con el clero /priv. Manuel de Lezo

Mensaje por Manuel de Lezo el Dom Ene 07, 2018 4:46 pm

Desatendió sus provocaciones, pues entendía lo que ella quería hacer. Había entendido bien esa forma de ser, al fin y al cabo una circense vive para los aplausos, para los abucheos, pero sobre todo para la atención. Manuel no caería en ese juego, era un hombre con experiencia en la vida ya. Quizá demasiada para su edad, así que se limitó a sonreír. Y bueno, para que engañarnos, los inquisidores rara vez eran el alma de la fiesta.

-Seré un monstruo con tal de vencer a Satán-, replicó firmemente. En sus convicciones sus objetivos siempre estaban por encima de todo, incluso de su ética católica. -Me acostaría con Lucifer si pudiese acuchillarlo mientras duerme-, rió ante lo que muchos sacerdotes considerarían una blasfemia. Una vez leyó un libro, El Príncipe de Maquiavelo. Lo dejaba todo muy claro, el fin justifica los medios. Y solo mediante el verdadero sacrificio uno llega a cumplir la voluntad de Dios. A menudo los héroes viven lo suficiente para convertirse en villanos.

Entonces ocurrió algo inesperado, la mano de la rubia se posó en su pecho. Palpaba el feo agujero, con su quemadura adyacente pues el disparo había sido cercano. Un inglés en las playas de Florida que quiso matar a su general, Manuel se interpuso. Tal fue el agradecimiento del general Gálvez, que así se llamaba, que le ascendió a suboficial pese a su corta edad. Después de eso la mano subió al cuello, y comenzó a experimentar una extraña sensación. ¿Estaba tratando de excitarle?-Lo realmente pasional fue cuando mi estaca le traspasó el corazón de muerto-, gruñó austeramente, pero relajado y manteniendo la mirada.

Y algo ocurrió. Un comentario que ni alcanzó a escuchar, un movimiento con una velocidad extraordinaria, y su revolver estaba ahora en las blancas manos de la cambiante. Maldita sea, había caído como un crío. Su consuelo es que al menos no se había equivocado intentando reclutarla para la misión, si luchaba tan bien como robaba. Pero mantuvo el tipo, o al menos lo fingió.-Bueno, jaque. Ahora mismo puedes disparar, echar mi cuerpo por la borda y alegar que te intenté violar-, sonrió, aun con parte de su camisa entre abierta. Extendió los brazos, con las palmas visibles, manos rudas de tanto luchar.-Puedes amartillar, y disparar. Es fácil...pero no lo harás-, y se le acercó aun con los brazos extendidos. Ella tenía su vida en su dedo.-Porque en el fondo...te apetece la aventura, gatita-, sonrió.
avatar
Manuel de Lezo
Inquisidor Clase Media
Inquisidor Clase Media

Mensajes : 21
Puntos : 20
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 29/12/2017
Localización : Vete a saber

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tratos con el clero /priv. Manuel de Lezo

Mensaje por Yendra Isley el Dom Ene 07, 2018 6:30 pm

Le puso algo nerviosa la reacción que tuvo cuando le robó el arma, Yendra jugaba con ella haciendola girar sobre el dedo con habilidad, mientras ladeaba la cabeza mirandole con notable curiosidad, más sonrio de ladina forma mientras meditaba en lo anteriormente dicho. -¿Sientes placer cuando matas a tus presas?- Comenta haciendo alusión a lo dicho con la vampiresa, más tenía cierta curiosidad en algunas cosas. Respiró hondo mientras seguía jugando habilidosamente con el arma entre sus dedos, le apuntó un segundo y enarcó una de sus cejas sorprendida por lo dicho. -¿Violar? que idea tan absurda, en otras circunstancias y en otro sitio...quizás hasta pagaría por tu servicios.- Dijo de manera burlona y dió un bufido felino buscando la intimidación al inquisidor.

Le miraba como se acercaba con los brazos extendidos, dejando tanto sitio para abrir fuego de manera mortal, no lo entendía, por que ese comportamiento, no era lógico, aun con el arma en su mano le permitió acercarse más, apretó los dientes y le fulminó con la mirada, para dejar escapar un suspiro. -Y por que no tengo un corazón tan negro como el tuyo.- La cambiante bajo el arma y colocando el cañon mirando hacia abajo, se la tendió devolviendosela. -Pero deja de apuntarme con ella, no me gusta.- Protestó dandole el revolver de nuevo y se cruzó de brazos observandole con atención. -Más tengo algunas curiosidades que proponer...¿Que hago contigo si te convierten en cainita? ¿te sigo o te dare una estupida muerte entre llantos de "soy una abominación"? - Se mofó nuevamente, y tras volver a acercarse a olfatearle asegurando que gravaba bien en su mente el aroma del inquisidor por si necesitaba rastrearlo debido a las circunstancia, se giró dandole la espalda despreocupadamente.

-Sois estrechos de miras los humanos...¿Que odias de un cambiante? ¿Que odias de un licántropo? ¿de un hechicero? ¿o de un cainita? he visto a humanos hacer mayores atrocidades que a cualquiera de los mencionados...y no, no estaban bajo la influencia de ningún ser sobrenatural...esa maldad les sale del corazón.- Masculló con ira, mientras seguía de espaldas a él, despreocupada, quizá pensando que no era tan malo como quería aparentar aquel inquisidor, torció el gesto antes de volverse a mirarle, esperando la mordaz respuesta, mientras la choca palpaba sus bolsillos hasta encontrar la manzana que tenía guardada y darle una mordida mientras clavaba su azul mirada en la del inquisidor. -Más te vale ser bueno disparando...el vampiro que te digo es rapido...es como una sombra...y es cruel...- Añadió mientras saboreaba la dulce manzana roja.



When the night dreams, Im wake up...

gracias♥️:

kiss you:


Animals:


avatar
Yendra Isley
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 291
Puntos : 299
Reputación : 49
Fecha de inscripción : 21/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tratos con el clero /priv. Manuel de Lezo

Mensaje por Manuel de Lezo el Lun Ene 08, 2018 1:31 pm

Esa era una pregunta que mucha gente le había hecho. Por alguna razón los Inquisidores tenían fama de torturadores. Él personalmente, solo torturaba de una forma. Poniendo una bolsa en la cabeza, y sumergiéndola en un arroyo. Era la forma más rápida de que algún cómplice humano revelase el paradero de alguna bestia del inframundo. Pero obtenía el mismo placer del que pelar patatas, ir al baño o beber agua. Era algo necesario, pero placer ninguno, no tenía el frío corazón de algunos de sus compañeros.-Siento pena por no haber llegado antes y evitar ese reguero de sangre que dejan-, espetó, antes de estar realmente sorprendido.

El atrevimiento de esa mujer era algo fuera de todo lo que hbiese visto en un tiempo. Muchos mojigatos se ofenderían, pero él, quizá por tanto trato con inmortales, entendía que la vida era demasiado corta para ofenderse por nimiedades. Riéndose, respondió guiñando un ojo:-Reconozco que no te cobraría demasiado...pareces buena chica-, y ella actuó como había previsto con el asunto de la pistola. La verdad es que en situaciones así es mejor pecar de atrevido que de tímido, de valiente que de cobarde.

-No te apuntaré, te has ganado mi confianza-, dijo mientras guardaba el revolver en la cartuchera de su abrigo largo. Y volvió a hacer una de esas preguntas que siempre se hacían entre compañeros. No era una respuesta fácil, o al menos en la práctica. A nadie le gustaba pensar en su final, pero era algo que debían asumir, ese mal necesario que es lo mortal de las cosas.-Si un vampiro me convierte, ya no seré yo mismo. Manuel de Lezo ha muerto, y te queda terminar con su esperpéntica parodia en la no muerte-, explicó. Él no quería la eternidad.-Mejor morir como un hombre a vivir como un monstruo...

Y hablando de monstruos, ella comenzó a enumerarle distintas criaturas sobrenaturales que conocía. -Los hombre lobo son peligrosos por su rabia, su descontrol, y han llegado a masacrar aldeas enteras, además de oler muy mal-, cuando vivían en manada su concepto de la higiene era tan discutible como el de un campesino.-Los cambiantes os veo distintos, pero no hay maldad en vosotros, al menos no en la gran mayoría. ¿Como iba a acudir a ti si os odiase?-, le miró fijamente a los ojos. Una mirada con la que tendía una mano. Si iban a ser compañeros, deberían llevarse bien.

Le pareció especialmente gracioso cuando se refirió a los hechiceros.
-Mira, los hechiceros son como los fumadores de opio, su tendencia a jugar con según que cosas les dejan un poco locos-, hizo un paro y puso cierta sonrisa al completar-,pero he tenido relaciones estrechas con varios, y a veces colaboramos.-Poco a poco, estaba empezando a anochecer en el barco del todo, ya solo se veía el manto de estrellas que recubría la noche, y la luna que refulgía en las olas-,y de ese vampiro rápido, creo que tú misma te haces a la idea de mi odio...
avatar
Manuel de Lezo
Inquisidor Clase Media
Inquisidor Clase Media

Mensajes : 21
Puntos : 20
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 29/12/2017
Localización : Vete a saber

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tratos con el clero /priv. Manuel de Lezo

Mensaje por Yendra Isley el Lun Ene 08, 2018 3:49 pm

La cambiante le observa, no parecía convencerle ninguna de las cosas que ella pudiera decirle para que no le cegase la ira por los sobrenaturales, más ahora parecía más calmado y Yendra no tenía ganas de seguir discutiendo con él, ademas para unos pocos chupasangre que le caían bien no iba a defender al resto, no había tenido realmente muy buena relación con el resto de vampiros, especialmente se podría decir la unica criatura que le inquietaba, aunque lo que realmente le daba terror eran los nosferatu, es la única criatura capaz de paralizarla a primera vista. Suspira mirando al inquisidor. Arqueó una ceja ante el cometario del cobro y ladeo la cabeza. -Estoy impresionada, eres el primero de tu condución que no se escandaliza por eso...que sorpresa...aunque tampoco he entablado mas de tres palabras con otros inquisidores, si en cambio con cazadores.- Admitió dibujando una sonrisa recordando aquel pasado torrido romance.

Yendra se llevó una mano al cuello dandose un masaje asi misma en la zona cervical mientras se quedaba pensativa escuchandole mientras entrecerraba los ojos ladeando la cabeza. -Se que hay inquisidores vampiros....no debe ser tan grave para tí una transformación...igualmente procura que no te ocurra por que no pienso matarte si lo haces.- Replica mientras se cruza de brazos desviando su azul mirada al cielo que oscurecia, dando paso a la noche, no era problema, su concidión de felina le hacía ver bien en la oscuridad. Seguía acariciando su cuello de manera lenta mientras miraba a Manuel y arqueaba una ceja al escucharle decir que no tenía nada en contra de los cambiantes, y solto una sarcastica risa. -¿Enserio? Destilabas desprecio cuando te has acercado, podía olerlo.- Replicó la cambiante mirandole, mientras suspiraba moviendo el cuello producto del masaje autoinfligido. -Me llamaste extraña...me llamastes Pecado, mal...presa menor....elige tú, así que me es dificil creerte cuando aseguras que no tienes nada en contra.- Comentó mientras volvía a dar otro mordisco a la manzana, pues tenía hambre.

Empezó nuevamente a olisquearle acercandose a él algo descaradamente, no estaba enfadada realmente por el primer trato, ella tambien no solía ser amable de primeras, pero le dejaba claro que no creía que no tuviese nada en contra. -Y tienes un archivo con mi nombre que darme. Me ves como una herramienta...no te culpo, y no me molesta realmente.- Aseguró mientras terminaba de olfatearle. -¿Eres español? Tú nombre lo delata ciertamente, pero no es que seas de padres españoles...nacistes en españa...Yo sé español...- Sonrió ampliamente la rubia. -¿Que haces en este barco? ¿Fue solo por mí presencia en él? ¿Para tu misión? Aunque mi curiosidad real es ¿Que haces en París o más bien de vuelta a él?- Atosigó a preguntas tal vez, en realidad solo quería conocer un poco más a su acompañante en esta travesia, al menos asegurarse que cuando la cosa acabase no la mataría en una respuesta trampa de limpiar historial, los cambiantes son desconfiados por naturaleza, y toda tapadera de seguridad, era eso, una tapadera, pero Yendra sabía actuar bien, vivía de eso y del pillaje, aunque eso era por simple diversión. -Hablame de tí, me parece que vamos a pasar un tiempo juntos.- inquirió finalmente mientras distraidamente miraba el manto estrellado que ante ellos se presentaba.



When the night dreams, Im wake up...

gracias♥️:

kiss you:


Animals:


avatar
Yendra Isley
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 291
Puntos : 299
Reputación : 49
Fecha de inscripción : 21/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tratos con el clero /priv. Manuel de Lezo

Mensaje por Manuel de Lezo el Mar Ene 09, 2018 12:30 pm

La sonrisa pícara de ella cuando mencionó a los cazadores le hizo reír. Bueno, ya que no era exactamente humana, no tenía porque atenerse a las clásicas reglas humanas.-Bueno, no somos exactamente sacerdotes, y en mi caso era soldado antes, y según las mujeres del campamento era guapo-, soltó una carcajada. Tenía que actuar así, mostrando amistad. En primer lugar no era difícil para él, al fin y al cabo estaba teniendo buenas migas con ella. Y además era conveniente para lo que se avecinaba. En un grupo, la cohesión era necesaria para enfrentarse al enemigo más fuerte. Al final, los licántropos tenían razón en algo: el lobo solitario muere, la manada prevalece.

-Mira, no te equivoques minina. En primer lugar, la Inquisición no es un monolito donde todos opinamos lo mismo de los mismos temas, aunque obviamente hay reglas, no somos abejas que servimos a una colmena-,era curioso porque la oscuridad ya se había cernido sobre ellos. Una mano negra que envolvía el barco con sus espesos dedos negruzcos, y las nubes empezaban a tapar las otrora brillantes estrellas. Al final, la sombra acaba tapando todo lo bello.-Hablas de los Condenados, bien, yo estoy en contra de que existan. Puedo tolerar a un licántropo, no me parece mala idea lo de los hechiceros, pero un chupa-sangres es impredecible. Y sobre todo, su sed es incontrolable. No me gusta usar lo que juré destruir cuando me metí a la orden-, terminó de explicar. Había cosas con las que era mejor no jugar.-Y si de verdad te has ofendido, lo siento, pero es mi método de trabajo. Cuando recluto trato de sacar de las casillas al contrario, hacer que surja su rabia, pero a la vez amenazado. Si hubieses sido demasiado atrevida o demasiado cobarde, no tendrías la oportunidad de luchar contra el mal junto a mí-,ironizó el vasco. Se estiró, tenía los músculos entumecidos, y empezaba a querer sentarse. -Además, debes reconocerme que soy bueno...-, y le cogió cariñosamente el hombro.-Hasta que acabe la misión, serás mi compañera de armas...y me matarás si me pasa algo que todos lamentemos-, aseveró aquí. -Y si quieres, pasemos al español-, sonrió.-Pero explícame, ¿por qué me olisqueas?

-Verás, haces muchas preguntas, y normalmente en la Inquisición tenemos el concepto de "no hay respuesta sin necesidad de saber". Peeeero, como no eres de la Inquisición y yo ya estoy incumpliendo algunas reglas, te contaré-, terminó de esnifar el rape mientras notaba como el frío iba a calarle los huesos. Ah, la humedad era peor que el más fiero de los vientos. Había pensado en traerse algo de opio, pero no lo iba a sacar ahora porque tenía miedo de que se le volase con el viento. El mísero sueldo de inquisidor no le daba para esas cosas. -Yo he sido soldado de la Corona. He luchado, he amado y he perdido. Mi vida se resume en que no he visto la mitad de las cosas que quise ver, pero la mitad de las cosas que he visto no las hubiese querido contemplar-, con la sorna que da el humor negro.-Estoy en París porque un vampiro muy poderoso mató a un antiguo amigo...Su hija quiere ir a por él, sabemos que se encuentra por aquí. Claro, la muchacha es valiente pero es joven, y si va ella sola hará una locura-, miró a la cambiante fijamente. -Ana Bolena pensó con el corazón y perdió la cabeza. No permitiré que le pase lo mismo-,con voz férrea y decidida.-Ver morir a Maggie sería una absoluta desgracia...Y yo no lo permitiré. Unidos ganaremos, divididos caeremos-, y pensó en irse al camarote. -Tengo opio en mi camarote, no es muy habitual, pero te invito, y ahora te tocará a ti contarme tus vivencias-, se rió...Bien, contacto, poco a poco ir estrechando lazos. La manada triunfa, el lobo solitario muere.
avatar
Manuel de Lezo
Inquisidor Clase Media
Inquisidor Clase Media

Mensajes : 21
Puntos : 20
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 29/12/2017
Localización : Vete a saber

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tratos con el clero /priv. Manuel de Lezo

Mensaje por Yendra Isley el Mar Ene 09, 2018 5:12 pm

Observaba al inquisidor, algo más sosegada de animos, observando el negro cielo ya dibujado, mientras sus ojos se adaptaban a la oscuridad que la cubierta ofrecía. Sin duda alguna no había manera de cambiarle la visión de las cosas, aunque tampoco iba a pegarse por un chupasangre más o menos, solo conocía una vampiresa más o menos suponía que era simpatica, aunque más que simpatica...era más o menos razonable, pero eso no se lo iba a contar al inquisidor. Logicamente, aunque no parecía tan malo como se presentaba, se terminó su manzana. Se relamío mirando al inquisidor, sonrió finalmente por lo comentado de que era bueno en su trabajo, más se sobresalto un poco cuando el condenado le puso la mano en el hombro, pero finalmente se relajó. No entendía por que desear la muerte si sufría un cambio. -Solo es un cambio...- susurró No podía discutir con el inquisidor, no era momento y ya había dejado clara las intenciones. -Te huelo para identificarte, memorizar y poder seguir el rastro, y ademas...me agrada tu aroma..- Dijo eso último bastante rapido, pero se encoge de hombros como restandole importancia.

Se rió cuando dijo que hacía muchas preguntas, y era cierto, la cambiante era de los seres más curiosos que pudiera haber, por alguna razón estaba el dicho de la curiosidad mató al gato. No sabe si mas adelante se arrepentiria de lo dicho, escuchaba al inquisidor y observaba sus acciones. -¿Por qué esnifas eso?¿no se supone que los vicios son pecado?- Preguntó con cierto descaro despreocupado ciertamente, le observó con cautela viendo que sentía frio, lo cierto es que ella tambien se estaba quedando fria, escuchó la historia del inquisidor, soldado...eso explicaba muchas cosas, demasiadas tal vez, más ladeaba una sonrisa, más abrió notablemente los ojos cuando escuchó el nombre, y las circunstancias. -¿Maggie? ¿Maggie Craig? yo la conozco, es una vieja conocida, es mi amiga.- Aseguró la cambiante de sonriente forma, asi que tienen que ver con ella.

La cambiante se quedo pensativa, así que el inquisidor tenía que ver con Maggie, no se lo habría esperado ciertamente nunca, ella aliada con un inquisidor, la cosa debía estar algo subida de tono si así era, sin duda el inquisidor estaba sorprendido por la información revelada, más despues la cambiante quedó sorprendida por la propuesta de Manuel. -Opio...bueno...no está mal darse al vicio un poco pero....el opio me deja estenuada, y pierdo capacidades que me dejarían demasiado indefensa, pero espero que no me la juegues en ese estado.- Aseguró la rubia, más accedió a acompañarle a su camerino, y se adentró en el camarote saltando cayendo sentada en la cama y cruzandose de piernas. -Está bien...no soy tan interesante como tú, ¿Que quieres saber? ahora puedes preguntar tu muchas cosas.- Dice sonriente la cambiante estirandose para desperezarse y mirar al inquisidor.



When the night dreams, Im wake up...

gracias♥️:

kiss you:


Animals:


avatar
Yendra Isley
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 291
Puntos : 299
Reputación : 49
Fecha de inscripción : 21/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tratos con el clero /priv. Manuel de Lezo

Mensaje por Manuel de Lezo el Jue Ene 11, 2018 2:48 am

Estuvo escuchando, y parecía que no iba a conseguir de su futura compañera de aventuras que acabase con su no-vida si esta se daba. En fin, era bastante ingenuo de su parte haber supuesto que alguien tan distinto y desconocido accedería en un momento a algo tan íntimo como matarle. O no-matarle, o lo que fuese. Pero confiaba en que Maggie sabría hacer lo correcto. Claro que lo que sí le sorprendió fue la respuesta de Yendra sobre el olor:-¿Te agrado?-, le dijo mientras clavaba suavemente su mirada en la de ella.

-Bueno, el Señor convirtió el agua en vino y no al revés-, se permitió bromear como lo hacía aquel encantador abad gordo y borrachín que conoció. Un tipo corrupto, pero no mal tipo. Como él, vamos. -La cosa es que el opio no es raro dentro de los veteranos inquisidores. Nos ayuda a dormir, que es lo más difícil cuando te conviertes en una criatura tan nocturna como las que cazas-,se encogió de hombros y cerró la puerta. Su camarote constaba de un lugar donde se hallaba su bolsa de viaje. Una cama hecha de heno, y un par de sábanas.

Pero la sorpresa real fue cuando, mientras calentaba su pipa de opio para fumar, que ella conociese a Maggie. Al principio le miró como si le estuviese tomando el pelo, pero no era tan improbable. Al fin y al cabo, el mundo de lo sobrenatural es bastante pequeño, y no era difícil.-¿De veras? Cuéntame, ¿como está? Yo la vi el otro día, pero no quise ahondar en la herida. Pues bueno, yo era amigo de su padre. Un gran hombre, valiente entre valientes-, suspiró mientras le daba otra calada.-Siempre hablaba de su hija y se le iluminaba esa cara de escocés que tenía...nunca me perdonaría si dejo que le pase algo-, rió cuando recordó los momentos junto al fuego. Esta fue muy fuerte, y decidió pasarle la pipa a la gata mientras se recostaba.-Hazme un hueco, gata,- y se colocó entre la almohada y la pared, relajado.

Fumar opio era el caballo que te transportaba de un mundo a otro, que te hacía dejar tus problemas en el establo. Subirse, y dejar que las horas y los minutos pasasen, al ritmo que las herraduras de humo opiáceo desgastan el suelo del tiempo. -Cuéntame tu historia. Tu vida, tus sueños, tus ambiciones, tus manías...-, extendió los pies en la cama,pero con las rodillas flexionadas para no molestar a la cambiante. Se recostó sobre la almohada y comenzó a escuchar...El humo comenzaba a impregnar la habitación, que también olía a mar.
avatar
Manuel de Lezo
Inquisidor Clase Media
Inquisidor Clase Media

Mensajes : 21
Puntos : 20
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 29/12/2017
Localización : Vete a saber

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tratos con el clero /priv. Manuel de Lezo

Mensaje por Yendra Isley el Jue Ene 11, 2018 10:29 am

La cambiante observaba al inquisidor con atención, arqueando una ceja cuando cuestiono o simplemente buscaba confirmar la veracidad de sus palabras, le agradaba, si bastante, la cambiante no pudo evitar dar una pequeña risilla ante la cuestion del español, ladeo la cabeza sonriente. -Si, me agrada, o de lo contrario te habría tirado por la borda cuando te desarme.- Dijo de manera algo egocentrica, no podía evitar sacar a pasear ese ego felino que a veces destilaba, algo incontrolable, pero esperaba que el inquisidor no diera sumamente importancia a ese hecho, aunque si se podía esperar algun comentario al respecto, suspiró pensativa, los cambiantes aunque eran sobrenaturales si podía se convertidos por los dos sobrenaturales por excelencia, vampiro y licántropo, pero dudaba que eso lo supiera, igualmente no tenía planeado cambiar de naturaleza por nada del mundo.

Sonrió por el sentido del humor que se gastaba a veces el inquisidor, era agradable en varios sentidos, ciertamente, le sorprendió la información dada acerca del opio, solo hizo un gesto con la cabeza ladeando la sonrisa inofensiva, y se estiró desperezandose un poco. -Soy un felino, duermo mucho y en casi cualquier lado, es la ventaja que tiene mi naturaleza supongo y en cualquiera de mis formas.- Aseguró dando un descreto bostezo que ocultó tras su mano, mientras se acomodaba en el lecho, mirandole como preparaba la pipa, y preguntaba acerca de Maggie, la cambiante se mecia ligeramente sentada en el lecho, así que la conocía o mejor dicho a su padre, si bien es verdad el inquisidor por sus palabras se mostró bastante protector con la cazadora, la cambiante exhaló levemente. -Pues bien, de hecho estamos destinadas a ser compañeras de armas parece ser, siempre acabamos en lios, y ciertamente es divertido, intente seducirla pero no le interesó una lastima...- Sonrió de medio lado divertida. -Soy muy cariñosa...si lo deseo- Añadio riendose por lo que pudiera pensar el inquisidor, aunque nunca se había preocupado del que dirán, solo de la gente que le importaba, y su circulo de amigos era estrecho, pero Maggie si se encontraba en tre ellos. -Pero se mueve por circulos peligrosos, luego me dicen a mi si me meto en lios.- Suspira y niega con la cabeza.

Se hace a un lado a petición del inquisidor para que se acomodara en su propio catre ahora invadido por la pequeña rubia, que como buena circense contaba con una altura baja, y buena capacidad para ocupar poco espacio. Fumó del opio que le pasó Manuel, mientras dejaba escapar el espeso humo entre sus labios entreabiertos, lentamente las pupilas de la cambiante empezaba a dilatarse y a relajarse lentamente, volvió a pasar de vuelta la pipa a su dueño mientras sentía como sus sentidos se adormecían, empezando a apoyarse en el inquisidor casi sin darse cuenta, miraba al techo de relajada forma. -Soy de Inglaterra, teníamos una granja a las afueras, y como lo de meterse en lios debe ser de familia, pues mi hermano se metio en lios, y una noche un vampiro arrasó la granja, y asesino a mi hermano en mis narices, yo conseguí esconderme, el vampiro sencillamente debío perder el interes antes de irse....por eso los vampiros me dan miedo...- Confesó con los ojos medio cerrados mientras olfateaba el opío que nublaba la visión con su humo del camarote. -Cuando llegué a París me integré en el circo, es el mejor sitio donde mis habilidades sobrenaturales pasan MUY desapercividas, y me gusta defender a los animales que allí tienen, soy la jastuciera de causas perdidas...idiota de mi.- Dijo escapando una pequeña risilla aunque quizás debido al opio. -Sueño con la venganza de arrebató la vida a mi hermano, pero ese tipo de vampiro...me paraliza...- Se llevó la mano a la platina melena echandola hacia atrás y miró al inquisidor, sonriendo de forma dulce incluso. -Manias..no quiero caerte mal todavia...puedes empezar por contarme las tuyas y me pensaré decirte las mias.- Le robó la pipa dando otra calada antes de devolversela, recostandose definitivamente sin preocuparse abriendo la boca para dejar escapar el humo de espesa forma mientras observaba las formas aleatorias que el humo dibujaba en el aire.



When the night dreams, Im wake up...

gracias♥️:

kiss you:


Animals:


avatar
Yendra Isley
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 291
Puntos : 299
Reputación : 49
Fecha de inscripción : 21/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tratos con el clero /priv. Manuel de Lezo

Mensaje por Manuel de Lezo el Vie Ene 12, 2018 6:31 pm

Esta vez Manuel incluso se permitió sonreír ante la enésima bravuconería de la cambiante. La verdad es que le hacía gracia su actitud chulesca ante la vida, de donde él venía incluso se consideraba una virtud. Pero el inquisidor entendía que al fin y al cabo, la rubia y muchas personas así necesitaban de esta actitud. Como los espadachines que gustaban de hacer florituras antes de entrar en combate, era una forma de sentir confianza.

Tampoco se extrañó mucho cuando le contó acerca de su intento de acostarse con Maggie. Entre la nobleza sería algo absolutamente impensable, pero lo cierto es que el mundo de la farándula,las cosas eran distintas. Allí la tradición, entendida como el paso del fuego en generación a generación no alumbraba, y en las sombras se daba un curioso juego de luces. Al final, todo el mundo antiugo se estaba cayendo, los sacerdotes, como se había demostrado en las revoluciones, cada vez tenían menos poder. Quizá habían roto la religión de tanto usarla.

-Inglaterra...cuantos ingleses maté, creyendo ingenuamente que eran el enemigo, sin saber lo que había en las sombras-, recordó con la cabeza embotada. Su bayoneta traspasando los uniformes rojos de los soldados de la Pérfida Albión, los cañones de banda sonora, el olor férreo de la sangre...-Es normal tener miedo, yo mismo lo tengo, sólo los idiotas carecen de él-, le rodeó con el brazo musculoso con afán inconsciente protector. Nada más sincero que un lenguaje corporal del preso del opio-,y sólo un cobarde no sabe superarlo cuando vale la pena-, esta vez dejó él que ella se apoyase encima. Cualquiera que viese la escena diría que se trataba de una conversación romántica.
-Pues tengo dos vicios muy complicados para un católico. El primero son las mujeres, y el segundo el combate. Quizá en otra vida hubiese sido gladiador, y de no haber encontrado a la Inquisición sería un mercenario en busca de una bolsa de oro con un cuchillo...El caso es que me gusta la sangre y la pólvora-,confesó como quien cuenta que va a llover.-Aunque juraría que es más peligroso mi primero...-, e inconscientemente acarició rostro con rostro.
avatar
Manuel de Lezo
Inquisidor Clase Media
Inquisidor Clase Media

Mensajes : 21
Puntos : 20
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 29/12/2017
Localización : Vete a saber

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tratos con el clero /priv. Manuel de Lezo

Mensaje por Yendra Isley el Sáb Ene 13, 2018 7:26 am

La cambiante tenía los ojos medio cerrados debido a los efectos del opio y miraba el techo del camarote, buscando las formas humeantes dibujadas, con los sentidos practicamente embotados, quizás demasiado relajada de lo que era normal en ella, pero ahora mismo bastante poco le importaba, la cosa estaba resultado agradable incluso, bastante, suspiró con pesadez mientras escuchaba las batallas del inquisidor, todavia le resultaba algo extraño que un soldado acabase al servicio de Dios, arqueó una ceja cuando escuchó que había luchado contra los ingleses, no es que fuese a protestar por ello, pues en los dos bandos siempre habría bajas, simplemente asintió escuchandole, más ladeo ligeramente cuando admitió que el tenía miedo en ocasiones, nunca lo diría, o mas bien nunca diría que alguien como él admitiese tener miedo, sintió el brazo del inquisidor rodeandole de manera protectora, quizá en otro momento habría tratado de huir, pero ahora no. Ahora solo bajo la mirada para observar esa acción. -Me muevo por instintos, y autentica supervivencia...pero no es lo mismo estar en solitario que cuidar de alguien que te acompañe.- Susurró mientras acariciaba distraidamente el brazo de Manuel.


Ladeaba de vez en cuando para observar al inquisidor que parecía estar tan embotado como ella, o quizás algo más pues ligera ventaja en ello llevaba, solo ladeó la sonrisa, también divertida de que ningún comentario respecto al fallido intento de romance con Maggie, más sonrió cuando el español empezó a confesar sus vicios, la cambiante lo encontró sumamente interesante, pues tampoco parecía distar mucho de algunas de sus propias costumbres, sobre todo cuando aseguró que le gustaba la sangre y la pelea, Yendra mentiría si dijera que no compartía esa afición, pero simplemente le dejo seguir confesando y riendo por lo último mencionado. -¿Las mujeres eh? más por lo que dijistes antes no doy tu perfil, "ligar con jovenes doncellas adineradas" creo que estoy a salvo.- Dijo entre risas mientras seguía acariciando con la yema de sus el brazo del inquisidor. -¿Por qué el primero tan peligroso?.- Preguntó con curiosidad, antes de cerrar los ojos cuando sintió la caricia a su cara con el rostro ajeno, imagen que desprendía tranquilidad por todos lados.

-Aparte del circo ofrezco algo de espectaculo fuera de él para monedas extra, y últimamente he estado ofreciendo servicio de guardaespaldas, aunque la clientela comparte condición sobrenatural, los humanos sois excepticos a que una chica de metro cincuenta pueda defenderos de algo...si, también me encanta pelear.- Dijo en un tono de voz suave y relajado, disfrutando del calor que desprendía el inquisidor, naturalmente no iba a confesarle que también se divertía robando las carteras de la nobleza, eso se lo guardaría para algo más adelante. -Más si crees que habrías sido buen mercenario no te habría tirado más ser un cazador, la inquisición la veo tan extrema.- Susurró mientras se dejaba llevar de manera incosciente y echaba la cabeza hacia atras ligeramente y empezó a recordar a un felino cuando acarició con su rostro en el cuello ajeno, ocultando la cara en él, embriagandose del aroma que desprendía el inquisidor, pasó los labios por el cuello de este unos segundos con suavidad antes de acomodarse, hecha un ovillo pegada contra él, buscando la comodidad y protección que este ofrecía. -Mis vicios apuesto a que no son dificiles de adivinar para tí, teneis mi ficha.- Comentó casi en un susurro despreocupado, mientas continuaba con los ojos cerrados acomodada y relajada.



When the night dreams, Im wake up...

gracias♥️:

kiss you:


Animals:


avatar
Yendra Isley
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 291
Puntos : 299
Reputación : 49
Fecha de inscripción : 21/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tratos con el clero /priv. Manuel de Lezo

Mensaje por Manuel de Lezo el Miér Ene 31, 2018 8:44 am

Lo cierto es que su situación era algo curiosa. Por una parte estaba a gusto, en un catre no demasiado incómodo, bajo techo, y con una mujer rubia (su perdición) acariciándole el brazo. Sus yemas de los pequeos dedos bailaban en su piel áspera, y como el tambor resonaban en su interior. Y aquí tocaba recordar uno de sus grandes dilemas con la iglesia, el asunto del sexo. En la doctrina cristiana, el sexo era tan pecado como el robo, y a veces como el asesinato. Y sólo en dos de tres se hacía daño a alguien.

Pero él sabía algo de sus años como soldado en las Américas. Había visto a ricachones propietarios de fábricas de azúcar dar dos huevos crudos a sus negros, para que trabajasen. Era legítimo tener esclavos a su parecer, pero sí había que tratarles bien, igual  que a los perros. Eso decía muy poco del dueño, y ver a esos ricachones ser bendecidos por la Iglesia, le parecía hipócrita. La misma Iglesia que defendía siempre al que tuviese el monedero más grande afirmaba poder juzgar secretos tan íntimos de los hombres. No, Manuel no era ningún gran intelectual, pero ya tenía sus años. Y sabía que pocos párrocos estarían en condiciones de dar lecciones de moral tras esto.

Y esto había sido su gran impedimento para ascender en la Inquisición. Al fin y al cabo tenía sobrada experiencia (los inquisidores tenían una corta esperanza de vida), y grandes méritos acumulados. Aunque su especialidad fuesen los vampiros, salvó una vez a un pueblo francés de los mismos lobos que arrasaron la Vendée. Y muchos chupasangres y nosferatus conocidos habían sido diana de su revolver de plata. Amén de que tenía conocimientos, sabía dar órdenes y era discreto. Pero con los años observó como ir a misa con un obispo, tener cierto linaje aristócrata, y en resumen, seguir las posturas morales tradicionales era más útil. Importaba más la total adhesión a las ideas eclesiásticas que ser su brazo armado. Manuel debía ser el nudillo, castigado y duro para golpear.

-Creéme, ninguna mujer da el perfil de un inquisidor-, explicó mientras notaba el rostro de Yendra en su cuello.-Los inquisidores pelean y combaten con orden. Con método, no son simples civiles armados, somos un ejército. La suma de los nuestros es más que un todo, es un orden, una máquina diseñada para matar-,pero le empezaba a costar concentrarse con una mujer así en la cama. Era rubia y atractiva, tenía un cuerpo deseable, aunque muy bajita. Bueno, el tamaño importaba más en hombres que en ellas, se dijo. Con el humo del opio embotando su cerebro, suspiró con los labios de ella en su cuello. Y notó como su hombría crecía, mientras él se daba la vuelta. Ahora sus rostros estaban frente a frente. -Tus vicios hoy...quiero que me los cuentes tú...-, y sus alientos se cruzaron, con los labios de él a milímetros, y su entrepierna crecida contra el muslo de la misma. Sus brazos fuertes rodeaban su cintura, en un punto de partida...
avatar
Manuel de Lezo
Inquisidor Clase Media
Inquisidor Clase Media

Mensajes : 21
Puntos : 20
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 29/12/2017
Localización : Vete a saber

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tratos con el clero /priv. Manuel de Lezo

Mensaje por Yendra Isley el Miér Ene 31, 2018 10:06 am

Notaba la tosca piel ajena, mientras escuchaba al inquisidor, aunque quizá muy poco concentrada en sus palabras, la aspera piel que este tenía no le parecía un punto en contra, si no todo lo contrario, lo veía algo deseable, igual que las cicatrices, pero tambien es que la cambiante se salía de lo convencional en algunas cosas, pues para lindas caras estaban los burdeles o compañeros artistas, Yendra observaba el brazo del inquisidor mientras este afirmaba que no había perfil para un inquisidor, por un momento se ruborizó y sintió un huelco cuando creyó que la estaba rechazando las atenciones por su parte. Pero no parecía retirarse cuando ella estaba acurrucada junto a él, desde luego el opio hacía que se comportase mucho más lanzada de lo habitual, pues normalmente tanteaba algo más y media, pero ahora simplemente se dejaba llevar más por sus deseos, y la verdad es que veía a ese inquisidor notablemente atractivo, pese a la primera presentación tomada.

Observó sus ojos cuando tan cerca se puso al girarse, notando la pesada respiración ajena contra sus labios, atreviendose a algo más y subir la diestra para acariciar el rostro ajeno, con suavidad, mientras las pupilas se le dilataban más si cabía, presa a lo que podía indicar excitación sexual. -Nadie es perfecto.- Comentó en respuesta a lo que dijo de los inquisidores, Manuel no parecía encontrarse en las condiciones para responder las cuestiones planteadas, y en ese momento a Yendra le estaban dando igual, ahora mismo los sentidos se le nublaban más si podía decirse, alargó levemente la la lengua lamiendo los labios del inquisidor con cierto aire jugueton, pues las condiciones de cambiante le daba mucha ventaja, podía oler la testosterona que ahora desprendía el inquisidor, incluso antes de notar la dura hombria que apretada contra ella estaba mientras permanecia guarda por las telas que componían los ropajes de ambos.

-Pues mis vicios son muchos...me gustan las peleas...la adrenalina que se desprende mientras...las feroces batallas fuera y dentro de la privacidad del dormitorio.- Dijo con segundas intenciones mientras tras la primera lamida a los labios del inquisidor se acercó esta vez con intención de besarle para morderle el labio inferior.- El alcohol...y los juegos algo extremos, y un vicio a meterme en lios como ahora mismo.- Susurró, ladeando la cabeza enterrando nuevamente su cara para besar el cuello del inquisidor, especialmente se atrevió a deslizar la lengua por el relieve que formaba la cicatriz del arañazo de la vampiresa en el cuello del inquisidor, dando una suave mordida para volver a besarlo, le gustaba el calor que transmitía el español, que poco a poco parecía olvidar la facción a la que pertencía para perderse un poco más por culpa del opio y por la subida de tono, la cambiante buscaba el cariño que este parecía dispuesto a prestar.



When the night dreams, Im wake up...

gracias♥️:

kiss you:


Animals:


avatar
Yendra Isley
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 291
Puntos : 299
Reputación : 49
Fecha de inscripción : 21/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tratos con el clero /priv. Manuel de Lezo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.