Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


¿Quien teje nuestro destino? (privado)

Ir abajo

¿Quien teje nuestro destino? (privado)

Mensaje por Niord el Mar Ene 16, 2018 2:00 am

El consejo se había reunido alrededor de esa mesa redonda donde Ulf, Giuliana, Hoor, mi padre, mi madre, Atharal, una de las oráculos de mayor relevancia y Dani discutian los asuntos de mas importancia.
Cuando fui llamado a acudir ante ellos sabia que aquello que se traían entre manos era importante y que de algún modo necesitaban mis capacidades.
Me había especializado en la caza de seres sobrenaturales, rastrear no solo las bestias mas típicas, si no aquellas aberraciones que Randulf creaba sin tomarse tregua.

Llamé a la puerta antes de entrar, podía ver la cara de orgullo de mi madre cuando atravesé el dintel
-Höor ¿me has mandado llamar?
El semblante serio de todos ellos me hizo desviar la mirada hasta el mapa que tenían abierto sobre la mesa, me acerqué fijando mis azules en aquel poblado rodeado con un circulo.
-Niors, el poblado de Zhurt están teniendo problemas, dicen que los entes recorren su aldea, que las maldiciones están tomando forma y que las bestias no les dan tregua.
Quiero que acudas y des veracidad a sus palabras, ellas, como nosotros creen en los dioses y piensan que estos los ha maldecido, pero yo creo que mas que eso, es Randulf y sus creaciones las que están cayendo cual losa sobre ellas, no se que fin.
Se que eres hábil discerniendo la verdad de la mentira, da veracidad a las palabras de la joven norteña y ayudalos, y si nos necesitas, manda un cuervo y acudiremos.

Asentí con la cabeza cuando la puerta se abrió, elevé la mirada del mapa y busqué al causante por encima de mi hombro, encontrándome con una mujer de cabellos fuego y ojos miel, vestida con pieles.
Sin duda era una escudera, ataviada con un arco, carcaj y armada hasta los dientes entraba con gesto soberbio mirando con fijeza al conde Cannif.
-Niord, ella es la mujer que ha cruzado medio norte en busca de nuestra ayuda. Te dará toda la información que necesites, quiero que partais lo antes posible, tenéis un largo viaje por delante.

Asentí de nuevo dándome la vuelta para acercarme a la joven montaraz.
-Mi nombre es Niord, haré todo cuanto esté en mi mano para descubrir el mal que os amenaza a todos vosotros.
Estiré mi mano para estrechar la ajena.
Sabia lo que pensaban esas mujeres de nosotros los hombres, pero eso no iba a amilanarme un ápice, tenia un trabajo y su cultura aunque no me agradaba sabia tenia que respetarla o al menos intentarlo, no iba en busca de guerra, si no de encontrar paz.



Niord:
hermanos:
avatar
Niord
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 13
Puntos : 7
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 05/01/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Quien teje nuestro destino? (privado)

Mensaje por Hallie el Vie Mar 09, 2018 8:24 pm

Durante todos mis años siempre sentí respeto por nuestro consejo, aunque no siempre avalara sus decisiones. Una vez expresada la decisión de las mayores no dude en ofrecerme de voluntaria, aunque muchas de las nuestras habían resoplado y mostrado total disconformidad ante la inaudita idea sin precedentes de solicitar ayuda y especialmente de este tipo, pero el tiempo apremiaba y la situación demandaba actuar con rapidez. La mortandad en nuestro poblado iba aumentando a pasos agigantados como nunca lo había hecho antes, e íbamos perdiendo demasiadas hermanas como para no buscar una solución de adonde viniese.

Emprendí entonces el largo viaje que me llevó a atravesar distintos territorios para llegar a aquella fortaleza de la cual no tenía más que unas cuantas señas descriptivas, procurando no atravesar directamente los poblados si no más bien circundarlos, para no tener que verme en contacto directo con los pueblerinos.

Los días sucedieron a las noches hasta que finalmente me aproximé cada vez más a mi destino, fui dejando los bosques atrás a buen trote sobre mi caballo bermejo a quien le di un par de palmadas cariñosas. La sonrisa en mi rostro se extendió al detenernos frente a la gran fachada de piedra, no porque me ilusionara de alguna manera lo que encontraría adentro si no porque había encontrado el lugar.

A la entrada me detuvieron el paso un par de guardias a quienes contemplé sin demostrar demasiada emoción, aunque el hecho de que fuera a alguien de su género a quien se le otorgara la tarea de encargarse de la vigilancia del lugar me dejó medianamente perpleja. No dije más cosa que el motivo de mi llegada y solicité audiencia con su líder. 

Mientras caminábamos hasta la entrada del castillo un par de risas atravesaron el aire antes de que uno de sus propietarios chocara conmigo. Fueron tan solo unos segundos en los que me quedé de una pieza observando el rostro de un pequeño niño que me miró sobándose la cabeza antes de salir corriendo entre risas para reunirse con otro grupo de pequeños.

Seguimos adelante, atravesando el patio de la entrada y nos detuvimos. Se me indicó que esperara así que me detuve con los brazos en jarra, aguardando algo inquieta. Permanecí de pie un buen rato hasta que se me anunció que podía entrar en un salón adonde se encontraba reunido un pequeño grupo. Mi mirada se desplazó entre los presentes, buscando al dueño del castillo.

Un joven se detuvo frente a mi para presentarse, lo cual activo mi mecanismo de defensa. Lo miré con curiosidad, no acostumbrada en lo más mínimo a la presencia de hombres. Estaba a punto de hablarle cuando recordé que de hacerlo, de acuerdo a todo lo que me habían enseñado, estaría hablando con alguien inferior. 

Pregunté quien era el líder y al identificarle me dirigí a él, extendiéndole los saludos de mis mayores y explicándole el apremio que me llevaba hasta su castillo, lo importante que era para nosotras encontrar una solución a los extraños sucesos que nos acontecían y terminando con las palabras que nuestra líder le dirigiera para explicar el por qué una alianza resultaría beneficiosa para ambos ya que la amenaza no solo socavaba vidas nuestras si no también se extendía acabando con cuantos rebeldes se encontrara a su paso.

Aguardé entonces a escuchar sus palabras, hasta que se me indicó que el joven que se había acercado previamente viajaría conmigo. La revelación me dejó algo estupefacta, había pensado que se trataría de algún otro de los presentes, pero asentí con un leve movimiento de cabeza antes de retirarme.

Partiríamos dentro de una hora, por lo que se me condujo a la cocina adonde la cocinera me hizo sentar frente a una mesa de madera para dejar caer frente a mi un plato lleno a rebosar de comida que realmente disfruté. Me relajé en la compañía femenina y conversamos un poco. 

Ella me compartió lo que utilizaba para darle el toque al guisado y el tiempo paso de prisa hasta que aquel hombre que había de acompañarme entró en la estancia siendo saludado por la cocinera que le entregó una buena provisión de víveres. Me puse de pie reacomodando mis armas en cuanto le escuché decir que era momento de emprender la marcha.  


Hunting fire:
avatar
Hallie
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 10
Puntos : 4
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 11/01/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Quien teje nuestro destino? (privado)

Mensaje por Niord el Vie Mar 09, 2018 11:07 pm

Mi frente chocó con la de Ragnar antes de echar sobre mi hombro diestro el petate. Sabía que con mi partida recaía sobre mi hermano menor todo el trabajo de la caza de bestias cerca de Akershus. Él era un gran cazador, preparado desde su mas tierna infancia como yo, mas siempre cuando las bestias eran infames acudíamos juntos y ahora...tendríamos que arreglárnoslas como pudiéramos.

Me despedí de mi madre que acunó mi rostro con sus manos besando mis labios con dulzura.
-volveré madre -aseguré.
Eramos lo que eramos, guerreros dispuestos a morir en batalla, todos habíamos consagrado nuestra vida a los dioses, en sus manso depositaba mi vida.
Padre me abrazó, golpeó con su mano mi espalda y en mi oído susurró lo orgulloso que de mi estaba.

La joven escudera me esperaba en las cocinas, degustando un plato que la cocinera rechoncha de Akershus le había servido. No pude evitar ladear la sonrisa cuando esta al verme puso los brazos en jarra con el cucharon en la mano.
-No vengo a robar alcohol -bromeé -me la llevó, partimos ya.

Shansa, que así se llamaba me entregó unos vivieres bien preparados para ambos, nos aguantarían hasta alcanzar el poblado de la pelirroja.
Me abrazó y beso mi mejilla rodeándome con su grueso cuerpo.
-Vuelve a robarme vino Niord.
Asentí dándole un azote en el culo con una ladeada sonrisa mientras esta me daba un capón y maldecía en un perfecto nórdico.
Nos habíamos criado corriendo por el palacio, el servicio nos conocía desde siempre y guardar las formas nunca fue algo que se nos diera muy bien en Akershus, al final puede que Höor fuera el conde y sus hijos los herederos de su titulo, peor si una sirvienta tenía que darle un capón a uno de ellos lo hacía porque eramos una familia unida contra la adversidad de un rey tirano.

Eché una mirada a la joven que me acompañaría durante este viaje a descubrir la verdad con mis propios ojos.
Llevaba una ligera armadura de cuero que le permitía moverse con gracilidad, era de color marrón oscuro, le revestía el torso mostrando sus bellas formas, marcando una estrecha cintura, debajo, una camiseta de tirantes de color crema, bajaba hasta la mitad de sus muslos, tapando por completo un corto pantalón de cuero marrón, en sus piernas lucia unas botas altas de piel de oso, que le cubrían hasta la mitad del gemelo, dejando sus torneados muslos al descubierto.

Las monturas estuvieron ensilladas en el patio de armas y así ambos emprendimos camino hacía sus tierras.
Ella parecía algo incomoda, apenas me miraba y menos dirigía la espalda.
-¿te pasa algo mujer?
Cabalgamos por un bosque de amplio transito, este estaba lleno de claros, la hierba verde crecía con fuerza en el suelo y contrastaba con las flores silvestres de distintos colores, había un camino ya árido de tanto pasar los caballos, era una senda, apenas había fauna, y no me extrañaba el lugar era de todo menos tranquilo. Tal y como el sol iba avanzando hacia el oeste, el bosque se fue haciendo más espeso, una gran cantidad de arboles de copas altas y frondosas, cambiaron totalmente el paisaje, ya estábamos cerca de los bosques, el suelo era árido, la tierra marrón y húmeda, ningún claro a la vista, solo entraba a trabes del follaje unos plateados rayos de sol.
-Deberíamos parar y comer algo ¿siempre eres tan callada? -pregunté enarcando una ceja -podrías ir contándome que es ese mal que os atenaza.



Niord:
hermanos:
avatar
Niord
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 13
Puntos : 7
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 05/01/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Quien teje nuestro destino? (privado)

Mensaje por Hallie el Mar Abr 03, 2018 8:05 pm

La cocinera me había dado una buena impresión, tenía un carácter bonachón y antes de marcharme de la fortaleza para emprender el camino de regreso me entregó un pequeño envoltorio con pan dulce casero hecho a base de avellanas que guardé en mi alforja para probar más tarde. Le di las gracias, aunque me sorprendió que antes de abandonar la cocina me tomara del brazo e hiciera un ligero gesto hacia el joven que ya había salido por la puerta. 

-Cuide de Niord, bien sabe Odín que ya va necesitando de una compañía como la suya. Demasiado sobrenatural le dañará la sesera si sigue únicamente absorto en ello, a ver si en el viaje comprende que hay algo más, usted le hará bien.-

No entendí muy bien a qué se refería pero como tenía muy buen humor y me sonreía con una amplia dentadura muy confiada de su apreciación, me limité a asentir.

Pronto subí nuevamente sobre mi fiel equino y al golpear sus cascos el suelo volví a ver al mismo grupo de niños jugando a mitad del patio. Sonreí ladeadamente, intrigada al mirar al pequeño chiquillo que había tropezado conmigo y recuperé mi expresión neutra cuando otro caballo se unió en el trote al mío anunciando que al menos había cumplido con la primera parte de mi misión.

Salimos pronto de la fortaleza y emprendimos el camino, cabalgando durante un buen rato.

Estaba muy acostumbrada a mi montura, por lo que a pesar de que apenas había descansado un par de horas me sentía lo suficientemente vigorosa como para proseguir la marcha, aparte de que tenía la certeza de que no había que escatimar tiempo para regresar a mi aldea. No me sentía tranquila habiendo abandonado el lugar, conocedora de que las circunstancias hacían que fuera imprescindible la presencia de cada una de nosotras.

Pensaba en ello mientras observaba el camino que poco a poco se iba estrechando hasta prácticamente desaparecer bajo la tierra húmeda, a partir de allí tendríamos que depender mucho de la orientación.

No había cruzado palabra con el joven pero mi mirada se desplazó hacia un lado y lo observé con todo detalle, con una mezcla de curiosidad y perplejidad.

Nunca había interactuado realmente con  un hombre y mi mirada deambuló sobre él para observarle cabalgar, preguntándome por qué habían decidido que fuese él quien me acompañase mientras me fijaba en la manera en que sus botas se aferraban a los estribos, ascendiendo mi mirada sobre él sin percatarme del todo de que lo hacía para indagar en detalles, como la indicación de fortaleza de sus manos al mantenerse fijas en las riendas y como se marcaban firmemente los músculos en sus brazos.

Di un respingo cuando me preguntó si pasaba algo, aunque no parecía haberse percatado de que lo había estado mirando fijamente.

Me encogí ligeramente de hombros como si no tuviera realmente una respuesta a esa pregunta antes de prestar atención a la siguiente. 


-Fuerzas sobrenaturales se han ensañado no solo con mi poblado, si no también con los circundantes y con los soldados que de vuestra fortaleza mantienen sus campamentos cerca de nuestros territorios. Hemos sufrido muchas pérdidas desconcertantes y la oráculo no ha hecho más que hablar de muchas más… pero es algo que será mejor que vea por si mismo… Nos espera un camino largo.-  

Acaricié suavemente a mi bermejo antes de incitarle a acelerar su galope. En tres segundos cabalgaba a través del espeso bosque, avanzando en medio de los árboles tupidos, buscando algún lugar a la sombra que resultase apropiado para detenernos. Se me antojaba probar algún bocado y además comenzaba a arder en deseos de estirar mis piernas.


Última edición por Hallie el Miér Abr 04, 2018 10:05 am, editado 2 veces


Hunting fire:
avatar
Hallie
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 10
Puntos : 4
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 11/01/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Quien teje nuestro destino? (privado)

Mensaje por Niord el Mar Abr 03, 2018 11:33 pm

Desde luego la pelirroja no era muy habladora, no es que yo destacara por ser el alma de la fiesta, me tomaba muy en serio mi trabajo, quizás porque junto a mi hermano Ragnar era el único cazador especializado en Akershus en temas sobre naturales, por eso el conde tendía a enviarme cuando sucedían este tipo de asuntos que normalmente tenía tras ellos a Randulf y sus extraños experimentos.

Azuzó su montura y ambos nos pusimos nuevamente al galope manteniendo el silencio, dejando que los sonidos del bosque nos envolvieran. Hicimos las pausas justas para llevarnos algo de alimento al estomago, estábamos en tierra de nadie, las fronteras las habíamos dejado atrás hacía horas y este lugar era transitado por los demonios del tirano.
Alerta permanecimos ambos, la tensión era evidente, los dos eramos guerreros y eramos capaces de entender lo que sucedería si nos encontrábamos con una de las hordas de Randulf.

Nos movimos con rapidez hasta que el ocaso dio paso a una noche cerrada donde ni siquiera la luna iluminó el bosque con sus haces platas.
-Busquemos una gruta que nos resguarde de las bajas temperaturas, no podremos encender fuego si no queremos marcar nuestro paradero.

La escudera aceptó tan silenciosa como lo eran las oráculos cunado hacían voto de silencio para Freya.
Rastreamos el territorio hasta dar un paraje bastante denso donde una pequeña gruta estrecha se abría paso en una de las paredes escarpadas de uno de los fiordos, cerca una cascada que caía de lo alto muriendo en un rio de aguas bravas.
-es un buen lugar -dije señalando la abertura.

Una vez dentro saque las mantas de los petates, así como algo de los comestibles que ya cocinados nos habían metido, encender fuego era un riesgo que no pensaba ni de lejos permitirme.
-Ven, el calor humano nos ayudara a permanecer calientes.
Me quité la camiseta, el piel con piel ayudaría y por encima las pieles.

La cara de la pelirroja lo decía todo, me miraba como si eso no le encajara.
-¿que problema hay, no hay fuego, hace frio y tenemos que entrar en calor le dije con el blanquecino vaho escapando de mis labios -¡vamos!








Niord:
hermanos:
avatar
Niord
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 13
Puntos : 7
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 05/01/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Quien teje nuestro destino? (privado)

Mensaje por Hallie el Vie Abr 27, 2018 5:33 pm

El joven no habló más a lo largo del trayecto, lo cual por mi estaba bien. No me había embarcado en este viaje para conocer a ningún hombre, no lo había hecho antes y tampoco iba a comenzar ahora. Lo único fastidioso de todo esto, era precisamente, el tener que entablar una sociedad con ellos. ¿A qué fin? 

De todas maneras no estaba en mi refutar la decisión de las mayores, ni la de nuestro líder… aunque fuera de su rol se lo había preguntado. Aún recordaba nuestra conversación en el puesto de vigías y la de un día después cuando después de ofrecerme como voluntaria podía intuir la preocupación en su rostro al decirme adiós a pesar de que frente al consejo nadie hubiese podido notar ni un solo cambio ni alteración en sus gestos.

Medité en nuestras pérdidas, en las piras de fuego con las que habíamos despedido a nuestras hermanas y dejé escapar el aire. Si buscar al cazador podía servir de algo, entonces no iba a contradecir el mal necesario. Sus tropas dominaban el este de nuestras tierras, y muchos de ellos también habían encontrado sus últimos días, así que en algo debía importarles, si eran capaces de sentir algo.

El camino continuaba extendiéndose frente a nosotros, por momentos desmontaba para estirar mis piernas, las sentía entumidas y me daba gusto al volverlas a utilizar, como hice cuando finalmente cayó la noche y nos dirigimos a una gruta escondida entre unas paredes escarpadas.

La miré con concentración, observando exactamente la manera en que quedaba disimulada detrás de la poderosa cascada de aguas vivas, reparando en los detalles de alrededor, por donde le sería más fácil a alguien aproximarse.

Después de mi contemplación me di por satisfecha y caminé sobre las rocas que circundaban la parte interna del rio hasta alcanzar la cascada que corría fuerte y enérgica salpicándome con sus gotas a medida que avanzaba detrás de ella para acercarme al escondite natural.

Una vez dentro hube de tantear a mi alrededor para saber por donde iba antes de comenzar a acostumbrarme a la penumbra y finalmente dejé caer mis pertenencias sobre el suelo.

Me dejé caer sobre una roca y volví a estirar mis piernas, esta vez echándome hacia atrás de forma algo perezosa, mi mirada deambuló por la caverna sin prestar mucha atención a lo que hacía el hombre que se entretenía con sus cosas. Cuando le miré de nuevo se había sacado la camisa.

Mi mirada le observó con fijeza, nunca antes había visto a un hombre con el torso descubierto desde tan escasa distancia. No sé bien en que momento me acostumbré a la semi oscuridad pero pude verle bien sin mayor esfuerzo.

No era demasiado corpulento pero si esbelto y atlético. Tenía un tórax firme y notaba las líneas de sus músculos. Las abdominales surcaban su piel bien definidas, y en el medio se distinguía un sendero de fino vello oscuro que al descender se perdía en la cinturilla de sus pantalones.

Lo contemplé más tiempo de lo que yo misma alcancé a percibir y me percaté de que lo que veía no se asimilaba a ninguna de las descripciones que hasta ahora mis hermanas me habían dado con displicencia sobre los hombres con quienes habían tenido algún encuentro… Mirarle probaba ser distinto a todo aquello.

De repente dejó salir una frase, indicándome que me acercara con no sé que idea sobre combatir el frío. Lo miré con fijeza antes de comenzar a despojarme de mi armadura, me gustaba llevarla, se acoplaba bien a mi cuerpo y me daba la protección necesaria. Después que cayeron las piezas que cubrían mi ropa volví a sentarme en la roca y me fui sacando las altas botas.

No tenía demasiada intención de hacerle caso, no me cuadraba acostarme junto a él por mucho frío que hiciera, aunque a medida que mi pierna quedaba descubierta me percataba de que sin poder encender una buena fogata el frío iba a ir aumentando y se haría sentir en todo su esplendor.

-Cada uno bien puede apañárselas por su lado.- dejé salir, aunque sonó más como un refunfuño que una aseveración.


Hunting fire:
avatar
Hallie
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 10
Puntos : 4
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 11/01/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Quien teje nuestro destino? (privado)

Mensaje por Niord el Vie Abr 27, 2018 11:07 pm

Enarqué una ceja ante el bufido de la amazonas ¿apañarnoslas? A esa mujer parecía habérsele caído una tuerca o quizás todas ellas, si no podíamos prender fuego, pronto esa gruta alcanzaría temperaturas intempestivas, estábamos en el maldito norte y morir de hipotermia no era algo para nada descabellado.
-Mira, entiendo que vosotras sois algo “raras” y que estar cerca de un hombre te supone un esfuerzo, pero esto no va de “amor o sexo” va de supervivencia.

Caminé hacia ella con el ceño fruncido, de normal era un hombre calmo ,pero esta mujer empezaba a sacarme de mis casillas, quizás porque acostumbraba a trabajar solo y me costaba bastante trabajar con alguien que no cumpliera lo que yo pedía.
-Desnúdate o yo mismo te arrancará la ropa.
Señalé el lateral de la gruta donde había colocado las tupidas pieles que llevaba en mi petate a modo de lecho.
Dejé escapar el aire tratando de calmarme
-Eso nos protegerá de la humedad, nos meteremos ahí desnudos y nos cubriremos por completo con las pieles de tu petate y rezaremos a Freya porque la noche sea mas o menos estable, pero necesitamos calor y el mejor modo de obtenerlo es pegar nuestros cuerpos desnudos, piel con piel ¿entiendes?

Traté de explicarle las cosas con mas calma, a ver si así la doncella entraba en razón de una vez, pero esta seguía quieta fulminándome con la mirada, así que no lo dudé, hundí mi hombro bajo su pecho y cargué con ella llevándola hasta las pieles.
La amazonas se revolvió, tal era su fuerza y destreza que de una patada en el estomago y sacando de mi cinto la daga que colocó en mi pulmón exigiendo que la bajara y que no volviera a osar a tocarla de ese modo.

Gruñí malhumorado dejándola caer al suelo frustrado.
-Bien, arreglatelas mujer -dije sin mas -pero te recuerdo que de nada les vas a servir muerta a los tuyos.
Me giré maldiciendo en un nórdico perfecto y me dejé caer sobre las pieles cubriéndome con ellas por completo incluida la cabeza, juntos tendríamos mas calor, peor no podía hacer mas que esperar que durante la noche no congelara.




Niord:
hermanos:
avatar
Niord
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 13
Puntos : 7
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 05/01/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Quien teje nuestro destino? (privado)

Mensaje por Hallie el Vie Mayo 18, 2018 6:25 pm

Lo seguí con la mirada cuando continuó hablando. Tomando en cuenta que mi interacción con los hombres era escasa e ínfima no podía evitar observarle con cierta curiosidad, aunque mis ojos se achicaron cuando al continuar con sus palabras insinuó que yo y toda mi gente éramos raras.

Me detuve en lo que hacia y lo sopesé en silencio. Mi primera apreciación acerca de él amenazó con irse al garete. Comenzaba a tomarle por observador y callado, quizás del tipo que apreciaba demasiado las palabras como para malgastarlas. Me llamó la atención su mirada porque parecía observarlo todo a su alrededor y estar tan atento como yo lo estaba por lo que para mi sorpresa me encontré interesada en que tan buen cazador podría ser.

Carraspeé aclarándome la garganta, los conceptos de los que me hablaba me resultaban extraños.  

¿Amor? ¿Sexo? Desde que fui capaz de comprender a mis mayores se me inculcó que le debíamos amor y lealtad a nuestras hermanas. Se me enseñó a ser fuerte, a valerme por mi misma, debía sobresalir en todo porque el mundo externo era engañoso y los peligros abundaban ensañándose con todo aquel que no fuera más fuerte y más astuto.

¿Amar a un hombre?

No era un concepto que me resultara familiar, y en cuanto al sexo, sabía que era inevitable llegado el momento de la procreación pero para mi aún faltaban muchas lunas antes de que la maternidad se impusiera. Nuestras vidas estaban dedicadas a proteger lo que era nuestro y a quienes formaban parte de nuestra comunidad.

-En tu aldea…- La imagen del grupo de niños jugando entre ellos regresó a mi mente. Comenzaba a preguntarme si de adultos interactuarían de igual forma y sorpresivamente mi curiosidad e interés en ello se ahondó.

Antes de continuar con la idea que me acaparaba la mente, al hombre se le ocurrió alzar la voz con un tono bastante parecido a la exigencia, argumentando que debía desnudarme o me arrancaría la ropa.

Arqueé mis cejas y negué con la cabeza. ¿Me estaba dando una orden?

Me levanté para buscar mi petate y repentinamente estaba en el aire con el vientre contra su hombro. Forcejeé en seguida, el hombre había traspasado los límites. Le di una patada, me apoderé de su daga y con un resoplido volví a caer al suelo manteniéndola contra su pulmón. Lo miré con chispas encendidas y estuve a punto de clavárselo para acabar con su respiración.

Los hombres son traicioneros, desleales y egoístas, es lo que me habían enseñado.

Resoplé y me alejé de él sin quitarle la mirada de encima. Había parecido un ataque de su parte pero se había dado la media vuelta y se había vuelto a ocupar en sus cosas.

Terminé de colocar mis pieles sobre el suelo y me dejé caer sobre ellas con otro resoplido. Mi respiración era irregular y una sensación muy fuerte me recorría. ¿Indignación? ¿Perplejidad?

Me metí debajo de las pieles y me cubrí con ellas, exhalé largamente y me mantuve alerta. No confiaba en el hombre, era impredecible.

El tiempo fue transcurriendo y el frío cortante e inhóspito se coló en la caverna con fuerza, lo sentía desde cada uno de los dedos de mis pies hasta mi cuero cabelludo. Las temperaturas solían ser bajas en el norte, pero al encontrarnos en territorio elevado de la montaña este se tornaba mucho más peligroso de lo usual. El calor de una hoguera era imprescindible en este tipo de circunstancias.

Una de las nuestras había muerto de congelamiento diez lunas atrás. Era intrépida y fuerte pero había caído en un cepo al recorrer los bosques y el frío acabó con ella en una noche en el cual las temperaturas bajaron como nunca lo hicieron antes. Nuestras tierras estaban cambiando de más de una forma.

Me di la vuelta, estaba descansando sobre un costado y ahora me dejé caer boca arriba.Tenía la punta de la nariz hecha hielo, sentía pies y manos ateridos y tiritaba al no poder producir el calor suficiente con mi propio cuerpo. Procuré frotarme yo misma pero el frío calaba hasta los huesos logrando que comenzaran a dolerme las extremidades.

Me levanté, tomé las pieles y me dirigí hacia el único otro habitante de la caverna. Me quité rápidamente mi ropa, manteniendo únicamente puesta la interior, y le eché mis pieles encima antes de deslizar mi cuerpo frío a un lado suyo.

Hice una pequeña mueca con los labios, estaba congelada y él también, sentí su piel fría como un témpano y eso provocó que me encogiera. Procuré sobreponerme al frío contacto y me pegué a él buscando el calor que mi cuerpo necesitaba para combatir una posible hipotermia.


Hunting fire:
avatar
Hallie
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 10
Puntos : 4
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 11/01/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Quien teje nuestro destino? (privado)

Mensaje por Niord el Vie Mayo 18, 2018 9:33 pm

La amazonas era terca como una mula, decidida a no acostarse conmigo no se bien porque estúpida idea de decoro o de yo que se. Sacó las pieles de su petate y como yo se arremolinó entre ellas en un hueco de la gélida y húmeda gruta.
Las temperaturas fueron descendiendo tal y como la noche se cernía sobre nosotros, mis labios amoratados exhalaban un vaho blanquecino mientras mis dientes castañeteaban acompañando el temblor del resto de mi cuerpo.

Estaba tentado de levantarme y prender una hoguera, sería un reclamo para todas las bestias de Randulf, pero empezaba a preferir luchar y morir acero en mano que por contra hacerlo congelado.
Fue entonces cuando la pelirroja, seguramente empujada por el frio se desnudó y se coló bajo mis pieles cubriendo el cuerpo de ambos también con las suyas.
Eso duplicaba la cantidad de piel que cubría nuestros cuerpos y con la fricción de estos notábamos cierta calidez, como si se desentumecieran los músculos.
-Tengo que desnudarme -le dije para que no se pusiera nerviosa.
Bajo las pieles empecé a quitarme las prendas de ropa hasta que mi piel quedó completamente desnuda -Pronto entraremos en calor -aseguré pegándome mas a ella, rodeando su cintura con mi brazo acercándola a mi por completo.

El contacto piel con piel era fundamental para calentarnos, hundí mi cabeza en el cuello de la amazonas cerrando los ojos. Poco a poco nuestro cuerpo iba dejando de tiritar, ganaban calor bajo las pieles y aun así, la amazonas estaba completamente tenso.
Preferí guardar silencio, no hacer comentarios al respecto, aunque sabia que estaba mejor porque como yo empezaba a entrar en calor.

No se cuando exactamente pero ambos acabamos sucumbiendo al sueño, hasta que las primeras luces del alba se adentraron por la boca de la cueva.
La chica me sacudió ligeramente para que me despertara mientras cubría su desnudez con las pieles.
-Perdona, me costo dormirme -dije estirando cada musculo de mi cuerpo -comamos algo y pongámonos en marcha.
Me puse en pie buscando mis pantalones para calzármelos, como prometí no la había tocado, no porque no me pareciera preciosa si no porque esto era solo trabajo y así lo habíamos acordado, no quería problemas con las amazonas y esta parecía rehacía a los hombres como todas.



Niord:
hermanos:
avatar
Niord
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 13
Puntos : 7
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 05/01/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Quien teje nuestro destino? (privado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.