Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 07/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Crystal Kingdom — Privado

Ir abajo

Crystal Kingdom — Privado

Mensaje por Cirene Lewis el Jue Ene 18, 2018 2:26 am

Incomodidad era una buena palabra para empezar a describir que lo sentía en ese momento. Ella jamás se había acostumbrado a reuniones tan rimbombantes, y menos cuando se trataba de la familia (de una que ocultaba más cosas que la suya, cabía destacar). Se hallaba un tanto contrariada ante los acontecimientos recientes, antecesores de su estadía en los Países Bajos, el lugar de residencia de la familia de su esposo (¡y tanto que le costaba reconocerlo de ese modo!). Habían llegado a un acuerdo luego del incidente con McWhir; no, McWhir no, Barton Lewis, que le quedara bien claro. Pero de eso nadie más de la familia Lewis debía enterarse. Prácticamente, Brent y ella, eran quienes debían cargar con la verdad, hasta el momento adecuado, en lo que al duque se le acomodaban las tuercas por descubrir algo que... ¡Que era desagradable y punto! Fin de la historia.

El caso es que a Cirene no le gustaba estar metida en esos asuntos, aún teniendo una historia bastante particular con piratas y malhechores. No se sentía parte del conflicto, y le costaba mostrar empatía hacia Brent, a pesar de sentir un poco de pena por lo ocurrido. No obstante, era una bruta, acostumbrada a lidiar con brutos, así que no fue fácil tener que meterse en el papel de la esposa hipócrita, sabiendo que los Lewis no olvidarían nunca su huida el día del casamiento. ¡Si tan sólo pudiera hacer eso de nuevo! No. Era contraproducente, ya Barton se lo había dejado bastante claro...

Aunque su humor no fuera el mejor, tenía que reconocer que la villa era preciosa. Amplia, con vastos jardines, que de seguro en primavera estarían coloridos; un pequeño lago y hectáreas que se perdían más allá de las copas de colores ocres. Al menos no se aburriría, llegó a pensar. Podría trepar árboles, como lo hacía en su antigua casa. Lo único malo era tener el ojo vigilante de la madre Brent, con la intención de querer pedirle algo. Pero Cirene no soltaba muchas palabras, precisamente para evitar que la tomaran como acompañante de las aburridas horas del té. ¡Ni de broma asistiría! Así que prefería internarse entre los árboles otoñales durante el día, y regresar cuando el sol empezaba a ocultarse.

En un principio lo hacía sola, sin embargo, luego se obligó a aceptar la compañía de Brent. ¿Por qué le pasaban esas cosas a ella? Estaban mejor sin tener que ser sociales. Él lo sabía, su cara lo decía todo. Pero las parejas jóvenes deben compartir ratos... ¡Ratos mis calzones!

—Oye, ¿por cuánto tiempo más debo aguantar esta tortura? —preguntó en voz baja, por si acaso estuviera alguien de chismoso entre los arbustos—. Voy a parar en loca si esto sigue así... Yo no necesito ningún título de realeza, duh.

Obviamente no, pero la insistencia era abrumadora, tanto que le revolvía el estómago, como llegó a sentir en ese momento, cosa que a él le parecía entretenida. ¡Maldita sabandija!

—¡No te burles! También estás metido hasta el cuello, lo sabes. —Lo golpeó por un brazo con el costado de la mano, inclusive llegó a bufar molesta. Era obvio, no le hacía ninguna gracia, ¡ninguna!



Secrets:


avatar
Cirene Lewis
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 41
Puntos : 50
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 09/08/2015
Localización : Aquí, allá... No importa

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crystal Kingdom — Privado

Mensaje por Brent Lewis el Jue Mar 22, 2018 11:23 pm

Si bien el largo camino desde París hasta su hogar natal le resultó un completo martirió al Lewis por todo lo que simbolizaba para él, el estar frente a las personas que más le habían mentido en su vida; debía admitir que las cosas en casa de sus padres estaban resultando más entretenidas de lo que él en un principio espero. Quizás todo se volvía mucho más llevadero gracias a la presencia de Cirene, que no solo era su cómplice al mantener el secreto que ambos hubieran descubierto gracias a Barton, sino que además, pese a estarse obligando a permanecer en aquel lugar, actuaba de una manera tan ejemplar que hasta su padre, o el que Brent creyera su padre durante años, parecía estar dispuesto a olvidar todo el asunto de la novia fugitiva para darle la bienvenida a la familia a su nuera. Y era con seguridad la forma en que su padre hablaba sobre dejar el pasado atrás el detalle que no era del todo aceptado por la madre de Brent, que parecía no tragarse para nada el papel que Cirene estaba llevando a cabo.

El descontento de su progenitora y la manera en que buscaba como fastidiar a Cirene, eran de hecho lo único que Brent consideraba, estaba volviendo la estadía desagradable. Aunque claro que su esposa tenía muchas más cosas desagradables para agregar a la pequeña lista de Brent y eran, las cosas desagradables para ella, las que más diversión y buenos momentos le estaban dejando al joven Duque. El Lewis disfrutaba sobre manera las jugadas tan perfectamente planeadas que Cirene tenía bajo la manga para escaparse de cualquier situación que le incomodara, jugadas, que hacían rabiar a la madre del Duque, pues era debido a ellas que no podía tener un rato a solas con su nuera. Y si bien Brent hubiera disfrutado más al dejar a Cirene encargarse por su cuenta de su madre, resultaba ser que él, era una parte fundamental de los planes de escape de su esposa, ya que como le dijera su padre “Tenían que estar juntos”.

Vamos, que nada de esto ha sido tan malo y solo nos queda una semana más aquí – respondió con la sonrisa divertida prácticamente tatuada en el rostro – y ya sé que no necesitas ningún título de realeza. Yo tampoco querría uno de estar casado conmigo – la mirada que ella clavara sobre él le transmitía perfectamente todo lo que rondaba por su cabeza y que por si alguien estuviera cerca de ellos, ella no podía decirle en voz alta. Brent sabía perfectamente que decirle aquellas cosas a Cirene no era lo más apropiado y el golpe que recibiera de parte de ella fue una confirmación del hecho – Oye, que en ningún momento he dicho que no este metido también yo hasta el cuello en esto – aseguró al tiempo que se inclinaba algo más y le buscaba la mirada a la pirata – pero ya sabes como soy – su mirada se desvió un par de segundos, posándose sobre un grupo de arbustos – Estoy harto de que nos sigan – habló cambiando completamente la expresión de su rostro por una cargada de seriedad, siendo esa misma expresión la que mantuvo al mirar una vez más a su esposa a los ojos – Deberíamos hacer algo que los espante de una buena vez para que dejen de vigilarnos – y pasando entonces su brazo lentamente por la cintura de Cirene lanzó lo que él creía sería el plan maestro de huida – Es momento de besarnos – sentenció para entonces, aguardar por la respuesta de su compañera.



"Quiero ser dueño del mañana"

Secrets:
Lewis:

avatar
Brent Lewis
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 54
Puntos : 65
Reputación : 29
Fecha de inscripción : 06/12/2014

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crystal Kingdom — Privado

Mensaje por Cirene Lewis el Mar Mayo 01, 2018 1:08 pm

Era bastante obvio que a Cirene nada de eso le hacía la mínima gracia. Si hubiera sido por ella, ni siquiera estuviera en tierra firme, sino en alguna parte de ese océano infinito al que tanto extrañaba. Sin embargo, el destino mismo se había encargado de hacerle entender, de por las malas, que eso no iba a poder ser nunca, y, a regañadientes, tendría que aceptarlo, aunque le costara un parto hacerlo. ¡Y cómo le costaba! Quería pensar que podría sobreponerse a todo eso, pero estaba siendo muy complicado, y mucho más luego de todo lo que acabó explotando hasta no hacía mucho. Y ella que pensaba que sólo fingiría por un tiempo y ya después todo regresaría a la normalidad.

Ser, y además actuar, como la esposa perfecta, no era algo que se le diera para nada bien, por eso, cuando tenía la oportunidad, se escapaba de cualquier indicio de relación social con su suegra. Los años como ladronzuela, aparte de juntarse con bucaneros, le habían ayudado a pasar desaparcibidad cuando le convenía, lo que hacía molestar a su suegra. ¿Y qué pretendía la señora? Cirene había sido una mala elección, aunque ahora el que estaba con las tuercas sueltas era Brent, por haberle cossas que, desde su punto de vista, carecían de sentido. ¿Y si...? ¡Eso nunca! Cirene era condenadamente testaruda, y ni el aprecio que sentía por Barton cambiarían eso. Ni por todo el oro del mundo.

No veía el momento en el cual pudiera regresarse a París, en vez de estar en ese lugar perdiendo su valioso tiempo de "niña rica". ¡Qué aburrida seguía siendo la alta sociedad! Y contar con un título nobiliario, bueno, eso era aún peor. Pero lo peor no era cuando debía aguantarse las cosas de la madre de su esposo, sino tener que obligarse a salir de paseo con él. ¿Por qué? ¿Qué demonios había hecho para merecer semejante castigo? ¡Es que no le cabía en la cabeza! Cirene estaba acostumbrada a su soledad. Bueno, casi. El caso era que aún habían asperezas entre Brent y ella, y eso se le hacía más complicado que cualquier otra cosa, a decir verdad.

—Una semana más y moriré. Vas a quedarte viudo antes de que llegues a viejo —refunfuñó. Quizá estaba exagerando. Quizá no—. Me parece una enfermedad todo esto, en serio. ¿Por qué no tomarse las cosas con calma? Si tanto no parezco la más correcta, me habrían dejado en paz desde antes, y mira, yo encantada. No tendría que estar aguantándome este circo.

Tuvo que bajar la voz, aunque pareció que gruñera, pero no. Tenía que cuidarse las espaldas. Bueno, cuidárselas ambos. Cirene no se podía creer aún que llegaran tan lejos.

—Por favor, esto es una obsesión, y empieza a... —Lo observó con el ceño fruncido cuando sintió la mano deslizarse por su cintura—. Pero, qué —murmuró, quedándose boquiabierta ante el maldito plan de ese loco. Cirene casi le dejaba estampado el puño en la cara, sin embargo, al recordar su lugar, se aguantó—. ¡No! Estás loco. Ni muerta.

Estuvo a punto de zafarse cuando apareció de improviso la madre de él, luego su abuela. A Cirene casi le daba un infarto. De acuerdo, le podría dar; jamás imaginó algo así.


Secrets:


avatar
Cirene Lewis
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 41
Puntos : 50
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 09/08/2015
Localización : Aquí, allá... No importa

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crystal Kingdom — Privado

Mensaje por Brent Lewis el Vie Mayo 25, 2018 10:22 pm

Cirene no había nacido para la clase alta, eso resulto obvio cuando desapareció antes de que se conocieran como prometidos formales y fue algo que se corroboro en el momento en que ella apareció en la vida de Brent, poniendo todo de cabeza al poseer una ideología de libertad, algo que si bien el Duque compartía, tenía que callar. Brent a diferencia de su esposa, había nacido en una cuna sumamente deseada, cuna que ponía sobre sus hombros un enorme peso, mismo que nunca pidió pero con el que siempre debería lidiar.

Cirene aunque lo negará, tenía muchas opciones, él no. Ella, que decidía permanecer a su lado, podía bien cambiar de opinión en cualquier momento, tomar un barco y desaparecer completamente del mapa, mientras que él, tendría que permanecer en el mismo sitio de siempre, afrontando las situaciones que vinieran. Pero si bien su esposa tenía la opción de dejarlo, ella optaba por quedarse, darle valor y fuerza; algo que Brent agradecía sinceramente y que de hecho, plantaba en su rostro una sonrisa bastante boba, misma que se convirtió en una carcajada al escuchar lo dramática que se volvía Cirene.
Vamos que no tengo tanta suerte como para quedarme viudo tan pronto – hizo una pausa y la miro de soslayo – aunque bien podemos probar a ver cuanto tiempo tardo en sepultarte. Quedémonos un mes – su broma, seguramente no sería bien recibida por su esposa, quien podría decirle algo, mirarlo molesta o propinarle otro golpe en su costado, algo que merecido se tenía por bromear de aquella manera.

La sonrisa y lo relajado que luciera el Duque, desapareció en el instante en que con absoluta seriedad, Cirene habló del comportamiento de su familia, específicamente de su madre.
No se tomarían las cosas con calma ni en su lecho de muerte, así son las cosas – la miró con completa seriedad – y deja de prestarle tanta atención a lo que diga mi madre o los otros – frunció el ceño – no estas casada con ellos, estas casada conmigo y para mi, eres la ideal, eso ya te lo había dicho – llevó su vista a otro sitio, pues aquellas palabras una vez más salían de sus labios de manera casual – y si tanto te molesta este circo, podemos idear un plan para regresar a París antes de lo previsto – sonrió con malicia – Podemos decir que ha surgido una situación que debemos atender y antes de que puedan preguntarnos, escaparemos. Claro que para eso tendríamos que tener el equipaje ya listo y salir disparados sin dar oportunidad a chantajes tampoco – no quería admitirlo, pero él tampoco deseaba seguir en aquel circo plagado de mentiras y dolor.

Para poder dar un respiro, hablar más del plan de fuga o simplemente para discutir como solían, Brent ideo un plan perfecto para espantar a todos aquellos que los observaban desde las sombras. Plan que evidentemente no fue del todo aceptado por su flamante esposa.
¿Crees que quiero hacerlo? – preguntó sonriendo aún complacido de verla a ella desconcertada – Por supuesto que no, pero es lo que debe mi amor – y tras soltar aquellas palabras, la besó de manera profunda, pues esa era la única manera de verdaderamente espantar a todo el mundo.



"Quiero ser dueño del mañana"

Secrets:
Lewis:

avatar
Brent Lewis
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 54
Puntos : 65
Reputación : 29
Fecha de inscripción : 06/12/2014

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crystal Kingdom — Privado

Mensaje por Cirene Lewis el Vie Jun 01, 2018 12:59 am

Cirene empezaba a creer, muy seriamente además, que si no la habían matado todos los años que estuvo con piratas, lo harían, en definitiva, las situaciones a las que se veía expuesta con ese matrimonio que nunca quiso, pero al que accedió por... ¿Por qué? Ah, cierto, por querer ayudar un poco al imbécil de Barton. Es que aún no le cabía en la cabeza cómo podía ser tan cabezota, aparte de que le seguía pareciendo muy irreal todo ese asunto de que, sin siquiera pensárselo nunca, había terminado relacionándose con padre e hijo. Y sí,ya había hecho el intento de pellizcarse para saber si estaba soñando o no. Desgraciadamente no estaba soñando, sino que todo el asuntito con la familia Lewis era mucho más real de lo que se hubiera imaginado jamás.

Pero lo que la tenía mucho más paranoica que de costumbre era, sin duda alguna, todo el drama que se había creado en torno a su presencia en la residencia de la familia de su esposo. Desde luego se esperaba que la madre de Brent fuera a desconfiar, y con toda la razón luego de su primera huida, aun así, Cirene no consideraba a la mujer demasiado digna como para recriminar nada, y menos de haberse enterado, con lujos y detalles, de una parte muy fea de su pasado. Sin embargo, poco podía hacer al respecto, porque aquello no iba a poder a tirárselo a la cara. ¡Qué lástima!

No obstante, lo que casi la hace cruzar al otro lado, no era la presencia de la señora Lewis y compañía, sino la actitud que tomaba Brent hacia ella. Cirene no estaba para nada acostumbrada a esos tratos, y entre ambos solía haber una enorme pared como para volverse cariñosos de repente. No, no era eso, era la idea que le había sugerido tan casualmente él, además de la cercanía incómoda con la que tenía que lidiar en ese instante.

—Tú hablando de escaparse... es que no me lo creo. ¡Y después niegas cualquier parentesco con Barton! Y él habría dicho exactamente lo mismo —refutó, picándolo incluso un poco con el tema de Barton, porque sabía que no le hacía nada de gracia—. A ver, si hacemos eso, tendrá que ser a un lugar bien lejos. Mira nada más, Barton podría echarnos una mano, después de todo se ha olvidado un poco de su venganza...

Pudo haber continuado añadiendo más detalles a la idea de la huida del circo, no obstante, antes de poder seguir, él la tomó desprevenida, ¡como ya venía haciendo además! Pero aquello era algo que Cirene jamás se esperaría de su parte: que la besara. Menos que lo hiciera con tanta intensidad que ella no supo cómo diablos actuar. Se quedó casi petrificada en su lugar y apenas consiguió apoyar las manos sobre sus hombros. Quiso empujarlo, sin embargo, sabía que no podía, porque estaba entre la espada y la pared, así que no le quedó más opción que ceder y... se sintió extraño.

—Ya mejor regresemos... —consiguió decir luego de "aquello". En definitiva, la quería matar de un infarto.



Secrets:


avatar
Cirene Lewis
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 41
Puntos : 50
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 09/08/2015
Localización : Aquí, allá... No importa

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crystal Kingdom — Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.