Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 07/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




I plead guilty…

Ir abajo

I plead guilty…

Mensaje por Damien Østergård el Dom Ene 21, 2018 8:02 pm

Lying is the greatest of all sins

Montado en su caballo, Damien se detuvo a observar la magnitud del siniestro. Había fuego por todos lados. Y cuerpos, cerca de quince. Yacían desollados, con los órganos expuestos, esparcidos por todo el terreno. Una verdadera masacre.

Completamente consternado, a causa de la horrible escena que difícilmente lograría borrar de su mente, estuvo a punto de pegar media vuelta para alejarse de allí a todo galope, pero el llanto de lo que parecía ser una criatura, lo obligó a quedarse. Entornó la mirada y a lo lejos vislumbró la silueta de una niña. Desmontó y se aproximó con cautela. Cuando llegó a ella, descubrió que no era mucho mayor que Fredika, su hija. Lo único que diferenciaba a una criatura de la otra, era el color de su piel: la niña era negra, probablemente hija de una esclava. El hombre miró a su alrededor, esperando encontrar más señales de vida, pero parecía ser la única sobreviviente.

¿Cuál es tu nombre, preciosa? —Le preguntó Damien, cauteloso, aproximándose apenas un paso.

La niña no respondió. Con la mirada perdida, abrazaba un sucio conejo de peluche, al que se aferró llorando desconsoladamente, clamando por sus padres desaparecidos. A Damien le destrozó el corazón. Irse en ese instante y dejar que otro se hiciera cargo de la criatura, era una opción, pero no tuvo las fuerzas suficientes para abandonarla a su suerte. Con cuidado se le acercó un poco más, le extendió la mano y con tono paternal le pidió que lo acompañara. La niña dudó, estaba demasiado asustada, pero en medio de aquel infierno la ayuda de aquel extraño, que parecía ser su ángel, era sinónimo de esperanza, lo único que le quedaba, y en su inocencia ella pareció entenderlo.

Do'ingn… —musitó finalmente con su voz afectada e infantil.

Es un bonito nombre —respondió Damien. Intentó sonreír, pero apenas consiguió que la comisura de sus labios de elevara un poco—. ¿Sabes?, no puedo dejarte aquí, Do'ingn. No es un lugar seguro para una niña como tú. Debes venir a casa conmigo. Allí estarás bien.

La niña, que parecía haber entendido ya que lo que él le decía era completamente cierto, tomó la mano del hombre y aceptó su ayuda. El hombre la tomó entre sus brazos y la alzó a la altura de su pecho. No creyó oportuno que ella viera aún más de cerca los cuerpos, así que le pidió que cerrara los ojos. Do'ingn no solo obedeció, sino que se aferró a él y hundió la cenicienta carita en su cuello.

Damien regresó a donde su caballo y lo montó. Antes de partir, echó un nuevo vistazo a la matanza. La expresión en su rostro no reflejaba sentimiento alguno, pero por dentro se sentía abatido. Le costaba creer que eso estuviera pasando… que él lo hubiera provocado.

Estaba allí porque, después de todo, el asesino siempre vuelve a la escena del crimen.


________________________________________________________________________________



Pero a mi noche no la mata ningún sol.

My human face:
¿Tendré tiempo para hacerme una máscara cuando emerja de la sombra?:
Another Version Of The Truth:
Otros:


avatar
Damien Østergård
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 56
Puntos : 66
Reputación : 33
Fecha de inscripción : 30/08/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.