Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
» Duda un poco corta
Hoy a las 7:26 pm por Alec Blackfor

» Registro de Apellido [OBLIGATORIO PARA QUIEN TENGA]
Hoy a las 7:19 pm por Lucinde

» Frases memorables
Hoy a las 6:40 pm por Administración

» Amane Fay ֎ Cronología
Hoy a las 6:37 pm por Amane Fay

» Temas recomendados
Hoy a las 6:37 pm por Administración

» ¿Sabías que...?
Hoy a las 6:32 pm por Administración

» El recién llegado
Hoy a las 6:21 pm por Administración

» Duda revolución Francesa
Hoy a las 6:11 pm por Administración

» Reflejos en Do Menor [Privado]
Hoy a las 5:52 pm por Jeremy Legrand



Bajo el fresno Yggdrasil // Privado - Aúkoc

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Bajo el fresno Yggdrasil // Privado - Aúkoc

Mensaje por Sólveig el Vie Ene 26, 2018 1:53 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Bajo las raíces de Yggdrasil, la noche y el día se confundían. Allí no entraba la luz del sol ni se podía vislumbrar el firmamento nocturna con su haz de plata menguando, creciendo o desapareciendo. El tiempo era irrelevante, las horas y los minutos se confundían. Las nornas permanecían en sus puestos, hilando, enhebrando y tejiendo. Dormían poco, sólo cuando su cuerpo reclamaba descanso, y lo hacían por turnos, nunca lo hacía más de una a la vez, pues el destino no podía detenerse, la vida no esperaría por unas brujas que no hacían bien su trabajo y el castigo… ¡Oh, el castigo! Eso estaba aún por descubrirse, pues nunca, jamás, una hechicera con tal responsabilidad había faltado a su pacto, a su deber, a su sino.

Sólveig se encontraba sentada en su puesto, en un tocón de madera tallado en forma de asiento, uno grabado con simbología nórdica que narraba una historia, la leyenda de Skuld. Su antepasado, la primera de las nornas encargadas de “lo que debería suceder” o de “lo que es necesario que ocurra”. Era, más que un mito, un recordatorio de lo que era cada una de ellas, de la causa a la que debían su existencia. No habían venido al mundo para ser simples hechiceras, no eran solamente portadoras de magia sin más. Su poder, iba mucho más allá de los conjuros y hechizos, llegaba mucho más lejos que cualquier poción. Ellas marcaban destinos, doblegaban a la humanidad ante las premoniciones que tenían. Su verdad era absoluta y no había modo alguno de cambiar lo que en el tapiz se cosía.

Observó a su alrededor a sus dos “hermanas”. Las descendientes de Urd y Verdandi. Sólo hablaban cuando tenían visiones comunes, sentándose en círculo, tomadas de las manos, bajo la influencia del ungüento de Urd que otorgaba la posibilidad de ver los otros mundos, de cruzar el puente con la mente en busca de los pasados, presentes y futuros de los nueve reinos: Asgard, Midgard, Helheim, Niflheim, Muspellheim, Svartalfheim, Alfheim, Vanaheim y Jötunheim. Suspiró. A veces quería saber lo que sentían esas personas que aparecían en sus visiones, cómo era una vida mortal, qué se experimentaba al ser normal, al no conocer lo que te deparaba el destino. Pero era sólo una fase, solía durarle poco, unos segundos de vez en cuando, cuando estaba muy falta de sueño reparador y su cabeza empezaba a divagar en vez de estar concentrada. En cuanto cerraba los ojos y dejaba la mente en blanco, era como si se reiniciara y todo volviera a su lugar. Y ella, ella dejaba de soñar.

Se levantó, excusándose con una leve reverencia, la manera en la que se comunicaban las unas a las otras que necesitaban reposar. Cruzó la sala grande donde el tapiz se extendía y desaparecía a través de un hueco entre las raíces de Yggdrasil, hundiéndose en las aguas de Urd para desaparecer a quién sabía dónde. Se metió en la recámara, una que compartían, pues sólo había una cama y jamás coincidían al ocuparla. Se tumbó boca arriba, dejando reposar las manos sobre el pecho con los dedos entrelazados. Sus párpados cayeron lentos, pesados y pronto alcanzó la paz que sólo el dormir le podía otorgar.


Última edición por Sólveig el Vie Feb 09, 2018 4:21 am, editado 1 vez


avatar
Sólveig
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 20
Puntos : 18
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 24/01/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Bajo el fresno Yggdrasil // Privado - Aúkoc

Mensaje por Sólveig el Mar Abr 17, 2018 9:10 am

La hechicera no se daba cuenta pero, poco a poco, iba relajándose, dejándose llevar. Su cuerpo dejó de estar tan tenso, aunque su respiración y latidos seguían desbocados, esos no disminuían ni se calmaban, ni un ápice siquiera. El sendero que marcaron las manos del lobo hicieron subir la temperatura de la piel de la norna y que esta se erizase lentamente a su paso. De manera instintiva fue abriendo las piernas y entre ellas se fue colocando el hombre, acorralándola contra la cama, convirtiéndose en una prisión de carne y hueso para Sólveig que incapaz de resistirse, se dejaba.
 
La mujer sentía por primera vez excitación, pero desconocía lo que era, lo que significaba, cuál era su origen o cómo se le ponía fin. Su mente, nublada por la libido, tampoco pensaba en ello, en darle término a aquel agradable sentimiento que la consumía. Jadeó contra la boca ajena cuando la lengua del licántropo acariciaba sus labios. Los ojos cerrados de la hechicera se abrieron despacio al notar que el contrario se apartaba un poco y se removía entre sus piernas, encontrándose con la erección de Aúkoc que de pronto asomaba del interior de su pantalón. Las pupilas de ella se dilataron, oscureciendo así sus orbes que sorprendidos admiraban aquello que en sus visiones a penas se definía como una imagen borrosa. De repente fue como si el tiempo avanzara muy deprisa y ella fuera incapaz de moverse al mismo ritmo. Quedó nuevamente paralizada y lo que la hizo reaccionar fue la sinhueso del lobo al separar los labios de su sexo. Toda la norna se sacudió como si una corriente eléctrica recorriera su figura de pies a cabeza. Arqueó la espalda y soltó la sábana para agarrarse al cabello del hombre, a momentos para tirar de él e intentar apartarle, pero en otros empujando, instándole a seguir de manera automática, sin pensar, sin razonar. Aquel acto ajeno la estaba enloqueciendo y los jadeos pronto se convirtieron en gemidos guturales y desesperados, como el llanto de una sirena que se estremecía. Al ser algo que jamás había experimentado, cualquier roce o atención en la zona era demasiado para ella y enseguida la alcanzó una explosión de placer, el primero de sus orgasmos. Pero lo que ninguno de los dos sabía, era la reacción que aquello podía traer y que una hechicera como Sólveig, la norna de lo que debería ser, podía desatar al dejarse llevar y perderse en un laberinto de emociones exageradas. La energía se concentró en el cuerpo de la mujer, energía de todo aquello que les rodeaba, pues incluso los objetos inanimados la tenían. Como un imán la fue atrayendo a medida que se acercaba el clímax y para cuando un gutural gemido, casi transformado en grito, escapó de lo más profundo de su garganta, una explosión de poder tuvo lugar y todo lo que había en la habitación quedó suspendido en el aire, ellos incluidos, flotando a un palmo de la cama y ésta, a su vez, a dos del suelo. Estuvieron así unos segundos como si el tiempo se detuviera de nuevo, aunque esta vez también para la bruja. Y entonces cayó todo al suelo, formando un gran estruendo. Ella no se había percatado de lo ocurrido, pues al desatar aquella fuerza, sus sentidos se habían enturbiado, dejándola indefensa, claro que eso el lobo no lo sabía.
 
Tendida sobre el colchón de nuevo con la respiración descontrolada, se aferró a las sábanas al intentar erguir la espalda y quedar sentada. -¿Qué ha sido eso…?- Inquirió, aunque ella se refería al orgasmo y, seguramente, Aúkoc pensaría que se refería a lo que había ocurrido.


avatar
Sólveig
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 20
Puntos : 18
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 24/01/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bajo el fresno Yggdrasil // Privado - Aúkoc

Mensaje por Aúkoc el Miér Mayo 02, 2018 2:27 pm

La norna presa de las sensaciones de mi boca, que succionaba su clítoris abriéndose paso en su coño con habilidad y soberbia, gemía sin parar arrugando las sabanas con los dedos.
Sus piernas se tensaban, eran sus tobillos los que la mantenían en vilo llevando su raja a mi boca para que degustara la esencia que escurría por ella como un manjar delicioso.
Excitado por el alcohol y por su cuerpo curvilíneo, mis manos repasaron su sirueta, las elevadas montañas, esos dos pezones que como cristales se trasparentaban por su camisola y cortaban mis dedos que con saña los pellizcaban.
-quiero que te bebas mi leche, tengo los huevos llenos de amor -susurré con una mueca divertida antes de volver a la carga de su sexo húmedo.

Cada vez ms roncos, mas seguidos los rugidos de la norna despuntaron en la habitación, su cuerpo se tenso formando un arco perfecto y una explosión sin sentido manchó mi cara de su corrida elevando la instante todo por los cielos.
-¡Joder! -rugí relamiendome al darme cuenta de que flotábamos de un modo violento para al instante caer de bruces contra el suelo.

Su pregunta me pilló desprevenido, aun trataba con mi borrachera de asumir que cojones había sido eso, su poder era descomunal, algo de lo que me alegraba mucho pues la verdad, necesitaba que tejiera el maldito destino de mi hija.
-Eso ha sido tu poder -aseguré en una respuesta mas o menos certera -y ahora quiero que me la comas, bebe de mi -le dije llevando mi diestra al tronco y sacudiéndolo frente a sus ojos embriagado de las ganas que aun sentía pues mi polla palpitante aun no había explotado.

La norna creo no era capaz de entenderme, así que tomé su pelo y de un tirón suave la llevé contra mi verga quedando esta a cuatro patas.
Apoyé mi glande en sus labios, manchandolos ligeramente de las gotas espesas que salían de mi uretra cuando moví la piel hacia abajo masturbándome.
-Pruebala, te gustará -dije enredando las palabras mientras la observaba fijamente con los ojos ámbar.

Por un momento me había olvidado de todo, solo queria meterla en caliente aquella noche, sentir un poco de consuelo tras el suceso, solo necesitaba desahogarme y esa mujer estaba allí, excitada, y yo..necesitaba follármela.


avatar
Aúkoc
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 70
Puntos : 99
Reputación : 41
Fecha de inscripción : 28/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bajo el fresno Yggdrasil // Privado - Aúkoc

Mensaje por Sólveig el Vie Mayo 04, 2018 7:02 am

Parpadeó un par de veces, confusa ante la contestación del hombre que tenía entre las piernas, relamiéndose. -Mi poder nunca me ha hecho sentir… algo así.- Su mente aún divagaba entre los posibles motivos por los que había sentido aquella explosión de satisfacción, el hormigueo que aún permanecía en la yema de sus dedos era un claro recuerdo de ese instante de inmensidad, de blancura, de paz, que había experimentado instantes atrás.

Volvió en si cuando el lobo la tomó del pelo y tiró de ella hacia delante, logrando que la hechicera se colocara de rodillas y a cuatro patas frente a él. Sus orbes se fijaron de inmediato en aquella gruesa erección que no hacía más que emanar calor, pulsante. La lengua de la norna asomó de entre sus labios, seguramente aún afectada por el alcohol que recorría su torrente sanguíneo, dispuesta a probar las gotas que rezumaban de la uretra, tal y como Aúkoc le instaba a hacer. El líquido se unió a su saliva y pronto sintió el sabor impregnando sus papilas gustativas. Entreabrió la boca para hacer recular la sinhueso, rozando el paladar con la punta e hizo ascender su mirada de pupilas dilatadas por su estado de embriaguez, excitación y total incomprensión de lo que allí ocurría o, incluso, de lo que ella misma hacía.

-Sabe raro...- Musitó, dejando que su cálido y húmedo aliento impactara sobre el brillante glande que tenía justo contra sus labios. Pudo ver, por el rabillo del ojo, como el falo temblaba entre los dedos del hombre y éstos aferraban con más fuerza la verga. Cualquiera diría que aquel trozo de carne ansiaba escapar de la mano captora y dar rienda suelta a su deseo, su necesidad. Como una criatura hambrienta, buscaba saciar su sed, sed que la mujer no conocía pues, aunque en sus visiones había visto a muchos yacer, ya fuera de manera consentida o a regañadientes, con súplicas y hasta golpes y sometimientos, jamás se había dejado influenciar por los sentimientos. Había sido instruida para obedecer a sus mayores sin rechistar, pero no para vivir.

Apoyada en ambas rodillas y en la diestra, despegó la zurda del colchón, flexionando el brazo por la zona del codo. Con las falanges temblorosas por el orgasmo experimentado minutos antes, acarició el capullo suave y mojado, notando como las yemas se deslizaban sin dificultad por la superficie. Se estaba dejando llevar por la curiosidad ebria y desmedida que la colmaba. No sabía lo que hacía ni por qué. Por primera vez en su existencia, actuaba sin pensar, sin razonar, sin conocer.


avatar
Sólveig
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 20
Puntos : 18
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 24/01/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bajo el fresno Yggdrasil // Privado - Aúkoc

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.