Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 07/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Twinkle twinkle little star... // Privado - Guerra [+18]

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ir abajo

Twinkle twinkle little star... // Privado - Guerra [+18]

Mensaje por Estrella Díaz el Vie Feb 02, 2018 12:21 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Desde la última vez que pasara algo de tiempo con Guerra, habían transcurrido incontables semanas, meses. Y la enfermera había centrado toda su atención en lo que mejor se le daba: ayudar a los demás, salvar vidas, hacer compañía a los enfermos sin familia. Encontraba sumamente gratificante el ver una sonrisa plasmada en aquellos rostros que solían estar compungidos por el dolor, la pérdida y la tristeza, así que hacía todo lo que estaba en su mano para que, al menos por unos segundos, cada una de aquellas personas con las que pasaba su tiempo, se sintieran mejor.

Pero no todo había sido como siempre, las cosas habían cambiado de un modo que la española jamás hubiese podido imaginar. Y aunque aún no conocía bien el alcance de aquel don que Dios parecía haberle dado -aunque ella nunca fue una mujer muy devota, las evidencias recientes le habían hecho redescubrir su lado más creyente- intentaba aprender a utilizarlo con cautela, sin ser consciente de lo que cada uno de sus actos le estaba causando a ella misma o si, con el tiempo, podría perjudicar a aquellos que se beneficiaban en la actualidad de su buena voluntad.

Todo empezó una mañana, cuando uno de los niños del orfanato fue llorando a buscar a Estrella con las manos formando una pequeña caja con sus dedos. Al abrirla, le mostró un pequeño ruiseñor inconsciente. La muchacha estaba convencida que el pobre animal ya había muerto, pero aún así lo tomó entre sus manos y se sentó con el huérfano. Acunó a la diminuta ave mientras le daba suaves friegas en el plumaje, escuchando el desconsolado llanto del niño que desesperado sorbía la nariz y restregaba el rostro contra la manga del uniforme de la voluntaria. La chica sintió una profunda pena con la escena. Rodeó al muchacho con un brazo, llevando al ruiseñor a su pecho aún sosteniéndolo con la mano derecha y cerró los ojos, deseando ser capaz de solventar la situación, de aliviarle el sufrimiento al pequeño y devolverle la vida al animal. De repente, sintió un calor irradiar de dentro de su cuerpo, iniciando en el centro de su pecho, expandiéndose hasta la yema de sus dedos. Lo siguiente fue escuchar un suave piar y notar como algo se movía dentro de su mano. La abrió, observando atónita como el ave daba pequeños brincos en la palma e intentaba picotearle el pulgar. Aquel fue el primer milagro de unos pocos, pero tardó en volver a repetirse, pues inicialmente no tenía idea de lo que había ocurrido o del por qué. Al final, desubrió que el poder radicaba en desear algo de corazón, pero sólo servía para revivir pequeños animales, rebajar altas fiebres o eliminar sarpullidos. No eran grandes cosas, pero eran suficientes para alguien que deseaba hacer de este mundo un mundo mejor, aunque fuera poco a poco, paso a paso, gota a gota.

Había cambiado su lugar de residencia, ahora ocupaba una habitación en el orfanato más grande de la ciudad. Las cosas en el hospital le quedaban demasiado grandes, pero allí… allí podía ayudar de verdad. Los niños caían enfermos con facilidad, se contagiaban los unos a los otros. Y ella les podía cuidar sin necesidad de cobrar. Era mejor que invirtieran el dinero de las donaciones en comida, medicamentos y cosas importantes como profesores que pudieran enseñar cosas útiles a los niños para cuando crecieran, encontrar un empleo y salir adelante por sus propios medios. Para avisar al castaño, había dejado una nota escondida en el marco de la puerta de su anterior residencia, esperando que si la llegaba a ir a visitar, la encontrara y diera con ella. Sí, Estrella se podría haber aventurado y acercarse a la mansión que ocupaban los cuatro hermanos, pero nunca había sido una entrometida y sabía que ellos tenían una misión que cumplir. Era plenamente consciente del inconveniente que su presencia suponía para los otros tres jinetes que debían ver en ella a una debilidad para Guerra. Así que hizo acopio de aquella paciencia que siempre le había servido para esperar mientras intentaba sacarle provecho a cada minuto. Aunque no dejara de pensar en aquella última noche que habían pasado juntos con el vino, la piel de oso y la chimenea.


Última edición por Estrella Díaz el Miér Feb 07, 2018 3:29 am, editado 1 vez



I trust you completely:

Cuando me rapta sin ropa y me tiene que dejar una camisa...:
avatar
Estrella Díaz
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 160
Puntos : 128
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 12/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Twinkle twinkle little star... // Privado - Guerra [+18]

Mensaje por Guerra el Jue Feb 15, 2018 4:06 pm

Me relamí los labios mirado su boca, decía tener hambre y yo empezaba a estar hambriento, peor de su cuerpo. Ladeé la sonrisa con picarda.
-¿entonces? -pregunté esperando que me explicara porque había dicho que me “quería” no era muy capaz de entender como alguien como ella era capaz de albergar sentimientos por alguien como yo. Quizás se refería a un modo amplio, como Dios quiere a sus hijos o ella a los niños del orfanato.
Enarqué una ceja, demasiado complicado para pensar con el estomago vació.
-Como te has olvidado de coger ropa -dije con toda la naturalidad del mundo -¿quieres que baje yo a por algo de cena y la suba al cuarto?

Su ceño se frunció ante mis palabras, vale, quizás no había exactamente “olvidado” coger la ropa, pero si estaba muy claro que yo le dí la opción de recoger sus pertenecías, si ella había usado ese tiempo en gritar..pues estas eran las consecuencias, las monjas llegaban y no me había dejado mas opciones que traerla por la fuerza, no tenia derecho en recriminarme nada...
-Recuerda que me quieres -dije ensanchando la sonrisa con mas cara que espalda mientras Estrella se reía ahora por como había salido al paso como si me tratara de un niño pequeño.

Me orillé contra su cuerpo, enredé mis dedos en los mechones que caían en cascada por su nuca acercando mis labios a los suyos, embebiendome de su cálido aliento.
-Solo trato de protegerte, yo no puedo perderte ¿lo entiendes? -pregunté hundiendo mis pardos en los de Estrella -y ahora vamos a cenar algo ¿que quieres que pida de beber y de comer?
Mordí su labio inferior tirando de este, de nuevo como cíclopes quedábamos a escasa distancia mirándonos, nuestra nariz se acariciaba, dibujé su boca con mi lengua.
-quiero que después hablemos con una copa de vino, tranquilos, sin que me discutas -de nuevo enarcó una ceja -vale -alcé las manso corrigiendo -sin discutir ninguno.

Tiré de sus caderas pegándola contra mi cuerpo, su pelvis chocó contra mi hombría que ante el roce creció endureciendo mi bragueta.
-Uffffff
Sus dedos se deslizaron por los rizos de mi nuca atrayédome hacia ella, nuestros labios chocaron, mi lengua penetró en su cavidad húmeda, explorando aquel sendero conocido, como un huracán nuestras lenguas se encontraron acariciándose.
Mascullé entre besos el hambre que me corroía, gruñí contra sus labios hundiéndome en los confines de su cavidad caliente.
Mis jadeos se perdían entre mordiscos, mi mano apretó sus nalgas elevándola lo suficiente como para que sus piernas quedaran ancladas a mi cintura y nuestros sexos frotándose se encontraran hambrientos, predadores del otro.


avatar
Guerra
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 165
Puntos : 297
Reputación : 143
Fecha de inscripción : 09/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Twinkle twinkle little star... // Privado - Guerra [+18]

Mensaje por Estrella Díaz el Vie Feb 16, 2018 8:34 am

La española no entendió aquel “¿Entonces?” que le fue formulado y ladeó la cabeza observando al jinete con cierta confusión. Su gesto se arrugó al escuchar lo que decía el contrario sobre no haber cogido ropa, como si acaso le hubiese dado oportunidad de hacerlo. Despegó los labios para protestar y recordarle que él no le había dado tiempo a hacer nada con su impetuosidad, pero entonces se le adelantó, cortando sus palabras con algo que, a pesar de las maneras, le hizo reír por su actitud infantil. El castaño podía ser muy rudo un instante y al otro comportarse como un niño, algo que, al parecer, a ella le parecía entrañable.
 
De nuevo, entre el comportamiento foráneo y las tremenda paciencia de Estrella, el italiano no dejaba de salirse con la suya en las discusiones. La debilidad que la voluntaria sentía con Guerra nada tenía que ver con la que los niños despertaban en ella. Porque con los pequeños no le flojeaban las rodillas ni se le aceleraba el latido del corazón. Suspiró contra la boca ajena, sonriendo cuando le escuchó de nuevo decir que no podía perderla. Tal vez no usara palabras complejas y poéticas, pero sentía que cuando le decía aquello, le estaba mostrando lo importante que era para él. -Me gustaría un poco de pollo y vino tinto…- Susurró, anhelante, deseando volver a besar al contrario. Pero, de nuevo, el jinete volvió a meter la pata, aunque para su beneficio empezaba a aprender de sus errores y leer las expresiones de la española, así que enseguida rectificó.
 
No sabía lo que le ocurría que en cuanto el calor del lobo la envolvía, crecían sus ganas de tocarle, de desnudarle, de perderse entre sus caricias y morderle los labios. Antes de poder darse cuenta, sus dedos ya estaban recorriendo la piel del cuello foráneo hacia la nuca, sus dos esmeraldas analizaban los belfos que respiraban casi pegados a su boca y, de un momento a otro, ya se estaban devorando una vez más.
 
En cuanto las manos del castaño la alzaron, las piernas de la enfermera se enredaron alrededor de la cintura ajena como punto de apoyo y se aferró con más firmeza sobre sus hombros con los brazos. Sus alientos chocaban, como también lo hacían sus lenguas. Intentó ser sensata, cortó el beso y entre jadeos murmuró. -Deberíamos comer… de verdad que sí…- Sus párpados caídos cubrían los orbes de la muchacha cuyos dientes no tardaron en apresar el grueso labio inferior ajeno para tirar de él como si pensara saciar su hambre con él. Su cabeza le decía que parase, pero su cuerpo no obedecía.



I trust you completely:

Cuando me rapta sin ropa y me tiene que dejar una camisa...:
avatar
Estrella Díaz
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 160
Puntos : 128
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 12/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Twinkle twinkle little star... // Privado - Guerra [+18]

Mensaje por Guerra el Dom Feb 18, 2018 7:59 am

Lamí sus labios, acariciando la humedad de su sinhueso entre agitados jadeos. Susurra que tiene hambre, que deberíamos bajar a cenar y quizás no le faltaba razón a estrella. Depredé su boca mientras mis manso se deslizaban por cada curvatura de su cuerpo, su piel se erizaba, apretaba sus dos pechos endureciendo sus astas que alzadas me apuntaban.
Mis labios las conquistaron, acaparé cada parte de su geografía explorando aquellas bastas praderas que me pertenecían.
-¡Guerra! -gimió arqueando su espalda la sentir mis dientes aprisionando sus pezones.
-¡Esta bien! -gruñí con mis ojos ámbar alzándose hasta sus dos pantanos -iré a por la cena, pero después -la señalé con el indice -después quiero follarte toda la noche.

Ella sonrió contra mis labios como si eso mas que una amenaza le sonara a promesa. Había pasado mucho tiempo sin ella y ahora perderme en su piel, hundirme entre sus piernas se había convertido en mi única meta.
Con un mordisco en su inferior me despedí de ella para bajar al pequeño restaurante del motel donde pedí la cena.
Pedí un pollo bien dorado con una salsa de vino y limón, tenia una pinta deliciosa, con sus rodajas de limón anaranjadas por la salsa por encima, a esto lo acompañe con una buena guarnición de patatas con nata a la francesa y una botella de vino de Borgoña para acompañar, por ultimo, como postre ,una fondue de chocolate con frutas.

Cuando entré en la habitación, Estrella envuelta en la manta miraba por el ventanal hacia la inmensidad del firmamento, dejé las bolsas encima de la mesa y me acerqué rodeando con mis brazos su cintura mientra apoyaba mi mentón sobre su hombro
Mi aliento meció su pelo mientras susurraba en su oído lo contento que estaba de no haber dejado que se vistiera, estaba así preciosa.
Ella sonrió, como si ahora que me interesaba si era yo culpable de su desnudez, mas no antes.
-Te he traído la cena -dije cambiando de tema -después espero podamos jugar con el postre.

Me relamí mirando su cuerpo mientras ambos tomábamos asiento antes de que se enfriara por completo. Tiré de la silla pegándola mas a mi, demasiado lejos para mi gusto.
De vez en cuando abría la boca para que me metiera un trozo de carne mientras ella se reía por lo ocupadas que tenía mis manos acariciando sus muslos semidesnudos.
Le serví una copa de vino que tomó con delicadeza con su diestra llevándola a sus carnosos labios.
-¿como te sientes? Tras curar ¿notas cansancio? ¿algo?









avatar
Guerra
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 165
Puntos : 297
Reputación : 143
Fecha de inscripción : 09/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Twinkle twinkle little star... // Privado - Guerra [+18]

Mensaje por Estrella Díaz el Dom Feb 18, 2018 3:37 pm

Había intentado insistir en que necesitaban comer y, sobre todo, ella necesitaba una tregua. Sabía que se perdería entre las manos del jinete y sus labios, que sucumbiría al deseo sin pestañear siquiera, débil no a los actos carnales, sino al calor con el que Guerra la envolvía. Nada se sentía mejor que estar entre aquellos brazos, sintiendo sus caricias, compartiendo besos y hasta la respiración. Pero ella seguía siendo humana y su energía no duraba tanto como lo hacía la del italiano. Él tenía una estamina sobrenatural, era un lobo salvaje que había decidido compartir sus noches con una estrella.
 
De nuevo se estaba dejando llevar. Cada roce de la piel ajena sobre la suya, estremecía a la española y le arrancaba un jadeo o un suspiro. Se ferró a los hombros foráneos con algo de fuerza y en una de las mordidas reaccionó. -¡Guerra!- Comer era primordial en aquellos momentos, recuperar fuerzas y nutrir el cuerpo le vendrían muy bien a la enfermera para luego poder prolongar el encuentro entre sus cuerpos. La contestación del hombre no se hizo de esperar y, como se había imaginado la muchacha, tampoco fue comedida ni falta de exigencias. Sonrió, asintiendo y besó los labios del jinete antes de que éste la mordiera una última vez y se marchara a por la cena.
 
Una vez sola en la habitación, recogió la manta que había caído al suelo y se envolvió de nuevo con ella. Examinó la estancia, los muebles, la distribución. Había un baño privado, algo que ya le daba un lujo que muchos hoteles no tenían en París en aquella época. Se quedó mirando un cuadro extraño que decoraba una de las paredes. Era una escena de caza, o eso parecía, aunque el jinete tenía la cabeza de un perro y los sabuesos que perseguían al zorro, cabezas humanas. Ladeó el rostro, confusa ante lo que pretendía explicar la pintura, o más bien el autor. Ironizaba, eso seguro. Al final decidió no pensar más en ello y se dirigió a la ventana. El cielo estaba muy despejado y se apreciaban perfectamente las estrellas en el firmamento. Algunas hasta se podía ver cómo titilaban brevemente. Incluso cuando escuchó la puerta abrirse, no se movió y aguardó a ver si Guerra se acercaba a ella, cosa que hizo y con aquel simple gesto, le arrancó una sonrisa. Giró el rostro y mordió la mejilla ajena cuando, de pronto, lo de no coger ropa sí había sido idea de él. -¿Y qué postre has traído?- Inquirió mientras se acercaban a la mesa y ella tomaba asiento, cubriendo la silla con la manta. No se podía tapar con ella al tiempo en que comían, pero sí al meno asegurarse que algo de calor le daba la pieza. Rio al ver que Guerra arrastraba la silla hacia él, pues quería tenerla más cerca y ella no se opuso, al contrario.
 
Primero cortó todo el pollo que tenía en el plato y luego probó un trozo. El castaño, a ratos, actuaba como un niño y abría la boca, esperando que ella le alimentara. Estrella lo hizo, incapaz de negarse a aquellos gestos que se le hacían tan adorables para un hombre tan rudo como solía ser el italiano. Le besó en la mejilla en un par de ocasiones mientras éste masticaba a carrillos llenos. Bebió un poco de vino, riendo por las cosquillas que las manos ajenas le provocaban al acariciarle los muslos. Tragó un trozo de carne después de masticarla y con la copa en mano, antes de darle un sorbo, negó a la pregunta que le fue formulada. -No sabría explicarlo… Siento como si se me calentara el pecho y esa temperatura se esparciera hasta alcanzar la yema de mis dedos. Entonces se escapa… Es como si transmitiera algo de dentro de mí y se lo pasara a los niños.-



I trust you completely:

Cuando me rapta sin ropa y me tiene que dejar una camisa...:
avatar
Estrella Díaz
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 160
Puntos : 128
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 12/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Twinkle twinkle little star... // Privado - Guerra [+18]

Mensaje por Guerra el Miér Feb 21, 2018 10:09 am

Con el estomago lleno nos reíamos conversando frente a la lumbre, ambos con las copas de vino en las manso íbamos dando sorbos calentando nuestros cuerpos como si no bastara mi mano deslizándose incesante y ascendiendo por el muslo de la española.
Era preciosa, no podía evitar contemplar como las llamas bailaban en sus dos esmeraldas que como arpones se clavaban en mis pardos reflejando la felicidad de mi regreso.
Cerca nuestros alientos se entremezclaban y nuestros bocas se acariciaban permitiendo de vez en cuando el encuentro de nuestras húmedas leguas plagadas de deseo.

Me explicó como se sentía cuando sanaba, enarqué una ceja ¿un calor por el pecho?
-Tal y como lo describes parece que llegues a un orgasmo -bromeé enredando mis dedos en su nuca hasta atrapar su pelo en un puño.
Mis labios golpearon de nuevo los ajenos paladeando el sabor a vino.
-No deberías curar Estrella, no sabemos las consecuencias, no puedes hacerlo de forma indiscriminada.

De nuevo su mueca delataba que no le gustaban mis palabras lo que me llevo a fruncir el ceño, últimamente todos parecían decididos a rebatirme, como si la vida propia poco o nada les importara.
Apuré la copa de un trago antes de elevar mi dedo en su dirección señalándola.
-Se terminó, he dicho que no, no puedes volver a hacer eso que haces, no hasta que entendamos las consecuencias ¿de acuerdo?

En esta ocasión no le había dicho que era una orden, así que esperaba que ese detalle no le hubiera pasado por alto y cediera a mis peticiones.
-Cura como antaño, lo hacías en el hospital, al orfanato no volverás .-cada afirmación dicha a llevaba a fruncir mas el ceño.

Negué con la cabeza sirviéndome otra nueva copa antes de ponerme en pie empezando a dar de nuevo vueltas como el depredador que era.
Mi hermana con sus malditos sellos, mi hermano y su partida de ajedrez donde bien podíamos perder la vida y mi hermana que con celebrar la victoria parecía sentirse satisfecha..nadie me entendía a mi, buscaba el modo de alcanzar los objetivos pero manteniéndonos a todos vivos.

Estrella era lo único que me quedaba, lo único que me daba cierta cordura y estabilidad y ahora se empeñaba en arriesgar su vida por la de unos niños olvidando que yo la necesitaba.
-No voy a ceder -.dije sin mas llevando el vidrio de nuevo a mis labios -hagamos una cosa...no puedo irme a vivir contigo, no puedo abandonar a mis hermanos, y tu no quieres venir conmigo, lo entiendo -¿y si nos miramos una casa de alquiler, puedes vivir allí, abre una consulta medica, en la que puedas ayudar a la gente..sin magia ¿de acuerdo? Podemos usar la casa para ambos..estar tranquilos..ya me entiendes...



avatar
Guerra
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 165
Puntos : 297
Reputación : 143
Fecha de inscripción : 09/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Twinkle twinkle little star... // Privado - Guerra [+18]

Mensaje por Estrella Díaz el Miér Feb 21, 2018 1:55 pm

A pesar de cómo se había ido torciendo anteriormente la noche, parecía que la cosa estaba mejorando mientras cenaban, bebían y se tocaban bajo la mesa como si tuvieran que esconderse de alguien, como dos niños traviesos que se pasaban comida con el maestro dando clase. Sin embargo, en cuanto Estrella contó lo que sentía cuando curaba con ese don que tenía, el jinete volvió a ponerse serio, a pesar de la broma inicial, y pronto le recriminó de nuevo lo que hacía. La llamaba insensata porque cuando sanaba, no sabía a cambio de qué lo hacía. El lobo insistía en que toda magia tenía un precio y que cada vez que regalaba vida, ésta tenía que provenir de algún sitio y, por el momento, desconocían su origen. Era peligroso jugar con algo tan serio y aunque la española lo entendía, no podía dejar de pensar en los pobres niños del orfanato y sus inocentes cuerpos enfermando.

Cuando el castaño se levantó, empezando ya a perder la paciencia, la enfermera suspiró. Le siguió, caminando de un lado a otro, con la mirada. Daba tragos largos al vino y gruñía como un animal enfurecido. Aunque, de pronto y sin saber el motivo, el mal humor pareció desaparecer del italiano y saltó con una idea que dejó a la muchacha completamente descolocada. Quería alquilar una casa para poder pasar tiempo los dos juntos. Ella nunca había tenido nada como eso desde que se fuera de España, siempre viviendo en habitaciones pequeñas individuales o en grandes comunes. Suerte tenía si había un baño que no tuviera que compartir. Ella no tenía dinero, así que algo como aquello le venía excesivamente grande y la abrumaba, por no hablar del hecho de vivir con Guerra. -¿Alquilar una casa juntos? Pero yo no tengo ahorros… ni cobro por mi trabajo, nunca lo he hecho.- Sentía, de repente, mucho calor y no sabía si era el vino o qué. Se abanicó con una mano. -Tampoco soy médico, no puedo abrir una consulta… Sólo soy voluntaria, una especie de enfermera...- Se levantó, inquieta e intentó caminar, pero se le enredó un pie con la manta que colgaba de la silla y tropezó, cayendo contra el cuerpo del jinete que aún copa de vino en mano, la miraba sorprendido. Se aferró a él con los brazos ocultando, con un golpe de nariz, el rostro en el pecho ajeno. -Au... Lo siento.- Se disculpó al alzar la vista y observar los orbes marrones del jinete que la miraban con una sonrisa. -Prometo que no ha sido queriendo...- Parecía que se hubiera lanzado a sus brazos y, aunque ganas no le faltaban, la conversación la había aturdido demasiado para pensar ahora en intimar. La idea de pasar tiempo con él, obviamente que le gustaba. Su pecho ardía al pensarlo y se le aceleraba el corazón. Pero al mismo tiempo la asustaba, porque nunca había compartido… nada de ese modo tan cercano con nadie, exceptuando sus padres.

Su tropezón había desviado el tema en cierto modo y lo que, sin querer, había parecido un rechazo, quedó en el olvido. Estrella no insistió en ello, porque, en realidad, no quería negarse. Una parte de ella, una testaruda y alocada, quería lanzarse de cabeza a aquella charca que aún desconocía si siquiera tenía agua. Se mordió el labio, desviando sus esmeraldas hacia un lado y sintió como la arrollaba la vergüenza. ¡Era un disparate! Pero sonaba tan tentador…



I trust you completely:

Cuando me rapta sin ropa y me tiene que dejar una camisa...:
avatar
Estrella Díaz
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 160
Puntos : 128
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 12/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Twinkle twinkle little star... // Privado - Guerra [+18]

Mensaje por Guerra el Dom Feb 25, 2018 12:49 pm

Enarqué una ceja ante lo que a todas todas parecía una negativa ¿no quería vivir en su propia casa? Le estaba ofreciendo lo mas parecido a una vida juntos que yo podía ofrecer a nadie ¿y la rechazaba? ¿no había dicho que me quería? ¿acaso quería mas a esos niños?
Ladeé la cabeza con un gesto de duda, de incomprensión, en ocasiones comprender a la raza humana me resultaba frustrante.

Mi ceño se frunció como el de un niño que no consigue lo que quiere, había intentado mediar, eso que a Armagedon se le daba tan bien, pero a mi no, me rendía.
-Pues no vas a volver al orfanato -gruñí cerrándome en banda, dando un nuevo trago de vino.
Estrella se puso en pie, era tan torpe que tropezó con la manta y trastabillo hasta mis brazos lo que me hizo ladear la sonrisa con cierta malicia. No era la primera vez que le pasaba y esa torpeza para mi tenia un encanto que me excitaba.
Todo su cuerpo lo hacia, esas esmeraldas fijas en mis pardos y como sus mejillas se teñían de rubor al sentirse sujeta por mis brazos.

La alcé sin aflojar el abrazo, nos miramos durante unos segundos en silencio, yo solo quería desentrañar el misterio de esa mujer que me volvía completamente loco.
Estrella me necesitaba, no porque yo lo dijera, que también,si no porque yo nunca erraba en mis afirmaciones y no seria esta la primera vez. Me necesitaba porque su bondad chocaba contra un mundo putrefacto que la haría añicos a la menor oportunidad.
-Cuando se cumplan los mil años, Satanás será liberado de su prisión, y saldrá para engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra —a Gog y a Magog—, a fin de reunirlas para la batalla. Su número será como el de las arenas del mar.
Apocalipsis 20:7-8

La inquisición era Satanas, engañaban a los fieles, mas francamente la purga iba a llegar de la mano de los jinetes, ese y no otro era mi cometido y ahora proteger aquello que amaba se había convertido también en mi objetivo.
-Podría obligarte -le dije alzando su mentón con mi diestra para forzarla a mirar mis pardos -no tienes opción pues no saldrás de aquí si no es con la firme promesa de que no volverás a usar el don que Dios te ha otorgado para un fin superior que de seguro te será revelado.
Mis palabras bañadas en alcohol se adentraron entre sus labios mientras esta se sujetaba con firmeza a mis brazos.
-Te he ofrecido una solución, el dinero no es el problema, solo quiero tenerte controlada, eres mía -rugí contra su boca antes de adueñarme de ella con rudeza, saqueándola con violencia, dejandole claro el hambre que en cada instante que pasaba frente a ella tenia.





avatar
Guerra
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 165
Puntos : 297
Reputación : 143
Fecha de inscripción : 09/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Twinkle twinkle little star... // Privado - Guerra [+18]

Mensaje por Estrella Díaz el Dom Feb 25, 2018 4:12 pm

El jinete la apegó más a su cuerpo cuando la sostuvo y el calor que éste desprendía enseguida envolvió a la muchacha por completo. Cada vez que el lobo la tocaba, no importaba que únicamente fuera un roce, Estrella se hundía en un mar de sensaciones que, aunque la torturaran, sería incapaz de describir. Sólo tenía clara una cosa y es que a pesar de ese montón de contradicciones que era la combinación del castaño con ella, la española se perdería por toda la eternidad sin necesidad de mapa o llave de la puerta de salida.
 
Ni siquiera entendió lo que le quería decir al recitar aquel fragmento del Apocalipsis. Muchas veces sólo intuía lo que el joven pretendía, pero en aquella ocasión ni siquiera llegaba a eso. Tampoco le importó, pues el grueso de su conversación radicaba en otro lado. Guerra se empeñaba en prohibirle usar su don, en no permitir que regresara al orfanato y que, llegado el momento, seguro que sabría por qué tenía ese poder y cómo debía usarlo. Que en esos momentos, debía permanecer a la espera, aguardar en silencio, sin descubrirse, alejada de la inquisición y de su oscura obsesión en llevar a la hoguera a cualquiera que osara desafiar sus ideales sobre Dios o llevarles la contraria. La enfermera sabía que el italiano se preocupaba por ella y, aunque deseaba poder ayudar a los niños, también quería evitar ser un problema más para el jinete. Ella ansiaba ser su apoyo, una solución. No un obstáculo más en su camino, como al parecer se empeñaban en serlo sus hermanos últimamente, por las cosas que le escuchaba gruñir al muchacho.
 
Alzó la vista hacia los ojos avellana del lobo y negó cuando éste le dijo que podría obligarla. Ella no quería ser obligada a nada, ni por Guerra ni por nadie. Si hacía las cosas era porque las meditaba y llegaba a la conclusión de que eran las correctas o las más convenientes dada la situación. Pero no porque el italiano se empeñara. Si accedía era, simplemente, porque en aquel caso en particular, tenía razón y Estrella no tenía problemas en reconocer cuando se equivocaba o no las tenía todas consigo. Despegó los labios para responder, pero el licántropo apresó sus labios en un voraz beso que ella no dudó en corresponder. Se contagiaba enseguida del hambre que él tenía de ella, pues la propia enfermera se moría por fundirse con él. Enredó los dedos de la zurda en el cabello de la nuca ajena, mientras con la diestra acariciaba su barba, subiendo hacia la oreja. Se dejó llevar por completo en el beso, hasta que, de pronto, necesitó algo de aire, porque se le había olvidado respirar por la nariz. Se separó de la boca foránea entre jadeos, recuperando el aliento y tragó saliva antes de murmurar aún algo falta de oxígeno. -Si accedo es porque quiero… nada de obligarme a hacer cosas… ¿Me oyes?- Arrugó la frente, estrechando la mirada. Le estaba regañando por decir que podía doblegar su voluntad. Ella era una mujer libre en todos los sentidos y cada decisión que tomaba, lo hacía porque quería, no porque nadie le dijera que podía o no hacerla.
 
Deslizó los dedos alrededor del cuello y los pasó hacia el pecho, al tiempo en que, lentamente se separaba del italiano. Pero su mano siguió descendiendo hasta tomar la ajena y tiró de él en dirección a la cama. Ahora que habían zanjado la discusión, podían dejarse llevar de nuevo por la necesidad que se tenían mutuamente. Caminó de espaldas hacia el mueble y giró cuanto topó con el somier, subiendo una rodilla al colchón seguida de la otra. -Tú y yo tenemos algo pendiente con el postre…-



I trust you completely:

Cuando me rapta sin ropa y me tiene que dejar una camisa...:
avatar
Estrella Díaz
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 160
Puntos : 128
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 12/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Twinkle twinkle little star... // Privado - Guerra [+18]

Mensaje por Guerra el Lun Feb 26, 2018 2:46 pm

Estrella se orilla a mi cuerpo con esa paciencia en ella tan característica, desliza sus dedos por mi nuca mientras sus dos pantanos se pierden en mis impetuosas tormentas, sabe que yo no cederé y al final es ella quien lo hace, aunque asegura que no porque yo la fuerce o la obligue, que no es así como esto funciona y yo asiento mas porque me he salido con la mía que porque entienda exactamente que es eso que dice.
Mi sonrisa se ensancha y las tormentas alcanza la calma cuando sus labios me buscan y me encuentran y nuestras lenguas se enredan en una lucha épica.

Sus caricias son brasas, se que intenta que entienda sus palabras, que comprenda que en una relación no puedo imponer mi voluntad como ley sin escucharla, pero..no puedo evitar estar contento porque ha entrado en razón y eso me evita uno de los mil problemas con los que cargo cada día.
Su mano desciende por mi pecho hasta deslizarse sobre mi izquierda y allí enreda sus dedos empujándome hacia el lecho.

Se arrodilla en este, alegando en su defensa, como si eso fuera necesario que tenemos algo pendiente ¿postre? Ella es mi postre. Mi cuerpo acorta las distancias y mi boca ruda y apasionada golpea contra la ajena dejando escapar un gruñido por el hambre que ostenta, entre lamidas me adentro en la profundidad de su humedad hasta que nuestras lenguas se movieron dentro y fuera de nuestras bocas.
Hambrientos, jadeantes mis manos se deslizaron por su curvilíneo cuerpo, centrándose en las dos montañas alzadas que con sus picos me apuntaban. Pellizqué sus pezones, mis ojos adquirieron esa tonalidad característica que me delataba y mi hombría enardecida se alzó quedando marcada en mi pantalón. “Contrólate” me decía a mi mismo recordando nuestro ultimo encuentro, rudo, brusco que la dejo temblando.

Cerré un instante los ojos gruñendo contra sus labios, mi diestra la empujo del pecho para recostarla en el lecho, abrí los mostaza hundiéndolos entre sus piernas, recorriendo el monte de venus y ladeando la cabeza ligeramente como si estuviera analizando mi presa.
Mi torso se inclinó hacia ella, cálido mi aliento golpeó sus labios bajos, mojados, deliciosos, llenos del elixir de una buena follada.
¿Seguro no estaba en celo? Me pregunté cuando mi boca se hundió en su coño lamiendo su raja hasta golpear con ella el botón donde se perdieron mis labios torturándolos, tirando de este con mis dientes.





avatar
Guerra
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 165
Puntos : 297
Reputación : 143
Fecha de inscripción : 09/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Twinkle twinkle little star... // Privado - Guerra [+18]

Mensaje por Estrella Díaz el Lun Feb 26, 2018 4:12 pm

El jinete ignoró el comentario sobre el postre y fue directo a devorar los labios de la española. Estrella, obviamente, correspondió sin duda alguna, sin titubeo, pues le deseaba tanto como él a ella. Deslizó las manos por el pecho ajeno, acariciando, tanteando. Podía notar aquellos perfectos músculos tensarse bajo la yema de sus dedos y como ya no quedaba a penas resto alguno de la cicatriz que, semanas atrás, le había cruzado el torso. Las lenguas de ambos se entrelazaron y parecieron enzarzarse n una pelea que la enfermera estaba dispuesta a perder las veces que hiciera falta, pero sin dejar de pedir revancha.

Jadeó contra la boca foránea cuando el italiano pellizcó sus sensibles pezones, cayendo sentada en la cama con el empujón. Su respiración, acelerada al igual que su pulso, eran los sonidos más evidentes de aquella habitación, además de los gruñidos del lobo que excitado se la comía con la mirada. Las manos ajenas se posaron en las rodillas de la voluntaria y pudo ver desde su posición, apoyada en los antebrazos, como el rostro de Guerra desaparecía entre sus muslos. Echó la cabeza hacia atrás, gimiendo, en cuanto los labios del castaño se unieron con los de su sexo. El ardiente aliento del lobo chocaba con el calor que su sexo desprendía, con el hambre que ella misma sentía de tenerle dentro. El placentero hormigueó que las succiones, lamidas y tirones le provocaron hicieron que le temblaran las piernas. Arqueó la espalda, dejando que su melena cayera en cascada sobre el colchón, al tiempo en que se iba recostando hasta quedar tendida en el lecho. Se aferró con firmeza a la colcha, arrugando ésta entre los dedos de ambas manos. Estaba tan excitada que pronto alcanzó el primer orgasmo, gimiendo sin control, corriéndose en la boca del jinete, salpicándole la cara. Quedó jadeante por unos segundos, antes de, sujeta a la ropa de cama, tensó los brazos para incorporarse hasta quedar sentada con las rodillas flexionadas. -Quiero probar… el postre…- Murmuró, doblando las piernas hacia un lado hasta quedar nuevamente arrodillada. Sostuvo el rostro del italiano con ambas manos y le besó muy lentamente, mordiendo el labio inferior y tirando de él hasta que se liberó por su propia cuenta.

Se movió hacia un lateral, gateando y estiró el brazo hasta alcanzar aquel chocolate derretido que el castaño había subido para la cena. Abrió el tarro y lo olió, relamiéndose. Metió el dedo índice dentro y se lo llevó a la boca para probarlo. Era ligeramente amargo, pero con un trasfondo dulce muy agradable. -Es la segunda vez en mi vida que pruebo esto…- Se refería al cacao en sí, pues no era precisamente para todos los bolsillos. Lo tapó de nuevo provisionalmente y regresó junto a Guerra para con cierta travesura, mancharle los labios con los restos que quedaban en su dedo para después lamerlos despacio. -Así sabe mejor.- Aseguró, riendo. Entre las ganas que tenía de él y que, pasado un rato, el vino que había tomado durante la comida se le había subido un poco a la cabeza, estaba más animada de lo normal, menos vergonzosa. Quitó de nuevo la tapa y volvió a hundir el dedo en la crema oscura, aunque ésta vez acompañado por el corazón, dibujando luego con ambos en el pecho del jinete, nada con sentido, pero era sólo una excusa para luego aproximarse y besar la zona, acariciar con la punta de la lengua y hasta chupar un poco, mientras sus esmeraldas miraban hacia arriba, a los orbes dorados del hombre.



I trust you completely:

Cuando me rapta sin ropa y me tiene que dejar una camisa...:
avatar
Estrella Díaz
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 160
Puntos : 128
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 12/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Twinkle twinkle little star... // Privado - Guerra [+18]

Mensaje por Guerra el Mar Feb 27, 2018 6:22 am

Estrella se transformó en un súcubo, su cuerpo se arqueaba complacido por mis atenciones llenando la cámara de sus gemidos. Enloquecido por el placer y el sabor de su coño húmedo llevé mis dos dedos a su abertura y los metí de golpe sacudiéndolos dentro y fuera con violencia.
Sus piernas temblaron y un gruñido gutural delató que se corría contra mi boca, mis labios manchados de su elixir sabían deliciosos, me relamí alzando la cabeza para perderme en sus dos turbias estrellas que fugaces me miraban plagadas de deseo,
Tiró de mi, quería besarme, animada por el alcohol su risa se perdió en la cámara. Nuestras bocas compitieron por coronarse dueñas de la otra, mordí su lengua, succionandola y ella sonrio volviendo a enredarse en húmedas caricias dentro y fuera de nuestras bocas.

Estrella quería el postre, mi impaciencia no le había permitido cogerlo, pero ahora escapó de la cárcel de pies y hueso. Con un ligero empujón me tumbó deslizando su mano por encima de mis músculos dibujando lso jirones de piel que debía ya bien conocer, su sonrisa era picara y mas cuando se estiró para hacerse con el oro negro que decía solo haber comido una vez.
Untó uno de sus dedos en la Foundi llevándoselo a su boca ante mi incendiada mirada.
-Uffff, como lames -dije con la voz ronca y mis colmillos creciendo ligeramente hasta tocar mi lengua.

Introdujo ahora dos de sus dedos, el indice incluido y manchó mi pecho trazando figuras imaginarias que de seguro para su boca fueron una obra de arte deliciosa pues su boca empezó a recorrer mi piel que se contraía al paso de su lengua.
-Mas abajo -pedí con urgencia pues no aguantaba mas el ardor de mi entrepierna.

Sus dedos se colaron por la cinturilla de mi pantalón, desabrochó el botón dejando que emergiera una verga grande, dura y palpitante. Dos gotas de liquido preliminar escurrían por ella y mis labios se entreabrieron al sentir su lengua lamerlas.
-Cometela -dije devolviendo a mis ojos ese tono amarillo.
Mis dedos se enredaron en su larga melena parda, la cascada caía en un puño, con impaciencia la llevé hacia mi miembro que se movía contra sus labios ansioso de encontrar la caverna oscura de su boca.



avatar
Guerra
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 165
Puntos : 297
Reputación : 143
Fecha de inscripción : 09/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Twinkle twinkle little star... // Privado - Guerra [+18]

Mensaje por Estrella Díaz el Mar Feb 27, 2018 5:52 pm

Cuando el jinete le pidió que descendiera, llevó la zurda a desabrocharle el cinturón y el pantalón, viendo como de inmediato, la endurecida erección asomaba el glande. El castaño gruñía y temblaba de la excitación. Se le notaba sumamente ansioso, deseoso porque ella atendiera su caliente y pulsante falo. La española no tenía nada claro cómo satisfacerlo por completo, pero si quería que usara la boca, lo haría. Vio las gotas humedeciendo la uretra y por mero instinto, acercó la lengua para recogerlas. El sabor la sorprendió, no era como nada que hubiese probado antes, pero le resultó agradable al paladar. Se relamió y besó la misma zona por la que acababa de pasar su sinhueso.

Alzó la vista hacia el rostro del italiano, fijándose en la expresión de necesidad y deseo que le consumía. Los dedos ajenos se enredaron en su cabello y le guiaron la cabeza de nuevo hacia la verga. Despegó los labios, dejando que su aliento cocara contra el tronco de la erección de Guerra y sacó de nuevo la lengua para lamer desde la base hacia arriba, pasando por el frenillo, hasta que la punta presionó en la uretra. Ver las reacciones foráneas la excitaron a ella y se dejó llevar, pues le gustaba la textura y el sabor, así que no le resultó nada difícil dejar que el glande se colara en su boca y succionar, rodeando con la sinhueso por un lateral y luego por el otro, apretando con las mejillas cada vez que chupaba. Cerró los ojos, sujetándose con ambas manos a los muslos del muchacho, apretando con los dedos, llegando incluso a clavar ligeramente las uñas.

El énfasis del jinete hizo que la obligara a engullir a mayor profundidad, pero Estrella no estaba preparada para ello y le dio una arcada, por lo que su laringe estranguló el falo del castaño antes de que apartara la cabeza y la verga, llena de saliva, saliera de su boca. Tosió, cayendo gruesos hilos pegajosos que unían su boca aún con el miembro. Se limpió con el dorso de la mano cuando consiguió dejar de carraspear y buscó con sus esmeraldas vidriosos los dorados de Guerra. -Casi me ahogo…- Sabía que, ni de lejos, aquella había sido la intención del chico y que, su propia inexperiencia había sido parte responsable de lo ocurrido. Si se lo tomaba con más calma, aprendería a hacerlo bien, mejor. Pero era consciente que en el estado actual de excitación del lobo, era imposible que hicieran nada más despacio. Así que alargó de nuevo la mano hacia el chocolate, se lo llevó a la boca y se inclinó para que de nuevo los labios de ambos se unieran en un beso profundo, necesitado y cargado de sabor a cacao. Los senos turgentes de Estrella se pegaron al perfecto torso foráneo, incendiándose con el calor licano que el jinete desprendía. Rodeó el cuello contrario con sus brazos y se apegó por completo al italiano, sentándose a horcajadas sobre su regazo, de rodillas en la cama.



I trust you completely:

Cuando me rapta sin ropa y me tiene que dejar una camisa...:
avatar
Estrella Díaz
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 160
Puntos : 128
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 12/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Twinkle twinkle little star... // Privado - Guerra [+18]

Mensaje por Guerra el Miér Feb 28, 2018 12:10 pm

Enloquecí al sentir su lengua sobre mi frenillo estimulándolo con la punta, lamiéndolo con fiereza, mis ojos destilaban un amarillo radioactivo y de una cornada la metí dentro sintiéndola caliente, húmeda y envuelta entre sus paredes. Con la lengua saboreó el tronco, acariciando las venas que se marcaban en mi verga palpitante. Enardecida ocupaba toda su boca que la succionaba y la engullía con hambre.
Gruñí caliente por como Estrella me la mamaba, me estaba volviendo completamente loco y en una de esas empotré mi falo hasta el fondo. La enfermera dio una arca, mi punta quedó presa por los espasmos, gruñí casi aullé de puro placer al sentir esa sensación placentera que provenía de su garganta, pero Estrella no aguantó y tosiendo se aparto.
Con la diestra limpió los restos de saliva que en hebras unía su boca de mi verga, mi diestra aun se enlazaba a su melena, quería mas, peor esta aseguró ahogarse y yo proteste con un gruñido porque estaba cerca de correrme.

Subió sobre mi a horcajadas, con sus rodillas sobre la cama y de nuevo se adueñó del bote de chocolate.
El beso supo dulce, sus labios sabían a mi polla, mi lengua se adueño de su cavidad, saqueando su interior entre jadeos, la rudeza marcaba el encuentro porque estaba muy cachondo y no podía contener las ganas de irme en cualquier momento.

La empujé para que sus caderas bailaran sobre mi punta, tomé el tronco con la diestra lo restregué por su trinchera humedeciéndolo.
-Joder, estas muy mojado -susurré contra su boca.
Mis labios descendieron por su cuello, marcándolo con mis dientes, dejando su tez en tonos rojos y en algún momento animado de mas dejé un chupeton amoratado.
Se dejó caer sintiéndose plena de mi polla, arqueó la espalda, era preciosa, su pelo caía en cascada, sus verdes brillaban.
-Eres preciosa -confesé contra sus dos montañas que erguidas me apuntaban.
Mordí su pezón, tiré de ellos con los dientes, lamiéndolos después, masajeando con la diestra sus dos tetas enormes.
-Me estas volviendo loco -confesé empujándola mas adentro con la izquierda que estaba sujetando su cuello.

Palmeé su trasero, ella gritaba de placer, de dolor, mis huevos duros delataban mi grado de excitación.
-Sigue, así preciosa, mas -gruñí.





avatar
Guerra
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 165
Puntos : 297
Reputación : 143
Fecha de inscripción : 09/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Twinkle twinkle little star... // Privado - Guerra [+18]

Mensaje por Estrella Díaz el Miér Feb 28, 2018 1:39 pm

El beso enseguida se volvió necesitado, voraz, casi fiero. El chocolate se deshizo con suma facilidad entre sus lenguas ardientes que peleaban por conquistar la boca del otro, enzarzadas, buscándose, escondiéndose.

En cuanto el falo ajeno rozó los labios de su sexo, jadeó contra los labios del jinete, abriendo los ojos que había cerrado para dejarse llevar. Sus orbes verdes con las pupilas dilatadas por la excitación parecían titilar como dos estrellas en la distancia. Desvió un instante la mirada al punto en el que sus cuerpos se frotaban y antes de poder regresarla de nuevo al rostro foráneo, los dientes de Guerra comenzaron a marcar su dermis entre bocados y succiones, calentando más a la española, logrando que se le erizara hasta el último milímetro de piel.

Ya ansiosa y hasta desesperada, descendió, notando como la erección del italiano se abría paso dentro de ella, empujando hacia los lados las paredes de su vagina. Gimió, sintiéndose completamente llena. El castaño se acercó a sus pechos y no dudó en acariciarlos, amasarlos y morderlos, succionando sus pezones como antes hiciera con su cuello. La respiración de Estrella se aceleró, al igual que su pulso. Se aferró con ambas manos a los hombros ajenos y comenzó a mover las caderas hacia delante y hacia atrás, al tiempo en que subía y bajaba lentamente. Sentía la erección salir y entrar, estimulando su clítoris por el roce con el tronco dada la postura en la que estaban y que ella se inclinaba ligeramente hacia el frente.

Ambos estaban sentados y moverse en aquella posición era sencillo. Así era más difícil que le flojearan las piernas, aunque podía sentir cómo le temblaban los muslos. Se sujetó con una mano a la nuca del jinete, enredando los dedos en los mechones rizados de su cabello y volvió a unir su boca con la ajena. Quería respirar su aliento, fundirse con Guerra en el sentido literal de la palabra. Ya no le importaba ni el bote de chocolate que a punto estaba de caerse rodando al suelo. Sus senos se pegaron al torso bien definido del lobo y entre jadeos, el subir y bajar de sus torsos pareció acompasarse, al igual que sus respiraciones, pues cuando uno espiraba el otro tragaba y bebía de sus pulmones.



I trust you completely:

Cuando me rapta sin ropa y me tiene que dejar una camisa...:
avatar
Estrella Díaz
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 160
Puntos : 128
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 12/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Twinkle twinkle little star... // Privado - Guerra [+18]

Mensaje por Guerra el Jue Mar 01, 2018 4:14 am

Nuestros cuerpos friccionaban, enardecida mi verga entraba y salia casi por completo con aquel demencial baile de caderas de la española. Su cuerpo curvilíneo me enloquecía, el olor de su piel y ese olor tan característico que se me antojaba a un celo eterno.
Gruñí contra su boca, desesperado, bebiéndome su liento, lamiendo su lengua en un peligroso juego en el que mi ariete golpeaba su vagina y sus paredes dilatadas y abiertas aceptaban temblorosas ms embestidas.

Su espalda se arqueó entre mis manos, su cabeza se tiró hacia atrás con la boca entreabierta y los ojos perdidos mientras gemía con fuerza apretando mi verga entre placenteros orgasmos que me llevaron la clímax.
Mi falo palpitó en su interior al mismo tiempo, llenándola de mi esencia. Nuestros cuerpos cayeron laxos sobre el lecho, besé sus labios recorriendo con mis dedos la curvatura que quedaba entre culo y espalda.
Su piel perlada en sudor cedía erizándose bajo la yema de mi diestra. Estrella alzó la cabeza con una sonrisa pintada en sus carnosos y centro sus dos estrellas en mis todavía ámbar.
Me ha gustado mucho eso que me has hecho -dije refiriéndome a cuando me la había comido.

Los dedos de estrella dibujaban distraídos los músculos de los pectorales de mi pecho, y sonreía picara al saber lo mucho que lograba complacerme con cada curva de su cuerpo.
-Entonces...¿no quieres “vivir” conmigo? - pregunté sin comprender bien porque en eso no me había salido con la mía como en todo lo demás -tendrías tu propia casa y podrías hacerme estas cosas que tanto me gustan a menudo -dije ensanchando la sonrisa como quien pide un helado -yo creo deberías reconsiderar mi oferta.

La vi sonreír con esa paciencia infinita que se gastaba conmigo.
-Vamos, me gusta que me “obedezcas” -dije con una picara sonrisa mientras ella negaba con la cabeza riéndose, nunca acertaba en la forma de decir las cosas, peor porque yo no estaba muy acostumbrado a relacionarme con otras personas que no fueran mis hermanos.
-Génesis 3:16: 16 A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera tus dolores y tus preñeces, con dolor parirás los hijos, y á tu marido será tu deseo, y él se enseñoreará de ti.
¿Perdemos algo Estrella por ver un par de casas?



avatar
Guerra
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 165
Puntos : 297
Reputación : 143
Fecha de inscripción : 09/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Twinkle twinkle little star... // Privado - Guerra [+18]

Mensaje por Estrella Díaz el Jue Mar 01, 2018 6:59 am

Las manos del jinete acompañaban los movimientos de la que, por un rato, se había convertido en su amazona. Ella movía las caderas, formaba círculos con la pelvis. Temblaba sobreexcitada con cada embestida que el castaño le propinaba y ambos se devoraban entre besos, lamidas y mordiscos que se escapaban. Las sacudidas del cuerpo de la española se volvieron más violentas cuando sus músculos se tensaban, pero seguidamente se relajaban, haciendo que hasta su mirada se perdiera y sus orbes verdes se escondieran en el cielo de las cuencas, dejando a la vista sólo unos ojos blancos, presa de la excitación del orgasmo.

Cayó tendida sobre el ardiente y sudado torso del lobo que no dudó en envolverla con sus brazos y dejar que los dedos recorrieran las curvas de la muchacha, cuya respiración intentaba recuperarse. Sonrió al escuchar las palabras ajenas, empezando ella también a dibujar con las yemas sobre el pecho foráneo, cosas sin sentido, pero no importaba si lo tenían, sólo estar pegados. La pregunta la encontró desprevenida y, aunque por un instante frunció el ceño, al final no pudo sino sonreír por el tono infantil con el que Guerra le hablaba, como si le pidiera algo a los reyes magos. Abrió la boca para contestar, pero el italiano la interrumpió con un fragmento del Apocalipsis que más que ayudar, la asustó. -¿Con dolor parirás los hijos?- Era con lo único que se había quedado y una mueca de desagrado se formó en sus labios. Sacudió la cabeza, apartando la idea de su mente y sostuvo el rostro del jinete entre sus dedos para que la mirara directamente a los ojos y atendiera a lo que ella tenía que decir, sin interrupciones. -¿Eres consciente de lo que estás diciendo?- su mirada se veía severa, mas no estaba enojada, sino preocupada por las ideas locas que de pronto tenía el licántropo y que a él le parecían tan sencillas y maravillosas, como si con ellas se pudieran solucionar todos los problemas. Tomó aire muy despacio y lo soltó aún más lentamente antes de continuar hablando. -Una parte de mí, una que parece haber perdido el juicio, está encantada con esa idea… Pero mi lado más racional, el poco que creo que me queda, me dice que es una locura, Guerra.- Suspiró pesadamente, cubriéndole la boca con la mano porque ya iba a contestar él y aún no había terminado. -Deja que termine, por favor.- Retiró poco a poco los dedos, esperando que realmente la dejara proseguir y aguardara a que ella le diera paso a la réplica. -La casa tiene que ser pequeña, porque tendré que atenderla yo sola… Y tienes que prometer que vendrás a menudo a estar conmigo. Porque para vivir sola, me quedo en el orfanato o regreso a la residencia y pido que me dejen trabajar de nuevo en el hospital.- Estaba accediendo a su petición, su oferta como la había llamado él. Pero tenía unas condiciones, pocas y muy concretas. No le parecían descabelladas, sino de lo más lógicas, así que suponía que el italiano accedería a ellas sin ponerle trabas.

Acarició la barba ajena con suavidad, resiguiendo el contorno derecho de la mandíbula con su zurda, desde debajo de la oreja en dirección al mentón. -Ahora sí he acabado de hablar…- Le miró con sus dos grandes esmeraldas, esperando la respuesta.



I trust you completely:

Cuando me rapta sin ropa y me tiene que dejar una camisa...:
avatar
Estrella Díaz
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 160
Puntos : 128
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 12/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Twinkle twinkle little star... // Privado - Guerra [+18]

Mensaje por Guerra el Jue Mar 01, 2018 2:33 pm

Iba a replicar cuando su mano cubrió mi boca, fruncí el ceño porque yo podía debatir sus palabras con vehemencia pero ella no me lo permitía.
Llevé mi diestra a su muñeca para apartar su mano, tenia que convencerla, debatir sus palabras, pero una vez dijo que la casa tendría que ser pequeña y que tendría que visitarla a menudo mi gesto cambió, mi sonrisa se ensanchó contra su mano y mis ojos pardos brillaron porque de nuevo me salia con la mía.

Apartó ella misma la mano asegurando haber terminado, yo no tenia mucho que objetar, sus peticiones me parecían aceptables.
-Mi idea era una casa grande..que utilices la parte de arriba como nuestra vivienda y bajo montes un hospital o consulta medica..o lo que sea que te guste.
Ensanché la sonrisa con cierta picardía
-Así no sales de allí -dije con toda la tranquilidad del mundo, su gesto me dejó claro que de nuevo la había pifiado con las palabras -quiero decir...- medité ¿que cojones? Quería decir exactamente eso, que la tendría vigilada y a mano para que no cometiera ninguna imprudencia y de paso, podría cubrir todas mis necesidades amatorias. Para mi era perfecto ¿no se que no le encajaba a ella si yo le permitía cumplir su sueño ? -quiero decir que así puedes..¿ayudar? -la miré fijamente con cara de ver si colaban mis palabras.

Estrella sonreía acercando sus labios a los míos, creo que ya no se lo tomaba a mal porque sabia que no era muy bueno eligiendo las palabras adecuadas.
Al menos no tenia dobles sentidos, era transparente y bastante bocazas.
-No puedo vivir allí, no puedo dejar a mis hermanos. Yo siempre estaré con mis hermanos, ellos me necesitan.
Fui sincero de nuevo, mis hermanos en su afán por cumplir nuestra misión ponían en juego su vida con demasiada frecuencia, Deborah me necesitaba ahora mas que nunca, sabía que odiaba mi relación con Estrella y si bien era cierto me había planteado alguna que otra vez romperla para permitir a la española ser feliz y a Deborah volver a anclarse a mi, no podía.

Tiré de ella para alzarla con la impaciencia de un niño, teníamos que mirar casas, as que porque no empezar cuanto antes.
-Vamos a una de las inmobiliarias, digamosles exactamente lo que queremos y que nos enseñen opciones y elejimos ¿te parece?
Estrella sonreía al ver esa impaciencia que siempre me gastaba.
-Vamos -pedí mordiendo sus labios -cuanto antes la tengamos, antes te tendré controla... -me mordí la lengua -¿te tendré para mi?



avatar
Guerra
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 165
Puntos : 297
Reputación : 143
Fecha de inscripción : 09/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Twinkle twinkle little star... // Privado - Guerra [+18]

Mensaje por Estrella Díaz el Jue Mar 01, 2018 4:28 pm

Pudo ver como las expresiones ajenas iban cambiando con sus palabras, como aquel ceño fruncido se relajaba o como los labios apretados se convertían en una sonrisa contra la palma de su mano. El jinete era muy expresivo, además de sincero, y aunque estaba claro que no era precisamente muy bueno eligiendo las palabras, jamás mentiría a la española, y eso ella lo valoraba más que el hecho de intentar quedar bien o intentar dorarle la píldora.
 
Cuando retiró la mano y él comenzó a hablar, ya fue refutando las peticiones que ella le hacía y Estrella arrugó la nariz en una mueca de desagrado. -He dicho que la casa tiene que ser pequeña…- Ella no iba a poder mantener limpia una casa grande y además ayudar, tal y como insinuaba el italiano que, claro estaba, pretendía que ella no saliera de allí ni para comprar el pan a ese paso. En eso no iba a ceder, el lugar quería que fuera acogedor y manejable, puesto que como él no dudó en recordarle luego, no iba a vivir realmente con ella, pues jamás dejaría a sus hermanos. La enfermera suspiró, porque ella no le había pedido que hiciera tal cosa, sólo que la visitara a menudo para no sentirse sola. Apretó los labios, pero no hizo ningún comentario al respecto. Sabía lo irascible que se ponía Guerra cuando salía el tema de la familia a colación y la muchacha no deseaba tener otra discusión.
 
De repente, la tensión que ella misma sentía dentro de ella y a su alrededor se disipó, todo gracias al gesto impaciente e infantil del jinete que alzó a la española y la sentó sobre su regazo, observándola con clara emoción. Ella rio, mirando de reojo hacia la ventana y le tocó la nariz al lobo con el índice, antes de depositar en el mismo lugar un breve beso. -¿Y qué te parece a ti si esperamos a que salga el sol para hacer eso?- Le dedicó una tierna sonrisa antes de unir sus labios a los ajenos en otro beso, pero más largo y suave que el anterior. -Aún es de noche y me gustaría dormir un poco…- Se mordió el labio al agachar la vista por un instante, antes de regresarla a los orbes foráneos y añadir. -Juntos.- Debían ser las dos de la madrugada, teniendo en cuenta que salieron del orfanato que no serían ni las once, casi siendo perseguidos por las monjas. Hasta las ocho no abrirían los negocios, así que eso les dejaba unas cinco horas de sueño y una para prepararse y desayunar algo.
 
Acarició los rebeldes rizos del italiano con la diestra, fijando sus esmeraldas en aquellos joviales e intensos pardos. -Sé que ahora estás muy despejado, pero si nos tumbamos y relajamos… Seguro que nos dormimos enseguida.- Le dedicó una radiante sonrisa cargada de dulzura, de esas que no ocultaban nada, que no podían. Esperando que Guerra aceptara descansar un rato con ella.



I trust you completely:

Cuando me rapta sin ropa y me tiene que dejar una camisa...:
avatar
Estrella Díaz
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 160
Puntos : 128
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 12/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Twinkle twinkle little star... // Privado - Guerra [+18]

Mensaje por Guerra el Vie Mar 02, 2018 7:30 am

Estrella se reía deslizando sus dedos por mi rostro. Me atrajo de la mandíbula para depositar un reguero de besos por mi rostro como si fuera uno de esos niños pequeños a los que cuidaba, yo por contra intentaban desviar mi mirada hacia el ventanal para darme cuenta de que tenia razón, era de noche y ahora estaría todo cerrado.
Puse morritos y fruncí el ceño con una clara mueca de fastidio, a mi me gustaba hacer las cosas nada mas las pensaba y esperar ni de lejos era mi fuerte.

Resignado giré el rostro para encontrarme con sus dos preciosas estrellas, mi boca se embebió de sus pétalos, los regué con mi lengua y los devoré con mis dientes enredándome de nuevo en un pasional beso que recostó nuestros cuerpos en el lecho.
Estaba contento, quería una capa pequeña, no quería negociar, pero una vez nos enseñaran casas estaba seguro que preferiría un caserón con jardín..de momento prefería callarme, total nada ganaba discutiendo y ya me había salido con la mía, cosa que me ponía eufórico.

Entre caricias, besos y susurros acabé dormido contra su cuerpo. Mi brazo derecho rodeaba su cintura con posesividad, no quería que se fuera, sus dedos peinaban mis rebeldes rizos mientras yo roncaba a pierna suelta con mi hueso como premio bien atrapado.
Con las primeras luces del alba abrí los ojos, impaciente porque ya era de día busqué sus labios para despertarla, mordí su cuello, su mentón y tiré de las pieles destapandola para que no se hiciera la dormida.
-¡Vamos a ver nuestra casa!

Como Estrella no se movía, pero si veía como dibujaba en sus labios una media sonrisa y bostezaba estirándose pero sin abrir los ojos, la cargué como un saco, ahora si obligandola a mirarme.
-¡Vamos! -repetí impaciente dándole un par de azotes en el culo llevándola hacia la puerta, hasta que caí en que no tenia ropa, iba desnuda.
-¿a quien se le ocurre no traerse ropa -rugí malhumorado antes de que la española negara con la cabeza seguramente pensando que yo la había traído a la fuerza, pero yo tenia otra forma de ver aquello, le di tiempo a coger el equipaje, pero no lo hizo.
-Bueno, voy a bajar a comprarte algo de ropa -mascullé maldiciendo el retraso que eso suponía.

No es que a mi se me diera muy bien eso de comprar nada, peor por suerte cerca del hotel había una tienda y tras indicarle a la chica que atendía tras el mostrador como era Estrella, algo que la parecer le hizo gracia, pues yo ponía así las manos cóncavas para enseñarle el tamaño de sus tetas.
Regresé al hotel con una sonrisa amplia, como si hubiera ejecutado mi mas grande hazaña.
-pontelo -le dije mirándola de arriba a bajo con hambruna.




avatar
Guerra
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 165
Puntos : 297
Reputación : 143
Fecha de inscripción : 09/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Twinkle twinkle little star... // Privado - Guerra [+18]

Mensaje por Estrella Díaz el Sáb Mar 03, 2018 3:51 am

El jinete no estaba acostumbrado a la paciencia, eso era algo que se evidenciaba cada poco tiempo, pero a veces con más descaro, como en aquel momento, en el que, con un gesto de lo más infantil, demostró su desagrado ante los horarios comerciales que, gandules como ellos solos, no abrían las veinticuatro horas del día por si al italiano le daba por ir a comprar algo.

Al enfado le siguieron los besos, las mordidas y un millar de caricias. El castaño se había resignado a la jornada laboral estipulada y decidió disfrutar de la noche con la española. Recostados siguieron tocándose, cubriéndose con los labios. Pasados unos minutos y a pesar de las quejas previas, Guerra cayó dormido y enseguida comenzó a roncar. Estrella rio, acariciando sus rizos y besando su frente. Se abrazó más fuerte al lobo y dejó que su calor y el ritmo de la respiración ajena, la llevaran a ella también a los mundos de Morfeo.

La mañana llegó muy animada y, aunque a la enfermera no le costaba nada despertarse, se hizo la remolona expresamente para conocer la reacción del muchacho. Intentó fingir que seguía dormida al principio, pero se le escapó una sonrisa y decidió sólo prolongar el proceso de despertado, estirándose, bostezando… El jinete la tomó en vilo y, de inmediato, se la cargó al hombro como tantas otras veces ya había hecho. Ella se quejó entre risas, pero sin patalear ni realmente hacer nada porque la bajara. Se estremeció por las nalgadas que calentaron de pronto su trasero. -Ay, oye…- Rio de nuevo, devolviéndole uno de los azotes en el glúteo derecho del castaño. Él refunfuñó en un gruñido al recordar que Estrella no tenía ropa, de nuevo haciendo ver que él no tenía nada que ver con aquel suceso. La chica ya se lo tomaba con humor al negar y no sacó de nuevo el tema sobre su “secuestro” sin petate ni ropa puesta siquiera.

En cuanto el italiano la dejó en el suelo, ella se le quedó mirando. -Nada muy llamativo, ¿eh?- Le daba miedo lo que pudiera traerle Guerra de su compra, pero no tenía más remedio que confiar en él y esperar. Así que se enrolló con la manta, sentada en la cama y aguardó a su regreso, dándole sorbos a un vaso con agua que cogió del mueble bar y llenó en el grifo.

Cuando regresó el joven y le mostró lo que había comprado, dejó el cristal en la mesita y se levantó a su encuentro. Le había hecho caso, pues la prenda era de un color crudo y tela suave. Eso sí, le había traído un vestido y, siendo sincera, exceptuando por el uniforme de enfermera, ella prefería el uso de pantalones. Pero se había esforzado y lo había conseguido para Estrella, así que sonrió y le dio un beso. -Gracias, es muy bonito. Voy a probármelo.- Dicho eso, se dio la vuelta, como si de pronto el pudor llegara a ella y se quitó la colcha de encima para cubrir su cuerpo con la ropa. También había un conjunto de lencería, aunque el sujetador le iba un poco grande de espalda, pero se las apañó con un viejo truco que le enseñó una de las monjas. Pasó las manos por el frontal, alisando la prenda y giró a encontrarse con los orbes de Guerra que no le quitaba la vista de encima. -¿Me queda bien?- No había espejo ni en el baño, y si para el muchacho la española se veía guapa, no necesitaba más. Ladeó la cabeza, esperando una respuesta y al verle sonreír supo que le gustaba cómo le quedaba el vestido en cuestión. -Entonces vamos, ¿no?- Le tendió la mano para salir juntos de la habitación y, seguidamente, de la posada.



I trust you completely:

Cuando me rapta sin ropa y me tiene que dejar una camisa...:
avatar
Estrella Díaz
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 160
Puntos : 128
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 12/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Twinkle twinkle little star... // Privado - Guerra [+18]

Mensaje por Guerra el Lun Mar 05, 2018 6:59 am

Salimos de la mano de la posada, en mis labios una ladeada sonrisa mientras paseaba por las calles de París apenas ahora mismo transitadas. Era temprano, solo los hombres rumbo a sus trabajos y aquellos que vendían en las esquinas el periódico con los sucesos acontecidos en el ultimo día, copaban las grises calles.
Detuvimos un carruaje, la inmobiliaria quedaba a unas cuantas cuadras. Así que ayudé a subir a Estrella que con aquel preciosos y pomposo vestido que le había comprado hacia lo posible para subir las escalinatas.
Me gustaba verla con ese aspecto que lucia, estaba preciosa y yo no pude evitar meterle mano por debajo de la falda mientras el carro recorría las millas de distancia que nos separaban.

Al llegar a la inmobiliaria este se detuvo, ambos nos apeamos y de nuevo, nuestros dedos se enlazaron caminando rumbo a l oficina que ahora si, con la puerta abierta contenía un par de comerciales que gustosos atendieron a la flamante pareja, nosotros.
-Veo que trabajan poco, anoche quise venir pero no estaban -dije con tranquilidad. Los hombres se miraron sin entender y Estrella me dio un codazo para que me callara, al parecer no estaba bien visto decir a esos hombres de que pie cojeaban.
-Tesalonicenses 3:10 Porque aun cuando estábamos con vosotros os ordenábamos esto: Si alguno no quiere trabajar, que tampoco coma.

Los comerciales hicieron oídos sordos, pero yo ya les había dejado claro que la pereza era uno de los 7 pecados capitales y quizás algún día se encontraran de cada con Armagedon o conmigo.
Ensanché la sonrisa como si ya eso quedara en un segundo plano y les indiqué que queríamos ver casas para vivir ambos.
Estrella hablaba de una casa pequeña, que ella pudiera ocuparse con facilidad, mas mi idea era distinta y tras negociar un poco con mi preciosa española conseguí que nos llevaran a una que habia visto en los dibujos a carboncillo que nos mostraron.

La casa era perfecta, podría en la planta baja montar una pequeña consulta, incluso si así ella lo quería un hospital..arriba podría vivir y complacer todas mis necesidades.
-Nos la quedamos dije sin mas ¿donde firmo?
Pero Estrella tiró de mi, al parecer quería que escuchara su opinión, menuda chorrada, lo que me llevó a fruncir el ceño.
-Siempre me intentas contradecir ¿No te gusta acaso? Me gusta y la quiero -concluí como si no hubiera nada mas que aportar a la conversacion.








avatar
Guerra
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 165
Puntos : 297
Reputación : 143
Fecha de inscripción : 09/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Twinkle twinkle little star... // Privado - Guerra [+18]

Mensaje por Estrella Díaz el Lun Mar 05, 2018 11:57 am

El jinete la ayudó a subirse a un carruaje cuando lo detuvieron para que les acercara a su destino pues quedaba bastante lejos y el castaño tenía mucha prisa por encontrar casa, tanta que dijo no poder ni esperar a llegar allí andando. A la española no le importó conceder una vez más, así que les llevaron mientras Guerra le buscaba las cosquillas por debajo de la falda y ella se retorcía entre risas, abrazándose al costado del italiano en un intento por zafarse de sus manos, aunque demasiado esfuerzo tampoco le puso, pues aunque sentía el hormigueo que la hacía revolverse, le gustaba el calor que él le traspasaba. Además, se lo pasaban bien, como dos adolescentes jugando a ver quién era el que más aguantaba. Claramente, perdió Estrella.

Cogidos de la mano se adentraron en el local y pronto el muchacho dijo algo inadecuado a lo que la enfermera se vio obligada a indicárselo con un suave toque de codo en el costado. El jinete no pareció hacerle mucho caso pues de inmediato prosiguió al recitar uno de sus salmos. La chica decidió interponerse entre los tres e insistir en el motivo por el que allí estaban. -Quisiéramos ver algunas casas… Nos gustaría una pequeña, acogedora y con jardín si es posible.- El castaño intercedió diciendo que no podía ser tan pequeña, que la casa acabaría siendo donde yo trabajara y que, por tanto, debía tener dos plantas. La joven de ojos verdes suspiró, siendo plenamente consciente que discutir con Guerra era perder siempre todas las batallas, no en vano era el jinete que portaba el caos e incitaba a las peleas. Mas no lo haría con ella, Estrella prefería ceder que discutir con cualquiera, menos aún con el hombre con el que iba a compartir una vivienda y todo el tiempo que se le permitiera. Así que tras hablarlo con el italiano, decidieron ir a ver una casa con la que él se había encaprichado. A veces tenía cosas muy infantiles, pero a la enfermera hasta en esos momentos le parecía adorable, no podía evitarlo.

Nada más verla por fuera, ya supo que era excesiva, sin embargo, era preciosa. Y en cuanto entraron, sus ojos no dejaron de viajar de un lado a otro. El salón con librería era una maravilla, la enamoró de inmediato. Pero era demasiado, no podría tenerla limpia ella sola, y cuando el jinete no estuviera, se sentiría excesivamente sola. Cuando él directamente quiso firmar para quedársela, Estrella le cogió del brazo y le llevó a parte. -Claro que me gusta, es preciosa, es como un palacio en tamaño reducido y esa biblioteca...- Sacudió la cabeza porque eso no era lo que quería decir. -Pero es muy grande para mí, Guerra... Tú vendrás sólo de vez en cuando y yo estaré sola en esta casa tan grande… tan vacía…- Estaba acostumbrada a vivir sola, pero en habitaciones privadas, un tamaño pequeño, sólo un armario, una cama y, con mucha suerte, un aseo completo. Allí extrañar la compañía de alguien era más difícil y, aún así, las últimas semanas que estuvo sin el jinete lo había pasado mal y sólo la compañía de los niños del orfanato la había consolado hasta cierto grado. Le sujetó una de sus manos con ambas propias, acariciándole el dorso con los pulgares, observándole con sus dos grandes esmeraldas. Lo que le daba miedo era que él, en una de sus misiones apocalípticas, tras marcharse no volviera y ella se quedara esperándole, para siempre, en aquella gran casa.



I trust you completely:

Cuando me rapta sin ropa y me tiene que dejar una camisa...:
avatar
Estrella Díaz
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 160
Puntos : 128
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 12/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Twinkle twinkle little star... // Privado - Guerra [+18]

Mensaje por Guerra el Mar Mar 06, 2018 12:35 pm

Ladeé la cabeza intentando descubrir que me quería decir, por un lado, aseguraba gustarle, por otro ¿no la quería?
Decía era grande para ella sola, pero a mi no me importaba que tomara un par de chicas de servicio para mantener la casa para nosotros limpia.
-Yo vendré cada día a perderme entre tus piernas -dije ensanchando la sonrisa-te tomaré en cada rincón.
Por la cara que puso algo me decía que mi frase no fue la mas acertada, pero ella me conocía y esa sinceridad no me lo tomaba en cuenta. Ademas sabía que había algo mas entre los dos que ese brutal sexo salvaje que nos unía y del que era adicto o eso creía.

El tiempo que estuve fuera, de viaje con mis hermanos, me había dado cuenta de lo mucho que la necesitaba, la había echado de menos y en parte ella era lo único que me ataba a una humanidad que pretendía destruir. Yo era caos, guerra, portaba la destrucción a cada paso y ella tenia que mirar a otro lado.
Bajé la mirada ¿y si lo que quería decirme es que no era bueno para ella? Era evidente que ella traía vida, yo por contra era muerte.
-No quieres vivir conmigo ¿es eso? -pregunté elevando mis ojos ahora ámbar

Mi pecho subía y bajaba furioso, gruñí enfrentándola fuera de mi, en ese estado al que padre tantas veces me había incitado.
-¿No soy bueno para ti? ¿es eso?
Los dos comerciales se quedaron presos del miedo en un rincón, mi puño se hundió en una de las paredes que se agujereó dejando caer al suelo arenilla y pintura y cemento.
-¿Me temes?

Yo tenia miedo, miedo a que se diera cuenta del monstruo que era, que entendiera que merecía estar solo porgue en parte ese era mi camino, ir con mis hermanos trayendo el caos y la destrucción a la tierra ¿y si había descubierto que no me quería porque no se podía querer a algo como yo?


avatar
Guerra
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 165
Puntos : 297
Reputación : 143
Fecha de inscripción : 09/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Twinkle twinkle little star... // Privado - Guerra [+18]

Mensaje por Estrella Díaz el Mar Mar 06, 2018 1:17 pm

Cuando le escuchó hacer aquel comentario, frunció el ceño. Sabía cómo era el jinete, pero ella tenía miedo, le hablaba en serio, y él bromeaba con su libido. Algo le revolvía el estómago, se sentía mal y quería expresarlo. Le dolía que no la escuchara, que le buscara la gracia al temor que ella tenía anudado en la garganta. Intentó meditar cómo explicárselo para que la comprendiera, pues en el fondo era consciente que no se había explicado de la mejor manera y que, con el castaño, las cosas siempre se volvían más complicadas a la hora de hacerle entender lo que por la cabeza de la española pasaba.

Pero antes de poder abrir la boca siquiera, él ya había sacado sus propias conclusiones y rugía como una fiera. -Yo no he dicho eso, Guerra…- Empezó a aclarar, pero él no la escuchaba, estaba enfurecido y la rabia salió en un tremendo puñetazo que hizo saltar cemento hacia donde ellos se encontraban. Ella se encogió sobre sí misma por susto del inesperado arrebato, cubriéndose la cabeza con las manos. Mas la pregunta que le formuló el italiano, hizo que las bajara de nuevo y buscara su mirada. Negó, llevando los dedos a acariciar el antebrazo ajeno que aún permanecía extendido, con el puño hundido en el agujero que había dejado en el tabique. -No te temo, porque sé que a mí nunca me harías daño.- A pesar del sobresalto, que había sido un acto reflejo, era sincera, no tenía miedo del jinete, no por ella, aunque tal vez sí por la casa si le daban muchos ataques como aquel. Le hizo flexionar la extremidad y luego estiró uno a uno sus dígitos, examinando los nudillos que estaban abiertos y sangraban un poco. Sabía que con su condición de licántropo se curaría enseguida, aún así se llevó la mano ajena al rostro y le besó el dorso con suavidad. Suspiró, buscando con sus esmeraldas aquellos orbes dorados que aún ofuscados la miraban. -Lo que temo es perderte. Que salgas en una misión con tus hermanos y nunca regreses. Quedarme sola en esta casa enorme y que cada rincón en el que me hayas tomado me recuerdo que no vas a volver a mi lado.- Giró la muñeca foránea con lentitud e hizo que la palma tocara su propia mejilla, sintiendo el calor que el lobo desprendía. Dejó caer los párpados, tomando aire lentamente. -Yo sé lo que eres y cuál es tu papel en el mundo. Sabes que respeto eso, que no te impongo mi opinión ni me opongo a tu destino.- Suspiró de nuevo al volver a observarle. No sabía dónde encajaba ella en todo eso, en ese puzle del Apocalipsis. No había ninguna pieza que se dedicara a ayudar, no había ninguna estrella en el cielo negro del caos. -Sólo me gustaría saber si esperarte en esta casa te ayudará a regresar con vida...-



I trust you completely:

Cuando me rapta sin ropa y me tiene que dejar una camisa...:
avatar
Estrella Díaz
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 160
Puntos : 128
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 12/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Twinkle twinkle little star... // Privado - Guerra [+18]

Mensaje por Guerra el Miér Mar 14, 2018 4:15 am

La diestra de Estrella se paseó suave por mi antebrazo, buscaba calmarme como miles de veces había hecho anteriormente. Tensa mi mandíbula, mis dientes crecidos rechinaban dentro de mi boca, gruñía de forma gutural como un lobo que antes de morder avisa que no quería a nadie cerca.
Sus palabras me aseguraban que no había comprendido bien lo que quería decir, tiro de mi mano para sacarla del agujero, ensangrentada se perdió en sus labios. Intentando asimilar aquello que ahora escuchaba, no quería perderme, tenía miedo a que no volviera a su lado.

Mi diestra la atrajo por la nuca, mientras su derecha y mi siniestra seguían enlazadas, fue mi boca la que atajó la distancia que nos separaba, la besé con esa hambre y rudeza que me caracterizaban, saqueando su boca, mordiendo sus labios con la posesividad que caracterizaba a mi raza.
Apoyé ausente de resuello mi frente en la ajena, mi mirada lobuna se perdió en sus dos titilantes estrellas -Tu me harías volver aunque fuera bajo un puente. No me expliqué bien, lo que quería decir es que ella era mi hogar, daba igual esta casa u otra...yo solo quería que no me dejara, que no se diera cuenta de que iba a vivir con una peligrosa bestia. Nunca había tenido nada como esto y por eso me daba miedo, porque no fui criado para amar si no para traer el caos, era violento y peligroso ¿y si se cansaba de mi? No sabía expresar lo que sentía, estaba empezando a gatear en este sentimiento llamado “amor”
-¿estas enfadada? -pregunté contra sus labios rozandolos con los propios.

No la dejé contestar, de nuevo perdí mi boca en la suya, mi lengua se abrió paso a través de sus carnosos buscando con ímpetu la lengua ajena. Beso húmedo, prolongador lleno de gruñidos que delataron el miedo a su respuesta y también el deseo que por la española sentía en todo momento.
Mordí su inferior antes de volver a colisionar con ellos, penetrando en su interior, enredando la lengua en la ajena en duelo de sierpes.

Escuché carraspear a mis espaldas, un ligero carraspeo temeroso, los hombres con sus carpetas y documentación en ellas, nos miraban aun temblando.
Gruñí e iba a girarme para enfrentarlos por la interrupción, cuando Estrella atrajo mi rostro para que me centrara en ella y no en el caos.
-Nos la quedamos -susurró golpeando con su aliento mi boca, mis belfos se curvaron mostrando lo satisfecho que me sentía.
Me giré hacia ellos ahora mas calmo y sin pensarlo estampé mi firma en el contrato de arras, en un par de idas, las escrituras cambiarían de nombre y sería pagada al contado, pero hoy mismo nos dieron las llaves, pues lo otro eran formalidades.






avatar
Guerra
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 165
Puntos : 297
Reputación : 143
Fecha de inscripción : 09/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Twinkle twinkle little star... // Privado - Guerra [+18]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.