Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Nuevos horizontes (privado)

Ir abajo

Nuevos horizontes (privado)

Mensaje por Stan McQuinn el Dom Feb 04, 2018 3:34 pm

La noche les daba ya cobijo al final del día en que llegaron a Akershus, la sensación de regresar a tierra conocida era cálida, porque aquel pantano infernal y apestoso le había dejado muchas sensaciones agrias además de una buena quemadura en el trasero. Tras haberse bañado, comido y descansado se reunieron todos en la taberna excepto Khayla y Lund, ya que la guerrera había sufrido importantes lesiones por culpa de aquellos pollos descomunales y la llevaron a la enfermería para quedar al cuidado del equipo que la bruja formó para esos menesteres.

Allí había un buen número de vikingos pero también de los escoceses que comandaba McQuinn y que no desentonaban en el local, ya que eran ruidosos y grandes bebedores. Les preguntaron por lo acontecido y las conversaciones se sucedieron por todas partes. Querían saber también quienes eran esas tres mujeres, las dos rubias y la morena a la que le habían dado algo de ropa, pues no podía seguir vistiendo con harapos. Höor respondió que eran viejas amigas, era mejor no descubrir la naturaleza de Ingrid, si les decían a los soldados que era una de las Moiras, las cosas podían complicarse. Para destensar el ambiente Stan tomó la voz cantante y comenzó a relatar la historia de cómo Brilda lo había tratado de fastidiar y acabó quemándose a lo Bonzo; ese capítulo arrancó muchas risas pues el escocés no tenía vergüenza ninguna e insistió en enseñarles el trasero, a lo que todos respondieron abucheando, tapándose los ojos y gritando  obscenidades entre carcajadas. Ulf había acudido al local a enterarse de las nuevas, ya que él se había quedado en Akershus sustituyendo a Höor y apoyando a su mujer que acababa de dar a luz, se cruzó de brazos al lado de su amigo observando al payaso grandullón hacer de las suyas. Otra cosa no, pero esos escoceses habían llevado a Akershus un poco más de buen humor con sus chanzas y su ánimo siempre propenso a sacarle una sonrisa a alguien.

McQuinn estaba en su salsa, cuando Angus, su inseparable primo y que también había estado en el pantano de nombre impronunciable, le pidieron que contara otra historia, pero el oso esta vez prefirió celebrar de otro modo. Carraspeó y le lanzó una jarra a la cabeza al que tocaba el acordeón y éste dio un respingo del susto pero de inmediato de puso a tocar una melodía ya conocida por el grandullón. Stan se acercó a Aveline que observaba con media sonrisa y los ojos entornados, en su habitual pose de la Parca siendo irónica, mirándola con una mueca. Con su vozarrón se puso a cantar.

CANCIÓN AQUÍ:

Soy mezquino y muy siniestro…y asusto con el gesto…y mis manos de sangre no están limpias… y a pesar de ser tan zafio, ser violento y ser tan macho…yo siempre quise ser un buen pianista!!!.— se acercó a la pianola de la taberna, que estaba medio derringlada y de un empujón sacó al que estaba tocando para colocarse él y aporrear las teclas.— en el escenario me convierto en Mozart y las teclas hago despegaaaaaaaar… yo prefiero ser temido por mi bárbaro sonido….¡Gracias!.— Aveline le lanzó una moneda disimulando las risas.— También quiero mi sueño realizar.— El coro de escoceses levantaron las jarras y acompañaron al oso.— Su sueño eeeeeeeeesss, su sueño eeeeeeeeesssss…— se acercó a Ingrid y le dio una vuelta como si bailara con ella.— No soy tan cruel como pudiera uno pensar. Y aunque rompa alguna pierna soy también de los que sueña, mi sueño quiero un dia realizar.— Laaaa la la la la la la laaaaaaa.

Angus, al que se le había quedado el pelo bufado tras lavarse, y parecía una zanahoria despeluchada, se subió a una de las mesas llamando la atención de todos. Le faltaba un diente que perdió en una pelea a puñetazos, pero le daba todo igual, se reía hasta de sí mismo.

— Tengo ronchas, cicatrices, y aquí 4 varices y tengo un poco cara de venadoooooo.— Se acercó a Höor y le enseñó las marcas en su brazo.— Con seis dedos soy feliz, con mi bocio y nariz…y un dia quisiera estar enamorado.— Se bajó de la mesa y se pegó a Ulf, cogiéndole el pelo y colocándoselo por encima del suyo propio y haciendole carantoñas al rubio.— Mi sueño estar con una bella señorita y en un mar de amor yo navegar…y aunque sea un tio asqueroso, en el amor soy generoso, también quiero mi sueño realizar. — Su sueño eeeeeeeeesss, su sueño eeeeeeeeesssss…—Angus se acercó a Krystha y se cogió de su brazo sacándola al medio y luego arrodillándose frente a ella y colocándole en el dedo una rosquilla como si le pidiera matrimonio.— Sé que un día mi amorcito llegará y aunque mi cara es de espanto, dentro hay un niño soñando, mi sueño quiero un dia realizaaaaaaaar…

Se fueron sumando voces, cada cual cantando unos versos sobre lo que les gustaría hacer si no estuvieran allí, como pobres diablos peleándose en crudas guerras. Pronto la taberna se llenó de palmas y botas pateando el suelo siguiendo el ritmo.

Höor agarró a Danielle, que observaba con media sonrisa y ese gesto rancio de los ingleses y la subió en volandas sobre la mesa preguntándole.

— ¿Y tú que te cuentas?
— Ah!, no, yo no canto!!.— todos abuchearon y no la dejaron bajar hasta que no cantase. Carraspeó.— Está bien!! Está bien!! Sólo para que os calléis y me dejéis en paz!!…a ver… Son mis sueños sosegados…y menos delicados… y transcurren en sitios soleadoooooos. Una isla compraré, muy tranquila viviré rodeada de dinero y bronceadaaaa.

McQuinn sujetó a Ingrid como si fuera una marioneta bailando y fuera ella la que cantase, imitando una voz finolis como si fuera la de la bruja.

Mi sueño eeeeess mi sueño eeeeeees sólo quiero  este culo ver quemaaaaaaaar….del pantano ya he escapado, y la hora ha llegado de ver mi sueño hecho realidad.

Estallaron todos en carcajadas y se unieron al estribillo de la canción.— Su sueño eeees su sueño eees … nuestros sueños no difieren como ves, ven y unéte…— Agarraron a Höor y a Ulf, a Krystha y a Aveline y los metieron en aquel corro de chalados riéndose.— a pesar de nuestra pinta, nuestra alma no es distinta, tenemos dentro un sueño también…mi sueño eeees que un día también mi sueño alcanzareeeeeeeeeee. ¡¡¡Si!!!

Las jarras chocaron y la bebida se desparramó mojando a los que estaban dentro del círculo. McQuinn se lo había pasado en grande, Aveline se desternillaba de la risa agarrada a Angus. Danielle había terminado sobre los hombros de un gigantón pelirrojo sin saber cómo y por un rato en aquella taberna todo fueron risas olvidando el mal rato sufrido en aquel pantano apestoso y la tempestad que luego le sucedió.


avatar
Stan McQuinn
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 56
Puntos : 50
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 19/09/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos horizontes (privado)

Mensaje por Ulf Tollak el Lun Feb 05, 2018 3:07 am

Me había quedado en Akershus sustituyendo a Höor mientras este se llevaba toda la diversión en el pantano, con gusto hubiera desgarrado la yugular de esas tres Moiras, pero con mi mujer recién parida, decidimos que quedarme era la mejor opción.
Entre en la taberna con una ladeada sonrisa al ver ya reunidos a todos allí, se habían traído ademas nuevas invitadas, una rubita con culo prieto, la que mas tarde descubrí era su tia, una mujer interesante con ojos de acero y una morenita algo mas tímida que estaba bastante buena.

Me dejé caer al lado de Höor escuchando las chanzas de unos y otros mientras bebíamos de las jarras de hidromiel que como el cuerno de Odin nunca se vaciaba.
Fue entonces cuando los escoceses, Stan a la cabeza decidieron amenizar el ambiente con su “melodiosa” voz.
De la risa escupí parte del liquido en la mesa recostándome mas en la silla sin poder dejar de reírme.

De un manotazo quité a uno mi pelo de la mano cuando lo usó de peluca y con una patada en el culo lo aparté de mi sin poder dejar de descojonarme por lo gañanes que eran. Desde luego habían demostrado sobradamente que la vergüenza no era algo que anidará en esos tipos ¿como hacerlo si iban con falda desde su nacimiento.
Ahora, nosotros eramos vikingos y si algo aceptábamos era un buen reto, si esto iba de hacer el ridículo, allá íbamos.

Carraspeé subiéndome a la mesa muerto de la risa, choqué mi jarra con la de Stan derramando parte  sobre mi mano y señalé a Höor que negaba sin poder dejar de reírse.
-Aprender -les dije antes de empezar con una ridícula canción que en ocasiones se entrecortaba porque me descojonaba vivo, yo y toda la taberna.

“Tengo tanto que ofrecer.
Y hacer aún.

Sé que no hay siete vidas.
Pero hay nueva luz.

Siempre lo he pasado bien.
Con buena actitud.

Pero hay cosas que nunca descubrí.
Hasta llegar tú.

Siento el viento en mi nariz..

Cuando ladro a la luna.

Tu casa es donde está mi hogar.
Porque allí también vives tú.

Uh, uh, aquí estoy.
Uh, uh, junto a ti.

Tu casa es donde está mi hogar.
Porque allí también vives tú.

En cuántos líos me enredé.
Cuánta confusión.

El arco iris nunca veré.
Mas lloro igual que tú.

A veces fui sólo un disfraz.
Que esconde la verdad.

No había quien supiera cómo soy.
Hasta llegar tú.

Por el este el sol asoma.
Mientras ladro a la luna.

Tu casa es donde está mi hogar.
Porque allí también vives tú.

Uh, uh, aquí estoy.
Uh, uh, junto a ti.

Tu casa es donde está mi hogar.
Porque allí también vives tú.

Tu casa es donde está mi hogar.
Porque allí también vives tú.

Tu casa es donde está mi hogar.
Porque allí también vives tú. “



Gracias por leer:
My love:



Ulf:
XDDDDD:
Listen to your heart:
avatar
Ulf Tollak
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 157
Puntos : 170
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 18/12/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos horizontes (privado)

Mensaje por Höor Cannif el Lun Feb 05, 2018 3:36 am

Habíamos vuelto del pantano, la cosa había ido bastante bien, habíamos salvado a un grupo de niños que hubieran sido pasto de Moira de no haber llegado hasta ellos y aunque bien era cierto no obtuvimos la información deseada, no se podía decir que nos habíamos ido de vació.
Ingrid era una de las brujas, teníamos un trato, ademas de que por le momento Hela ataba nuestros destinos por algún tipo de motivo que sabia tarde o temprano acabara descubriendo.
La Moira hablaba de Pandemonium, dar con el y meterle una estaca por el culo era el principio del fin de mi tío.

Ulf se dejó caer a mi lado  puse la mono sobre este para contarle por encima lo que había pasado mientras la mesonera no dejaba de rellenar de hidromiel las jarras de todos los guerreros.
Fue entonces cuando Stan animado por el licor se puso en pie mirándome, no esperaba lo que hizo, pero cuando empezó a cantar no pude evitar descojonarme, él y sus hombres vociferaban sobre sus absurdos sueños moviendo a las mujeres como marionetas entre sus brazos.
Alcé la jarra al ver los dedos del mellado, si con ellos estaba contento ¿quien era yo para discutírselo?

Jaleé a Dani, muy fría en estos casos, cuando sobre la mesa empezó a cantar. Golpeé con mis palmas el madero haciéndole de coro.
Ulf se descojonaba tumbado en la silla, tanto que casi se va de bruces al suelo.
Acabada la canción, la veda se había abierto y nosotros no eramos los que rehuíamos una gesta, así que fue Ulf el primero en de un salto encaramarse a la mesa para cantar una ridícula canción sobre la luna.
Chocaba su jarra con los hombres mientras cantaba entrecortándose por la risa.

Cuando este terminó volvió a llenarse la jarra y vino a mi lado dándome un empujón, negué con la cabeza, pero este insistió rodeando mi cuello con su brazo y tirando de mi hacia un grupo de vikingas con las que empezó a negociar.
De nada me sirvió negarme, entre Stan y él, ambos muertos de risa me subieron a la mesa rodeado del coro femenino. Vacié la jarra de un trago y miré a las mujeres que empezaron a cantar lo que Ulf les había indicado.

Oh yeah, bendición, Höor triunfó
Siempre popular en las encuestas de opinión
Qué bombón, él detiene el show
Ponlo frente al monstruo y se llena la función
Era un don nadie, un cero, cero
Ahora es un héroe verdadero
Él nunca ha dado un paso atrás
De cero a héroe sin demorar
Ahora es un héroe en un tris tras
Su sonrisa las hacía suspirar
Y donde estés su rostro ves
Su linda tez
Honorarios y ganancias mil
Reunió y podrá quemar
Famoso es y su perfil
En cada urna griega está
Di amén, véanlo otra vez
Dulce y victorioso y en todo saca un diez
Multitud sólo para ver
Su perfecto cuerpo, esos músculos mover
Höor viene, ve y vence
Toda la gente se enloquece
Tiene talento y gran valor
De cero a héroe, un ganador
Ahora es un héroe, un gran señor
¿Quién inventó a los gladiadores?
Höor
¿Quién es un líder con honores?
Höor
De gran valor, poderoso
¿Y su sabor? El más sabroso
Höor, qué hombre
Höor, Höor, Höor, Höor, Höor
Bendición, Höor triunfó, siempre invicto
Ejemplar, y qué lindo es, no engreído
Era un don nadie, un cero, cero
Ahora es un héroe verdadero
Todas las marcas ya rompió
Ahora es un héroe, él es un héroe
Nuestro héroe, así es él!



Levántate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en lobos.
Höor:
guerreras:
La pirata:
Valeria:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 789
Puntos : 843
Reputación : 118
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos horizontes (privado)

Mensaje por Danielle Morgan el Lun Feb 05, 2018 4:36 am

:facepalm:

La pirata se cubrió con las manos los ojos en un claro gesto de "Ay, señor". ¿Podían ser más gansos esos tres? entre uno hablando de ser pianista, el otro aullando a la luna y el tercero pavoneándose de ser un héroe... ya había tenido suficiente por hoy. La habían hecho cantar y eso que a ella no le gustaba dar el espectáculo, así que por esa noche tenía suficiente.

Pidió una botella de ron, le dio la espalda a la barra ya poyó los codos en ésta observándoles hacer el memo. En ese pantano lo habían pasado mal, habían sangrado, habían sufrido y las cosas podrían ir mal para Khayla. Danielle era de las que le costaba relajarse y relativizar, así que aún pensaba en todo el asunto de Pandemonium y en las consecuencias de aquella excursión. La diversión de la taberna era necesaria, pero su mente pragmática y su enorme snetido del ridículo, algo muy británico, no la dejaban sumergirse del todo en aquella pantomima.

Höor se subió a la mesa y empezó a bailotear haciéndose el interesante y no pudo evitar reirse, aunque apretaba los labios para que no lo pareciese, sobre todo cuando dijo aquello de:

Oh yeah, bendición, Höor triunfó
Siempre popular en las encuestas de opinión
Qué bombón, él detiene el show
Ponlo frente al monstruo y se llena la función.

¿Cuántas veces le había dicho que era el rebelde equivocado? que ser el héroe le iba a causar estragos y consecuencias no deseadas? sin embargo retratado así, riéndose de si mismo, le pareció hasta entrañable. Su faceta de ligón y de ser el deseado y el centro de atención, era una de las cosas que más la detenía para acercarse a él; no quería otro Henry Morgan en su vida, otro ego descomunal que adorar y sacar brillo. Al final de la noche, todos los estupendos cantantes se habían retratado a si mismos en sus interpretaciones. El oso con sus aspiraciones de ser algo más allá de una bestia grande y feroz. El lobo al que le gustaba aullar a la luna de su hogar, donde estaba el amor de su vida, su bruja y su familia. Y el héroe más popular del momento y con "su perfecto cuerpo" como decía la canción.

Negó con la cabeza, ella sólo sabía canciones de saquear hasta el amanecer y las que los marineros cantaban, todas ellas plagadas de obscenidades que no iba a repetir en alto. Levantó la mano al tabernero y le gritó.

— Abre otro barril, a éste invito yo!!!.— lo que se ganó los vítores de los escoceses y los que estaban bebiendo.




No hay manera ♡ VIDEO♡ :

☆ ● Gracias Will● ☆  :

Piratas y vikingos:

Navega, velero mío, sin temor que ni enemigo navío, ni tormenta, ni bonanza tu rumbo a torcer alcanza, ni a sujetar tu valor.

♡ VIDEOS ♡  :
avatar
Danielle Morgan
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 162
Puntos : 187
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 21/08/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos horizontes (privado)

Mensaje por Ingrid Östberg el Mar Feb 06, 2018 3:41 am

Ingrid estaba agotada después de la odisea y de todas formas, había convencido a Höor de que era inofensiva, pero de ahí a que todos opinasen lo mismo era muy distinto. A pesar de ello, entendía que tanto hombres como mujeres necesitasen un respiro, no era la bruja la más sociable que digamos, no sabía muy bien qué debería hacer o decir, así que se había alejado lo suficiente para observarles interactuar, sonrió de medio lado por la historia de Stan, al final tenía cierta alma de cuenta cuentos y siempre era divertido escucharle.

Que cantaran era nuevo para ella y seguía sus danzas de un lado a otro por la taberna, le gustaba ver lo bien que se llevaban, ese compañerismo que ella nunca había experimentado, amistad y confianza. Se sorprendió cuando el oso le cogió para dar vueltas por la sala, intentó decirle que ella ni bailaba ni sabía hacerlo, pero hipnotizada por sus palabras acabó dejándose llevar y riéndose divertida.

Escuchó una y otra canción, no conocía a casi nadie de allí pero era otra forma de descubrirlos, ella solo sabía cantar nanas y no creía que aquel fuera el momento de ninguna de las que conocía. Eran lentas, la mayoría nostálgicas pero haciendo memoria al final se le ocurrió una. Aceptó una jarra del barril al que había invitado la capitana y se puso a cantar. No era momento para la ternura o la tristeza.

Spoiler:

- No importa que pareeezcas. No importa tu disfraz…... no importa tu abolengooo.- Y señaló a Höor.- aquí no importa el pedigree. Un guau,-señaló a Ulf.- un oing- esta vez le tocó a Angus.- un grrrr,-Al oso y finalmente a sí misma.- un be! Todo cabe aquí.- Empezó a girar tranquilamente por la taberna, dando pequeños saltos con alegría.- Todos saben lo que quieren, lo que quieren que les dé. Pregunto ¿que qué quieren? y lo que quieren yo les doy.

-Hay que sabeeeeeeer llegar al fondo – Miró a Danielle, mientras le llenaba la jarra que estaba ya vacía.- y te encontrarás. Hay que sabeeeeer llegar al fondo, de veras lo verás. Cuando sepas que hay en ti sabrás lo que hay que hacer. No te detengas, sigue así. Hay que sabeeeer llegar al fondo, no te irá tan mal. Hay que saber llegar al fondo, hazme caso que te irá mejor. No se qué encontrarás el amor quizás te calmará.- Pasó de dar saltos alrededor de Danielle a golpear suavemente a Höor con el codo, se enroscó el brazo con el de Angus mientras giraba.- Si llegas al fondo lo sabrás. Hay que sabeeeeeeer llegar al fondo, tendrás que echarle valor. Hay que saber llegar al fondo busca oro en tu interior. ¡No te detengas! ¡No te detengas!- Fue girando con la mayoría de los que había allí, dejándose llevar por el momento.-¡No te detengaaaaas!


avatar
Ingrid Östberg
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 49
Puntos : 43
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 18/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos horizontes (privado)

Mensaje por Krystha E. Blackmore el Lun Feb 12, 2018 3:00 pm

La inglesa seguía teniendo el sentido del ridículo que toda su familia le había inculcado, pero era joven y disfrutaba de una escapada con buen whisky tanto como cualquiera, de todas formas era su forma de desconectar con su día a día y ser algo más que una Lady o una cazadora y después del infructuoso con las moiras a todos les venía bien un poquito de diversión mundana.

Tenía la pierna bastante tocada, le habían dados no se cuántas hierbas, no debía beber, pero el dolor era intenso y para adormecerlo se había tomado un largo de whisky bastante interesante. Se fijó en la mirada que su tía le echaba al oso, pensando que en cualquier momento le soltaba un guantazo o un beso en los morros. Sabía que estaba siendo descara, pero Stan le parecía tan curioso que sin darse cuenta estaba siguiéndole con la mirada a todas partes, hasta que un enano sin diente le distrajo de su inspección, al escuchar la letra sonrió divertida y fingió por un momento ser una dama recatada y avergonzada por la petición. Se rió siguiéndole el juego, por fortuna las drogas medicinales y el alcohol le impedían sentir nada mientras danzaba por ahí y se unía a la fiesta, no sabía la letra pero los coros eran sencillos, así se encontró en el montón de escoceses vociferando y brindando con lo que tenían a mano.

La fiesta continuó con varios que salieron al medio a hacer el idiota, se rió y bebió como todos los demás, aplaudiendo y siguiendo las canciones pese a no conocerlas.  El barril nuevo, en cortesía de Dani, le hizo levantar su propia jarra, mezclar ya fue explosivo para ella y tuvo que dejar a un lado las ganas de fiesta y de choteo para sentarse y tomarse un respiro. La pierna le palpitaba, la cabeza le daba vueltas y sin embargo estaba pasándoselo en grande. Cuando su tía se acercó un momento para asegurarse de que su sobrina estaba bien, esta le señaló con un dedo índice, algo de muy mal gusto y que en otras circunstancias, más sobria, Krystha jamás haría.- Deja de echarle miraditas al oso, tía, le vi yo primero..O después..Espera..-Frunció el ceño.- Lo mismo da. Me has entendido.


Spoiler:

Spoiler:
avatar
Krystha E. Blackmore
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 39
Puntos : 36
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 13/09/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos horizontes (privado)

Mensaje por Stan McQuinn el Jue Feb 15, 2018 10:58 am

Durante unas horas hicieron el canelo, bebieron y se carcajearon hasta no poder más. Pero estaban cansados de tanto ajetreo y McQuinn necesitaba que le curasen el trasero otra vez, esas quemaduras que no se iban a curar solas, aunque por su condicion de cambiante sanara más rapido. Le pasó un brazo por encima a Aveline y otro a su sobrina, ambas estaban animadas y se habían mezclado bien con ellos a pesar de ser inglesas, y él a los ingleses les tenía bastante tirria.

— Miladys estreñidas... ha sido un gran plcer verlas bailar y reir. Pero necesito que me curen el trasero, así que me iré al hospital. Tú deberías hacer lo mismo.— señaló a Krystha que estaba malherida en la pierna.— Hay una posada al lado, yo tengo allí el abono fijo, si no hay camas en el hospital, pueden quedarse mi cuarto, yo puedo dormir con la guardia. Además...alguien debe ponerme la pomada en el trasero..— elevó las cejas dos veces sonriendo y provocándolas con sus encantos rústicos de Escocia.

Le puso una mano a Höor en el hombro y le susurró por lo bajo.
— hay que llevar a la bruja lejos del castillo, podría espiar para Randulf. ¿Por qué no la mandas al barco y que lo fondeen a unas millas de la costa. Al menos hasta que sepamos que no es una amenaza y nos diga todo lo que sabe.

Con todo y con eso, había sido una noche de lo más relajante, le dolían las abdominales de tanto reirse. Le lanzó un beso al aire a Ulf, como despedida, ya que ahora era la nueva "novia" de Angus el desdentado y se marchó con las rubias rumbo al hospital, esa noche seguramente la pasasen allí si había camas y si no, pues ya se apañaría.


avatar
Stan McQuinn
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 56
Puntos : 50
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 19/09/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos horizontes (privado)

Mensaje por Ulf Tollak el Jue Feb 15, 2018 12:43 pm

Nos echamos unas risas, el desdentado no dejaba de mirarme lanzándome besos y arrimándose mas del a cuenta, creo que llevaba tantas jarras encima que mi melena rubia y rizada lo confundía.
Me eche a reír cuando una de las posaderas me sacó una sarten, era la nueva moda para alejar a las valquirias de sus hombres, mi mujer era un mito.
La blandí frente al escoces que ponía cara de perturbado sacando la lengua y moviendo la cabeza como un búfalo. Yo corría de un lado a otro riéndome, bromeando con unos y con otros, mientras este me seguía a todos lados con esa falda medio alzada porque su vega hacia de mástil.
-Stan -le grité al oso -o te lo llevas o le doy con la sarten y lo dejo sin dientes de una vez.

El oso me lanzó un beso y yo a su amigo un golpe que lo lanzó contra el suelo espatarrado mostrando sus dientes de piano.
La fiesta llegaba a su fin, Höor conversaba con Stan que se había acercado a decirle algo mientras este apoyado en la barra hablaba con la pirata.
Una vez se largó Stan con las dos rubias a montarse su trió en la enfermera, yo me despedí de todos los presentes. Mi mujer me esperaba en casa y yo animado por las jarras solo podía pensar en hacer mi aparición estelar y cantarle al oído para que me abriera sus piernas.
¿y tu Höor te vas con la brujita? -le pregunté dándole un codazo.

Dani seguía bebiendo de la jarra y el conde con esa discreción que le caracterizaba se limitó a sonreír pegando su frente contra la mía como despedida.
-Me voy a usar mi bastarda -dije llevando mi mano a la verga antes de salir de la taberna rumbo a casa. Solo esperaba que Giuliana no estuviera demasiado cansada, entre Brökk y el bebe que crecía en sus entrañas, no siempre estaba de humor para que yo le diera caza.


Gracias por leer:
My love:



Ulf:
XDDDDD:
Listen to your heart:
avatar
Ulf Tollak
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 157
Puntos : 170
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 18/12/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos horizontes (privado)

Mensaje por Höor Cannif el Jue Feb 15, 2018 1:07 pm

Dani que había invitado a otra ronda me miraba riéndose desde la barra, la bruja me había empujado hacia ella canturreando, quizás pensaba que entre nosotros había algo, no podía estar mas equivocada, la pirata se acostaba con Lund, mi general y no conmigo.
Me apoyé con una sonrisa ladeada a su lado, un codo en la barra mientras la miraba relamiendome la espuma de los labios -vaya pirata no conocía tus dotes como bailarina y cantante -me mofé de ella hablándole cerca para que me escuchara, con todo el vocifero de unos y otros era imposible etendernos de no hacerlo.
Esta negaba mientras yo canturreaba lo mismo que ella había dicho muerto de la risa solo para molestarla, arrastraba las palabras ya algo ebrio y en mas de una ocasión mis ojos se deslizaron hasta sus labios.

Stan se acercó a mi para hablarme sobre como proceder con la bruja, asentí ante lo que me decía, aunque mi intención distaba mucho de llevarla a puerto. Si Akershus tenia que permanecer a salvo hasta saber si la Moira era digna de mi confianza, tampoco la fondearía en un barco en mis costas, si algo le pasaba a las embarcaciones perderíamos demasiado, lo mas sensato era acudir a una de las atalayas cercanas que usábamos de vigilancia, allí podría tenerla bajo control, al menos hasta saber si podía fiarme de ella al 100%
-Me voy yo también Dani susurré meciendo su pelo con mi aliento antes de apartarme de su cuerpo caminando hacia Ingrid para tenderle la mano con una picara sonrisa -¿nos vamos? Te he preparado una velada romántica en la atalaya – dije lanznadole un bocado antes de reírme.
No quería que sonara exactamente como lo que era, que no confiaba en ella, pero era normal, al fin y al cabo..apenas nos conocíamos y si bien era cierto que en la isla nos habíamos ayudado, también era cierto que en el pantano y en el barco me había engañado.


Levántate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en lobos.
Höor:
guerreras:
La pirata:
Valeria:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 789
Puntos : 843
Reputación : 118
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos horizontes (privado)

Mensaje por Danielle Morgan el Jue Feb 15, 2018 2:22 pm

El humor de los escoceses era ridículo, pero el de Ulf y Höor no se quedaba atrás. Y luego su empeño por tocarle las narices a todas horas...Pero tenía algo. Un "algo" peligroso porque irremediablemente la atraía.

Chasqueó la lengua haciéndose la digna, como si no le molestara que la estuviera imitando al cantar y bailar...que tampoco lo hacía tan mal, si hasta sabía tocar el violín.

— Lárgate a dormir la mona, Cannif. Estás borracho, tienes las mejillas rojas, puedo verlo hasta yo y eso que a mis ojos están verdes o yo que sé qué color es el de la borrachera. Igual puedes aceptar a Angus en tu sofá para que le haga compañía a Ulf, seguro que así no echa tanto de menos a su esposa.

La capitán Morgan no sabía muy bien qué negocios se traían entre manos el falditas y el conde, apuró su vaso de cerveza y cuando Höor dijo que se marchaba con la bruja morenita entornó los ojos y de pronto le supo a bilis. No debería, pero el caso es que le molestó y antes de acabar discutiendo una decisión estratégica recogió su casaca y se largó al puerto rumiando su enfado. Esperaba que al menos Khayla y Lund estuvieran un poco más recuperados mientras el maldito Cannif empujaba.




No hay manera ♡ VIDEO♡ :

☆ ● Gracias Will● ☆  :

Piratas y vikingos:

Navega, velero mío, sin temor que ni enemigo navío, ni tormenta, ni bonanza tu rumbo a torcer alcanza, ni a sujetar tu valor.

♡ VIDEOS ♡  :
avatar
Danielle Morgan
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 162
Puntos : 187
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 21/08/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos horizontes (privado)

Mensaje por Krystha E. Blackmore el Lun Feb 19, 2018 5:28 am

Así que el oso venía siendo así desde siempre, aun tenía que averiguar muchas cosas. Cuántos años tenía realmente, eso para empezar, no le importaba demasiado pero ya era cuestión de curiosidad. Krystha sonrió divertida, pensando en la pobre imagen que debían dar las posaderas del cambiante.- Si al final va a resultar que es un caballero, McQuinn. Estoy segura de que en la guardia habrá alguien que esté deseoso de pasarle la pomada.

Caminó despacio, no le dolía nada pero sabía perfectamente que al día siguiente iba a ver las estrellas, el efecto de los medicamentos y del alcohol ya no correría por sus venas. Miró a su tía y asintió con la cabeza, dejando el entender que iría al hospital como Stan había sugerido. Dejó que el oso y el noruego hablasen entre susurros, mientras ella iba al hospital.

Le costó bastante entrar, no temía al dolor durante la batalla, pero una vez se enfriaba la adrenalina todo era diferente, esta era la peor parte de su vocación. Tardaron bastante en dejarla a punto, debían limpiar la herida, asegurarse de que no había perforado nada importante y le recordaron una y otra vez que no hiciera tonterías o podría quedarse coja. No era una herida pequeña, era profunda y había tejidos que no podían volverse a unir, debía de mantener la herida limpia..Todo lo que su madre le habría dicho alguna vez que otra.

Esperaba al oso fuera, tambaleándose un poco, distinguió sus espaldas a pocos metros de ella y se acercó lo suficiente como para darle un toque sobre el hombro.- ¿Se va a quedar aquí o va a probar suerte en la posada primero?


Spoiler:

Spoiler:
avatar
Krystha E. Blackmore
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 39
Puntos : 36
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 13/09/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos horizontes (privado)

Mensaje por Ingrid Östberg el Miér Feb 21, 2018 10:28 am

Ingrid sonreía observando a los demás hacer el idiota, no había bebido demasiado pero el alcohol no era su fuerte, en seguida notó el cerebro embotado y distorsionado. Dejó de beber a tiempo para que la cosa fuera a mayores, le gustaba ver cómo la gente se divertía, cómo interactuaban entre ellos y disfrutaban de esa camaradería que ella desconocía, incluso entre aquellos que no se conocían tan bien. El oso al que su hermana le había depilado el culo con las llamas era el alma de la fiesta sin duda, igual que sus hermanos escoceses, que por lo general eran ruidosos y muy gruñones, pero también muy amenos.

Las inglesas eran de otra pasta, risueñas y desenfadadas pero correctas y más secas, tal vez por el clima de sus tierras estaban más inclinadas a ser taciturnas y grises, pero ricas en el fondo. Los noruegos..Bueno, qué decir de ellos, conocía a los nórdicos y casi todos eran iguales, belicosos, bulliciosos y de malas maneras, pero su actitud indomable y fiera tenía encanto propio.

Se puso en pie despacio, aceptando la mano de Höor para incorporarse, luego se despidió del resto, no le importaba que le separasen del resto, suponía que tenían cierto recelo, aunque no había escuchado a la capitana del Reina Ana, no le hacía falta para notar las miradas, tanto de McQuinn como de ella y de muchos otros en esa taberna. Al fin y al cabo, había atentado contra la vida de todos ellos para salvaguardar la suya propia, no podía culparles.- Mientras la Atalaya esté seca me parece suficiente.- Comentó mientras caminaba hacia el muelle.


avatar
Ingrid Östberg
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 49
Puntos : 43
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 18/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos horizontes (privado)

Mensaje por Stan McQuinn el Dom Mar 04, 2018 12:30 pm

Eso depende de tí, rubita. Tu tía me ha dicho que sois cazadoras, pero por mucho que me quiera vender que sois duras y fuertes, apuesto a que preferís dormir en algun lugar que no huela a cerdo y con chinches.

A pesar de que andaba escocido con toda la pomada extendida en el trasero y el kilt poco ceñido para evitar el roce, le tendió la mano para que bajase los escalones del templo que habían convertido en hospital. Aveline ya se había ido a la posada a ver si tenían camas para ellas, pero al parecer no habían suficientes habitaciones.

Tráeme un colchon para mi, gañán. Mañana te lo devuelvo.— le dijo al posadero, al que ya tenía confianza porque hacía meses que vivía allí. El hombre le dejó un colchón en la puerta y Stan lo echó al suelo sin mucho miramiento.— Yo me quedaré en el suelo, no es mucho, pero esta limpio.— Se fue a tender y la miró con una mueca.— ¡Eh! dáos la vuelta! voy a dejar mi trasero al aire, de ser otras circunstancias me daría igual, pero soy vergonzoso.— lo dijo con una amplia sonrisa. Lo cierto es que vergüenza no tenía ninguna, era una palabra que no conocía el vocabulario del escocés.— no es preciso que me paguéis con el mismo espectáculo, pero si insistís...así dormiría mucho más contento.— no se podía decir que el highlander no tuviera jeta.

Se quitó el kilt directamente, no quería echarlo a perder con la pomada que parecía cemento y que llevaba embadurnada por todo el culo. Se quedó con la camisa únicamente y se tumbó en el colchón boca abajo, dejando la piel escaldada de su parte trasera a la intemperie. Era una visión contradictoria, porque un hombre desnudo que parecía hecho de roca, siempre era una visión agradable, salvo cuando el culo estaba abrasado y cubierto de potingues. Sonrió para si mismo, y cerró los ojos tan ricamente, si tenían que compartir cuarto, no era tan mala opción, a fin de cuentas, él era un tipo hospitalario y ellas dos extranjeras que alegraban la vista a cualquiera.


avatar
Stan McQuinn
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 56
Puntos : 50
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 19/09/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos horizontes (privado)

Mensaje por Höor Cannif el Lun Mar 05, 2018 5:00 am

Caminamos rumbo a la atalaya, las calles de Akershus ya estaban vacías, eran altas horas de la noche y la mayoría dormían. Ingrid llevaba ese semblante serio que desde que habíamos pisado mis tierras se había instalado en ella, bueno, quizás en la taberna se animó un poco pero ahora de nuevo...ponía esa cara de circunstancias.
-¡Vamos Ingrid! -dije caminando de espaldas frente a ella con una picara sonrisa -te vas con el héroe a una Atalaya, cualquiera estaría complacida -bromeé entre risas mientras esta negaba con la cabeza.

Volví a su lado algo fastidiado, estaba claro que no íbamos a tener una noche animada, ni de largas conversaciones, pero bueno..es lo que tocaba cuando una se sentía prisionera y el otro tenia que custodiarla.
Una vez llegamos a la atalaya que tenía como misión vigilar los caminos que se acercaban a Akershus. Le indiqué a Ingrid que se adentrara por la apertura del portón de piedra, en su interior una escalera que nos llevaría a la parte mas alta desde donde se hacían las guardias.
Arriba habían unos lechos de heno cubierto por sábanas y que usaban los soldados para dormir hasta que les tocara el cambio de turno y que nosotros aprovecharíamos para pasar la noche.
Saludé a los muchachos que hacían su guardia y les presenté a la bruja sin darles muchas cuentas de quien eran.
Los jóvenes se cuadraron, no todos los días el conde de Akershus pasaba la noche en una de las Atalayas que rodeaban Akershus.
-Túmbate Ingrid, tienes las pieles en el arcón para poder cubrirte del frio-le dije devolviendo mi mirada al horizonte. Desde allí se apreciaba una gran parte de las tierras Noruegas, sus fiordos, su relieve, sus grandes lagos y navegables mares. Por estas tierras y por sus gentes es por lo que alzaba la espada cada día. Acabar la guerra a día de hoy era una utopía pero algún día mataría a Randulf y la paz se instauraría en estas tierras.


Levántate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en lobos.
Höor:
guerreras:
La pirata:
Valeria:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 789
Puntos : 843
Reputación : 118
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos horizontes (privado)

Mensaje por Ingrid Östberg el Mar Mar 06, 2018 9:13 am

La bruja estaba ensimismada en sus recuerdos intentando hallar uno en el que viviera algo semejante. En su cabaña en el pantano había diversión, pero no de este tipo, no una tan mundana y sin sangre o rituales de por medio. Se podría decir que su familia era mucho más visceral que la media...Si alguna vez había tenido este sentimiento debería haber sido mucho antes de Randulf, mucho antes que Pandemonium, cuando sus padres aun vivían, no recordaba que el cabeza de familia de los Östberg fuera cruel o mezquino, era uno dedicado a la caza y curtía piel. Su madre era la bruja que se encargaba de ayudar a las aldeas y a todo aquel que no podía permitirse un médico de renombre, aquella fue la única etapa feliz de su vida.

Levantó la vista mirando al siempre jovial Höor y negó con la cabeza con su fanfarronería, empezaba a acostumbrarse a esa actitud suya, no le importó entrar en la atalaya ni dormir sobre paja, había dormido sobre lugares mucho más mugrientos y desapacibles, al menos allí no había chinches. Se sentó sobre las sábanas notando cómo la paja crujía bajo su peso y se encogió para evitar el frío. Observó al noruego mientras observaba el paisaje, pensando si algún día sería libre de disfrutarlo realmente.

Se fiaba de Höor, pero no de los muchachos que hacían guardia, decidió quedarse sentada mejor que tumbada aunque era una absurda ilusión, como si estar sentada fuera a activar sus sentidos mejor que tumbada, pero de todos modos se sentía más segura.- ¿De qué tenéis tanto miedo par encerrarme aquí?- Si hubiera querido podría haberse puesto en contacto ya con Randulf, no hubiera tenido mejor oportunidad para una masacre que ese encuentro en la taberna, con alcohol corriendo por las venas de todos.


avatar
Ingrid Östberg
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 49
Puntos : 43
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 18/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos horizontes (privado)

Mensaje por Krystha E. Blackmore el Miér Mar 07, 2018 3:35 pm

Rubita..Ahora era rubita. Aunque pensándolo mejor era un avance teniendo en cuenta cómo le llamaba antes..O después. Mejor no pensar en el momento donde estaban o más bien cuándo, porque le entraba dolor de cabeza. Suspiró, observando cómo el hombre se quedaba medio en cueros ni corto ni perezoso y a pesar de no ser especialmente tímida su educación era mucho más fuerte que la curiosidad, así que miró a un lado en cuanto empezó a desnudarse, sin necesidad de que le dijera que no mirase. - Juraría que cualquiera preferiría dormir en un lugar que no huela a cerdo ni tenga chinches..Incluso los cerdos.- Le miró de reojo y bufó mirando después al techo. Qué incómodo era todo.

Le costó bastante decidirse a acomodarse, aunque se quitó las botas con mucha dificultad y también el cuero reforzado que llevaba siempre de cacería. No era lo más duro que había, pero siempre era menos que nada, además le permitía amplitud de movimientos, una armadura solo conseguiría restarle agilidad y su técnica se basaba precisamente en eso, no en la fuerza bruta. Dejó la espada apoyada en la pared, cerca y se sentó con la pierna herida estirada. Su tercer problema era el culo prieto que tenía justo delante. Dios sabía que había intentado no mirar, pero a la mierda. Estaba ahí, en cueros, voluntariamente y muy feliz, así que sus modales también tenían un límite. Se tumbó en el lecho que compartiría con su tía y no tardó en caer en un estado de sopor, con la imagen del culo empotingado en su cabeza.

Krystha tenía varios problemas. El primero, que el efecto de los medicamentos empezaba a cesar y el alcohol se estaba volviendo una nube que le producía náuseas y aliviaba poco el dolor. Segundo, le costaba mucho dormir en lugares desconocidos, pecaba de paranoica..O de pija, pero no era algo que pudiera evitar. El dolor estaba empezando a ser insoportable, así que no tuvo más remedio que despertarse e incorporarse.

Al cabo de un rato de admirar las vigas de la estancia, observó lo más llamativo de la habitación, respirando tan tranquilo. Se preguntó si estaría dormido, si ya habría perdido a su mujer y a su hijo por aquel entonces..Si seguía ocultando sus sentimientos a través de esa efímera carcasa de payaso. Si le miraba con ojos comprensivos era bastante mono. No tenía una belleza típica, delicada ni estirada al estilo inglés, pero algo tenía el muy mamón, había que aceptarlo. ¿Sería la sonrisa de bobalicón? ¿El cuerpo de orangután vigorizado? Se inclinó hacia delante, sin pensarlo demasiado y pasó los dedos por su frente apartándole el pelo y notando de paso si tenía fiebre.



Spoiler:

Spoiler:
avatar
Krystha E. Blackmore
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 39
Puntos : 36
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 13/09/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos horizontes (privado)

Mensaje por Hela el Dom Mar 11, 2018 1:58 pm


No tiene miedo sólo no confía ti

Tanto el héroe como la hechicera se volvieron hacia ella al instante ¿quién era? ¿qué hacia allí? ¿cómo demonios había entrado? Las miradas que ambos le dedicaron, por sí solas, eran bastante dicientes.

Pero apuesto que en el fondo eso ya lo sabías — Señaló con el índice a la bruja, mientras sus infernales orbes avellana la examinaron de arriba abajo con poco interés.

Su mirada, incisiva como la de un predador en busca de presa, se desplazó hacia el conde de aquellas tierras. Una sonrisa curvo sus labios, sutil, apenas perceptible, fina pincelada curva teñida de malicia. Separó la espalda de la pared de roca que sostenía su peso. Completo silencio, solo el eco de sus pisadas retumbó en el interior de la construcción y, contoneándose a paso cadencioso, con talante despreocupado, se aproximó en dirección al individuo de su interés. Del interior de su manga se asomó un destello plateado que resplandeció en los pantanosos orbes del vikingo; una daga de hoja de argentada y empuñadura dorada, adornada de una turmalina negra, tan oscura como las profundidades del Hel.

La diosa hizo danzar el arma entre sus dedos. Pretendió no darse cuenta, mas estaba al tanto de la diestra del héroe circundando el asa de la bastarda que llevaba en el cinto. Los jóvenes que custodiaban la atalaya —que evidentemente se percataron de su presencia, pero en quienes no reparó ni por un instante— desenvainaron las espadas en clara advertencia: ni un paso más. Hela, divertida, rio por lo bajo sin apartar su atención del conde.

Yo no haría eso — Dio otro paso al frente. Höor aferró la empuñadura; los otros se colocaron en posición de ataque. No los culpaba, su presencia tendía a percibirse amenazante. — søte drømmer

Los muchachos que antes se erguían tensos como estatuas se desplomaron sobre el suelo, cayendo sumidos en el más profundo de los sueños. Quizá matarlos hubiese sido más entretenido pero la diosa supuso como poco probable que el asesinato fuera precisamente la forma de forjar su camino al corazón del guerrero.

Höor Cannif, el favorito de los dioses, un placer conocerte al fin… en persona — Los párpados del conde se entrecerraron suspicaces, desconfiaba de ella… chico astuto, pensó. Sin embargo, a pesar de que continuó avanzando hacia él, insegura de si el hombre optaría por desenfundar la espada, la hizo volar por los aires lejos de su alcance, moviendo la mano en un delicado ademán; entonces dio una mirada de soslayo a la hechicera — Por supuesto que la visión que puse en esa preciosa cabeza tuya fue efectiva.

No estaba segura, no era ninguna adivina, pero apostaría a que la expresión que se dibujó en el rostro del vikingo fue de sorpresa. Ninguna otra presentación pudo ser más efectiva, ahora estaban en sintonía, por la forma en la que el hombre la miró le dio a entender que comprendía exactamente con quién era que trataba.

Iré al grano, héroe, como podrás imaginarlo tengo una agenda bastante ajustada — Se plantó a menos de medio metro de distancia de Höor y colocó el índice en la punta de la daga para detener la oscilación de esta entre su diestra, procediendo a elevarla a la altura de su rostro — doy por hecho que quieren encontrar a Pandemoniun y acabar con él… este es uno de los artefactos fabricados por los hijos de Ivald, la gema contiene una pequeña porción de mi poder —Acortó la distancia y procedió a deslizar el filo de la espada por los labios del conde. Divertida, la diosa giró el arma, asiéndola por la hoja para ofrecerle la empuñadura— clávasela en el corazón y es todo tuyo.

Antes de que Höor pudiese tomar la daga, ella la apartó en un rápido movimiento.

Pero… tiene un precio — La sonrisa en su rostro se ensanchó — ¿Has escuchado del Eitr? Bueno, básicamente es la sustancia del origen de todas las cosas vivas y resulta que necesito un poco. Hay un pozo grande en el Nilfheim y supuse que alguien tan valiente y temerario como tú estaría más que dispuesto a traérmelo — Esta vez, en vez de ofrecerle el arma, le entregó un pequeño recipiente de cristal, Hela estaba segura de que sólo un par de segundos bastarían para que el héroe aceptase su propuesta— Ten cuidado héroe, el pozo está custodiado por Draugrs, un montón de criaturas desagradables, pero no tan desagradables como Níðhöggr.  —Aseguró en tono travieso, procediendo a señalar a Ingrid— Llévate a la bruja, te vendrá bien la ayuda extra ¡Ah! Y por nada del mundo toques el Eitr, no te hará ningún bien.

La diosa retrocedió y justo antes de que su figura se desvaneciese entre la penumbra apuntó:

Consigue lo que quiero y te daré lo que necesitas… estaré en contacto.

Por supuesto que aquella era una misión que ella misma hubiese podido realizar sin problema alguno, pero una reina no tenía por qué hacer el trabajo de sus súbditos.

la apariencia de Hela en aquel entonces:



there can only be one true queen in this realm... and that's me:
my bravest soldier:
the queen:
the goddess:




avatar
Hela
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 11
Puntos : 4
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 13/01/2018
Localización : El hel

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos horizontes (privado)

Mensaje por Höor Cannif el Lun Mar 12, 2018 7:42 am

Miraba el infinito al escuchar la pregunta de le hechicera que sentada sobre el lecho creo esperaba una respuesta que ya conocía.
-No te..
Como si fuera capaz de leer mis pensamientos, la voz en eco de una dama irrumpió la escena. Me giré con rapidez para enfrentar a la nueva hechicera que como si nada pudiera dañarla separó su pares de forma cansina mostrando la ausencia de miedo o la gran desfachatez que tenía esa mujer.
Movimientos felinos de un cuerpo curvilíneo que se acercó hasta mi posición con descaro dejando entrever por su manga el destello de un filo plateado.

Aun embotado por el alcohol llevé mi diestra al mango de la bastarda que reposaba dispuesta en mi cinto para ser desenvainada.
Los soldados a mi espalda mas rápidos en movimientos le dejaron claro que si no deponía su acritud beligerante le atacarían, mas como si fueran unos niños y no unos peligrosos guerreros con un un par de palabras los derrumbó en el suelo.
Mi gesto se tenso y sin mediar palabra desenvainé mi bastarda con firmeza, diestro aun en mi estado la punta acarició su garganta mientras su sonrisa pérfida se curvaba.
Su frase me hizo entornar los ojos mirándola.
-Eso dicen, pero no te creas todas las estupideces que escuchas -aseveré con suspicacia antes de que con una indiferencia inusitada hiciera volar de mis manos el arma.

Iba a tomar el acero de mi bota, mas en ese instante sus palabras me hicieron detenerme en seco atando sus palabras ¿la visión instalada en la mente? Era Hela, la diosa de la muerte, ella es quien de cierto modo unió el camino de la moira y el mio.
-Perdona si no te hago una reverencia, ando mal de la espalda -dije hundiendo en ella mi mirada con esa actitud desafiante que me gastaba.

Al grano, perfecto cuanto antes nos dijera que quería de nosotros, antes podría negarme. Mas la diosa siempre tenía un as en su manga y en esta ocasión fue esa daga que detuvo con el indice a escasos centímetros de mi rostro lo que parecía necesitábamos para dar muerte al tal Pandemonium, solo si ese hechicero caía podríamos estar cerca de acabar con mi tío y liberar al norte de su tiranía.
Hale sabía jugar conmigo, así que viró daga ofreciéndome el mango mas cuando fuí a cogerlo dispuesto a vender mi alma al diablo, la hizo desvanecerse ante mis ojos como una broma pesada.

La petición era clara, si la queríamos tendríamos que conseguir un elixir que necesitaba, un viaje peligroso a través del fresno de la vida, viajaríamos al Nilfheim, el reino de la oscuridad, allí quedaba un gran pozo y dentro la sustancia que teniamos que tomar.
Claro que Hela con ese tono que se gastaba nos aseguró que los peligros no dejarían de llegar y que no nso preocuparamso mas de la cuenta a no ser que tuvieramso ue nefrentar a Níðhöggr que es un dragón que vive en el Niflheim donde crece una de las raíces del árbol Yggdrasil, la cual roe sin cesar hasta que venga el Ragnarök y todo se destruya. Luego de la regeneración, Nidhogg atormentará las almas humanas que hayan quedado en el Niflheim, alimentándose de los cuerpos de los difuntos y la sangre que deposita en sus cráneos.

Tal y como llegó se fue dejando atrás la mas absoluta oscuridad, centré mi mirada en la de la hechicera.
-Si queremos matar a Pandemonium hay que hacerlo, no creo que con Hela se pueda negociar.



Levántate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en lobos.
Höor:
guerreras:
La pirata:
Valeria:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 789
Puntos : 843
Reputación : 118
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos horizontes (privado)

Mensaje por Ingrid Östberg el Mar Mar 27, 2018 10:46 am

Ingrid levantó la vista hacia la desconocida y al instante se puso en pie, extremadamente incómoda y sobresaltada. Sus palabras le hicieron pensar, ¿Acaso la desconfianza no era una consecuencia del miedo? No dijo nada por su mirada indiferente, era totalmente recíproco. Al notar que no tenía para nada el interés de la mujer, volvió al fondo de paja cubriéndose del frío con sus ropajes, no apartó la vista de Hel, pendiente, aunque sin conocer aun a quién tenía delante, estaba claro que alguien lo suficientemente poderoso como para haber puesto a dormir a los soldados y si ese era el alcance de su fuerza ella de todas formas no tenía nada que hacer.

- No, no es sabio discutir con los Dioses, como tampoco lo es fiarse de ellos.- De todos era sabido que los dioses nórdicos eran egoístas y egocéntricos, no se salvaba ni uno y si por ella fuera, estaría lejos de sus ojos, por fortuna no tenían demasiado interés en ella misma, solo en lo que le rodeaba, Ingrid funcionaba como una especie de conexión, de enlace, un canalizador pero nada más y la verdad era que no necesitaba más.

Suspiró, suponiendo que si debía ir con Höor sería precisamente porque tenía oídos para escuchar a los dioses y a sus criaturas, pero no podía entender para qué más podría ser útil. Asintió brevemente con la cabeza, se puso en pie despacio y fue a la parte superior de la atalaya, donde comprobó que los dos custodios seguían dormidos, pero vivos. Les acomodó como buenamente pudo, al menos para que cuando despertasen no tuvieran dolores musculares insoportables. Bajó de nuevo mirando al noruego.- No creo que ir solos sea buena idea...no soy buena para el combate..-Sonrió de medio lado.- Y no quiero ser el objeto de odio de los dioses si su favorito perece en Nilfheim.


avatar
Ingrid Östberg
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 49
Puntos : 43
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 18/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos horizontes (privado)

Mensaje por Stan McQuinn el Miér Abr 25, 2018 5:07 pm

El oso tenía buen dormir, de hecho en invierno solía estar como algo aletargado, cosas de la biología, que le pedía el cuerpo hibernar, pero por su dualidad humana-animal no lo hacía. De normal así era, pero le escocía el culo bastante y no solía dormir bocabajo, así que esta vez el sueño era más ligero de lo habitual. Cuando notó la mano de Krystha recorrer su cara se dejó hacer, sin abrir los ojos, a veces un gesto así, furtivo, cuando pensaban que él no lo notaba, decía más cosas que muchas palabras que pudieran ser pronunciadas en alto.

La joven inglesa estirada parecía tener cierta sensibilidad inesperada. Quizás le recordase a su padre, o a su hermano mayor, o a alguien que habría perdido, porque no creía que lo viera como una posible conquista para pasar el rato. Así como la rubia más mayor lo había devorado con los ojos, la joven lo miraba de otro modo. La juventud era una época muy idealista, donde las hormonas entraban en juego y también las esperanzas y sueños de aquellos que aún no han vivido lo suficiente como para comprobar que la mayor parte del tiempo la vida es una sucesión de sobresaltos y desgracias.

Nunca se había fijado en las jovencitas bonitas más allá de su propia juventud, esa que abandonó veinte años atrás. Ya tenía cuarenta, las cosas que le estaban ocurriendo eran síntoma de ese paso de los años. Había encontrado a un hijo bastardo perdido, hacía años que había perdido a Amarie y Stan y habitaba en el norte porque Akershus era tan buen lugar como cualquier otro para quien está ya cansado de luchar las guerras de otros sin sentido ni final. Siempre llevaría a Escocia en su corazón, pero su lugar no estaba en Canna pescando o pastoreando, él llevaba el veneno de la guerra en las venas y el peligro de la bestia feroz anidando en sus entrañas.

Elevó la mano cazando la de Krystha sin abrir los ojos y ladeó la sonrisa.
— Si querías que dejase de roncar, me bastaba con un codazo. No te preocupes, os pasa a todas, es por mi encanto rústico.

Sabía que a ella le dolía la pierna un infierno, podía notar su sutil aroma, cómo su cuerpo luchaba contra la infección y la inflamación. Abrió un ojo y sonrió a sabiendas de que la pija pondría cara de vinagre.
—¿quieres un abrazo? venga... vamos...no huelo tan mal, me he bañado!! ven a dormir conmigo, te prometo que no te meto mano, así no se te pasará el dolor pero será más agradable el rato y tú dejarás de toquetearme y por fin podré dormir.


avatar
Stan McQuinn
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 56
Puntos : 50
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 19/09/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos horizontes (privado)

Mensaje por Krystha E. Blackmore el Lun Mayo 07, 2018 9:03 am

La rubia pensaba en sus cosas, tal vez por la fiebre que ella si tenía, incluso cuando le conoció sabía ya que en los ojos del escocés no había ningún tipo de chispa hacia ella, solo la que le provocaba para meterse con ella, no le importaba o pensó que no lo hacía porque cuando vio que su tía si que le llamaba la atención las cosas empezaron a complicarse en su cabeza y ahora que se ponía a cavilar sobre ello recordó las estúpidas palabras que le dijo a Ave, como si el oso fuera suyo o algo por el estilo. Se le había ido la cabeza..Y lo peor de todo era eso. Un oso. No tenían especial problema con los cambiantes, pero..¿Un oso? ¿No podía ser un idiota engreído como cualquier otro?

La pierna no le dejaba dormir, pero tampoco el lugar desconocido, cuanto peor se encontraba Krystha más perdía la capacidad para dormir, incluso cuando era niña le ocurría, como si tuviera que multiplicar la alerta con la que vivía. Tenía un pánico terrible a dormirse y no volver a despertar jamás. A que alguien le asaltara mientras estaba en ese estado, sentirse vulnerable le ponía de los nervios, ni siquiera de mal humor, solo..Desamparada y su orgullo le impedía sentirse cómoda con semejante sentimiento.

Le sorprendió el movimiento rápido, ella hizo algo parecido intentando alejar la mano pero no fue tan rápida como él, cualquiera diría que con semejante tamaño sería lentorro y falto de reflejos, pero ya le había visto combatir y nada más lejos de la verdad. Por un momento se vio sorprendida, pero pronto se le pasó y volvió a poner la mejor cara de poker que pudo. El sudor perlaba su piel, aunque de manera sutil, era evidente que su cuerpo estaba empezando a luchar contra la fiebre y seguramente la cantidad de alcohol ingerida aquella noche no ayudaba en nada a su organismo.

Puso los ojos en blanco, había algo en su actitud que le enervaba. Apartó el brazo, con toda la fuerza que pudo concentrar. Se recostó nuevamente contra la pared mirándole con el ceño fruncido. Quién se había creído el tedi. Cogió aire y lo soltó, buscando paciencia, antes de volver a mirarle. Sabía que a su tía no le importaría, Ave era muy abierta, más que ella de hecho, pero aun así le preocupaba la idea de que los tres estuvieran en el mismo sitio, que en cualquier momento el idiota le echase mano a la veterana cazadora y que ella no iba a decir que no a semejante espécimen. Además..Si lo pensándolo mejor..En el futuro no iba a tener una proposición así. ¿Verdad? Qué probabilidades había de que el Stan que había conocido le invitase a acostarse a su lado, aunque fuera de forma tan estúpida y sobrada. Krystha lo tenía claro: Ninguna.

Se movió despacio, forzando la pierna lo mínimo, de hecho se escurrió lentamente del camastro para acabar lentamente sobre el colchón donde dormía Stan. El calor que despedía su cuerpo era insoportable, no sabía si era su temperatura natural o que el cuerpo del cambiante también funcionaba a marchas forzadas para volver a tener el culo liso y peludo como el de un osezno.- Yo no soy como “todas”.- Le salió el comentario antes de darse cuenta de que le rondaba por la cabeza, así que le había molestado eso, ese como todas, metiéndola en el mismo saco que cualquier fulana que se hubiera pasado por la piedra. Krystha Ebony Blackmore no era una cualquiera, ni para él ni para nadie. Cerró los ojos acomodándose lentamente, hasta tumbarse boca arriba, con las manos sobre el vientre y suspirando, el olor de Stan era intenso, pero no le molestaba.- No quería despertarte.- Tampoco iba a admitir que solo quería tocarle y ver cómo dormía. Le apartó mechones de la cara y le volvió a mirar a los ojos. ¿Había un núcleo apagado? Así que...¿Los había perdido ya? Se giró despacio, para tumbarse de lado, con la pierna herida sobre la otra. - ¿Te sientes solo..? - Porque se preguntaba cuántas vece habría dormido con una mujer sin haberse acostado con ella antes, toda esa bravuconería ocultaría que en realidad quería compañía o simplemente era un idiota y quería realmente dormir sin ser molestado. - Duérmete anda, cuando antes lo hagas antes podré sobarte sin tener que aguantar tu soberbia. Mañana podrás seguir metiéndote conmigo, como siempre.


Spoiler:

Spoiler:
avatar
Krystha E. Blackmore
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 39
Puntos : 36
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 13/09/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos horizontes (privado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.