Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


The Shape of Water → Privado

Ir abajo

The Shape of Water → Privado

Mensaje por Ferenc Blâmont el Miér Feb 07, 2018 2:18 pm


“Human nature is like water. It takes the shape of its container.”
― Wallace Stevens


Jamás se había caracterizado por ser un chico demasiado parlanchín, o el protagonista en las reuniones, pero sin duda, tras su regreso a Francia, muchas de esas cosas se habían acentuado, no sólo era el hecho de haber dejado Dinamarca, el único país que realmente conocía, a pesar de haber nacido en suelo galo, sino el motivo de su regreso, un hijo pródigo maldito. La muerte de su madre lo había trastocado más de lo que le gustaba admitir, y no porque la odiara o hubiera tenido una mala relación con ella, sino porque siempre fue más unido a Valcourt, su padre.

Detestaba que la compañía de su progenitor a veces no fuera suficiente, sobre todo en momentos como ese, porque sentía, de una manera muy retorcida, que lo estaba traicionando, que lo que le había dicho, eso de que ahora eran sólo ellos dos contra el mundo, era una mentira y ese hombre era al único que no podía mentirle, sin ver que toda su vida era una farsa al no aceptarse tal cual era. Esa claustrofobia lo hizo salir huyendo de casa, aun cuando desconocía París casi en su totalidad, por lo que no tardó en perderse. Pero en lugar de detenerse y regresar, siguió caminando; el terreno se hizo más húmedo, debía haber un cuerpo de agua cerca, eso significaba plantas, y eso se traducía en ingredientes para sus perfumes; ahí, en casa de su padre, no contaba con tantos como lo hiciera en el taller de Eckersberg, pero se las apañaba, al menos durante esos primeros días que llevaba en la capital francesa, luego ya vería.

No obstante, antes de alcanzar el litoral de lo que parecía un lago, se detuvo en seco, se sintió seguro al estar cubierto a medias por la maleza de la vegetación, las sombras de las ramas le daban directo en el rostro, aunque de ese modo, sus ojos parecían encendidos, un par de joyas recién pulidas. Aquel sujeto, joven, atlético, y sí, atractivo, se estaba bañando en el lago, y aunque sólo podía verlo del pecho hacia arriba, sabía que estaba desnudo. El simple pensamiento lo sonrojó, y es que Ferenc vivía tan reprimido, tan asustado de sus preferencias, que cualquier cosa lograba turbarlo de ese modo.

Sabía que debía dar media vuelta y largarse, encontrar el camino a casa, sin embargo, no pudo, más aún cuando el desconocido emergió del agua. Una parte de él no quería ver, recordó las enseñanzas de los hermanos franciscanos como latigazos en su espalda, literalmente le dolieron; pero otra parte de él, una que no dejaba salir a menudo, lo obligó a no despegar la vista. La verdad era la siguiente: Ferenc jamás había visto a un hombre desnudo, salvo en ilustraciones, como las que escondía en su habitación para mirar cuando le placiera en la intimidad de cuatro paredes, así que la conmoción fue brutal, además, supo de inmediato, no todos los hombres se veían así, este en especial poseía una figura privilegiada. Notó también las marcas que adornaban la piel, como si el sujeto en cuestión hubiera peleado no hace mucho tiempo.

Debió hacer algún ruido sin darse cuenta, porque el otro giró el rostro hacia donde estaba. Ferenc se sintió acorralado y las ojeras y mejillas se le pusieron rojas. No habías salida; escapar sólo haría más evidente no sólo su presencia, sino los pensamientos inapropiados que había estado teniendo.

Lo siento —dijo, dando un paso al frente—, no quería parecer entrometido, estaba… sólo estaba buscando un poco de lavanda —explicó, y no era del todo mentira. Estaba huyendo, pero pensó en recolectar la mencionada planta, ya que andaba por ahí.

¿El agua… el agua no está muy fría? —Dio otro paso al frente. ¿Por qué seguía hablando? No lo sabía, sólo supo que quería seguir contemplando al hombre a medio vestir, aunque eso significara soltar toda esa sarta de idioteces que estaba diciendo. Tragó grueso, y luchó por mantener la vista en el rostro ajeno.


I am in the mood to dissolve in the sky.
No one:

avatar
Ferenc Blâmont
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 14
Puntos : 9
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 11/07/2017
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Shape of Water → Privado

Mensaje por Miklós L. DeGrasso el Dom Feb 11, 2018 4:00 pm

Nada que perder, pero tampoco nada que ganar. La vida se había vuelto extraordinariamente simple después de ese suceso que había truncado la vida del húngaro, mas ¿acaso no era de esperar algo así cuando el magyar en cuestión se sentía muerto por dentro? O, más bien, se encontraba así, porque para sentirse de algún modo habría tenido que salir de esa apatía existencial suya, intensificada por el trauma, y no contento con no hacerlo se había refugiado con aún más fuerza en ella, hasta el punto de que nada le importaba, ni él mismo. Algo debía quedar claro, de antemano: Miklós siempre había sido un tipo destructivo, de modo que no era descabellado que se descuidara tanto como lo estaba haciendo; Miklós, sin embargo, nunca había sido suicida y siempre había tenido un gran instinto de autoconservación, uno que parecía brillar por su ausencia aquella noche, a una hora que ni sabía cuál era, igual que la pantera no hacía acto de presencia por mucho que la invocara. Así es: el magyar había sido capaz de invocar sus otras dos formas animales, pero Laborc, su forma más propia, se le escapaba como si estuviera intentando atrapar agua con los dedos, comparación la mar de apropiada porque la veía a lo lejos, como burlándose de su incapacidad para abrazar a la pantera por completo. No era como si le sorprendiera, en realidad, y tampoco le frustraba porque eso habría implicado sentir algo, pero era una realidad con la que tenía que lidiar, y no le apetecía en aquel momento, así que decidió aprovecharse de que estaba en el bosque y sin ropa (se había librado de ella para practicar sus transformaciones y, de forma indirecta, evaluar el alcance del trauma) para pasear por allí. Y quien dice pasear, dice terminar en una laguna, flotando a la deriva un rato y bañándose activamente al siguiente, tan alejado de su naturaleza felina como lo estuvo de la realidad a su alrededor hasta que alguien, un invitado desagradable (en realidad no tanto), hizo un ruido y lo sacó de sus pensamientos.

– Lavanda. Ya, claro. – repitió, a tiempo de dedicar toda su atención al hombre que se encontraba, en un estado de progresivo rubor, frente a él. Eso sí le pareció más interesante: no lo suficiente para llegar a sentir fascinación, pero sí lo bastante para que Miklós no fuera un espectador pasivo en las reacciones que le provocaba al otro, sino que interviniera activamente, aunque le costara unos minutos llegar a hacerlo. – No está fría, te lo aseguro. ¿Por qué no vienes a probarla? – sugirió. Cosa curiosa: aunque se encontrara lo más alejado posible de su yo pantera, la voz de Miklós sonó como un ronroneo, y sus movimientos de pronto se volvieron más felinos de lo normal, sobre todo en comparación a como se había estado moviendo hasta hacía un momento. Sin reparar demasiado en ello, el magyar se dio cuenta de que estaba poniendo en práctica antiguas técnicas de seducción que, en el pasado, le habían funcionado al tratar de robar fortunas de mujeres desesperadas por un poco de afecto. Sin embargo, y no sin cierta sorpresa, Miklós también se dio cuenta de que su cuerpo había reaccionado al rubor del otro, a su inocencia, y eso lo obligó a tomar una posición más activa, acercándose incluso a la orilla donde el muchacho se encontraba. Al hacerlo, avanzó a través de irregularidades en el fondo de la laguna, de modo que cuando llegó a la altura del joven había variado el nivel del agua, y ésta ya no le llegaba a la cintura, sino bastante más abajo: no lo suficiente para que se viera su desnudez por completo, pero sí lo bastante para intuirla a través del agua y de los músculos prietos, marcados por heridas recientes, de su torso. – Vamos... ¿Qué es lo peor que te puede pasar? ¿Que te ahogues? No es posible, y aunque lo fuera no lo voy a permitir. – ofreció. Aún estaba cerca, una aparición recién salida de los sueños y fantasías más privados del hombre ante él, pero se apartó un poco para permitirle el paso a la laguna, con él, si es que lo deseaba.

¿O debería decir si es que se atrevía? Porque el deseo era evidente, más por parte del más joven que por parte del magyar, pero la cuestión era que existía miedo, también unidireccional, y eso podía convertirse en un obstáculo peliagudo si es que el muchacho lo permitía y Miklós no hacía nada por evitarlo. Con su humor, quién sabía.



One dose of the white light:
I'm shutting out, shutting out:
I wanna wake you up:
in the middle of a perfect dream:

Adrenaline inside:
I cheated death:
and I came back alive:

avatar
Miklós L. DeGrasso
Cambiante Clase Baja
Cambiante Clase Baja

Mensajes : 197
Puntos : 307
Reputación : 149
Fecha de inscripción : 17/03/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.