Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 07/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Dîner pour deux? // Privado - Svangur

Ir abajo

Dîner pour deux? // Privado - Svangur

Mensaje por Lenina Blackbird el Sáb Feb 17, 2018 6:06 pm

♪ Écoute ma voix écoute ma prière
Écoute mon cœur qui bat laisse-toi faire
Je t'en pris ne sois pas farouche
Quand me viens l'eau à la bouche ♫
 
 
 
Dada la naturaleza de su relación, de vez en cuando, la más joven de los Blackbird organizaba algo parecido a una cita para pasar algo de tiempo con Svangur sin que el resto de la familia estuviera entrometiéndose en sus conversaciones. Realmente, lo que importaba era no sentirse cohibida, puesto que, a pesar de la aprobación ajena, ella se seguía sintiendo algo incómoda al hacer según qué cosas frente al resto. No dejaba de ser una joven que, debido al modo en que se había criado de niña, había madurado en ciertos aspectos demasiado rápido y en otros excesivamente lento. Toda ella era una paradoja, una contradicción. Y opuesto a la seguridad que mostraba la mayor parte del tiempo, su primo no dejaba de ser su debilidad. Y no sólo en el sentido que ella reconocía, sino en uno mucho más preocupante y oscuro que olvidaba cada vez que se manifestaba.
 
Durante el día, casi todos los habitantes de la casa descansaban, no necesitaban dormir, pero tampoco eran sus horas más activas. Se dedicaban a leer, maquinar, discutir… aunque solían hacerlo por separado, a no ser que acordaran algún tipo de reunión. Así que aprovechando aquella tranquilidad, preparó algo para comer. No era difícil tener contento a Gula, sólo hacía falta una montaña de carne cruda, humana a poder ser, vino y algo de música, que solía decirse que amansaba a las fieras. Despachó a los ghouls que su tío se empeñaba en tener como servicio y ella misma lo organizó todo. Dispuso la mesa para dos, echó algunos leños a la chimenea que, además de aportar calor, alumbrarían la sala de manera más cálida e íntima y colocó una gran bandeja con la comida favorita de Svangur, cubierta para que el olor no saliera, así como una ensalada de frutas para ella. Una botella de vino, del bueno, de aquel que les traía siempre Envidia, dos copas y, por supuesto, platos, cubiertos y servilletas para ambos. Sólo faltaba la música, pero como no le interesaba tener a nadie rondando por allí, aunque fueran seres sin ojos, tendría que pasar de aquel punto y apañárselas con lo que tenía. Como la comida servida no se iba a enfriar, una vez todo listo, se fue a arreglar. Sabía lo que ocurría cuando cruzaba el umbral de su dormitorio, pues se lo habían explicado ya incontables veces, así que se había dejado algo de ropa preparada en una recámara de las que había, supuestamente, para invitados. Se puso un vestido que resaltaba su figura, conociendo bien los gustos de su primo, color burdeos, bastante ceñido a la cintura y las caderas. Un poco de escote, pero no demasiado, aunque conocía sus encantos, ella no era ninguno de los pecados y hasta cierto punto era algo más comedida. Se cepillo el cabello, dejando suelta su melena rojiza y se pellizcó un par de veces las mejillas para activar el riego sanguíneo y que le viniera algo de color a la cara, habitualmente bastante pálida.
 
Una vez todo estuvo en su lugar, se dirigió a la alcoba de Svangur y llamó con los nudillos a la puerta. No le había hablado de sus planes, pero sabía que estaba en casa y que nunca rechazaba una buena comida, así que las posibilidades de fracasar eran prácticamente nulas. -La cena ya está lista.- Sonrió, aguardando con la espalda erguida y porte orgulloso a que contestara a su invitación de manera afirmativa. Ocultó las manos tras la espalda, porque a pesar de verse serena, elegante y orgullosa, le temblaban las manos del nerviosismo. A veces se sentía como una adolescente cuando se trataba del brujo.


We are...:
avatar
Lenina Blackbird
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 17
Puntos : 9
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 29/01/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dîner pour deux? // Privado - Svangur

Mensaje por Svangur Blackbird el Sáb Abr 21, 2018 4:38 am



Hijo de Loki.

















La habitación de Gula.






Un sin fín de tormentas navegaban por la mente de Gula, aterrorizaban su mente y la maltrataban mas si cabía, pero él, en mitad de su inmensa oscuridad no hacía mas que sonreír y desafiar al destino. ¿Los dioses le mandaban una Serpiente? La estrangulaba y se la comía. La devoraba sin dejar absolutamente nada para los Buitres, mientras los Cuervos se arremolinaban en el cielo y los riscos, observando la matanza. Matanza que acabó cuando alguien que llamaba a la puerta con los nervios de una pequeña chiquilla que no sabe respetar a sus mayores se hizo eco por los diminutos huesos que encadenaban el oído del Joven Cuervo.

Abrió uno de sus ojos, ojos que titilaban con mil fuerzas, de un rojo tan intenso que casi parecían las puertas del inframundo que se abrían para saludar. La boca se le abrió en un bostezo, mostrando los dos pares de colmillos que poseía, pues Svangur no era humano, tan solo usaba aquella forma para tratar de vivir en el mundo de los corderos sin ser descubierto y así poder comer cuando le saliera del falo. Él no era como su contraparte en la familia, Jhada el Virtuoso, donde todo drama valía. Svangur era radical, visceral y a menudo tenía prontos que no se acababan hasta que partiera una espina dorsal. Sus victimas iban desde animales pequeños y grandes hasta seres humanos o de otras razas dándole absolutamente igual su procedencia, estado o edad. Cualquier carne era buena si la podía masticar. Se consideraba Hijo directo de Loki, de la raza de los Jormungand, las Serpientes monstruo.

De forma pesada se levantó, dejando su espeso cabello azabache abandonar la cama para deslizarse alrededor de unos hombros llenos de cicatrices plasmados en aquella blanca piel. Su voz, rasposa, ronca y grave parecía el sonido de mil arañazos en la pared rocosa del Tártaro, pared rúnica y protegida. Pesadamente se ponía las botas, grandes y tochas. Su gabardina negra y tras eso, abrió la puerta con una ceja enarcada y una mueca en su boca dibujada. -Espero, Lenina, que sea importante como para que oses despertarme. De lo contrario, te la meteré tanto por el culo que no podrás sentarte ni hablar de entrañas en 3 eras. -Agarró fuertemente el trasero de su prima y se acercó, metiendo la lengua en su boca. No la movia rápida, que era lo que se esperase de él, si no de una forma extrañamente lenta y húmeda pero a la vez, sus lenguetazos iban con una fuerza arrolladora, descomunal y que denotaban la naturaleza própia del Joven Blackbird. Una naturaleza hiper agresiva.

Paseó su boca por la contraria hasta dar con la parte superior de los labios de Lenina, los cuales mordisqueó y mordisqueó hasta conseguir tirar de éstos. Se puso tras ella sin dejarla aún hablar, sacándose su miembro y estampándola a ella contra la pared. Masturbándose él mismo con la forma que hacía el culo de su prima, apretado y fruncido, se acercó a su oído, no sin antes, desgarrarlo un poco con sus colmillos. -Espero que la comida esté a la altura de Gula, alguien como yo no merece ser despertado por menos. ¿Por que no me enseñas la comida? -Jugó con su miembro, sabía acerca del libido de su prima, y quería jugar cruelmente con eso. No le daría rabo hasta que él quisiera. Y desde luego, ahora no era el momento. Mas bien.




No quería ser el momento. Sonrió, de forma contendiente y cruel, apartándose del cuerpo menudo de Lenina Blackbird y ataviándose del abrigo de plumas de cuervo y pelaje de Oso Polar que tenía. Comenzó a bajar las escaleras. -Es para hoy.


El hambre es solo el principio. Nuestro imperio negro lo levantaron los Cuervos.

avatar
Svangur Blackbird
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 7
Puntos : 6
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 16/02/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dîner pour deux? // Privado - Svangur

Mensaje por Lenina Blackbird el Sáb Abr 21, 2018 4:14 pm

♪ Je te veux confiante je te sens captive
Je te veux docile je te sens craintive
Je t'en prie ne sois pas farouche
Quand me vient l'eau à la bouche ♫
 
 
La puerta se abrió y al otro lado apareció Svangur con su característica expresión de mal humor. La hechicera le recibió con una sonrisa, una que no desapareció ni cuando le respondió de aquel modo tan directo y con poco tacto. Lenina estaba acostumbrada al modo que tenía su primo de dirigirse a todo el mundo, ella incluida, aunque era más suave con la pelirroja que con el resto de seres con los que interactuaba.
 
En cuanto él la agarró del trasero, las dos manos de la chica se apoyaron en el ancho pecho ajeno, subiendo poco a poco mientras correspondía al voraz y lento beso que le estaban propinando. Siempre que Gula la tomaba del modo en que fuera, ella parecía derretirse y todo su cuerpo se encendía como un volcán que llevara siglos dormitando y, de pronto, entrara en erupción con la carga de todos aquellos años aguardando ser despertado. Él sabía cómo provocarla y llevarla al límite. De hecho, era experto en torturarla y dejarla a medias. Aquella no era la primera vez que la utilizaba a su antojo, sin dejarle rechistar o moverse. Jadeó contra la pared con la mejilla pegada al muro y de reojo observaba al moreno. Ella quería más, suplicarle que hiciera aquello con lo que la había amenazado, pero se mordió el labio inferior con frustración al notar que el calor se apartaba de su cuerpo y se dirigía a las escaleras. Se acomodó el vestido que se había arrugado un poco y corrió para alcanzar a Svangur e incluso le adelantó un par de peldaños. -He preparado tu comida favorita.- Comentó con cierto orgullo aunque no hubiera que cocinar nada. Pero sí se había dedicado a cortar la carne en piezas y despellejarla. Se había manchado las manos con ganas y a pesar de haberse bañado, aún desprendían cierto olor a sangre que seguro que Gula había percibido de antes.
 
Una vez llegaron al gran salón, se apresuró en ir al lugar en el que se sentaría él y descubrió la gran bandeja. El aroma flotó en el aire de inmediato y como una niña traviesa que robaba lo que no era suyo, cogió un pequeño trozo que se había escapado del corte y se lo llevó a la boca, chupándose los dedos luego mientras observaba a su primo acercarse a la posición que ella ocupaba. -Está rico, aunque yo la prefiero más hecha...- Comentó con una inocente sonrisa. -También tenemos vino del bueno, de ese que tanto le gusta a Envidia y Maxwell.- Cogió la botella y se leyó la etiqueta, aunque hablaba de cosas que ella ni de lejos comprendía. A ella lo de los años que tuviera o de donde procediera, no le decía nada. Pero hacía tiempo mientras el contrario se aproximaba a paso pesado y lento, como si estuviera acechando a una presa.


We are...:
avatar
Lenina Blackbird
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 17
Puntos : 9
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 29/01/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dîner pour deux? // Privado - Svangur

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.