Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 07/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Winter is coming (privado)

Ir abajo

Winter is coming (privado)

Mensaje por Giuliana Mordrake el Jue Feb 22, 2018 3:25 pm


Una fría noche de tormenta llegó al mundo Alrek, el segundo hijo varón del general Ulf y la hechicera Giuliana. Thor golpeaba su martillo haciendo restallar los rayos y truenos para celebrar el despertar al mundo de ese rubio infante. Un lobo, como su padre, un guerrero carente de magia que sería el orgullo del segundo al mando en Akershus. Esta vez sin triquiñuelas de los dioses, tan sólo un nacimiento normal que trajo unos meses de tranquilidad a su casa. Brökk y Alrek se llevaban apenas diez meses y su hogar se llenó de inmediato de llantos de bebé y noches en vela, pero lo cierto es que ambos dormían y comían bien, crecían fuertes y sin complicaciones. La guerra tenía sus repuntes, entre batallas y escaramuzas tenían tiempos de paz, las cosechas llevaban varios años siendo buenas y las estaciones se sucedieron más rápido de lo que cabía esperar.

Las bromas sobre Ulf habían sido muchas cuando al poco de dar a luz al pequeño la bruja le comunicó que de nuevo estaba gestando. Hablaban ya de puntería legendaria, porque no la dejaba ni superar la cuarentena. Pero lo cierto es que la bruja había visto en sus visiones una familia grande y ruidosa y no objetaba nada al respecto, era lo que quería en su vida, llenar esa casa con niños y enseñarles a amar esa tierra y sus costumbres. Las cosas se complicaron un poco porque ella había tenido dos embarazos muy seguidos y el primero fue de riesgo. Esta vez venían dos, algo que podía complicar mucho más la supervivencia tanto de los niños como de la madre, y tuvo que bajar considerablemente el ritmo. La magia se intensificaba en ella cuando otra vida crecía en su vientre, pero intentaba no usarla para nada, porque no sabía que efectos podía tener en su salud, así que al séptimo mes sentía que iba a estallar, no podía con el peso de tanta panza, no dormía y apenas podía atarse los zapatos. El invierno se acercaba y rezaba porque pudiera sacarlos a ambos en buen estado y que no se adelantasen demasiado, porque un bebé prematuro bajo las gélidas temperaturas de Akershus podía recortar sus posibilidades de sobrevivir drásticamente. La recta final de esa gestación gemelar fue un infierno y la noche que se puso de parto las temperaturas habían caído en extremo. Dio a luz a una niña sonrosada y de buen peso, y su mellizo salió después, mucho más pequeño y pálido. Erika e Yrian Tollak, los dos nuevos miembros de la familia llegaban al mundo dejando a su madre agotada. El invierno golpeó fuerte y el pequeño Yrian desde el principio dio síntomas de debilidad, si no viajaban a latitudes más cálidas acabaría sucumbiendo, así que cuando Giuliana se sintió lo suficientemente recompuesta le comunicó sus temores a Ulf.

— Se pasa las noches con fiebre, me parte el alma verlo llorar sin consuelo…Vamos a París, pasemos allí el invierno, hasta que esté un poco más grande, por favor.*

Mi mujer me había convertido en padre por cuarta vez, un linaje digno de mi apellido y que llenaría de dicha a los dioses y a nuestra propia familia. Mis labios surcaban el agotado cuerpo de mi mujer cada noche, se había juntado con todo niños muy pequeños y aunque el servicio, casi familia, la ayudaban en todo lo que podían sobre ella recaía todo el peso. Ademas Akershus la necesitaba con demasiada frecuencia, se habían acostumbrado a que ella fabricara ungüentos y supervisara todo canto tenia que ver con la enfermería.

Ahora con Yrian apenas salía de casa, se pasaba todo el tiempo apagada, sus ojos mas de una vez lloraban y yo me sentía impotente ante la imagen de una madre desolada. Rezaba cada día a mis doses por que lo salvaran, por que mi hijo dejara de llorar y simplemente creciera fuerte y sano como su hermana.
Mas parecía que esta vez nadie escuchaba mil plegarias, cada vez su estado empeoraba, su respiración lenta se apagaba y cuando estaba despierto lloraba con tanta furia que despertaba al resto de sus hermanos que se le unían en el llanto. Aquel día Giuliana se atrevió a hablar conmigo, hasta entonces solo lloraba. Apoyé mi frente en la ajena acariciando su pelo despacio.
-Giuliana te quiero mas que a nada, se que no soportas la idea de perder a nuestro hijo recien nacido, pero estas cosas pasan y no mejora, he hablado con los médicos, no saben que mas darle, ni que hacer para calmarlo, tiene dolores, de ahí su llanto. Ir a Paris no es la solución, no sabemos si aguantaría el viaje, ademas no es cuestión de ir unas semanas, seria cuestión de años y tampoco sabemos si funcionaria. No puedo estar años lejos del norte, estoy en guerra Giuliana. No quiero que mis hijos crezcan en Paris, sus raíces son norteñas.*

— Sólo el invierno… no pido más. No quieres que use la magia porque no sabemos el coste, y te doy la razón en eso…pero no puedo simplemente dejarlo a su suerte, es mi niño, lo he llevado dentro durante nueve meses y no dejaré de luchar por él con las armas que pueda. No entiendo por qué te has rendido con él tan pronto… si los dioses nos lo arrebatan, lo harán de igual forma, pero no dejaré que se lo lleve un mal viento.— Entendía la cultura de Ulf, ella misma sabía que los Loa hacían lo que les venía en gana y los mortales eran meros instrumentos en sus manos, pero eso no le impedía sacar su coraje de madre y luchar a la desesperada.*

-Porque mi lucha Giuliana es su dolor ¿no lo ves? -dije finalmente- oigo su llanto desconsolado, desgarrador. Se que lo quieres, también yo. Es mi hijo bruja, pero no sana, lo hemos intentado todo, todo lo que está en nuestras manos. He pedido a Loqui, a Thor, a Odin, a Freya y Frey. He hecho sacrificios, nada me ha faltado por hacer pero no sana y quizás es porque esa vida no es para él. Ademas..imagina que logramos sobreviva ¿a costa de que? No tiene fuerza, siempre será lo mas parecido a un tullido y en el norte, mal pronostico tienen esos niños.
Sabia que estaba siendo duro, pero era lo que pensaba.
-Nuestro hijo esta en manos de los dioses, quizás deberíamos aceptar por esta vez que esta gesta nos viene grande.*

— No todos somos grandes guerreros, tu hijo podría ser médico o comerciante…qué más da. No voy a dejarlo morir por el hecho de que pudiera ser tullido o débil de cuerpo, no voy a dejarlo a su suerte porque no sea útil para tu ejército!!…— rompió a llorar porque Ulf no entendía que para ella sus hijos no valían según lo que fueran capaces de hacer. Eran sus hijos y aunque no sirvieran para nada, los amaría igual. ¿Y si el dia de mañana al propio Ulf los dioses lo castigaban a yacer en una cama? ¿dejaría de amarlo por eso? No tenía sentido.*

Cerré un instante los ojos, no soportaba verla llorar de esa manera y menos porque mis palabras la dañaran.
-No es eso lo que quería decir Giuliana -dije tras un largo silencio abriendo los ojos hasta hundirlos en los suyos - No llores. No dejo de quererlo porque sea incapaz de alzar la espada, pero...el dolor que siente es desgarrador, le damos pócimas para calmarlo, ungüentos..nada parece funcionar, no sana. Se que quieres irte a Paris, pero yo no puedo dejar Akershus y tu eres mi mujer, has de quedarte a mi lado. Ve una semana o dos, que le visiten los médicos, que te den un veredicto y si Paris es para él lo correcto, déjale con tu padre, pagaremos su mantenimiento, una nana que se ocupe de nuestro hijo. Giuliana tienes tres hijos mas, fuertes, sanos que también te necesitan, no puedes irte a Paris y dejar a tu familia ¿lo entiendes?*

Se limpió los ojos con el dorso de la mano, entendía lo que Ulf quería decir, pero jamás dejaría de luchar por la vida de su pequeño, lo haría hasta el último aliento, los dioses, fueran los que fueran, tendrían que arrebatárselo de entre las manos y en eso no sería jamás racional.

— De acuerdo, iré a visitar a los doctores, pero mientras haya esperanza para él, no dejaré que se muera, Ulf. Es sangre de tu sangre, y aunque sufra, no soy capaz de dejarlo ir, muchos niños nacen enfermizos y luego crecen bien…no tires la toalla aún. Siempre he estado para todos, para ti, para Akershus, y ahora que Yrian me necesita no voy a fallarle. Regresaré cuando el frio se calme un poco.
-No, no -rugí irrumpiendo su discurso cuando la escuché asegurar que volvería cuando el frío pasara -no iras a Paris abandonándome aquí. Dos semanas, ni un día mas, ese es todo el plazo que te concedo. Iras con dos escoltas que te protegerán, no quiero que pueda ocurrirte nada y volverás. Dos semanas es tiempo suficiente para que los médicos decidan su suerte y si es luchar lo haremos, pero no será en Paris.*





CLICK ► REAL LOVE IS NEVER A WASTE OF TIME
Gracias por leer:

Me:
Love:
Ulf y Lana XDDDD:
Gracias Nirole:
♡ LISTEN TO YOUR HEART ♡ Ulf&Lana VIDEO:
gracias Amara:





avatar
Giuliana Mordrake
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 164
Puntos : 194
Reputación : 39
Fecha de inscripción : 01/04/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Winter is coming (privado)

Mensaje por Ulf Tollak el Lun Feb 26, 2018 7:00 am

— ¡No voy a viajar hasta París, con lo difícil que es el viaje para nuestro hijo para retornar en dos semanas! Me quedaré el tiempo necesario para visitar a los doctores y que lo curen!! Parece que no quieras que tu hijo viva…— se levantó sollozando y fue hasta el armario de donde sacó una maleta grande. Comenzó a colocar la ropa dentro partida en dos por el dolor que le producía ver a su hijo así y ver a Ulf además encabritado con ella, pero esta vez no iba a ceder. *

-Si sales por esa puerta, si tu idea es pasar allí todo el invierno, no te molestes en volver. -atajé apretando los puños y tensando la mandíbula. No me comprendía, yo la necesitaba a mi lado. Si quería que mi hijo viviera, claro que quería, pero los dioses se habían empecinado en llevarselo, había hecho todo lo posible para anclarlo a este mundo, pero su futuro era oscuro, incierto y sabia que era mas fácil que allí en el norte muriera que que sobreviviera. Le permitía dejarlo con su padre, pagaríamos sus cuidados, pero mi mujer tenia que volver y criar a sus hijos sanos.*

Le dolió mucho escuchar eso de boca de Ulf, pero ya estaba acostumbrada a sus arranques posesivos, era un lobo y se comportaba como tal, así lo aceptó cuando dijo “si quiero” bajo el árbol de la vida de sus queridos pantanos y así lo iba a respetar, pero por mucho que lo quisiera, actuaría en consecuencia con sus hijos.

— De acuerdo… Te escribiré informándote de cómo van las cosas. No cederé en esto Ulf, lo siento. He cedido en todo lo demás pero en esto no. Si no me permites usar la magia, será la ciencia quien lo cure, pero me niego a no hacer nada.— Terminó de hacer su maleta y fue en busca del pequeño Yrian, cuanto más tiempo pasase allí, más se reducían sus posibilidades. Erika era fuerte, pero los gemelos no se separaban, así que se llevó a los dos, dejando a Brökk y a Alrek al cuidado de Hilda y Arne y una nodriza. Se marcharía con el corazón roto, partido en dos, pero sentía que era eso lo que debía hacer, su hijo no moriría por lo que uno de sus padres pudiera creer, por su inactividad. Moriría si era su hora, si los dioses lo querían así, pero no se lo pondrían en bandeja.*

No hubo respuesta, tomé a Brokk alzándolo sobre mis hombros a caballito mientras este reía enredando sus dedos en mis rizos y a Alrek en brazos que palmeaba al ver a su madre.
-Despediros de vuestra madre y hermanos -les dije acercándolos a mi mujer para que pudiera besarlos y se largara después. Besé a mi hija y revolví el pelo de mi hijo con suavidad que lloraba en brazos de la bruja.*


Gracias por leer:
My love:



Ulf:
XDDDDD:
Listen to your heart:
avatar
Ulf Tollak
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 163
Puntos : 176
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 18/12/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Winter is coming (privado)

Mensaje por Danielle Morgan el Lun Feb 26, 2018 4:39 pm


Höor estaba preocupado por Sirius, había recibido una carta pero no le había explicado mucho más y habían quedado en verse en el despacho a esa hora. Acabó los negocios urgentes del puerto y subió hasta el castillo entrando en el despacho donde lo encontró repasando de nuevo la misiva que le llegó desde París. Estaba intrigada.
— ¿qué es lo que pasa? ¿qué tiene que ver con Sirius? Me tienes en ascuas, ya sabes que ese niño es para mí como si fuera mio…¿qué ocurre?.— estaba preocupada y se sentó frente a él, intuía que sería algo grave.*

Mi gesto delataba la inquietud que me corroía por dentro, con la carta en mis manos repasaba cada trazo por si podía arrojar algo de luz a todo esto, mas lo único que entre sus lineas me quedaba claro es que era urgente, que Sirius estaba en peligro y que debía viajar hacia Paris de inmediato. Elora no bromeaba con estas cosas y si no ponía mas en la misiva es porque de segur temía pudiera ser interceptada.

Dani se adentró en el despacho, su preocupación si no igualaba la mía se acercaba, para ella Sirius era importante y yo lo sabia.
-Hay algo que nunca te he contado -dije pidiéndole con un gesto que tomara asiento. Dejé escapar el aire, no era por escondérselo, si no porque aquello era un "secreto" necesario -Sirius, no es mi hijo -dije finalmente ante la cara de asombro de la pirata -es decir, si lo es, pero no en este tiempo. La historia se remonta unos años atrás, me fui de juerga con una amiga, Elora y acabamos en otro tiempo, los detalles no son importantes, pero digamos que en ese tiempo me encontré con mi "yo" futuro en una realidad alternativa y distinta que cambiamos en otra historia distinta hace aun mas tiempo.
Llevé mis dedos la puente de mi nariz, me estaba explicando como el culo.
-El caso es que Sirius es hijo de ese Höor, allí al niño lo perseguía la inquisición, el único modo que tenia él y su madre de salvarlo era dejándolo en mis manos..así llego Sirius a este tiempo y a convertirse en mi hijo.*

Enarcó una ceja, sin duda aquello era una revelación que no esperaba, pero bueno, había visto cosas extrañas en Akershus, magia de lo más compleja e incomprensible. Entendía eso de que Sirius fuera hijo de Höor pero de una forma algo complicada y retorcida, lo que no entendía es por qué aquello era urgente.

—¿pero qué tiene que ver con esa carta? Es decir…acaso la madre quiere llevárselo o el otro…tú? Madre mia… hay dos tú? joder, si con uno no me aclaro, como para vérmelas con dos. ¿Y cómo sabría si tú eres tú o es el otro? Morgan… céntrate… ¿qué dice la carta?*

-No dice nada, no explica nada mas allá de que hemos de viajar a Paris cuanto antes, Sirius está en peligro y por eso hemos de reunirnos con Elora. Los detalles me los dará en persona. El caso es que no he terminado... Cuando regresamos el trato quedó zanjado en que yo me ocuparía de Sirius como un padre, era lo mas correcto..pues Elora tenia aquí una hija y su mujer no entendería que trajera entre sus brazos a mi hijo. Ella se ocuparía de mantener a la Inquisición lejos de nuestro, de mi hijo ¿entiendes? El día que Sirius llegó a Akershus fue el día que Valeria abandonó Akershus, no se si fue la gota que colmó un vaso ya muy lleno...así que digamos Sirius no ha conocido madre, no mas allá de ti y de Giuliana y así debe seguir siendo.*

Exhaló el aire en un bufido lento, era mucha información para digerir, pero lo importante es que debían ir a París.

— ¿Nos vamos todos? Necesitas que me quede? ¿dónde estará Sirius?.— muchas preguntas que no podía dejar en el tintero, porque en su mente práctica no había espacio para la reflexión, necesitaba pasar a la acción de inmediato, ponerse a trabajar en lo que fuera que fuese su cometido o papel en ese momento. Aprovechó para sentarse frente a él sobre la mesa, así lo tendría más cerca para repasar juntos los documentos que necesitasen si es que necesiatabn alguno.*

-Pediré a Ulf que se quede al frente de Akershus, no quiero coger un barco de pasajeros, prefiero me leves tu...el niño vendrá con nosotros, los niños. Valeria se quedará con Valeska, Drittsekk y Fio, estoy seguro que a Valeska le gustará salir con su madre por Paris. Orn, Sirius, Beth y Niels se quedaran con nosotros, no quiero que Sirius se sienta en peligro o distinto, fingiremos que es un viaje sin mas...no quiero que el niño se preocupe, se que es my listo y si nos vamos solo con él se lo olerá. En casa de Elora estarán a salvo, es una hechicera poderosa, aunque algo caótica -dije ladeando la sonrisa recordando hazañas pasadas.

Posé mi mano en su muslo, ni siquiera le había prestado atención, dejé escapar el aire furibundo alzándome ligeramente en busca de sus labios.
-A veces estoy tan ocupado que no me doy cuenta que no solo trabajamos juntos.*

— bueno… trabajamos bien juntos, la mayor parte del tiempo. Aunque no sólo hacemos eso bien…— sonrió de medio lado atrayendo su cabeza hacia ella sujetándolo con ambas manos de la nuca.— así que de juerga con una vieja amiga…¿por qué nunca nos vamos de juerga? Algun día de estos deberíamos hacerlo. No puedo llevarte al futuro o al pasado pero puedes aparecer en Madagascar…—besó sus labios con una sonrisa algo pícara.— Sólo he estado una vez en París, me harás de guía. Ya sabes que me encantan las aventuras y más si eso implica llevar a todos los niños a bordo.— sabía que no iban de vacaciones, pero todo lo que fuera alejarlos de la guerra y llevarlos a territorio seguro eran buenas noticias.*


Tiré de sus nalgas con rudeza subiéndola sobre mi a horcajadas, ladeé la sonrisa apoyando mi frente contra la ajena mientras contemplaba sus mares. Era muy consciente de que si me sumía solo en la parte de Guerrero, del héroe que necesitaba Akershus la perdería, la quería, lo suficiente como para luchar por lo nuestro y demostrarle que pretendía algo distinto...
-Pues deberiamos irnos de juerga cuando pase todo esto, pero no con todos, solos tu y yo..no a un viaje si no a hacer el idiota como si fueramos unos niños...creo que a veces llevamos tanto peso sobre nuestros hombros que olvidamos que ninguno de los dos supera los treinta años -me eche a reír por su cara. Besé sus labios con hambre enredando mis dedos en los cortos mechones de su nuca.
-Disponlo todo para partir cuanto antes, avisaré a Ulf y pediré a la nana que haga el equipaje de los niños ¿te parece?*

Podían partir a la mañana siguiente si así lo querían, la Reina Ana estaba siempre preparada para llevarlos a donde requiriesen y lo harían con diligencia, pero tenía razon en que no pasaban de la treintena y se concedían muy pocas treguas para su propio disfrute personal.

— Me parece… pero después de hacer el idiota un rato ahora. Porque…soy una Idota estando con el guerrero suicida que se lanza de cabeza a todos los líos que tienen peligro de muerte. Y tú eres un idiota porque pudiendo tener una reina te conformas con perseguir al viento.— se lo dijo sonriendo a la vez que mordisqueaba sus labios y tiraba de su cintura atrapándolo entre sus piernas.*

-Me gusta el viento y las idiotas -jadeé contra su boca golpeando con mi enardecida entrepierna su centro.
Mis manos ávidas de su cuerpo se deslizaron por debajo de la casaca tirando de la camisola para sacarla del pantalón donde estaba presa. El beso se torno húmedo, cada vez mas apasionado delató nuestras ganas hasta que la puerta se abrió y al otro lado apareció una Giuliana desencajada.*

Se detuvieron en seco cuando la vieron entrar, bajó de la mesa carraspeando y al ver su gesto se acercó a ella rodeándola con un brazo sobre los hombros. La bruja les contó lo que había sucedido, la decisión que había tomado de irse a París en busca de una cura para su pequeño y la bronca con Ulf. Bien sabían que el lobo tenía su carácter, pero siempre conseguían aclararse, excepto esta vez que no había sido así. Danielle se quedó con ella tratando de calmarla y mandó a Höor a razonar con su amigo, que era muy cabezota.

— Casualmente nosotros tenemos que ir a París, así que viajarás con nosotros y te ayudare en todo lo que precises, si quieres que ate acompañe a los médicos…lo que sea.— De esa forma Giuliana se sintió más acompañada y menos sola en aquella gesta por salvar a su pequeño. Miró a Höor con una de esas miradas cómplices de “nos han interrumpido, pero me vengaré”.*

Con los labios aun entreabiertos y bañados en saliva que me relamí vi como la capitán Morgan se recomponía saltando de encima de mi para ir hacia Giuliana. Ladeé la sonrisa, no era la primera vez que ella me interrumpía y menos las que lo había hecho Ulf, que tenia un don para joderme en el mejor momento.
-Ulf te quiere bruja, es cabezota, pero recapacitará -dije intentando calmarla -irá a hablar con él, tengo que pedirle se quede en Akershus para controlar todo en mi ausencia, pero si crees que es necesario viaje, le diré a Lund, Kahyla y Atharal que se las arreglen...*

Giuliana negó con la cabeza, Ulf estaba muy obcecado y no iba a cambiar de opinión, eso seguro.
— Ojalá lo consigas…pero en cualquier caso iremos a París, quiero intentarlo todo, no quiero que mi hijo muera…Me alegro de no ir sola.
— No estarás sola, cuando esto acabe y el bebé vuelva a sonreír ni os acordaréis de este momento.— la quería animar como fuera porque esa mujer se había dejado la piel por todos ellos y para una vez que pedía algo a la desesperada, no la iba a dejar en la estacada.*

Llegué a la casa de Ulf, el semblante de mi amigo, casi un hermano para mi, delataba la tensión que vivía, sus músculos tensos, mandíbula cuadriculada y la mirada ámbar que delataba la furia y el desasosiego que lo embargaba. Lo entendía, un día fui yo el que se quedó solo en Akershus, los motivos eran bien distintos, pues la bruja solo buscaba el modo de salvar a su hijo...
-Ulf...¿como estas? -pregunté llevando mi mano a su nuca para chocar nuestras frentes en un gesto afectuoso. No hubo respuesta, no la necesite, estaba echo una mierda, era lo norma.
-Mañana partiré hacia París, una misiva me lleva a esas tierras, al parecer Sirius está en peligro y Elora me ha mandado llamar. Giuliana viajará con mi familia, la cuida...- antes de terminar la frase se separó como si en mi solo viera la traición mas absoluta.
-Ulf tu mujer solo quiere salvar a vuestro hijo, nunca me he metido en nada, pero no puedes prohibirselo, entra en razón y no seas tan estupido de dejarla ir sin mas, pues te arrepentiras de no haberte despedido.
Rugió furibundo, en un tono radioactivo sus ojos se centraron en mis pardos.
-No te atrevas a darme lecciones de moral cuando tienes un pequeño bastardo metido en un cuarto para ocultar tus vergüenzas..no lo visitas, se pasa el día con cuidadoras, no entiende una mierda, no sabe que es de su padre..así que no te atrevas a juzgarme Höor porque aquí los dos tenemos demasiada mierda y quizás no somos tan “perfectos" como aparentamos ¿No crees?
Escupía odio, tensé el gesto, un enfrentamiento es lo que menos quería en este momento y menos con él.
-Hasta otra Ulf -dije sin mas dandole la espalda, discutir con un hombre obstinado y plagado de dolor era absurdo.*

El amanecer trajo la partida a bordo de ese velero que para ella era su hogar y orgullo. El buque Inferno y el Avenger tenían muchos cañones pero la Reina Ana era el alma de la flota, era donde se había fraguado como navegante y donde siempre podría regresar.




No hay manera ♡ VIDEO♡ :

☆ ● Gracias Will● ☆  :

Piratas y vikingos:

Navega, velero mío, sin temor que ni enemigo navío, ni tormenta, ni bonanza tu rumbo a torcer alcanza, ni a sujetar tu valor.

♡ VIDEOS ♡  :
avatar
Danielle Morgan
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 173
Puntos : 194
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 21/08/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Winter is coming (privado)

Mensaje por Giuliana Mordrake el Lun Mar 12, 2018 8:43 am

Cuando llegaron a Paris se instalaron en la casa de Arthur Mordrake, el padre de Giuliana, el abuelo de esos niños, que estaba como loco por tener a su hija y a sus nietos con él. Pero por la carta de la bruja, decía que su marido y sus hijos mayores se quedaban en Akershus y que su viaje a Paris no era por placer, sino por un asunto de gravedad con la salud del más pequeño.

Sin escatimar ni un céntimo, Arthur movió los hilos para que fueran recibidos en los mejores especialistas de la capital y contrató niñeras que ayudaran a su hija con los bebés para que la madre pudiera descansar un poco. Tras varios dias de peregrinación por los que en teoría eran los médicos más avanzados, llegó exhausta a la casa. Si bien Yrian había conseguido dormir siete horas seguidas y tolerar bien la leche, sabía que era un parche hasta que tuvieran el diagnóstico definitivo de qué le ocurría, y estaban muy lejos de saberlo. Cogió papel y pluma y se sentó en el escritorio, con pulso tembloroso del propio agotamiento.

"Mi amado Ulf,

La travesía a Paris fue rápida y sin incidentes. Nos instalamos en la casa de mi padre cerca del cementerio de Père-Lechaise, me está acompañando en todo momento y no me deja ni a sol ni a sombra. Hemos visitado varios médicos, las mejores eminencias de Francia y no saben qué le ocurre a nuestro hijo, pero al menos con unos remedios que empezamos a darle ayer ha podido descansar tranquilo y comer.

Tengo grandes esperanzas de que puedan dar con su dolencia y aplacar los dolores y el llanto. Yrian es un luchador, no quiere morir, tan sólo te pido que le des la oportunidad de pelear, lo trajimos al mundo, lo deseamos y amamos como a nuestros otros hijos y no puedo rendirme tan pronto.

Te echo de menos, me desgarra pensar que estarás en Akershus solo con Brökk y Alrek, extrañándome tanto como yo a ti, pero siempre he esperado que regresases de pelear las guerras de Akershus. Espera por mi a que regrese de pelear por la vida de nuestro hijo. Dijiste "sin magia" y lo estoy cumpliendo. Si los dioses quiere arrebatárnoslo, lo harán, está en sus manos, pero yo no lo empujaré a ellas.

Cuando miro por la ventana veo el panteón de mi madre recuerdo la primera vez que te vi, cuando me perseguiste y acorralaste siendo un lobo y luego cambiaste de forma. Recuerdo que casi me dio un infarto cuando de pronto tenía un rubio encima de mi y pensé que debía estar alucinando en una visión. Hemos pasado mucho desde entonces, hoy estoy a dos pasos de donde comenzó todo y siento que aún tenemos mucho camino que recorrer, pero no quiero hacerlo sola. Quiero hacerlo de tu mano, siempre, hasta el final.

Siento mucho todo esto, siento que pensemos de forma diferente en esta cuestión, pero eso no significa que no te ame. Jamás lo dudes: eres el hombre de mi vida, con el que quiero pasar el resto de mis días y levantar esta bonita familia que tenemos. Ojalá los médicos nos ayuden y pueda volver pronto a tu lado.

Te quiero,

Giuliana."

En el borde del papel se corrió un poco la tinta, porque sus verdes ojos últimamente se enrojecían con frecuencia y derramaban lágrimas de dolor e impotencia que guardaba para cuando estaba a solas. Tenía que ser fuerte por sus hijos, sacarlos adelante, porque una madre encuentra el coraje en cualquier lugar cuando son sus vástagos los que sufren y la necesitan. La carta saldría con el primer correo de la mañana hasta Akershus y Giuliana cayó a plomo en la cama, tantas noches en vela la habían fundido.





CLICK ► REAL LOVE IS NEVER A WASTE OF TIME
Gracias por leer:

Me:
Love:
Ulf y Lana XDDDD:
Gracias Nirole:
♡ LISTEN TO YOUR HEART ♡ Ulf&Lana VIDEO:
gracias Amara:





avatar
Giuliana Mordrake
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 164
Puntos : 194
Reputación : 39
Fecha de inscripción : 01/04/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Winter is coming (privado)

Mensaje por Ulf Tollak el Lun Mar 12, 2018 9:11 am

Estaba solo, Giuliana había partido rumbo a París con mis dos hijos pequeños entre sus brazos, Höor, mi hermano, aquel al que le ofrecería mi vida sin dudarlo, me había traicionando haciendo posible la distancia entre nosotros, como si no supiera por haberlo vivido en carnes propias lo que sucede con las extranjeras que parten de estas tierras.
El norte era frio, duro e inhóspito, ninguna extranjera en su sano juicio mantendría a sus hijos en un sitio así y sabía que Giuliana no volvería, lo haría un ejercito de abogados para arrancar de mis brazos los hijos que me quedaban.

Hundí mi rostro entre las manos, caía por un precipicio lleno de oscuridad y pronto el agua salada resbaló por mi rostro mojando mis dedos. Dejada ir por primera vez, ante el silencio de la oscuridad de la noche y escuchando de fondo la respiración infantil de mi prole, dejé que la rabia, la ira y la frustración me llegara, estaba solo, vacío..la bruja se había ido y ahora que la necesitaba no estaba.

El sonido del cuerno de las almenas me llevó a secar con la manga mis lagrimas, me puse en pie y de nuevo la cota de mayas copó mi cuerpo, yo estaba derrumbado, nada excepto esos niños para mi tenía sentido, pero esta revolución hacía tiempo que dejó de ser por mi o por lso que un día cayeron como mi padre hizo o el de Skadi a manos de Randulf, esta guerra iba mas allá, si nosotros no protegiamso el norte y a sus gentes ¿quien iba a alzar por los que no podían el acero?

Me crucé con la señora que se ocupaba de mi casa y al ver el dolor en mis amarillos brillantes por a humedad acunó mi rostro como si fuera el de uno de mis hijos.
-Volverá -susurró para darme ánimos.
-No quiero que vuelva -rugí furibundo -ocúpate de mis hijos, yo me ocuparé de que Akershus permanezca a salvo para que ellos hereden un norte libre.

Salí al exterior, fuego en la distancia, nos atacaban, Randlf nunca dejaba pasar una oportunidad el muy hijo de puta, la partida de Höor había llegado a sus oídos y pensaba que sin el héroe en Akershus, la defensa de nuestras tierras y las fronteras marcadas por las manadas quedaba expuesta.
-¡Ensillar mi caballo, una pequeña orda conmigo, atacan los bosques del este, la frontera, hay que darles apoyo, vamos! -ordene mientras movía a uno de los jóvenes muchachos de un empujón para que descendiera escaleras abajo -tu, avisa a Lund, que se encargue de proteger nuestras murallas, si las fronteras caen Akershus está vendido, doblar la vigilancia, preparaos para la batalla.
Habla con J. Hook, que preparé uno de los navíos, si es necesario sacaremos por mar a los niños.

Ira salió con la espada en la mano decidida a acompañarme a la guerra, su gente estaba en Akershus, asentí al mirarla, no le impediría proteger aquello que amaba.
-Lucha por el norte y si no, hazlo por el Valhalla.
De aviarío bajaba el hombre que se encargaba de los halcones y cuervos, aquel que portaba las misivas, al verme partir me mostró desde la distancia la nota de mi esposa para que parara, la carta que necesitaba para encontrar la calma, mas azucé el caballo, no quería leerla, no quería pensar en nada que no fuera en detener esta guerra.
Así, emprendí viaje hacia los bosques ansiando mas que nunca el Valhalla...




Gracias por leer:
My love:



Ulf:
XDDDDD:
Listen to your heart:
avatar
Ulf Tollak
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 163
Puntos : 176
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 18/12/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Winter is coming (privado)

Mensaje por Giuliana Mordrake el Sáb Mar 24, 2018 6:01 pm

Largas eran las noches, el llanto de Yrian la despertaba de vez en cuando, pero al menos el pequeño conseguía dormir unas cuantas horas y despertaba con alguna sonrisa que llenaba a la bruja de un inmenso alivio. Sonreía como él, estiraba los labios del mismo modo que Ulf, mientras que Erika se parecía más ella en el gesto.

Tras consultar varios especialistas sólo uno se atrevió a postular sobre la extraña enfermedad que padecía el bebé, algo que tenía que ver con los nervios y los músculos, según entendió, sus propias defensas atacaban a sus sitema musculo-esquelético produciendo dolor y debilidad, algo que no tenía cura tan sólo un elixir obtenido a partir de las glándulas suprarrenales de buey, lo que más adelante se llamaría cortisona. No curaría al niño, pero le otorgaría un poco de calidad de vida.

Desde que empezó a tomar las gotas, mejoró sustancialmente, pero le advirtieron que su sistema inmunitario sería muy frágil, así que no convenía exponerlo a bajas temperaturas ni situaciones que pudieran comprometer su salud porque posiblemente no podría luchar contra las afecciones más comunes. le escribió a Ulf con las nuevas, alargando así su estancia por un mes más, el invierno era muy crudo en Akershus y el niño podría morir a la menor corriente de aire. Ni una sola misiva fue contestada, tan sólo las noticias que le llegaban a través de Danielle y su red de información, que sus hijos estaban bien, Hilda, Arne y una nodriza se encargabn de ellos. Pero Ulf no estaba bien, bebía más de la cuenta, tenía el ánimo sombrío y se apuntaba a todas las misiones más suicidas.

En cuanto el deshielo comenzó, pusieron rumbo a Noruega, el buque Amelia se encargó de transportarlos junto al abuelo de todos ellos, el padre de Giuliana, Arthur. El orgulloso abuelo de las criaturas había acompañado a su hija en su periplo por hospitales y consultas de doctores, en las noches en vela y los momentos más duros. Esos pequeños gemelos tenían el cabello castaño de Arthur y Erika había sacado las pecas de su difunta Amelia, de ascendencia irlandesa. Sabía que Giuliana era fuerte, una madre abnegada que había atravesado el infierno dos vecespara estar con su marido, y que no se rendiría ante la adversidad, pero también era cierto que estaba agotada, decaída, en ocasiones desconsolada y sólo quería verla bien. Llegaron a Akershus, donde por fin podría reunir a toda la familia, que era lo único que la haría levantar cabeza.

Se moría de ganas de ver a Ulf, de que viera que Yrian sonreía, lloraba menos y ya iba cogiendo peso. Le quedaba un largo camino, pero había esperanza para él.





CLICK ► REAL LOVE IS NEVER A WASTE OF TIME
Gracias por leer:

Me:
Love:
Ulf y Lana XDDDD:
Gracias Nirole:
♡ LISTEN TO YOUR HEART ♡ Ulf&Lana VIDEO:
gracias Amara:





avatar
Giuliana Mordrake
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 164
Puntos : 194
Reputación : 39
Fecha de inscripción : 01/04/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Winter is coming (privado)

Mensaje por Ulf Tollak el Lun Mar 26, 2018 11:06 am

Sobre las almenas trataba de llamar al orden a un par de arqueros que la noche anterior se habían dormido haciendo guardia. Mi humor últimamente era bastante cambiante, en la mayoría de las ocasiones podría asegurar que oscurecido, mi paciencia había desaparecido y la insensatez de los mas jóvenes me sacaba de mis casillas, bueno, eso y la inmensa mayoría de las cosas. Los chavales no comprendían la importancia de esta guerra, muchos de ellos no habían pisado el maldito campo de batalla y quizás era eso lo que necesitaban, dejar que la sangre manchara estas tierras para comprender por que luchábamos desde el alba hasta el final del maldito día.

Francamente lo que me tenia así era el saber que tras un invierno duro, el deshielo se había producido y con él la llegada de mi todavía mujer sucedería. Era incapaz de enfrentarla, una parte de mi la había echado de menos, pero la otra gruñía en mi interior orgullosa, pues le advertí que si cogía ese barco nada quedaría entre nosotros. Sabía que el niño había mejorado, Höor se encargaba de dejar caer la información a cuenta gotas para no acabar enganchándonos en una discusion.

Esa mañana, con el zenit a mis espaldas vi como Giuliana, junto a mis dos hijos, su padre y un pequeño séquito que envió el conde para protegerlos y ayudar a traer las cosas llegaban frente a los portones de Akershus. El encuentro era inminente, no sabia si su idea era volver a nuestro hogar o si se quedaría en el palacio, aunque conociéndola era fácil que me sacara a sartenazos y mi culo peludo terminara en el sofá recurrente de Höor.*

Lo buscó con la mirada y al no hallarlo allí se le encogió el corazón, sabía que Ulf era orgulloso, que lo había pasado muy mal y que todo aquello era una dura prueba para ambos, pero eso no quitaba que no ansiara verlo, tocarlo, correr a sus brazos y dejar atrás la angustia y la desesperación. Se marcharon hacia su hogar, el que ella consideraba como suyo, donde Hilda y Arne se hacían cargo de todo y de los niños. Quería ver a Alrek y a Brökk y dejar descansando a los gemelos. Arthur la acompañó, porque era su padre, el abuelo de los niños, y era sumamente bienvenido en esa casa hasta que alguien dijera lo contrario.

Entraron en el hogar de los Tollak, que estaba caldeado y Giuliana fue a ver a sus otros dos hijos, los había echado terriblemente de menos. Brökk caminaba ya sólo y Alrek lo intentaba pero prefería gatear. Los cogió en brazos, los llenó de besos y lágrimas, porque eran sus niños, un pedacito de su carne y su sangre y un inmenso trozo de su corazón. Escuchó la puerta principal y rezó para que fuera Ulf, sabía que estaría cabreado, pero le daba igual, tan sólo quería que no la echase de esa casa.*

Hice todo lo que pude por volver tarde a casa, y si por mi hubiera sido hubiera hecho la guardia nocturna, no sabia como enfrentar esta situación y de no ser porque Höor insistió en que me fuera a casa a ver a mis hijos, creo que hubiera ido directamente a la taberna, pero al final tenia que enfrentar a mi "esposa" y nunca fui un cobarde, no empezaría a serlo ahora.

Al entrar por la puerta escuché las risas infantiles de Brokk y Alrek y la voz de Giuliana de fondo, se asemejaba al hogar que una vez compartí con ella, hasta olía diferente. Siempre me gusto esa mezcla de flores silvestres que utilizaba para perfumar su piel tras el baño, desprendían un olor a grosellas dulzón que había identificado con ella y con algo que removía mi interior. Caminé hacia la habitación de los niños y me apoyé en el umbral de la puerta mirando hacia el interior de la cámara donde la bruja sentada en el suelo jugaba con Alrek que gateando le traía un juguete de trapo.*

— Ulf…— tenía los ojos enrojecidos y le temblaba la barbilla al pronunciar su nombre. Se levantó dejando un segundo a Alrek y se acercó a él, que al menos no se había cruzado de brazos, así que puso colar los suyos alrededor de la cintura estrechándose en un abrazo. Si la quería apartar, que la apartase, pero tan sólo quería sentir a su marido allí, de nuevo en su hogar, el que ambos habían levantado y del cual él era el cimiento, porque una casa no era nada sin las personas que lo hacían hogar. Apretó los ojos cerrándolos cuando sintió su contacto, el calor que desprendía contra su mejilla. Hablaría, hablarian todo lo que se tuviera que hablar, pero estaba allí, y no quería que se marchase.*

-No he venido para quedarme -hablo mi orgullo. No la aparte, porque su calor se adentraba en mi cuerpo como un torrente de energía que hasta este momento y durante todo el invierno había sido incapaz de encontrar. El invierno para mi fue frío, demasiado y ahora mi corazón helado luchaba por poder mantener sus escudos anclados ante la mujer que seguía amando pero que me había abandonado.
-Solo he venido a ver a los niños y coger algo de ropa, me ire al sofá de Höor. ¿Piensas quedarte o vienes de visita? -pregunté fingiendo indiferencia, aunque ni de lejos era eso lo que sentía.
Por suerte había llegado solo con su padre, de haberlo hecho con otro hombre o con un abogado, mi talante seria muy distinto y no seria yo el que saliera por la puerta si no ese desgraciado.*

—¿Por qué me preguntas eso?…— murmuró.— esta es nuestra casa, nuestro hogar…te dije que volvería cuando mejorase Yrian, y ha mejorado. No te vayas, por favor no te vayas ahora. Llevamos meses separados y no ha habido ni un sólo día que no quisiera regresar contigo, pero el bebé necesitaba las medicinas y un clima más beneficioso.— tenía un nudo en la garganta y levantó los ojos, vidriosos, observando los ojos del color de pantano de Ulf, pasó su manos por esa barba desaliñada que llevaba.— Sonrie cuando no tiene dolor…y tiene tu sonrisa.— Dos lagrimas rodaron por su mejilla mientras lo decía, aunque estaba haciendo esfuerzos por no llorar, era imposible, porque no quería tener que elegir entre un hijo y su marido.*

Aparté mi rostro al sentir su tacto incendiario sobre mi barba. Era evidente que me había dejado mas larga de lo normal, con ojeras pues dormía poco y mas delgado de lo que acostumbraba pues me habÍa apuntado a toda gesta que pudiera enviarme al Valhalla.
-Te lo dije, si salÍas por esa puerta destruirías nuestro hogar y no miraste atrás.
No soportaba verla llorar, nunca lo hice, casi de forma instintiva la yema de mi dedo atajó la distancia hasta su rostro y seco el agua salda mientras mi respiración caía pesada sobre sus labios. Era mi mujer, pero no había respetado mi voluntad, no quería que esto se convirtiera en la tonita de nuestras vidas, no quería pasar un invierno tras otro sin ella...
-¿donde están los niños? -dije apartando la mirada de sus orbes turbios con mis ojos brillantes como las estrellas. Dejé caer el brazo a un lado con los dedos húmedos por sus lagrimas - ¿vas a quedarte mucho tiempo?*


Gracias por leer:
My love:



Ulf:
XDDDDD:
Listen to your heart:
avatar
Ulf Tollak
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 163
Puntos : 176
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 18/12/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Winter is coming (privado)

Mensaje por Giuliana Mordrake el Lun Mar 26, 2018 11:07 am

— Toda la vida.— sorbió por la nariz en un intento de no llorar, pero ya el sofoco le subía a los ojos. No se apartó porque los niños estaban dormidos en la cuna detrás de ella, y si quería pasar, lo haría de su mano, que ahora acababa de coger la bruja. Se acercó hasta la cuna limpiándose las mejillas con el dorso de la mano libre y allí dormían Yrian y Erika tranquilamente. La niña estaba sonrosada, con las mejillas llenas y aspecto lozano. El niño estaba un poco más pequeño y escuálido, pero su carita reflejaba placidez, empezaba a comer y a dormir mejor, a ganar peso y a llorar menos. Había esperanza para él.*

"Toda la vida" esas palabras retumbaron en mi cabeza y juro por Odin que hubieran bastado para perdonarlo todo y perderme en su cuerpo, paladear el sabor de sus labios y dejar que sus besos me hicieran olvidar el pasado. Le enseñaría mis nuevas cicatrices, cada una contaba una historía distinta, mas ninguna tan profunda como la que ella en mi corazón había forjado con su ausencia, pero mi cabeza me decía que no la creyera ¿no volvería a irse con las primeras nieves?

De su mano atajé la distancia hasta la cuna, sonreí sin poder evitarlo, mi hija estaba fuerte, grande, dormía boca arriba con los dos brazos dejados caer por encima de su cabecita y las piernas entreabiertas como si fuera una ranita. Al lado el niño, mas escuálido descansaba de lado.
-Duerme -dije incrédulo, su llanto había sido impetuoso, lastimero durante todo este tiempo -¿esta durmiendo? la sorpresa se reflejaba en mi rostro y mis pantanos buscaron sus verdes de inmediato tratando de encontrar las respuestas que para que mentir no había querido leer en ninguna de sus misivas durante este tiempo.*

Asintió con el alivio que ella misma había sentido al encontrar al menos algo que paliaba su dolor. Había costado muchas visitas a médicos, pero ella lo daba por bueno.

— su propio cuerpo ataca los músculos y los huesos, es una extraña enfermedad y nos dieron esta gotas obtenidas a partir de una sustancia de buey. Cuando no tiene dolor es un niño normal, sonríe, enreda los deditos en mi pelo y busca algo que mirar, como todos los niños.— Lo dejó mirar a los bebés en silencio, casi podía escuchar los engranajes del cerebro de Ulf sacando humo. Podía entenderlo, pero… quería que se quedara. Ni siquiera le iba a preguntar si se había largado al burdel a aliviarse, le daba igual todo. Sólo quería que aceptase a Yrian en su manada y a ella de vuelta.— Por favor… quédate. Hablemos… o no digas nada… me da igual…pero no te vayas. Somos una familia y ha sido muy doloroso estar separada de ti, pero era necesario para salvarlo.*

Con la diestra en la barandilla de la cuna y la zurda enredada a lso dedos de mi mujer miraba en silencio a msi hijos velando su sueño placido, por fin para él había descanso. Mi cabeza no dejaba de darle vueltas a la misma frase y solo sus nuevas palabras me sacaron de la ensoñación a la que me había sometido.
-"Toda la vida" ¿significa que no habrá mas inviernos fríos para mi, que mi hogar volverá a ser lo que era? ¿quiere decir que con esto Yrian se salvara sin necesitar volver a Paris?¿ que mis hijos mayores recuperaran a su madre perdida?
Todas esas preguntas se agolpaban en mi cabeza y no estaba dispuesto a silenciarlas para perderme en su piel como necesitaba y volver a estas de nuevo pasada la primavera y el verano. No quería con los primeros hielos del invierno verla partir.*

— Toda la vida significa que quiero estar toda la vida contigo y con los niños, pero si Yrian vuelve a empeorar…¿por qué no vamos juntos unos días? Espero que crezca y mejore y que no sea necesario pero…¿y si es asi? No tengo respuestas para todo Ulf, sólo sé que estos meses han sido un infierno, y no quiero repetirlos. Sólo sé que quiero estar aqui contigo, en nuestra casa, pero por ti recorrí el infierno, y por cualquiera de mis hijos haría lo mismo.*

Negué con la cabeza, volvía a enredarme con palabras, ella seguía asegurando quererme, ser un infierno la vida lejos de mi, pero insistía en irse cada vez que lo creyera necesario anteponiendo a Yrian a mi. Era un niño enfermizo, la naturaleza en ocasiones es cruel, una loba lo hubiera matado al ver que no podía sacarlo adelante, jamas dejaría a su alfa por cargar con una cría endeble que no sobrevivira a las primeras nieves. Era prioritario asegurar la protección para su prole y la continuidad de la misma y eso se lograba junto al macho y no en un periplo de médicos.
-No -gruñí -no es eso lo que quiero oir.
Caminé hacia mi habitación sacando uno de los petates que usaba para los viajes y metí un par de cambios de muda decidido a marcharme.*

— mami no loles…— la voz de Brökk rompió el silencio del cuarto contiguo.
— No estoy llorando mi amor… bueno, si un poquito…pero es porque tenía muchas ganas de verte.— Cogió al pequeño en brazos y al otro que se estaba acercando peligrosamente a la puerta y a la escalera. ¿Hasta cuando le iban a castigar los dioses así?

Arthur había subido hasta los cuartos para dejar allí la maleta de Giuliana y se encontró con Ulf haciendo su petate. Lo miró y suspiró. Ulf era un buen hombre, pero muy cabezota y él no se encontraba en disposición de darle consejos a un padre de familia así porque sí. Le puso la mano en el hombro y asintió resignado. Tendrían que arreglarlo ellos, pero el abuelo sólo quería poner paz.*

-Quiero a tu hija, la he querido siempre, en este largo invierno la he respetado como si estuviera en mi lecho calentándolo cada noche, pero lo nuestro no tiene solución porque venimos de mundos diferentes. Para mi impera la ley mas salvaje, entiendo que para ella el amor se demuestre diferente, no puedo juzgarla por querer a su hijo mas que al padre de este.

Tomé le petate, lo cargué al hombro y salí maldiciendo en noruego para bajar escaleras abajo sin mirar hacia atrás, pues quizas porque si lo hacía no me podría largar.*





CLICK ► REAL LOVE IS NEVER A WASTE OF TIME
Gracias por leer:

Me:
Love:
Ulf y Lana XDDDD:
Gracias Nirole:
♡ LISTEN TO YOUR HEART ♡ Ulf&Lana VIDEO:
gracias Amara:





avatar
Giuliana Mordrake
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 164
Puntos : 194
Reputación : 39
Fecha de inscripción : 01/04/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Winter is coming (privado)

Mensaje por Danielle Morgan el Miér Abr 04, 2018 5:53 am

Danielle apagó las lámparas de aceite de su despacho y se dirigía hacia el salón, allí esperaba tomarse una copa y que Höor regresase de un asunto que lo había mantenido fuera del castillo desde última hora de la tarde. Sabía que Giuliana había regresado, pero como tendría ganas de ver a su familia, decidió pasar al dia siguiente a ver a Yrian y a comprobar si necesitaba algo. Lo que no se esperaba era ver a Ulf allí, en la penumbra. Frunció el ceño y exhaló el aire despacio poniendo dos vasos con bebida y acercándose al lobo a tenderle uno.

¿qué haces aquí? Pensaba que estarías en tu casa ya que han regresado.*

Malhumorado e ignorando a la pirata me deje caer en el sofa maldiciendo en mi idioma la poca coherencia que tenían las palabras de Giuliana "para siempre" y no se si me iré el próximo invierno para mi ni de lejos encajaban, si creía que tendría una mujer para las buenas épocas, se equivocaba, nunca le mentí, sabía exactamente lo que era y como era y a estas alturas de conocernos me salía con esas. Putas extranjeras, debería haber aprendido de la suerte que corrío Höor con la zorra de Paris.*

¿Asi que con que esas tenía? Solía ser diplomática, pero en ese estado a Ulf no le servían las palabras suaves, solo dos hostias bien dadas.

Comprendo… así que estás siendo un completo gilipollas. Bien, por fin Giuliana será libre de tu tiranía y podrá encontrar un hombre mejor que tu, uno que… no sé… no desee la muerte de sus hijos.— Aunque eso era completamente mentira, lo que quería era provocarlo, que soltase toda su ira contra ella y cuando lo hiciera, que recapacitase sobre la situación de su mujer. No le importaba ser el saco de boxeo si se trataba de Giuliana.— ¿Piensas quedarte aquí toda la noche?, es por bajarte unas mantas.— cuando la inglesa se ponía cínica, no había quien la ganara. Y si el lobo la agarraba por la pechera… pues se medirían a tortazos, qué remedio, aunque tenía las de perder.*

-¿que sabes tu puta necia pirata egoísta? -mis ojos se tornaron ambar y no escatimé en insultos si para ella iban destinados. ¿que sabría a ella de cambiantes, del norte y sus durezas o de las tradiciones con las que lidiamos. Nuestros dioses no están crucificados, son dioses de la guerra y el dolor va intrínseco en nuestro código genético desde nuestro primer llanto -me quedaré tus mantas cuando salgas  corriendo de Akershus, es cuestión de tiempo que te canses de tu juguete bárbaro, al que ni entiendes, ni respetas. Hoor se ha cogido a ti porque eres lo único que cree poder tener, pero se dará cuenta el día que leves el ancla de lo equivocado que ha estado contigo durante todo este tiempo, eres la peor apuesta.


Miró al cambiante bebiendo del vaso y meditando sus palabras sus instante, estaba curtida de todos los ataques que había sufrido a lo largo de su vida, siempre dieciendole todo el mundo que así no, que ella no podía hacer esto o no podia ser lo otro. Esbozó media sonrisa cínica y asintió con la cabeza despacio.

venga Ulf…¿esto es todo? ¿sólo llegas hasta aquí? egoista, puta, pirata, rata cobarde… nada que no me hayan dicho dos millones de veces en mi vida. ¿No das para más? Va, inténtalo. Admito que el golpe de Höor estaba bien jugado pero..¿sabes qué? Que te equivocas en algo: yo respeto más a Höor y sus creencias de lo que respetas tú las de tu mujer. A la vista está que no soy yo quien está a punto de perderlo todo por una cuestión de cabezonería absurda. Ella no te ha pedido nada nunca, y se ha adaptado a ti y a tus necesidades mejor de lo que nadie lo haría, de hecho yo creo que es tonta por hacerlo. Pero una sola cosa que te pide, y que cualquier mujer puede entender, sea norteña o del caribe…vas tú y te pones frenético y sin sentido.— bebió otro sorbo de su vaso y se levantó de su lado, porque se había sentado con toda la desfachatez del mundo, ya que ella tenía tanto derecho como él a estar allí.— No creo ser la persona más indicada para hablar de matrimonios, pero… creo que así no es como funciona.*


Última edición por Danielle Morgan el Miér Abr 04, 2018 5:57 am, editado 1 vez




No hay manera ♡ VIDEO♡ :

☆ ● Gracias Will● ☆  :

Piratas y vikingos:

Navega, velero mío, sin temor que ni enemigo navío, ni tormenta, ni bonanza tu rumbo a torcer alcanza, ni a sujetar tu valor.

♡ VIDEOS ♡  :
avatar
Danielle Morgan
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 173
Puntos : 194
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 21/08/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Winter is coming (privado)

Mensaje por Ulf Tollak el Miér Abr 04, 2018 5:56 am

Una sonrisa irónica traspasó sus labios.
-¿en que mundo crees vivir pirata? por qué no despegas tus ojos del inmenso mar y miras lo que te rodea aunque sea por una mísera vez en tu vida ¿crees que es mi hijo el único niño enfermo de Akershus? ¿crees que los considerados dioses norteños no traen la muerte al igual que la acompañan de vida? ¿por que no le preguntas a Höor si en el fondo, muy en el fondo no comprende cada uno de mis actos como lo hace con aquellos a los que protege? ¿va a sacar de Akershus en un barco a cada niño que ha nacido débil, moribundo o enfermo? No veo a todas las mujeres abandonar a sus maridos y a su hijos, las veo luchar estoicas para sacar a ese pequeño adelante, aquí, con las creencias de sus ancestros y si caen, los lloran, yo lloraré a mi hijo ¿crees no lo quiero? no me juzgues pirata cuando no eres capaz de mirar mas allá de tu maldito ombligo. Dices que conoces a Höor, que lo respetas ¿de verdad crees eso? ¿le has preguntado si para cumplir tus sueños no ha dejado él de cumplir los suyos.?

No quería hablar mas..porque sabía que eso llevaría a mi amigo a una encrucijada con la pirata.*

Algunas de las palabras de Ulf tenían sentido, otras estaban destinadas a hacer daño de forma indiscriminada porque le dominaba la rabia, pero tomó buena nota de todas ellas.

— Me parece que estás desviándote del tema. Mi vida no es la que pende de un hilo, sino la tuya. Igual que ella sabía que se casaba contigo y con todas tus absurdas tonterías ancestrales, tú sabías que te casabas con una bruja con otra forma de ver las cosas. Ella ha cedido en todo y tu en nada. Fin del asunto. Si se acaba tu matrimonio no me darás ninguna lástima porque tú mismo te lo has buscado. Tu mujer no te ha abandonado, se ha ido una temporada a buscar soluciones que aquí en tu maravilloso mundo feliz de vikingos recios, no habían, y se alejó porque tú mismo le prohibiste que curase a Yrian con magia, cosa que hace a diario con los demás niños débiles y enfermizos cuyas madres acuden a ella en busca de solución.— Resopló cuando le dijo todo lo de Höor.— La diferencia es que con Höor puedo razonar y hablar, y gracias por los consejos, o lo que sea esta mierda de rapapolvo que me has echado. Y si ya te has quedado a gusto después de soltar tu rabia, ten los cojones y sé un hombre, uno que luche por su familia en vez de imponer sus estupideces y largarse a la primera que le niegan las cosas. Buenas noches Ulf.

La inglesa se acabó el vaso, lo dejó sobre la repisa y abandonó el salón, pensando en las palabras del lobo sobre si Höor estaría dejando de cumplir sus sueños por su culpa. ¿Qué habría querido decir? Lo hablaría con el conde cuando tuviera la ocasión.*

Llevaba luchando desde que fui capaz de alzar una espada, era muchas cosas, pero nunca fui un cobarde. Ella era extranjera, incapaz de entender mis creencias, decía que yo no permití a mi mujer usar la magia, pero ahí se equivocaba, le permitía hacerlo, si era blanca si no traía consecuencias, pero claro eso no bastaba, tenía que asumir una vida en la que mi familia se disgregara cada invierno para salvar a un niño enfermo que mis dioses habían decidido llevarse. Entendía el dolor de mi mujer, sufría su dolor como otros miles de habitantes de Akershus que perdían hijos, maridos, mujeres cada día, el norte estaba acompañado de muerte. Quería a mi mujer, la quise desde que la conocí hasta el día de hoy, claro que no quería perderla, claro que ella había hecho todo por estar aquí en el norte pese a lo duro que eso era, no era un necio..la veía luchar contra las adversidades, peor no podía ceder, simplemente iba en contra de mi genética, de mis instintos, yo no podía vivir con ella 7 meses al año y pasar 4 sin ella.

Los problemas de la pirata con mi amigo eran asunto de ellos, pero esa relación estaba mas condenada que la mía y eso era ya bastante visto lo visto. De un manotazo cargado de ira estampé la mesilla que había frente al sofá contra la puerta mientras rugía, dandole así la despedida a la pirata.*













Gracias por leer:
My love:



Ulf:
XDDDDD:
Listen to your heart:
avatar
Ulf Tollak
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 163
Puntos : 176
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 18/12/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Winter is coming (privado)

Mensaje por Giuliana Mordrake el Mar Abr 10, 2018 4:03 pm

La noche fue casi más dura que las que pasó en París, porque sabía que Ulf estaba cerca pero no estaba con ellos. Entendía su dolor, pero él parecía no entender el de ella. Brökk y Alrek querían dormir con su madre y así lo hizo, dejándolos con ella en una cama demasiado grande para una sola persona, al menos lo bueno es que Yrian no estaba peor, las medicinas le hacían efecto. Por la mañana, agotada de tanto pensar y preocuparse, desayunó algo ligero, tenía el estómago cerrado y cuando iba a bañar a Erika que se había ensuciado de mucha caca porque era muy movida, vinieron a buscarla. Un terrible accidente de un leñador al que le había caído el tronco encima.

Giuliana dejó a los niños al cuidado de Hilda y Arne y su propio padre y salió corriendo al hospital. El hombre estaba machacado, tenía múltiples costillas hundidas y rotas, huesos que se salían por la piel, apenas respiraba y sangraba por múltiples lugares. Estaba realmente grave y seguramente moriría, pero la bruja no lo pensó y se puso a gritar órdenes mientras se arremangaba la camisa y con sus manos comenzaba a taponar hemorragias internas recitando conjuros wiccanos. Su equipo parecía un enjambre de abejas revoloteando de arriba a abajo mientras lo limpiaban, cosían, recolocaban huesos y entablillaban, uno tras otro reparando los desperfectos mientras la bruja en plena concentración mantenía sus órganos funcionando hasta que tres horas después quedó todo sellado y reconstruido. Ahora estaba en manos de los dioses y de las bacterias…si se infectaba, tendrían que preparar una pira.

Giuliana se levantó, saliendo del trance, y tras el esfuerzo mental y físico que suponía algo de esa envergadura se tambaleó. Uno de sus ayudantes la sujetó, evitando que se fuera al suelo, pero finalmente la americana perdió el conocimiento. La acostaron en una de las camas y pronto se dieron cuenta que tenía bastante anemia, los meses pasados en Paris alimentando a los dos niños, con el estrés y las noches sin dormir, habían hecho mella en su salud. Un muchacho salió corriendo al castillo a avisar y le indicaron que Ulf estaba en el salón.*

Apenas había conseguido pegar ojo en toda la noche, si decía que había aprendido a vivir sin ella mentía estrepitosamente, mi cama siempre estuvo fría desde que aquel maldito barco la arranco de mi vida y esa noche fue mas dolorosa que ninguna porque estaba tan cerca que podía tenerla y yo había interpuesto una distancia voluntaria porque mi orgullo era incapaz de ceder, de entender que ella luchaba por nuestro hijo como yo por estas tierras que me vieron nacer.
Era lo que era, un lobo arraigado a viejas costumbres, a mis instintos y tradiciones que defendía a capa y espada como el honor de mis dioses, pero ella no era norteña y me enamore aun sabiendo que no abrazaría siempre mis reglas.

Silencioso tomaba el desayuno sin alzar mi cabeza de la taza de café recién hecho, Höor me acompañaba como un fantasma, seguramente sumido en sus propios problemas, ninguno aquella mañana estaba para largas conversaciones, así que nos limitamos a intercalar un par de saludos fríos y a repartirnos una jornada bastante complicada.
Fue entonces cuando uno de los muchachos se adentró en el salón como alma a la que sigue Hela y con la voz quebrada pronunció el nombre de mi esposa poniéndome en pie de inmediato.
-Habla, maldita sea -ordené cogiéndole de la pechera.
Sin resuello me dijo que estaba en la enfermería, no acabó la frase cuando salí corriendo en su búsqueda.

Si alguna vez pensé que el instante mas difícil era el que precede al primer choque, ese en el que los dos ejércitos se mira de frente y los cuervos sobrevuelan las cabezas graznando pues sabe que ese día el Valhalla estará lleno, descubrí que me equivocaba pues la distancia que de ela me separaba era infinitamente peor que recorrer descalzo el tártaro y correr sus nueve puertas.

Alcancé la enfermería en pocos minutos que se me hicieron eternos y derrapé al colarme por la puerta buscando con la mirada la silueta de mi esposa, no tarde en encontrarla tumbada en un lecho, apagada, pálida y aparté de en medio a dos de los médicos que trataban de detenerme para explicarme no sabia bien que pues no me importaba.
Tomé su mano fría entre las mías cálidas, callosas y aun manchadas y la llevé a mis labios suplicando a los dioses que tanto me habían arrebatado que no se la llevaran, de ser así renunciaría a ellos y eso lo juraba. Yo no había aprendido a vivir sin ella, no estaba preparado para eso por muy jodido que pudiera estar durante todo este duro invierno.
-Giuliana -la llame cerrado los ojos apenas con un murmullo como si eso bastara.*





CLICK ► REAL LOVE IS NEVER A WASTE OF TIME
Gracias por leer:

Me:
Love:
Ulf y Lana XDDDD:
Gracias Nirole:
♡ LISTEN TO YOUR HEART ♡ Ulf&Lana VIDEO:
gracias Amara:





avatar
Giuliana Mordrake
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 164
Puntos : 194
Reputación : 39
Fecha de inscripción : 01/04/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Winter is coming (privado)

Mensaje por Ulf Tollak el Mar Abr 10, 2018 4:05 pm

La bruja estaba agotada, su cuerpo había excedido los límites humanos del cansancio y estaba pagando las consecuencias, pero un rato después recobró la consciencia, se sentía muy pesada, como si no pudiera moverse…recordó aquella vez que despertó en el hospital tras la paliza que le dio el Nosferatu y el peso que sentía encima era similar…porque la cabeza de Ulf reposaba sobre su vientre. Eso le arrancó una débil sonrisa y haciendo un esfuerzo con la mano libre, la depositó sobre sus rizos rubios. Era la segunda vez que repetían la escena, pero esta vez no tenía agujeros en los labios ni tampoco ningún médico falso trataría de matarla. Aún recordaba la bata de hospital que llevaba el lobo cuando saltaron por la ventana y lo ridículo que debía verse.

— ¿he soñado en alto?.— preguntó, porque aquella vez el muy descarado le dijo que ella había tenido sueños húmedos con él durante los tres días de coma. Si Ulf se acordaba de aquello, seguro que le traería al menos un recuerdo gracioso.*

Ladeé la sonrisa apoyado en su vientre recordando la ultima vez que ella estuvo en esta posición, en esa ocasión apenas nos conocíamos, era en Paris y ya la bruja tenia cierta habilidad para atraer los problemas.
-¿has tenido sueños húmedos conmigo? -pregunté alzando la cabeza para centrar mis pantanos en los de la bruja. Brillantes por las lagrimas que en ellos se agolpaban centellearon cuando su sonrisa ilumino la estancia -no se vivir sin ti -reconocí como la verdad mas clara que había dicho desde que había vuelto a Noruega desde Paris -así que mantén la promesa de un " para siempre" porque no he aprendido a vivir sin ti.*

Y no tendría que hacerlo, porque ella no quería estar en ningún otro lugar donde no estuviera Ulf, sólo quería que sus hijos crecieran y verlos sanos, pero junto a él.

— quédate conmigo…— susurró. Uno de los médicos al verla despertar interrumpió para echarle la bronca.

— tienes anemia, estás agotada. Esto es el potingue milagroso que revive a moribundos, ya sabes que tienes que tomarte cinco gotas por la mañana y cinco por la noche. Come mucho y no hagas esfuerzos. Por lo demás…llévala a casa, es muy mala paciente, no la queremos aquí.— sonrió apretando la mano de la bruja, era broma, porque ella se había desvivido por ese hospital, era su segunda casa, y la gente que trabajaba con ella la habían aceptado desde el primer momento. Pero también sabían que ahora los Tollak debían recibir el mismo apoyo que ellos habían dado a todos en Akershus.*

El medico le dio algo de medicación, al parecer podía llevármela a casa, eso si, dejando que descansara y que comiera bien, antes de que le medico se fuera posé mi mano en su hombro atravesándolo con mi inquisitiva mirada.
-¿En el descanso ese va implícito el sexo? -pregunté antes de reírme por la cara que mi mujer ponía. Llevaba todo el invierno en dique seco, mi pregunta no era tan rara ¿no?

Me acerqué a los labios de mi mujer y los presioné con suavidad cerrando los ojos, hacía demasiado que no la sentía y como si fuera la primera vez un escalofrío erizo mi lomo, ladeé la sonrisa entreabriendo los labios, dejando que mi lengua penetrara como un ariete entre los ajenos y jugué con su sin hueso humedeciéndolos en un beso lento, sentido y profundo que poco a poco empezó a dejarnos sin aliento.
-Ves, la pregunta no era tonta -susurré contra sus labios -cógete a mi, nos vamos a casa.
Desde que se fue, esa palabra me sonaba vacía, inerte, pero ahora de nuevo adquiría un significado que junto a la bruja siempre tuvo, incluso cuando solo eran unas ruinas "hogar"*

Sujeta al cuello de Ulf y envuelta en una manta del hospital, regresaron a su casa, donde habían comenzado su vida juntos desde que se casaron bajo el gran árbol de Nueva Orleans. Allí habían colocado piedras, muebles y alfombras, allí habían hecho habitaciones nuevas para los nuevos miembros, allí se refugiaban en las horas de poca luz y en las noches de frío polar, frente a su chimenea. Era donde todas las miserias quedaban fuera y durante cuatro años así había sido, pero al dar a luz a su tercera camada, todo había saltado por lo aires, y hacía ya mucho tiempo que no sabían lo que era discutir. Esta vez había sido muy duro, pero regresar juntos a su hogar era la única cura para todos los males que pudieran sufrir en ese momento.
Subieron directamente a su cuarto y Ulf la acomodó allí, dio unas cuantas órdenes para que le preparasen algo de comer y avivó el fuego de la lumbre, recostándose con ella a su lado. Giuliana se acurrucó contra su cuerpo, abrazándolo, como si así pudiera impedir que saliera por la puerta nunca más. Lo había echado tanto, tanto de menos… Tendrían tiempo de hablar si es que el lobo quería hacerlo, pero en ese momento sólo quería el calor de sus brazos y el tacto de su piel.*


Gracias por leer:
My love:



Ulf:
XDDDDD:
Listen to your heart:
avatar
Ulf Tollak
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 163
Puntos : 176
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 18/12/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Winter is coming (privado)

Mensaje por Giuliana Mordrake el Miér Mayo 02, 2018 8:41 am

Como una lacra de nuevo el invierno cayó voraz sobre el norte, nuestro hijo empeoró con las primeras heladas y de nuevo su llanto desgarrador inundó nuestra casa. Giuliana sabía que no soportaría el frío invierno, así que de nuevo tomó sus cosas y emprendió viaje a Paris con los dos pequeños dejándome en el norte con los dos hijos mayores.Mi familia volvía a fracturarse por un cachorro moribundo que no aguantaba la dureza de las tierras donde había nacido. La discusión no fue como la anterior, supongo que porque durante las épocas cálidas fui haciéndome a la idea de que aunque no me lo dijera, en cuanto viera a su pequeño flaquear pondría rumbo a Francia costara lo que costara.
Prometí acudir a verla con un gruñido, estaba cabreado, furibundo y por supuesto para nada de acuerdo con la decisión de mi mujer, pero perderla para mi no era una opción y en esta ocasión el alfa no tuvo mas remedio que ceder ante su hembra.

Acudí varias veces a visitarla, viajes no demasiado largos pues el norte siempre estaba en guerra y de un modo u otro me necesitaba, pero lo suficiente como para darnos un respiro, besarnos cuidarnos y volver a enfadarnos, supongo que es lo que tenia pelear contra un titan como era yo cuando no me salía con la mía.*

Al menos esta vez el lobo había entendido que no estaba en París comprando sombreros, o que su intención no era quedarse allí y regresar con un ejército de abogados. Ella quería a su familia y renunciaba a cualquier cosa si con ello salvaba a cualquiera de ellos de un mal mayor. Pero los dioses se ensañaban con el pequeño y la madre hacía todo lo posible por sacarlo adelante, quería a su familia unida y con Ulf allí las cosas cambiaban mucho. Discutían y se daban fuertes encontronazos en lo que era un hogar apacible la mayor parte del tiempo, pero Giuliana sabía demostrarle a Ulf cómo de importante era para ella al menos ese apoyo cuando aparecía por París y no alargaba más de lo necesario la estancia allí. De nuevo el frío remitió y pudieron regresar a Akershus donde realmente quería estar.

Los pastos reverdecidos y la cumbres nevadas de la primavera en el Norte siempre llenaban su alma de buen humor. Yrian comenzaba a gatear, despacio, con poco brío, pero ya empezaba a sostenerse mejor y a comer bien. El verano trajo la calma absoluta al hogar de los Tollak y cuando el otoño hizo acto de presencia, la bruja empezó a sentir los síntomas familiares de una gestación. Se aproximaba el invierno y de nuevo vendrían las discusiones, las recriminaciones, los resoplidos…y a ella le entraban las dudas. Nunca había sido mucho de rezar ni de confiarlo todo a los dioses, pero estaba inquieta y necesitaba aliviar un poco la presión. Al salir del hospital se encaminó al templo, ella no podía pasar, no era norteña, pero se quedó en el atrio, sentada en un banco de piedra con la mirada fija en las runas de la puerta, que en teoría simbolizaban los nueve reinos. Unos triángulos enlazados estaban grabados allí, le gustaba su significado místico y apoyó la frente en sus manos entrelazadas suspirando. Escuchó los pasos de Ulf a su espalda y con una breve mirada supo que era él, le hizo hueco en el banco.*

Giuliana tenía la mirada perdida en aquella fachada que yo tan bien conocía pues como todos los norteños acudía allí con frecuencia para rezar a mis dioses o consultar con las oráculos. Si bien era cierto pocas eran las veces que su información era clara nos habían resultado útiles en infinidad de batallas.
-¿que pasa bruja? -pregunté ladeando la sonrisa mientras me dejaba caer a su lado y dejaba un mordisco tibio en su cuello para ver si la animaba.
Mi mujer se tomaba muy en serio su trabajo y entre eso, la casa y los niños muchas eran ls veces que se sentía sobrepasada -¿que pasa? -pregunté besando su hombro después y elevando mis pardos hasta sus dos pantanos busqué la respuesta a su tristeza evidente.*

Recostó la cabeza en el hombro de Ulf y dejó escapar el aire despacio entre los labios, era un asunto peliagudo.
— el invierno está cerca y…ya sabes lo que puede suceder…y… no quiero ni pensarlo.— de momento no sabía como comunicarle a Ulf que quizás podría alumbrar otro “cachorro moribundo” y que si volvía a suceder, no podría soportar de nuevo otra vez el “desprecio” que sentía por Yrian.*

Dejé escapar el aire centrando mi mirada en aquellos nueve mundos mientras la escuchaba.
-Lo se, te iras, lo has hecho cada invierno y volverás con la primavera, no es lo que quería para nosotros, pero tu tomaste por los dos la decisión y a mi solo me quedo aceptarla o perderte -y de nuevo era un reproche en toda regla pero no era capaz de evitar que cuando estas fechas se acercaban la ira se adueñara de mi corazón -has decidido enfrentar a los dioses, supongo que le precio a pagar es nuestra separación. Cuando era un bebe me dijiste que solo serie el primer año cuando nuestro hijos era mas tierno, mas empeoró al segundo y volverá hacerlo ahora...supongo que esto será una constante en nuestros días..pero esta vez, cuando abandones el norte, no te llevaras a mi hija, es una norteña y no quiero que viva parte de su vida cada año en tierras francesas.*

— Me llevaré a dos de nuestros hijos, los otros tres se quedarán contigo como deseas.— perdió la mirada en las runas, presa de las dudas, porque cuando Ulf se ponía terco y rabioso era imposible razonar con él, pero ella no podía hacer nada más al respecto, salvo llevarse a Yrian a París mientras avanzaba su gestación. Esperaba que al menos no se le ocurriese dudar de la propiedad de ese nuevo embarazo, pero capaz era, si estaba herido. Así que antes de partir prefería dejar las cosas claras.*

Enarqué una ceja mirando a Giuliana que se había equivocado con las cuentas. -si te llevas dos, no puedo quedarme tres, solo tenemos cuatro hijos -en aquel gesto usé los dedos para asegurarme de lo que decía, ella era una mujer sabía y desde luego de normal en estas cosas era yo el pazguato que la cagaba -ves -le dije enseñándole de forma algo infantil el resultado - ¿te iras verdad?
daba igual que le dijera que me quedaría a nuestra hija, su decisión estaba tomada y nada de lo que hiciera o dijera la retendría a mi lado ahora.*

Cerró los ojos con fuerza, a veces Ulf era un verdadero pazguato. Le estaba diciendo que iban a ser padres de nuevo y él se ponía a contar con los dedos. Se llevó la mano al vientre de forma instintiva.

— Vamos a tener otro vástago, ya lo noto crecer en mi. ¿Y si también es débil? ¿me pedirás que lo deje atrás? Que lo abandone? ¿Y si algún día eres tú quien enferma o quedas inválido? ¿debería también abandonarte y buscar un macho alfa más fuerte porque así se comportan los animales? No soy una loba, no puedo comprender tus instintos, pero sí sé que me da igual si te quedas sin un brazo o engordas 50 kg, te seguiré queriendo igual. Y a mis hijos también.*





CLICK ► REAL LOVE IS NEVER A WASTE OF TIME
Gracias por leer:

Me:
Love:
Ulf y Lana XDDDD:
Gracias Nirole:
♡ LISTEN TO YOUR HEART ♡ Ulf&Lana VIDEO:
gracias Amara:





avatar
Giuliana Mordrake
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 164
Puntos : 194
Reputación : 39
Fecha de inscripción : 01/04/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Winter is coming (privado)

Mensaje por Ulf Tollak el Miér Mayo 02, 2018 12:48 pm

Mi gesto cambió,si bien era cierto estaba cabreado por la situación ,ahora mismo una mezcla agridulce me embargaba, una parte de mi quería abrazarla porque íbamos a ser nuevamente padres, pero sus palabras me resultaban dañinas, eran un ataque y creo no merecía que me tildara de monstruo por no ser exactamente lo que ella esperaba como padre.
No tenía porque nacer débil, pero si los dioses deseaban llevárselo, lo harían porque al final, por mucho que contra ellos lucháramos no dejábamos de ser mortales capaces de ponernos en pie tras cada caída, pero poco mas estaba en nuestras manso cuando ellos tenían sus propios designios.
-¿Crees que soy un mal padre? -pudo sonar a pregunta pero mas bien era una afirmación que retumbo frente a las puertas de aquel templo.

Giuliana no comprendía porque yo no apoyaba su decisión de romper a la familia, de que cada invierno cogiera a mi hijo y se perdiera en una voragen de médicos desatendiendo no solo a su marido si no al resto de vástagos que había cometido el pecado de nacer sanos.
-Haz lo que debas Giuliana, vete  a París, te esperaré aquí como un perro fiel -sentencie antes de ponerme en pie para irme a la taberna.

No estaba enfadado, ahora no era eso ,estaba dolido porque ella no me entendía y descargaba sobre mi la tristeza absoluta de darme un nuevo hijo que suponía mas carga aun matrimonio ya fracturado pro el frio invierno y el llanto de un niño.
¿Que no quería a mi hijo? Claro que le quería ¿que debía hacer? ¿irme a París buscando temperaturas cálidas para demostrar mi amor, abandonar mis tierras, esas que vieron nacer, a Höor...desarraigar a mis hijos del norte porque uno de ellos estaba enfermo, al parecer solo eso me convertiría en buen padre ante los ojos de la bruja.


Gracias por leer:
My love:



Ulf:
XDDDDD:
Listen to your heart:
avatar
Ulf Tollak
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 163
Puntos : 176
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 18/12/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Winter is coming (privado)

Mensaje por Giuliana Mordrake el Lun Jun 11, 2018 5:16 am

Por supuesto que creía que era un buen padre, iban a tener el quinto vástago, de no haberlo considerado como tal, no habría cometido el mismo error cinco veces. Pero estaba preocupada por si de nuevo la adversidad los golpeaba y él decidía encerrarse en sus tradiciones, en su forma bárbara de pensar. Asomaba ya el siglo XIX y no podían estar pensando en lanzar a los niños débiles por el barranco como hacían en Esparta.

Lo dejó marchar y que la taberna aplacara sus desvelos. Cuando llegó a casa se dedicó a lavar ropa y guardarla en algunas maletas, porque en breve tendrían que partir a París para que Yrian recibiese su tratamiento. Dobló un par de camisas de Ulf y las dejó junto a una de las maletas, esperando que al volver pudieran hablarlo de nuevo. Para ella significaría mucho que la acompañase al menos unos días, aunque luego regresase al norte, su padre la ayudaba en todo lo que podía, pero igual que ella ayudaba a su marido en todo cuanto éste requería, muchas veces olvidándose de sí misma, esta vez necesitaba que fuera al contrario. Aunque sólo fueran unos pocos días. Que le demostrase con hechos que realmente confiaba en ella y aunque en ese tema discreparan, al final se trataba de uno de sus hijos y ambos debían tratar de hacer lo mejor para él.





CLICK ► REAL LOVE IS NEVER A WASTE OF TIME
Gracias por leer:

Me:
Love:
Ulf y Lana XDDDD:
Gracias Nirole:
♡ LISTEN TO YOUR HEART ♡ Ulf&Lana VIDEO:
gracias Amara:





avatar
Giuliana Mordrake
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 164
Puntos : 194
Reputación : 39
Fecha de inscripción : 01/04/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Winter is coming (privado)

Mensaje por Ulf Tollak el Lun Jun 18, 2018 4:19 pm

Tras la discusión aplaqué mi sed en la taberna, mi rabia en el alcohol y mi desesperación en el fondo de la jarra.
Furibundo regresé a casa, no porque no tuviera ella un ápice de razón si no porque ella veía las cosas de un modo distinto al mío y desde hacía demasiado los dos nos habíamos anclado a nuestras propias decisiones, habíamos dejado de ser pareja, dos para convertirnos en uno.
Quería a mi mujer, era la mejor madre que podía conocer, ademas es que no era capaz de vivir sin ella, eso es lo que me enfadaba, que no se diera cuenta que cuando se iba me partía en dos.

Llegué a casa bien entrada la noche, ella dormía en el sofá con una manta tirada por encima, me esperaba, seguramente preocupada pro m tardanza, lo hacía como cuando me iba a la batalla.
Cerré l puerta a mis espaldas y me adentré despacio en el comedor, no quería despertarla, así que al pasar por su lado recoloqué con sutileza la manta que se había resbalado ligeramente destapándola y cuando me iba a subir a la habitación noté su mano sujetar mi muñeca.*


— Ulf…— Era tarde pero había regresado a casa. Siempre temía que el amanecer le trajese malas noticias, como que había partido sin saber cuando regresaría, sin saber a dónde iría. Se frotó los ojos adormilada y retiró los pies para dejarle un sitio a su lado. Tenían que hablar, no podían seguir así, no quería ver esas caras largas cuando debería ser un día feliz.— es niña… lo sé, la he visto. Sólo rezo para que sea sana y fuerte. He pensado que quizás te guste Öda como nombre…*

Dejé caer mi cuerpo al lado del de mi mujer, por unos instantes me mantuve en mis trece, enfadado como un niño asustado, peor supongo que sus palabras me derrumbaron, dejé caer mi cabeza en su regazo, mi pelo rizado se esparcía sobre su vestido algo usado y estropeado.
-Solo tengo miedo, estoy asustado, no puedo imaginarte lejos de mi y cada invierno he de lidiar no solo con mi naturaleza si no con los fantasmas que te imaginan en brazos de un hombre mas calmo, con el que puedas razonar y con el que no temas tener hijos débiles porque te apoyara.
Se que ves en mi a una bestia, quizás no te equivocas, pero quiero a nuestros hijos y a esta familia, también a nuestro hijo enfermo, es solo que no se ya como hacerlo -confesé subiendo los pies en el sofá y cerrando los ojos al sentir su mano deslizarse por mi pelo.
-Öda -ladeé la sonrisa -Öda es un gran nombre. Öda será fuerte, será sana, será nuestra hija*

Ya sabía todo eso, pero que Ulf lo dijese en alto era un gran paso, uno para acercarse como siempre siempre había estado unidos. Acarició sus rizos rubios despacio.

— Sabía quien era el hombre con el que me casaba. La bestia que me salvó del nosferatu, el hombre que se lanzó al mar cuando me lanzaron a mi…sé quien eres Ulf y no quiero cambiar ni un pelo de todo cuanto eres. Es contigo con quien quiero esta familia, sean como sean nuestros hijos, guerreros, artesanos o enfermos. Pues déjame ayudarte a hacerlo…tú llevas el peso de esta familia, mi vida y la de todos girará siempre alrededor de ti, de tu causa y de Akershus, juntos como una piña. Por una vez, deja en mis manos este asunto, deja que lo hagamos a mi manera, será difícil para todos, pero te aseguro que un poco menos.

Se acomodó mejor en el sofá sujetando su cabeza en el regazo, entendía sus celos, pero eran totalmente injustificados.

—¿Para qué querría yo otro hombre? Ya tengo al mejor, cuando estaba en París rezaba para que no te emborracharas hasta perder el sentido y… bueno. Que acabases en la cama de alguna mujer.*

-¿y para que iba a terminar en la cama de otra mujer? Nunca dejé de pensar en ti -elevé la mirada -yo no se vivir sin ti Giuliana y aunque soy un gruñón y no se, terco y si, una bestia, no quiero aprender a vivir sin ti, a desprenderme de esta familia. Yo te quiero.
Asentí con la cabeza dejando escapar el aire, no es que compartiera su idea, era solo que si ponía en la balanza seguir enrocado o perderla, ceder era todo cuanto me quedaba.
-Iré a Paris, pediré a Höor tiempo para ir contigo, asegurarme de que nuestro hijo y tu estáis allí bien .- ladeé la sonrisa por lo que se me pasó por la cabeza -y mear el territorio -dije en voz alta -antes de volver al norte.

Tiré de ella para que se tumbara conmigo en el sofá, mis labios acortaron la distancia y la besé despacio.
-Yo no quiero perderme entre otras piernas, en estas hace tiempo que encontré todo lo que me hacía feliz.


Gracias por leer:
My love:



Ulf:
XDDDDD:
Listen to your heart:
avatar
Ulf Tollak
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 163
Puntos : 176
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 18/12/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Winter is coming (privado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.