Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 07/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Manipulación de almas // Libre

Ir abajo

Manipulación de almas // Libre

Mensaje por Crystall Van Wijs el Sáb Feb 24, 2018 3:47 pm

La primera vez que asistió al teatro fue para reunirse con su hermano Derek en lo que terminó siendo una Redada por parte de la Inquisición. Luchó con vehemencia y consiguieron escapar del fuego y armas de los habiles inquisidores. Habían pasado casi seis años. Mas ahora, Crystall estaba en el plató, como ilusionista; ocupando el lugar que su hermano abandonase después del siniestro vivido cuando ella tenía veinticuatro y él treinta años. El apellido Vilhjálmur lo dejó en los Países Bajos, en La Haya donde se le concedió el ducado, pero tampoco se presentaba como Crystall Van Wijs. Como Doreckmair O’Raven su hermano trascendió y dejó historia; así que ella decidió hacer honor a su hermano y ostentando el nombre de Nath O’Raven era presentada. Cuando era a la corte se le mencionaba que era hermana de Doreckmair, al público sólo como Nath, para aquellos que recordasen el apellido O’Raven deducirían que La rubia es su hermana.

Era ya el último acto, se acercaba el gran Finale. Derek, poseía el don del ilusionismo por lo que le fue sencillo deleitar con impresionantes actos de ilusión. Crystall se valía de todas las almas, espiritus y energías que estaban ancladas a ella o se encontraban merodeando el teatro. Con su poder titiritero los manipulaba obligándoles a levantar objetos, hacerla levitar e inclusive conseguía hacer que el fantasma que estaba encadenado a ella y poseía todavía facciones humanas, pudiese ser visto por el auditorio como una aparición que revelaba información de los espectadores que la gran ramificación de espiritus dirigidos a ser palomas mensajeras llevasen las palabras de algunos espectadores para dar más espectación. Otro de los recursos de Crystall era su atmokinesis, generaba una oscuridad en el teatro, y formando nubes eléctricas provocaba truenos. Pero el gran Finale de Crystall consistía en dirigir un rayo directamente hacia ella, usaba a las almas para formar una defensa que impedía que el rayo la tocase pero ese choque de energías generaba una gran explosión de luz cegadora, todo el teatro se quedaba en oscuridad después de la luz blanca, las luces se encendían a los pocos minutos y una neblina cubría el escenario, ésta se dispersaba y se hallaba un tigre blanco merodeando de un lado a otro, por supuesto, con la manipulación de las almas se aseguraba que el tigre no atacara al público. Después, ella entraba por las escaleras opuestas al plató, en medio del auditorio, las energías reproducían su voz, consiguiendo igualar el extraordinario tono de voz de Crystall y se escuchaba por todo el teatro los agradecimientos de ella para el público que comenzaba a estallar en aplausos.

Esa noche no fue la escepción. Antes de llegar al plató el telón se cerraba y ella entraba para domar al tigre encerrándolo en su jaula. En bambalinas fue felicitada por directores y actores. No prestó atención, se dirigió a su camerino, allí le quitaron el maquillaje, le vistieron y le aplicaron otro maquillaje para que pudiese salir del teatro como una dama y no la ilusionista. Si bien es cierto que era aplaudida por sus trucos, afuera el mundo era otro y llegaba a ser repudiada por conservadores que no aceptaban a las mujeres como actrices o en el caso de ella, ilusionista.


Afuera del auditorio.
En la entrada principal del teatro


Con su vestido verde aguamarina, su cabello en bucles como cascadas doradas debajo de un sobrero con olanes a juego con el vestido. La bruja esperaba cerca de la entrada su coche, no se atrevía a salir del teatro, su rutina después de la representación siempre hacía lo mismo, si se quedaba adentro se salvaba del repudio de aquellos hombres conservadores o el acoso de los fetiches que se excitaban por los trucos de Crystall. Pero adentro tenía un poco de serenidad, pese a que no se salvaba de conversaciones con hombres y mujeres, cómodas o incomodas. Para Crystall era lo mismo, más de un inquisidor novato iba a verla y la amenazaba, algo que era una estupidez porque Crystall daba caza a esos inquisidores antes de que llegaran a ella torturándolos como los españoles lo hicieron a su familia.

Con una bebida en su mano su mente viajó a todos esos asesinatos que comete, brutales, donde las víctimas sangran de sus ojos y les quiebra los brazos y piernas, los gritos de dolor y el eterno pedido de piedad que ella no concedía. De pronto e inconcientemente entró al plano espiritual observando a esas almas que le seguían, las hostiles que tenía que controlar en todo momento o destruírlas cuando empezaban a tener más poder del que Crystall aceptaba. Pero no se quedó mucho tiempo, escuchó una voz, muy a lo lejos, no obstante, que pertenecía al mundo terrenal y Crystall regresó para observar a la persona que le había llamado.


Awards


Antigüedad


avatar
Crystall Van Wijs
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 289
Puntos : 374
Reputación : 174
Fecha de inscripción : 26/08/2012
Edad : 22

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Manipulación de almas // Libre

Mensaje por Fleur du Bouëxic de Guich el Jue Mar 01, 2018 2:55 am

Esta noche lo haré, pensó, mientras acariciaba distraída las delicadas hojas del libro que estaba leyendo, más bien, fingiendo que leía. Se concentraba en hacer aquel descabellado plan para el cual, por supuesto, contaría con Gertrude, su señorita de compañía, una mujer de edad dudosa que secundaba casi todas sus ideas. Esta no tenía porque se la excepción, —¿No es así?—, musitó, volteando a verla. Gertrie, como la llamaba de cariño, alzó la mirada al sentirse el blanco de la ajena y denotó su nerviosismo con una sonrisita afable, pero forzada. Fleur no miraba así por nada.

Te concederé el honor de acompañarme a una función de teatro, Gertrie... Solas—. La muchacha, se había entusiasmado, también a ella le gustaba ir al teatro, aunque tuviese que permanecer de pie toda la función; compartía ese gusto con su ama y cuando volvían a casa, en el carruaje de la familia, se quedaban dormidas parloteando hasta el cansancio de sus impresiones. Sin embargo, el entusiasmo le duró lo que un bizcochuelo robado: nada. Solas. Esa palabra la alteró tanto, que le dio un buen jalón a la larguísima cabellera de Mademoiselle Fleur, misma que se quejó sonoramente. —¿Qué haces, tonta?— Reclamó Fleur, quebrando un poco la diminuta cintura para poder fijar su mirada ambarina en la otra. —¿Sucede algo?, ¿acaso no te gusta ir al teatro conmigo?

S--sí, Madame, pero... ¿Solas?, recuerde lo que sucedió en el merca...— Fleur la interrumpió alzando la mano. Volvió la mirada al frente para que terminara de peinarla y suspiró, determinada.

Iremos y punto. Y si mi hermana, mi tía o Madame Renoir se enteran, haré que de una vez te corten la lengua, ¿entendiste?—, preguntó lo último con un tono de voz tan dulce que no parecería la misma que había lanzado tal amenaza. Llegaba la hora, bastante alta para una señorita como Fleur, el carruaje salió de la residencia y ella, vestida como reina, como siempre, iba oculta debajo de un gran abrigo de pieles oscuras, como pocas veces; lo único que podía adivinarse de aquel exquisito vestido, era la falda confeccionada en sateen, que se movía sinuosa con cada uno de sus pasos. Madame O'Raven era la razón de tal audacia, una mujer que, según las habladurías del círculo de su tía, compartía casi la misma reputación que Madame Renoir, aunque mucho más joven y en efecto, más ostentosa con lo que sabía hacer. Le describieron el espectáculo a detalle y fue la mención del tigre la que terminó por convencerla de hacer lo más posible para ir a verla. No la conocía, sin embargo, ni Julie ni ella habían sido presentadas en sociedad aún, así que la mayoría de los miembros de la clase alta eran para ellas desconocidos, tal vez más para la misma Fleur que para su hermana, quién era más valiente para ciertas cosas. Pero ahí estaba, siguiendo los pasos de su melliza, en un teatro abarrotado de gente curiosa y ávida de nuevas experiencias, tal como ella.

No la decepcionó ni un poco. Al contrario, durante toda la función, Fleur tuvo el corazón latiendo a una velocidad que posiblemente, de no ser por los aplausos y el ruido, se hubiese escuchado resonar en todo el recinto. Madame O'Raven flotó en el aire, hermosa, altiva, tan segura y poderosa que no hizo más que cautivar a la joven du Bouëxic, quién se unió al estruendo arrollador de aplausos cuando todo terminó. Estaba agitada, tanto, que terminó con las mejillas coloreadas de forma casi violenta, algo que atrajo las miradas de los pocos que pudieron verla sin a capucha del abrigo. —S'il vous plaît, Mademoiselle... Vámonos antes de que se haga más tarde—, rogó la pobre Gertrie, una vez que la alcanzó en medio del gentío. Fleur se dejó llevar por ella fuera de la sala, pero se negó a abandonar el teatro hasta que no pudiera cruzar palabra con Madame O'Raven. Mandó a Gertrude a preguntar si era posible que la visitara en camerinos y le fue negado tal privilegio, tras bambalinas tampoco, al parecer, Madame O'Raven rehuía de sus admiradores y Fleur, decepcionada y dolida, accedió a irse después de un rato de insistir.

Sin embargo, el destino siempre había estado de su parte... Para bien o para mal, Fleur no solía cuestionarlo, sino que se dejaba llevar si éste le convenía. Mientras se acomodaba los guantes y esperaba junto a Gertrie que Simone llegara con el coche, la encontró. A su alrededor había una espesa bruma que quizás solamente Fleur alcanzó a ver, parecía perdida, a punto de quedarse en ahí dentro, ¿qué clase de poderes tenía aquella mujer? Los incipientes estudios de Fleur en la nigromancia, la hicieron acercarse y sin pensarlo, llamarla.

Madame O'Raven—, dijo, con voz dulce, mientras se deshacía de la capucha del abrigo. Había una ligera diferencia de estaturas que hacía a Fleur alzar el mentón de forma delicada, le sonrió, dispersando así un poco toda aquella bruma que la atraía aún más a aquella mujer. —Vous allez bien?, está un poco pálida...


My soul will find yours
Love had found me again, brought me back to life in the land of the dead...

Venez vous joindre à nous:

Dancing Soul:

avatar
Fleur du Bouëxic de Guich
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 119
Puntos : 116
Reputación : 36
Fecha de inscripción : 26/02/2018
Localización : París, Francia

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Manipulación de almas // Libre

Mensaje por Crystall Van Wijs el Jue Mar 22, 2018 12:46 am

Era una niña de clase, así lo veía en su vestimenta, el tono de su voz y su expresión. Crystall no dijo nada. En vez de eso se dedicó a observar si tenía alguna alma, ente o espíritu ceñida a ella. Era como si se encontrara en un campo de batalla con una hechicera desconocida, porque ambas eran hechiceras y las dos, o al menos Crystall atribuía, lo sabían. Finalmente la de La Haya sonrió como todo artista lo hace ante su público, no una sonrisa de complicidad o fraternal, simplemente profesional. —Agradezco de sobre manera su atención, será la luz que acentúa mi rostro sin maquillaje —puntualizó borrando su sonrisa del rostro aún joven de la bruja que cargaba ya con muchas muertes para seguir luciendo con tal gracia; no obstante, así era y no le importaba. Dos segundos más tarde Crystall comprendió que su comentario podría decírselo a una persona común pero no a un ser sobrenatural, para ella misma sería ofensivo si la evadieran de ese modo—. Disculpe la falta de integración, pero no me he relacionado con alguien desde hace tiempo que olvido con frecuencia como se debe de tratar a cada persona o ser de esta sociedad. De por sí la construcción social es bastante burda y complicada como para introducir a personas como nosotros, ¿no lo cree así? —le dijo con un tono más familiar.

El coche de Crystall llegó y el cochero se acercó a las damas. —El coche está listo señora Van Wijs —Crystall asintió y observó a la jovencita, a la niña frente a ella que cada vez tenía una tonalidad más nítida a los ojos de Crystall que iban de un plano a otro.
Jovencita, ¿ha llegado conmigo sola?, ¿dónde están sus padres, su tutor o su compañía? No quisiera ser yo el motivo de su extravío. Si se encuentra perdida puedo ayudarle a encontrar a sus mayores —Crystall miró a su cochero, Floyd, y con un movimiento de mano lo despacho—. ¿Entonces como quieres que te ayude? —continuó poniendo sus manos en la cintura. Pero Crystall notó un cambio, era una niña aún y aristócrata. Había muchas familias de la alta sociedad que no usaban sus dones, lo trataban como maldiciones y no los exploraban otras en cambio las explotaban, como en el caso de Crystall o al menos en su época actual sin Derek ni su familia. De pronto se vio reflejada en la niña. No sabía su edad, pero no debía estar alejada de la adolescencia de Crystall cuando perdió a casi toda su familia en España, cayó en desgracia y anduvo errante y llena de ira contra la Inquisición. Y aunque en los ojos de la niña no había un cúmulo de desesperación algo la inquietaba—. ¿O quieres pasar tiempo conmigo?, podemos hablar con tus padres o compañía sí así lo deseas —le guiñó el ojo mientras hacia que un espíritu tomara la capucha del abrigo ajeno y volviera a cubrir la cabellera de la niña.


Awards


Antigüedad


avatar
Crystall Van Wijs
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 289
Puntos : 374
Reputación : 174
Fecha de inscripción : 26/08/2012
Edad : 22

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Manipulación de almas // Libre

Mensaje por Fleur du Bouëxic de Guich el Miér Mar 28, 2018 6:10 pm

Bastó con que Madame O'Raven mencionara un nosotros para que Fleur acentuara su sonrisa. Sí, era como Madame Renoir, cautelosa, cortante cuando parecía advertir que era lo mejor, pero también amable. Gertrude, a unos metros, observó a su señora hablar con aquella mujer y un escalofríos la recorrió entera; Gertrie era una simple mortal, claro, sin ningún poder más que el de su calma y abrazos cuando cualquiera de las mellizas estaban mal, pero tampoco había que tener ningún atributo mágico para sentir que alrededor de aquella mujer, Madame O'Raven, había algo que de ninguna manera podía ser bueno y lo peor era que, Fleur comenzaba a interesarse por ese mismo camino en la obsesión de dar con su padre, el Almirante du Bouëxic de Guich. La sirvienta se acercó un poco sin ser llamada, manteniendo la distancia prudente, mientras su joven señora seguía maravillada con la hechicera experta. —Lo es, en efecto—, respondió encantada. El coche de la artista llegó entonces y un nombre nuevo llegó a sus oídos: Van Wijs, lo anotó a fuego en su memoria y atendió una vez más.

He venido con una de mis sirvientas—, respondió, volteando a ver a Gertrie quién rezaba en voz baja. Fleur negó con la cabeza para que parara y giró de nuevo hacia O'Raven. —Mi madre murió y mi padre está desaparecido, créame, nadie de mi familia me acompañaría esta noche a verla...— Se acercó un poco, para develarle sólo a ella su secreto. —He venido a escondidas de todos porque quería ver con mis propios ojos a alguien tan poderoso como usted—. Se enderezó entonces y sonrió pícara, llena de vértigo y adrenalina por la situación en la que se encontraba, lo escribiría todo en su diario por supuesto, y si algún día llegaba a tener hijos, contaría como una de las mejores noches de su vida aquel encuentro. Afirmó. —Necesito ayuda, sí... Quizás usted pueda ayudarme más que nadie—. En el momento en el que su capucha volvió a su lugar, Fleur sintió el escalofríos natural pero ni un ápice de miedo, no después de sus primeras lecciones de nigromancia, no después de haber visto los alcances de esa hechicera; la que sí no pudo soportarlo fue Gertrie, que alzó un grito ahogado con una oración, mientras se persignaba una y otra vez, aterrorizada. Fleur soltó una risita y negó, pidiéndole paciencia a Madame O'Raven.

Por favor, Mademoiselle, por favor, vámonos de aquí, esa mujer es un demonio, por favor...— Imploraba la pobre mujer, mientras Fleur intentaba calmarla.

No, no lo es, es como yo Gertrie, como Marion también, pero ella es más fuerte, sólo eso, contrólate por favor o nos vas a meter en problemas, ¿quieres eso acaso? Te lo ordeno, tranquilízate...— Exigió al final con muy poca benevolencia, pues el comportamiento de la sirvienta comenzaba a llamar la atención. Volteó a ver a la otra hechicera con cierta vergüenza, más me valdría haber venido sola, pensó, terminando por hechizar a la pobre Gertrie, para hacerla perder el control de su cuerpo, era algo nuevo que había aprendido y que claro, no dominaba bien, era la segunda vez que lo intentaba y la primera que lo hacía con una persona, siendo su primer intento su gato, Gottlieb. —Es inofensiva, se lo juro, pero nunca había visto algo como lo de su espectáculo y está algo apabullada... Por favor, le ruego que no se moleste y me permita hacerle algunas consultas, será remunerada si así lo desea pero... Por favor, no me creo capaz de pedirle esto a alguien más...— Dijo, llevando ambas manos a las ajenas en un gesto inusitado. Si ella era tan fuerte y podía acceder a esos planos, quizás ella podría ayudarla a comunicarse con sus padres.


My soul will find yours
Love had found me again, brought me back to life in the land of the dead...

Venez vous joindre à nous:

Dancing Soul:

avatar
Fleur du Bouëxic de Guich
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 119
Puntos : 116
Reputación : 36
Fecha de inscripción : 26/02/2018
Localización : París, Francia

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Manipulación de almas // Libre

Mensaje por Crystall Van Wijs el Jue Abr 19, 2018 1:59 pm

Crystall prestó mucha atención a los movimientos, instrucciones y tonalidad de voz de la niña. Aunque por años, en su vida con Derek y después sola cuando él seguía vivo, vivió con dinero y posesionada llegando incluso a ser duquesa en La Haya, nunca se sintió de la calidad de una mujer de clase alta, una noble. Ser tratada con tanto refinamiento le causaba estupor. No obstante, su mente se fortaleció para brindar más atención cuando se le criticó acusándola de ser una mujer demoniaca que bajo ciertas perspectivas podría serlo. La defensa de la jovencita fue inesperada para Crystall; no era por la mención de considerarla muy poderosa, sino el uso empático para resolver la problemática que se le presentó. La veterana llegó a pensar que la buscaba como maestra pero no era así, necesitaba un servicio así se lo había hecho saber.

Después de sentir las manos ajenas, juveniles y tersas sobre las maltratadas de Crystall por sus batallas sangrientas, la holandesa no tuvo otra opción que aceptar. —Por tu propio bien no vayas a querer usar tu empatía conmigo —se expresó acompañándose de una sonrisa, luego, a la derecha, en un arco de la salida observó al cochero que seguía esperándola. Crystall le hizo una seña con su mano para que se acercara, mientras tanto volvió a observar a la jovencita— Ahora, deja de llamarme usted. Puedes llamarme Nat, pues lo que sea que quieras de mí no será algo que resolveremos en cinco minutos —el cochero llegó ante ellas y Crystall extendiendo una mano recibió un papel y una pluma con tinta donde escribió «Márchate, ya llegaré sola» y no intercambiaron palabras. El cochero leyó nota y se fue dejándolas solas—. Ahora, aunque me ha parecido descortés no saber cómo llamarte, pues no te has presentado. Sin embargo, no importa por ahora. Has lo que tengas que hacer y te espero en mi camerino. Usa tu empatía para burlar a seguridad y tu intento para localizarme o no obtendrás lo que quieres de mí —anunció y din darle tiempo a que dijese algo, Crystall se fue del lugar tan rápido que desapareció.


Awards


Antigüedad


avatar
Crystall Van Wijs
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 289
Puntos : 374
Reputación : 174
Fecha de inscripción : 26/08/2012
Edad : 22

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Manipulación de almas // Libre

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.