Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


First... encounter? | Privado | Varinäel

Ir abajo

First... encounter? | Privado | Varinäel

Mensaje por Aranwill el Lun Feb 26, 2018 5:12 pm

Tabitha, la mediana de sus hermanas, iba a contraer matrimonio y su padre quería organizar una fiesta para celebrarlo. Pero, como siempre, él estaba demasiado ocupado para encargarse de los preparativos, así que le encargó a Aranwill que lo hiciera. A ella le resultaba fácil hablar con el servicio, repartir tareas, preparar tablas con horarios y fechas, así que enseguida lo tuvo todo dispuesto, quedándose ella con aquellas cosas que sabía su padre sería más exigente, como la elección del menú, el vino y, en honor a su madre, las flores.
 
Tras rascar algo de información a los criados, descubrió cuál era el vino favorito de su padre y decidió encargar unas cuantas botellas para el gran acontecimiento. Si sólo quisiera un par, podría ir a buscarlas al mercado, pero necesitaban muchas y para un cargamento tan grande, lo mejor era ir directamente a la fuente o, al menos, a un distribuidor grande. Por suerte para ella, a las afueras de la ciudad estaba uno de los viñedos del sello que buscaba, así que cogió a su yegua, Raimar, y cabalgó hacia allí cuando aún brillaba el sol en el firmamento, pero en dirección descendente en el horizonte.
 
Cuando alcanzó el campo de vid, redujo el tiempo del caballo, pasando del galope al trote y, finalmente al encaminarse por el sendero, al paso. Su yegua era un ejemplar excelente, un caballo andaluz que su padre había traído siendo sólo una potrilla de España, de las tierras del sur, lugar de la procedencia de aquella raza. Ya cerca de la gran masía, desmontó y tomando las riendas se aproximó a uno de los trabajadores que había clasificando uvas. –Buenas tardes, buen hombre. Quisiera hablar con un responsable, ya que necesito encargar una gran cantidad de sus vinos.– Sonrió amablemente, al inclinarse un poco y aguardó su respuesta. El hombre se incorporó, tenía ya una avanzada edad y se notaba que le dolía la espalda por cómo se movía, seguramente por pasarse tantas horas encorvado sobre la mesa y las cubas llenas de uva. –Si quiere hablar con el responsable, debe dirigirse a la masía, señorita, allí dentro está el propietario que nos ha venido a visitar esta semana. No encontrará a nadie por encima de él aquí.– La mano cuyo dedo señalaba la casona, temblaba ligeramente. Aranwill rodeó ésta con las propias y sonrió al, con un tierno gesto, besarle el dorso. El pobre anciano no lo sabía, pero ella acababa de regalarle algo, le había calmado el dolor con un simple roce. –Muchas gracias, buen hombre. Tenga una buena noche.– Le soltó y se dirigió allí a donde le había indicado. Llamó a la puerta y enseguida le abrió una mujer regordeta y con cara de pocos amigos, aunque en su rostro se veían arrugas de expresión que denotaban que, en algún momento, había sido muy risueña. –¿Qué desea?– La muchacha hizo una leve inclinación de cabeza a modo de saludo cortés antes de dirigirle la palabra. –Quisiera hablar con el dueño de las bodegas, madame. Vengo a encargarle una gran cantidad de sus vinos.– La mujer la observó de arriba a abajo antes de, con un pesado suspiro, dejarle pasar al interior. –Espere aquí.– Le indicó con un gesto que se apartara de la entrada y aguardara junto a un estante con distintos modelos de botella, todos ellos vacíos, y se retiró, seguramente para ir a buscar al mandamás. La hechicera quedó allí esperando, mientras observaba el lugar y se impregnaba con el aroma que allí abundaba.


Última edición por Aranwill el Vie Mar 02, 2018 12:37 pm, editado 4 veces



This is me:


:eager: :


 :pji9e: :


El amuleto me protegerá:

Hace mucho, mucho tiempo...:


Una eterna lucha acaba de comenzar:
avatar
Aranwill
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 10
Puntos : 7
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/02/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: First... encounter? | Privado | Varinäel

Mensaje por Varinäel el Jue Mar 01, 2018 1:20 am

El viñedo de Alsacia es una región vinícola de Francia que se extiende por el nordeste de Francia, coincidiendo con la región homónima. Los vinos de Alsacia tienen una fuerte influencia germánica. El viñedo produce algunos de los más destacados blancos riesling del mundo, pero en el mercado de exportación, Alsacia es quizá más conocida por los muy aromáticos vinos gewürztraminer. Aquella mañana había decidido visitar mi viñedo, tenia algunos asuntos que tratar con el capataz, así como con el comercial que se encargaba de la exportación de los caldos.

Reunido en el despacho con el señor Fransua conversábamos sobre las cuentas del ultimo año, habíamos vendido gran cantidad de botellas a Bélgica y a los Países bajos. Nos reíamos porque Fransua era como el comercial que era muy ducho con las palabras y me recordaba lo que un día dijo Nestor Lujan “El Riesling es el vino de Alsacia por excelencia, la mejor de las cepas, cuyos productos claros, dorados, aristocráticos, presiden la mesa del país. El Riesling es muy fruteado; ligero e hiriente como la estocada de un acero fino: tiene centelleo. Ha de ser seco y puede tomarse con los platos más refinados. Nos agrada la fantasía del Riesling, su gracia y gentileza; como siempre lo tratamos adolescente, a veces nos engaña su fuerza.”

Dos golpes en la puerta a modo de llamada nos interrumpió, era la ama de llaves. Al parecer una jovencita buscaba al dueño para que pudiera aconsejarla sobre los vinos para servir en una boda.
En un inicio pensé en decirle que viniera cuando el capataz pudiera atenderla, pues yo no solía ocuparme de ese tipo de minucias, pero no se bien porque acabé poniéndome en pie para salir al encuentro de mi primera cliente atendida personalmente desde hacia mucho tiempo ¿siglos quizás?

Acompañé a Margaret hasta la entrada de la casa donde de espaldas admirando uno de lo cuadros que pendían de la pared principal, La Muerte de Sardanápalo , un cuadro de gran tamaño, obra de Eugène Delacroix.
Carraspeé para que la señorita dejara de mirar aquella obra y me enfrentara, mas al girarse no me pasó desapercibido aquel parecido que guardaba con la única mujer que había amado.
Quedé paralizado, como si acabara de ver un espectro, mi tez blanquecina adquirió un tono mortecino y mis ojos se abrieron como platos reflejando mi asombro.
Me costó recomponerme, disimular y alargar mi mano para tomar la ajena llevando el dorso a mis labios de forma galante.
-Enchanté, soy el dueño ¿en que puedo ayudarla señorita...?






Spoiler:
avatar
Varinäel
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 27
Puntos : 35
Reputación : 14
Fecha de inscripción : 18/02/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: First... encounter? | Privado | Varinäel

Mensaje por Aranwill el Vie Mar 02, 2018 12:38 pm

Giró sobre los talones al escuchar el carraspeo y ya se preparaba para disculparse por su mala educación al recibir la llegada del anfitrión estando de espaldas, cuando vio al hombre y, por un motivo que ella desconocía, durante unos instantes se quedó sin aliento. No iba a negar que el dueño del lugar era guapo, atractivo, pero de ahí a quedarse sin respiración, era la primera vez que le ocurría. Logró darse un breve golpe en el pecho, sin saber muy bien cómo, lo que hizo que sus pulmones se hincharan de pronto llenos de aire, a lo que le siguió una tos que cubrió rápidamente con el antebrazo. –Disculpe, no sé lo que me ha dado…–

Permitió que el hombre tomara aquella mano que no se había tenido que llevar cerca de la boca al expectorar. Irguiéndose y recompuesta de nuevo, sonrió por el gesto ajeno. –Enchanté, monsieur…– Hizo una breve reverencia al cruzar una pierna tras la otra, así como sus padres le habían enseñado desde niña y llevaba haciendo durante prácticamente toda su vida. Cuando se incorporó otra vez y recuperó su extremidad, intentó no quedarse mirando fijamente el rostro del desconocido, porque sabía era de mala educación, además de que seguramente parecería una loca o una tonta, y no era ninguna de las dos cosas ni quería que se creyera que lo pudiera ser. –Verá, mi hermana contraerá matrimonio en unas semanas y vamos a celebrar el compromiso. Mi padre es un gran amante de sus vinos y me encantaría poder complacer a toda la familia con una gran cantidad de botellas para todos los invitados.– Hizo una pausa para darle tiempo al propietario de los viñedos a meditar. Pero entonces cayó en un detalle muy importante para que él pudiera decidir si aceptaba o no el encargo. –Madre mía, no sé dónde tengo la cabeza hoy...– Una breve y suave risa escapó de sus labios, al tiempo en que su mirada bailaba por la estancia, intentando eludir toparse con los orbes azules del caballero. –No tengo muy claras las cantidades de vino, supongo que usted estará más acostumbrado a ese tipo de cálculos o bien tendrá a alguien trabajando aquí que lo esté. Lo que sí puedo decirle es que serán cerca de doscientos comensales ese día y que se servirá comida al mediodía. La festividad debería durar unas cinco o seis horas…– Empezaba divagar, sin saber si toda aquella información era relevante o no tenía importancia alguna más que en su mente que parecía bastante dispersas muy a su pesar. ¿A qué venía tanto despiste? Solía ser una mujer muy centrada y tenía puestas muchas esperanzas en aquella celebración. No podía fallarle ni a su padre ni a Tabitha.



This is me:


:eager: :


 :pji9e: :


El amuleto me protegerá:

Hace mucho, mucho tiempo...:


Una eterna lucha acaba de comenzar:
avatar
Aranwill
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 10
Puntos : 7
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/02/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: First... encounter? | Privado | Varinäel

Mensaje por Varinäel el Miér Mar 07, 2018 3:30 am

Ella se movía inquieta por la recepción, como un cordero que acaba de encontrarse de frente con un depredador, el bombeo incesante de su agitado corazón me hacia enloquecer, pero no era si no su parecido con la mujer que un día ame lo que me perturbaba la mente trayéndome viejos recueros de épocas ya pasadas, enterradas mas bien.

Mis ojos, que ocultaban el fuego por la experiencia de los milenios la seguían a todos lados, una boda, su hermana, apenas la escuchaba, solo podía admirar su belleza etérea, era como tener ante mi a un fantasma, el castigo de los dioses hecho mujer, replica exacta de ella.
-¿perdone cuantos ha dicho? -pregunté fingiendo no haber escuchado y no estar completamente distraído.

Ella repitió con ese tono dulce la cantidad de invitados que ascendía al numero de 200 y me pedía que yo sopesara cual debía ser el cargamento de botellas a disponer para tal evento.
-Claro, llevaremos 200 botellas, mas vale que sobre y no que falte, os haré un buen precio, no os apuréis.
De normal no eran de mi interés este tipo de negocios menores, me dedicaba mas a la exportación a gran escala. Mas la dama me intrigaba y necesitaba llegar al final de todo aquello, jamas creí en las casualidades y su parecido era demasiado asombroso como para serlo.
-disculpe ¿como puedo llamarla? -pregunté pues su nombre no me había sido revelado, tampoco su apellido y lo necesitaba.

Le tendí de nuevo la mano, podéis mi señora acompañarme a catar los caldos, quizás podamos así elegir el que mas se adecue al evento.
La dama tomó mi mano con delicadeza, un escalofrió me recorrió de inmediato, su piel era suave, cálida, tersa.
Descendimos a las bodegas y allí me hice con un par de copas que tras descorchar una de las mejores botellas serví en sendas.

Moví ligeramente la copa observando el liquido, el ropaje es amarillo pálido con reflejos verdes brillantes que resaltan su frescura característica. Lo acerqué a la nariz indicando a la dama que hiciera lo mismo. su bouquet es de una gran finura, con clase, con aromas afrutados sutiles (limón, toronjil, pomelo, durazno, pera, frutas de compota…) y florales (flores blancas, tila, ortiga blanca…) o aún de anís, comino, orozuz y semilla de hinojo. En su evolución, el Riesling es único ya que según el suelo en el que está plantado, desarrolla aromas minerales.
Por ultimo lo acerqué a msi labios invitando a la doncella a probarlo. El vino es seco. Está construido alrededor de una gran frescura que se aprecia desde el principio hasta el fin de la cata. Entre el principio y final de boca destaca su amplitud y redondez.
-¿y bien? Sin duda este seria el vino que yo le recomendaría -aseguré bajando mi mirada a su boca bañada en vino.



Spoiler:
avatar
Varinäel
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 27
Puntos : 35
Reputación : 14
Fecha de inscripción : 18/02/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: First... encounter? | Privado | Varinäel

Mensaje por Aranwill el Miér Mar 07, 2018 2:08 pm

Por la pregunta que le hizo el hombre, una sonrisa apareció fugazmente en los labios de la hechicera, percatándose que, al parecer, no era la única algo despistada en esa conversación y aquello aligeró un poco el peso sobre sus hombros, la culpa que sentía de no estar centrada como debiera en una causa tan importante como la organización de aquella fiesta. –Disculpe, qué mala educación…– Sus mejillas se ruborizaron de inmediato y se llevó ambas manos a cubrirlas con espanto ante su falta de modales, cuando sabía perfectamente que lo primero que debería haber hecho era presentarse. Pero al verle a él, la reacción que ella había tenido, había nublado su juicio y su cabeza se había dispersado como la de una niña pequeña al ver un caramelo. Negó, aún avergonzada, antes de volver a hacer una reverencia como la hiciera antes. –Mi nombre es Aranwill Horsfall, hija de Edwin y Wilhelma Horsfall, propietarios de las colinas que hay al sur del río Sena y las tierras que las rodean.– Irguió la espalda, quedando de nuevo de pie frente al propietario del lugar, tomando aquella mano que le fue ofrecida para caminar junto a él a hacer una breve cata del vino. Pero cuando las pieles de ambos se rozaron y sintió el tacto frío de aquellos dedos, se le erizó el vello de la nuca de inmediato, tal vez por el contraste de temperaturas entre ellos.

Bajaron varios escalones y avanzaron por un estrecho pasillo hasta dar con una amplia bodega llena de cubas, barriles y botas, todos bien dispuestos, organizados, marcados en sus pieles o tapas. La simbología la desconocía, pero imaginó que serían fechas, tipos de uva y la procedencia de sus recolectas. Tomó la copa con delicadeza y observó con suma atención cada gesto del varón. Ella no estaba demasiado acostumbrada a probar vinos, de hecho, ni siquiera lo estaba a tomar ninguna clase de alcohol. Conocía los gustos de su padre, sabía que adoraba aquella casa en concreto y confiaba en que el propietario supiera, mejor que nadie, qué reserva era la mejor. Le dio un breve sorbo, silencioso. Paladeó con tranquilidad el zumo de aquella fruta fermentado, macerado durante meses o, tal vez, incluso años. La primera impresión le dejó un sabor un tanto amargo, pero luego, a medida que desaparecían las primeras sensaciones, las trazas se volvieron más agradables. –Si le soy sincera, no sé mucho de catar caldos… Pero sé que mi padre adora sus vinos. Así que estaré encantada de encargarle esas doscientas botellas.– Sonrió con dulzura, regresándole la copa al dueño y echó un vistazo a su alrededor, sintiendo la humedad, el olor de las barricas de madera y el mosto aún por filtrar. –Me parece un mundo fascinante, el hecho de convertir una fruta dulce y sencilla como la uva en una bebida capaz de encandilar.– Rio por su mala manera de expresar lo que pensaba en realidad y negó, tocándose la nariz con el dedo índice, intentando evitar reír más de la cuenta por algo que, objetivamente, no tendría ninguna gracia. –No sé si sea posible, pero ¿hacen tours por los viñedos?– En realidad lo preguntaba para, en el futuro, pensar en ello como en un posible regalo de cumpleaños para su padre, aunque tal y como formuló la cuestión y el brillo que destilaban sus ojos, pareciera que ella misma deseara verlos



This is me:


:eager: :


 :pji9e: :


El amuleto me protegerá:

Hace mucho, mucho tiempo...:


Una eterna lucha acaba de comenzar:
avatar
Aranwill
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 10
Puntos : 7
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/02/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: First... encounter? | Privado | Varinäel

Mensaje por Varinäel el Jue Mar 22, 2018 6:03 am

Cuanto mas la miraba menos podía apartar los ojos de ella, nunca creí en las coincidencias y esta de serlo era demasiado perfecta.
Vi morir ante mis ojos, entre mis brazos a la única mujer que había amado, pero esta era su fiel retrato. Conocía a Indigo, era mas que capaz de hacer brujería para domar así a su hijo díscolo, nada temía mas que a ese sentimiento que te devoraba por dentro y aunque una parte de mi ansiaba alejarla cuanto mas lejos mejor para seguir con mi vida de perversión sin ataduras y de venganza despiadada, otra se preguntaba ¿quien demonios era ella?
-¿Por que no vienes a la fiesta de la cosecha? -ni siquiera se por que se lo ofrecí..no era justo para mi revivir aquello que un día perdí.

Aceptó antes de que pudiera recular..así que ante su ilusión, y la pregunta de como era una noche de esas no pude mas que ladear la sonrisa.
-Pues...hace tiempo que no vengo a una vendimia (no sabía cuanta verdad había en eso), durante el día se recoge la uva de sus cepas, bebemos mientras lo hacemos, conversamos reímos y al llegar la noche tras la tradicional mesa servida al aire libre...las uvas se sirven en grandes toneles...sois las mujeres las que entráis dentro descalzas para pisar el fruto de la vid. Se pone música de fondo, bailáis, os miramos..

Di un sorbo de la copa paladeando su textura, su sabor ligeramente a frutado.
-Te divertirás..ponte un vestido blanco...-ahí relucía el modo que tenía de hacer las cosas, mi palabra solía ser ley -por favor -atajé al percatarme de mi imperativo -es tradición -concluí como explicación.

Quería saber de ella, cuanto mas la observaba, mas crecía mi curiosidad era como si una parte de mi viera cada gesto de la mujer que un día me tiro por un precipicio y lucho conmigo para darme muerte mientras nos arrastraban las aguas bravas de un rio.
-¿habéis venido sola? -pregunté mirándola de forma afilada.
En mi mente barajaba la idea de probarla, ver a través de su sangre que me ocultaba, mas era una niña bien y quizás eso descubriría algo que durante siglos mantuve en secreto, mi condición de vampiro.




Spoiler:
avatar
Varinäel
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 27
Puntos : 35
Reputación : 14
Fecha de inscripción : 18/02/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: First... encounter? | Privado | Varinäel

Mensaje por Aranwill el Jue Mar 22, 2018 7:53 am

En cuanto el varón le ofreció la posibilidad de asistir a la fiesta de la cosecha, sin siquiera pensárselo asintió de inmediato. No tenía claro el motivo, pero la idea se le antojó maravillosa y accedió con entusiasmo. –Me encantaría. ¿Qué se hace exactamente en esa festividad?– Se percató entonces de la rapidez con la que se había abalanzado a una proposición que ni siquiera sabía lo que implicaría. Pero tampoco iba a ser nada peligroso, era una fiesta y envolvía la recogida de la uva, de eso estaba convencida.
 
La sonrisa que se dibujó en los labios del caballero caló en ella de un modo extraño, fue como si la atravesara un rayo, un shock eléctrico, mágico, doloroso. Arrugó la frente una milésima de segundo, mientras intentaba asimilarlo, y pronto recuperó la expresión normal de su rostro. No sabía lo que había sido aquello, pero no iba a parar a pensarlo ahora, lo dejaría para otro momento, para cuando estuviera a sola y pudiera concentrarse en sus poderes. Regresó su atención al hombre que tenía delante, a sus palabras, a sus gestos. –Suena muy divertido, la verdad.– Le dedicó otra de sus afables sonrisas, asintiendo a la petición del vestido blanco. Gran parte de su ropa era de aquel color, así que no habría problema alguno en cumplir con la tradición. –El vino no se limpia con facilidad, ¿cierto? Creo que tengo un vestido de algodón ya un poco viejo, ese seguramente servirá.– Lo último, aunque lo dijo en voz alta, era más una charla que mantenía unilateralmente consigo misma.
 
–¿Cuándo será la celebración?– No sabía si era únicamente un día, si duraba más tiempo o qué. Sólo esperaba que no coincidiera con la fiesta de compromiso de Tabitha y su prometido, porque a esa por nada del mundo pensaba faltar. Nada ni nadie se interpondría en su camino cuando se trataba de ver feliz a su familia y, además, Tab era especial para Aranwill, era su protegida, su niña mimada, la hermana a la que siempre se había sentido más ligada. –Disculpe, no respondí a su pregunta. Vine acompañada, Raimar me espera fuera.– Hizo una breve pausa antes de reír, cubriéndose la boca con la mano para no parecer descortés. –Es mi yegua, ella me trajo desde las colinas hasta sus campos de vid. Creo que le gusta el olor de las uvas, pero tranquilo, es una buena chica y no le robará ninguna.– La sonrisa de la mujer era sincera, destilaba cercanía y la felicidad que rodeaba actualmente su vida. Sin embargo, algo pulsaba en la parte trasera de su mente, algo amenazaba con acudir a su recuerdo, algo que su propio cerebro, rechazaba sacar a flote.



This is me:


:eager: :


 :pji9e: :


El amuleto me protegerá:

Hace mucho, mucho tiempo...:


Una eterna lucha acaba de comenzar:
avatar
Aranwill
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 10
Puntos : 7
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/02/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: First... encounter? | Privado | Varinäel

Mensaje por Varinäel el Dom Abr 08, 2018 12:54 pm

Fascinado admiré sus gestos como si hubiera regresado a una época donde fui feliz. Como si el tiempo acabara de detenerse y el mundo dejara de girar contemplé aquella alegría casi infantil que desprendía la doncella. Ella no dudaba,  con una verborrea no tan típica de una dama de sus estatus, en aceptar mi propuesta.
-Si lo deseáis podría enviaros a buscar a vuestra casa, mi cochero lo hará encantado, tristemente el día me mantiene ocupado con ciertos quehaceres pero os doy mi palabra que contaré los minutos hasta la puesta de sol para venir a veros y celebrar la fiesta de la cosecha con vos.

Le tendí el brazo para que lo tomara y poder acompañarla hacia el exterior de la mansión, por suerte el ocaso había dado paso  la brillante luna que coronaba el firmamento, así que pude despedirla como una doncella de su categoría merecía, si bien es cierto no acepto la escoltaba hasta su casa, si me permitió conocer cual era el paradero de la misma y una semana después como le prometí el cochero estuvo en su puerta puntual como un reloj y con doce rosas rojas engarzadas en un ramo para agasajarla.

Mi condición de inmortal no me permitía caminar bajo el sol, mas eso no quitaba que pudiera complacerla de otras formas distintas.
Al llegar a la mi caserío pudo ver como los trabajadores recogían la uva, la música acompañaba la festividad y el buen vino corría de vaso en vaso mientras lentamente y con mimo iban sacando de las parras el fruto.
Las niñas, bien instruidas tomaron las manos de Aranwil y la llevaron a la sombra para trenzar su cabello y adornarlo de blancas flores que se fundían con su impoluto vestido blanco.

Pasaron las horas las suficientes como para que el sol dejara su apogeo y con el dar por finalizada mi maldición. En un carruaje tirado por negros percherones llegué al caserío con un traje blanco de lino. La mirada de la joven se posó en mi al instante mientras descendía la escalinata era generoso con mis trabajadores, así que todos me saludaron animados ya no solo por la celebración si no por el alcohol y pronto tuve un vaso en mi mano que paladeé despacio poniendo rumbo hacia mi preciada presa.
-Espero lo estés pasando bien -susurré tomado su diestra para llevarla con delicadeza a mis labios -perdón por tutearos ¿me lo permitís? -pedí sin apartar su piel de mis labios hundiendo mis azules en sus dos turbias tormentas -estáis preciosa.



Spoiler:
avatar
Varinäel
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 27
Puntos : 35
Reputación : 14
Fecha de inscripción : 18/02/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: First... encounter? | Privado | Varinäel

Mensaje por Aranwill el Lun Abr 09, 2018 2:47 pm

A pesar de su condición social, a Aranwill no le gustaban en demasía las muestras excesivas de prepotencia que solían rodear a aquellas personas de alto pode adquisitivo, y si bien prefería cabalgar a cualquier parte en vez de ir en coche, por algún motivo que era incapaz de comprender en aquel momento, accedió al ofrecimiento de ser recogida en coche el día de la vendimia. Tal vez porque pensó que bebería bastante vino y no quería montar ebria, o porque no deseaba dejar tantas horas desatendida a su querida yegua. Sea como fuere, aceptó la oferta con una sonrisa.
 
Una vez junto a Raimar, se despidieron de manera cordial, pero no precisamente fría. El hombre fue muy atento con ella, más de lo que cabría esperar para haberle sorprendido con su inesperada visita. La morena le dedicó una cálida sonrisa antes de subirse al caballo y partir hacia su hogar.
 
Una semana después, tal y como se le había prometido, fueron a buscarla y la llevaron al caserío donde ya estaban ocupados faenando desde que el primer rayo de sol brillara en el firmamento. Ella llegó poco después de comer y vivió de cerca lo que era la recolecta. Además, un grupo de niñas se acercó a ella para jugar, peinarla y entretenerla. Charlaron y entonaron canciones mientras se trenzaban el pelo las unas a las otras, colocando bonitas flores blancas que sujetaban entre mechones. La hechicera estaba fascinada y encantada al mismo tiempo, la fiesta era amena, divertida y muy cercana, como si todos fueran una gran familia.
 
Ya se había puesto el sol para cuando llegó el anfitrión en un carruaje negro como el manto que cubría el cielo. A juego con los grandes y fornidos sementales que tiraban de él. Al descender vestido todo de blanco, parecía como si la luna saliera de entre los portones del carro. Copa en mano, sin saber ya las que se había tomado, pero las suficientes para que sus mejillas estuvieran coloradas hasta las orejas y le hormiguearan los labios, se alzó, porque estaba sentada en un tocón de madera que le hacía de asiento, y sonrió en dirección al castaño que se aproximaba a su posición.
 
Asintió ante la primera pregunta, observando como la boca ajena se aproximaba hasta rozarse con la piel de su mano. –Lo estoy pasando maravillosamente bien y, por supuesto, podéis tutearme si lo deseáis.– El rubor pareció subir hasta la punta de su nariz que se movió antes de que se le escapara un breve estornudo, uno que cubrió eficientemente con su antebrazo libre, vino en mano. –Disculpad, creo que algo me ha hecho cosquillas y por eso…– No terminó la frase, riendo por lo ocurrido y vio de reojo como las niñas de antes les observaban entre risitas y cuchicheos. –Creo que somos el centro de atención ahora mismo.– Se aproximó el vidrio a los labios y dio un lento sorbo. –Está delicioso y no lo digo porque lleve toda la tarde probándolo... Aunque es cierto que a cada trago, me sabe mejor que el anterior.– Confesó sin tomarse molestia alguna en ocultar que el alcohol corría por sus venas igual que lo hacía por las del resto, aunque con bastante más moderación que por la sangre de los hombres. Pero para alguien poco acostumbrado a beber, aunque hiciera pausas largas entre copa y copa, se le notaba esa chispa vivaracha en la mirada y en el lento paladeo de las sílabas que pronunciaba. –¿No teníamos que pisar uvas descalzos?– Inquirió con diversión, fijando sus lapislázuli en los dos orbes marinos de Varinäel.



This is me:


:eager: :


 :pji9e: :


El amuleto me protegerá:

Hace mucho, mucho tiempo...:


Una eterna lucha acaba de comenzar:
avatar
Aranwill
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 10
Puntos : 7
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/02/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: First... encounter? | Privado | Varinäel

Mensaje por Varinäel el Lun Abr 23, 2018 10:39 am

No pude evitar sonreír al ver como el mosto había hecho mella en ella y lucia aquella sonrisa en sus húmedos labios y la alegría que tocaba en el ambiente festivo que nos rodeaba.
-Me gusta saber que estas divirtiéndote, mal anfitrión sería si no fuera así -aseguré llevando la botella a su copa y dejando caer el liquido ambarino hasta volver a llenarla.

No se bien como pero la dama iba a dar un paso adelante y tropezó con la gasa que caía sobre sus pies de aquel bello vestido blanco adherido a su piel, mis brazos la acogieron mientras ambos nos reíamos muy cerca del otro.
-Creo va a ser mejor pisemos el mosto o me tocara cargar contigo para que puedas hacerlo bromeé mirando sus dos enormes ojos ligeramente brillantes.

No podía crees que estaba allí, de nuevo conmigo, sabía que tenia que ser cauto, no solo porque no era el único consciente de su reencarnación, si no porque Indigo había fijado su vista en ella y de seguro que ya le habría ido con el cuento a mi hermano.
Lo único positivo de esto es que si la rata salía del agujero para asediar el queso, caería sobre el como un gato hambriento y de seguro Indigo no quería eso, tenia que reconocer que mi hermano era mucho mas..servicial para con nuestra “sire” que yo.

Las niñas murmuraban a nuestro alrededor con sus cabellos ondeando al viento y sus infantiles ojos puestos en nosotros.
-Creo que quieren que me beses -bromeé con una picara sonrisa que puso sus mejillas mas rojas de lo que estaban.
No esperé respuesta cuando la lacé entre mis brazos en volandas mientras ella ligeramente mareada se agarró a mi cuello pasando su brazo derecho por este sin apartar sus titilantes ojos de los míos.
Su aliento bañado en vino acariciaba mis labios y por un momento el mundo como antaño se detuvo, era difícil no desear en estos instante llegar a mucho mas, peor era consciente del peligro que para mi esa mujer entrañaba, así que volviendo en mi caminé hasta la enorme balda dejándola caer sobre las uvas.
Otras mujeres se unieron a ella pronto la orquesta tocó vivaraz para que las mujeres bailaran bajo la atenta mirada de los hombres que haciendo palmas y riéndonos las animábamos a seguir le ritmo.

Sus ropas se teñían de rosa, la tela se pegaba a su piel y mis ojos no pudieron ni por un instante apartarse de ea mujer que daba vueltas riéndose.





Spoiler:
avatar
Varinäel
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 27
Puntos : 35
Reputación : 14
Fecha de inscripción : 18/02/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: First... encounter? | Privado | Varinäel

Mensaje por Aranwill el Lun Abr 23, 2018 3:51 pm

Ella quiso dar un paso cuando tropezó torpemente y, de no ser por el contrario, se hubiese ido de bruces al suelo, copa de vino en mano, el cuál se derramó en el suelo con el gesto brusco de la caída. Pronto apareció una muchacha que le quitó el vaso de la mano, para seguidamente desaparecer y dejarles de nuevos a solas, a pesar de la cantidad de gente que allí se congregaba. Todos iban a sus cosas, festejando, bailando y cantando. Era como si ellos dos se encontraran en un lugar aparte, ajenos a lo demás. Entre risas, los dos se quedaron mirando, silenciándose poco a poco hasta quedar completamente callados. Los labios de la hechicera se entreabrieron al tomar aire, como si hubiese olvidado cómo se hacía por la nariz. Fueron las palabras del hombre las que rompieron el silencio que les envolvía al comentar el supuesto motivo de las risitas de las niñas. Las mejillas de Aranwill ardieron de inmediato, tornándose coloradas como si se las hubieran pintado con picotas. Se llevó las manos a acunar su rostro y ocultar el rubor más que evidente, pero antes de que pudiera decir algo al respecto de lo dicho por el inmortal, éste la levantaba del suelo. Ella volvió a reír, al tiempo en que se le escapaba un breve grito de sorpresa y se agarró al cuello ajeno con los brazos. Los rostros de ambos estaban sumamente cerca y sus alientos se acariciaron frente a sus bocas.
 
El tiempo se detuvo o eso le pareció a la morena, porque cuando quiso darse cuenta sus pies se hundían y las manos de Varinäel la soltaban. Se movía con torpeza y sus pies se sentían extraños sobre aquel lecho de uvas. Pronto vinieron un par de mujeres a tomarla de las manos e instarla a bailar sobre la fruta. La bruja, ni corta ni perezosa, animada por el vino y porque siempre había sido una joven muy osada y divertida, se puso a danzar como el resto de las chicas que saltaban sobre los frutos de la vid, salpicando y manchando sus ropas claras. Las palmas, la música y las carcajadas resonaron allí, todos se lo estaban pasando bien.
 
En uno de los ires y venires del perímetro hacia el centro, Aranwill se separó del grupo y fue hacia la pared de madera del gran barreño, tendiendo los brazos hacia el exterior en dirección al anfitrión. –¿Por qué no te unes? Es muy divertido y quiero bailar contigo.– Le dedicó una amplia sonrisa, moviendo los dedos para invitarle con mayor insistencia como haría una niña pequeña. Ladeó un poco la cabeza y abultó el labio inferior esperando que cediera a su inocente petición. –Vamos, ven aquí. ¿No era importante que disfrutara de mi estancia aquí? Lo haré más si te unes…– La sonrisa regresó a sus labios cuando él aceptó, o al menos se estaba acercando hasta ella. El que se metiera dentro del balde era secundario, si se aproximaba suficiente, podría convencerlo o lanzarle algunas uvas, mancharlo. Todo se le antojaba muy gracioso y no se decidía en para qué acción tomar medidas.



This is me:


:eager: :


 :pji9e: :


El amuleto me protegerá:

Hace mucho, mucho tiempo...:


Una eterna lucha acaba de comenzar:
avatar
Aranwill
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 10
Puntos : 7
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/02/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: First... encounter? | Privado | Varinäel

Mensaje por Varinäel el Mar Mayo 15, 2018 10:50 am

Con esa amplia sonrisa que iluminaba su rostro se aproximó a mi suplicante, sus ojos brillaban reflejando la luz de las hogueras que bailaban a mi espalda, en un principio negué con la cabeza no muy dado yo a bailar de buenas a primeras, peor cuando sus manos se estiraron para que sobre ellas depositara las mías, acabé hipnotizado caminando como un niño hacia ella.
Pronto la distancia fue efímera, nuestros alientos impactaron y con ellos su risa. Arwil tiraba de mi para que el barreño se convirtiera en la pista de baile donde danzar entre uvas Me quité las botas antes de pasar primero una pierna y luego otra, ambos quedamos en el centro mientras el resto de mujeres bailaban a nuestro alrededor y nos iba salpicando quedando ambos completamente mojados de vino.
La atrapé por la cintura elevándola por los aires cuando esta cogiendo uvas con la diestra me las lanzó y así ambos nos reímos pegados el uno al otro, mirándonos a los ojos.

El tiempo no había pasado ,reconocía cada sendero de su rostro, cada curva de su cuerpo, cada matiz de su piel y la profundidad de aquella boca que cerca estuve de besar nuevamente en ese instante embriagador en el que simplemente me estaba dejando llevar.
Quietos nos miramos en silencio, agitadas nuestras respiraciones rozaban la boca ajena de forma fantasmagórica, se alzo de puntillas quedando a mi altura y yo atajé esa distancia ladeando la cabeza, cerrando los ojos embriagado por la necesidad de recorrer aquellos conocidos senderos de nuevo.
Era mi mano la que la afianzaba temerosa de que escapara, mis dedos en su nuca anclados para que no zarpara. Gruñí al presionar tan carnoso manjar y fue en se instante preciso en el que recordé que si bien era todo cuanto me hizo feliz un día, también era el motivo por el que me perdí. El amor era una maldición y tropezar dos veces con la misma piedra una necedad.

Abrí los ojos tomando un poco de distancia para su sorpresa, quería volver contra su piel, devorarla, quería todo de ella, pero si lo hacía me arrepentiría pues Indigo conocía de su existencia y por algún designo del destino había vuelto a confabular seguramente para que la historia se repitiera sin mas.

-Deberíamos salir de aquí, ponernos ropa limpia y seca, no deseo que enferme para la celebración de su hermana.

Ella hizo un mohin sin soltar mis manos como si fuera una niña pequeña pidiéndome un poco mas de diversión. Ensanché la sonrisa contemplando su infernal belleza y mis ojos bajaron hasta esos labios que por un instante había saboreado.

-me cuesta negaros nada -aseguré consciente de la veracidad de esas palabras -estáis preciosa.
No estaba dispuesto a volver a tropezar con la misma piedra, peor alli estabamos los dos y era como antaño.









Spoiler:
avatar
Varinäel
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 27
Puntos : 35
Reputación : 14
Fecha de inscripción : 18/02/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: First... encounter? | Privado | Varinäel

Mensaje por Aranwill el Mar Mayo 15, 2018 1:33 pm

El anfitrión aceptó de manera silenciosa. Su mirada, gestos y actos hablaban por sí solos. Esperó a que se descalzara y en cuanto le tuvo dentro del gran barreño, le tomó nuevamente de las manos y le arrastró hacia el centro. Las mujeres bailaban a su alrededor, los hombres daban palmas desde fuera y ellos dos permanecían en el centro, pisando, danzando sobre las uvas, intentando no caerse, alternando entre mirarse los pies y verse a los ojos el uno al otro. Cuando él la tomó de la cintura para alzarla en vilo, las manos de ella se posaron en los hombros ajenos y las pupilas dilatadas de la joven morena, danzaron titilantes, fijas en el rostro de Varinäel. Él la bajó muy despacio, sus cuerpos se rozaron en cada movimiento, hasta que los pies de Aranwill volvieron a hundirse entre las frutas trituradas por tantos andares y saltos. Los dedos de ella habían ido descendiendo y ahora reposaban en su pecho. Alzó los talones, quedando casi a la altura del rostro ajeno. Fue el cainita el que acortó la distancia entre sus bocas y, dejándose llevar por el momento, la hechicera entregó su primer beso. Fue más arrollador de lo que había imaginado. El frescor que sentía allí donde la tela se impregnaba de vino y el viento acariciaba su silueta, se volvió calor, ardiente casi. Arrugó la camisa ajena entre sus falanges, dispuesta a prolongar aquel intercambio de alientos que la estaba dejando sin sentido. Sin embargo, el castaño cortó el contacto entre sus labios y se separó tras tomar a la joven de los brazos. Interpuso distancia entre ambos y la cara de incomprensión de la morena dijo más que cualquier palabra, porque él respondió al interrogante de su cabeza, aunque lo hiciera de manera evasiva.

El momento había pasado y fuera cual fuera el motivo, algo había cambiado. Él volvía a tratarla de usted, aunque la había tuteado durante unos instantes. Aranwill se mordió el labio inferior, clavando la mirada en el manto de uvas aplastadas bajo sus pies y asintió. Los dedos de la hechicera se cerraron alrededor de los ajenos cuando éste la instó a avanzar hacia el muro de madera de la cuba para salir de ella los dos. Sintió una gran pena en su pecho y ni siquiera que le dijera lo hermosa que estaba, logró hacer reaparecer la sonrisa en su rostro. Sentía que había hecho algo mal y la vergüenza pesó sobre sus hombros. Había sido demasiado osada con sus actos y por eso él la rechazaba.

En cuanto la ayudaron a salir del barreño, alguien le ofreció una piel con la que cubrirse y eso hizo, envolviéndose por encima de los hombros al cruzar los brazos frente a su pecho. No podía calzarse sin más, entre los pequeños dedos tenía pieles de vid y semillas, por no hablar de lo empapados que estaban en el mosto tinto. Descalza caminó hacia una zona más apartada, siguiendo la sombra de Varinäel que las antorchas proyectaban en el suelo. Ella seguía sin hablar, sin pronunciar palabra alguna. No sabía dónde meterse, porque en aquel instante, de poder hacerlo, montaría sobre Raimar y desaparecería al galope.



This is me:


:eager: :


 :pji9e: :


El amuleto me protegerá:

Hace mucho, mucho tiempo...:


Una eterna lucha acaba de comenzar:
avatar
Aranwill
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 10
Puntos : 7
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/02/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: First... encounter? | Privado | Varinäel

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.