Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
» Frases memorables
Hoy a las 01:40 por Administración

» Amane Fay ֎ Cronología
Hoy a las 01:37 por Amane Fay

» Temas recomendados
Hoy a las 01:37 por Administración

» ¿Sabías que...?
Hoy a las 01:32 por Administración

» El recién llegado
Hoy a las 01:21 por Administración

» Duda un poco corta
Hoy a las 01:15 por Administración

» Duda revolución Francesa
Hoy a las 01:11 por Administración

» Reflejos en Do Menor [Privado]
Hoy a las 00:52 por Jeremy Legrand

» La belle et les bêtes (privado)
Hoy a las 00:45 por Bernard Favre



The Sweetest Trap

Ir abajo

The Sweetest Trap

Mensaje por Colombo Dall'Ancisa el Miér 28 Feb 2018, 17:30

"I'm scared to get close and I hate being alone
I long for that feeling to not feel at all
The higher I get, the lower I'll sink
I can't drown my demons,
they know how to swim."
"Bring me the horizon"
Can you feel my heart?


Vio nebulosas de cian en sus ojos, culminados por vórtices oscuros, que absorbían las estrellas más próximas. Vio pestañas de azabache, dueñas del más arrebatador de los marcos. Vio cabellos tejidos por los rayos del sol, ebras doradas que en conjunto, reflejaban un cielo veraniego. Vio una boca, ancha y mullida, tintada en el más tímido de los rosas y bañada en inocencia y bondad. La deseo morder, pero apenas tenia coraje para mirar. Ni siquiera en sus sueños, donde el rostro de Simonetta lo atormentaba.

Si…Mo…ne…tta.

Su nombre, se le antojaba idílico, desconocido y cercano, como el fuego de su chimenea. Imposible al acercamiento, pero hermoso para contemplar. Se encontraba a si mismo susurrándolo entre composición y composición, entre verso y verso, entre respiración y respiración. Todavía le costaba creer haberla visto de nuevo, que lo hubiese recibir entre la textura de sus brazos y mimado bajo la caricia de sus dedos. Y su aroma, ah, su aroma…En ocasiones, creía olerlo cerca y su corazón palpitaba con fuerza, aterrorizado por encontrarla en su mansión y emocionado por ver su rostro nuevamente. Pero era consciente que si ella veía el ajeno, sería el fin. Por ello, debía de andarse con pies de plomo, como había hecho siempre.

Y siempre haría.

Sus sirvientes odiaban que tocara el violín en la madrugada, pero últimamente no podía contenerse. Le resultaba inevitable, amoldarse a la trágica melodía de su instrumento musical. Simonetta, susurraba cada nota, Simonetta, chillaban las cuerdas del violín, Simonetta, ansiaba Colombo. Así sucedió durante todas las noches una semana entera, hasta que no pudo soportarlo más. Era un día festivo, cuando Colombo, en vez de regresar a los pliegues de su cama tras tocar el instrumento, se vio arrastrado hacia el exterior. La nieve aglomeraba su cándida palidez sobre los extensos jardines. El siamés, dejó tras de sí, un rastro de diminutas pisadas mientras caminaba entre salto y salto, tratando de no hundirse en el polvo inmaculado. Su pelaje, se tiño de blanco mientras se internaba en el bosque, en busca de un trazo, una migaja de aquel perfume, del inolvidable jazmín que lo atormentaba día y noche. El poeta no había tenido demasiadas oportunidades para utilizar sus habilidades de cambiante. Normalmente lo evitaba, pero en aquel instante puso todo su empeño en rastrear a su anhelada Musa. La amortiguación de la nieva parecía querer ocultarlo todo, empalarlo, bajo una manta cremosa, pero él no se dio por vencido. Pronto, descubrió que había estado caminando en círculos. No supo en que momento, tuvo la idea, la atrevida elección de tomar otra forma, una forma que podría delatarlo ante la inquisición. ¿Pero valía la pena correr el riesgo?

El exótico leopardo se deslizó entre los troncos de los árboles, hallando un claro rastro de su objetivo. El animal, caminó entre la nieve, esclareciendo la piel parda de su lomo. No le tomó demasiado tiempo hallar el final del camino, sin embargo, cuando dio con la casa frente a sus ojos felinos, se detuvo. No se atrevió a traspasar la linde del bosque. Contempló las ventanas, oscurecidas puesto que entrada se encontraba la madrugada. Era la hora mágica, la hora de las brujas y los espíritus, la hora de la luna llena y el esoterismo de la nieve.

Por favor, asómate. Quiero verte, quiero ver tus ojos sosegados, tu mirada celeste.


Permaneció oculto, entre la sombra de los pinos, a la espera, a la espera de un milagro. Por Dios, estaría durmiendo, aquella probablemente había sido la idea más imprudente y menos certera que había tomado a lo largo de su vida y sin embargo, un leopardo bajo la nieve esperaba, aguardando como un guardián oculto a los pies de una ventana.


Última edición por Colombo Dall'Ancisa el Mar 06 Mar 2018, 22:50, editado 1 vez




Those who have seen your face draw back in fear:

i am the mask you wear:

My angel of music:

avatar
Colombo Dall'Ancisa
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 26
Puntos : 21
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 19/03/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Sweetest Trap

Mensaje por Simonetta Vespucci el Vie 02 Mar 2018, 18:08

"Aquel ser estaba envuelto en una asfixiante inquietud
Era oráculo y misterio, hombre y animal.
Mi desconcierto y alucinación
¡Que no se vaya! gritaba un momento.
Y al otro, no quería oírlo."
Simonetta Vespucci



¿Qué día fue, el que empecé a soñar con dulce fatiga? Al principio, apenas distinguía imágenes concretas. Oía música, veía oscuridad, y en ocasiones movimientos. Algo así como el meneo de una cola. Sentía curiosidad, fascinación, miedo y odio. Emociones extremadamente opuestas en una sola ensoñación. Yo solía apoderarme del control sobre mis sueños, pero algo me limitaba allí, como si no fuese la única manipulando aquel mundo virtual que tenía mucho de realidad.

Recuerdo haber buscado a Campagnolo, la mejor y peor entidad que podía nombrar. Con el nombre de Ánima abrí la puerta de la misma habitación en la que había adquirido mis poderes. En las secciones más recónditas de mi mente. Su rostro, aunque medio amorfo, me decía que sonreía, como si se complaciera con languidecerme.

Ah, estás aturdida, ruborizada hasta la raíz de los cabellos. Ignoras por qué tambalea tu espacio mental. Algo quiere entrar. Titubeante, pero no se va. Es una esencia muy particular, fuerte, pero peligrosa. Y ni siquiera sabe que lo es. — me recitaba. Yo quería gritarle, confundida, por una explicación, pero él seguía con sus enigmas —. Al pasar los años, vamos dejando tareas pendientes. Desafíos no completados. Pero la vida ansía ser como una flecha y no le gusta que dejen espacios en blanco. Es una falsedad pensar que nosotros podemos volver al pasado; es el pasado el que vuelve por nosotros. Ya viene. No llegues tarde.

Y se comenzaron a difuminar las aristas, junto al rostro de mi guía. Estiré mis manos en su busca, pero todo cuanto fue mi intención se difuminó. ¿Por qué, Campagnolo? ¿Por qué tenía que abandonarme al desasosiego?

Desperté de golpe, como si alguien me hubiese estado asfixiando. Pensamientos absurdos me asediaron de improviso, sin razón y tan estrepitosamente, que colisionaban sacando chispas. Me reventaban las sienes. Quería salir. Necesitaba respirar. Aparté las sábanas con desprecio, incorporándome con un mareo que me obligó a apoyarme en el marco de mi ventana. Fue entonces que mis ojos me dirigieron al jardín y lo vi entre la nieve: un leopardo majestuoso ubicado justo en medio de los árboles de mi padre. Su mirada reflejaba las luces naturales de la noche, con una intensidad blanda y pesada, como si fuese a llorar en silencio. Y aquello fue tan carente de sentido y tan colmado de emociones, que estuve a punto de estallar en lágrimas, como si estuviese sollozando por él.

Confinada en mi laberinto, no me pregunté qué hacía una criatura como esa en París, en mi jardín. Lo que hice fue abrir la ventana usando la magia, sin percatarme del viento helado. Mis poderes habían aprendido a protegerme, y me entibiaban para que no perdiera de vista lo importante: que mi alma hechicera me hablaba de muchas formas, y que ésta podía ser una. Sentí que emanaba una energía poderosa de aquel ser, diferente a lo que había conocido. Estiré mi mano y me concentré en ella. Nada de lo que hallaba me tranquilizaba.

Dimmi, ¿qué es esta fuerza que envuelve y arrebata?



¿Alguna vez has sentido eso? ¿Que la luna nace y muere en la palma de tu mano?:

In dreams he came:
avatar
Simonetta Vespucci
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 126
Puntos : 147
Reputación : 51
Fecha de inscripción : 13/10/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Sweetest Trap

Mensaje por Colombo Dall'Ancisa el Mar 06 Mar 2018, 23:06

Anoche soñé contigo, los rayos de sol que conformaban tu cabello se enredaban entre mis dedos. Perdí la fe en las obras de arte tras fundir mis pupilas con las tuyas. Tu boca, tormento de la fe cristiana, hubiese ardido en la hoguera, ígnea por su propia existencia. Incluso en mi cosmos onírico temí acercarme a ti, temí que substrajeses toda mi inspiración, que me vaciaras y anularas hasta que el tiempo dejara de tener sentido, hasta que el universo y las estrellas tan solo fueran meros insectos a tu lado. Por eso, ahora que te observo temo creer que continúo fantaseando o, que al fin he perdido los estribos y mi mente de artista te pinta por si sola.

Tu respiración empaña el cristal y sin embargo, temo que tu súbita aparición tan solo sea producto de mi imaginación. Háblame, o mejor, no me hables, no me mires, pero deja que yo lo haga.

¿Por qué lloras mi Afrodita? Dime, ¿por qué la vidriosidad de tu mirada divide mis entrañas? Las lágrimas ruedan ahora por mis ojos felinos. ¿Habías visto alguna vez a un leopardo llorar en medio de la nieve? ¿Habías visto alguna vez a una bestia ocultarse de tu mirada?


Colombo reaccionó. Se percató al fin, de que no soñaba, de que el frío que indagaba entre su pelaje era real y de que la muchacha que lo contemplaba a través de la ventana no era ninguna aparición. Reculó sobre sus pasos, tratando de ocultarse entre la espesura de los pinos. Qué patético, que con tanto ahínco había deseado que se asomara a la ventana y que ahora que lo había hecho, se escondía de ella. El animal cabeceó, sus ojos iluminando la oscuridad.

¿Quién era esa ninfa que lo contemplaba como a un óleo y ni el más mínimo resquicio de temor amenazaba sus facciones? No le temía, no temía al leopardo que había caminado entre la nieve tan solo para descansar bajo su ventana, para palpar su aroma a jazmín, para imaginarla cerca.

Permaneció allí, contemplando su figura hechizante desde la distancia. Que bajara, que se acercara y lo acariciara, nada deseaba con más terror que aquello. Pero tendría que entrar en razón en algún momento, percatarse de que se encontraba frente a un depredador y huir como resultado. Colombo no deseaba aquello, prefería no ver el miedo reflejado en el océano que conformaba sus irises, así que tomó la decisión de regresar. La contempló por última vez antes de desaparecer, dejando tras de sí una atmósfera pesada, como las nostálgicas piezas musicales que componía en su nombre.

Simonetta...

Caminó de vuelta a su hogar, impregnando sus huellas en la espesa nieve. Había dejado de nevar y el rastro que presentó fue limpio y claro; huellas que cruzaron el bosque de pinos hasta la puerta principal de su mansión.

El poeta retomó su forma humana una vez regresó a sus aposentos. Allí, permaneció junto a los ventanales, como si esperase ver un ángel de nuevo. Sin embargo, los milagros tan solo sucedían una vez en la vida.




Those who have seen your face draw back in fear:

i am the mask you wear:

My angel of music:

avatar
Colombo Dall'Ancisa
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 26
Puntos : 21
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 19/03/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Sweetest Trap

Mensaje por Simonetta Vespucci el Dom 11 Mar 2018, 03:33

Debe ser imposible precisar cuándo se empieza a abandonar la lógica para entregarse al más puro sentimiento. Establecer un hito. Irrealizable. En mí, fue una cosa que empezó como diluida, un ahogo inoportuno cuyo fin era entregarme un mensaje. Cuando busqué a ese ser de aspecto cauteloso y él reaccionó a mí, la inestabilidad desapareció, dejándome sólo la energía. ¿Energía para qué? Para que me arrojara al desatino, por supuesto. Para que emergiera dentro de mí esa voz que gritaba fuerte y claro que, aunque no recordara esa pujanza, yo la conocía. Para que cayera bajo el sortilegio en mis venas, porque si no lo hacía me condenaría a la desdicha. Me torturaría el deseo de desatar el nudo que se había formado en mi garganta, la necesidad de encontrarle otra vez para cerciorarme de que no me había imaginado la familiaridad de su huella, de que no me estaba engañando a mí misma para callar mi soledad.

Y después de que le vi partir, silencié mis pensamientos. Ahora me tocaba a mí. Tenía que actuar. Tomé la enredadera y bajé, vistiendo únicamente mi camisón. Es que no me acordaba que lo llevaba encima. Si añadía que la magia guarecía el calor de mi cuerpo del hielo, estaban todas las señales predispuestas a que no me detuviera. No me prometían que me gustaría lo que hallaría, pero daría con ello.

Así fui internándome, siguiendo las huellas de aquella alma invasora. Iba una tras otra, palpando el suelo y asimilando su esencia, volviéndola cada vez más nítida. La razón, de haber podido detenerme o siquiera persuadirme, me hubiera forzado a volver, o al menos a sentir algo de vergüenza por andar en ese estado por allí, como una cualquiera, deshonrando mi nombre y exponiéndome a cualquier peligro que pudiera ocultarse en la espesura. Normalmente, ella me dominaba, pero nada podía hacer frente a mi brío compulso.

Avancé con la cabeza alta, como buscando el sol de la mañana, hasta que hallé la luna iluminando lo alto de una torre. Me detuve unos momentos en su altura y sus vértices afilados, pero lo que me abstrajo fue el nivel de concentración de la esencia que me había guiado hasta allí. Nada me hubiera detenido de llegar, de no ser que me topé con la verja y una luz que, a lo lejos, daba señal de que se estaba custodiando la propiedad. La aprensión nerviosa y el deseo por resolver aquel misterio me produjeron un estremecimiento que no tardó en convertirse en rabia. Hubiera perforado las paredes con la mirada.

Es intolerable que acometa en mi casa y que ahora se esconda. Es indigno robar así la paz. — desprecié como loca en incertidumbre, apretando los puños — No pretenda que no existe y dígame pronto por qué me ha traído. Sea hombre, ente o sustancia, sé que fue usted.

Me sentía corajuda, insultada, porque se había avivado en mí una llama de intriga que alguien más había encendido y que yo no podía apagar. Prometí que no le saldría gratis y que se lo haría pagar. No tenía idea de lo que pedía se volvería contra mí.



¿Alguna vez has sentido eso? ¿Que la luna nace y muere en la palma de tu mano?:

In dreams he came:
avatar
Simonetta Vespucci
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 126
Puntos : 147
Reputación : 51
Fecha de inscripción : 13/10/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Sweetest Trap

Mensaje por Colombo Dall'Ancisa el Mar 20 Mar 2018, 23:33

Aquella noche no volvería a soñar, había topado con un hada onírica y no había forma de dar con ella nuevamente. Su fortuna había sido desmesurada y el recuerdo de aquella noche lo acompañaría durante años. No había otra explicación más que la de que Simonetta fuera una quimera, un ser intangible creado por sus fantasías, extraído de cuentos de hadas y fabulas encantadas.

La mirada atormentada del poeta no descansaba, sus pupilas estaban clavadas entre los troncos de los pinos. Una figura se desplazó alrededor de estos, abriéndose paso entre la nieve, sus labios enrojecidos por el frío, su nariz del mismo tono. Espesas nubes se veían expulsadas por su boca, demasiado caliente para una noche tan fría como aquella. Si hubiese sido pintor, hubiese plasmado aquella imagen en uno de sus cuadros, pero tan solo era un poeta, y a pesar de que los versos viajaban dementes en su cabeza, no pudo hacer otra cosa más que permanecer paralizado. Era él ahora, quién contemplaba a través de la ventana, sin embargo, el coraje demostrado por el cambiante era inmensamente menor que el de su musa. Ni en sus peores pesadillas saldría en su búsqueda. Sin embargo, ella..., la necia lo estaba persiguiendo. ¿Qué se creía que hacía? Se sorprendió a si mismo, sustituyendo el temor por frustración y enojo. Maldita niña que todo lo quería, no lo bastaba con tener su corazón entre sus dedos que deseaba desnudar sus sentimientos, destrozarlo por dentro y evidenciar su temor. No podía ser, no la podía ver, no lo podía ver.

Se percató de que estaba temblando cuando la vio detenerse ante la verja. ¿Con tanto apremio deseaba conocer a la bestia que la acechaba? Le hubiese gustado conceder su deseo, pero sabía que su posición se encontraba allí, contemplándola desde la lejanía. No supo si fue la plena incertidumbre del momento o simplemente que fue ella quién alzó la voz, pero la escuchó. Berrinchuda, se enfadaba con él por la invasión a su mente curiosa y lo culpaba por despertar su intriga. Colombo se enojó de igual forma, no tenía ningún derecho de exigirle, no si no comprendía su situación de ninguno modo. No podía llegar a comprender que le hacía sentir, que podía alcanzar con aquellos tormentosos sentimientos y cuan evidente esfuerzo había hecho al ir a verla. Hizo rechinar los dientes, impotente.

Debía haberse refugiado en el acogedor calor de su hogar, permanecer allí incapaz de recordar a la mañana siguiente si lo observado por la ventana había sido cierto o un simple sueño. Pero no aquello, no debía de haberle seguido… La culpo a ella por eso, a su mente curiosa, pasional por los misterios de la noche, que había ido hasta allí para derrumbar su torre. Tan frágil a merced del frio, cogería un resfriado…O lo que era peor, una pulmonía. ¿Es que acaso aquella criatura no pensaba con claridad? Apretando la mandíbula supo que no la podía dejar allí…Pero ¿y qué hacer?

Cuando fue evidente que Simonetta no pretendía marcharse, Colombo hizo llamar a su más fiel asistenta, Colette. Con la cabeza gacha y las palabras seseantes, le indicó escuetamente que llevara a la muchacha al cuarto de invitados. Ella no hizo preguntas, tampoco respondió a las que Simonetta le pudo formular una vez apareció ante la verja para permitirle la entrada. Las escuchó, ascendiendo las escaleras. El corazón de Colombo sin duda traqueteaba más veloz que sus pasos. Cerró la puerta de su habitación, cauto. Se preguntó de nuevo, que demonios pensaba que estaba haciendo. Se dijo que era por la salud de ella, que no podía permitir que permaneciera bajo el frio mucho más, la tormenta de nieve se estaba convirtiendo en ventisca y no deseaba contemplar sus pestañas escarchadas. Sin embargo, muy en el fondo, sabía que su elección había sido plenamente egoísta. A cada paso que daban en dirección a la habitación de invitados, Colombo podía degustar su aromaba con más claridad. Cerró los ojos y respiró, nervioso, encandilado.

¿Desearía algo más el señor?

El cambiante encontró aterrador que ni si quiera se hubiese percatado de la proximidad de Colette, tan perdido se había hallado en el perfume de Simonetta…

Llévele un té para entrar en calor y cualquier cosa que desee, así como ropa seca. Después cierre la puerta con llave.

El silencio tras su espalda, le indicó cuán escalofriantes resultaban sus palabras. ¿Pero no era aquello lo adecuado? Palabras escalofriantes paralelas a su aspecto.

Solo será esta noche.

Se dijo, le dijo a Colette mientras marchaba para hacer lo ordenador, pero ni si quiera él estaba seguro del plan que comenzaba a tomar forma en su mente. Un plan plenamente egoísta.






Those who have seen your face draw back in fear:

i am the mask you wear:

My angel of music:

avatar
Colombo Dall'Ancisa
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 26
Puntos : 21
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 19/03/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Sweetest Trap

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.