Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Juego de sombras (privado)

Ir abajo

Juego de sombras (privado)

Mensaje por Varinäel el Jue Mar 01, 2018 1:24 am

Lacrada la carta con el sello del blasón familiar, reconocí de inmediato a Indigo como la remitente de aquel sobre amarillento.
Deslicé el abrecartas por la solapa hasta que el selló cedió permitiéndome sacar la hoja del interior. Sus lineas no daban lugar a dudas, perfectamente trazadas con una tinta rojiza, con el secante pasado para que ni una sola de estas letras acabara corrida, reclamaba mi presencia en la mansión que tenia en las afueras de París.

Indigo era mi sire, nuestra relación era complicada, ella trazaba oscuros lazos entre ella y sus vástagos. La mayoría acaban enloquecidos comiendo de su mano y luego se limitaba a abandonarlos o si la aburrían in extremis, a matarlos. Yo era su hijo díscolo, no tendía a obedecer sus...”peticiones” y con mis actos acababa trastocando su partida de ajedrez. Creo que eso la enfurecía y excitaba a partes iguales, pues no estaba acostumbrada a un no por respuesta y mis negativas se habían convertido para ella en un reto y para mi en un juego.

Frente al crepitante fuego la nota se esfumó reducida a cenizas, pronto el día sucedería a la noche y mi hambre me llevó nuevamente al lecho.
Dos féminas enredadas como la hiedra dormitaban sobre las sabanas de raso, descalzo esquive las botellas que vacías quedaban escampadas sobre el suelo.
Me dejé caer sobre el colchón despertando a las dos, mi sonrisa se ensanchó cuando sendas mujeres me buscaron hambrientas. De la arteria de su pierna sacie mi sed, de sus cuerpos mi hambre y así vi llegar un nuevo día, uno de tantos.

El ocaso significaba mi despertar, desconocía cual era el nuevo juego que Indigo deseaba ejecutar, mas francamente mi visita nada tenia que ver con cumplir sus deseos, si no mas bien con atajar los propios.
Ella era una mujer con contactos, retorcida, manipuladora y seductora no le costaría dar con el paradero de mi hermano si es que no lo conocía.
No era tan ingenuo como para pensar que me lo diría, al menos no sin esperar a cambio nada por parte de su díscolo hijo, pero tenia un plan alternativo.

NotreDam daba la media noche cuando mi presencia fue anunciada en el gran salón donde Indigo, como la reina de la oscuridad tejía sus hilos.
Paso sereno que retumbó por el pasillo bajo la atenta mirada predadora de la que un día me transformó en un ser sediento de sangre.
-Indigo -dije a modo de saludo alzando mis azules clavándose como estacas en los ajenos -deduzco que no me has invitado para compartir una cena conmigo, así que ve al grano, tengo prisa.
Era un guerrero, mi carácter tosco no se había corregido con el milenio con el que había lidiado.








Spoiler:
avatar
Varinäel
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 22
Puntos : 28
Reputación : 12
Fecha de inscripción : 18/02/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juego de sombras (privado)

Mensaje por Indigo el Vie Mar 02, 2018 12:07 pm

Sus espías la habían informado de la presencia en París de aquel vástago rebelde al que Indigo  tenía demasiado consentido. Tomó papiro y plumilla, sentándose a escribir. Ella no usaba tinta, jamás lo había hecho desde que tenía memoria, usaba sangre para plasmar sus palabras en el papel, era parte de su firma y aquellos que habían tratado con ella ya lo sabían. Sólo con el olor férrico de la carta, podían asumir de quién se trataba, sin necesidad de observar el blasón que usaba para sellar los sobres. Una vez terminó, le entregó el objeto a uno de sus lacayos y éste hizo llamar a un mensajero a caballo para portarlo de inmediato a su destinatario. Sabía que pronto lo leería y, conociendo a Varinäel, se tomaría su demanda como una invitación opcional. Más le valía presentarse o, esta vez, no tendría la manga ancha que siempre solía tener con él.

                                                                                           

Sonaba justo la doceava campanada cuando la gran puerta del salón se cerraba tras la figura que hacía su entrada. No necesitó mirarle siquiera para saber quien era, pues ya hacía kilómetros que había percibido su presencia, su aroma. La vampiresa creaba un vínculo más allá del habitual entre un sire y sus conversos, pues ella quería controlarlos a todos, presente, pasado y futuro. Con la mayoría, podía leer sus pensamientos, hurgar en sus recuerdos y trastocar sus deseos a voluntad, pero había algunas excepciones, aquellos cuya mutación a cainita les había otorgado el poder del bloqueo mental. Por desgracia para el recién llegado, él no era uno de esos privilegiados, y en cuanto cruzó el umbral y los ojos de ambos se encontraron, supo cuál era el motivo por el que había accedido a presentarse frente a ella.

–Vaya, vaya. Así que el hijo pródigo vuelve a casa. Al fin.– Hizo hincapié en las dos últimas palabras, dejando claro que hacía tiempo que esperaba su regreso y que él, excesivamente osado, se había rehusado a volver a ver a su amada Indigo, aquella que le había otorgado la inmortalidad y el poder suficiente para cumplir con su ansiada venganza. Claro que, a su vez, había jugado su pequeña partida de ajedrez, convirtiendo al hermano de Varinäel, el destinatario de su odio, en otro de sus vástagos. Hubiese sido muy aburrido si todo terminara rápido, así que debía poner de su parte para que la jugada se prolongara lo suficiente como para entretenerla a ella.

–Dime, mi amor, ¿qué es lo que tú quieres al presentarte aquí? Sé que ya tenías pensado acercarte antes de recibir mi carta. Te conozco como si te hubiese parido yo misma y jamás hubieses venido sólo porque yo te lo pidiera.– Entrelazó los dedos de ambas manos, reposando esa unión en la rodilla izquierda, cruzada ahora sobre la contraria. Inclinó ligeramente la cabeza hacia la derecha, algo a penas perceptible, unos milímetros, pero lo suficiente para dar dramatismo al gesto impasible de su rostro.


Última edición por Indigo el Mar Mar 06, 2018 5:48 am, editado 1 vez



Spoiler:
avatar
Indigo
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 10
Puntos : 6
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/02/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juego de sombras (privado)

Mensaje por Varinäel el Dom Mar 04, 2018 11:07 am

Allí estaba, con esa expresión incorruptible, utilizando las palabras dulces y melódicas que una madre usaría con su vástago descarriado. Tentada a abrirme los brazos y permitirme hundirme en su pecho, mas bien conocía yo como terminaban esos encuentros de sexo desenfrenado en los que si bien quedaba saciado, también acababa perdiendo.
Ladeó su cabeza para dar a la escena un dramatismo típico de la mejor de las obras de teatro y por ello mis palmas se golpearon emitiendo una consecución de aplausos.
-Nunca dejas de fingir Indigo -escupí esas palabras contra su rostro pese a que la distancia que nos separaba no bebía menguado un ápice entre nosotros -en ora vida debiste ser juglar, se te da bien exagerar las historias, inmortal.

Me relamí los labios una vez mis ojos se hundieron en sus pardos, esa atracción existía pues un vinculo ataba a todos sus vástagos a ella de un modo insólito. Ella era la araña y nosotros las pobres luciérnagas que acababa envolviendo en su telar si no estábamos alerta de sus tretas.
-Si ya sabes a l oque he venido por que preguntas ¿quizás ahora te preparas para bufón de la corte Indigo? Hacerte la inocente jamas ha ido contigo, mas si insistes en conocer la respuesta de mis labios, escucha atentamente mi amada Sire -usé el mismo sarcasmo que cuando ella me llamó amor.

Su gesto me indico que prosiguiera, de sobra sabia que a ningún otro le consentiría ese tipo de tono mordaz y menos las palabras a utilizar, pero conmigo siempre tuvo cierta condescendencia.
-Mi hermano Indigo y no me vengas con subterfugios a estas alturas, nos conocemos, nada se te pasa pro alto, mis informadores me han traído a París y no creo en las casualidades ¿que sabes?

Esa mujer era ducha en los juegos de ajedrez, a estas alturas mientras yo movía los peones seguramente se habría enrocado y tendría a la reina a buen recaudo, pero eso no quitaba que tuviera algo que ella siempre había querido...doblegarme, creo era su meta, el único de sus vástagos que no comía como un perro de la palma de su mano.

No era tan necio como para pensar que me lo diría, mas también yo tenia un as bajo mi manga, uno en el que no pensaría pues de hacerlo la inmortal lo conocería.
-Y ahora que sabes por que estoy aquí ¿cual es el motivo por el que me has hecho llamar? ¿quizás me echabas de menos entre tus piernas Indigo? ¿o quizás añorabas mis palabras desafiantes porque te has cansado de que los palmeros te sigan a todas partes?







Spoiler:
avatar
Varinäel
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 22
Puntos : 28
Reputación : 12
Fecha de inscripción : 18/02/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juego de sombras (privado)

Mensaje por Indigo el Mar Mar 06, 2018 5:47 am

Hizo una breve reverencia de cabeza ante los aplausos, pues contra el sarcasmo de su vástago no había mejor respuesta que fingir no darse cuenta. Conocía bien a Varinäel y sus puntos débiles. Su impaciencia y ese carácter mordaz, que se había acentuado desde que ella le drenara la sangre y rellenara después sus venas con la ponzoña vampírica, eran sus señas de identidad y, a la vez, el pie del que cojeaba. Indigo era capaz de doblegarle si quería, pero el juego consistía en ese tira y afloja que entre ambos mantenían y que a ella la entretenía sobremanera. Era consciente que, a veces, tenía excesiva manga ancha con él, pero siempre había sido su favorito de entre todos los muñecos del guiñol, el más rebelde, el más despiadado, el de la lengua más afilada. Tan contrario a su hermano, y fue tan divertido tener a ambos comiendo de su mano, ah. Pero ahora sólo Dredahal le era fiel, y el menor de los hermanos allí estaba, ante ella, desafiándola una vez más con su mirada y sus palabras.

No contestó a su primera pregunta. Sólo hizo un gesto con la mano, incitándole a proseguir con su perorata agresiva que bien podía ser calificada de ataque verbal, aunque a la vampiresa poco y nada le afectara. Acarició la uña del pulgar derecho con la yema del contrario, aún reposando las manos sobre la rodilla, cuando una pérfida sonrisa se dibujó en sus labios color carmesí. Ella era muy pálida, pero sus carnosidades siempre parecían llenas de sangre, invitando a ser mordidas, besadas, uno de los trucos que no se molestaba en guardar en la manga y siempre mostraba. Acarició la fila de dientes superior izquierda, por dentro de la boca, con la cúspide de la lengua, terminando en el colmillo. Tomó aire de manera innecesaria, pues al ser una cainita no respiraba, y decidió que era el momento de intervenir con su seductora voz ligeramente áspera y de tono grave.

–¿Y qué deseas de tu hermano, exactamente? Sabes que puedo localizar a cualquiera de mis vástagos cuando me venga en gana, pero también que no hago nada sin ganar algo a cambio. Y Daredhal es especial para mí, no lo vendería a su verdugo como si nada. Él, a diferencia de ti, me sigue siendo fiel, me ama.– Desenlazó los dedos de ambas manos. Apoyó éstas en los reposabrazos de su trono y se incorporó, desdoblando las piernas al dar el primer paso que la hizo descender uno de los tres escalones que la elevaban del suelo, de ese nivel al que se encontraba su pequeño títere obtuso de mente.

–¿Crees, acaso, que no he tenido varios hombres entre mis piernas en tu ausencia? Todo lo que deseo lo obtengo, tú mejor que nadie deberías ya saberlo, mi amor.– Descendió los otros dos peldaños y se aproximó a la figura que la observaba con mirada desafiante y el ceño fruncido.

–Pedí que vinieras porque me han llegado ciertos rumores. Unos que podrían muy bien interesarte y que, viendo que no los has sacado aún a la luz, o bien intentas proteger algo de manera vana, o los desconoces.– Su sonrisa se ensanchó hasta liberar una carcajada. Él podía intentar ocultar muchas cosas, pero Indigo, si quería, podía sonsacárselas sin más esfuerzo que el chasqueo de dos dedos. Si no indagaba en su mente, era por la subida de adrenalina que lo desconocido le provocaba.



Spoiler:
avatar
Indigo
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 10
Puntos : 6
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/02/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juego de sombras (privado)

Mensaje por Varinäel el Lun Mar 19, 2018 8:40 am

Indigo siempre cauta en sus formas hundía en mi su mirada calma, decía y no mentía, que podía dar con cualquiera de sus vástagos. Eramos peones de su tablero, me extrañaba tanto que le costara sacrificar a no de ellos. Mi sonrisa se ensanchó al escucharla hablar de mi hermano y el amor.
-Ummmmm -susurré cerrando los ojos con cara de placer fingido -hermoso sentimiento que te devora por dentro ¿lo has sentido Indigo alguna vez? -pregunté abriendo los ojos para fundirlos en los de mi Sire -Soy lo único que deseas, lo único que no puedes poseer cuando quieres. Puedes chasquear tus dedos tantas veces como quieras, pero no olvides algo mujer, si me he perdido alguna vez entre tus piernas a sido por mi propio placer, jamas comí de tu mano, jamas lo haré.

Mis palabras eran desafiantes, yo era un reto que nunca doblego. Ella aprovechó con una ladeada sonrisa a descender las escaleras para enfrentar a su vástago díscolo. Sus ropas parecían acariciar su cuerpo con cada uno de sus gráciles movimientos. Se que la sacaba de sus casillas y le entretenía casi a partes iguales.
-¿Crees acaso que me importa cuantos perros se han hundido entre tus piernas para conseguir una caricia? No celas nada, cuando nada te importa.

Un día lo perdí todo, desde entonces, mi vida había estado vacía, solo la venganza movía mi existencia, así que francamente..era un hombre peligroso porque nada mas podía perder.
El amor hace tiempo lo arranqué de mi vida, mi corazón tan muerto como yo, no latía, ahora simplemente degustaba los placeres de la vida, me la bebía...
-¿Rumores? -deslicé mis dedos por los bucles de cuervo dejando que resbalaran por las yemas hasta que se perdieron -Siempre hay rumores, deberías saber a estas alturas que muchos infundados ¿me has hecho venir para contarme un cuento? -pregunté con una sonrisa afilada -estas perdiendo facultades, amor -susurré contra sus labios devolviendole el juego de palabras antes de soltar su pelo y alejarme de ella unos pasos hacía el mueble bar.

Me serví una copa de bourbon que llevé a mis labios mirando a la morena por encima del vidrio mientras le daba un profundo trago al vaso.
-No me gusta perder el tiempo Indigo -dije relamiendo después mis labios -si no tienes nada mas que decirme -de un trago apuré la copa y caminé hacía ella dejando la copa en su mano con indiferencia -hasta mas ver “madre”





Spoiler:
avatar
Varinäel
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 22
Puntos : 28
Reputación : 12
Fecha de inscripción : 18/02/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juego de sombras (privado)

Mensaje por Indigo el Vie Mar 23, 2018 5:34 am

La vampiresa observó cada gesto de su vástago, cada reacción y aflicción que marcaba su rostro. Porque le conocía mucho mejor de lo que él se empeñaba en creer y, así como le daba cierta libertad para después tirar con mayor ímpetu de la correa, jamás dejaba de jugar con él. Incluso cuando sus palabras parecían querer suscitar los celos de Varinäel, sólo le ponía a prueba una vez más, como lo hiciera miles anteriormente. La mujer de cabellos azabache pocía hacer cuanto quisiera con sus piezas de ajedrez y si, llegado el punto se cansaba de alguna, no dudaba en disponer de ella con sumo placer. Era su partida y el mundo su tablero. Eso era algo que el pequeño díscolo que tenía delante, aún no alcanzaba a comprender. Su rebeldía formaba parte del plan, y ese era el único motivo por el que no le despellejaba con sus propias manos cuando escupía palabras con intención de dañar a su sire, a la que le debía mucho más que la vida, la eternidad y una retorcida y efímera posibilidad de venganza.

–Sabes bien, querido, que los únicos rumores que llegan a mis oídos son los ciertos. Y si alguno peca de banal o mentira, el mensajero lo lamentaría.– Tomó la copa cuando se la dio y le permitió alejarse unos pasos. Lamió el vidrio allí donde los labios de Varinäel se habían posado, recordando un sabor que para ella era bien conocido.

–Tu amada se ha reencarnado.– Sonrió ladinamente y con suma malicia. No tenía intención de ocultar la dicha que la recorría al saber que podría repetirse una de sus jugadas favoritas. Bajó la copa y la dejó reposar sobre la mesa, mientras con la yema del índice recorría el filo, lentamente, hasta que éste empezó a vibrar y sonar. Estaban solos, pero de haber estado presente alguno de los humanos, se le hubiesen reventado los tímpanos. Al final, el vaso se hizo añicos y el contenido se desparramó por los tablones hasta el borde de la mesa, goteando al suelo.

–Había pensado en avisar a Daredhal. Creo que, esta vez, podrían tener un final feliz. Porque ella no os recuerda a ninguno, por ahora. Y los dos sabemos que tu hermano siempre fue mejor partido.– Sus palabras sonaron neutras, pero la lengua de la víbora estaba afilada en sus dos puntas. Tenía planes interesantes y poco le importaba si la humana sufría. Ella era menos que un peón, era una muesca en su perfecto tablero. Pero incluso una pequeña hendidura podía resultar útil si, con ella, hacía tropezar a la torre.

Quedó entonces en silencio, dándole tiempo a su vástago de procesar la información. Ella sabía que ya se habían cruzado una vez, porque tenía ojos en todas partes. También oídos, y le habían susurrado que se verían pronto de nuevo. Lo que no se había molestado en averiguar porque prefería sonsacárselo al propio individuo, era si él se había percatado que el parecido entre Aranwill Horsfall y el amor de su vida, iba más allá del físico. Estaba impaciente por descubrirlo.



Spoiler:
avatar
Indigo
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 10
Puntos : 6
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/02/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juego de sombras (privado)

Mensaje por Varinäel el Mar Mar 27, 2018 2:14 pm

Mis pasos huecos se perdían por la estancia rumbo a la puerta, no tenía el menor interés en jugar con ella, el tablero estaba trillado y las fichas demasiado desgastadas para continuar con ella este juego milenario, mas fue entonces cuando de nuevo la inmortal logro con una frase ejecutar el mayor de los jaques deteniéndome en seco con la mano sobre el picaporte.

Mi mandíbula se apretó, mis ojos se convirtieron en dos gigantes rojas a punto de desaparecer en a inmensidad del firmamento para siempre. El caos, la ira y el desconcierto copaban cada resquicio de mi ahora tenso cuerpo, aun de espaldas agradecí no necesitar respirar, pues de hacerlo hubiera delatado lo agitado que me sentía en ese momento. Calmé mi incendiada mirada antes de girarme como si nada. Mi sonrisa se enanchó, incluso se curvó ligeramente fingiendo no sentir el jaque en mis pieles y caminé despacio hacia “madre” mas que dispuesta a cogerme entre sus brazos infernales.
-Ahora te van los cuentos de amor, debe ser que la vejez empieza a ablandar tu corazón, haztelo mirar, los sentimientos son una debilidad.

Mis dedos se deslizaron gráciles por su mejilla, en un gesto que hacía demasiado tiempo entre los dos no existía.
Mi tacto la incendiaba, sus ojos delataron los pozos de necesidad que se arremolinaban entre sus piernas. Mis falanges acariciaban hasta que se anclaron en el pelo de su nuca y de un tirón elevé su mentón para que no dejara de contemplar el desdén en mi mirada.
-No es asunto tuyo, no te lo advertiré por segunda vez, si osas solo ponerle un dedo encima comprenderás que la palabra “inmortal” es una falacia y tu vida eterna se convertirá en un infierno. Seras la rata que baga por las alcantarillas escapando de la parca...-me relamí los labios contra los suyos -quizás puedas encontrar placer en ello, jugar al escondite con Daredhal, podéis ser felices los dos en la cueva donde lo tengas metido para que no lo mate, pues te aseguro que si sale de ese agujero sera polvo en apenas unos minutos y te quedaras sin uno de tus juguetes preferidos

Su boca entreabierta incitaba la mía, los alientos se fundieron turbios delatando las bestias que eramos, depredador contra depredador, ella ejecutaba su mate magistral asegurando que pronto mi hermano conocería la verdad, yo me defendía dando bocados al aire pues conocía el infame poder de la vampiresa que tenia delante.
Jugaba por diversión, nada quería, nada temía, mas algún día su hijo díscolo le demostraría que en el tablero no siempre se gana.
-¿que quieres? -pregunté entre dientes -si me había hecho ir hasta allí dudaba mucho fuera solo para ver mi cara ate una información que ya conocía.




Spoiler:
avatar
Varinäel
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 22
Puntos : 28
Reputación : 12
Fecha de inscripción : 18/02/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juego de sombras (privado)

Mensaje por Indigo el Jue Mar 29, 2018 2:29 am

La vampiresa no se tragó el acto de su pequeño bastardo ni por un solo momento. Le conocía como si ella misma le hubiera parido y sabía que sus palabras habían hecho más que mella, le habían calado hondo. Sonrió ladina al verle dirigirse hacia su posición y extendió los brazos como si fuera a rodearle con ellos en un gesto cercano y cariñoso, algo que, obviamente, no hizo, ya que cuando Varinäel estuvo suficientemente cerca como para tocarle, llevó ambas manos a su propio vientre y allí entrelazó los dedos. Le parecía curioso que el vástago la acusara de tener sentimientos, cuando claramente era él el que se dejaba llevar por éstos, a pesar de su semblante impasible actual. Podía no reflejar aún temor e ira en su mirada, pero la sire sabía que su hijo, por dentro, ardía en deseos de matarla por sus palabras.

Dejó que le acariciara la mejilla, aguardando el momento concreto en el que explotara. El vampiro nunca había sido muy paciente y contener su rabia le resultaba francamente difícil. Aquel era uno de sus atractivos, uno de los principales motivos por los que Indigo se divertía con él y aún le mantenía con vida, otorgándole ciertas libertades que el resto de sus vástagos no tenía. Porque enjaular a una bestia, era mermar su fuerza, privarle de libertad dañaba al espécimen y ella quería verlo en todo su esplendor, salvaje como era.

Y entonces lo hizo, en un arrebato la sujetó del cabello de la nuca y tiró, haciendo que el rostro de la inmortal quedase mirando hacia el cielo del edificio, gesto que Varinäel aprovechó para mostrarse superior, o eso pretendía, asomándose por encima, sometiéndola a sus acciones y a su ira. La vampiresa no pudo reprimir una sonrisa cargada de satisfacción, pues ver al díscolo de su hijo de aquel modo, la prendía de excitación.

–Cariño, esperaba una amenaza más temible por tu parte…– Comentó antes de apartar el brazo con el que la sujetaba usando un suave movimiento. No necesitaba fuerza cuando tenía poder. Se arregló los mechones de la nuca al pasar por ellos sus largos y finos dedos, volviendo a su posición erguida original. Pasó la lengua por sus labios, saboreando el aliento frío de su contraparte en esta pelea que, de lejos, tenía ganada.

–Nunca matarás a Daredhal, porque yo no voy a permitírtelo. Crees que tus libertades son propias, pero son regalos que yo te obsequio. Nunca olvides tu lugar, querido mío.– Emprendió el paso, dejando atrás a Varinäel y se sirvió otra copa, para ella, de vino tinto. Observó caer el líquido con suavidad y de manera lenta, antes de observar por el rabillo del ojo a su amado vástago.

–Quiero que vuelvas a verte con ella y la hagas recordar. Si no lo haces, yo entraré en la partida. Y los dos sabemos que no deseas eso.– Ni siquiera había duda en sus palabras, no preguntó si era cierto. Igual que sabía que eso que le pedía conllevaba un riesgo y haría que su pequeño hijo sufriera.

–Delicioso.– Comentó, incluso antes de llevarse la copa a los labios, porque no hablaba del zumo de uva, sino del juego al que acababa de dar comienzo.



Spoiler:
avatar
Indigo
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 10
Puntos : 6
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/02/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juego de sombras (privado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.