Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




En las horas solitarias de la noche (privado)

Ir abajo

En las horas solitarias de la noche (privado)

Mensaje por Sally Barghest el Jue Mar 01, 2018 4:10 pm

"La noche llora tristeza,
la sangre despertará mi amor.
Mi negro amor"




Observaba su reflejo, ahora cambiado, desde hacía unas pocas lunas, acercaba su rostro mirando la gris clara mirada, que le devolvia el espejo, su cara era mucho más paladia, igual que toda su tez ahora, con los cobrizos cabellos caer sobre sus hombros dibujando delicado tirabuzones, deslizaba su mano buscando el carmín para teñir los labios de su nuevo color favorito, tenía sed de sangre, ansiaba la idea de romper la piel de la garganta para robar ese preciado elixir, su creador no era cuidadoso, no se había molestado en enseñarla a cazar, a moverse, lo hacía por instinto, simplemente podía percibir las pulsaciones, el bombeo del corazón que ansiaba colapsar al vacíar de sangre sus arterias, esa sed que parecía no encontrar final.

Solo había unas pocas cosas muy claras en la mente de la neofita, y era, que su Sire es poderoso y venía bien seguirle, o eso era lo que decía el instinto, la siguiente era que ahora tenía mucha fuerza y los meros humanos no eran mas que corderos a elegir, y la tercera la facilidad con la que ahora se cumplian sus caprichos, pero aun así no había ue ser muy lista para saber que si la veían reventando una garganta no podía traer buena fama.


Se comprobó que su aspecto fuera impecable, sonrió de una forma ladina, era hora de cazar, de alimentarse, de desgarrar el siguiente gaznate, se acomodó el abrigo y salió de la casa donde se alojaba, abriendose paso por las oscuras calles, no sin antes atraer la mirada de alguno que otro que se cruzaba con ella, para ella devolver una sonrisa ladeada, mostrando quizá algo de egocentrismo, uno muy notable.

Ademas había aprendido hacía poco lo que podía hacer con la habilidad de seducción, al principio lo hizo inconscientemente, pero despues descubrió como hacerlo a drede, hacía que las presas fueran exageradamente dociles y casi ellos mismos ofrecieran sus yugulares para que ella pudiera devorarles de manera brusca, arrancando muchas veces el trozo de musculatura del cuello creando autenticas lluvias de sangre, y lo excitada que se encontraba al hacerlo, y el olor a sangre la inhundaba el olfato, era algo que sencillamente la parecía absolutamente maravilloso, un deseo incontrolable por segar vidas, no recordaba que en vida fuese alguien cruel, pero ahora mismo lo era.


Le gustaba jugar, tenía un sentido del humor curioso, algo macabro ahora mismo, veía tan divertidas sus acciones, era ahora peligrosa, mucho y con un Sire que desatendía las clases de educación que debía tener para comprender bien en lo que acababa de convertir, las calles de París disfrutaban de un depredador algo descontrolada, se adentraba por los callejones, disfrutando de la oscuridad que ofrecía estos, había descubierto que se sentía mucho más comoda en ella, se frenó con la vista clavada en un grupo de personas, notando el aroma de su suculenta sangre, detectando hasta los latidos, y sus auras, aunque aun se les escapaba que significaba esta, pero lo iba aprendiendo, más pudo detectar algo más tal vez, eso dibujo una maliciosa sonrisa, quizá un juguete con el que jugar antes de vacíar su ser de la preciada sangre, Se relamió de solo pensar en la sed que tenía, ignoró todo para seguir a un caballero que se adentraba para atajar a algun lugar, era alguien adinerado como ella, pero sin duda el rumbo que tomaba se encaprichaba turbio, dispuesto a ser la victima de ese momento.




do you want to play?:

Lady Barghest:


avatar
Sally Barghest
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 18
Puntos : 9
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/02/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En las horas solitarias de la noche (privado)

Mensaje por Varinäel el Mar Mar 06, 2018 5:04 am

Podía existir una idea mas romántica que la de recorrer un cementerio. Bajo el cielo estrellado, dejando que tus pasos se guíen vacíos, inertes como la vida del que ese lugar carece.
Podía haber algo mas sombrío que el ulular de los búhos y de las almas inquietas que bajo las lapidas se pierden.

Paz, sosiego, dolor, historias amargas, dulces, algunas de amor. El recuerdo de los muertos que no tuvieron tanta suerte como yo, pobres perdedores, pertrechados de coronas, lapidas sin suerte que rememoran a los muertos ya sin color.

Sonrió de medio lado consciente de que solo los recién llegados tiene ofrendas vivas, solo esos aun son recordados, el tiempo es efímero para los mortales, pasa y no en balde, olvidando los antepasados que pronto pasaba al olvido.

Mis pasos sonaban huecos, vacíos por los pasillos, admirando cada escultura de piedra blanca repletas de vírgenes y ángeles renacidos.
Pobres diablos que aun creían en cuantos de hadas, el alcanzar el cielo y la redención de sus lamas.
Esta era la vida, esta en la que tenían que disfrutar, pero ellos corderos llenos de opio se creían las mentiras de la santa inquisición.

Claro que andaban entre monstruos, mas no eran los humanos si no los vampiros, depredadores que en la noche corríamos con brío a despojar de la vida a todos los condenados a todos los malditos.

Para mi sorpresa, o quizás no tanto, una vela inerte a mi espalda, un atisbo de luz llamo mi atención dirigiendo hacia allí mis pasos con raudo fervor.
Frente a mi una dama de cabellos ondulados y ojos vivos, la doncella me venia siguiendo desde lejos, desde donde las calles de una París bulliciosas se transformo en sombras y luces de almas vacías e inertes.
-Buenas noches ¿señorita...? -pregunté esperando que de sus labios surgiera un nombre con el que dirigirme a ella.
-¿No sabe usted que andar sola en plena noche puede ser peligroso para una damisela?

Mis ojos brillaron frente a ella, creo que para ese entonces ambos podíamos saber que encerrábamos secretos sobrenaturales a nuestras espaldas, yo un demonio de la noche, un inmortal milenario ella una neófita, confundida quizás por el brillo sin igual de mi aura.
Sonreí de medio lado admirando sus desafiantes ojos mientras los míos ahora se vislumbraban rojos



Spoiler:
avatar
Varinäel
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 22
Puntos : 28
Reputación : 12
Fecha de inscripción : 18/02/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En las horas solitarias de la noche (privado)

Mensaje por Sally Barghest el Mar Mar 06, 2018 10:12 am

"¿Luz o tinieblas?
Que tu alma escoja."





La curiosidad podía matar al gato, o eso decían, lo cierto es que la vampiresa había seguido a aquel caballero por mera curiosidad, había algo extraño en él, que despertaba la curiosidad que llevaba detras de él desde las ajetreadas calles de París, que aunque por la hora si había menos gente aun asi había demasiado. Y más si tenía la intención de desgarrar una garganta o un par de ellas, donde el sabor del ferreo elixir la llevaba hasta el punto de casi enloquecerla, pero por alguna extraña razón el caballero que había tornado por presa se alejaba en una dirección curiosa, tardó en darse cuenta que la ruta que tomaban era la del cementerio, lo pudo averiguar por los letreros que avisaban de las zonas en las que se encontraba, aun asi había llegado hace poco a París y aun no se conocía las zonas salvo las del centro, aun asi la falta de miedo y la inexperiencia clara a la hora de elegir presas la habían empujado a cometer tal acto de atrevimiento.
Paseaba la vista por los mausoleos, las cruces, las virgenes y los angeles que decoraban muchas tumbas y muchas de ellas con emotivas dedicatorias al difunto caido, de haber cambiado las cosas seguramente hacía unas pocas noches ella habría pasado a adornar un nicho, aunque de haber muerto la habrían llevado a su tierra natal para su funeral, o eso le habría gustado, aunque ahora era una depredadora renacida.

Observó la figura masculina que se perdía de la vista de la joven, paseando la lengua humedeciendo sus labios, por la emoción de cazar, el plan primero que tenía que hacer era acecharle, y sin que se diera cuenta desgarrar el cuello, o ese era el deseo que la vampiresa destilaba, aunque no se esperó que fuera el hombre quien se dirigiese a ella, no siquiera sabía como podía haber averiguado que ella estaba ahí detras de él, se paró en seco cuando el hombre hacía ella se dirigía y bastante rapido a decir verdad, la vampiresa se quedó algo absorta cuando el susodicho se dirigió a ella, sobre todo por que su aura aunque le era desconocida, parecía mucho más imponente que la de su sire, pero aun asi la joven pecaba de exceso de confianza en si misma.
-Lady Sally Barghest..- Dijo en respuesta de su saludo, cuando quiso este saber su nombre, tenía intención de devorarlo, asi que no había motivo para ser descrtes al menos de momento. -¿Con quien tengo el placer de hablar?- Dijo ampliando una maliciosa sonrisa.

Ladea la cabeza mientras jugando con un mechon de su pelo de manera coqueta, mientras enarcaba una ceja por la frase que el pronunció, se le antojaba con ciertos tintes amenazantes tal vez, aunque la chica era totalmente inconsciente de ello, o eso parecía, la chica mantenía su maliciosa sonrisa mientras intentaba adivinar el aura poderosa del otro, al que aun no había aprendido a identificar, solo su aura le dejaba leer a la vampiresa que ese hombre estaba muy seguro de si mismo, cuando los ojos de aquel atractivo hombre destellearon tiñendose de color rojo, hizo que Sally arqueara las cejas, descubriendo ahora certeramente su naturaleza, pero la ignorancia era un juego muy peligroso, y la muchacha se mostro desafiante. -Vaya, no se preocupe por mi...si bien es peligroso para una damisela estar sola...tambien lo es para un galante caballero.- Dijo con aire creido, se puso algo inclinada mirandole riendo con malicia. - Por la noche hay monstruos..- Su tono era dulce sin duda, y se le ocurrió lo impensable, se puso en cierta posición de ataque. -...y esta noche tú eres la presa, por que voy a comerte.- Sonrió con maldad, dicho eso dió un bufido sobrenatural y enseño sus colmillos de manera amenazante, indicandole que pensaba desangrarlo, en la mente de la joven donde creía ser la más feroz de las vampiresas pensaba que la sangre de vampiro seria mas sabrosa, aunque le desconcertó la risa que pareció dar al caballero que tenía delante.




do you want to play?:

Lady Barghest:


avatar
Sally Barghest
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 18
Puntos : 9
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/02/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En las horas solitarias de la noche (privado)

Mensaje por Varinäel el Lun Mar 12, 2018 4:34 pm

Sus palabras lejos de sonar amedrantadas lo hicieron desafiantes, como si la noche fuera su refugio, como si la oscuridad fuera su sino, y mi inmortalidad una simple broma para ella.

Camine lentamente hacia ella, como un depredador que acecha a su persa, rodeándola, captando su fragancia, cada musculo de su cuerpo que lejos de estar tenso, dispuesto a la carrera, seguía apaciguado en aquel cementerio que había convertido sin duda en su territorio de caza.

Tome asiento sobre una de las funestas lapidas, recolocando mi gabardina con parsimonia y cierta elegancia mientras mis ojos volvían a clavarse en los ajenos, que parecían dispuestos a entablar conmigo batalla.
-Una neófita ¿cierto? ¿que otro ser de mi condiciona no descubriría pues que se enfrenta a un ser superior? Mis ojos rojos como brasas me descubrieron ahora ante ella, al parecer el aura no había bastado

Sonreí de medio lado contemplando su aspecto a primera vista frágil, mas algo me decía que no del todo.
-¿Pensabas era quizás un hechicero?
Siempre me gusto la magia, mas mi condición no me permitió ni tenerla ni usarla, por ende, me rodeé de grandes hechiceros que me ayudaron en distintas ocasiones, lastima que su mortalidad los hubiera alejado de mi lado, eso y alguna que otra traición, con la que acabe con su corazón entre mis manos.

De todos modos eso no venia al caso, allí estaba mi cordero, sin capa roja sobre sus hombros, desafiando a un lobo milenario.
-No se si estáis loca o solo sois una imprudente, mas he de decir que ahí algo en vos que me divierte, es tu falta de inteligencia, caerías a mis pies casi a la vez que ese corazón que no palpita,, pero admito despertáis mi curiosidad.

Me incorporé acercándome lentamente a ella, ahora si acuclillandome a su lado para contemplar de cerca su rostro que entre luces y sombras se erguía misterioso, salvaje, con unos labios carnosos que ahora curvados seguían deleitando mi vista.
-¿Tenéis hambre? Pensáis que soy comestible, os equivocáis en sendas cosas, no soy una buena presa -puedo ayudaros a cazar algo, me habéis pillado aburrido, mas voy a informaros de lago, no me gusta perder mi tiempo y soy exigente con todo lo que hago. Escucharas, asentirás y guardaras silencio y si en algún momento deja de divertirme el juego del maestro me largaré



Spoiler:
avatar
Varinäel
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 22
Puntos : 28
Reputación : 12
Fecha de inscripción : 18/02/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En las horas solitarias de la noche (privado)

Mensaje por Sally Barghest el Mar Mar 13, 2018 8:37 am

"El diablo tararea
canciones susurradas al oído."




Los ojos de la vampiresa estaban clavados en los orbes ajenos de aquel milenario del que ella no era ni remotamente consciente, al menos en principio, más la actitud despreocupada con el que este actuó ante el bufido le hizo sospechar que lo que percibía de su aura la engañaba, una notablemente potente que la vampiresa no sabía interpretar, más cuando le siguió con la vista como se sentaba y lo siguiente que dijo, sobre todo la palabra "neófita" desveló que se trataba de un vampiro, solo su Sire se refería asi a ella, más su siguiente comentarío agregó más a lo que ella sacaba en suposición del tipo de vampiro que tenía frente a ella, se cruzó de brazos observandole con el semblante serio, y el ceño fruncido.
Más ese vampiro era un impertinente, parecía mofarse de ella, cosa que le hizo elevar ligeramete el labio superior emitiendo un bufido mientras enseñaba sus colmillos. Sobre todo la burla llamandola tonta, se le mal encaró con aire altivo. -¿Falta de inteligencia? habría que verte a tí cuando te convirtieron.- Protestó la muchacha de melena cobriza alborotada, mientras se mantenía seria.


Desvió la cabeza mirando hacía otro lado, se estaba dando cuenta de quien tenía realmente delante, un vampiro y probablemente más antiguo que su propio Sire, su aura tan brillante la había despistado, pero tampoco era tan idiota como el vampiro había afirmado, lo cual hizo que relajase su bravuconeria creyendose la dama de la oscuridad que arrancaba vidas ajenas en una dentellada y deslizando su lengua hasta desangrar y chupar una arteria vacia y colapsada. Observó como el vampiro se decidió acercarse a su rostro para observarla más de cerca, lo que hizo que ella destelleara también los ojos aunque de manera involuntaria echandose un paso hacia atras. -Sí, tengo hambre...y ya me he dado cuenta que tú no vales como presa.- Replicó arrugando la nariz. -No tan cerca, ya sé que soy irresistible, pero desde ahí también me ves bien, asi que quieto ahí fiera.- Dijo sacudiendo su melena con aire creido, si bien el vampiro también era atractivo, bastante, pero teniendo en cuenta que lo poco que había visto los vampiros solían serlo.


Sonrió de medio lado escuchando sus condiciones, no iba a negarse, sería de imbeciles negar una ayuda tan cuantiosa, aunque ciertamente el vampiro parecía tomarselo como un juego dudaba de que ofreciese esa ayuda gratis sin ningún motivo, pero viendo que su sire estaba demasiado ocupado ahogando su lascivia con esclavas de sangre y no atendía a la neófita en aprender a hacer con su nueva condición no iba rechazar la ayuda de otro vampiro y mucho menos cuando parecía de un poder mayor que su propio creador. -Muy bien....acuerdate de si te aburres decirme adios antes de irte.- Dice con cierto tono sarcastico, pero quizá debía andarse de puntillas alrededor de ese vampiro milenario. -bueno está bien, te escucharé...y seguiré tus reglitas-No iba a denegar algo que a la larga podía ser tan productiva, sonrie ampliamente de manera maliciosa enseñando sus colmillos. -Bien...tengo hambre, tengo mucha hambre...quiero beber ya- Dijo casi en una total exigencia, mientras enarcaba una ceja, estaba deseando volver a sentir el placer extasiante de la calida y espesa sangre llenando su garganta, tan densa como la miel, se relamio lentamente de solo pensar en el liquido carmesí mientras clavaba su ahora clara mirada en el vampiro.




do you want to play?:

Lady Barghest:


avatar
Sally Barghest
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 18
Puntos : 9
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/02/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En las horas solitarias de la noche (privado)

Mensaje por Varinäel el Jue Mar 22, 2018 6:02 am

Golpeé su dedo con mi indice cuando empezó a desvariar sobre su sed y la prisa que tenía por saciarla.
-Mi primera reglita es que guardes silencio -dije ensanchando la sonrisa con un toque de diversión.
Supongo que aquello que me llevaba a ayudarla era ni mas ni menos el recuerdo de mi conversión, sabía lo que era esa sed que abrasa tu garganta, como una parte de mi necesita saciarla, llenarse de sangre hasta poder explotar, pero por otro lado y en mi caso, la conciencia me obligaba a no alimentarme. Indigo disfrutaba viendo como su hijo díscolo se resistía a matar a un humano para alimentarse, ella quería sacar de mi, mi peor parte y me llevó al extremo, al hambre mas horrible, nada la saciaba ni siquiera las cantidades indigentes de alcohol que me ofreció.
Cuando desperté lo hice confuso, con resaca y un reguero de muerte a mi paso que me transformó en lo que hoy soy, un vampiro que entiende que para que yo siga caminando sobre la faz de esta tierra otros han de caer a mis pies inertes.
Indigo tenía sus métodos, ninguno de ellos era bueno, pero supongo que no sería quien soy hoy si mi sire no fuera tan hija de puta como era.

-La segunda reglita es buscar una buena presa y para eso hay muchas maneras, hoy no controlas tu sed, así que olvidaremos lo de tener un rebaño del que alimentarte, los matarías y dejarías pistas a tu paso que llevarían a cazadores o a la inquisición hasta ti.
Ladeé la sonrisa divertido.
-Se que te crees invencible, pero.. -de un golpe rápido llevé mis garras a su corazón hundiendo allí mis dedos atravesando su esternón, sintiendo su rápido bombeo -podría sacarlo ahora mismo y adiós pequeña neófita -aseveré con aire engreído mientras sacaba mis mano de su pecho y esta daba una bocanada de aire de dolor.

La herida cerró de inmediato mientras esta se palpaba el pecho frunciendo el ceño.
-Bien enseñada la primera lección, que es que la inmortalidad está sobre valorada y que sigues enfrentando a la muerte a cada paso, vamos a descubrir que presas pueden llevarte a un buen fin y cuales por contra pueden llevarte a que te empalen con una estaca -¿vamos? -dije dándome la vuelta y comenzando a caminar con pausa hacia los barrios mas bajos.
Alcé las solapas de mi gabardina, afianzando la bufanda para que la ausencia de vaho no me delatara.
-Putas, vagabundos, borrachos, gente marginal, delincuentes..ya sabes eso que nadie va a añorar y que en el caso de que lo hagan una vez su desaparición sea comunicada a la policía quede rápido archivada. Un ajuste de cuentas, pocas veces los llevará hasta nosotros, por contra si tu matas a un rico, la investigación llegará hasta el final y tu eres ese final ¿de acuerdo?




Spoiler:
avatar
Varinäel
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 22
Puntos : 28
Reputación : 12
Fecha de inscripción : 18/02/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En las horas solitarias de la noche (privado)

Mensaje por Sally Barghest el Jue Mar 22, 2018 10:09 am

El vampiro insistió en el silencio de la protestona neófita, que pagó caro su atrevimiento y su concepto de que era absolutamente invencible, más rapido de lo que la vampiresa podría haberse percatad y tenía las garras clavandose en su palida piel, abrió la boca gimiendo de dolor cuando notaba sus dedos atravesar el esternon, la mirada de terror fue absoluta y cuando sacó sus garras se toco rapidamente observando como se cerraba inmediatamente, aun asi ella se palpó el pecho mirandole, fue a abrir la boca para replicar, pero el vampiro enarcó la ceja a modo advertencia recordando la primera regla, lo cual Sally se conformó con mostrar los colmillos bufandole a modo protesta por lo que acababa de hacer, no daba credito lo que acababa de pasar, jadeaba por la impresión pero se resignó a no prostestar para la satisfacción del vampiro que comprobaba que había entendido las reglas.
Se acomodó el abrigo y alisó su vestido para ir detras de él a paso veloz, mientras mascullaba por lo bajo hiendo a toda velocidad mientras le escuchaba hablar, no entendía muy bien el concepto de ganado, pero sobretodo por un segundo puso un gesto de disgusto pues ella no estaba dispuesta a tomar sangre de un animal, aunque por sus palabras comprendió que llamaba asi a un grupo que se dejaba morder por los vampiros, aunque eso si le sonaba más..


Miraba la espalda del vampiro mientras le guiaba a buscar algo que cazar, eso si le gustaba mucho más, estaba ansiosa por devorar, desangrar, olerla, suspiró humedeciendose los labios con la lengua, mientras se colocaba a su lado, le miró de reojo, sabía que no quería escucharla hablar, y ciertamente el respeto por él había empezado a aumentar en el mismo instante que había atravesado su pecho, eso le había asustado realmente, pero no lo admitiria, pero ya que le iba a dar lecciones de que cazar, supuso que se podría permitir el lujo de afinar un poco. -Ahm....pues me gusta mucho la sangre de los chicos.- Comentó con un hilo de voz, ahora casi temiendo que volviera a atravesarle el pecho asi que retrocedió lo justo para que no le fuera tan facil volver a alcanzarla, aunque parece ser que el vampiro tenía más criterio que ella a la hora de seleccionar, tambien por que él llevaba muerto mucho tiempo cazando. Se mordió el labio con ansia, tenía ganas de cazar.


Observó al vampiro y sacudió la cabeza con egocentrismo mirandole. -Por cierto, los caballeros normalmente dicen su nombre cuando se presentan a una dama. - Se envalentonó un poco aunque con cautela guardando largos silencios antes de continuar, como si asi se enfadara menos o se conseguía compensar cuando hablaba, estaba algo nerviosa, más se movió rapidamente plantandose delante de él. -Bien, seré más educada que tú...soy Sally, Sally Barghest...encantada señor cainita.- Sonrió de maliciosa por la ligera burla que había hecho,  mientras se hacía a un lado para permitirle continuar su camino, aunque prontamente el aroma a sangre de uno de los callejones le llegó a sus fosas nasales, se detuvó y giró a mirar, estaban entrando en los barrios marginales, y ese era un sitió bastante conflictivo, eso lo sabía, más se acercó un poco más al vampiro y se cruzó de brazos, emitiendo bufidos de protesta por su sed de sangre, quizá apurandole que le consiguiera algo de beber, aunque por un segundo se le encendió la bombilla, dibujo una macabra sonrisilla y trato de usar su habilidad de seducción contra el vampiro a ver si podía.




do you want to play?:

Lady Barghest:


avatar
Sally Barghest
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 18
Puntos : 9
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/02/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En las horas solitarias de la noche (privado)

Mensaje por Varinäel el Mar Abr 10, 2018 4:07 pm

Sonreí frente a aquel comentario nada desdeñable dada su naturaleza.
-Varinäel -dije sin mas savanznado hacia la zona mas pobre de la ciudad, donde los callejones abundaban así como la gente que trapicheaba en ellos. Allí se gestaban todo tipo de negocios, la mayoría ilegales, por supuesto, pero en este caso la clandestinidad de sus actos y la oscuridad de sus calles poco iluminadas nos ofrecían el marco perfecto para mostrarle a la pequeña neofita como llevar a cabo una cacería de forma satisfactoria.

Detuve mis pasos unas cuadras mas allá de donde mi agudo oído escucho la voz de posiblemente dos tipo de una edad similar a la mía y que olían a sangre por todos lados. Me aseguré muy mucho de que el alcohol no abundaba en su sangre, no quería tener una pequeña neófita ebria entre mis manos, desatar así mas su incapacidad de controlarse.
-Solo observame ¿de acuerdo?

Al parecer hablaban sobre un barco pesquero que llegaría a puerto en unas horas y que traía ciertas armas de Inglaterra, supuse que algo relacionado con la piratería, mas para el caso me daba lo mismo.
Tiré de la pelirroja que ya con los ojos rojos delatas su hambre y camine tranquilo hacia el callejón donde los forajidos no nos esperaban.
Me detuve justo enfrente de ellos con una sonrisa ladina en mi rostro antes de agacharme para nuevamente posicionar mi rostro de frente de la neófita impaciente.
-¡Tu, imbécil, sigue tu camino! -me ordenó uno de aquellos tipos que pronto desenfundó una pequeña navaja que hacia bailar entre sus dedos como si ese acto por si mismo pudiera hacerme cagar de miedo.
-Bien, cálmate -le dije muy tranquilo a Sally y sin perder la sonrisa, algo que creo que exasperó aun mas al nervioso hombre que ya caminaba ofuscado hacia nosotros.
-Primero has de matar al que se te ponga mas chulo, sin duda es el fanfarrón del grupo -añadí con toda la calma posible para que a la joven mis explicaciones le sirvieran de algo -alce la mano en dirección al caballero que se nos acercaba para que se detuviera- necesitaba ver en la mirada de la neofita la aprobación de mis palabras.
Mas el tipo no se detuvo, una lastima pues alzándome y con un golpe seco en el pecho saje su piel incrustando la mano a través de su esternón hasta alcanzar su palpitante corazón que arranque de cuajo sosteniéndolo entre mis manos.

Volví a agacharme sonriente frente a Sally.
-¡Bien!, continuemos ¿por donde iba? Ah si, una vez muerto el mas chulo viene la hora del cobarde -alce la mirada y mire a nuestro nuevo amigo que corría callejón abajo.
-¡Si!, correrá asustado, tanto que no se percatara que esta calle no tiene salida -añadí dejando caer el corazón que aun sujetaba en mis manos.
No tardamos en llegar frente a él, sonreí de forma ladina antes de con un rápido movimiento engancharlo por el pelo y arrastrarlo hasta la altura de la neófita.
-Muerde -ordene mas que sugerí ofreciéndole el cuello de aquel tipo



Spoiler:
avatar
Varinäel
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 22
Puntos : 28
Reputación : 12
Fecha de inscripción : 18/02/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En las horas solitarias de la noche (privado)

Mensaje por Sally Barghest el Jue Abr 12, 2018 6:05 am

La pelirroja arrugó la nariz en un gruñido frustrado cuando su intento de hablidad de seducción no tuvo efecto, maldito chupasangre milenario, le seguía con cierta resignación por esos lugares por donde se metía el vampiro para cazar, tenía ganas de beber, la sed era eterna, abrumadora, la necesitaba, pero se mostraba exceptica, aunque al menos consiguió el nombre del vampiro, que fue más seco al responder, como si tuviera un tubo metido por el culo, igualmente no era algo que le sorprendiera en los de clase alta, con el tiempo parecian olvidar como divertirse, aunque ahí e notaba lo niña mimada que había sido siempre, y ahora como condición cainita se le había subido a la cabeza, y ahora esa sensación de que todo estaba a sus pies aunque el vampiro se había encargado de bajarle los humos con esa agresión contra su pecho, Sally frunció el ceño y se paso la mano por el escote recordando la acción que hizo cuando reveló su verdadero ser.


Le miró cuando este reclamó su atención, olia a los dos mortales, el vampiro tiraba de ella y Sally le seguía con cierta curiosidad. Si iba a ver un vampiro en plena caza, y más uno mas antiguo que su sire, si merecía la pena prestar atención, se colocaron delante de esos dos...piratas seguramente, al menos no iban vestidos con las mejores gala que digamos, observó como el vampiro se inclinaba para ponerse a la altura de ella, Sally había vuelto sus claros ojos de color rojo, de manera involuntaria, ni siquiera era consciente de que estaba mostrando ya su vampirismo.
Se habían percatado de la presencia de los vampiros, de hecho uno quiso intimidad de manera vana, pues el vampiro sin duda hizo un gesto de desprecio, pero cuando Varinäel le sacó el corazón del pecho, dejando ese reguero de sangre, captó la total atención de Sally, que cambio una actitud de egocentrismo a centrarse absolutamente en el vampiro, ante esa visión la mirada de la pelirroja, que se teñia de adulación, relamiendose por el aroma de la sangre, que la tenía absolutamente embriagada.


El otro intentó huir, como un ratón asustado, pero no le sirvió de nada, Varinäel le cazó sin dificultad, seguido de la vampiresa que bufaba de emoción, cuando obligó al hombre a ponerse a la altura de ella cediendo su cuello, Sally según escuchó la orden de muerde la vampiresa clavó los colmillos con fuerza mientras bebía avariciosamente, tragando la sangre, dulce, densa como la miel, deliciosa, con ciertos toques a alcohol, ¿ron tal vez? aunque sin duda no en gran cantidad, se apartó mirando al vampiro con sus labios empañados en el liquido carmesí, no le había vaciado, incluso estaba dispuesta a compartir con él por haberle dado esa clase de caza. -¿Solo se puede de gente de clase baja? seguro que un duque sabe delicioso..quizá despues de beber un buen vino, este sabia a ron- Se relame y espera unos segundos por si el quiere un trago antes de avalanzarse nuevamente, ansiosa, para despues degustar los resquicios paseando la lengua por los labios. - He aprendido a usar la sefucción...solo funciona con humanos...se resisten menos, pero asi es mas divertido., hacen todo lo que les ordeno- Sonrie maliciosa.- ¿no funciona con sobrenaturales?




do you want to play?:

Lady Barghest:


avatar
Sally Barghest
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 18
Puntos : 9
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/02/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En las horas solitarias de la noche (privado)

Mensaje por Varinäel Ayer a las 10:37 am

La neofita se alimento sedienta del hombre hasta que de él apenas quedaron las sobras, su corazón incapaz de bombear tan poco flujo de sangre entró en parada y mi mano simplemente lo soltó dejando que agonizara en el suelo dando sus ultimamos coletazos de vida.
No pude evitar ladear la sonrisa cuando me preguntó porque no había funcionado conmigo la seducción.
-Pues, evidentemente con humanos todo es mas fácil, para usarlo con inmortales depende del poder que estos ostenten, yo soy un vampiro de mas de 1000 años y tu, una neófita, supongo eso responde tu pregunta.

Caminé dejando atrás a los cadáveres, podía ver su cara de duda, pues había matado, pero no me había alimentado,mi control de la sed era fuerte.
-Son despojos, no suelo alimentarme con otros vampiros, a no ser que..bueno, en ocasiones muy especiales -concluí sin querer dar mas explicaciones.

Medité su siguiente pregunta ¿como era alimentarse de nobles?
-Su sangre no sabe diferente, solo va aderezada con distintas sustancias, mas poco mas has de saber de eso menesteres, si quieres continuar siendo inmortal céntrate en lo que te he mostrado sin mas.
Aliméntate de pobres, de putas y de muertos de hambre, pues siendo neófita no podrás no matar, simplemente eres una bestia plagada de depredadores instintos, para aprender a controlarlo necesitas un sire y yo no soy mas que un “profesor” momentáneo.

Esa chiquilla iba perdida, si bien era cierto que este no era el único modo, de momento si debía serlo para ella, con un buen sire las cosas podían ser diferentes, enseñarla a consumir lo justo y no arrancar vida. Había ganado que gustoso se dejaría servir de alimento a cambio de unas gotas del preciado elixir que por nuestras venas corría, o simplemente por riqueza, poder y u otros menesteres distintos.

Dejé escapar el aire despacio.
-Tranquilo muchacha -dije apoyando mi diestra en su hombro – solo has de controlar tu sed, tratar de pensar, mantente oculta hasta que simplemente aprendas...la sangre nos mantiene en este estado de “no muertos” pero desde el mas joven de los nuestros hasta el mas anciano se rige por un mismo credo, el poder de la vitae nos alimenta y esclaviza al mismo tiempo.
Aprenderás a controlar la sed, veras un mundo distinto y si eres lo suficiente lista las eras pasaran ante tus ojos, suerte.






Spoiler:
avatar
Varinäel
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 22
Puntos : 28
Reputación : 12
Fecha de inscripción : 18/02/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En las horas solitarias de la noche (privado)

Mensaje por Sally Barghest Ayer a las 6:56 pm

Recogia los resquicios de sangre de sus labios emitiendo un sonido como quien come el más delicioso de los chocolates, miraba al vampiro que tenía frente a ella y le explicaba de manera bastante paciente como era ahora las cosas, al menos estaba poniendo más interes que su sire, asi que con vampiros mayores no funciona, eso la frustró lo suficiente para que gruñiera ligeramente. -Simplemente, solo soy mejor que la comida...grrr...que desilusión...-Comentó, mientras arrugaba la nariz, por culpa de ese vampiro no se sentía ya tan fuerte como al principio de la noche, aunque no le gustaba el hecho de alimentarse de escoria antisocial, le daba mucha euforia el beber sangre, pero si el tipejo era escoria tenía sentimientos encontrados, seguramente ese vampiro tenía opciones a mejores personas a las que desangrar, aunque no le gusto ni un pelo lo de "limitate a lo que te he enseñado".


La neofita se cruzó de brazos, iba a replicar pero no lo hizo, simplemente se resigno a asentir con la cabeza, mientras giró la cabeza para observar al entorno de la noche que les rodeaba, sin duda había sido má amable de lo que parecía, alzó una ceja cuando observó que le apoyaba la mano en el hombro, las siguientes palabras sonaban a despedida, y ciertamente dijo previamente que se iria si el rollo de maestro no le gustaba, pero eso hizo fruncir el ceño a la vampiresa que le observo. -Eh, eh, espera...oye, mira...escuchame.- Le reclamó moviendose a velocidad sobrenatural para colocarse justo frente a él, mientras se aseguraba de cortarle el paso, buscando la forma de hacer la petición al vampiro sin llevarse un no de lo más rotundo.

-Te propongo algo, tú me sigues instruyendo y yo a cambio, haré lo que me pidas....y si hablo enserio.- Se echó la melena hacia atras de manera sumamente engreida.- Haré lo que me pidas, ir a recados, o asistir en tu nombre a acontecimientos sociales que te den pereza.- Si, se habia fijado que sus ropa eran de alta calidad, asi que por la pinta que traía seguramente algunas cosas la haría por protocologo, igual que ella cuando tenía pulso hacia unas lunas, le miró y juntó sus manos a modo suplica. -Por favor, no me dejes aquí, no quiero ser una vampiresa mediocre, haré lo que quiera, asegurarme de que consigas los ropajes que quieres, traerte presas, ¿esclavas de sangre? lo que quieras.- Aseguró, estaba dispuesta a hacer las veces de una sirviente si a cambio el vampiro volcaba sus conocmientos en convertirla en una depredadora de la noche en condiciones, quizás algun dia lo suficientemente temible, aun notaba que era demasiado humana, miró al vampiro con la esperanza de que este aceptase los servicios de la vampiresa a cambio de un tutelaje algo más completo, estaba incluso dispuesta a dejarse mangonear por aquel vampiro, tenia mas de mil años...eso era sencillamente impresionante.




do you want to play?:

Lady Barghest:


avatar
Sally Barghest
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 18
Puntos : 9
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/02/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En las horas solitarias de la noche (privado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.