Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Until the night is gone | Privado |

Ir abajo

Until the night is gone | Privado |

Mensaje por Lars Edermann el Dom Mar 04, 2018 10:58 pm

Algo ocurrió, una extraña sensación
un presentimiento.









Una familia de hechicero jamás pasaría por ser un centro de personajes aburrido. Nunca se situarían en aquella clase social de la que se habla de normalidad de cosas vagas. No, en la mente de ni un hechicero podría pasar siquiera la simple idea de ser alguien poco excepcional. Estaba fuera de cordura, fuera de lógica y de compromiso. Pues, para perfeccionarse día a día debían practicar, y dentro de la práctica se hallaba el gusto. El gusto a lo nuevo, a lo desconocido, a romper las reglas de la normalidad para avasallar todos los estereotipos de sobrenaturales que simplemente sacaban a relucir partido por su fuerza física. Admiraba ser un brujo.
A pesar de cargar con la división, sabía que los riesgos llevaban a la gloria, que todo valdría la pena, que todo tenía un sentido, excepto por la única decisión que lo hizo tomar otro horizonte.  

Consciente de que tenían sus razones para establecer reglas algo descabelladas, sabía también que tenía entre sus manos la opción de aceptarlas o no. Y la rechazó de forma tajante.

La idea de su familia para no llamar la atención, para evadir problemas y alejarse por completo de la palestra, era mantener todo tipo de relación con sobrenaturales completamente extinta ¿Cómo? Pues ni lazos comerciales, amistades y mucho menos relaciones sentimentales. Todo, por completo y absolutamente prohibido. Ya habían tenido uno que otro incidente con este tipo de seres como para volver a caer en los mismos líos.
¿Qué hacer? ¿Discutir con la familia? No, o al menos, desde que supo de aquella regla de oro, no lo discutió. Hasta entrar ella en el baile.

Lars se caracterizaba por ser tajante en sus actitudes, un hombre de ideas claras, decisiones permanentes y… algo sucedió. Pues la mirada de aquellos baches oscuros frente a los propios. El cabello castaño que se perdía entre sus hombros y la gran lógica para complementarse el uno al otro salía por completo de la normalidad que llevaban sus días. Días de entrenamiento, de trabajo y hechicería. Nada más que eso, nada nuevo, nada como ella. Quien hizo cambiar su mundo, quien lo puso de cabeza y esperaba, haberla hecho sentir del mismo modo.
Con el recelo constante de perderla o perder a su familiar, se mantuvo todo encuentro en la clandestinidad.

La necesitaba y de una forma misteriosa. Acto que los llevó a tomar decisiones tan alocadas como las restricciones que tenían sus familias para mantenerlos alejados. Tan fuera de lugar que ni los mismos protagonistas de la historia sabían si resultaría. Situación extrema, pero que se sentía tan perfectamente correcta que no dudaron ni medio segundo en llevarla a cabo.  
Por parte del castaño, no hubo despedida alguna. Sabía que tarde o temprano debía regresar a su hogar, a enfrentar a sus mayores y dar la cara. Eso lo tenía despreocupado a un nivel bastante alto. No era el típico muchacho de familia que cumplía con todas las reglas impuestas. Constantemente en líos, en peleas y mal entendidos. Con continúas discusiones de cómo llevar a cabo el mando familiar. El hermano de su madre, su tío, era quien llevaba la batuta, pero solo había ganado el cargo por antigüedad, no por estar preparado. Y frente a él se revelaría las veces que fuesen necesarias para dejar en claro que sus ideas eran tan o más importantes que las mismas que se establecían por el autoritario personaje.

Salió, por rutas que no conocía. Entre malezas, tierra y oscuridad. El mejor momento para perderse de la vista sigilosa era ese. Aunque peligroso y expuesto, hizo que el clima hiciese compañía de su caminata con una escasa neblina que podría difuminar su aroma para que la fémina a la cual buscaba lo pudiese encontrar con mayor facilidad.
Era el momento. Estaba comprometida y no aceptaría la idea de verla con otro que no fuese el mismo. No podría cargar en su mente con las imágenes de compartirla, aunque todo se tratara de una farsa. No. Podría transar, con mil cosas, menos con aquello.


Última edición por Lars Edermann el Dom Abr 01, 2018 7:11 pm, editado 1 vez


Contre vents et marées:
This light is miserable, I live and I can see you clearly
avatar
Lars Edermann
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 18
Puntos : 12
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 02/12/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Until the night is gone | Privado |

Mensaje por Olivia Van Aldin el Mar Mar 20, 2018 1:03 am

¡La familia! Ese grupo se personas que comparten lazos de sangre y tienden a fingir que son los más unidos ante todos, que no hay siquiera discrepancias entre ellos, y toda su vida está llena de bendiciones. ¡Mentira! Quizá no todas las familias sean malas, pero hay casos de casos, y los Van Aldin, mejor que ningún otro linaje, son fieles ejemplos de esa falsedad, de esa hipocresía constante que parecía no tener fin, porque, ya de convivir entre conflictos constantes, llevaban demasiado tiempo. Van Aldin parece ser sinónimo de rigidez, intolerancia y rencor. No existe la bondad, ni siquiera la misericordia entre sus miembros; son terriblemente leales a sus dogmas, y para colocar más drama a toda esta tragedia, cada uno de los descendientes directos deben someterse a un ritual. Ese ritual consiste en convertirse en licántropo por voluntad propia, accediendo a ser atacado por otro licano de mayor edad durante el plenilunio...

¡Ah! Si ella hubiera podido renunciar a semejante maldición. Pero no, Olivia no tuvo muchas opciones. No desde que sus padres fueron asesinados, y su tío Auguste se encargó de su crianza. Desde luego, el simple hecho de que el hermano de su padre hubiera tomado esa decisión, implicaba que ella debía someterse a las reglas del clan, convirtiéndose, más adelante, en la candidata predilecta para ser la próxima líder, con la única condición de que, además, debía contraer nupcias con otro de su misma raza. Porque sí, los Van Aldin no aceptaban a otros miembros de otra naturaleza. No soportaban ensuciar su preciada descendencia con magia, ni transformaciones poco convencionales. ¡Y ni hablar de los vampiros!

Sin embargo, Olivia decidió que quebrantaría esa regla, y cuando se hiciera con el liderazgo, haría posible que aquello fuera olvidado. ¿Con cuál propósito? Con el único que la empujaba a querer estar con la persona indicada. Y para escándalo de los demás Van Aldin, ese alguien era un humano cualquiera con un par de habilidades extrasensoriales; un mortal que no rechazaría sus dones para convertirse en una bestia que no sería capaz de recordar sus actos. Decisión que Olivia respetaba y apoyaba. Pero Auguste jamás toleraría algo así, por lo que aquella relación tuvo que desplazarse a las sombras, y luego a la nada.

Olivia estuvo a punto de asumir su papel de líder, y su plan sería buscar a Lars luego de que eso ocurriera. Incluso había llegado a un acuerdo de falso compromiso con su mejor amigo, y así lograría evitar el nefasto matrimonio más adelante. Pero antes de que todo aquel elaborado plan se llevara a cabo, ella cometió un error. Y ese error casi le costó la vida, mas no la voluntad, porque seguía empeñada en cumplir con sus objetivos como fuera posible.

Se había refugiado en el bosque, con un pequeño grupo de cambiantes, todos amigos cercanos de sus padres; también con Thadeus, otro más al que consideraban traidor. Fue él mismo quien puso al tanto a Olivia de que había encontrado al hechicero que le robaba los pensamientos, siendo hora de que ambos pudieran reencontrarse después de todo lo ocurrido. Y eso hizo. A pesar del cansancio, y las heridas de plata que seguían doliendo bajo la tela, fue en busca Lars, atendiendo a las indicaciones dadas por Thadeus. Tal vez sería un riesgo absurdo que tomaría al salir del refugio, pero no pudo contenerse, aguardar en silencio mientras él continuaba cerca, posiblemente recordándola, como ella también lo recordaba.

No pretendía creer que Thadeus se había equivocado, porque pocas veces lo hacía. Sin embargo, estar en un lugar desconocido, no era algo que le inspiraba confianza. Sin embargo, cuando dio el primer paso y se internó en la calina que circundaba en la zona, sobre todo al ver la silueta difusa que se hallaba a pocos pasos, supo que no su amigo estaba en lo correcto. Aun así, se mantuvo en su lugar. Las heridas todavía le dolían...

—¿Lars? ¿Eres tú? —Reconocía su energía, ¿cómo se atrevió a preguntar eso? Claro, su condición mental no era la mejor, por esa misma razón—. Oh, Lars...

Susurró, al verlo aparecer entre la niebla. Fue entonces cuando decidió acortar la distancia que los separaba y aferrarse a él con un abrazo. ¡Cuánto lo había extrañado!


Van Aldin:
avatar
Olivia Van Aldin
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 21
Puntos : 28
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 11/08/2016
Localización : París, Francia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Until the night is gone | Privado |

Mensaje por Lars Edermann el Dom Abr 01, 2018 7:12 pm

Derretirme una vez más...
mirando tus ojos negros.









Oh Lars…

Su voz. Parecía ser la ilusión más lastimera que jugaba con su cabeza. Se giró, y antes de poder visualizar su rostro, de poder admirar aquella mirada ya tan memorizada, sintió como sus brazos lo rodeaban y él, sin pensarlo ni medio segundo la sujetó hacía sí, como si quisiera protegerla de algo, como si su deber fuese cubrirla con sus brazos. Sentía esa necesidad, la obligación de protegerla, más que disfrutar del momento simplemente la mantuvo de pie de junto a él. La neblina se disipó, pues su centro de pensamiento comenzó a ser ella y la gran exigencia que sentía de ver su rostro. Tomó una calada de aire y bajó el rostro, observó su cabello, como su rostro se ocultaba entre su pecho mientras un peso se cargaba en su preocupación.

Sus manos liberaron la anatomía ajena, en su lugar, subieron hasta sostener su rostro entre ambas palmas. Sujetó sus mejillas, las acuno entre sus manos para casi exigir encontrar su vista a los baches ajenos. Allí estaba, allí estaba ella. Esbozó una gélida sonrisa contra la comisura de sus labios, la acunó nuevamente hacía sí y marcó su labios contra su sien. Podría decir mil cosas en ese momento, pero llevaba días sin verla, semanas sin saber de ella, y aunque el rencor, la ira recorriera cada hebra de su ser, quiso resguardar medio minuto más la escena. Conocía la realidad de ambos. La realidad de ella solía ser mucho más cruda que la propia, más dominante y abusadora, a comparación de la suya, que simplemente debía cargar con un par de exigencias propia de la herencia. Inhaló con insistencia su aroma, llenó sus pulmones de aquel perfume y sin tomar aún la distancia necesaria, masculló entre dientes conteniendo la indignación de verla tan malherida — ¿Quién demonios te hizo esto, Olivia? — Ya que no le interesaba nada más, nada más que ella y su seguridad.

Olivia… — ¿Qué más podía decir? Estaba confundido, feliz de tenerla consigo, afligido por la situación he irritado tan solo de verle un débil. La reconocía como uno de los personajes más fuertes con los cuales se había topado en toda su larga  normativa vida, entonces se entiende que el simple hecho de tenerla frente a su cuerpo, tan frágil lo hizo tensar el cuerpo y sus gestos — No hace falta que me digas que las cosas salieron mal… pero estoy aquí ¿Vale? Y esta vez  no dejaré que te encargues de todo sola, necesitamos destrozar esas ideologías — A la perfección asumía que ella sabía de lo que hablaba.
El magnetismo entre ambos lo llevó a bajar su diestra, mientras se colaba por la espalda de la fémina, de aquella que parecía tan delicada y débil anatomía. La sujetó tan cerca de sí que sentía como su corazón latía dentro de su pecho. Como con pesar daba cada inhalada de aire y le veía, la observaba, detallaba cada mínima particularidad de su rostro, de sus facciones.

Era imposible la idea de someterlo a renegar de ella. Una idea inviable, más bajo el hecho de que se sometía a las normas de su extraña familia cuando le conoció. Sin saber quién o qué era, se daba por vencido ante su simple presencia, puesto que al saber de su condición ¿Quién era él para quitar de su mente la imagen de futuro a su lado? Derribó sus ideales, su prototipo de vida que parecía ser normativa en comparación con la de quienes lo criaron. Familia de hechiceros. Era más fácil, menos complejo que cargar con la sobrenaturalidad de otro ser.   Pero allí se encontraba, tomando una decisión compartida. Pues la mujer que tenía ahora entre sus brazos resultaba ser la prometida de otro, mientras manía de romper con esa falsedad cada vez golpeaba más fuerte contra su cabeza.

Se alertó al sentir que alguien más podría verlos, o que simplemente se daban un paseo por los alrededores como confirmando su estancia — Dime que sucedió y por qué no estás sola  — Cuestionó, racionalizando un poco más el encuentro, alejando a regañadientes su cuerpo del propio sin marcar por completo la distancia. Sus manos descansando en la cintura baja de la licántropo, pero con la mirada atenta esperando respuestas.


Contre vents et marées:
This light is miserable, I live and I can see you clearly
avatar
Lars Edermann
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 18
Puntos : 12
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 02/12/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Until the night is gone | Privado |

Mensaje por Olivia Van Aldin el Mar Mayo 01, 2018 1:23 am

¡Cuánto había extrañado su voz, su calor, su presencia! Lars se le había clavado en lo más profundo de su alma, y pese a que las circunstancias quisieron separarlos, ese hilo que ataba a los correspondidos, terminó uniéndolos de nuevo, y quizá lo había hecho en el momento preciso, cuando Olivia más necesitaba de su querido Lars. Las noches en los que deseaba estar a su lado se hacían eternas, y cada vez que amanecía, perdía más la fe de que, en algún momento, pudiera encontrarse con él, el único hombre al que pertenecía su corazón; lo amaba, y ese amor, sentía, no se marchitaría ni siquiera con la muerte. Esperaba, incluso, que él aún sintiera lo mismo por ella, que a pesar de que sus familias fueran lo peor, eso no no tuviera ningún efecto sobre los sentimientos que los ataban.

Por eso, apenas lo reconoció entre la espesa bruma, no dudó en correr a su lado. Sí, se encontraba herida; ahora se había convertido en una traidora ante todos, como, tal vez, lo llegó a ser su padre en algún momento. Pero, ¿tendría sentido acaso sufrir por ello? Sí, deseaba cambiar muchas cosas en los Van Aldin, sin embargo, a veces sentía que era como nadar en contra de la corriente, y por más que se luchara para hacerlos recapacitar, no entenderían. Eran tercos, y para Olivia empezaba a ser terriblemente agotador. Tarde se dio cuenta de ello, justo cuando había terminado tan lastimada, que pocas ganas le quedaban de continuar, aun así, el recuerdo de Lars, y saber que se hallaba cerca, le levantó los ánimos y esas ganas de seguir luchando por su causa, tanto como lo hicieron sus padres.

Se aferró a él como no había podido hacerlo en mucho; se refugió en su pecho, y recibió sus atenciones con una sed que la devoraba cada día que no se veía a su lado. Estaba débil, pero él le regresó el deseo de mantenerse de pie, y únicamente quería permanecer a su lado, sin que más nadie pudiera separarlos nunca más.

—Cometí un error, Lars —susurró, en cuanto supo que debía darle explicaciones—. Protegí a quienes no debía; enemigos de la familia, sólo porque... Dios, Lars, era tan sólo una niña, ¿cómo podía permitir que le hicieran daño? Alen, me pidió que los ayudara, y por ser un vampiro, ellos no me lo perdonaron. Ni a mí, ni a Thadeus.

Recordó con tristeza las palabras de su tío, y la mirada asustada de la pequeña, mientras huían. Exhaló un suspiro y volvió su mirada hacia la de Lars, acariciando su mejilla.

—Ya no sé si seré capaz de aguantarlo más. Me estoy agotando cada día que pasa —aseguró, mientras apoyaba la cabeza sobre su pecho. Intuía que eso no era lo único que él que quería oír, pero no sabía qué tanto pasaba por su mente en ese momento—. Este lugar está resguardado, nadie vendrá aquí. ¿Te referías a eso o a otra cosa, Lars? ¿Por qué de repente te siento tenso?

Se separó unos escasos centímetros de él, retándolo con la mirada. Hacía demasiado que no se veían, ninguno sabía qué tanto había ocurrido en sus vidas durante todo ese tiempo. A pesar de los sentimientos que los unían, y de todo lo que los obligó a separarse, ella presentía que existía algo más.

—¿Qué ocurre? ¿Por qué de repente te siento un tanto distante? Quizá son paranoias  mías... Lo lamento. Todo esto ha sido muy difícil.


Van Aldin:
avatar
Olivia Van Aldin
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 21
Puntos : 28
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 11/08/2016
Localización : París, Francia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Until the night is gone | Privado |

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.