Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 07/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




El eco de la ira /privado

Ir abajo

El eco de la ira /privado

Mensaje por Bloondy Enhydra el Lun Mar 05, 2018 7:40 pm

Siempre era buena ocasión para pasear por la parisina ciudad, sobre todo cuando la luna estaba oculta por oscuras nubes que privaban de su brillo, era un momento que la vampiresa podía calificar incluso de romantico, cosa que le agradaba aunque fuera unicamente para su gusto, sus zapatos resonaban en la fria noche parisina mientras avanzaba por las calles, dedicandole siempre una dulce y discreta sonrisa aquellos que fijaban la vista en ella el tiempo suficiente como para que la vampiresa luciera sus encantos, la noche prometía una buena caza, o de eso tenía impresión, sobre todo por que tenía ganas previas de jugar con lo que podría ser una prometedora presa, pero antes tenía que decidirse por la presa, la verdad que mientras su aroma despertara su hambre le daba igual quien fuera la presa, si un hombre o una mujer.


Lo inusual es que metiendose por las calles de París la joven aprovechaba para calentar la voz, pues dentro de un par de noches tenía una actuación en el theatres des vampire, y le gustaba dejar al publico sin habla, era tan ironico la cantidad de vampiros que había en el escenario y los mortales que les observaba ajenos a lo que veian no era necesariamente una obra teatral de mortales que fingian ser vampiros, todo era mucho mas complejo, eran vampiros finijiendo ser humanos que finjian ser vampiros, todo demasiado rocambolesco tal vez, pero Bloondy amaba ese tipo de paradojas, al igual que los juegos de palabras, reveses de una mente que contenía locura, incluso se permitia el lujo de danzar mientras caminaba, los elegantes ropajes ondeaban al aire nocturno cuando danzaba alegre por las calles.
La gente que se cruzaba mayormente empezaba a ir ebria saliendo de las tabernas y demas, muchos más bebidos de los que deberían permitirse, les hacía gracia la palida dama danzando y cantando con melodiosa voz que desvelaba que se trataba de alguien que se didacaba al canto.


Se rió deteniendose en uno de las calles que usaba para atajar a las principales calles, más se detuvo y empezó a olfatear el ambiente. -Vaya vaya, que antigüedad...impresionante.- Masculló la vampiresa, captaba a un vampiro, eso estaba claro, Bloondy dejó esa alegre danza para poner una postura de caza, más llevabda por la curiosidad que otra cosa, percibía a otro cainita cerca y moviendose velozmente por las sombras se veía como la vampiresa estaba dispuesta a buscarlo y encontrarlo, pocas veces se podía ver a alguien de tanta antigüedad, simplemente una atraccion dificil de explicar, quizás en ello se desvelaba la curiosidad que la vampiresa arrastraba realmente.



-"¡Locura, dices! ¿Me temes? ¿Tienes miedo de lo que podría hacer, de lo que podría decir? Qué reacción tan fascinante. ¿No la consideras algo molesta?"
La noche cae, asi que vuelvo a la vida:


Enhydra & Malkavian:


avatar
Bloondy Enhydra
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 230
Puntos : 217
Reputación : 24
Fecha de inscripción : 07/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El eco de la ira /privado

Mensaje por Astaroth el Vie Mar 09, 2018 5:00 pm

El repicar de las campanas de la catedral de Notre Dame marcaron el inicio de una anhelada velada que se extendería hasta el amanecer, en la que esperaba obtener alguna suculenta presa de la que alimentarme, y por qué no, divertirme también un rato. La espera del reencuentro con mi amada, o más bien con su alma, se estaba volviendo tediosa, y mi paciencia (si es que alguna vez había tenido) comenzaba a mermar a pasos agigantados. Esa noche necesitaba liberar al demonio que llevaba en mi interior, y nunca mejor dicho. Dejaría que esa parte de mí, que la mayoría del tiempo tan solo permanecía latente a la espera de ser invocada, se desatase en las horas venideras, produciendo el caos más absoluto de todo aquel que tuviese la mala suerte de cruzarse en mi camino.

Enfundado en un elegante abrigo de color negro y una bufanda de cachemir gris oscuro, decidí pasear aquella noche por las laberínticas calles de la ciudad, esperando encontrar alguna joven cortesana a la que seducir aquella velada y disfrutar a su costa de esa superioridad que me había sido regalada junto a mi inmortalidad. Una espesa y húmeda niebla cubría la empedrada calzada, invitando a la mayoría de los ciudadanos a permanecer junto al calor de su hogar en lugar de aventurarse a la intemperie de una noche tan poco apacible, lo que me proporcionaba un entorno propicio para poder cazar sin la preocupación de poder tener testigos de mis fechorías.

Tan solo el sonido de mis pasos podía escucharse en el silencio de la noche. Solo éstos y algún que otro llanto de pequeños humanos que reclamaban la atención de sus madres de la única forma que sabían por su corta edad rompían la tranquilidad de las calles. Esto me hizo recordar a aquellos niños que habían sido mis hijos y que fueron asesinados con la misma crueldad que mi amada esposa y yo, a manos de una mujer vengativa que no solo encontró a un amante durante mi ausencia sino que decidió planear mi muerte a mi regreso. Sacudí la cabeza con rabia para sacarme ese pensamiento de la cabeza cuando un extraño sentimiento parecía agolparse en mi pecho; algo parecido a esa humanidad que había perdido hacía tanto tiempo.

La frescura del olor de una joven prostituta clamó mi atención, ayudándome a recuperar el control de mi atormentada mente, guiándome hacia el lugar donde parecía esperar que algún cliente reclamase sus servicios. Había llegado el momento de liberar a ese demonio, de demostrarle a esa mujer de lo que un monstruo como yo era capaz de hacer cuando la sed de sangre le abrasaba la garganta. – Bonne soirée, mademoiselle.- susurré al aparecer junto a ella con una sádica sonrisa y los ojos inyectados en sangre.

Antes de que pudiese responder si quiera a mi educado saludo, cubrí su boca con mi mano y tiré de ella con fuerza hacia atrás, con la intención de introducirla en el oscuro callejón del que yo había emergido segundos antes donde pensaba disfrutar de ella de todas las formas posibles , lejos de las miradas indiscretas de posibles viandantes. Podía sentir un ligero temblor en mis colmillos, anhelantes de probar el sabor de su sangre, cuando una presencia inesperada me hizo saber que no estaba solo; o al menos que no era el único inmortal en aquellas inmediaciones.
avatar
Astaroth
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 23
Puntos : 9
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 02/02/2018
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El eco de la ira /privado

Mensaje por Bloondy Enhydra el Vie Mar 16, 2018 5:51 am

El aura que percibía la vampiresa era tan tremendamente potente que la distraia de cualquier otro plan que pudiera tener la joven vampiresa, era atrallente, casi rozaba lo embriagador que era ese aura, hizo que los negros ojos de Bloondy destellearan con ese rojizo que desvelaba que los vampiros estaban exhaltados de cualquier forma, enfado, euforia, excitación, contentos...era un punto que a veces podía desvelar sus naturaleza, pero eso Bloondy aun no lo había aprendido a controlar, haciedo que sus ojos destellearan con casi cualquier sentimiento fuerte que la vampiresa pudiera tener, avanzaba por las frias calles de la noche de París mientras deslizaba sus finos y largos dedos palidos por el ladrillo de las paderes, como una polilla hacia la luz, buscaba el foco de esa presencia que se tornaba imponente.
Quizás si hubiera sido una vampiresa algo más experimentada la primera reacción que debiera haber tenido habría sido en la de salir disparada en sentido contrario alejandose de ese vampiro por la posibilidad de estar invadiendo su zona de caza y este poder enfadarse, pero para quienes la conocian era bien sabido que la mente de Bloondy no funcionaba asi.


Conseguía seguir aquel rastro, adentrandose por la oscuridad del callejon contiguo, de no ser vampiresa habría visto basto bastante poco, pero esa condición le daba ventajas, entre ellas la de ver mejor en los sitios, oscuros, más sus negros ojos se abrieron de sobre manera cuando pudo ver como esa imponente espalda masculina era el foco del aura tan demoledora. -Hola...- Dijo primero con un hilo de voz preocupado, pues notaba que ese vampiro era antiguo, mucho, quizá el más antiguo que se había encontrado, eso le hizo llegar ciertas locuras a su mente, pero naturalmente no las iba a compartir, no de primeras claro, era un desconocido, y no solo eso, parecía que había interrumpido un futuro festin para el vampiro.


La joven era como un conejito indefenso en los brazos del vampiro, Bloondy observó a este con suma atención, sin poder evitar ladear la cabeza o enarcar una ceja mirandole de arriba a abajo, mientras este aun sostenía a la muchacha, el vampiro era sumamente atractivo, eso no lo podía negar, eso hizo que Bloondy dibujara una sonrisa inocentona quizá mientras se dejaban entre ver los muy afilados colmillos de la joven, en vida se le notaba que había sido fuerte, lo suficiente para que esa imagen sobre la mortal fuera igual de imponente indiferentemente de su vida o de su muerte, era alguien fuerte, y ahora con ese brillo le indicaba que tenía años, muchos años, aunque la vampiresa no podía adivinarlos, solo sabía más o menos por la intenseidad de su aura vampirica que indicaba que no era alguien a quien tomar a broma. -Buena noche....vaya, creo que eres uno de los vampiros más guapos que he visto nunca.- Dijo la vampiresa sin cortarse o poner ningún tipo de filtro a sus pensamientos, mientras miraba ojiplatica y con fascinación a ese vampiro.



-"¡Locura, dices! ¿Me temes? ¿Tienes miedo de lo que podría hacer, de lo que podría decir? Qué reacción tan fascinante. ¿No la consideras algo molesta?"
La noche cae, asi que vuelvo a la vida:


Enhydra & Malkavian:


avatar
Bloondy Enhydra
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 230
Puntos : 217
Reputación : 24
Fecha de inscripción : 07/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El eco de la ira /privado

Mensaje por Astaroth el Mar Abr 10, 2018 5:01 pm

Las temerosas lágrimas de la cortesana brotaban con fluidez de esos preciosos ojos color azul cielo que me suplicaban inútilmente  clemencia con la mirada; y es que hacía demasiados milenios que esa parte más humana que era capaz de sentir misericordia por los más débiles había desaparecido por completo. Cuanto más forcejeaba ella entre mis fornidos brazos para liberarse de éstos, más me excitaba yo presionando su cuerpo con el mío; notando como tu tersos pechos  golpeaban  contra los míos provocando en la joven la erección de sus tiernos pezones. Ella, una mujer de la calle curtida en mil y una batallas, que se aventuraba sola a recorrer las laberínticas calles de París, se encontraba ahora impotente ante mis brazos que la sujetaba con fuerza contra la fría pared enladrillada.

Deslizando la mano por su cuello hasta presionarlo lo suficiente para que fuese incapaz de gritar, tomé sus labios con ferocidad entre los míos, en un profundo beso que marcó un antes y un después en aquella velada; un beso en el que no reprimí mi naturaleza y dejé que mis colmillos rasgasen la suave piel de sus labios. Un grito ahogado de la joven murió en mi boca, cuando se percató del color vino de mis ojos, que tras probar su sangre directamente de sus labios mostraron la bestia que llevaba en mi interior. Una sádica sonrisa se dibujó en mi rostro cuando pude sentir su miedo bajo mi mano, que colocada sobre su pecho no sólo acariciaba la aterciopelada piel de la mujer, sino que además podía percibir el arrítmico latido de su corazón.

–No temas preciosa, seré rápido llegado el momento.- afirmé mientras mis manos  sujetaban las muñecas de la joven contra la pared por encima de su cabeza, y era ésta vez mis caderas las que la aprisionaban contra el muro.
Con cuidado de no lastimarla más de lo necesario, recorrí la distancia desde sus labios hasta su yugular permitiendo que mis colmillos rozaran poco a poco su piel, dejando a su paso pequeños cortes que apenas cicatrizaban al poco de abrirse. Más fue al llegar al lugar indicado, cuando me detuve y sin compasión hinqué mis colmillos con fuerza sobre su cuello. Tras un grito aterrador, y un pequeño forcejeo que duró apenas unos minutos, me alimenté sin compasión de la joven, acariciando cada parte de su piel por debajo de la ropa tras soltar una de las manos que desde hacía unos segundos no representaban un peligro para mí.

Había sentido como el inmortal cuya aura había percibido minutos antes, aparecía curiosamente por la entrada del callejón, descolocándome un poco su papel allí en esos momentos. Pero lo que me sorprendió no fue que apareciese por allí a sabiendas de que otro vampiro se encontraba en las inmediaciones, sino que además osase con adentrarse e interrumpirme en mi momento de caza. Saqué la mano que con soltura rebuscaba por debajo de la falda de la cortesana ese triángulo que deseaba hacer mío aquella noche, cuando la presencia demasiado cercana de la vampiresa clamó mi atención.- ¿Y alguna vez había interrumpido a un inmortal mayor que usted mientras se alimentaba?- gruñí molesto por la interrupción, girando levemente la cabeza hasta ella.- Si no va a unirse a la fiesta, al menos apártese y no interrumpa.- Increpé sin más tacto, volviendo al cuello que la cortesana cuyo latido iba disminuyendo por momentos.
avatar
Astaroth
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 23
Puntos : 9
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 02/02/2018
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El eco de la ira /privado

Mensaje por Bloondy Enhydra el Miér Abr 25, 2018 2:29 pm

La vampiresa se había acercadoo sin temor, quiza el mayor de los errores si no conoces al vampiro, pero ese aura tan poderosa la tenía totalmente atraida, le fascinaba aquella presencia, lo imponente que era aquel vampiro que hizo que la vampiresa se mordiera el labio mientras visualizaba el trasero de este, su enorme espalda, su largo cabello negro, la vampiresa no pudo evitar morderse el labio inferior, ademas el aroma a sangre mantenía el ambiente endulzado a ojos de la vampiresa que suspiraba agradada de ello, el vampiro que tenía en frente estaba claro que sabía lo que hacía por la habilidad que tenía para recorrer el cuerpo femenino de aquella pobre joven que había caido bajo sus garras, sin duda podía notar que le estaba molestando pero ahora mismo le interesaba demasiado el vampiro que tenía ante sus ojos, Bloondy se acercó a él mientras ampliaba la sonrisa que mostraba sus afilados colmillos, jugó con un mechon negro de su pelo.


Sin duda su comentario aunque tenía intenciones de alago no era lo que consiguió le miraba recostada contra la pared deleitandose con la escena que tenía frente a ella, sin duda, los negros ojos de Bloondy se encendían observando la escena, pues seguía teniendo el instinto vampirico, lo cual esa excena aparte de despertar hambre también le era absolutamente incitante, dejó escapar una risilla nerviosa. Enarcó una ceja cuando escuchó las palabras del otro cainita en respuesta a u comentario. Sin duda un gruñido normal cuando otro se estaba alimentando, ai que simplemente se acercó y por la espalda a ese enorme vampiro olisqueandole y olisqueando la sagre de la joven que parecía demasiado estenuada por las acciones del vampiro como para prestar atención a la segunda dama que estaba alli.


-Oh...me invitas a la fiesta, ¿quien le diria que no a alguien como tú?-
Dijo con ese tono risueño que la vampiresa se gastaba, a velocidad sobrenatural se presentó a su lado y pellizco el compacto culo del vampiro que sin duda sería recriminado, se mantuvo a una distancia prudencial mientras les observaba. -¿Vas a compartir la presa o es que tenias algo pensado?- Replica la pelinegra mientras emite bufidos sobrenaturales debido al aroma a sangre que le embriagaba, teniendo que morder su propia muñeca conteniendo asi su sed de sangre saboreando la sangre propia que teñia ahora sus labios, mientras esperaba turno a que el vampiro terminase para que centrara su ateción en ella, su aura era tan poderosa que la abrumaba y la atraia como una polilla a la luz.



-"¡Locura, dices! ¿Me temes? ¿Tienes miedo de lo que podría hacer, de lo que podría decir? Qué reacción tan fascinante. ¿No la consideras algo molesta?"
La noche cae, asi que vuelvo a la vida:


Enhydra & Malkavian:


avatar
Bloondy Enhydra
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 230
Puntos : 217
Reputación : 24
Fecha de inscripción : 07/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El eco de la ira /privado

Mensaje por Astaroth el Dom Jun 24, 2018 6:06 pm

Centrando mi atención de nuevo en la dulce humana que empezaba a dejarse llevar por el éxtasis del momento y cuyo forcejeo cesó por completo, ignoré claramente a la inmortal a la que acaba de increpar su interrupción  durante mi noche de caza. Su presencia allí estaba de más, y esperaba que mi contundente afirmación fuese tomada como una invitación a marcharse. Ningún vampiro en su sano juicio se acercaría tan osadamente a otro más antiguo mientras éste último se estaba alimentando. Eran reglas básicas entre nosotros; el respeto por los años era de suma importancia.

Más mis suposiciones se fueron al garete cuando, no contenta con interrumpirme mientras saciaba mi sed con aquella cortesana, la inmortal pensó que todavía se hallaba demasiado lejos de mi posición y avanzó hasta situarse tras de mí descaradamente, comenzando a… ¿olisquearme? - ¿ Pero qué carajos…?- comencé a murmurar con un gruñido gutural que parecía arrancado directamente de mis entrañas, provocando que la humana abriese los ojos para mirarme confundida. Mis caricias por debajo de su falda habían cesado, y mis caderas apenas presionaban ahora las suyas contra el frío muro de cemento. Su mirada parecía clamarme a gritos que continuase con aquello, a pesar del dolor infligido sabía que estaba excitada y cargada de adrenalina; más tener a la vampiresa pululando frescamente a mi alrededor, me desconcertaba sobre manera.

-Preciosa, ¿acaso no sabes lo que es el sarcas…mo? – pregunté enfurecido, concluyendo mi pregunta retórica al mismo tiempo que ella pellizcaba con alevosía mi trasero. Pero, ¿se había vuelto loca? ¿Por quién me había tomado esa inmortal descerebrada? Perplejo por lo que acababa de suceder, y sin saber muy bien cómo actuar, observé con atención a la vampiresa de cabellos negros azabache que me miraba con admiración.

Mi mirada se desvió todavía desconcertada hacia la cortesana que mantenía contra el muro sujetando sus muñecas con una mano, la cual me suplicaba al mismo tiempo que continuase lo que había empezado. Podía oler la humedad de su sexo, su excitación y sin más preámbulos, volví a recuperar mi posición contra su cálido cuerpo mientras mi mano recorría la parte interior de su muslo en busca de un placer sublime que poco después terminaría en tragedia.

- Como quieras unirte a la fiesta es cosa tuya, solo te pido que no interrumpas y que si tienes algo que decir, que sea importante.- gruñí, lamiendo con lujuria los dos puntos de sangre en el cuello de la humana donde minutos antes estaban incrustados mis afilados colmillos.- Por cierto, un consejo. Si no estás dispuesta a compartir tu sangre, no deberías mostrarla con tanta facilidad.- añadí entre un destello rojizo de mis ojos, cuando mi olfato detectó un férreo olor que me excitó sobremanera.
avatar
Astaroth
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 23
Puntos : 9
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 02/02/2018
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El eco de la ira /privado

Mensaje por Bloondy Enhydra el Sáb Jun 30, 2018 1:21 pm

La vampiresa observaba con los ojos muy abiertos, había adulación en los ojos de la muchacha, podía percibir ese aura antigua que destilaba el vampiro y aunque le hacia cierta gracia que se mostrara tan desconcertado, más no le iba a irrumpir en su buffet con aquella cortesana que le miraba suplicante que siguiera sometiendola, estos mortales eran tan faciles de encandilar, simplemente se colocaba a la espalda del vampiro atreviendose a algo tan descarado como pasar el dedo por la columna vertebral de este, solo por ver cuan nervioso se ponía solo por los estrafalarios movimientos que la vampiresa hacía mientras se divertia observandole, sin duda no es que él fuera atractivo, si no que podía hasta oler como la cotesana estaba desesperada por recibir muchas más atenciones por parte de este, más Bloondy lo que hizo fue apoyarse en la pared de enfrente deleitandose con lo que el otro vampiro ofrecia.


El olor a sangre era notable, aunque fuese de la propia mordida que la joven se había propinado asi misma por misma ansiedad que le daba ver la visión que ofrecía ese vampiro, en cuanto a sus cuestiones realmente el vampiro no sabía bien que clase de mente se acababa de encontrar en la noche, la vampiresa seguía mordiendo su propia muñeca y lamiendo el rojo elixir que emitia, mientras el carmín de sus labios se fusionaba con el rojo de la sangre, observando al vampiro que tenía en frente de ella seguir maniobrando a una suplicante cortesana que ardía en deseos de que el vampiro hiciese de ella lo que él quisiera.
Bloondy ladeaba la cabeza, saboreando su propio elixir, más enarcó una ceja cuando el vampiro comentó respecto al olor a sangre que le llegada por la herida abierta que se había provocado la propia cainita asi misma, como si de palomitas se tratase mientras veía una función teatral de lo más interesante.


La vampiresa bajó la vista a su propia herida para luego ladear la cabeza riendose divertidamente por el comentario.- Tranquilo, mi sangre no se regala ni se vende barata, asi que no se preocupe, no la voy a compartir, y tu estas a punto de....quedar satisfecho y saciado...muero de ganas por ver vuestros labios manchados.- Sonrie divertida, mientras sigue castigando con mordiscos su propia muñeca por el placer que le causaba el dolor y el romper con los colmillos fina piel para liberar elixir rojo, aunque su condición hacía que se recuperase realmente rapido despues de cada mordida dada observando lo que acontecía ante ella.



-"¡Locura, dices! ¿Me temes? ¿Tienes miedo de lo que podría hacer, de lo que podría decir? Qué reacción tan fascinante. ¿No la consideras algo molesta?"
La noche cae, asi que vuelvo a la vida:


Enhydra & Malkavian:


avatar
Bloondy Enhydra
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 230
Puntos : 217
Reputación : 24
Fecha de inscripción : 07/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El eco de la ira /privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.