Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 07/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Jusqu'à ce que la mort nous sépare? [privado]

Ir abajo

Jusqu'à ce que la mort nous sépare? [privado]

Mensaje por Taeyang Seung el Miér Mar 14, 2018 5:44 pm


"Till dead do us apart?"






Cuando has vivido lo suficiente y durante tantos siglos, el tiempo pierde valor. La vida misma se torna opaca reduciendo los placeres, amigos y familias; no es que los dos últimos abunden en su vida. Sin embargo, las tres noches que prometió a Ker fueron agonizantes, las más largas de toda la existencia.

La última noche en que la vio, se dirigió a la residencia decidido a llevar a cabo su empresa ya sea con el apoyo de Hyun o no, y claro que estaban Kwang, Seol e incluso Kill mas ellos nunca han ido en contra de su voluntad; los hacía argumentar, ser el único a quien escuchaban sin importar cuanto maldijeran. Al plantear sus planes a puerta cerrada ante su hermano mayor y recibir respuesta diferente a la esperada dejó escapar una leve respiración que hasta entonces no sabía contenía ni mucho menos necesitaba.

¿Lo apruebas? —articuló, ojos ligeramente abiertos y labios formando una perfecta “o”, lo más cercano a la sorpresa que se puede esperar de sus facciones.
Rotundamente —aseguró Hyun encogido de hombros con un leve ademán de manos—. La gitana no es tan… Inútil. Tiene agallas…. —pausa entre palabras, yendo de un lado a otro buscando entre los libros del enorme anaquel que se extendía desde el techo hasta el suelo.
Te mandó al diablo —afirmó el menor. Media sonrisa en los labios, de esas que solo se manifiestan en nombre de Akbar.
Burlate —gruñó, sin necesidad de enfrentarlo para saber la expresión que adornaba el rostro de su hermano. Sonriendo a su vez para si mismo pues era lo que los efímeros momentos de alegría de Taeyang causaban en él.
Lo disfruto —mordió el labio inferior suprimiendo una pequeña risa. Cerró la puerta del estudio detrás de sí.

De ninguna manera traerás una gitana a nuestro hogar —dejó caer el peso del cuerpo sobre la enorme puerta de roble grabada con el gran dragón que tres mil años en el pasado guío a la gran dinastía Seung y la flor de loto que tanto agradaba a su madre, tan pronto el reclamo de Seol lo recibió del otro lado.
La vampiresa bajó de un salto al primer nivel, aterrizando frente a Tae; mano a la cadera y ojos, cálidos como el verano, cuestionandolo con furor—. Es suficiente con Atila el Uno.
Killian odia que lo llames así —alborotó la larga cabellera, negra como el Océano Pacífico a mitad de la noche de su hermana menor.
¡Kwang, di algo! —gritó en busca de ayuda por parte del muchacho con cabello alborotado y sonrisa juguetona que yacía sentado en el barandal  del segundo piso.
A Yuri y a mi nos gusta la gitana —encogió los hombros. Amaba fastidiar a sus hermanos, en especial a Seol.
La pelinegra giró sobre los talones a punto de alcanzar el nivel más alto de dramatismo que solían cargar sus berrinches pero Taeyang ya cerraba la puerta principal a su salida.



Hoy recorría las calles de París, no con sentimientos extranjeros pero con sentimientos del todo. Iba ligero, más de lo usual, sobre los tejados. Se detiene en una cornisa un tanto alejada del centro y la ve a punto de cruzar la calle. Sonríe.
Pocas han sido las personas capaces de plasmar huella en la vida de Taeyang, ninguna si es necesario sacar la cuenta, empero, con Ker la historia era otra, resultaba extraordinario.

A pesar de las preocupaciones de la muchacha, atachadas a su humanidad, habitaba algo aún más profundo que lo anclaba a ella. Podría hurgar en su mente durante días y estaba seguro de no poder respuesta a la cuestionante que lo ha perseguido desde que la conoció. Antes de Ker nacer, Tae se encontró así mismo siendo cercano a la madre, disfrutando de la compañía de la mujer —a pesar de las verdaderas intenciones que lo guiaron hacia ella— e incluso lamentando su muerte tanto como las ganas de matar al maldito que le quitó la vida en nombre del amor; como si no fue en busca de lo mismo.

Aún recuerda las manos de Hyun sujetandole los hombros al igual que desconoce tan desmesurada ira que se apoderó de su ser en aquel entonces, propia más de su hermano mayor. Ker fue, ante sus ojos, lo único preciado que Marianna dejó. Nunca pudo ver a la pequeña como pieza del enorme juego que él y Hyun llevan formando  parte durante milenios. Se sentía comprometido a cuidar de ella y, mientras la crecía por igual lo hizo su aprecio por ella. Sin saber en qué momento se transformó en amor o si alguna vez pudo un vil demonio como él sentir semejante cosa.

Hoy, con la luna oculta entre las nubes, sabe que está dispuesto a destruir el mundo solo por ella. Arder naciones completas si eso la hace feliz; todo por ver una sonrisa en sus labios. Y es que manera inexplicable Ker parecía complementar el vacío que había quedado vacante desde que quedó fragmentado al ceder la mitad de su alma a Hyun.

De un movimiento baja en dirección a la gitana, justo cuando se dispone a poner pie en el camino, dejando con su paso la estela que queda . La levanta en brazos y lleva a la azotea donde pautaron reencontrarse. Gentil devuelve los pies de Ker al suelo que les brinda la enorme edificación, la libera del agarre de sus brazos para atrapar el rostro de la gitana en sus manos; permitiéndose perder el aliento en su mirada. Quizás algún día daría con la respuesta una noche casual que no buscase por ella. Ahora el único preocupante que ocupaba sus pensamientos era sostenerla, y besarla con el inexplicable amor que nació para ella, tan copioso como para compartir el infierno, en el que tan agusto se siente, con ella.

¿Qué tal? —susurra sobre los labios. Ansioso por llevarla a la eternidad consigo.

avatar
Taeyang Seung
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 34
Puntos : 27
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 09/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Jusqu'à ce que la mort nous sépare? [privado]

Mensaje por Ker Ahkbar el Lun Abr 02, 2018 6:25 pm

No creía que Kyros le extrañara, tras su encuentro con Killian había dejado de aparecerse en la mansión, ya habían sido tres noches en las cuales había vagado por las calles de Paris, pero le habían servido para poco a poco ir recuperando su mente.

Ker no sabía lo costoso que le resultaría el uso del amuleto hasta que se le fue arrebatado, cuando todas las visiones anuladas llegaron de un solo tirón pensó que finalmente había perdido la cordura, su mente se volvió una masa de pensamientos e imágenes indescifrables. Cada segundo se hundía más en el abismo de la locura y tenía la certeza de que no podría salir de ahí. Hasta que pudo distinguir una imagen entre todas las demás, una imagen que significó tanto para ella que le motivó a encontrar nuevamente su cordura.

Había cosas que nunca le había contado a nadie, como que su futuro siempre había sido una calle de una sola vía, sin salidas u otras opciones, sólo había una forma en la cual acabaría, sin embargo, algo debía haber hecho porque cuando ya no tuvo el amuleto vio otra salida casi milagrosa. Un futuro que ella quería asegurarse de vivir.

Más eso no había sido lo único útil que obtuvo de su don. También vio otras cosas importantes, otros asuntos que debía atender y era por eso que en las calles parisinas había planeado un encuentro, el último antes de finalmente volver a ver a Taeyang.

Debes tener cuidado, Lorcan. —Dijo tranquilamente. —Los hermanos Seung no son gente con quien quieras tratar.

El joven frunció aún más el ceño, aunque cualquiera habría pensado que eso era imposible. Llevaban horas hablando, en las cuales Ker se había dedicado a asegurarse que Lorcan no interrumpiera su encontró con Tae como el muchacho había planeado, como parte de su investigación.

Aunque el vampiro estuviera de buen humor siempre que ocurría uno de sus encuentros la reacción que pudiera tener ante una interrupción tan descarada como la que el detective planeaba era desconocida incluso para ella.

Mantente alejado mientras puedes. —Suspiró, seguía sintiendo que hablaba con una pared. —Iras a la dirección que te dejé al final de la carta, le dirás a Kyros que ya no necesito de su protección y que ahora deberá dártela a ti y harás lo que te escribí detalladamente, de lo contrario tendré que delatarte.

¿Y si dice que no?

Convéncelo.

Él sólo asintió antes de irse, pero Ker no estuvo seguro de si él haría o no lo que ella deseaba.

Quizás su decisión de dejar la protección de Kyros había sido apresurada, pero sabía bien que ya no la necesitaba pero no podía decir lo mismo del detective, que pronto también descubriría como jugar el mismo juego que ella estaba jugando, pero con resultados mucho menos gratificantes. Después de todo Killian no era Taeyang. Y difícilmente él podría competir contra el amor que éste tenía por los hermanos.

Esperó hasta que ya no hubo luz del sol para verlo y pronto sin darse cuenta se encontró en la azotea, nuevamente y todas sus preocupaciones se fueron de su mente en el preciso instante en el que sintió sus labios.

Todo el peso que había sobre sus hombros desapareció con tan sólo un par de palabras suyas y es que ese era el efecto que él tenía en ella, esos momentos con Tae eran los que más atesoraba y los que con más ansias esperaba.

Por eso los últimos tres días se hicieron largos, incluso con las múltiples visitas que había recibido en busca de la supuesta aprobación de la familia Seung, verlos a ellos cuando sólo deseaba ver a Tae parecía ser la peor tortura.  

Mucho mejor ahora, los últimos tres días fueron un infierno. —Dijo aun sonriendo.

Él también sonreía y la imagen de su última visión se pasó por su mente  


Había un bebé, que extendía sus manos hacia el rostro de Taeyang, quien lo sostenía y tenía en ese momento la sonrisa más grande y brillante que la gitana había alguna vez visto. También se escuchaba así misma riendo y hablando con el vampiro.

Se llamará Taehyung, ya está decidido e incluso puede que lleve tu apellido aunque insisto en que Taehyung Ahkbar suena estupendamente.

Ker nunca había pensado en niños, amantes o compartir su vida con alguien más pero la primera vez que en su mente distinguió su propio tono burlón sintió una gran emoción que le embargaba hasta el punto en el que la primera vez que lo vio no pudo evitar que algunas lágrimas se le escaparan de sus ojos.


Por eso ahora frente a él nuevamente veía algo que el otro no podía, veía un futuro que le llevaría a ambos a los que muchos deseaban. Taeyang era para ella el perfecto sinónimo de felicidad.




We all are living in a dream:







avatar
Ker Ahkbar
Gitano
Gitano

Mensajes : 45
Puntos : 35
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 21/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Jusqu'à ce que la mort nous sépare? [privado]

Mensaje por Taeyang Seung el Miér Mayo 23, 2018 8:09 pm

Las tres últimas noches fueron las más largas y sí, muchos han sido los letargos en los que evadió ser visto por la gitana pero aquel superaba los demás, una vez la viera debía darle la propuesta que ha rondado su cabeza desde que el instinto frenético que le impulsaba a protegerla surgió sin su consentimiento.

Acaricia su rostro como si el tiempo no fuera más que una mera ilusión. Incluso ante el tacto temía hacerla añicos; el miedo a lastimarla nunca lo abandonaba. Y bien sabía Taeyang que los Seung no estaban hechos para amar, al menos, él y Hyun no. Sus nombres no tenían estrella, sus destinos fueron malditos, condenados a vivir una eternidad de penurias, privados del amor por lo que, aceptar que sentía más que una simple curiosidad hacia la gitana descolocó su mundo por completo, lo arropó con el miedo y lleno de angustia. Podía escuchar la universo riéndose de él, un demonio deseando ser amado, vaya broma de mal gusto.

Fue tal vez antes de que dejara Rumania o incluso la noche que conoció a Marianna ¿cómo podría él saber? Antes de hacer algo al respecto había caído por la pequeña Ker. El demonio encontraba paz junto a ella, sentía que su existencia no era del todo errónea y la urgencia en ocultar quien era, mantenerse a raya se disipaba con tan solo sentirla cerca, y es que para Taeyang que nunca encontró augurio en algún otro ser, Ker representaba todo lo que alguna vez pudo desear, le ofrecía una realidad de la que no se creyó merecedor. Era ella, sin lugar a duda, la ínfima droga que pudo atreverse a probar, anestesia para las pesadillas de aquellos cuyas últimas memorias poseía, cayó con tan solo uno de sus tactos los susurros que lo han acompañado desde el origen de sus tiempos. Maldición, por supuesto que la amaba; no era la mortalidad que tintaba la piel de la gitana de un bronceado apetecible, no, era la chispa en sus ojos, esa sonrisa ladina que le brindaba, el sarcasmo en sus palabras…, era la esencia que la conformaba. Si debía continuar en aquella nefasta eternidad, tenerla significa un alivio que ni el mismo diablo alejaría de él.

Tenerla tan cerca, tan suya y cómplice incluso lo impulsaba a creer que nació para algo más que prestar su alma a Hyun. Le pintaba posibilidades infinitas, de esas en las que vivir no se presentaba tan mal.

Y la besó, enterró sus largos dedos en el cabello ondulante de la mujer que se las arregló  para reclamar a su lado un lugar que fue creado y pertenecía meramente para ella. La acercó tanto como pudo, esa noche a diferencia de muchas otras no conseguía cómo controlarse, ya bastante aguantó en el pasado pero ahora, estando tan cerca de tenerla en toda plenitud las fuerzas le fallaban, la bestia reclamaba lo que se le fue prohibido y, de haber un hombre encerrado en el interior quizás estuviera intentando razonar, apelar a lo poco que faltaba pero era el hijo maldito de Jinheung de quien hablábamos, nunca existió tal cosa como un hombre mortal en él.

Cada vez resisto menos estar lejos de ti —susurró al liberar sus labios con pesar. Si bien él no requería oxígeno, Ker aún implementa el recurso para vivir—. ¿Es demasiado? Aún no sé cómo funcionan estas cosas —. Recargó la frente sobre la de la muchacha, un tanto grabado, otro más reconfortado, sin dejar de sostenerla de la nuca, sin abandonar las leves caricias, anhelando tenerla aún más cerca por el resto de sus malditos días.

Supe que los chicos te abrumaron con su indeseable presencia, ¿algo de lo que deba ocuparme?
avatar
Taeyang Seung
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 34
Puntos : 27
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 09/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Jusqu'à ce que la mort nous sépare? [privado]

Mensaje por Ker Ahkbar el Miér Jun 27, 2018 2:53 pm

Había un antes y un después en la vida de Ker, y justo en el medio se encontraba Taeyang.

Su vida no volvió a ser la misma una vez que lo conoció. Ese deje de salvajismo que solía tener incrementó sabiendo que había alguien que le cubriría las espaldas, los problemas se hicieron pequeños porque siempre tenía quien le ayudara a salir de ellos. Siguió teniendo muchas cosas a que enfrentarse pero ya no estaba sola, y aunque él no siempre se encontrara ahí era como si ella pudiera sentir su presencia, no importaba que tan lejos estuvieran ni que tan grande fuera la distancia que los separara  porque Ker sabía que de necesitarlo él estaría allí.

Aun así la distancia guardada los últimos tres días se sintió un poco diferente, no sabía si era por la expectación, porque por primera vez la separación era adrede, o simplemente todas las circunstancias que los envolvían. El tiempo pasó más lento y la separación fue casi  dolorosa.

Sin embargo, no le fue difícil encontrar algo con lo cual entretenerse ya que fueron tres días muy movidos debido a las múltiples visitas que recibió de parte de los Seung, además de su pequeña visita a la caravana y lidiar con su creciente locura.

Era extraño más no sorprendente que su mente perdiera el control tan pronto corto contacto con Taeyang incluso si tan solo fue por unos días.
Por eso en esta nueva y completa cercanía Ker se sintió más lucida que nunca y lo agradeció, porque así logró responder a cada caricia y ver como él dejaba caer todas sus barreras ante ella. Estar tan cerca nuevamente causaba una gran euforia en la gitana.

Envolvió con sus brazos la cintura de Taeyang, sin interrumpir el contacto visual no queriendo romper aquella atmósfera que los envolvía.

No hay forma de que algún día vaya a tener demasiado de esto. —Sonrió ladinamente — ¿Acaso no has escuchado que los gitanos somos algo codiciosos? Siempre buscando las formas de obtener más.

Cada caricia era como tormentas eléctricas en su interior, imposible que algún día fuera a tener suficiente de ese hombre, que se exponía sin barreras ante ella. Amaba ver a Taeyang de esa forma, expresándose dejándose llevar por los sentimientos que tenían el uno por el otro.

¿De verdad crees que no podría manejarlos? Debo decir que lo que me sorprendió fue lo emocional que tu hermano Hyun puede ser, quién diría que es una persona tan sensible y afectuosa. — Su tono burlón nunca había sido tan evidente. — Me siento conmovida.

Afortunadamente no había sucedido mucho en esos encuentros, al menos no algo que no pudiera manejar y aunque estuvo tentada a contactar a Taeyang luego de que Hyun le retirara el amuleto desatando su demencia, pudo de cierta forma seguir adelanto y de haber sido esa una prueba Ker estaba muy segura de haberla pasado.

Killian se quedó con sus ansias de tener una conversación con ella debido a una de sus estrategias de escape y a un hombre voluntarioso y aunque avistó a Seol cerca de la caravana mientras visitaba a una vieja amiga no le dio chance de contactarla.

Ker estaba lidiando con muchas cosas ese día, y según lo que había oído la herma de Taeyang no era alguien con quien fuera fácil lidiar.

Pasaron cosas interesantes estos días, —Despejo el cabello de su cuello antes de volver a colocar sus brazos alrededor de Taeyang, dejando ver la ausencia del amuleto. —Pero solo lograron convencerme de que estamos en el camino correcto.




We all are living in a dream:







avatar
Ker Ahkbar
Gitano
Gitano

Mensajes : 45
Puntos : 35
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 21/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Jusqu'à ce que la mort nous sépare? [privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.