Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Las vampiresas también tropezamos varias veces con la misma piedra [Flashback] [Privado]

Ir abajo

Las vampiresas también tropezamos varias veces con la misma piedra [Flashback] [Privado]

Mensaje por Leila Dracarys el Sáb Mar 17, 2018 6:21 pm

Hacía apenas unas horas que el barco donde llevaba navegando como polizón desde hacía semanas había atracado en el puerto de París. Unas semanas en las que había pasado el hambre más absoluta, pero que había sido incapaz de moverme por miedo a que me descubriesen. Esperé a que el navío se quedase en el más absoluto silencio antes de salir de mi escondite, antes de encaminarme hacia esa nueva vida que se abría ante mis ojos.

El puerto era un continuo bullicio de gente que iba y venía con sus equipajes, ciudadanos y visitantes que no prestaban atención a una joven solitaria y humilde como yo. No tardé pues en coger mi petate con apenas unas prendas de ropa, y dirigirme hacia el centro de la ciudad donde esperaba encontrar algún lugar donde pasar la noche. No disponía de recursos económicos, al menos no para alojarme en un hostal, y la rapidez con la que había tenido que abandonar mi ciudad natal había sido un problema para conseguir dinero.

Poco a poco las calles se fueron vaciando, señal de que la media noche  se acercaba y que cada uno terminaría sus quehaceres para refugiarse en sus cómodos y cálidos hogares. Era el momento de encontrar un callejón, o quizás un parque donde pasar la noche; a sabiendas de que el tiempo corría en mi contra y debía encontrar un lugar donde guarecerme antes de que los primeros rayos de sol iluminasen la capital francesa.

Una densa neblina se apoderó de las calles ahora vacías, una neblina que atravesaba la capa que portaba y me calaba hasta los huesos. Me abracé a mí misma extenuada por el frío, y apreté el paso, indecisa todavía sobre donde pernoctar; con aquella temperatura quizás sería más lógico pedir asilo en algún hospicio, y decidida a intentarlo frené mis pasos de golpe y me di la vuelta para preguntar en una taberna por la que acababa de pasar al doblar la esquina. Quizás allí podrían informarme por la localización exacta del lugar al que quería dirigirme; más sin darme cuenta de la presencia de aquel otro ser, impacté contra su cuerpo al girar la esquina por la que acababa de pasar. Siseé por el dolor del golpe, dando un paso atrás y observando bien su rostro.

-¿Es que no mira por donde va?- gruñí a sabiendas que había sido yo quien lo había interceptado por ir con prisas. Nuestras miradas se encontraron, y entonces me di cuenta de su aura; era un hechicero, y yo me podía dar por muerta. Tensé todo mi cuerpo, dispuesta a luchar si hacía falta, percatándome de que me sacaba al menos palmo y medio de altura.


avatar
Leila Dracarys
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 19
Puntos : 13
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 15/08/2017
Localización : Paris

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.