Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Sabroso | Privado

Ir abajo

Sabroso | Privado

Mensaje por Dagna Holbein el Mar Mar 27, 2018 11:32 am

Dagna Holbein se perfumó generosamente el escote, subió luego por su cuello y lanzó un suspiro. Amaba las fragancias, había deseado tener botellas y botellas propias de perfume durante mucho tiempo y ahora, contemplando la hilera de frasquitos –muchos regalados por sus clientes más asiduos-, confirmaba que era cierto lo que Priska, su hermana mayor, le había dicho una vez cuando eran niñas -mientras el frío de las calles les congelaba los pies y cortajeaba sus labios-: los sueños siempre se cumplen.

Antes de salir al recibidor del burdel, donde comenzarían a llegar los primeros clientes del turno de la mañana –viudos al borde de las lágrimas, adolescentes que escapaban de sus clases-, Dagna se soltó la abundante cabellera rubia y también se la perfumó porque quería y podía gastar su perfume así, porque tenía muchos frascos sin abrir y porque su pequeño sueño se había cumplido. También dio el último sorbo a su café y besó la única rodaja de pan que dejaría sin comer, pues tirar la comida de dolía en lo más profundo y le recordaba a los años en los que había sido una niñita tan delgada que a penas podía hacerle frente al viento callejero que amenazaba con llevársela lejos y volando.

No eran muchas las muchachas que trabajaban a la mañana, incluso a veces los clientes se acumulaban y debían esperar. Era entendible, las noches en aquel burdel –el más limpio y elegante de la ciudad- eran largas y agotadoras, las prostitutas necesitaban dormir al menos cinco horas para poder reponerse… pero no Dagna, a ella dormir le daba miedo y lo hacía solo cuando se hallaba extenuada.

Como había supuesto ya, en el recibidor había unos cuatro muchachitos de no más de veinte años. Estudiantes aburridos de las matemáticas y las ciencias, que habían decidido pasar la mañana entre las piernas de ellas… los viudos aún no aparecían, pero no tardarían en hacerlo. Como todos estaban bien atendidos por sus compañeras, que no tardarían en invitarlos a las habitaciones, Dagna se recostó en una chaise longue en pose sensual, no adrede, sino porque era ya su postura natural. A su espalda oía a dos muchachas hablar, chismosear en realidad, y a ella no le interesaba unirse.

Tal vez se había quedado dormida, no lo sabía, y por eso las corridas y las voces alegres la sobresaltaron tanto. Dagna se incorporó y halló a aquellas dos cotillas en la puerta, revoloteando alrededor del cliente más esperado por todas las muchachas, el favorito. El suyo. Pero por supuesto que ella no las dejaría ni tocarlo, iban muertas si creían lo contrario… solo ocurría cuando Dagna no estaba disponible y él tenía apuro, pero esa mañana no era el caso.


-¡Herman! –lo saludó con voz firme, para que él notase su presencia, y se acercó-. Apártense, chicas, que lo ahogarán. Además ya saben que es cliente mío. Vamos, vamos… a sus cosas –les dijo, chasqueando los dedos, y como la estúpida de Frida no se movía de al lado del Sabroso (como todas lo llamaban), Dagna tuvo que empujarla. Al final desistieron y se largaron, mirándola con enojo y envidia... lástima por ellas-. Te he extrañado, Herman… ¿Hace cuánto que no me visitas, Sabro? Ven, pasemos a una de las habitaciones así hablamos tranquilos, nos ha quedado una charla pendiente y yo no lo olvido.


avatar
Dagna Holbein
Prostituta Clase Media
Prostituta Clase Media

Mensajes : 16
Puntos : 15
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 09/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.