Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




On melancholy hill → Privado

Ir abajo

On melancholy hill → Privado

Mensaje por Hécate Kedward el Miér Abr 04, 2018 7:38 pm

“No olvides que las brujas tienen magia en los dedos y un poder diabólico en la sangre.
Pueden hacer que las piedras salten como ranas y que las lenguas de fuego pasen sobre la superficie del agua.
Estos poderes mágicos son terroríficos.
Afortunadamente, hoy en día no hay un gran número de brujas en el mundo.
Pero todavía hay suficientes como para asustarte.”

→ Roald Dahl





Era el cielo más estrellado que había podido ver en toda su existencia. En el cielo oscurecido había espacios significativos donde las estrellas danzaban creando un grato espectáculo. La hechicería no era un juego de niños. No se trataba de leer un libro con palabras extrañas que te ayudaban a cumplir un deseo. ¡Claro que no! Muchos elementos jugaban parte de aquel sinfín de acciones. La naturaleza era un factor fundamental. Un cielo estrellado, la luna llena, el mar tranquilo o quizás alborotado, los ríos silenciosos, criaturas marinas; todo podía ser un factor para impulsar el poder de alguna hechicera o brujo. Todo en el universo eran piezas de un gran rompecabezas. La existencia debía jugar un papel armonioso con otras criaturas, escenarios, naturaleza, entre otros factores, pero en realidad pocos hechiceros lo sabían. Pocos aprovechaban tales conocimientos. 

Hécate no era una bruja común y corriente, había hecho pacto con un demonio, mismo que le otorgó un poco más de fuerza, todo con tal de que le ayudara a cometer ciertas atrocidades. Pocas personas disfrutaban de la maldad, criaturas incluidas, entre ellos Hécate. Aquello lo llevaba en la sangre, su sangre corría de forma acelerada y era espesa. Los demonios gustaban de ella. Su falta de escrúpulos le hicieron llegar hasta donde se encontraba. 

Cada acción que la hechicera realizaba debía tener un beneficio, no importaba la escala de importancia o valor, todo debía darle una recompensar jugosa y jactanciosa. Algunas de sus riquezas podrían venir de la moneda, de las joyas, de los libros, el conocimiento, o uno que otro ser que jugaba a ser su prisionero y que por supuesto le ayudaba con sus experimentos. Por eso esa noche rondaba por los bosques, caminaba entre las raíces y los animales, corría el riesgo de ser asesinada, o peor aún, ser secuestrada para torturarla en consecuencia de alguna venganza. 

Los enemigos le sobraban a aquella bruja. Quizás poseía uno en cada esquina francesa, pero eso no la detenía de salir a las calles, tenía todos aquellos contrincantes, y ninguno le había podido llegar a hacer algo, estaba claro que era por lo amenazante que llegaba a resultar. Hasta la fecha tenía más asesinatos de sus propias manos que enemigos, razón importante para que no intenten hacer algo que pudiera aniquilarlos. Claro estaba que no tardarían mucho en realizar algún ataque contra ella y cuando lo quisieran realizar, la hechicera estaría muy lejos, logrando fines más importantes que el cuidar sus espaldas. 

Faltaban dos horas para que la luna llegara a su punto máximo aquella noche. Sus cálculos nunca le fallaban, por eso sabía que su invitado llegaría en media hora. Había ordenado se colocara una mesa, algunas herramientas, y un libro especial que había dejado en su cabaña. Por sí fuera poco, el lugar cercado en el bosque, que muchos deseaban arrebatarle con ofertas de dinero exageradas, era un lugar estratégico para poder realizar magia negra. El punto más grande, donde la energía natural se concentraba. Por eso el ritual lo iban a realizar ahí, frente a su cabaña, pero claramente a la luz de la luna. Se había tomado una semana para alimentarse y descansar de manera adecuada.

Nada podía salir mal.


"Quien con monstruos lucha cuide de convertirse a su vez en monstruo.
Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti."
Quien no castiga el mal, ordena que se haga:
avatar
Hécate Kedward
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 14
Puntos : 11
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 30/05/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.