Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 07/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




On melancholy hill → Privado

Ir abajo

On melancholy hill → Privado

Mensaje por Hécate Kedward el Miér Abr 04, 2018 5:38 pm

“No olvides que las brujas tienen magia en los dedos y un poder diabólico en la sangre.
Pueden hacer que las piedras salten como ranas y que las lenguas de fuego pasen sobre la superficie del agua.
Estos poderes mágicos son terroríficos.
Afortunadamente, hoy en día no hay un gran número de brujas en el mundo.
Pero todavía hay suficientes como para asustarte.”

→ Roald Dahl





Era el cielo más estrellado que había podido ver en toda su existencia. En el cielo oscurecido había espacios significativos donde las estrellas danzaban creando un grato espectáculo. La hechicería no era un juego de niños. No se trataba de leer un libro con palabras extrañas que te ayudaban a cumplir un deseo. ¡Claro que no! Muchos elementos jugaban parte de aquel sinfín de acciones. La naturaleza era un factor fundamental. Un cielo estrellado, la luna llena, el mar tranquilo o quizás alborotado, los ríos silenciosos, criaturas marinas; todo podía ser un factor para impulsar el poder de alguna hechicera o brujo. Todo en el universo eran piezas de un gran rompecabezas. La existencia debía jugar un papel armonioso con otras criaturas, escenarios, naturaleza, entre otros factores, pero en realidad pocos hechiceros lo sabían. Pocos aprovechaban tales conocimientos. 

Hécate no era una bruja común y corriente, había hecho pacto con un demonio, mismo que le otorgó un poco más de fuerza, todo con tal de que le ayudara a cometer ciertas atrocidades. Pocas personas disfrutaban de la maldad, criaturas incluidas, entre ellos Hécate. Aquello lo llevaba en la sangre, su sangre corría de forma acelerada y era espesa. Los demonios gustaban de ella. Su falta de escrúpulos le hicieron llegar hasta donde se encontraba. 

Cada acción que la hechicera realizaba debía tener un beneficio, no importaba la escala de importancia o valor, todo debía darle una recompensar jugosa y jactanciosa. Algunas de sus riquezas podrían venir de la moneda, de las joyas, de los libros, el conocimiento, o uno que otro ser que jugaba a ser su prisionero y que por supuesto le ayudaba con sus experimentos. Por eso esa noche rondaba por los bosques, caminaba entre las raíces y los animales, corría el riesgo de ser asesinada, o peor aún, ser secuestrada para torturarla en consecuencia de alguna venganza. 

Los enemigos le sobraban a aquella bruja. Quizás poseía uno en cada esquina francesa, pero eso no la detenía de salir a las calles, tenía todos aquellos contrincantes, y ninguno le había podido llegar a hacer algo, estaba claro que era por lo amenazante que llegaba a resultar. Hasta la fecha tenía más asesinatos de sus propias manos que enemigos, razón importante para que no intenten hacer algo que pudiera aniquilarlos. Claro estaba que no tardarían mucho en realizar algún ataque contra ella y cuando lo quisieran realizar, la hechicera estaría muy lejos, logrando fines más importantes que el cuidar sus espaldas. 

Faltaban dos horas para que la luna llegara a su punto máximo aquella noche. Sus cálculos nunca le fallaban, por eso sabía que su invitado llegaría en media hora. Había ordenado se colocara una mesa, algunas herramientas, y un libro especial que había dejado en su cabaña. Por sí fuera poco, el lugar cercado en el bosque, que muchos deseaban arrebatarle con ofertas de dinero exageradas, era un lugar estratégico para poder realizar magia negra. El punto más grande, donde la energía natural se concentraba. Por eso el ritual lo iban a realizar ahí, frente a su cabaña, pero claramente a la luz de la luna. Se había tomado una semana para alimentarse y descansar de manera adecuada.

Nada podía salir mal.


"Quien con monstruos lucha cuide de convertirse a su vez en monstruo.
Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti."
Quien no castiga el mal, ordena que se haga:
avatar
Hécate Kedward
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 17
Puntos : 15
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 30/05/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: On melancholy hill → Privado

Mensaje por Rajmund J. Sikorski el Sáb Jun 16, 2018 12:17 am

La bruja del Páramo

Había escuchado historias el cazador de brujas que hacen honor del Páramo; un lugar donde la tierra de las sombras y los demonios dormidos calan los huesos y los ombúes consumen. Encontrándose postrada a mano derecha del señor de las sombras, una bruja; donde a esa pequeña niña le pueden murmurar órdenes a las criaturas más poderosas. Estaba tan interesado Sikorski en ella, pues se dice que este cazador va por las peores bestias, y aunque la bruja sea la mayor de todas estas, existe alguien a quien quiere atrapar, y por lo visto, está el inquisidor detrás de ella, y la ventaja de este juego peligroso, es que podía cazar a dos bestias de un solo movimiento. Siendo tan excitante el hecho de verse en medio de estas dos, y acumulando el interés de esa especial bruja, pues dicen: que cuando nació, una lluvia de estrellas dominaba el cielo, donde su vida, su tierra, su sangre y su oscuridad llaman, siendo el color de sus ojos como el ala de un cuervo lo que te envuelve. Y quizás eso era el motivo por el que esté vigilando, ¡nah!, solo quiere dar un poco de crédito a esas viejas historias, porque es claro que cuando señala un objetivo el Polaco, no descansa hasta tenerlo, y vaya que su propio deseo es tan feroz que puede llegase incluso a considerar caníbal el maldito. Por lo que estaba rondando sus pasos, averiguando su paradero, queriendo descubrir por qué la quieren, si sólo era utilizable su poder o si va más allá de esto, pero la más importante razón, ella será el señuelo para atraer a quien quiere, a más ni menos que Piero D’Páramo, el maldito que los descojona y será todo un reto.

Pero comenzando con ella, se ha hecho pasar por una serpiente (de manera figurada), rastrera y venenosa, sigilosa en cuanto a su presa y el cual ataca cuando es preciso, sin piedad y con extremo dolor, así, el estar lleno de tierra por consecuencia del arrastramiento (literal), actúa como el reptil, sin producir ruido, y con unas bestiales ganas de enredarse en ese cuerpo y estrangular lentamente, poco a poco, el percibir como se torna rojiza, sin respiración, pidiendo auxilio a sus demonios, que le enfrentarán. Más estaba demorando, o más bien, ¿en qué términos quedó con el encuentro con el inquisidor? Y mientras tanto, sigue el tic-tac, tic-tac, y nada. ¡Ah!, se estaba impacientando, su cuerpo repleto de insectos, y total tierra en todas partes, pues solo viste un pantalón y lleva consigo sus armas, y el estar alterado, (porque recuerden que Sikorski tiende a excitarse en su propios juegos, desde que ejecuta su plan, se endurece el muchacho, su misma naturaleza hizo de él, ser sexualmente activo.) escondido entre arbustos, hojas y demás verde que cubren su presencia, hasta que finalmente dio la cara, no soporto más y avanzó hacia ella, arrastrándose, con los ojos directos sobre su cuerpo, y terminó por sostener su mirada cuando se giro a verle, moviendo un brazo seguido del otro, doblados los brazos al detonar los codos, y los pies impulsándose con la misma tierra, donde los dedos de estos se enterraban para mayor fuerza, (descalzo andaba, con sus uñas ya mugrientas y todo un jodido galán) y primeramente emitió el sonido de la víbora, siseando, toda una cascabel venenosa, y si pudiera ser posible, hubiese movido la cola, más el encanto quedó cuando dio un salto hacia ella, lo suficiente para perder la distancia y simular la mordida al sujetar con la mano su pie.

— ¿Acaso no te intimida llamar a las bestias? Recuerda que a pesar de todo, sigues siendo humana, y pueden devorarte, ¿o, se te ha olvidado? — habló sin perder el siseo, entre palabras lo entonaba, y se fue alzando lentamente, moviéndose de un lado a otro, como la cobra se alzaría ante su víctima, hasta quedar hincado, estaba siendo mañoso, después de todo es una mujer, y la debilidad de estas es que todas quieren tener el mundo a sus pies.

— ¿Quién eres, y porque osas interrumpir mi cacería?. — Sí, estaba cortejando a otra víbora, ya que el perfume es crucial entre estas, y realmente eso representaba para él, su fascinación por iniciar el juego, (y si se preguntan que si no se vuelve aburrido, él les dirá que para nada, al contrario, cada vez es más excitante, porque jamás emplea el mismo método para las capturas, ni es la misma bestia con la que juega). Por lo que su alimento era ella, y veía la manera de hacerla caer, y por ende sacar beneficio ante todo de ese encuentro, tan emocionante plan, y arriesgado por supuesto, pero esa adrenalina, ese peligro es lo que hace de eso, llamarle, incentivándolo a hacer más y más cada vez.



T h e  h u n t e r  o f  t h e  w o r s t  b l o o d y  b e a s t
Gracz krwawych bestii:
Myśliwy:
gra śmierci:
PREMI:
avatar
Rajmund J. Sikorski
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 27
Puntos : 35
Reputación : 17
Fecha de inscripción : 05/12/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: On melancholy hill → Privado

Mensaje por Hécate Kedward el Lun Jun 18, 2018 3:00 pm

Hécate amaba la hechicería, saberse poderosa era una característica que la impulsaba a realizar muchos eventos que eran catalogados como peligrosos. Nadie entendía su obsesión con sus rituales, ni siquiera algunos hermanos de naturaleza y eso a ella no le interesaba demasiado. Tiempo atrás comprendió a la mala que no debía dar explicaciones, tampoco intentar agradar o pertenecer. Su fuerza era suficiente y la aprovecharía el tiempo que fuerza necesario. No siempre tendría la fuerza y la juventud para arriesgarse.

¿Qué puede salir mal en medio de un evento deseado? Muchas cosas, para empezar, aunque se encontraba en una zona privada del bosque, seguía siendo el bosque y cualquier podía entrar, aunque eso le causara molestias. Hécate sabía ese pequeño detalle, pero lo intentó ignorar tomando en cuenta que el mal tiempo podía hacer que cualquier criatura prefiriera estar en casa, una taberna o un burdel, antes de encontrarse en la oscuridad con el riesgo de ser devorado.

Ladeó la boca con molestia. Ella era una mujer sin filtros y la mayor parte del tiempo sus emociones se reflejaban en sus expresiones faciales, aquella noche no sería la excepción. Suspiró profundamente intentando aclarar su tormenta de emociones; no valía la pena perder la cabeza por un intruso que podía irse en poco tiempo o ser parte de aquel mágico momento.

Al principio decidió que no tenía interés alguno en hablar, primero debía darle una inspección. La apariencia que tenía frente a ella era peculiar, imponente, y de alguna manera agresiva. Se notaba que la tinta en su cuerpo era símbolo de orgullo y grandes batallas dignas para contar; en ese momento no le interesaba conocerlas. Otra cosa que notó fue la gran estatura y el cuerpo bien definido, si no se equivocaba, probablemente estaba sentada frente a un hombre que dedicaba su vida a algo que tuviera que ver con destreza, combate y brutalidad. Conocía a muchos así, estaba aburrida de ellos. ¿Acaso ya nadie tenía bondad en su interior? Aunque parecía que ella no tenía algo bueno en su ser, escondía una parte dulce que nadie se atrevía a descubrir.

Creo no quedó claro que esta zona es privada, aunque le falte el cercano, pensé que las personas tenían un poco más de educación a la hora de cazar — Negó un par de veces. No lo regañaba, para nada, simplemente estaba haciendo una observación. — Soy un poco menos humana que tú. ¿Por qué estaría yo en peligro a diferencia de ti? — Sonrió con burla. No le gustaba que subestimaran su peligro sólo por ser mujer.


— Mi nombre es Hécate. No interrumpo tu cacería, tú interrumpes mi ritual y eso no es de buena educación. La luna que necesito sólo se presenta hoy, aunque el mal clima no permita ser vista — Se mordió el labio para ponerse de pie frente a él. Le acarició la cabeza, no de forma grosera, estaba dándole un gesto de aceptación — ¡Qué humano tan peculiar! — Articuló con mucho ánimo.


"Quien con monstruos lucha cuide de convertirse a su vez en monstruo.
Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti."
Quien no castiga el mal, ordena que se haga:
avatar
Hécate Kedward
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 17
Puntos : 15
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 30/05/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: On melancholy hill → Privado

Mensaje por Rajmund J. Sikorski el Sáb Jul 07, 2018 8:08 pm

¿Que era esa mirada tan directa al cazador? Ah, ya, quizás se esté dando una completa visión de él, pero ¿podrá realizarla con exactitud? ¡Imposible! Hasta lo podría considerar una ofensa, porque no creería lo que el exterior expresa, y bestia no es la palabra para alguien como él, es algo más agresivo, algo que ni ella ni nadie podría catalogar en este jodido mundo. Sin embargo, deja que se dé a la idea, solo para ver hasta qué punto sería considerado, pero no hubo una sorpresa, ¿qué sucedía con ella? No, ¡qué magnitud de expresión!, no hay otro como él, no, es único y si creía que era como los que suele involucrarse, estaría cayendo al error que la conduciría hasta su muerte. Por lo que ladeo su rostro, interactuando con sus palabras más estúpidas, pues ¿a quién se le educa cuando ni domar pueden? Negó como ella hizo, como si se reflejase el movimiento en un espejo, era más bien una sombra al cual temerá ver, sí, eso es lo más semejante, y lo encaró con la risa que respondía a la suya.

— Ten cuidado con lo que me dices, tú no eres la única que se considera indistinta, y a lo que se observa querida, parece que la bestia se cree humana, ¿qué irónico, no lo crees? pero dime, estas en una zona exclusiva para cazar, y no es la educación, es más bien que están rotos los que son más obedientes, quizás como tú, ya que parece que amas destruir, y yo amo que lo hagan pero no con fariseísmo…

Admitió y era claro que se lo encaró, alzándose al fin después de ser tocado por ella, queriéndose imponer como su dueña, así lo percibió y se ergio la cobra y la atrapó entre sus brazos, sin importar que fuese ensuciada. — No estamos protegidos. Lo sé, pero tú, eres como yo después de todo, de carne y hueso, respiras y necesitas cuidar mucho ese pútrido corazón. Porque tengo un excelente olfato y sé que tú aroma es maligna. Pero continúa, he conocido a brujos que podrían levantar a un demonio, charlar con él, y enviarlo de vuelta al infierno en el tiempo que te lleva a ti dibujar la mitad de una estrella de cinco puntas y atraer a la luna—; susurró, cerca de su oreja, observando la huella que dejó al morderse el labio, acercándose lentamente a su labio.

— No, cazador, y tú eres mi presa Hécate. Después de todo, estoy aquí y tú, entre mis brazos;— y estuvo a punto de pegar los labios en los suyos, fue escasos milímetros que el beso, fue dado en su frente al tomar su rostro entre sus manos. Era una señal de respeto que los demonios que podría ella invocar ejercen para con su invocante, sellando un pacto entre estos, el precio a pagar por su llamado. Así era él, porque era claro que él podría ser ese demonio quizás para sacrificar o bien para beneficiar. — Di mi nombre, y si lo dices puedo ser tuyo. — ¿A que estaba jugando? Realmente ese fue el principal objetivo, y sí que no le gustaba malgastar su tiempo, ya que así es como el cazador juega con sus víctimas.



T h e  h u n t e r  o f  t h e  w o r s t  b l o o d y  b e a s t
Gracz krwawych bestii:
Myśliwy:
gra śmierci:
PREMI:
avatar
Rajmund J. Sikorski
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 27
Puntos : 35
Reputación : 17
Fecha de inscripción : 05/12/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: On melancholy hill → Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.