Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




The Devil's Orchard | Privado

Ir abajo

The Devil's Orchard | Privado

Mensaje por Lasher el Lun Abr 09, 2018 6:56 pm

Había caminado el sendero innumerables veces, siendo acarreado como la hoja que lleva el viento de Otoño, a placer desaparecía y usaba sus dones para atormentar a los malditos que encontraba a su paso. Resultaba curioso ver como le agradaba ver sus expresiones de terror, como las facciones de un asesino se transformaban al verlo materializarse frente a sus ojos. Su pasado estaba plagado de muerte, de sangre y venganza, no obstante, había cerrado los ojos para dormir en un descanso eterno, perdido en ese lapso de tiempo, ahogado en el limbo que solo la muerte trae consigo aguardó por años a su renacimiento inminente. Fué entonces que la profecía escrita cobró forma y sus ojos cerúelos volvieron a devorar la luz del día una vez más, con una nueva encomienda. Hallar a su nuevo protegido, a quien estaba encargado de sembrar el mal en el mundo o erradicarlo de forma absoluta, así fué como el espectro de cabellos níveos se adentró en su búsqueda.

París era encantadora de día, una fantasía, pero a obscuras se antojaba irresistible, sin embargo cualquier placer que esta le pudiera ofrecer no terminaba por satisfacer ese vació que aún lo carcomía, él seguía siendo un extraño en un mundo de bellas doncellas y demonios, vagar constantemente se había convertido en un peregrinar. Así lentamente las horas empezaban a consumirse una tras otra, daba lo mismo, él era insensible al paso del tiempo así como al frío que helaba hasta los huesos de los insospechados amantes que se escondían en las sombras de los callejones, decidió penetrar en la obscuridad de esta zona, donde lo más pútrido o enigmático podía ocultarse, haciendo gala de sus dones, conservo el disfraz de invisibilidad para no alertar a los visitantes que se amaban en las penumbras, continuó su paso mezquino y observó a un par de gatos correr sobre la marquesina de un edificio, el silencio imperaba a esa hora, podría apaciguar a la bestia más visceral.

Se detuvo, recordó las pequeñas estancias en otros lugares, París le aguardaba algo aún, algo que no había podido encontrar en otro tiempo, su esencia continuaba atesorando ese anhelo de ser escuchado, el instrumento ahora sería una carga pues las notas seguían siendo grisáceas sin expresar el mínimo cambio. No, no iba a despertar un sonido como ese una vez más, la escena de por sí ya estaba muerta. Ahogado en sus pensamientos un sonido alertó sus sentidos, suavemente las botas oscuras tocaron el frío del asfalto que tapizaba el callejón, el aroma de la noche ocultaba perfectamente a cualquier monstruo que buscara refugio en los brazos de ese escondite, la realidad se colocaba un máscara para danzar con el primer incauto que osare retarla.

Silencio.

Conservó el disfraz y se mantuvo un poco alejado de esa sombra ajena, que parecía sostener un peso insoportable sobre sus hombros. Detrás del velo de una belleza exquisita, veía claramente el aura que le indicó la clase de persona con quien trataría de aquí en adelante, incluso aunque los astros hubísen conspirado en su contra, el demonio le había favorecido y fué de este modo que se atrevió a aproximarse, acortando cada vez más la distancia entre ambos ¿Quién era? ¿Que secretos ocultaba bajo esa fachada? Se limitó a dar un respiro sin omitir palabra alguna, una caprichosa ráfaga de viento se coló hasta ahí haciendo ondear los ropajes del extraño, se quedó inmóvil cortejando al enigma que se erguía frente a sus ojos y fué como un susurro en el viento que Lasher pronunció.

–¿Eres tú hija de Salem?–





You robbed of my youth:


Abandoned me on the tropic of solitude:
avatar
Lasher
Fantasma
Fantasma

Mensajes : 148
Puntos : 70
Reputación : 17
Fecha de inscripción : 06/12/2012
Edad : 29

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Devil's Orchard | Privado

Mensaje por Willow Osborne Ayer a las 9:26 pm

Daba la sensación de que no eran las luces las que se apagaban,
sino que era la oscuridad la que se encendía.
Neil Gaiman

La noche era su reino, sin importar que ahora se encontrará en París y no en el lugar que le había hecho amar a la oscuridad y odiar el mundo. Salem, el lugar en que nació, creció y sitio que más odiaba, pues era aquel lugar maldito por la sangre de las suyas donde conoció el rechazo, el dolor y el miedo. Era aquel lugar al otro lado del océano del que tanto se esforzaba en huir y el que sin importar que hiciera, estaba siguiéndole.

Aunque se encontraba pues en otro continente, Willow continuaba encontrándose con personas provenientes de su país natal; también, la hechicera se encontró con más de una alma maldita por sus predecesoras, almas que al verla la reconocían (porque la magia de las Osborne era toda igual de oscura) y trataban de vengarse de ella, como si hubiera sido la magia de ella la que termino haciendo que vagaran por la tierra o que reencarnaran y sufrieran terribles destinos una y otra vez. De todos aquellos encuentros inesperados, la mayoría desagradable, la bruja logro salir victoriosa pero eso no implicaba que no hubiera sido dañada.

La bruja había viajado a Francia escapando de su pasado, buscando alternativas a su miserable vida en Salem y aunque ahora consideraba a París su nuevo hogar, los constantes encuentros con personas que la reconocían como descendiente de un linaje maldito le alteraban y le dejaban más en claro que no importaba a donde es que escapara, no podía escapar nunca de su sangre, de sus poderes, de su historia. Así pues, en esa noche aparentemente calma, Willow deseo con todas sus fuerzas tener la fuerza suficiente para acabar con toda la podredumbre que le rodeaba y su deseo, aunque utópico, fue escuchado.

En el cementerio, lugar que por las noches se transformaba en su santuario, la Osborne encontró paz momentánea al lado de las almas a las que nada les debía, esas que se sentían reconfortadas por su presencia, porque si bien ella no era buena hablando de lo que le ocurría, si era buena para escuchar las trágicas historias de aquellos que no eran capaces de abandonar aquel mundo sin culminar con sus misiones. Más su paz momentánea se vio perturbada al llegar a un punto en el cementerio donde las almas que la acompañaban le abandonaron, dejándola a solas frente a un espectro de cabellos blanquecinos que poseía cierta magia Osborne rodeándole. Willow exhalo, y la pregunta del espectro la llevó a imaginarse lo peor.
Hija de Salem, sí, perteneciente al linaje Osborne, que es al parecer el que te mantiene aun atado a la tierra – se encogió de hombros – pero no puedo hacer nada para liberarte de tu prisión porque no he sido yo la que te maldijo – y entonces se dispuso a seguir su camino, a ignorar al espectro aquel, sin saber que desde ese momento no tendría que volver a caminar en soledad por la tierra.



Ansiaba a la vez morirse y vivir en París

The witch:

avatar
Willow Osborne
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 28
Puntos : 25
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 03/05/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.