Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Dust → libre

Ir abajo

Dust → libre

Mensaje por Caliban Ifans el Jue Abr 12, 2018 12:02 am


“As a breath on glass, -
As witch-fires that burn,
The gods and monsters pass,
Are dust, and return.”
—George Sterling, The Face of the Skies


Tras la muerte de Bredoteau a manos del inquisidor, Caliban se había dado unos días libres del taller. Nadie podía culparlo, desde luego. Aún así, necesitaba tener la mente ocupada, más que nunca, para no pensar en el hombre y su funesto descenlace. Porque si no, entonces las sombras comenzaban a apoderarse de todo en su interior, como si bajara la guardia de una lucha constante. Como si le inyectaran tinta que pronto se esparcía por todas sus venas y arterias. Y justo ahora su vida parecía ir bien en otro aspecto.

Tan pronto terminó la cena en la casa Pemberton, se disculpó y salió antes de que Solange lo interceptara. El detonante fue ver la interacción de Ambrose con Gemma, ¿pero qué esperaba? Ese era otro asunto que lo tenía inquieto (y contento, cabía aclarar), su naciente relación con la mujer, que no dejaba de ser esposa del señor de la casa. Con respecto a la hija de los Pemberton... no sabía qué pensar, todo indicaba que iba a casarse con ella, y si eso significaba poder estar cerca de Gemma, pues que así fuera; era su amiga además, pero sólo podía verla como eso. Caliban no se daba cuenta de lo terriblemente erróneo que todo era.

En un afán de tranquilizarse, se subió al tejado como era su costumbre. Le gustaba ver las estrellas, en ellas leía los augurios del mañana y en su aldea le habían enseñado a interpretarlas, a pesar de que no eran tan nítidas como en Gales, aún así se alcanzaban a ver lo suficiente como para dibujar líneas imaginarias y unirlas en constelaciones, y en ellas, después, presagiar el futuro o descubrir el pasado oculto. Se sentó largo rato ahí, contemplando el cielo nocturno con languidez. Sólo en momentos como aquel lograba serenarse. Cerró los ojos un instante, tan breve que dio exactamente igual. Un momento después los abrió de golpe al sentir una presencia. Se puso de pie en su lugar, con riesgo a caerse y echó un vistazo. La calle estaba desierta, excepto por una figura. Frunció el entrecejo y se apresuró a bajar, ayudado por la forja de las ventanas, aunque los últimos metros hasta el suelo los saltó. Era hábil para esas cosas, pues criado en las Tierras Altas de Escocia era inevitable no trepar a los árboles.

Hey, ¿te encuentras bien? —preguntó una vez en el suelo. No era normal que alguien deambulara solo, y aunque el barrio era bonito, de clase alta y supuestamente seguro, no dejaba de haber algo peligroso en la oscuridad de la hora nocturna. Él que conocía de demonios que benen sangre y soldados de Dios que matan sin tentarse el corazón, lo sabía bien.

Trató de sonreír, para mostrarse amigable, pero tenía demasiadas preocupaciones como para hacerlo de manera adecuada. Dio un nuevo paso al frente y buscó dilucidar la otra presencia entre la umbría de las sombras proyectadas por los edificios.


I have loved the stars too fondly to be fearful of the night.
The Prince That Was Promised:

avatar
Caliban Ifans
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 52
Puntos : 48
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 24/11/2015
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.