Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Y ffordd i'r nefoedd- privado

Ir abajo

Y ffordd i'r nefoedd- privado

Mensaje por Sashura el Lun Abr 16, 2018 11:02 am

6:2 Y miré, y he aquí un caballo blanco;y el que lo montaba tenía un arco; y le fue dada una corona, y salió venciendo, y para vencer. 







La niebla apenas dejaba ver los tejados de la ciudad parisina. Qué bello contraste, las luces de las farolas iluminaban lo preciso, otorgándole una hermosa imagen del lugar, recordándole a esos días nublados de su ciudad natal. En su niñez, disfrutaba de la estación del invierno como ninguna otra criatura, cabalgar sin rumbo contra la nieve, sentir la copiosa lluvia empaparla por completo, el frío bajo cero hacerle temblar. Como una de esas noches, disfrutaba de la fina capa de lluvia, las pequeñas gotas dibujaron sus largas y albinas pestañas, aceleró el trote hasta galopar a un ritmo desorbitado, perdiéndose entre la maleza...adentrándose en el bosque.

En la forma cambiante equino de un lipizzano, un ejemplar tan hermoso como la misma mujer albina. Atravesó un pequeño riachuelo, el agua comenzaba a congelarse, extraño cuando la primavera apenas había dado comienzo, uno de esos días locos dónde todo se encontraba del revés. Necesitaba perderse, encontrarse con su verdadera naturaleza y disfrutar del paseo, cada segundo, instante y reflexionar durante el viaje de libertad.

La sensación de libertad pronto tendría su fin, sus pasos se perdieron a un sendero más alejado y empinado, apenas había visibilidad. Oyó ruidos de fondo, alguien se acercaba, la soledad era su máxima aspiración esa noche, después de estos meses en busca y captura de ciertos personajes a los que aún no daba caza, la cambiante necesitaba descansar, olvidar y evadirse.

Cuán mala suerte, entre la maleza, una de esas trampas simples que utilizaban los cazadores para atrapar a sus presas, hiriéndoles alguna pata  y destrozar las garras, tenerlo más fácil para dar caza. Y en una de esas trampas, la pata trasera del equino quedó atrapada sin opción a ser liberada, la trampa se cerró de golpe impidiéndola avanzar y caer relinchando de dolor, no pudo guardar el silencio que pretendía y ser lo más sigilosa. Intentaba zafarse del agarre con una de sus patas pero le fue completamente imposible...

Atrapada por una estúpida trampa para perros, no podía dar crédito y ¿cómo iba a ser su fin? Un grito de dolor de su propia voz humana, el equino desapareció, devolviéndole a la albina, creyó si se convertía en humana...y ser más fina, podría liberarse pero error...necesitaría ayuda.




Victoria:


avatar
Sashura
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 13
Puntos : 14
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 12/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y ffordd i'r nefoedd- privado

Mensaje por Vanessa Eve Miracle el Lun Abr 16, 2018 2:06 pm

"El lobo empieza a girar alrededor del chico. Las zarpas: implacables como el acero. El pelo: negro como el azabache, los ojos ensangrentados. dos rubíes en la mismísima boca del infierno.
El gigantesco lobo, olfatea, saboreando el olor del inminente bocado. Sin embargo, no le sobrecoge el temor; simplemente es mas consciente de todo cuanto le rodea. El aire, frío en sus pulmones; los pinos, que mecidos por el viento se estrellan contra la apremiante noche...

Narración Película 300"
.

El Dios Zeus ha dejado descargar su gloria sobre la tierra, las gotas de agua van haciéndose cada vez más densas impidiendo la visión, dejando que el oído esté comprometido. Los golpeteos constantes en el suelo forman charcos y de éstos, pequeños caudales líquidos recorren todo el bosque llevando vida a quien lo necesita. Este frío es producto de la partida de Perséfone al Hades, como está escrito. La Diosa Démeter, en su tristeza por no tener a su hija al lado, olvida sus labores de creación y permite la muerte de lo que durante primavera y verano ha mantenido cuidado y protegido. Así, en otoño e invierno, los grandes animales del bosque hibernan al tiempo que pocos se atreven a asomar las cabezas en la escasez de alimento. Hombres, animales e insectos, evitan caminar por los bosques en estos temporales. No encontrarán sustento, por lo que es suicida permanecer fuera de sus refugios.

El aire inclemente es soplado por Eolo con violencia haciendo que la lluvia moje todo a su paso, los troncos de los árboles no son un refugio adecuado en el instante en que las propias ramas son un imán para los rayos del todopoderoso Zeus. Sólo hay una figura que se atreve a retar el temporal, que paso a paso va ensuciando sus botas con lodo y algunas hojas, avanzando sin temor a lo desconocido. No hay nada que pueda asombrarla en tantos años de vida. La capa carmesí es levantada con el viento juguetón que busca oscurecer su visión.

Nada que no pueda solucionarse. Ella baja una mano sobre su vientre para que la tela no pueda tener libertad y se mantenga sólo ondeando en sus caderas y piernas. Sus pasos la llevan a una bifurcación. Derecha o izquierda. Si es la primera, verá el río. Si es la segunda, la guiará a la ciudad de París donde tiene algunas actividades que necesitan atención. Elige la izquierda, sus pasos se tornan más lentos, el piso es resbaladizo. Planta con más fuerza el pie para quedar firme en cada paso que da, evitando una caída. Un rayo cae en la tierra, el trueno es estremecedor. Zeus se está divirtiendo en el Olimpo.

Una sonrisa vaga ilumina su rostro, la capucha echada sobre el rostro evita que las gotas le mojen los ojos. El agua es demasiado rastrera, humedece la tela y con ello, sus cabellos. Pronto estará empapada de pies a cabeza. No se inmuta por ello. Es natural que se moje si está bajo la lluvia. Da un par de saltos cual ninfa de no ser porque ellas vestirían mantos mucho más ligeros y menos oscuros. Un relincho se escucha por el lugar. Por un momento piensa que alguien ha dejado una ofrenda para Artemisa, un sacrificio de sangre. Si no fuera porque escucha a los perros cerca y a algunos hombres instándolos a avanzar, lo habría dejado a su suerte. Eso no es una ofrenda a Artemisa y si van a cazar a algún venado, lo evitaría de inmediato.

El siguiente sonido es dolorido, el corcel ha de estar herido. Sus pasos se aceleran hasta llegar a una parte muy tupida del bosque. En el suelo, un hermoso equino intenta zafarse de una de las trampas de los cazadores. La pata trasera está comprometida y era una lástima, porque habría que sacrificar al animal. Hasta que la yegua va transformándose en una joven albina. ¿Cambiante? Por un momento piensa que es una de las ninfas que acompañan a Artemisa en sus cacerías. Hace mucho que la mitología dejó de ser lo importante que era. Uno de los perros llega atraído por la sangre. Ladra informando a sus amos que ha encontrado a la presa.

Aglaia recarga el hombro contra el tronco más cercano observando la escena. Los hombres llegan montados en sus propios caballos, desmontan y se acercan para ver a la joven desnuda -por supuesto, no hay un cambiante que lleve ropa para sus paseos- y en lugar de ayudarla, las miradas lujuriosas pasan de uno a otro. Es un complot. Puede notarlo. Por instinto, toma el arco y un par de flechas tensando el arco. Hay diferencia entre que sea una cambiante y ellos sean cazadores de sobrenaturales y otra, que vean a la joven y piensen en fornicarla.

Ni siquiera los persas eran capaces de tal vileza.

Dos flechas recorren el aire, una revienta el ojo del primer cazador que extendía la mano al golpearle la parte posterior de la cabeza y salir por el rostro. La segunda, atraviesa hueso y músculo en la mano que se acercaba para tocarla. Los gritos de los humanos empiezan a molestarle, parte incitan a esconderse y la otra parte, a atacar. ¿A qué? Ni los perros son capaces de dar un paso al frente. Reconocen lo que ese olor en Aglaia significa y cuando ella sisea, corren lejos de ahí, sin control y desobedeciendo las órdenes de quienes los llaman.

Faltan tres cazadores más - Artemisa no estará complacida de ver este abominable acto en su bosque. ¿Acaso no saben que es la Diosa Virgen? - deja que su voz se oiga por encima de la lluvia en tanto va caminando hacia el lugar, guardando su arco y las flechas. En caso de ser necesario, utilizaría sus espadas.


avatar
Vanessa Eve Miracle
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 22
Puntos : 11
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 10/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y ffordd i'r nefoedd- privado

Mensaje por Sashura el Vie Abr 20, 2018 5:24 pm

-El que venciere obtendrá la vida eterna, no sufrirá la segunda muerte, heredará el reino celestial y gobernará muchas naciones. .-



El río carmesí navega por la cara interior de sus piernas desnudas, pierde mucha sangre e incluso se siente ligeramente liberada. La trampa debe tener alguna especie de veneno o paralizante, no puede moverse, sólo esperar. La espera es infinita, no pierde la fé y reza entre susurros y quejidos, esperando que la hora no llegue esa noche...aún queden muchas más que contemplar. Cierra los ojos, siente como si por cada una de sus venas, pequeñas agujas recorriesen un camino sin fin. Duele, duele tanto que es incapaz e incluso de respirar, debe admitir pero no en voz alta, jamás se sintió tan perdida como en ese instante.

Los dueños de dicha trampa se acercan con cautela, aún no es el fin ¿quién dijo miedo? Luchar, lucharía hasta el último segundo, en pie y nunca caído. Las pisadas le alertan de que se acercan, esconderse es en vano, totalmente expuesta, intenta tomar todo el aire que es capaz. Orgullosa, el jinete alza la barbilla, sin ocultarse, su piel nívea parece brillar entre la oscuridad, cabello de hebras doradas que destellan sin control, un ángel pudiese parecer, mirada del mismo demonio que juzga y castiga.

Los distintos olores inundan sus fosas nasales, canes, el sudor de los hombres tras una larga noche a esperas de una buena caza y entre esos olores nauseabundos, uno que distingue y le llama la atención ¿quién es? ¿por qué no es un olor corriente? Alma resplandeciente entre las sombras, logra distinguir entrecerrando los ojos la silueta fugaz de alguien que acababa de cruzar el bosque en un pestañeo, ¿Armagedon, Guerra o Deb? No, el olor que desprendía... no le era familiar. En cuanto los cazadores se percatan de que no están solos y que la presa se le escabulle de las manos, alguien parece más interesado en ésta.

Entre ellos sonríen, una arquera más, alguien que protege al bosque y sus  criaturas, no es la primera vez que se encuentran con alguien así. Ríen, Sashura no pierde la compostura, tampoco puede moverse mucho más que poder convertirse en equino, si lo hiciese, la herida rasgaría más su piel y el daño...sería irreparable. Las flechas silban en el viento, flechas devueltas alertando a la arquera dónde debe permanecer, aún quedan cazadores que no piensan rendirse. Si tanto interés tiene en la presa, mientras unos atacan con ballesta en mano, otro se acerca a la inmóvil cambiante, apuntándole con otra daga menor la cabeza, desafiante...la albina clava sus orbes en él, si pudiese moverse ya le habría partido en dos.

-Huid y no miréis atrás. El depredador no sois vosotros...el demonio se viste de cordero -sonríe con malicia, dispuesta a presenciar la matanza, su piel salpicada por la sangre ajena...¿qué mejor vestuario?



Victoria:


avatar
Sashura
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 13
Puntos : 14
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 12/11/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y ffordd i'r nefoedd- privado

Mensaje por Vanessa Eve Miracle el Sáb Abr 21, 2018 8:54 am

"Su pulso es firme, su forma física, perfecta.
Y así es como el niño, al que habían dado por muerto, regresa con su pueblo, a la sagrada Esparta."

Narración Película 300"
.

En lo profundo del mundo de los muertos, el enorme perro de los infiernos, el Cancerbero, avanza a pasos agigantados en una loca carrera contra el tiempo para cumplir el pacto forjado hace eones. Una de las cabezas gruñe, en tanto otra de éstas se deja acariciar por su jinete. Sus patas inquietas rascan el suelo en su avanzar dejando atrás fragmentos de tierra en polvo. Su llegada al Río Estigia obliga a varios de los recién muertos a agachar la cabeza o bien, intentar ocultarse en la barca de Caronte. Alcanzada la primera de las nueve orillas, la más alejada del mundo de los vivos, una de las cabezas emite un aullido de exasperación porque no quiere dejar escapar a la única que tiene pacto entre la tierra de los muertos y la de los vivos. Es el reflejo de lo que su amo y señor Hades, siente en estos instantes del fin del invierno. Como cada año, es el perro de tres cabezas quien llega por fin a las Puertas del Tártaro dejando que su jinete baje. Es Perséfone, quien vestida de negro y oro, posa un pie en el mundo atravesando el gran arco, dejando atrás la oscuridad para observar después de seis meses de encierro, el sol.

El Olimpo se llena de regocijo, Zeus lanza uno de sus rayos y tras él, Eolo baja enroscándose en el mismo para soplar con fuerza. Hermes, mensajero de los dioses, vuela con sus sandalias aladas para llevar hasta Ares un mensaje que le hará reír de placer e ignorar lo que los demás dioses están celebrando. "La única espartana en el mundo volverá a tomar las armas" es suficiente voz para que no sólo el Dios de la Guerra avance hasta la fuente donde, al pasar de una mano, se refleja la escena como si estuvieran ahí presentes. Phobos y Deimos, sus Dioses del terror y sufrimiento le acompañan. Se deleitan ante lo que se aproxima al tiempo que Aglaia guarda el arco y avanza. Su peso es considerablemente menor al de sus oponentes. Su capa la protege de la lluvia y le da un aire de provocación.

Como si de un lienzo rojo ante el toro se tratase, la incitación es tomada a pecho. Las flechas surcan la distancia. Un brillo las parte en dos en microsegundos. La velocidad de la espartana es mayor que la de estos humanos que no comprenden qué ha sucedido. La primera espada está en su diestra. La segunda es tomada por el mango por la siniestra haciendo un arco para desenvainarla. Los pies siguen avanzando, paso a paso, sin premura, con la convicción de una guerra ganada. Sólo está tomándose su tiempo para elegir a quién primero atacar. Las heridas que llegaren a provocarle serian nimias si no saben la verdadera procedencia de su bendición más apreciada. Sí, bendición. No hay un solo resquicio de horror ante lo que ahora es. No hay arrepentimientos, ni culpas echadas. Si Hades quiso que fuera un muerto en vida, por algo la tiene en la tierra y no la ha reclamado al Inframundo. Tiene trabajo por hacer.

El primer hombre toma la pistola para disparar contra la pierna de la que ya se acerca, el disparo es parecido al del trueno que resuena en todo el bosque haciendo a las bestias correr lejos. Atraviesa piel, tejido y músculo para salir rauda y triunfante por la parte trasera del muslo. Ha acertado, entonces ¿Por qué no deja de caminar como si la herida sólo fuera un rasguño? Las dos gemelas esperan, su labor es bendecida por Ares en el Olimpo. Phobos baja intangible tocando a los tres hombres para regalarles su "don". El miedo hace presa de sus corazones, el terror comienza cuando otro disparo recae contra el hombro de la fémina y ésta sigue avanzando. No se detiene. Los estómagos se vacían de golpe, los pies buscan la retirada.

Un salto con la potencia de la vitae es suficiente para girar en el aire y caer a sus espaldas, justo cuando el primero da la media vuelta, es recibido con el filo de la espada en el pecho que le atraviesa como si fuera su carne mantequilla. Se ha pasado días enteros puliendo y afilando esas hojas como para que fallen en su propósito. Deimos se deja caer en la tierra, el dios del Dolor, abraza al sujeto que observa con horror la hoja dentro de su cuerpo. Phobos danza alrededor de los demás entre risas sarcásticas y felices. Hacía mucho que no venían a la tierra personalmente, que los hermanos estaban en una jocosa reunión donde su poder se extendía sin consideraciones. Uno de los humanos es rozado por el Dios del Terror, su respuesta es natural: los pantalones se mojan ante la visión de la punta de la espada que derrama sangre. Se ha orinado de puro miedo.

Intentan escapar, Deimos sigue abrazando al primero hasta que enloquece con el dolor antes de que los pasos de las Keres, las señores de la muerte violenta, aparezcan cubiertas por largas túnicas blancas y cabellos trenzados en oro y plata. Una de ellas se abalanza contra el mortal, incorpórea, su mano se introduce en el cuerpo de éste arrancando con violencia inusitada el alma antes de hundirse en la tierra para llevarlo al Inframundo. Las otras, esperan impacientes, susurrando palabras de incitación a la mortal vestida de rojo para que siga su accionar.

No es mucho lo que aguardan. Las piernas de la fémina se potencian con la vitae para acelerar el paso y alcanzando al hombre que estaba más lejos, dar un golpe a mitad del cuerpo. El corte es perfecto, Phobos y Deimos se deleitan con él, descargando su poder para que el corazón lata a toda velocidad producto de la hemorragia y al mismo tiempo, de la insanidad del acto. La Kere a su vera, espera antes de llevarlo al Tártaro. Que sufra, que vea cómo sus vísceras emanan de su abdomen cortado y se mueven con espasmos aterradores. Un instante después, el aullido del Cancerbero es escuchado por los dioses, apremia a la presa que le están negando. La Diosa Kere introduce sus dedos en los ojos del moribundo y cual reflejo, el alma es separada del cuerpo para llevarlo a donde las mandíbulas del Cerbero lo recibirán.

Sólo queda uno. El que antes mojara los pantalones, es el receptáculo para los dioses de esta masacre. El propio Ares baja al tiempo que uno de los rayos de Zeus ilumina la tierra. Queda a espaldas de la espartana que sin verlo, puede sentir cómo le acaricia la columna. El primer golpe es un embate cuerpo a cuerpo, un encuentro de su hombro contra el pecho haciendo caer al hombre a sus pies - debieron escuchar a la Diosa exigir su retirada. Y sin embargo, mi señor Ares exige tu sangre. Que las Keres te lleven al Tártaro. Que el Cerbero sea tu verdugo y que Caronte te deje sumergido en el Estigia porque no tienes el óbolo para pagar tu pasaje a la otra orilla del Aqueronte, prometo que tu muerte será el pago por tus servicios a mi persona brindados - guarda la espada derecha en su funda. Se acerca hasta tomarle de las prendas alzándole y, entre la algarabía de los presentes intangibles, los colmillos perforan la piel del cuello justo sobre la yugular dejando emanar el líquido rojo que pagará lo consumido durante la batalla. El alarido es espectacular. Glorioso. Digno de los dioses presentes.


avatar
Vanessa Eve Miracle
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 22
Puntos : 11
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 10/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y ffordd i'r nefoedd- privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.