Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 07/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Entre dioses y heroes +18

Página 5 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ir abajo

Entre dioses y heroes +18

Mensaje por Ettore el Mar Abr 24, 2018 8:46 am

Recuerdo del primer mensaje :

Eterna condena, ese era el precio que pagué por la belleza de una mujer. Troya cayó ante mis ojos por culpa de la bella Helena y sus caprichos. Durante siglos Afrodita envió a sus lacayos a buscarla y custodiarla seguramente arrepentida de haber llevado a mi hermano París ante ella, pero ahora había escapado, el mundo tal y como lo conocía cambiaría, pues esa mujer era un demonio capaz de impartir odio y caos por donde pisaba.

Los rumores me llevaron a tierras norteñas, al parecer un conde llamado Höor Cannif daba cobijo a la sobrenatural, era experta en engatusar a los hombres así que no podía culpar a un mero mortal a caer ante sus influjos ¿acaso no lo hizo antes con los míos?
Esperaba que aquel hombre me escuchara y entrara en razón, pues no me iría sin Helena, ahora apodada Briseida para no llamar mi atención ni la de aquellos que como yo la buscaban.

La noche había caído cuando me presenté frente a los muros de Akershus, mi corcel negro llevaba anudados tras de si a dos hombres encapuchados y una doncella bocazas que me encontré por el camino. Intuía el conde no soltaría presa sin un reembolso sencillo.
Pronto los arqueros me apuntaron, grité el nombre de aquel que podía darme respuestas, exigí que le hicieran salir para habar de hombre a hombre, parlamentar, así se hacían las cosas en mis tierras, mas como respuesta me encontré los culos de muchos de esos bárbaros y alguna que otra verga.
Su desfachatez me llevo a gruñir, el honor no abundaba al otro lado de la frontera, pero bien sabía que el héroe, como lo apodaban acabaría saliendo de entre esos muros cuando entendiera que no había opción si quería que su amiga, como lela misma se había tildado, siguiera en pie.

El acero acarició el cuello de la dama y de un tirón saque el saco de su cabeza dejando ahora su angelical rostro al descubierto.
-Höor Cannif -rugí de nuevo esperando que ahora encontrara motivación para mi propuesta.
No tardó en demasía en espada bastarda a la espalda cruzar el portón que tras de él se cerro, los arqueros seguían apuntando mas su mano se alzó y estos se relajaron.
-¡Suéltala! -ordenó imperativo -querías verme, aquí estoy, ahora suéltala.

Empujé a la chiquilla que con lagrimas en los ojos corrió hasta los brazos de su amigo, este alzó su mentón para mirarla, preguntándole si estaba bien y ella solo asintió.
-!Ve dentro!  -ordenó devolviendome toda la atención -¿quien eres? -preguntó hundiendo sus pardos en los míos.
-Ettore -respondí con calma -pero eso no es importante, tras tus muros custodias a una mujer griega, devuélvemela y me iré sin mas, de no hacerlo esta ciudad caerá, removeré cada piedra hasta dar con ella. Su nombre es Helna, o Briseida como se hace llamar ahora, es una inmortal, dámela y me largaré.
-No hay ninguna Helena tras mis murallas -aseguró -vete por donde has venido y olvidaré esta afrenta.
Hizo ademan de ir a soltar a sus hombres, mas mi espada se interpuso en su camino.
-No te creo, esa mujer es experta en la mentira y en conseguir que los hombres pierdan por ella la cabeza.
-He dicho que no doy cobijo a esa mujer, de hacerlo, no mentiría, simplemente note  la entregaría. Aparta tu espada vampiro -rugió.


Última edición por Ettore el Lun Jun 11, 2018 12:20 pm, editado 1 vez


“Siempre me han enseñado una ley, una ley fundamental: Honra a los dioses, ama a tu mujer y quiere a tu patria.”
Ektor:
avatar
Ettore
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 30
Puntos : 26
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 17/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Entre dioses y heroes +18

Mensaje por Ares el Sáb Mayo 26, 2018 10:24 am

El norteño azuzó el caballo ladeando la sonrisa mientras yo ensanchaba la mía, de ser griego me rendiría culto cuanto menos.
-Cuidado conde, nunca se sabe donde te llevaran los designios de los dioses -dije de forma mordaz.
Freya se puso a mi altura, no parecía muy conforme con que tentara a su hombre, mas ¿acaso no era eso lo que hacíamos los dioses? Todos buscábamos los mejores guerreros para unir a nuestras filas y este era lo suficiente insensato como para ser el primero de la mía.
-¿que pasa Freya? ¿te has cansado de darle besos en el hocico a tu perro?

Freya se tomaba las cosas con pasotismo, pero yo no era en eso muy distinto, entre dos siempre estaba ese duelo de egos.
-Rubita, cando te canses de que ese peludo te lama el felpudo quizás podamos llegar a un acuerdo.
As seguimos descendiendo hasta llegar frente a las casas de piedra, era una aldea en las afueras, las costas del mar bañaban aquel lugar, el puerto tenia varios Drakkars anclados.
Enarqué una ceja mirando a la rubia.
Nuestros barcos son infinitamente mejores ¿estas segura de que con esto llegaremos a costa?
En conde parecía ser famoso en aquel lar, así que no tardaron en invitarnos a pasar.

Una vez entramos en la casa de piedra no pude evitar fijarme en el olor a carne torrada, que parecían cocinar sobre el fuego que había en una especie de chimenea de piedra, llena de leños, la casa tenía un agradable calor, y aquel olor había despertado mi hambre.
En la casa había un gran ventanal que dejaba entrar la luz, la dependencia se repartía toda en un gran comedor donde había varios sillones alrededor del fuego y una cocina también de piedra, muy acogedora. Una mesa de madera grande con sillas de madera frente a ella donde perecía ser el lugar donde comía la familia. Unas escaleras de madera parecían subir a un piso superior donde intuí estarían las habitaciones.
Después de dejar nuestros petates en una especie de armario donde amablemente una mujer nos indico, tomamos asiento alrededor de aquel cuadrado de piedra, esta metía la carne que estaba cocinando en pan y la repartía entre todos nosotros.






Spoiler:
avatar
Ares
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 22
Puntos : 18
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 29/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre dioses y heroes +18

Mensaje por Afrodita el Miér Mayo 30, 2018 4:42 am

Partieron al día siguiente e iniciaron un viaje de varias jornadas. Con el permiso de Zeus mantuvieron el cielo nublado durante varias horas cuando debía reinar el sol para que Ettore pudiera cabalgar con ellos. El troyano no estaba de acuerdo en emprender aquella misión pero el norteño le explicó los motivos de por qué era tan importante que todos participaran en la aventura. El cainita podía estar ansiando una venganza, pero a pesar de los milenios no había terminado a perder su humanidad. Era un buen hombre y no condenaría a la humanidad por adelantar el final de Helena que, tarde o temprano, acabaría por llegar.

–Cuando esto termine, la völva nos indicará dónde encontrarla. A ambos nos sobra tiempo y si de verdad es tan importante dar con esa espada, creo que deberíamos ayudar.–

Afrodita era una diosa bondadosa, aunque el inmortal no se lo creyera, lo suyo eran el amor, la fertilidad y la familia. Claro que para el griego ella representaba lo opuesto, ya que esas fueron las cosas que sus actos le arrebataron, aunque fuera sin pretenderlo. El troyano gruñó antes de espolear a su caballo y dejarla atrás, seguramente por no abalanzarse sobre ella e intentar matarla, aunque fuera imposible.

Llegaron al poblado y allí fueron atendidos por gentes que reconocieron a Freya y con los brazos abiertos les recibieron. Les llevaron a una gran casa y les sirvieron comida caliente e hidromiel para reponer sus fuerzas. De nuevo nadie pensaba en el cainita que necesitaba sangre, pero se negaba a pedirla. Orgulloso como él solo, al final sucumbiría a la sed y las consecuencias las pagarían todos los mortales presentes. La diosa aguardó pacientemente, no le presionaría de nuevo, pero esperaba que supiera que su oferta seguía en pie.


avatar
Afrodita
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 23
Puntos : 20
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre dioses y heroes +18

Mensaje por Heith el Miér Mayo 30, 2018 5:20 am

La hechicera les había dicho que al día siguiente buscaría más información sobre la espada. Necesitaba un mapa para poder situar la cordillera que había vislumbrado en su contacto con el alma a punto de perecer del semidiós y no conocía mejor sitio que aquel del que le había hablado su padre durante mucho tiempo. Así que se dirigieron hacia el pueblo que se encontraba a varios días de viaje a caballo. Ella no tenía corcel, así que viajó montada en Fenrir tras la diosa de la guerra. Era el animal más resistente y, por tanto, el que menos se cansaría de llevar a dos mujeres en su lomo durante varias jornadas.

Una vez allí ya todos alrededor del fuego, mientras comían, ella estudio las escrituras, los mapas dibujados por los viajeros nómadas que una fueron los que ahora conformaban aquel poblado. No resultaría fácil localizarlo porque necesitaba una coincidencia parcial de la silueta que recordaba. Cuando terminó con lo que tenía en el plato, hizo una pausa, agobiada de tanta línea casi sin sentido para su cabeza. Resopló, apartando el tomo que tenía en aquellos instantes en el regazo. -Anoche tuve una visión. Son tres las espadas, eso lo sabemos, pero son necesarias unas llaves para su uso y para ello, necesitamos dividirnos y que alguien vaya a buscarlas mientras nosotros damos con el arma o sino perderemos demasiado tiempo.- Había que poner todas las cartas sobre la mesa y tomar decisiones inteligentes.

Freya dijo que no haría falta dividirse, que lo que les aguardaría cuando dieran con la espada sería más peligroso que cualquier cosa que pudiera ocurrirle a quien buscara aquellas supuestas llaves. Sacó un cuerno de su zurrón y lo hizo sonar, llamando con éste a una de sus valquirias.



Mage's pride:

The journey's starting:

Magic awaits:





Your wish shall be granted:


Uhm...:
avatar
Heith
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 20
Puntos : 17
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 28/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre dioses y heroes +18

Mensaje por Hlokk el Miér Mayo 30, 2018 5:57 am

Al escuchar la llamada de su reina, ensilló a su lobo y se dirigió a encontrarse con Heimdal para que éste le permitiera cruzar por el Bifröst hasta Midgard. Llegó a las afueras del poblado y a paso calmo con su montura, se acercó a la casa cuya chimenea no dejaba de humear. Los aldeanos la miraban sorprendidos, aunque su huargo no era ni la mitad de grande que Fenrir, y eso que el suyo ya era adulto, mientras que el de Freya era un cachorro de sólo unos cientos de años. Bajó de un salto y entró en el edificio, aproximándose al gran salón donde todos estaban reunidos. -Mi reina.- Saludó de manera reverencial a ésta, ignorando la presencia del resto. La diosa de la guerra se alzó y le ofreció algo de comida, aunque sabía que Hlökk no estaría hambrienta recién llegada de Vingólf, pero era mera cortesía para con una de las suyas. La valquiria tomó el plato, lo olió y aguardó a que su reina le dijera por qué la había llamado.

Freya le contó que debía emprender un viaje y localizar tres llaves. Según les había indicado la völva, dos de ellas se encontraban prácticamente juntas, así que iría primero a por éstas, porque la hechicera era incapaz de predecir cuál de las tres sería la que se necesitaría para empuñar la espada del caos que el grupo andaba buscando. -¿Y a dónde debo dirigirme, mi señora?.- Preguntó la morena de cabellos cortos, bajo la atenta mirada de los dioses griegos, el norteño, el vampiro y la elfa. Al parecer todos tenían tareas e incluso ésta última, venida de Alfheim, sería la encargada de ir a localizar a un demonio que moraba la Tierra. Las llaves debían ser abiertas por seres que las representaran: Caos, luz y equilibrio, por lo que Alea sería la que se encargaría de la segunda, el demonio de la primera y un mortal sería el que sostuviera la del equilibrio.

La indicaron que debía dirigirse a la isla de Creta y para que localizara los objetos que andaba buscando, le entregaron una extraña moneda de acero valyrio. Se enfundó esta en el bolsillo y tras reverenciar nuevamente a su reina, se comió lo que había en el cuenco y regresó por donde había venido hasta montar en su huargo y cabalgar con éste hacia el horizonte.


Última edición por Hlokk el Vie Jun 01, 2018 3:32 am, editado 1 vez


avatar
Hlokk
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 6
Puntos : 3
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 02/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre dioses y heroes +18

Mensaje por Ettore el Miér Mayo 30, 2018 7:52 am

Frente a la lumbre todos comían, bebían y reían. Ares bromeaba con Höor porque aseguraba que en combate singular el héroe mordería el polvo ante un dios y este muerto de la risa seguramente animado por el alcohol ponía en forma de L el indice y pulgar para mostrarle como tenia uno y otro la verga.
Esos dos habían hecho buenas migas, seguramente porque el conde no comprendía que los dioses solo eran entes caprichosos a los que la vida humana les importaba bien poco.
Höor era un juguete en manos del destino y pronto los dioses se encargarían de romperlo y abandonarlo como hicieron conmigo.

Dejé escapar el aire, nada había en esa mesa para mi y ni siquiera la lumbre me era necesaria para calentar un cuerpo ya carente de vida.
Ayudaría en el tema de la espada, no porque Afrodita me lo pidiera o porque esperara que la Völva cumpliera su palabra, si no porque le mundo estaba en juego y al único que parecía importarle eso era al humano.

Freya hizo llamar a una valquiria, desde fuera se escuchaba el jolgorio de los presentes, las estupideces de Ares diciéndole a Freya que si la había hecho irse tan pronto porque tenia miedo de que se lo montara con ella.
Freya arrogante como al parecer todos los demás dioses pasó de Ares despertando la risa de los dos hombres que siguieron con sus barbaras estupideces.

En otros tiempos, cuando la guerra no era lo que marcaba mi sino me llamaban domador de caballos, sobre ellos montaba por el bosque, era un gran jinete, la vida me sonreía, mujer, un hijo..
No se a que dios ofendí, pero no me quedaba nada.
A mi espalda escuché acercarse a Afrodita, giré sobre mis talones encarandola.
-Me quedaré, no habrá mundo que salvar si tu y los tuyos volvéis a ponlo en jaque con uno de vuestros juegos de azar.




“Siempre me han enseñado una ley, una ley fundamental: Honra a los dioses, ama a tu mujer y quiere a tu patria.”
Ektor:
avatar
Ettore
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 30
Puntos : 26
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 17/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre dioses y heroes +18

Mensaje por Höor Cannif el Miér Mayo 30, 2018 9:10 am

Al día siguiente, con las primeras luces del alba nos pusimos en marcha, agradecimos a los aldeanos que nos dieran cobijo, siempre era de agradece que la gente fuera hospitalaria con nosotros y eso que no sabían el asunto que nos traíamos entre manos.
En el puerto acordamos un precio sensato, un pequeño navío apostado en el puerto se encargaría de llevarnos a la isla de Eolo, se dice que un lugar mítico, donde se apostan seres oscuros, si la espada esta en algún sitio debe ser ese, pocos son los marineros que se atreven a tal viaje, dicen que los que van no vuelven, que el viento los acorrala y hunde todo navío que se precie.
Acordamos que nos acercaran al máximo y después con varias balsas nos acercaremos a la costa, no hay otra opción, la retirada nunca trajo la victoria.

Ares parece disfrutar, asegura que Poseidon no anda de buen humor y que el viento no soplará a nuestro favor, Afrodita frunce el ceño seguramente porque piensa que no le falta razón mientras yo me limito a ladear la sonrisa.
-Si fuera fácil no llevaría tanto tiempo oculta la espada ¿no?

Ares me pasa el brazo por los hombros con una divertida sonrisa empujándome hacia la embarcación mirando a Freya de reojo, supongo que soy un motivo mas para su duelo de gallos, mas ciertamente me importa un carajo, mi misión es detener a Hela, evitar que Midgar sea su casa de putas particular y si hemos de perecer en le intento lo haremos.
-Mas vale que Thor ande de nuestro lado hoy -dije mirando al cielo al ver como se acercaba la tempestad. Nubes negras que venían empujadas por el frio viento del norte, desde luego que el viaje no sería clamo.
Todos subieron de un salto, extendí la mano para ayudar a la völva que elevó la mirada chocando con mis pardos.
-¿te encuentras bien? Parecía cansada, supongo que la magia pasaba factura y ella estaba haciendo grandes esfuerzos.


Levántate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en lobos.
Höor:
guerreras:
La pirata:
Valeria:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 802
Puntos : 860
Reputación : 120
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre dioses y heroes +18

Mensaje por Ares el Miér Mayo 30, 2018 10:50 am

Una vez todos en aquel barco que no se caracterizaba por aparentar muy resistente a los desastres que de normal acompañaban al grupo, nos pusimos en marcha.
Freya acariciaba a su chucho calmándolo, empezaba a plantearme que se la montaba con el animal a cuatro patas, eso o que era una autentica frígida porque ¿que mujer podría resistirse a mis encantos?

El tiempo no acompañaba la travesía, el mar estaba picado, sorteábamos las olas esquivando todos los arrecifes que nos encontrábamos pues fácilmente la marea y las corrientes podían estamparnos contra los salientes.
Höor parecía absorto sujeto a una de las maromas mirando el horizonte, me acerqué al chaval con una ladeada sonrisa.
-¿Buscando sirenas? -pregunte divertido
-Pensaba en alguien -atajó con sinceridad -¿y tu ares? Deberías cambiar el cebo a ver si hay mas suerte.
El norteño tenía cojones, nos echábamos unas buenas risas mientras el estreñido del vampiro se mantenía alejado de todos seguramente porque andaba famélico.

Fue entonces cuando el mar se elevó, una bestia de dimensiones épicas salió frente al navío.
-¡Leviatan! -rugió el capitán del navío tratando de virar para no estamparnos de frente con el titan.
Observé al monstruo, según la leyenda esta animal pertenece a la mitología cristiana. El Leviatán y su pareja, ya que esta es la reencarnación de la serpiente de Adán y Eva, fueron creados por Dios. Este creó un Leviatán macho y una hembra, entonces mató a la hembra y la dio de comer para los honestos, ya que si los leviatanes llegaran a procrear, entonces el mundo no podría interponérseles.

Los héroes desenvainaron las espadas mientras yo de un salto me sentaba sobre uno de los barriles ladeando la sonrisa. El barco era un hervidero de hombres corriendo para preparar los arcos pues la barcaza no portaba cañones.








Spoiler:
avatar
Ares
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 22
Puntos : 18
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 29/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre dioses y heroes +18

Mensaje por Afrodita el Vie Jun 01, 2018 4:27 am

En cuanto amaneció, Alea emprendió camino, pues alguien debía ir a buscar al demonio mismo y traerlo, convencerle de que nos ayudara en una gesta que, a él, poco le importaba. Según la völva, Belcebú, que así se llamaba, se sentía atraído por las almas puras y nada había más inocente y claro en Midgard que una elfa de luz. Así pues, separaron sus caminos y con la ayuda de Hermes, al que llamó Afrodita, trasladaron a la rubia de orejas puntiagudas a París, donde, por su cuenta, debería localizar al diablo y traerlo luego de regreso, eso ya sin que los dioses pudieran meter mano de nuevo.

El resto del grupo se encaminó al puerto con un cargamento de víveres para los mortales que tripularan el barco y para el conde, también Fenrir. Pero de nuevo quedaba el cainita sin satisfacer, sin nada que llevarse a la boca y que alimentara su sed. En alta mar no habría mucha elección, así que terminaría por ceder ante el ofrecimiento de la diosa del amor, estaba convencida, mas no le insistiría, esperaría a que su orgullo mermara por la necesidad de sangre antes de volver a mostrarle la vena pulsante de su cuello.

Estaba sumida en sus propios pensamientos y recordando una conversación mantenida hacía meses con Hefesto, cuando de pronto el navío se agitó bajo una fuerte y repentina ola. Afrodita se levantó del barril en el que estaba sentada, aproximándose al borde de la cubierta cuando, de repente, apareció una extraña y horrenda serpiente marina de tamaño descomunal. Reculó de inmediato, buscando la mirada a los tripulantes, al conde, a Ares, pero con especial preocupación al troyano, que aunque fuera inmortal, los ácidos del estómago de aquel bicho lo eliminarían en un abrir y cerrar de ojos.

–¡Cuidado!–

Gritó al ver que el leviatán giraba en el aire para dejarse caer sobre la barcaza, aunque el mismo oleaje que éste provocaba, hizo que el navío se desviara de su trayectoria y, por los pelos, evitara ser aplastado por el gigantesco cuerpo del monstruo. Ella se aferró a uno de los mástiles para no caer si la barca volcaba.


avatar
Afrodita
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 23
Puntos : 20
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre dioses y heroes +18

Mensaje por Valfreyja el Vie Jun 01, 2018 5:37 am

Hlökk se encargaría de dar con las llaves, confiaba en todas sus valquirias, pero había algunas que sobresalían por encima del resto, ese era el caso de la morena y de alguna otra. Eran buenas manos en las que dejar algo tan importante y unos hombros fuertes sobre los que recaer tanta responsabilidad como lo era el salvar Midgard.

El viaje se haría por mar de la manera mortal, en barco, así que fueron directos al puerto para encontrar una tripulación lo bastante suicida como para emprender aquel camino con ellos. Obviamente no les darían detalles, nadie necesitaba que supieran demasiado porque podrían poner en riesgo la misión si, de pronto, les entraba el pánico. Mas no fue el saber mucho lo que acobardó a la mayoría o hizo que se escondieran en la bodega de carga, sino la aparición de una leyenda, del mítico leviatán. Según las propias palabras de la völva, debían localizar la espada sin intervención divina. Éstos podían luchar, mas no usar su poder para despejar el camino. Así que Freya se apartó primero observando la escena. Estudio al monstruo, su rapidez, el movimiento en espiral de su cuerpo, calculó su peso y fuerza por el efecto que causaba en el mar. Llevó la diestra a la empuñadura, rodeó ésta con los dedos y se mantuvo a la espera. Dejaría que lo intentaran los mortales primero, porque en cierto modo deseaba ver de lo que eran capaces los llamados guerreros. Uno de ellos iba a portar el caos mismo y necesitaba asegurarse de que soportaría la carga que eso suponía.


avatar
Valfreyja
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 21
Puntos : 18
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre dioses y heroes +18

Mensaje por Heith el Vie Jun 01, 2018 6:35 am

Sus visiones y palabras sonaban a sentencias, nadie las cuestionaba, se repartían las tareas y obedecían a ciegas. Jamás había sentido un poder igual y eso que ella era una gran hechicera. Siendo la única conexión útil entre los dioses y sus destinos, la buscaban desde su nacimiento para utilizarla a su antojo, mas su padre la protegió con su vida hasta que Heith, cansada de usar a la poca familia que le quedaba como escudo, escapó dejando lo conocido atrás en busca de un lugar propio al que pudiera llamar escondrijo, porque jamás volvería a tener un hogar. Sin embargo, aquel poder que ostentaba entonces no le gustaba, que tantas vidas dependieran de ella era demasiado para alguien que llevaba toda la vida huyendo.

Ya en el barco, mientras la völva descansaba en la bodega cubierta con pieles, una sacudida agitó el navío. Se despertó de golpe, levantándose de un salto en el que se vio empujada contra una de las paredes del casco. Se apoyó con una mano para salir a pesar del bamboleo y subió los peldaños hasta la cubierta. Pronto descubrió el motivo por el que las aguas agitaban el transporte, una enorme serpiente o tal vez fuera una mezcla entre pez y dragón, pero fuera lo que fuera, era horrendo y tenía toda la intención de comerse hasta al último tripulante de la barcaza. Sus visiones no eran lo que ella quisiera, no podía prever todo aquello que necesitaba, no elegía ella lo que invadía su mente, sino que eran esos destellos de recuerdos o de futuros los que la escogían a ella a no ser que supiera qué era lo que buscaba y como con la localización del semidiós, preparara un ritual para algo concreto.

Pudo ver al conde y al troyano, al igual que a un par de tripulantes más empuñando sus aceros. Corrió, sin intentar patinar por la empapada cubierta y se situó entre los hombres. Enfocó su mirada en el monstruo, juntando las yemas de ambas manos entre ellas, índice con índice, pulgar con pulgar y así consecutivamente. Chispas comenzaron a saltar y entre ambas palmas se formó una pequeña esfera de luz que titilaba y oscilaba sobre sí misma. Echó el brazo hacia atrás, apuntó y lanzó la energía en una parábola para impactar en un lateral del engendro, a un par de metros de su cabeza. Todo el ser se iluminó como si fuera una anguila. -¡Atacad ahora!- Con eso no podría debilitar al leviatán, pero lo paralizaría durante unos segundos y se notó cuando éste dejó de enroscarse para caer aplomo.



Mage's pride:

The journey's starting:

Magic awaits:





Your wish shall be granted:


Uhm...:
avatar
Heith
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 20
Puntos : 17
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 28/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre dioses y heroes +18

Mensaje por Ettore el Vie Jun 01, 2018 9:25 am

¿Que broma es esta? -rugí al ver como la enorme sierpe dividía en dos las aguas picadas del mar dispuesta a no dejarnos pasar -¡por Poseidon! -gruñí mirando a Ares que divertido se limitaba a encogerse de hombros sabiendo bien que ese dios tendría mucho que ver con la desdicha que parecía acompañarnos.

El conde y yo desenvainamos al unisono los aceros dispuestos como muchos otros a complicarle al bicho hundirnos y devorarnos.
Los arqueros tomaron la primera linea de batalla esperando que con la lluvia de saetas bastara para contener a la bestia, mas bien sabíamos nosotros, mucho mas experimentados, que eso no pasaría.
La völva se acercó a ambos y colocándose entre ambos clavó sus ojos en el animal acuático.
Sus manos adquirieron un tono azulado, suficiente para dirigirlas hacia el imponente colosal y paralizarlo.
¡Atacad! -gritó la joven bruja.

Höor que había estado mirando hacia arriba clavó sus ojos en un arpón que se usaba para la caza de ballenas.
-Ettoré, con la espada no, con eso, yo lo distraigo.
Ya empezaba el conde con ese ansia de protagonismo que lo caracterizaba.
-Norteño tus ansias de ir al Valhalla no conocen lógica humana.
-Eso griego, es porque no eres norteño rugió afianzándose al palo mayor y escalando a toda velocidad se enganchó a una de las maromas y la cortó saliendo disparado en mano hacia el titan.

Corrí hacia el arpón aprovechando que el diablo marino controlado por la bruja estaba inmóvil pero luchaba por dejar de estarlo y no parecía que esta aguantaría mucho mas sus acometidas.


“Siempre me han enseñado una ley, una ley fundamental: Honra a los dioses, ama a tu mujer y quiere a tu patria.”
Ektor:
avatar
Ettore
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 30
Puntos : 26
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 17/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre dioses y heroes +18

Mensaje por Höor Cannif el Vie Jun 01, 2018 12:52 pm

El capitán afianzaba el timón con valor, el cascaron daba tumbos entre las aguas tempestuosas esta violenta salpicaba nuestros cuerpos.
Ares con esa sonrisa ladeada daba palmas sobre el barril excitado por la sed de caos, de gesta y de sangre. De nuevo su moneda voló hacia Freya que acariciaba su perro.
-Apuesto que el norteño sale de esta.
Enganchado a la maroma le guiñe un ojo antes de volar por aire haciendo girar la espada entre mis dedos.

El primer tajo lo dí en su lateral, la bestia aulló enrabietada, mostrándome sus puntiagudas fauces que bien podían partir el barco por la mitad y a mi engullirme como si fuera un pez diminuto. Por suerte, aun contenida por la magia, fue incapaz de devolverme replica. Sobrevolando por su lateral para captar su atención, hundí mi acero en su cuello mientras Ettore con suma pericia enterraba el arpón en su cuerpo que se sacudió violento fruto del dolor ocasionada por aquel arma de grandes dimensiones.

La cuerda con el efecto péndulo me devolvía hacia el barco de nuevo.
-Aguanta Ettore, no lo sueltes -rugí viendo como el inmortal batallaba con su fuerza contra la de la bestia para que no escapara.
-Aceite, tirar aceite por la borda -ordené a los marineros que empezaban a percatarse que sus arcos y ballestas solo lograban cabrearlo.

No sabía mucho de barcos, peor supongo que tener una “relación” con una pirata te dotaba de cierto ingenio para estas cosas.
Descendí del palo mayor dejándome caer por este mientras los grumetes azuzados por el capitán subían de las bodegas los barriles.
-Höor, rugió Ettore apretando los dientes.
La bestia ya no era presa de la völva y ahora solo Ettore le echa un pulso al titan que se acercaba y alejaba peligrosamente dando violentos tirones de la cuerda que pendía del arpón y que al otro lado sujetaba el vampiro.

Quemaríamos a ese hijo puta y lo devolveriamos a Hel o a donde quisiera que hubiera salido, el aceite flotaba por encima del agua mientras los marineros se esforzaban en vaciar los barriles con audacia, mas cuando todo estaba casi dispuesto, un tirón de coloso rompió el cascaron y con el engranaje que sujetaba el arpón llevándose a Ettore directo a las profundidades.
-¡No! -rugí, no hagáis fuego! -ordené corriendo hacia la baranda.
-Tranquila Afodita, Ettore no necesita respirar -dijo Ares a nis espaldas con su peculiar sentido del humor negro como el tizón.







Levántate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en lobos.
Höor:
guerreras:
La pirata:
Valeria:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 802
Puntos : 860
Reputación : 120
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre dioses y heroes +18

Mensaje por Ares el Vie Jun 01, 2018 3:02 pm

-¿También es ignífugo? -preguntó Freya con una media sonrisa.
El conde subió los pies a la baranda dispuesto a saltar para ayudar al vampiro que no falto de coraje combatía con el monstruo a corta distancia. Sangraban en abundancia, mas no sabia bien de donde provenía tal mancha roja sobre el agua.
Fuere como fuere, solo no podría con aquel coloso, eso era algo que sabíamos todos los del barco, incluida la enamorada Afrodita que a nada estaba de lanzarse a por su pequeña cuenta pendiente.

Como no, el norteño se adelantó, ese chico parecía decidido a convertirse en constelación, aunque claro para eso antes tenía que perder la vida, algo a lo que lo veía muy dispuesto.
Iba a saltar cuando posé una mano sobre su hombro deteniéndolo, tenía que reconocer, aunque nunca lo haría que me caía bien ese norteño y ver a Ettore muerto era una cosa, a fin de cuentas era un muermo y otra bien distinta a mi compañero de borracheras..
-¿Donde vas héroe? -le pregunté enarcando una ceja.
-Ha hacer algo, deberías probarlo -me respondió con su peculiar ironía.

Ladeé la sonrisa, si no hacía algo Höor saltaría o algo peor, la madre de mis hijos lo haría y no quería se manchara su precioso vestido.
Si algo sabía es que para ella Ettore seria eso, un efímero capricho, si que porque no dejar que lo disfrutara..conmigo tenia una eternidad, con ese mequetrefe solo una deuda que saldar.

Tiré del hombro del norteo bajándolo de la baranda, golpeé sendas manos sacando de las palmas una enorme espada de fuego, mis ojos se tornaron abismo y hacía el animal salí disparado surcando el cielo.
Apenas una estela quedó tras mis rápidos movimientos, lo que desde el barco pudieron ver es como me estampaba allá donde el titan tenia el pecho y como salía por la espalda de este con la misma virulencia con la que te parte un rayo.

Ladeé la sonrisa lleno de sangre, tripas y cartilagos mientras el monstruo marino quedaba dividido en dos partes y se sumergía inerte en las aguas de donde jamas debió haber salido.
-Una lastima -apunté sacudiendo las manos llenas de sangre -me he manchado.






Spoiler:
avatar
Ares
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 22
Puntos : 18
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 29/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre dioses y heroes +18

Mensaje por Afrodita el Lun Jun 04, 2018 11:48 am

Afrodita observaba la escena atónita, con el temor hormigueando en su cabeza, no por ella, pues matar a un dios era prácticamente imposible y aunque lo lograra, después de una eternidad, incluso a veces se antojaba apetecible un final que permitiera olvidarlo todo. Temía por los humanos que allí se jugaban la vida intentando acabar con el leviatán y, obviamente, por el troyano, que testarudo como una mula se aferraba al otro extremo de el cabo que sujetaba el arpón. Dio varios pasos hacia él, deseando intervenir, pero sabiendo que no debía y que, por encima de todas las cosas, Ettore no se lo permitiría, no por protegerla, sino por orgullo. Se mordió el labio, quedando entonces quieta y desvió la mirada, incapaz de seguir viendo aquello que, seguro, terminaría en tragedia.
 
Suspiró, justo cuando Ares, de repente interesado en hacer algo por los demás, aparentemente, porque la diosa del amor le conocía demasiado bien y sabía que si movía un dedo, era por interés propio y no por altruismo. Era la deidad de la guerra, lo suyo era pelear y mandar a los héroes a conocer a Aqueronte y posteriormente a su tío Hades, no salvar a nadie. Se lo hubiese echado en cara, tildándolo de oportunista y vanidoso, pero había salvado al griego y por eso se mordió la lengua sin decir nada.
 
El monstruo cayó partido por la mitad, siendo engullido por las turbias y embravecidas aguas. Afrodita tomó unas pieles y se las acercó al troyano. Podía ser inmortal, un vampiro, pero seguro que agradecía poder secarse. –Has peleado bien.– Comentó, queriendo halagar su heroísmo. Él no tenía motivos para estar allí, su venganza nada tenía que ver con la lucha de los vikingos y aunque terminara toda vida en la Tierra, él tampoco perdería ya nada pues nada tenía. Lo había hecho por el bien de otros y eso le honraba.


avatar
Afrodita
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 23
Puntos : 20
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre dioses y heroes +18

Mensaje por Valfreyja el Lun Jun 04, 2018 12:28 pm

Fenrir se pasó todo el tiempo abajo en la bodega, no le gustaba nada el agua y el vaivén del barco le mareaba. Era un perro gigantesco, pero algo sensible aunque nadie lo creyera. Así pues, las fauces del lobo estuvieron fuera de combate en toda la pelea, aunque pronto se dio cuenta Freya que tampoco hubieran sido necesarias. El dios griego de la guerra, decidió que era el momento de brillar, metafórica y literalmente, y así lo hizo, sin vacilar, directo a atravesar el cuerpo del animal desee el vientre, ascendiendo hasta el final de la cabeza. Por dentro le había rajado las tripas y reventado sus órganos, quedó un gran agujero en el centro y, de pronto, como un plátano recién pelado, se abrió por la parte superior y se partió en dos hasta la mitad de su longitud, antes de desaparecer tragado por el oscuro mar.
 
Cuando Ares apareció cubierto de sangre y vísceras, sacudiendo las manos como si le diera asco, la rubia sonrió ladina, aflojando los dedos de la empuñadura de su espada que aún sujetaba hasta aquel instante.
 
–Los griegos sois demasiado refinados.–
 
Comentó con sorna, lanzándole un trozo de capa para que se limpiara un poco. Se aproximó a él, girando a su alrededor como un depredador que analiza a su presa. Iba ladeando la cabeza a cada paso que daba, observando al contrario de arriba a abajo. Él la mirada de vuelta, seguramente porque intentaba averiguar lo que la nórdica tramaba.
 
Se detuvo, de repente, en seco y le dio una sonora palmada al dios de la guerra en el trasero.
 
–Buen trabajo.–
 
Le guiñó un ojo antes de aproximarse al norteño y pasarle un brazo por encima de los hombros. Le guio hacia donde se encontraban el troyano y la otra diosa a saber de qué, pero hablando. Les interrumpió sin miramiento alguno.
 
–Celebremos la muerte del leviatán con unas jarras de hidromiel en la bodega.–
 
La tripulación, que ya no se orinaba encima del miedo y veían como las aguas se iban calmando, alzaron los puños y gritaron entusiasmados. Los vikingos eran expertos en celebrarlo todo, incluso sus propios fallecimientos.


avatar
Valfreyja
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 21
Puntos : 18
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre dioses y heroes +18

Mensaje por Ettore el Lun Jun 04, 2018 3:00 pm

No sentía el frio del norte, ventajas de estar muerto, por contra si elevé la mirada cuando Afrodita aseguró había luchado bien. Asentí con la cabeza, viniendo de una diosa supongo que sus palabras me deberían haber insuflado un halo de candor, mas la ira que contenía dentro fue suficiente como para que guardara silencio ante tal comentario.
Ninguno de los dos deberíamos estar allí,  la guerra no era nuestra, y aun así, allí estábamos dispuestos a ayudar al norte y de cierto modo también a Grecia.

Freya con su brazo por encima de los hombros del norteño se acercó a nosotros.  Höor se reía soltandole a la diosa de la guerra varios de sus comentarios mordaces
Los norteños siempre dispuestos a celerar nso invitaron a bajar a las bodegas y acompañarlos por el triunfo.
Me limité a encogerme de hombros y a escurrir los camales hasta que el suelo se llenó de agua.
-Vamos, no me vendrá mal beber un poco.
Me quité las botas y descalzó bajé al camarote común, llevaba en mi petate ropa de muda que podría ponerme, mas botas estas eran las únicas, así que tras vestirme fui directo a la bodega descalzo.

Todos ya estaban sentados a la mesa riendo y bebiendo como cosacos.
Los marineros que no estaban tan envalentonados frente al monstruo, pero si frente al ron, cantaban una canción típica de mar.
Como no, Ares y Höor, se subieron en a la mesa con su jarra para unirse a las infames voces de los marineros.

-Y mi furia has de temer En las presas yo divido Lo cogido por igual Solo quiero por riqueza La belleza sin rival -Cantó Ares señalando a la diosa de la guerra con su jarra antes de dar un trago y de inmediato ser sustituido por Höor.
-Sentenciado estoy a muerte Yo me rio, no me abandoné a la suerte Y al mismo que me condena Colgaré de alguna antena  -Rugía el norteño.
-Quizá de su propio navío Y si caigo ¿qué es la vida? Por perdida ya la dí Cuando el yugo del esclavo Como un bravo sacudí -cantaron al unisono dios y conde alzando la jarra.

Tomé asiento al lado de Afrodita llenando mi jarra hasta los topes.

Spoiler:


“Siempre me han enseñado una ley, una ley fundamental: Honra a los dioses, ama a tu mujer y quiere a tu patria.”
Ektor:
avatar
Ettore
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 30
Puntos : 26
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 17/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre dioses y heroes +18

Mensaje por Heith el Lun Jun 04, 2018 5:15 pm

Ella concentraba todo su poder para crear aquellas bolas de energía que durante breves segundos inmovilizaban al leviatán. Pero lo suyo era un grano de arena en comparación a lo que necesitaban para vencer a aquella bestia. Eran el arpón contenido por el troyano, los ataques con la espada del norteño y los vanos intentos de los arqueros, los que lograban mitigar los daños y controlar al monstruo que no llegaba a engullir el navío ni dejarse caer sobre éste. Pero nada de eso era suficiente para matarlo. Fue entonces cuando Ares, el dios griego de la guerra, se armó con una espada que sacó de la nada y de un veloz salto, atravesó a la serpiente desde el vientre y salió la espalda varios metros más arriba. Por cómo de guarro se veía, había atravesado con saña las vísceras de la bestia.
 
El vampiro estaba herido tras caer al agua por un tirón del leviatán que había arrastrado el cabo atado al arpón que se le había clavado. Pero ahora, de nuevo en cubierta, era atendido por Afrodita. El conde estaba siendo felicitado por Freya y Ares se limpiaba la sangre con un trapo. Iban todos a celebrar la victoria, mas Heith estaba cansada, drenada de fuerzas. Pero no podría descansar con todos gritando y de fiesta. Así que despacio descendió los peldaños hasta la bodega y allí se sentó donde pudo, al lado del guerrero del norte. Si bien le había mirado con desconfianza al principio, a pesar de que la salvara en su sueño, la idea que tenía de él iba cambiando. Estaba loco, era un suicida, pero estaba dispuesto a sacrificarse por otros y eso le honraba y le hacía, a su vez, perfecto para portar la espada maldita del caos. No le veía maldad como para darle un mal uso y, al mismo tiempo, asumiría la condena que empuñarla suponía. -¿Siempre actúas sin pensar?- Le preguntó a Höor, clavando sus castaños orbes en los ajenos. Éste le dedico una sonrisa de las suyas, aquellas que anunciaban que él vivía en otro mundo. La hechicera negó, agarrando una de las jarras que había en la mesa y dio el primer trago.
 
La völva no estaba acostumbrada a beber, sólo tomaba algún trago, y muy ocasionalmente, cuando debía iniciar algún ritual y entrar en trance. De manera habitual únicamente tomaba agua y leche de cabra montesa o el jugo de alguna fruta machacada. Por ello, aunque aguantaba la alta graduación como era el caso de la absenta, nunca había ingerido más de un trago. Lo que no tenía calculado era que el gasto energético durante la pelea, aún había mermado más su tolerancia y defensas, así que para cuando Ares y el conde cantaban sobre la mesa, ella estaba riéndose sola mientras se miraba los dedos de la mano derecha que, según ella, se movían como gusanos rojos de volcán dormido.



Mage's pride:

The journey's starting:

Magic awaits:





Your wish shall be granted:


Uhm...:
avatar
Heith
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 20
Puntos : 17
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 28/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre dioses y heroes +18

Mensaje por Höor Cannif el Mar Jun 05, 2018 1:13 am

Habíamos salido airosos de un enfrentamiento que bien podía haber partido en dos el barco. La tripulación celebraba la gesta y nosotros eramos sus guerreros de honor. Ares, que se había lucido en combate, subió sobre la mesa tirando de mi para que le acompañara en una hazaña que se le daba bastante peor que la batalla, lo bueno es que borrachos como ya todos estábamos nuestras voces no sonaban como las de un gato estrangulado si no como las de las sirenas.

Pronto el culo de las jaras y las palmas marcaron nuestro ritmo hasta que acabada la canción del pirata y con ello nuestra diversión. Ares y yo nos miramos tras observar al sieso de Etore beber sin hacer nada mas, tan ausente como siempre, Ares ladeó la sonrisa y de un chasqueo de dedos Ettore pasó de estar con su culo sobre la madera a tener sus pies descalzos sobre la mesa.
-Destino cruel, que me obliga a defender los frutos de una traición, de un desatino.
Una mujer todo un reino condenó...no entiendo la situación... ni la he elegido. -Empezó Ares a cantar echándole el brazo por encima al griego que algo reticente lo miró de soslayo.
-Soy el guardián, la llave de mi ciudad, el que dentro quiera entrar peleará conmigo. No atiendo a razón, solo tengo una misión combatir hasta el final al enemigo. -Canté muerto de la risa -Vamos Ettore.
-Mucho duró ya la batalla, la agresión. Nunca he visto un corazón tan vengativo No me toca a mi el buscar la solución, sólo sirvo a una razón... lucho por los míos. -se unió el inmortal.

Seguimos cantando hasta que nos cansamos y sedientos volvimos a nuestros asientos para seguir vaciando jarras.
La völva no iba mucho mejor que el resto, lo que me hizo reír al ver como jugaba con sus dedos.
Estiré mi mano y detuve su movimiento antes de volver a dejarlos libres para ver como se movían de nuevo y volver  pararlos muerto de la risa.
-¿es algún truco bruja? -pregunté volviendo a llevar la jarra a mis labios.

Cando me giré para mirar a Ettore estaba con afrodita sobre su regazo, se hablaban bajito, susurrándose al oído ¿que me había perdido?


Spoiler:


Levántate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en lobos.
Höor:
guerreras:
La pirata:
Valeria:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 802
Puntos : 860
Reputación : 120
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre dioses y heroes +18

Mensaje por Ares el Mar Jun 05, 2018 1:24 am

Varias jarras mas allá me acerqué a Freya que botella de ron en mano celebraba como todos la victoria, mi victoria.
Si bien antes me había azotado el culo como si fuera una vil campesina, si sus palabras habían sido una felicitación o no, yo no fui yo tan comedido en mis actos.
Me detuve frente a ella como el depredador que era y sin mas, llevé mi mano directamente a su centro apretándolo y rozándolo varias veces con la palma en silencio.
Nuestras miradas turbias por el alcohol se encontraron lascivas y mi sonrisa se ladeo ladina cuando sus caderas se movieron en mi búsqueda y una jadeo delató sus ganas de enredarse con el genuino dios de la guerra.
-¿Para cuando un hombre de verdad entre tus piernas? -pregunté dando un par de pasos mas hasta que la cercanía se redujo a la nada.

Mi aliento bañado en ron golpeó sus labios entreabiertos que acogieron todas y cada una de mis palabras en un vil ofrecimientos de acostarnos y desfogar la guerra que anidaba en ambos.
Ambos nos manteníamos allí, inamovibles frente al otro, en un duelo de egos que perdíamos por momentos.
-en conmigo y te mostrare todos los secretos de la guerra, mi espada ya esta alzada.
Tomé su mano llevándola a mi bragueta para que con sus dedos dibujara mi enorme mandoble mientras seguía estimulándola.






Spoiler:
avatar
Ares
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 22
Puntos : 18
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 29/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre dioses y heroes +18

Mensaje por Afrodita el Mar Jun 05, 2018 6:44 am

Freya vino con el conde y se llevaron con ellos a Ettore. El troyano no estaba dispuesto a ceder ni un ápice, no confiaba en ella y su mirada claramente lo destilaba cada vez que los orbes de ambos se encontraban. Suspiró, resignada y se quedó unos minutos más en cubierta, observando el mar que, poco a poco, recuperaba su calma ligeramente agitada. El peligro había pasado, al menos por el momento, y todos los tripulantes ansiaban celebrarlo chocando sus jarras. Por el contrario, Afrodita sentía que las cosas no iban bien, que su preocupación por el griego era excesiva, se daba cuenta, pero tampoco podía evitarlo, todo eso era culpa suya. Si Ettore no estuviera buscando venganza, no se habría cruzado con el norteño y ahora no peligraría su vida en un viaje que, aunque salvara al mundo, se llevaría a muchos por delante en el camino. Sólo esperaba no volver a lamentar una decisión como la que tomó con la intervención de Eris y trajo la destrucción de tanta gente.

Se aferró al borde de madera que limitaba el navío, asomándose a sentir el salpicar de las olas en su rostro. Cerró los ojos, intentando olvidar lo que era, queriendo imaginar lo que sería vivir como un humano, como una mortal más, sin el peso que su poder significaba, sin la responsabilidad que, por desgracia, muchos de los suyos ignoraban todavía y que ella también lo haría de no haber ocurrido lo de Helena.

Escuchó las risas de Ares bajo sus pies y aquello la devolvió a la realidad, a su lugar. Era una diosa, lo quisiera o no, y miles de vidas perecieron por su vida, deseara recordarlo o no. Se colocó un par de mechones tras la oreja, girando sobre los talones y encauzó sus pasos hacia las escaleras. La escena que se encontró allí dentro la sorprendió incluso a ella, acostumbrada a las bacanales de su tierra. Sus ojos no se creían lo que veían, al troyano subido a la mesa con el norteño y Ares, los tres cantando. Fuera como fuera, si estaba más animado, debía intentar aprovechar el milagro. Así pues, se quedó de pie junto a la entrada, aguardando a que el cainita se bajara y tomara asiento con una jarra que enseguida le pusieron en la mano. Mordiéndose el labio se aproximó a él, despacio, midiendo cada paso. Hubo un instante en el que incluso reculó, llevando el pie izquierdo hacia atrás en vez de hacia delante. Pero, finalmente, llegó junto al lugar en el que el inmortal estaba aposentado y reuniendo el valor divino que se suponía poseía y contagiada por el descaro que vislumbraba en su contraparte griego que se frotaba con la vikinga, en un gesto rápida se sentó en el regazo del vampiro.

–No hay más banquetas…–

Comentó, mirando alrededor, porque lo había hecho sin pensar, aunque, por suerte para ella, había resultado ser verdad. Regresó sus dos avellanas al rostro del troyano, esperando que éste no la apartara, que no le hiciera el feo de dejarla en evidencia delante de todas aquellas personas. Posó con delicadeza su mano izquierda sobre el hombro derecho ajeno, intentando crear algo de cercanía, aunque su rostro seguía alejado del foráneo, manteniendo cierta distancia para poder mirarse.


avatar
Afrodita
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 23
Puntos : 20
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre dioses y heroes +18

Mensaje por Valfreyja el Mar Jun 05, 2018 12:01 pm

Después de la batalla, la celebración era obligada, no en vano eran vikingos, aquellos que ni siquiera le temían a la muerta, pues si luchaban con honor, les esperaría el Valhalla. Aunque aquello a Freya la mosqueaba, todos hablaban de eso, del dichoso Odín, y aunque a ella la veneraban, nadie recordaba que la mitad de los guerreros que morían en la batalla, iban a su palacio: Fólkvangr. ¿A caso preferían la compañía del tuerto a la suya? Menudos necios. Pero intentaba no pensar demasiado en ello, aunque a veces lo recordaba y una furia la recorría ascendiendo por la garganta hasta ser liberada en forma de gruñido. Mas ahora no era el momento, había algo por lo que brindar y ella jamás rechazaba unas jarras.

En la bodega del barco, se reunieron todos, exceptuando unos pocos hombres que quedaron apostados en sus posiciones para asegurarse que el navío no perdía su rumbo o que no aparecía un nuevo monstruo contra el que jugarse la vida de manera heroica.

El alcohol corría de un lado a otro, bajaba por los gaznates, empapaba las barbas, salpicaba el suelo y las botas. Cánticos, bailes, chistes verdes y estupideces. Concursos de eructos, comida grasienta y escupitajos. Toda una fiesta nórdica, no cabía duda. Y, sin embargo, había tres griegos entre los invitados, aunque uno de ellos parecía perfectamente adaptado, pensó Valfreyja al ver a Ares sobre la mesa con el norteño y un estirado troyano que, a la fuerza, terminó cantando. La diosa del amor aprovechó el descanso para arrimarse al cainita, al que no parecía quitarle nunca los ojos de encima. Ellos sabrían lo que se traían entre manos con su jueguecito del “te odio, pero no me aparto”.

El que había demostrado ser, hasta la fecha, un pésimo pescador, se acercó de nuevo a la rubia, una presa a la que le tenía echado el ojo hacía tiempo, pero que por más que le lanzaba anzuelo, no picaba. Ahora, con la tripulación ebria y los dioses contentos, lo intentaba de nuevo. La nórdica no era una mujer fácil, pero reconocía que aquel cabrón tenía su encanto. Además, le gustaba su humor retorcido y hurgarle en el ego.

–Si hubiera algún hombre de verdad aquí, ya lo tendría entre ellas.–

Respondió en tono burlón, ladeando la sonrisa. Estaba Ares más osado que anteriormente, porque no se limitó a las palabras, sino que pasó a la acción usando las manos, palpando, sobando, rozando. La diosa no era ninguna puritana y disfrutaba del sexo como cualquiera, así que cuando éste llevó la mano a que le notara la abultada entrepierna, no se contuvo en apretar con los dedos a ambos lados.

–Y yo pensando que habías matado al Leviatán… cuando resulta que te lo metiste en los pantalones.–

Estalló en una carcajada, antes de pegar su frente a la contraria, no en un gesto tierno ni por asomo, sino en uno desafiante, porque así se trataban ese par.

–Pensaba que tú eras el dios de la guerra y no el del amor.–

Obviamente se refería al amor como algo erótico y no romántico. El romance era para los necios y ambos lo sabían. Ladeó ligeramente la cabeza, antes de morder el labio inferior del griego con fiereza y tirar de él.


avatar
Valfreyja
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 21
Puntos : 18
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre dioses y heroes +18

Mensaje por Heith el Mar Jun 05, 2018 4:29 pm

El norteño se le sentó al lado o, mejor dicho, se dejó caer. La völva dio un respingo porque estaba tan concentrada en sus dedos que ni se había dado cuenta de que el trío de tenores ya no cantaba.

-¿Qué? ¿Cómo va a ser magia? ¡Son gusanos!

Exclamó, pero para cuando volvió a mirarse la mano, ya no se movían aquellos dichosos anélidos oscuros. ¿Se habían muerto del susto? Clavó sus orbes en los del guerrero.

-Es tu culpa, los has matado a todos.

Con la mano opuesta se señaló la que, en teoría, tenía a los bichos, aunque obviamente allí no había más que cinco dedos que ahora estaban quietos.*


Enarqué una ceja al escuchar que los había matado.
-Para un titán que maté, mata gusanos me llamaron -muerto de la risa casi me voy de espaldas cuando recosté la misma sobre el respaldo que no sé bien como parecía haberse movido de sitio.
Atrapé su diestra con mis manos para observarla de cerca como si fuera un erudito dispuesto a dar con la solución de tan gran problema.
-Definitivamente -dije mordiéndome los labios para aguantar la risa -son dedos.*

Frunció el ceño ante aquella nueva opción y alternó entre mirarse la mano y al conde que no dejaba de reír con un idiota. 

-Peor aún entonces, ¡has matado a mis dedos!

Aseguró de nuevo ella, sacudiendo la mano y viendo como las finas falanges de la hechicera se bamboleaban con cada movimiento.

-¿Ves? Pobrecitos ellos...

Se sujetó una mano con la otra y comenzó a besársela y pegársela a la mejilla como si se tratara de un pobre animal doméstico, una mascota, recién fallecida y a la que echaría mucho de menos.*

Incapaz de dejar de reír porque por mucho que sacudiera los dedos delante de mi cara yo los veía rosas y no negros como si estuvieran gangrenados, volví a la carga.
-¿y si les das besos resucitan? -pregunté con cierta curiosidad.
Toda la vida quemando en piras funerarias a los míos y solo necesitaba una völva en Akershus con el poder de insuflar vida a lo decrépito.

Ladeé la cabeza ahora poniéndome serio, como si la conversación que manteníamos, que no tenía ningún sentido, fuera la solución a todos mis males.*


-No les resucito, les estoy despidiendo...

Ese norteño era tonto si se pensaba que con un beso se le podía devolver la vida a algo o alguien. Le miró con escepticismo como si el loco fuera él y no ella al imaginar que sus propios dedos eran gusanos negros de volcán dormido.

De repente, fue como si algo hiciera clic en su cabeza y se olvidó de los anélidos y se centró en algo que volaba hacia la cubierta, un insecto, raro por estar en alta mar, pero debía haber salido de alguno de los sacos de grano que llevaban en la bodega para cocinar. Se alzó de su banqueta y fue tras el bicho, subiendo por las escaleras.

-¿A dónde vas?

Le preguntó al alado animal.*

Miré de soslayo a la hechicera que ahora no se que cojones veía en el cielo, miré el interior de mi jarra por si llevaba algo raro que hacía alucinar y al no ver nada seguí bebiendo.
En mesa mas allá fijé mi mirada en un par de marineros que hacían un pulso jugándose unas cuantas monedas.
Di un nuevo trago apuntándome pronto a la timba ya que tanto Ettore como Ares parecían andar ocupados con juegos mas excitantes.*

Ella había desaparecido escaleras arriba, dejando en la bodega al resto de la tripulación y a su grupo. Ella era la nueva, la que no pintaba nada, así que nadie la echaría en falta entre tanta jarra y jarana.

Se acuclilló frente a un barril cuando vio al insecto posarse en el borde. Sonrió, observando sus alas batir despacio y cómo se frotaba dos de sus patas. 

Sumida como estaba bajo la influencia del alcohol, sopló despacio en dirección al bicho y pronto éste cambió de forma, insuflado por la magia de la völva, hasta convertirse en un pez volador y luminiscente. 

Se alzó de pronto, emocionada y aplaudiendo.

-¡Norteño, sube a ver algo bueno!

Gritó, aunque allí abajo, excepto los griegos, todos eran del norte, así que cualquiera podía subir con aquel llamamiento. Se rascó la nuca al pensarlo, en un momento de extraña lucidez.

-¡Höor Cannif!*

Alcé le puño en señal de victoria cuando tumbé al cuarto. Los marineros iban picándose por su derrota y yo animándome por mis victorias mientras mi nombre era jaleado ¿espera? ¿mi nombre?
No eran jaleos, era la loca de la hechicera que me llamaba desde cubierta.
-Lo lamento pero el deber de Héroe me llama -bromeé riéndome y recogiendo las monedas que había ganado las guardé en el bolsillo interior del chaleco para encaminarme escaleras arriba tambaleándome.
-¿Qué titán ha aparecido ahora? -pregunté nada más asomar por las escaleras la cabeza para mirar a la Völva y su amplia sonrisa -¿me llamabas? -pregunté enarcando una ceja al mirar a su alrededor y no ver peligro de ningún tipo.*

-Calla y mira.

Le espetó, agitando una mano para que se acercara a ver al pequeño pez que volaba alrededor del barril y que, justo en ese instante, estaba oculto desde el punto de vista del vikingo.

-Es un pez de luz volador...

De repente susurraba, como si alzar la voz pudiera asustar al animal, cuando instantes atrás había estado gritando a todo pulmón para que el conde subiera a acompañarla. Se llevó un dedo a los labios, mirándole de reojo.

-Shhhhh...

Rio bajo y como éste no se movía y parecía mirarla como si estuviera loca, fue a agarrarle de la muñeca y tiró de él para que subiera los dos últimos peldaños y la siguiera.*

Me asomé a aquel barril, peor por mas que busqué el extraño pez ahí no había nada de nada, la cosa no mejoró cuando tiró de mi para que subiera mas alto y ganara visión como si fuera mío le problema de no ver al endiablado animal acuático.
-Estás borracha -apunté señalándola como si yo no lo estuviera
Me eche a reír al darme cuenta de lo estúpido que había sonado eso.
-Ahí no hay nada -aprovechando que tenía el dedo alzado lo llevé hacia la barandilla que nos separaba del mar -los peces están ahí abajo.

La völva no parecía comprender mi lógica explicación.
-Personas -dije señalándome -peces -aseguré señalando el mar.
Hoy andaba sembrado en esto de ser el más elocuente y de nuevo empecé a descojonarme -vamos a beber y luego te arrastro hasta el camarote.
Camarote que teníamos compartido entre tres.*

La hechicera miraba al norteño con cara de pocos amigos, que la tildara de loca o de tonta no le gustaba en absoluto. Estaba ahí, el pez existía y si el conde no lo veía, era porque estaba ciego.

-Lista.

Se señaló a sí misma tras decirlo.

-Idiota.

Le señaló entonces a él y sonrió ampliamente, como si acabara de ganar una rifa o un combate, cuando sencillamente había apuntado con el dedo y dicho lo que a ella se le antojaba.

-No quiero ir al camarote, os tiráis pedos.

Aseguró, tapándose la nariz con dos dedos, aunque le entró la risa y por poco se ahoga, escupiendo saliva al rostro del guerrero. Sin querer, claro.*

¿Pedos? pero si conmigo no había compartido camarote, yo era un bárbaro muy educado. Me empecé a reír por las gilipolleces que pensaba y no decía, seguramente roncaría y me tiraría pedos como todos, eso tenía que preguntárselo a Dani, anoté en mi cabeza mentalmente.
-¿y donde quieres ir? -pregunté mirándola fijamente -ya que eres tan lista, algún sitio tendrás pensado donde no te molestemos los barbaros.*



Mage's pride:

The journey's starting:

Magic awaits:





Your wish shall be granted:


Uhm...:
avatar
Heith
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 20
Puntos : 17
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 28/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre dioses y heroes +18

Mensaje por Höor Cannif el Mar Jun 05, 2018 4:30 pm

-Claro que lo tengo.

Aseguró, asintiendo varias veces con demasiado entusiasmo. Giró un poco y con el mismo dedo con el que antes señalara al norteño, ahora señalaba el océano. Sonrió al volver a fijar sus orbes en el rostro algo desenfocado del contrario y antes de que este le dijera ninguna de sus tonterías, arrancó a correr hacia el límite del casco. Se apoyó con ambas manos en este para subirse y en cuclillas como si fuera una rana, miró hacia atrás por encima del hombro.

-Los peces no se tiran pedos.*

Al verla al borde de la baranda acuclillada elevé las dos manos en su dirección como si la borrachera se me acabara de pasar de golpe.
-Baja de ahí -le dije frunciendo el ceño -estás muy borracha y te vas a ahogar -anda ven conmigo.
Me acerqué despacio como si al hacerlo deprisa pudiera el mismo viento empujarla.
La veía desenfocada, sacudí la cabeza.
-Baja de ahí -pedí sin dejar de caminar hasta donde ella estaba encaramada.*

-Será un placer.

Respondió la segunda vez que le dijo que bajara de allí, sonriéndole aún y tras sacarle la lengua, se giró más para quedar cara a él. Se soltó con una mano, comenzando a erguir el cuerpo y cuando estaba ya a medio alzar, se soltó de la diestra. Se tambaleó de inmediato y con los brazos en cruz se fue hacia atrás, hacia el agua. Se pegó un planchazo del quince contra el oleaje antes de hundirse un par de metros y bucear hacia un lado, frotándose las lumbares con la zurda. Menudo leñazo, cómo dolía.*

-¡Parar el barco! -rugí haciendo señas al capitán mientras salía disparado hacia la barandilla por donde había viso caer a la bruja. Apoyando de una zancada un pie en el hierro de metal elevé el otro dejando mi cuerpo completamente en vilo.
El viento movió mis ropas en esa caída al vacío hasta que el agua blanca por la espuma que la misma embarcación había levantado me engulló por completo arrastrándome hacia el fondo.

Di varias brazadas alejándome del cascaron mientras buceaba intentando enfocar el cuerpo de la völva, y un poco mas allá emergí dando una bocanada de aire.
-Heith!!!! -rugí buscándola mientras sacudía la cabeza para ver si se me pasaba el pedo que llevaba -Heith!!!!*


Allí bajo el agua, lejos de estar todo oscuro, había luz, una luz que bordeaba la zona por la que ella nadaba. Se escuchaba un extraño sonido a lo lejos, como si alguien estuviera metido dentro de un cubo. Giró para ver lo que ocurría y vio unos pies agitarse como si sólo medio cuerpo estuviera allí flotando, luchando por no hundirse. Quiso reír, pero se le escaparía el oxígeno, así que se cubrió la boca con la mano y nadó en la dirección de la mitad de aquel hombre.

Le agarró de un tobillo y subió con la mano libre por su pierna, hasta salir a la superficie. Descubrió entonces que aquellos pies tenían un dueño al que ya conocía.

-¡Norteño! ¿Te apuntaste al baño?*

-¡¿Baño?¡que cojones! -rugí cabreado mientras el vaho se dibujaba frente a mis labios -¡Tu estas loca?!¡Podías haberte matado!
Como si fuera su padre empecé a gritarle mientras esta me miraba expectante, cuando acabé de decirle todas las animaladas que se me pasaron por la cabeza, y que a decir verdad no fueron pocas, la völva estalló en carcajadas logrando que primero frunciera el ceño para después acabar riéndome con ella.
No se podía decir que yo no había hecho estupideces como esa borracho, aunque nunca saltando de un barco, bueno si, pero en mi defensa diré le barco andaba amarrado a puerto, aunque lo mío eran los acantilados.
-Subamos -dije volviendo a fruncir el ceño para aparentar que todo mi discurso no había caído en saco roto.*


El guerrero comenzó a gritar, decir tacos y agitar el agua con los brazos. Parecía muy enfadado, pero no había ocurrido nada, estaban los dos a salvo, chapoteando en alta mar junto a un barco lleno de borrachos.

-Pero aquí se está bien...

Murmuró, abultando su labio inferior, algo que solía utilizar cuando vivía con su padre para convencerle de que era una buena chica y no podía hacer nada malo. Sin embargo, el conde no parecía conforme con sus intentos y le repitió que debían regresar al navío y secarse si no querían coger una pulmonía y morir antes de dar con la espada.

-Está bien...

Respondió refunfuñando, braceando hacia el casco del barco.*

Cuando obedeció, una sonrisa triunfal se dibujó en mi cara,esa que acompañaba el triunfo. Tras ella empecé a bracear yo incapaz de dejar de reírme por dentro, me había divertido en el fondo, solo que mejor no se lo diría o tiraría por el suelo mi fachada de hombre responsable, bueno, la verdad es que en ocasiones lo era pero en otras eran un suicida.
Nos habían lanzado una escalinata para que pudiéramos subir de nuevo a cubierta, así que la aferré con mis dedos sintiendo la maroma rígida entre ellos.
-Tu primero -dije sujetándosela mientras la miraba fijamente.*

Cuando llegaron junto al casco, había una escalerilla de cuerda colgando por la borda. El norteño la sujetó y le indicó que ascendiera ella primero. Se aferró con ambas manos y comenzó a subir despacio, aunque fuera del agua su cabeza empezaba a dar vueltas y se tambaleaba constantemente, a cada peldaño que avanzaba. Entre risas llegó arriba, alzando una pierna para luego rodar por el borde de la valla de tablones y caer al otro lado, golpeándose contra el suelo de cubierta.

-Au... pero ha dolido más el agua...

Aseguró, tocándose de nuevo la zona lumbar que, de alzarse la ropa, se vería roja como un racimo de tomates maduros. Se incorporó, asomando la cabeza para ver cómo llegaba tras ella el vikingo.

-Aguafiestas.

Le sacó la lengua.*

La escalinata de cuerda se sacudía a cada paso que daba y con ella mi cabeza que parecía darme vueltas. Tras varios traspiés llegue arriba y sujetándome con la diestra a la barandilla subí una pierna y crucé al otro lado sin mayores problemas.
La Völva estaba en el suelo mirándome fijamente para ahora si llamarme agua fiestas.
-Tu si que eres una agua fiestas, me obligas a dejar de beber para que vea un pez invisible y acabo congelado ahi abajo ¿estos son tus planes para una noche divertida? -pregunté ladeando la sonrisa dejándome caer a su lado mientras trataba de recuperar el aliento.
Ambos temblábamos no solo por lo fría que en pleno mar del norte estaba el agua, si no porque llevábamos la ropa mojada y el aire golpeaba nuestros cuerpos en este momento.*


-No era invisible, el problema es tu fe...

Aseguró, tumbada boca arriba en cubierta, mirando el firmamento plagado de estrellas. Tendió el brazo derecho y señaló hacia una constelación.

-Mira, Perseo.

Sonrió al recordar la leyenda, porque aunque ella fuera del norte, se había instruido en docenas de culturas y la griega era muy rica en leyendas sobre el cielo y sus astros. Sin avisar ni nada se estremeció por completo al sentir un frío helador, aunque anda comparado al experimentado aquella noche con el libro egipcio de los vivos.

-Mejor ir al camarote...*

Mis ojos siguieron su dedo que señalaba una de las constelaciones del cielo y tras observar su forma le devolví la mirada a la Völva ladeando la cabeza hacia ella también tumbado sobre las maderas de aquel barco.
-¿quien es Perseo? -pregunté intrigado

Mas cuando ella se estremecido y dijo era mejor ir al camarote me limité a asentir y ponerme en pie no sin dificultad, el barco parecía bailar.-¡Vamos! -le dije ofreciéndole mi mano para bajar a nuestros camarotes y poder ponernos algo de ropa seca frente a la lumbre.
Ella y las diosas ocupaban uno de los camarotes y nosotros tres el otro.*


Levántate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en lobos.
Höor:
guerreras:
La pirata:
Valeria:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 802
Puntos : 860
Reputación : 120
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre dioses y heroes +18

Mensaje por Danielle Morgan el Jue Jun 07, 2018 4:13 pm

La noche caía sobre la idla helada de Svalvard, el infierno del hielo que escondía sus secretos al lobo, la bruja y la pirata. Las pieles abrigaban bastante, mucho más que una casaca por buen paño de lana inglesa que fuera. Llevaba puestas una manoplas y un gorro forrado de piel, las gélidas temperaturas eran demasiado para ella, Giuliana se beneficiaba del calor de su marido y los tres compartían espacio alrededor de una tímida fogata donde habían cenado unas raciones que llevaban en el petate, Danielle no pensaba probar ninguna criatura cazada por Ulf a no ser que fuera necesario, porque allí no abundaban precisamente los venados.

Fijó los ojos en las llamas durante largo rato y finalmente los desvió hacia los verdes de la bruja que se apoyaba sobre el pecho de Ulf, abrazada por él.

¿Puedes hacerlo? Como cuando se fue a Japón…sólo quiero saber si está bien…— la bruja asintió, contaba con ello, sabía que la rubia se resistía a pedir favores y a ser pasto de la magia, pero cuando ya no podía más, echaba mano de ella. Sacó una pequeña bota se la mochila y se la pasó a Dani, que se la bebió con gesto de estar tragando cactus, lo necesitaba para inducirla al trance. Una vez cayó amodorrada, la bruja colocó sus manos a cada lado de la cabeza de la pirata y murmuró unas palabras, accediendo ella también al plano espiritual y tratando de encontrar la mente racional de la inglesa para llevarla de la mano hacia las brumas de lo onírico, donde flotaría la de Höor si estaba dormido.*

Me despedí de la Völva en el pasillo, al menos allí esperaba no encontrara mas peces de colores inexistentes y con una ladeada sonrisa y el cuerpo entumecido por el frío camine tambaleante hacia mi camarote.
Ettore y Afrodita estaban en el , miré ligeramente de reojo, estaban a su rollo y yo tenia sueño, asó que me quité la ropa mojada casi dándome de bruces en el suelo al sacar el pantalón mojado por la pernera y miré el armario que estaba demasiado lejos del camastro. Me dejé caer en el primero que encontré  como un saco de patatas, alcé la mano buscando la almohada y con ella me tapé a cabeza para que la luz de la lumbre no me deslumbrara y de paso no escuchar los ruidos de esos dos.
Tiré de las pieles cubriendo mi desnudez y no se si fue un acto reflejo o no porque creo que incluso antes de notar su calor caía inconsciente fruto del sopor del alcohol y del cansancio del viaje.*

Giuliana la guió por caminos brumosos al son de su voz, buscando también a su vez a Höor entre los distintos recovecos del extraño limbo mental y del sueño. Lo encontró entrando ya en ese plano y le señaló a Dani dónde podía hallarlo, ella esperaría allí. La pirata avanzó entre sombras y cendales de niebla gris que se abrían a su paso hasta divisar una silueta conocida, los andares, la postura de los hombros, el pelo revuelto… Sonrió y se detuvo dejando que él caminara unos pasos más entre la niebla hasta reconocerla.

Siento perturbar tu sueño.— Pero se alegraba de saber que al menos descansaba algo, esperaba que no estuviera guardando reposo por alguna lesión importante.*

Ladeé la sonrisa al verla, al principio incrédulo de que fuera ella, pero sin duda podría reconocerla aun sin verla, su olor a mar inundaba mi mente que no es que estuviera muy despejada si podía tenerla en frente.
Me acerqué a ella despacio mirando sus ojos azules.
-no me libro de ti ni en sueños -apunté quedando plantado en frente.
Quizás ella no lo entendiera, pero durante todo el viaje había tratado de sacarla de mi cabeza, ella me anclaba a casa, a mis hijos, a Akershus a una familia a todo aquello que para mi representaba una utopía pero no era eso lo que el norte necesitaba y por eso mi mayor gesta no era saltar sobre águilas o luchar contra leviatanes era mantenerla lejos de mi porque cada vez que la recordaba mis fuerzas flaqueaban.*

Se acercó y alargó las manos, no sabía si podría tocarlo, porque era un sueño, pero en ese plano ambos estaban hechos de la misma materia y sí que podían tocarse, parecía casi real. Colocó las manos sobre los pectorales, estaba desnudo. Cómo no…no sabía dormir con pijama ni aún estando en el culo del mundo sin nadie que le calentara la cama.

entonces espero que sea un buen sueño.— Pasó las manos por la cabeza del conde, por ese pelo enmarañado y después se acercó más a él.— ¿estás bien? Sé que habrás cometido mil imprudencias…— no podía decirle que no lo hiciera, estaba en su naturaleza, pero al menos esperaba que estuviera más o menos entero. De la misma forma que sabía que si no lo estaba, le mentiría, haría algún comentario jocoso y le quitaría hierro.*


Última edición por Danielle Morgan el Jue Jun 07, 2018 4:15 pm, editado 1 vez




No hay manera ♡ VIDEO♡ :

☆ ● Gracias Will● ☆  :

Piratas y vikingos:

Navega, velero mío, sin temor que ni enemigo navío, ni tormenta, ni bonanza tu rumbo a torcer alcanza, ni a sujetar tu valor.

♡ VIDEOS ♡  :
avatar
Danielle Morgan
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 167
Puntos : 191
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 21/08/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre dioses y heroes +18

Mensaje por Höor Cannif el Jue Jun 07, 2018 4:14 pm

Cerré los ojos al sentir el suave tacto de sus manos sobre la dermis de mi pecho, sentía la piel arder y mi pecho subir y bajar desbocado la ritmo de un corazón en guerra. Mis labios se entreabrieron fruto del deseo por un cuerpo que no estaba, que solo era un sueño, mas me conformaba con eso. Ladeé la sonrisa al escuchar sus palabras.
-Ya veremos, todo depende de hasta donde lleguemos -susurré abriendo los ojos y poniendo esa cara de pervertido que a ella la hacía reir y darme un empujón a menudo.
Mas en esta ocasión se mantuvo quieta para preguntarme por como estaba y fui yo quien acorte mas la distancia hasta que fue tan escasa que ni siquiera el aire nos atravesaba.
-Me falta una pierna y estoy tuerto, pero Freya dice que con que pueda empuñar la espada basta -bromeé divertido quitándole a todo importancia.
Sabía que aquello era irreal, no estaba allí, y aun así, seguía manteniendo el mismo escudo de la ironía para no admitir que la necesitaba, que la echaba de menos y que solo quería volver a casa.*

– Oh, entonces le ahorrarás a Akershus un montón de dinero en zapatos…— se acercó a él, besando sus labios, quizás no fuera real, pero prefería mantener los labios ocupados en eso porque si no tendría que contarle que habían salido del país en busca de la otra espada por orden de Thor.— Había algo que no se quitaba aunque estuviera desnudo, el Mjölnir de acero atado a una cuerda que llevaba al cuello. Lo acarició con los dedos.— ¿Sabes qué? Ulf me está enseñando vuestras historias, vuestras leyendas. Es una puñetera locura incomprensible, pero es difícil no creer ahora que conozco a Thor. Cuando vuelvas…¿podrías regalarme uno como a los niños?.— la pregunta llevaba implícita muchas cosas. Era el símbolo que todos los Cannif ostentaban y que ella no había abrazado porque no le hubiera encontrado sentido, pero ahora sí lo tenía. Ahora entendía por qué Höor y le resto lo veneraban.*

Sus dedos se deslizaban por el Mjölnir mientras nuestras bocas se fundían en un beso lento, un baile de lenguas dentro y fuera de nuestras bocas que me produjeron un jadeo. Mi mano había ascendido por su espalda hasta ancharse a los cortos mechones de su nuca y con esa ínfima distancia busqué su mirada al escuchar cada palabra.
-Solo lo dices porque es lo que quiero escuchar -apunté con una picara sonrisa -claro, no vas a venir a decirme que por fin te ha entrado el buen juicio y has levado anclas, si no que mierda de sueño sería -bromeé divertido volviendo a buscar sus labios crédulo de que esto no estaba ocurriendo.
Dani podía ser muchas cosas, pero lo que mas destacaba de ella era su ausencia de fe, era racional, todo lo demás no tenia cabida, al menos no si no era tangible, si no podía demostrarlo con ciencia o darle forma en su cabeza.
-Ahora solo has de decirme que vas a dejar las plantas esas que tomas para no darme descendencia y que.. -hice una pausa volviendo a besar sus labios -o mejor no digas nada y bésame.*

— eh…los cambios de uno en uno. Empezaré por aceptar tus creencias y las hierbas lo dejaremos para más adelante…¿de acuerdo?.— Hasta en un sueño debía ser racional, porque estaba en su naturaleza. Le puso las manos alrededor del cuello y supuso que su última petición sería lo mejor que había escuchado en semanas. Besó de nuevo al conde con las ganas acumuladas y después, cuando se separaron dejó caer la frente contra sus labios.— No es una sueño Höor, Giuliana me ha traído. Aunque quizás mañana no lo recuerdes.*

Como todo sueño esté también tendría un final. La besé con la desesperación del ultimo beso, no me quedaba un recorrido fácil, por no hablar de la maldición y el peso que de encontrar la espada soportaría sobre mis hombros, quizás moriera en el intento o quizás nunca volviera a ser el mismo.
Dejó caer su frente contra mis labios asegurando que esto no era un sueño, mas ¿que podía ser si no que eso?
Cerré los ojos intentando atarme a aquello, a su olor, a su sabor, su tacto, a ella.
-No te vayas Dani -supliqué aferrándome a la nada, pues ella se desvanecía y pronto yo lo haría con ella.*

Daría todo el oro que había cumulado en saqueos e inversiones por poder quedarse la noche entera con él, pero esos viajes agotaban a Giuliana y no convenía pagar un alto precio por esa magia, la iban a necesitar fresca al día siguiente. Lo abrazó cerrando los ojos unos segundos y aspirando su olor, sintiendo su calor unos instantes antes de separarse y colocar dos dedos sobre el martillo de su cuello. Sonrió y le dio un golpecito en el colgante.

— Recuérdalo mañana… me debes un martillo…y abrígate.*


Levántate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en lobos.
Höor:
guerreras:
La pirata:
Valeria:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 802
Puntos : 860
Reputación : 120
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre dioses y heroes +18

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.