Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 07/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


[Privado] Una noche misteriosa.

Ir abajo

[Privado] Una noche misteriosa.

Mensaje por Aurora Rose el Lun Mayo 14, 2018 3:09 pm

Una noche fría y cubierta por la espesa y opaca niebla, Aurora vagaba sin rumbo por las afueras de París, en búsqueda de un lugar donde poder protegerse de los peligros nocturnos. Había decidido no quedarse a dormir en las calles del mercado, ya que hacía unas pocas horas, varios hombres habían comenzado una pelea en estas, y no quería cargar todavía con más asuntos peligrosos de los que ya tenía encima.

El clima no ayudaba a encontrar refugio. Apenas veía con nitidez lo que había a escasos metros de ella, y por ello se empezó a preocupar. La sensación de frío era horrible, su cuerpo se estremecía continuamente, y no podía evitar frotarse los brazos con sus manos para intentar entrar en calor. Definitivamente, estaba perdida.

Su sentido de la orientación hasta hacía unos meses era excelente, ¿cómo podía cambiar una cosa innata tan rápido? La culpa probablemente sería del embarazo, aunque pareciese una tontería. Había ganado en ciertos aspectos. Su sensibilidad sensorial había aumentado, y había adquirido un cierto sexto sentido para muchas cosas. En cambio, ya no tenía tan buena coordinación, y cada vez soportaba peor las carencias de alimento, bebida, o compañía. Como todo, siempre hay pros y contras.

De repente, el sonido de un trueno la alertó. Había comenzado una tormenta. Debía de darse prisa, o podría enfermar fácilmente. Unos segundos más tarde, ocurrió lo inevitable. La lluvia hizo su aparición de manera brusca, mojando sin piedad todo lo que se cruzaba con ella, incluida la muchacha.

La joven corrió sin saber hacia donde dirigirse, desesperada, hasta que decidió seguir un pequeño sendero que se había encontrado por el camino. Por suerte, éste la condujo hasta una mansión que parecía abandonada. No se lo pensó dos veces, y abrió la puerta con violencia, a causa de la fuerza que hasta entonces contenían sus acelerados pasos.

En cuanto pisó el suelo de la casa, se quedó quieta y callada, agudizando sus sentidos al máximo para comprobar que estaba sola. Lo único que logró escuchar en todo el hogar, fue el eco de su respiración acelerada. Estaba a salvo.

Avanzó hacia una de las esquinas del enorme habitáculo, y allí se deshizo de su ropa de la manera más veloz que pudo, excepto de su lencería, para no resfriarse. Estaba empapada, de arriba a abajo. Escurrió su pelo, que hasta entonces goteaba sin parar, y suspiró. A partir de ese momento podría entrar en calor, a pesar de estar completamente pasada por agua.

Se levantó de nuevo, y recorrió poco a poco el lugar, buscando algo con lo que abrigarse. Lo primero con lo que se topó fue con una enorme alfombra. Era cierto que estaba en un estado lamentable y llena de polvo, pero no podía pedir más. Serviría.

Se agachó y con cuidado colocó como pudo el objeto alrededor de ella. El peso de éste era enorme, pero no había encontrado otra solución por el momento, así que se conformó. Esperaba secarse pronto y recuperar su temperatura corporal natural, o si no podría pillar un resfriado muy fácilmente.
avatar
Aurora Rose
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 72
Puntos : 73
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 31/10/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado] Una noche misteriosa.

Mensaje por Celine Bellerose el Mar Mayo 15, 2018 9:37 am

Aburrida, hastiada, desanimada, harta. Así se sentía Celine, apoyada en el alfeizar de la ventana, con su moflete izquierdo aplastado contra uno de sus antebrazos cruzados sobre la nudosa madera de roble, rodeada de las pequeñas plantas que había plantado hace algunos meses y que por alguna razón aquella noche sin luna parecían igual de apáticas que su dueña. Sus ojos paseaban perezosos por el tormentoso horizonte que cubría palmo a palmo todos los tejados de la ciudad, oscureciendo la llamada ciudad de la luz bajo un manto espeso y opaco. Los pocos transeúntes que podían verse por las calles corrían a sus casos con los abrigos azotados por el furioso vendaval que transportaba el inminente aguacero.

Cuando las gotas empiezan a salpicar el cristal de su ventana, entorna los ojos y pasea su etéreo cuerpo por su cuarto, acariciando con su nebulosa mano el mismo cuarto que lleva usando más de seis décadas. En el escritorio están esparcidos algunos papeles y una pluma roja descansa cerca del tintero, aún manchada, signo de que la fantasma estaba escribiendo hace no mucho rato y sus peluches y muñecas están desordenados alrededor de la cama. Justo cuando la fantasma se tira encima de las desechas sábanas dejándose caer hacia atrás, desparramando sus rubios cabellos por toda la colcha, un súbito estruendo se escucha en el piso inferior y la etérea consciencia de la joven detecta una presencia nueva y extraña en la casa.

Entre contrariada por la intrusión en su casa familiar y contenta por tener al fin algo que hacer en aquella aburrida tarde, la fantasma desaparece en un pestañeo de la habitación, reapareciendo su etéreo cuerpo en el salón principal de la mansión, haciendo que la temperatura en el cuarto descienda sensiblemente con su aparición. Sus ojos curiosos recorren la estancia, en donde puede apreciar como las marcas de las pisadas empapadas calan la madera del suelo del salón, llevándola hacia una pequeña forma femenina que se acurruca en una de las caras alfombras de su padre. Su ropa, descansa goteando a cierta distancia en el salón, aunque no parece haber provocado más desperfectos.

Flota por la sala, observando los espasmos del cuerpo de la dama que se ha atrevido a irrumpir de aquella forma tan descortés en su casa cuando la luz de un rayo alumbra brevemente la estancia, dejando entrever la silueta de la fantasma. Una risita cargante e infantil inunda el salón cuando el flash de luz desaparece, proveniente de ninguna parte. Celine cierra las cortinas de aquella ala de la casa con un ligero pase de su mano, mientras su forma aún invisible sobrevuela despreocupadamente a la inesperada invitada. –No sabía que esperaba una visita- susurra dejándose oír de nuevo por encima del ruido de la tormenta que en ese momento alcanza la casa con toda su fuerza. –habría ordenado más el salón.- continúa con ironía mientras sus etéreos dedos regalan una caricia efímera e insustancial al perfil de la morena cara que asoma bajo la alfombra, empapándose de la mezcla de sentimientos que recorre a su víctima.

El pestillo de la puerta principal se cierra sobre sus oxidadas bisagras, mientras la risa de la fantasma vuelve a escucharse. –Adoro las visitas, aunque creo que no te conozco querida, lo que vuelve tu presencia aquí un tanto inapropiada ¿no te parece?- pregunta con voz tranquila y cantarina, escrutando las reacciones de su inesperada visitante, deseando observar los sentimientos que produce en ella la extraña situación que le regala mientras sus invisibles manos juguetean con la ropa que ella ha dejado abandonada, moviéndola de un lado a otro, mojando con las salpicaduras el suelo a su alrededor.
avatar
Celine Bellerose
Fantasma
Fantasma

Mensajes : 26
Puntos : 34
Reputación : 15
Fecha de inscripción : 10/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado] Una noche misteriosa.

Mensaje por Aurora Rose el Miér Mayo 16, 2018 6:07 am

Aurora comenzó a estremecerse cada vez más. No podía ser. Tenía la alfombra alrededor de ella, lo lógico era que le diese más calor, pero parecía que el efecto era el contrario al deseado. Apretó más el objeto contra su cuerpo, y mientras hacía esto, un rayo iluminó toda la estancia. Para su sorpresa, vislumbró una sombra humana, sin aparente dueño. Giró su cabeza de lado a lado, asustada, intentando buscar algo que hubiese podido crear esa silueta, pero no fue capaz de encontrar nada. No había ningún maniquí, pila de muebles, o persona que cumpliese las condiciones físicas necesarias para hacer realidad esa oscura forma.

¿Qué era lo que ocurría? ¿Había sido su imaginación? Era una opción bastante posible. El hambre la mataba, como siempre, y eso le podía acarrear secuelas, como por ejemplo, delirios. Una risa, y a continuación el movimiento de las cortinas de la habitación, le confirmó que lo que había visto antes había sido real.

Ninguna explicación lógica se le venía a la cabeza para justificar lo que estaba ocurriendo. ¿Fantasmas? No conocía su existencia, pero sabiendo que este mundo no es lo que parece, y que alberga más criaturas de las que se puedan pensar, quizás era la respuesta más factible.

Unas palabras hicieron eco en el hogar, provenientes de la nada. Al escucharlas, la joven se alteró, dando un pequeño saltito sobre el suelo. No se atrevió a moverse, lo único que hizo fue apretar fuertemente con sus manos lo que tenía sobre ella. Sin duda, había irrumpido en el lugar equivocado. A pesar de estar abandonado, o al menos de parecerlo hasta ese instante, ahí residía alguien.

A continuación, notó una ligera caricia sobre su rostro, que hizo que se le pusieran los pelos de punta. No podía para de temblar, y ahora ya no sólo de frío, sino también de miedo. ¿Estaba a salvo ahí dentro? Debería de escapar, pero con el temporal y el bloqueo que tenía encima, no se veía capacitada para ello. De todas maneras, segundos más tarde cayó en la cuenta de que aunque intentase salir de ese sitio, no podría. La puerta se había cerrado, y era probable que no se pudiese abrir de nuevo excepto si el ente que se encontraba dentro, lo permitía.

Una segunda frase fue pronunciada por el misterioso ser. No sabía qué contestar. Abrió la boca, e intentó dejar escapar unas palabras, sin éxito alguno. Enseguida su ropa mojada se comenzó a mover por sí misma a lo largo de la estancia. Esto era una pesadilla. No podía estar sucediendo.

-¿Qué... Qué quieres? No me hagas nada, por favor, yo...- Logró decir por fin la joven, terriblemente asustada. -Venga Aurora, sólo es una pesadilla, no te preocupes, en menos de nada despertarás.- Pensó, intentando autoconvencerse.

Por suerte o por desgracia, la morena reunió fuerzas, y de un impulso se levantó, dejando caer la alfombra al suelo. Corrió hacia su ropa, y la cogió para a continuación manosearla, notando que era real. -Vale, eres fruto de mi imaginación... Así que desaparece, no me asustes más. Ya bastante te has reído de mí, mente. Ahora déjame descansar.- Cambiaba de opinión conforme las cosas iban sucediendo. Había vuelto a pensar que todo era una farsa ideada por su imaginación.

Posó las piezas de tela en la madera, y esta vez se acercó a las cortinas. Quería descolgar una de ellas para taparse, ya que seguramente serían más cálidas que la alfombra. Para ello, cogió una silla vieja y se subió a ella para alcanzarlas con más facilidad. Lo que no esperaba, era que el mueble estuviese carcomido por las polillas hasta el punto de romper con su peso. Cayó de culo al suelo, y soltó un grito de dolor. Masajeó sus lumbares con la mano, y cada vez que acariciaba la zona afectada, no podía evitar quejarse mediante pequeños ruiditos de molestia. ¿Cuándo algo le iba a salir bien de una vez por todas?
avatar
Aurora Rose
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 72
Puntos : 73
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 31/10/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado] Una noche misteriosa.

Mensaje por Celine Bellerose el Jue Mayo 17, 2018 5:57 pm

Los mortales son una fuente de diversión sumamente atractiva para la fantasma. Su poca comprensión del mundo donde viven causa una mezcla en la veterana fantasma de ternura y hastío, como una madre que ve el peligro donde su hijo solo ve una carretera, un árbol o las lumbres de un brasero, como el profesor que se debate entre molestarse a explicar una novena vez una lección a un alumno incorregible, como el entrenador de baile que debe aceptar que algunas de sus alumnas nunca aprenderán los pasos más enrevesados y difíciles de una danza. Los humanos vivían en el mundo que sus superiores querían que viesen, a salvo, sin monstruos debajo de la cama, sin nada más que gárgolas en los tejados de los edificios y tiernos ciervos en los bosques. Si veían una señal, la obviaban y si se presentaba un peligro normalmente ya era demasiado tarde para correr.

Por eso cuando aquella mujer cambió un incipiente terror a lo sobrenatural por la autoconvicción de que en aquella habitación estaba completamente sola, una mezcla de hilaridad y molestia se reflejó en la ya alterada fantasma. –Soy fruto de tu imaginación- repitió imitando la voz de la joven intrusa la fantasma en mitad de una impertinente carcajada viendo como aquella humana trasteaba por su salón en paños menores mientras su cerrada mente mortal intentaba reajustar aquella situación en algo fácilmente tolerable para su dueña.

No obstante, cuando utilizó una de sus sillas para intentar quitar una cortina, una de sus cortinas del lugar donde llevaría colgada las últimas dos décadas con facilidad, una llama de ira empezó a encender en los fríos ojos de la fantasma, ira que estalló cuando la silla que estaba usando cedió bajo su peso, una silla que había visto más años aquella casa que la propia fantasma, pero que aún así le molestó que una completa desconocida convirtiera en astillas por simple capricho.

-¡Basta!- chillo por última vez en su forma inmaterial. El cuerpo de Celine empezó a manifestarse en el otro extremo de la sala, vistiendo su acostumbrado vaporoso y blanco níveo vestido con el que solía realizar todas sus apariciones ante mortales. Sus pies descalzos avanzan por la gruesa capa de polvo sin mover una sola mota, sin ensuciar su piel de porcelana mientras su cuerpo se iba volviendo más humano, más opaco, más real a cada paso que daba hacia la accidentada. –Entras en mi casa sin permiso, mojas mi alfombra, empapas mi salón, me insultas directamente negando mi existencia y para colmo rompes una silla de mi casa- enumera la fantasma con voz tranquila, aunque los muebles más cercanos a ella empiezan a temblar en el sitio debido a la ira contenida por la fantasma.

Al menos durante unos segundos, pues mientras más se acerca a la figura tendida en el suelo, mientras mejor puede apreciar los detalles de su silueta a través de la pobre luz de la estancia, puede fijarse en que no es exactamente una intrusa la que ha entrado en su casa aquella noche, para la visión ultraterrena de la fantasma, ahora lejos de cualquier distracción puede ver que allí hay claramente dos intrusos.
Casi de manera instantánea, cuando le faltan dos pasos para alcanzar a la dama, la tempera del cuarto empieza a recuperarse, los muebles dejan de temblar, los rubios cabellos Celine vuelven a caer dócilmente sobre sus hombros, cuando se dirige a la mujer, parece que apenas queda nada del enfado anterior, evaporado en cuestión de segundos, cuando a la espectro le puede la curiosidad por el estado de la mujer. –Querida ¿estás bien?¿Os habéis hecho daño?- pregunta con voz cantarina y mirada curiosa y amable, ayudando a incorporarla sin molestarse en usar su cuerpo físico, con un leve uso de sus poderes.
avatar
Celine Bellerose
Fantasma
Fantasma

Mensajes : 26
Puntos : 34
Reputación : 15
Fecha de inscripción : 10/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado] Una noche misteriosa.

Mensaje por Aurora Rose el Sáb Mayo 19, 2018 1:50 pm

Un “basta” se escuchó desde la oscuridad cuando la silla se rompió, e hizo que la joven se preocupase todavía más. Intentaba no hacerse daño y pensar que todo era una invención de su imaginación, pero todo apuntaba a que lo que estaba ocurriendo era real. Y efectivamente, segundos después, quedó totalmente confirmado. Una mujer, al parecer por lo que había dicho, la dueña de la casa, se estaba acercando a ella mientras le echaba en cara todo lo que había hecho desde que había entrado al hogar. Aurora retrocedió un poco, asustada y con un sentimiento de culpabilidad.

Toda clase de pensamientos inundaron su cabeza al instante. ¿Cómo había aparecido de repente en ese sitio, si hasta entonces no había nadie más allí, o al menos aparentemente? Y por lo tanto, si nada había sido fruto de su mente, ¿cómo se había podido mover la ropa sola? Definitivamente, lo que estaba ocurriendo ahí dentro era algo sobrenatural, no le cabía duda alguna. De todas maneras, hasta ahora no conocía otra clase de seres que no fuesen licántropos, vampiros, o cambiantes, así que probablemente se encontraba ante una raza diferente. Quizás la idea que había tenido minutos atrás acerca de si sería un fantasma, no era tan descabellada. Al menos, era lo que más se acercaba a la descripción de lo que había ocurrido. Ya lo iría descubriendo con el paso del tiempo, necesitaba saciar su curiosidad.

En cuanto la desconocida llegó a su lado, todo cambió. La temperatura aumentó, y el aire de enfado dejó de estar presente en la sala. Esto sorprendió a la morena, ya que hasta entonces parecía que la mujer avanzaba albergando una hostilidad interior enorme, por los problemas que había causado Aurora en sus pertenencias. En cambio, incluso se preocupó por ella, preguntándole acerca de su estado después del golpe que se había llevado al caer, y la ayudó a levantarse de una manera un tanto extraña, probablemente mediante poderes, ya que ni siquiera se había movido.

-E... Estoy bien, gracias por preguntar.- Le temblaban algo las piernas por el susto que todavía tenía en el cuerpo. Ya estaba calmada, pero lo que había ocurrido antes no era tan fácil de olvidar. Tragó saliva, y se dispuso a hablar de nuevo. -Siento haber entrado sin su permiso, no debería de haberlo hecho, pero vi su casa y como necesitaba resguardarme de la tormenta, y parecía que estaba abandonada, pues... Yo... Lo siento mucho, de veras, no era mi intención irrumpir en un lugar que pertenece a otra persona.- Dijo, algo nerviosa al no saber cómo afrontar la situación, mirando a los ojos a la que iba dirigida su comentario.

-Ya me voy ahora, no quería molestar, en serio...- Mientras decía esto, avanzó por la estancia hasta que se quedó al lado de sus prendas de ropa, todavía mojadas. Las recogió del suelo, y se vistió con ellas. Al hacerlo, un escalofrío recorrió todo su cuerpo. Estaban heladas, pero no le quedaba otro remedio que usarlas, ya que no tenía una muda, y no saldría desnuda a la calle.

-Por cierto, siento haber sido tan descortés. Soy Aurora Rose, un placer, y de nuevo, siento los inconvenientes que le haya podido causar.- Comentó, mientras se acercaba a la entrada de la casa.
avatar
Aurora Rose
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 72
Puntos : 73
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 31/10/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado] Una noche misteriosa.

Mensaje por Celine Bellerose el Lun Mayo 21, 2018 10:59 am

El gesto de Celine se arrugó un poco, en un expresivo gesto de contrariedad para los estándares de su forma no muerta, pasando de la angelical sonrisa a un pequeño gesto de contrariedad ante la poca vitalidad de aquella mujer ¡Encima que estaba siendo amable con ella después de todo aquel estropicio! -¿Segura querida? Tienes mala cara e incluso te noto algo pálida. Ha debido de un ser un curioso golpe en sus posaderas y en su estado…- Esperaba que aquella dama fuera algo más vivaz de lo que estaba demostrando o más le hubiera valido echarla de su mansión cuando estaba a punto de hacerlo.

Fue en ese momento cuando se dio cuenta de la debilidad de las piernas de ella y de como subía y bajaba su pecho a un rito rápido –Claro, aún tiene frío Celine- se reprochó a sí misma, hacía demasiado que no salía a pasear por París y llevaba mucho tiempo sin tratar con mortales y para colmo su gran amiga parecía estar demasiado ocupada para visitarla. Tan perdida estaba en sus pensamientos que cuando quiso reaccionar, aquella mujer volvía a estar a los pies de la puerta de entrada, empapando su salón con aquella horrible y empapada ropa. A veces tenía la impresión de que los humanos iban demasiado deprisa, aunque claro, ellos si tenían un tiempo limitado. Con un suspiro paciente, cerró el segundo pestillo de la puerta antes de desaparecer y reaparecer justo delante de aquella extraña mujer. –Encantada de conocerte Aurora- dijo haciendo una pequeña reverencia –Celine Bellerose, dueña de la hacienda de los Bellerose- se presenta de manera formal y educada, obsequiando a la dama con una cálida sonrisa. –Lamento el pequeño pronto, entenderá que debo mantener esta casa libre de salteadores y ladrones. No era mi intención importunarla en su estado y si necesitaba ayuda gustosa la hubiera ayudado- comenta mientras mira levemente la evidente barriga. –Pero que desfachatez, lamento mis modales- continúa azorada mientras chasquea los dedos, haciendo que la chimenea del salón se encienda con un leve crepitar a pesar de la ceniza y el polvo acumulado. –Ponte cómoda querida ¡no puedes salir así en mitad de este aguacero!-

Su cuerpo se desvaneció otra vez sin explicación alguna durante unos pocos segundos, dejándola sola en el pequeño salón recibidor. -¿Todavía así querida?- Respondió desde una de las puertas del fondo, abriéndola mientras traía unas mantas algo polvorientas y un vestido bastante obsoleto, de la moda del siglo pasado, aunque  bien conservado y cálido. –Creo que podrán servirte para estar más cómoda- responde mientras piensa si aquel vestido se adaptará al cuerpo de la embarazada.

Una vez que el trabajo de anfitriona parecía estar cumplido con un éxito moderado para la fantasma, reapareció en uno de los sillones que se encontraban junto al fuego, que ya había cogido algo más de intensidad, empezando a ennegrecer los troncos. Resopla levemente molesta al darse cuenta del estado de la gran mayoría de las habitaciones de la casa, llenas de polvo y humedad. –Lamento no poder ofrecerte mucho más ahora mismo querida pero llevo bastantes años ya sin servicio y yo soy un desastre manteniendo la casa- responde con el gesto aburrido y contrariado. -Bien Aurora, cuéntame ¿Qué hacías en la calle un día como hoy? Un resfriado podría ser peligroso para ambos- comenta la fantasma intentando paliar su insaciable curiosidad. –No importa, si quieres puedes quedarte aquí esta noche antes de volver a casa mañana- continúa de manera maternal mientras golpea el sofá que se encuentra a su lado con la mano en varias ocasiones, queriendo que la dama lo ocupe, lo que hace que unas pequeñas nubes de polvo se levanten a las cuales mira con una mezcla de aburrimiento y resignación.
avatar
Celine Bellerose
Fantasma
Fantasma

Mensajes : 26
Puntos : 34
Reputación : 15
Fecha de inscripción : 10/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado] Una noche misteriosa.

Mensaje por Aurora Rose el Mar Mayo 22, 2018 2:03 am

Aurora continuaba acariciándose su zona lumbar de vez en cuando, mientras escuchaba hablar a la desconocida. No lo quería decir, pero sí que sentía bastante dolor. Esperaba que en cuanto se sentase y de esa manera descansase la columna, mejorase notablemente. De hecho, ojalá pudiese hacerlo cuanto antes, ya que no estaba segura de si podría aguantar mucho más tiempo de pie.

Para su sorpresa, escuchó cómo el pestillo de la puerta se cerraba tras ella. Definitivamente, no saldría de esa casa esta noche. En parte, lo agradecía, ya que así por lo menos podría reposar, pero por otro lado, le daba rabia ocupar un hogar ajeno, y más después de los desperfectos que había causado, a pesar de haber sido finalmente invitada por su dueña.

A continuación, prestó atención a todas las palabras de la mujer antes de que se desvaneciese, y decidió responder a ellas. -El placer es mío, señorita Bellerose. Entiendo perfectamente por qué se ha puesto de esa manera, no se preocupe, de verdad. Es un placer encontrarse con gente como usted, que a pesar de lo que he hecho, no pretende echarme de aquí.- Justo después de haber pronunciado estas frases, se quedó maravillada ante lo que ocurría en ese hogar. Por arte de magia, la chimenea se había encendido, y además la anfitriona había traído un vestido para que se vistiese con él, y mantas. No se lo podía creer. ¿Por qué tanta hospitalidad? No estaba segura de merecérsela.

Cogió la prenda de ropa, para desvestirse de nuevo y probársela. Por suerte, no le apretaba para nada, y parecía que se la habían hecho a medida. Increíble. Era un alivio, ya que de esa manera y gracias también a las mantas y al calor que desprendía el fuego, no pasaría frío.

Al ver a la joven sentada en un sillón, ofreciéndole tomar asiento a su lado, no pudo evitar acceder, y acercarse a ese lugar, para enseguida dejarse caer encima del cómodo mueble. Antes de responder a las preguntas que le había planteado, no pudo evitar soltar un suspiro de alivio al notar cómo desaparecía gran parte del dolor que no paraba de atormentarla. -¡Para nada se disculpe! Ya bastante me ha dado, y no tenía ni por qué hacerlo. Muchísimas gracias, de verdad.- La miró a los ojos, y una sonrisa se dibujó en su rostro. -Respecto a lo que hacía en la calle... Verá, no vivo en un lugar fijo, así que estaba buscando un sitio donde resguardarme esta noche. Suelo residir en medio de una calle, y justo se desarrolló una pelea allí, así que para no verme afectada decidí escapar, e intentar encontrar un lugar mejor. Por casualidad di con su casa, poco después de que comenzase la tormenta, así que se puede decir que tuve bastante suerte. No se preocupe por mí, es algo habitual en mi vida, de verdad.- Intentaba restarle importancia al asunto, no quería dar pena a nadie.

-¿De verdad, me dejaría pasar la noche aquí?- Comentó asombrada ante el gesto de la fémina, bastante contenta. -Yo... Se lo agradezco mil y una veces, en serio. No sabe lo mucho que significa para los dos.- Asintió con la cabeza, y a continuación acarició su vientre, satisfecha. Podría dormir al calor del fuego, sensación que apenas recordaba. -Por cierto, no quiero quedarme y usurpar su hogar por la cara. Por favor, si puedo hacer algo por usted, estaría encantadísima de que me lo pidiese. No se corte ni un pelo.- Ojalá pudiese servirle de ayuda a ella también, se lo merecía y se lo había ganado con creces.
avatar
Aurora Rose
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 72
Puntos : 73
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 31/10/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado] Una noche misteriosa.

Mensaje por Celine Bellerose el Lun Mayo 28, 2018 6:02 pm

Celine sonríe complacida cuando aquella extraña dama empieza a ser una parte activa de la conversación. Para la mortalmente aburrida fantasma, aquella conversación y aquella insólita actividad en el salón abandonado es un más que bien recibido soplo de aire fresco. Al menos, después de que su pequeña y exotérica manifestación acabara de una manera tan aburrida y lastimando a una pobre embarazada. Lo cierto es que se sentía fatal por causar tales quebrantos en una mujer encinta. Sus criadas siempre decían que era una época complicada y los golpes podían afectar a la criatura ¿Y si provocaba que la dama se pusiera de parto por el susto o el estrés que le generó su broma? No quiere ni pensarlo. Los problemas en el parto, hacer de comadrona sin tener la más mínima idea sobre tales acciones. ¡Definitivamente no!

-¿Cómo osaría yo negar el refugio a una embaraza en una noche como hoy querida?- Niega con la cabeza con cierto aire indignado. Retocándose el etéreo peinado desde el cómodo sillón. –No no- niega enérgicamente con la cabeza- Sois mi invitada querida, sería una deshonra para esta hacienda dejar a alguien desatendido en semejante estado. -Sonríe con dulzura.

Su inquieta alma no dura mucho más sentada en el sillón, por lo que aparece y desaparece por el cuarto a placer con cara contrariada, quitando polvo de algunos lugares y ahuecando algunos cojines. Su atención no obstante se fija por completo en la humana mirándola con incredulidad -¿Cómo que vives en la calle querida?- pregunta reapareciedo en un sillón frente a ella con su normalmente inexpresivo rostro cruzado por una mueca de incredulidad y desagrado a partes iguales. -¿Cómo acaba una dama como tú, en tu estado viviendo en mitad de la calle?- pregunta mientras sus sentimientos tiran en ambas direcciones de la misma cuerda, por un lado su infinita e impertinente curiosidad y por el otro su empatía y ganas de ayudar a aquella mujer.

Mil pensamientos cruzan rápidamente su hiperactiva mente antes de dar tiempo a la joven a respirar, una criada con un hijo bastardo de algún magnate o un príncipe sería una historia maravillosa para amenizar una velada como aquella. Una prostituta caída en desgracia sería algo definitivamente más común y mucho menos entretenido. -¿Dónde está el padre querida? ¿Suerte? - pregunta enfadada a ojos vista al darse cuenta de que en ninguna de sus historias el hombre estaría tomando las responsabilidades que debería tras tan libertino acto.

Definitivamente debería de haber algo, no podía dejarla en la calle ni por la actitud de la dama parecía que fuera a aceptar la ayuda de alguien por el tono orgulloso y altivo que había puesto en sus palabras incluso tras sus circunstancias. –No puedo dejarla abandonada en la calle mademoiselle- se muerde su dedo índice indecisa por unos segundos mirando a varios lugares de la abandonada mansión. –Ni dejar esta casa venirse abajo por falta de uso- concluye pensativa. -¿Le gustaría ahora trabajar para mí? Hace mucho que no tengo personal y su compañía me resulta muy agradable. Si le gusta y no le importa habilitar el área para el servicio podrías vivir bajo mi techo sin que te volviera a faltar de nada- Sonríe ante su idea contenta. –Por el dinero- susurra pensativa mientras toma un periódico de hace ya varias semanas abandonado de cualquier manera sobre la mesa. –El doble de la paga habitual. La casa está en muy mal estado y el buen servicio hay que pagarlo- Sentencia mirando con ojos sonrientes a la joven embarazada.
avatar
Celine Bellerose
Fantasma
Fantasma

Mensajes : 26
Puntos : 34
Reputación : 15
Fecha de inscripción : 10/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado] Una noche misteriosa.

Mensaje por Aurora Rose el Vie Jun 01, 2018 6:39 am

Todavía sentada en el sillón, escuchó a la joven que tenía al lado. La verdad era que había tenido bastante suerte. Para no conocerse de nada, ya le había ofrecido ropa, asiento, calor... Vamos, lo que realmente necesitaba en ese momento. ¿Quién le iba a decir que el terror que había sentido antes se convertiría en esto?

Aurora se quedó anonadada al contemplar las apariciones y desapariciones de la mujer. No se cortaba un pelo en mostrar lo que era. La verdad es que vivir sola y de esa manera debía de ser un poco desagradable, así que no se extrañaba que en cuanto tuviese visita quisiese aprovechar al máximo la compañía.

Ella tampoco estaba habituada a estar con gente, a pesar de que le gustaba. El vivir en la calle no era algo que propiciase que el resto se acercase. La mayoría solía ver a los sin techo como personas inferiores, y no era la primera vez que la trataban con asco, como si fuese a transmitir una enfermedad al resto con solo una mirada. De todas maneras, estaba acostumbrada, y cada vez le importaban menos esa clase de gestos.

En cuanto la inquilina le preguntó acerca de cómo podía vivir a la intemperie, la morena se quedó sin saber qué decir al principio, pero enseguida las palabras le vinieron a la cabeza, y respondió. -En realidad hasta hace unos meses tenía un lugar donde refugiarme, pero por circunstancias personales, preferí dejar ese sitio y trasladarme al mercado de París. Suena algo raro, lo sé, pero es lo que tenía que hacer.-

Si se ponía a explicar toda su historia con el embarazo y cómo eso cambió su vida por completo, aburriría a cualquiera. Además, si se llegaba a dar el caso de indagar más en el tema, prefería dar más detalles cuando tuviesen más relación entre las dos, si eso llegaba a pasar. Por lo que parecía, era algo probable, ya que ahora mismo la contraria se mostraba bastante alegre y animada con ella.

Poco más tarde se sucedió otra pregunta, que hizo estremecer a Aurora. ¿Dónde estaba el padre? Buena cuestión, ya que ni siquiera sabía quién era. Obviamente, no quería contar el trágico suceso. Todavía le daba bastante reparo y vergüenza, y por ello, dijo lo primero que se le vino a la cabeza. -En cuanto supo de mi estado, despareció, y no volví a saber de él. De todas maneras, es agua pasada.- No le gustaba mentir, pero tampoco quería quedar como una sucia delante de ella.

De repente, sucedió algo que para nada esperaba que fuese a pasar. ¿Le quería ofrecer trabajo, y aun encima, pagándole un sueldo? No se lo podía creer. Hasta ahora sólo había tenido pequeños empleos, y nunca había recibido una buena paga por ellos. No sabía si estaba capacitada para tal responsabilidad. -Yo... ¿Está segura? Se lo agradezco un montón, y si al final decide contratarme, espero no defraudarla, pero... Me parece demasiado.- Todavía no se lo creía, y miraba a la mujer, con admiración.

No podría quedarse a dormir en ese lugar, o al menos no habitualmente, pero sí que podía ofrecer los servicios que la contraria le había propuesto. Finalmente, el haber entrado en esa mansión le había traído más suerte que desgracias.
avatar
Aurora Rose
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 72
Puntos : 73
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 31/10/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado] Una noche misteriosa.

Mensaje por Celine Bellerose Ayer a las 10:49 am

“¿Qué de giros caben en una sola noche?” Pensaba la fantasma cuando había descubierto en la vida de aquella en un principio intrusa, posible ladrona, usurpadora o peligrosa asaltante una persona tranquila, abierta y lo más importante para la curiosa fantasma, con una historia francamente interesante de la que intuía no estaba obteniendo más que migajas. Ya tendría tiempo de intimar más con la interesante y agradable joven si conseguía que aceptara su oferta. Sabía que podía ser la oferta de trabajo más subrealista de su vida, pero había visto a la humana extrañamente abierta con la condición de la que podía ser su jefa, resolutiva, fuerte y agradable. No acababa de entender como una persona así podía acabar viviendo en la calle y teniendo que cuidar de su pequeño niño sin ayuda, le parecía absolutamente injusto y hacía que su risueño rostro se inflara levemente mostrando un aniñado enfado ante aquella situación.

-Nadie debería de deber vivir en semejantes condiciones y más en tu estado cariño- refunfuñó la fantasma francamente molesta porque hubiera personas viviendo en aquellas circunstancias. La cabeza de la fantasma ya corría más de lo que el ella misma podía controlar, saltando de una idea a otra en un planteamiento que crecía al mismo ritmo que una bola de nieve rodando ladera abajo. Si podía ayudar a aquella mujer, darle una oportunidad, un trabajo y un techo seguro bajo el que vivir, al menos todo lo seguro que podía dado el aspecto de algunos techos de la mansión. Si podía ayudar a aquella mujer a salir de la calle y la casa necesitaba más servicio ¿Por qué no buscar más ocasiones cómo aquella de ayudar a otra gente? Al fin y al cabo la mansión era grande, en sus mejores tiempos tenía una decena de criadas y algunos otros trabajadores como el cochero, el jardinero y el cocinero, estaba claro que la mansión no podría ser mantenida en un aspecto mediamente aceptable por menos de ocho personas, lo que le daba oportunidad de ayudar al menos a seis más, seguro que la propia Aurora conocería a alguna otra persona que no mereciera estar en esa situación y que aceptara a su extraña jefa. Así podría dejar de ver la casa de su familia en aquel estado viejo y polvoriento, recuperar un poco de su glamurosa apariencia de antaño.

Todo eso pasaba por la frenética espectro en segundos, mientras esperaba impacientemente el corto tiempo que podría haber tardado la humana en contestar a su pregunta, más para la ansiosa e impaciente Celine, fueron suficientes para que perdiera la poca paciencia con la que disponía, haciéndole terriblemente larga la espera. Por eso, cuando los labios de su nueva amiga se movieron al fin, su cara fue al principio de expectación, aunque el normalmente inespresibo rostro de la fantasma no tardó en pasar a la incredulidad, al osombro y por último a un profundo enfado que volvió a provocar que los lacios cabellos se movieran hacia arriba, proyectando el enfado de la joven espectro. -¡Hombres! Todos muy varoniles hasta que toca tomar resposabilidades- estalló la fantasma haciendo que su ira agitaran las llamas de manera violenta y sobrenatural, saliendo una fuerte bocanada de ascuas y humo de la chimenea hacia el salón.

Aunque la furia desapareció de golpe cuando notó incredulidad mezclada con el sincero agradecimiento en las palabras de la joven –Claro que hablo en serio- río de manera infantil mientras toma las manos de ella. –Aunque en ese estado no es necesario que trabajes- sonríe de nuevo mirando  su barriga. –Se que la casa es grande y hay habitaciones muy deterioradas, no te preocupes, lo principal será mantener el último piso ordenado, que es donde está mi cuarto- explica hablando rápidamente debido a la emoción. –Si te sobra tiempo empezarás a arreglar alguno de los salones principales.- Intenta serenarse, tomando siendo apenas consciente el tono con el que su madre trataba al servicio, dulce pero decidido. –Si decides vivir aquí, deberás preparar también algunos de los cuartos destinados al servicio como si fuera tu casa- vuelve a sonreír sintiéndose feliz y divertida.


avatar
Celine Bellerose
Fantasma
Fantasma

Mensajes : 26
Puntos : 34
Reputación : 15
Fecha de inscripción : 10/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado] Una noche misteriosa.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.