Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 07/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Beber para olvidar

Ir abajo

Beber para olvidar

Mensaje por Ciel Manon-Geróux el Lun Mayo 14, 2018 6:16 pm

No era la primera vez en que sus indiscreciones le ganaban una golpiza, pero sí que era la primera ocasión en la que se había sentido tan mal por ello como para echarse a llorar. Ciel acostumbraba a ser alguien exageradamente conformista. Tenía asumido que el mundo era un lugar terrible donde la gente hace cosas horribles con la simple intención de sobrevivir. No se alarmaba por la maldad de la gente, porque ella misma tampoco se consideraba una santa precisamente. Hacía lo que podía, como todos, simplemente para seguir viviendo. Por eso nunca le había importado cuando terceras personas, normalmente esposas indignadas porque sus esposos frecuentaran la compañía de otras mujeres en general, o de ella en concreto, le echaran en cara que por su culpa su matrimonio no iba viento en popa. Estaban en su derecho de echarle en cara lo que quisieran, así como ella estaba en el suyo de seguir ofertando sus servicios para aquellos quienes desearan encontrar en ella lo que otras no podían ofrecerles. Eso no era lo que le había afectado, era una escena que había tenido lugar con más frecuencia de la esperada. 

Lo que realmente le había dolido, y que por tanto, la había hecho acabar en aquel estado tan lamentable, era la mirada de desprecio que le había dedicado aquella niña, hija del matrimonio que ella había "roto", cuando su madre le había explicado a voz de grito, que aquella rubia era la culpable de que su familia hubiera caído en desgracia. La niña, probablemente demasiado pequeña como para comprender lo complejo de lo que le estaban explicando, sí que había entendido perfectamente que Ciel, esa muchacha de ojos azules que ahora se retorcía en el suelo a causa de los golpes que los dos hermanos de la esposa le habían propinado, había intentando "robarle" a su padre. Y eso no es algo que ningún niño pudiera perdonar. 

Después de arrastrarla fuera del local, donde la madame no había movido ni un dedo para intentar protegerla, y golpearla un par de veces más, la ofendida mujer se había acuclillado a su altura solamente para darse el placer de escupirle a la cara, y recordarle que ella no era más que una puta. Y de las baratas. Pero Ciel no tenía fuerzas ni siquiera para responderle, sólo para reiterarse a sí misma que ya lo sabía. Que era consciente de que no era nada más que una pobre infeliz cuyo único mérito en la vida era abrirse de piernas por unas pocas monedas. Pero, ¿a quién podía culpar por semejante destino? ¿Acaso era ella la única responsable de que su única virtud, lo único que sabía hacer, era precisamente aquello de lo que la acusaban? No necesitaba que le recordaran lo patético que resultaba a los ojos de la sociedad que no fuera capaz de salir de ese tipo de vida. 

Así que, abatida como estaba, ni siquiera se molestó en atender sus heridas, ni en buscar cobijo cuando se puso a llover. Todo cuanto necesitaba era una botella para ahogar sus penas, y el humo del cigarro que ascendía en volutas sobre su cabeza. Dejó que el alcohol calentara su interior, mientras su exterior comenzaba a tiritar a causa de la humedad. Ciel estaba rota, quebrada, empezando por su alma y terminando por su cuerpo, malnutrido. Mancillado. ¿Qué tenía ella que ofrecer al mundo? ¿Qué podía dar, que fuera necesario? Absolutamente nada. Su existencia misma era insignificante, o resultaba una molestia para aquellos que se mezclaban con ella. Lo más triste era que aquella certeza ya ni siquiera le resultaba deprimente. Ya sólo sabía cómo sentirse vacía. 

Con un poco de suerte, estaría ebria antes de que amaneciera, y todo quedaría en el olvido, aunque fuera por un momento. 



She Wolf:
avatar
Ciel Manon-Geróux
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 107
Puntos : 160
Reputación : 119
Fecha de inscripción : 21/07/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Beber para olvidar

Mensaje por Galina A. Cherenkova el Lun Mayo 14, 2018 8:33 pm

Estaba claro que hoy no era su día. Desde que se había levantado, no le habían ocurrido nada más que desgracias. Su tía Nadezhda se había puesto enferma y le había tocado a ella ir al mercado a vender las frutas y verduras que habían recogido esos días del huerto. De camino al mercado, se le rompió una rueda del carro y toda la mercancía acabó en un charco de barro, quedando con una pinta no demasiado buena para ser vendida. Además, por si fuera poco, mientras intentaba recoger todos los alimentos de nuevo, una paloma se le cagó encima.

Seguramente no tendría que haber salido de casa, pero a ver quién si no iba a traer unas monedas para alimentar a sus churumbeles. Resultaba obvio que le habría salido mejor irse a robar o a echarle las cartas a alguien que intentar ganarse la vida de una forma más honrada y con mejor reputación, pero a esas alturas ya no servía de nada pensar en ello. Terminó de recoger la comida y la colocó dentro de la cesta que llevaba sobre el carro y, con cierta dificultad, cogió ambos con intención de reanudar su camino hacia el mercado, pero pronto se dio cuenta de que lo que intentaba era una locura.
¡Maldita fortuna la mía! Ayquevé —exclamó con enfado y, seguidamente, le pegó un empujón al carro, que cayó al suelo de nuevo, rompiéndose más incluso—. ¡Ahí te mueras, desgraciao!

Sí, le estaba gritando a un carro, pero es que estaba harta de que todo le saliera mal. Le iba a costar muchísimo volver a hacer otro carro o, incluso, robar alguno, pero era dejar el suyo allí tirado y abandonado o no ir al mercado. Y el dinero que conseguiría con la fruta, si conseguía lavarla, podría dar para un par de platos de comida y al menos un poco de madera para un nuevo carro. No contenta con gritarle, le pegó una patada al objeto, haciéndose daño en el pìe (pues siempre iba descalza y esa vez no era una excepción), y reanudó su marcha hacia el mercado, ahora por unos callejones que le permitían atajar el camino, pues ya no necesitaba ir por una calle ancha para pasar con el dichoso carro.

Pero aquí no acabó la serie de catastróficas desdichas, ¡qué va! Cuando llevaba un rato caminando con el cesto entre los brazos, comenzó a diluviar como si todos los ángeles del cielo se hubieran puesto a mear a la vez. Si llovía, la gente no iría al mercado. Todo había sido en vano. Aceleró el paso todo lo posible, intentando desandar el camino que había hecho, deseando que lo que quedaba de su carro siguiera allí todavía. Sin embargó, al pasar por una de las calles, su pie tropezó con algo que casi la hizo caer:
Bueno, lo que me faltaba... —dijo, recuperando el equilibrio por los pelos.
Se giró y vio a una muchacha sola bajo la lluvia. Dejó el cesto en el suelo. No sabía si llevaría dinero, pero estaba dispuesta a comprobarlo. Comenzó de manera sutil:
Niña —Quizá no era mucho mayor que ella, pero la mujer se expresaba así—, ¿qué tapasao?

Quizá la fortuna le sonreiría un poco después de todo...


avatar
Galina A. Cherenkova
Gitano
Gitano

Mensajes : 48
Puntos : 52
Reputación : 20
Fecha de inscripción : 19/08/2014
Localización : Área de gitanos de París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario https://open.spotify.com/track/1F2wRLLcUCUfhGrsAXhbwH

Volver arriba Ir abajo

Re: Beber para olvidar

Mensaje por Ciel Manon-Geróux el Vie Jun 15, 2018 12:01 am

En un primer momento ni siquiera fue consciente de lo que pasaba. Notaba la humedad recorrerle el cuerpo, y cada vez sentía más y más frío, pero beber siempre le daba sueño, y con todo lo que había bebido en ese corto rato estaba a menos de un sorbo de caer en un coma inducido. No es que importara mucho, realmente. Lo peor que podría pasarle era que la violaran, y a aquellas alturas de su vida no podría decirse que su castidad, o la necesidad de salvaguardarla, fuera precisamente un problema. Casi resultaba irrisorio, de hecho, a pesar de tratarse de alguien que carecía de interés por mantener contacto físico con otras personas, mucho menos las del sexo masculino, se ganaba la vida haciendo precisamente eso. Y cuando recordaba esa mirada fría y llena de repulsión la aguja se clavaba más hondo, y la herida se hacía más grande, y más que la lluvia lo que le preocupaba a la rubia era que no tuviera ron suficiente para caer dormida del todo. Su alcoholismo, visto desde un modo objetivo, era un auténtico problema, pero dado que en muchos casos la bebida era incluso más barata que la comida -especialmente cuando era mala-, todo parecía inclinar la balanza a tan abusivo comportamiento. ¿Quién podría culparla? Todo el mundo lo ha hecho alguna vez, beber para olvidar. Ella no era distinta. Probablemente tuviera más razones que nadie para querer olvidarse de todo. 

Tenía los ojos ya cerrados, y la sensación de estar flotando comenzó a hacerse más y más pesada, cuando alguien tropezó con su cuerpo haciéndola caer de lado bruscamente. El sonido sordo hizo eco, y probablemente de no haber estado tan ebria habría gritado de dolor. Pero no fue capaz de decir nada, y mucho menos de identificar si realmente le dolía la cabeza por el golpe o por el exceso de alcohol que había ingerido. Primero abrió un ojo, y luego el otro, para así intentar identificar a la persona que estaba hablando. No había entendido una palabra, pero educada como era, al menos quería intentar responder adecuadamente cuando se dirigían a ella, especialmente si por su culpa había causado algún tipo de problema. Aún desparramada desde el suelo, la miró desde abajo y sonrió, sí, de esa forma tan ridícula y patética en que lo hacen los borrachos, para luego negar con la cabeza. - No, no creo que vaya a salir el Sol... -Ni sabía por qué había dicho eso, y tampoco creía que diera respuesta a nada de lo que la otra le había dicho, pero se quedó tan satisfecha que se durmió de nuevo exactamente en la misma posición...

Aproximadamente durante treinta segundos, transcurridos los cuales se incorporó de golpe, y sentándose apoyando la cabeza contra la pared, se llevó ambas manos a la boca y comenzó a ponerse de color ¿verde? - Creo que voy a vomitar... -No había acabado de hacer esa declaración cuando comenzó a echarlo todo de forma bastante estruendosa. Su ropa, las paredes, y probablemente también los pies de la persona que estaba frente a ella, nada quedó a salvo. Y justo en ese momento fue cuando se dijo que realmente no se podía caer más bajo. 


She Wolf:
avatar
Ciel Manon-Geróux
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 107
Puntos : 160
Reputación : 119
Fecha de inscripción : 21/07/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Beber para olvidar

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.