Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


¿Preguntas o respuestas? || Annabeth

Ir abajo

¿Preguntas o respuestas? || Annabeth

Mensaje por Amane Fay el Mar Mayo 15, 2018 6:01 pm

Había sido fortuito escuchar hablar de Annabeth De La Louise. Lo había escuchado el día anterior por segunda vez y fue cuando decidió que debía seguir su instinto. La primera vez, lo había oído de un vampiro—otro más que no había entregado—autodenominado pacifista. Le había dicho que, si quería un cambio, no dejase que el mundo avanzara de brazos cruzados. Fue entonces cuando dijo el nombre, pero Amane no le dio importancia y le advirtió que los inquisidores le tenían la pista, y si no se desaparecía de París, pronto darían con él. Semanas pasaron hasta que, junto a otro cazador que de vez en cuando trabajaba junto a su esposo Jean Fay, le dijo algo similar. Esta vez, la pelirroja decidió indagar más allá. El cazador le indicó dónde encontrar a la señorita De La Louise. Le advirtió que no eran muchos los cazadores que se aventuraban a acudir a las reuniones. No le sorprendía, los cazadores no eran más que inquisidores liberados de la justificación religiosa para hacer lo que hacían; el odio por lo sobrenatural era exactamente el mismo. ¿Por qué dos personas completamente distintas le dirían lo mismo? ¿Había algo en Amane que expelía su verdadera mentalidad? La mayor parte del tiempo, cuando se miraba en el reflejo, no reparaba en detalles que la hicieran poco convincentes, pero esa mañana se levantó con dudas y comprendió que era hora de despejarlas.

Dejó a su hijo al cuidado de las sirvientas—como de costumbre—y se preguntó si la institutriz de su infancia tendría alguna especie de legado a la que encargarle su hijo. No se daría cuenta cuando ya estaría necesitando aprender a convertirse en un caballero de la alta sociedad. Lanzó un suspiro y borró todo pensamiento trivial de su mente. Necesitaba su atención enfocada en la reunión. Le había enviado una carta el día anterior, solicitando una visita para inquirir sobre asuntos delicados, de alta confidencialidad. Al día siguiente, salió temprano, repitiéndole al carrocero las indicaciones que el cazador le había dado para llegar a la mansión de la mujer. Al llegar, se dedicó a analizar el lugar en detalle, caminando despacio y con la leve sospecha de estar siendo observada. Alcanzó la puerta y una sirvienta la recibió. Le regaló una sonrisa cortés.

Buenos días. Mi nombre es Amane de Fay. Entiendo que la señorita De La Louise me espera


avatar
Amane Fay
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 18
Puntos : 24
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 01/05/2018
Localización : París, Francia

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Preguntas o respuestas? || Annabeth

Mensaje por Annabeth De Louise el Miér Mayo 16, 2018 9:54 am

"Las apariencias engañan,
sólo quien te puso en el camino sabe por qué te envía."

Hay ocasiones en la vida de toda mujer donde es bueno dejar de lado las obligaciones para concentrarse en la misión de encontrar un buen vestido para acudir a una cita romántica con el caballero en cuestión. Y si es aquél que la pretende, el único y exclusivo hombre para ella, con mayor razón. Así entonces, Annabeth está en su guardarropa observando todos los modelos a elegir para preparar lo que será a la tarde, una de sus reuniones más importantes. Ya tiene el libro en la mesa envuelto para entregarlo a Bernard e intercambiar opiniones al tiempo que el nuevo tomo de la lectura elegida la semana pasada espera impaciente para ser leído por el hombre. Una persona que se ha vuelto indispensable en la existencia de la inglesa porque la única razón de ésto es el cariño que va sintiendo por él.

En tanto sigue pasando las manos por las telas eligiendo, uno de los mensajeros llega con una misiva para ella. Nada fuera de lo común de no ser porque el remitente es el mismo Bernard. Con rapidez y una expresión torva en el rostro, la abre para leer. Su rostro feliz cambia a ser taciturno y frustrado. Por primera vez en mes y medio compartiendo las tardes de los jueves, él tiene algo importante qué hacer y le pide que cambien la cita. Echa atrás la cabeza pensativa antes de solicitarle a madame Violet, su ama de llaves, que consulte su agenda. Imposible cambiarla para otro día, tiene tan complicadas sus reuniones que quisiera dar un grito para expresar su decepción. En lugar de ello, se sienta a escribir una misiva donde le indica que es imposible por sus ocupaciones y que tendrán que verse a la siguiente semana.

En eso está cuando su mayordomo toma lugar frente a ella, la mujer le observa en silencio - hay una señora que busca hablar con usted, ha sido llevada al salón del té. No está programada su visita, sin embargo busca a la señorita De La Louise - con eso tiene. Ese es el apellido que todos utilizan para señalar a alguien nuevo. Así que asiente para terminar la carta, entregarla al mayordomo y ordenar que le envíen a la dirección de Bernard. Tras ésto, baja las escaleras con cuidado para ingresar al salón del té con una sonrisa - Buenos días, me indicaron que quería verme. Soy Annabeth De Louise - le aclara el nombre porque la intención es avisarle de antemano de una nueva persona en casa, más Annabeth no continuará con la jugarreta - ¿En qué puedo ayudarle? - toma asiento frente a ella.

Con anterioridad, han servido el té, los scons, pasteles y demás amenidades para satisfacer los apetitos de cualquiera, sobre todo, como norma de la casa, se les da de comer a los invitados. Así que la inglesa toma la tetera para servir el agua caliente con los bolsitos de té en ambas tazas y endulzar con miel la suya en tanto espera amable a que ella hable. - Y no se preocupe por el error del apellido, dígame con toda la franqueza del mundo ¿Qué le dijeron sobre este sitio? - igual quiere asegurarse de que todos vengan en paz. Tiene algunos cambiantes en la mansión por lo que no desea problemas de ninguna índole.


Angels:
avatar
Annabeth De Louise
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 65
Puntos : 94
Reputación : 41
Fecha de inscripción : 13/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Preguntas o respuestas? || Annabeth

Mensaje por Amane Fay el Miér Mayo 16, 2018 11:50 am

La pelirroja alzó levemente una ceja cuando la sirvienta se excusó para notificar a su empleadora de la presencia de Amane, pues la misma le había dedicado una mirada un tanto... extraña. Se sostuvo en pie al interior de un salón de té tan visualmente impactante como cualquier otro de los que la señora Fay acostumbraba a frecuentar. La distinguida mujer hizo su entrada con educación y soltura. Inevitablemente, Amane hizo su análisis de costumbre, estudiando en ella lo que más podía durante el tiempo que hablaba, sin perderse de lo que decía. Su primer reparo en el plano verbal, era que no tenía exactamente el mismo nombre que le habían dado—. Quizás por eso la sirvienta me miró extraño —pensó. A la castaña, sin embargo, no pareció importarle. Todo en ella reflejaba un carácter amigable y fácil de llevar. Ahora era su turno de hablar y Amane se permitió unos segundos para organizar su tren de pensamientos—. Le ofrezco mis más sinceras disculpas por venir sin aviso previo —empezó por decir, ya que sabía que resultaba de pésimo gusto—, pero ayer le envié una carta y, al no recibir respuesta, decidí venir personalmente —continuó, aceptando el té sin endulzar—. Gracias —la hospitalidad era importante, y cada gesto le servía como un antecedente más que pudiera darle pistas para descifrar la situación. No tomaría asiento hasta que la anfitriona lo indicara o hiciera.

Ahora comprendo que seguramente el nombre incorrecto ha imposibilitado el arribo de mi correspondencia —retomó la palabra tras darle un pequeño sorbo al té—. Le explico entonces —la razón por la cual Amane no iba directamente al grano no era azarosa. Todo lo que la cazadora hacía tenía un motivo. En este caso, procuraba analizar las microexpresiones en el rostro de Annabeth. Así, comprobaría si su actitud se trataba de una actuación forzada, o de su real naturaleza y con ello, sabría cómo proceder a lo largo de la conversación—. Su nombre ha sido llevado a mi atención dos veces y, en ambas ocasiones, se me ha dicho que si deseaba buscar un cambio, lo encontraría al encontrarla a usted —consciente de ser muy vaga, mojó sus labios al dar un nuevo sorbo, dejando espacio por si la mujer deseaba hablar—. El primero, se trataba de un vampiro —llegó a la conclusión de que si un vampiro le había hablado de ella, no tenía sentido pretender que lo sobrenatural eran sólo historias de las institutrices y sirvientas para obligar a los niños a comer—. Me temo que ya no se encuentra en París —aún no sabía con qué bando estaba tratando. Debía dejar espacio para defenderse: si se trataba de otra cazadora, podía agregar que le había dado caza y, de lo contrario, podía asegurarle que se encontraba bien, simplemente fuera del alcance del peligro y gracias a ella. Amane había aprendido a dejarse margen para no delatarse—. El segundo se trataba de un cazador, uno bastante particular si he de ser sincera con usted. Él también me dijo que estaría en mi mejor interés contactarla, pues usted proveía a unos cuantos de una alternativa a lo que el mundo ha padecido desde mucho más de lo que podemos recordar. Entonces decidí acudir a usted, pues la situación mía es un tanto particular —sabía que no obtendría información sin ceder lo mismo a cambio. La interrogante ahora, era exactamente qué información entregar.


avatar
Amane Fay
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 18
Puntos : 24
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 01/05/2018
Localización : París, Francia

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Preguntas o respuestas? || Annabeth

Mensaje por Annabeth De Louise el Miér Mayo 16, 2018 12:42 pm

Tras un pequeño trago a la taza que deposita sobre el plato de porcelana antigua, Annabeth escucha las disculpas de la otra, parpadea cuando le indica de una carta y por inercia, voltea a ver uno de los escritorios más alejados de donde están ambas con un abultado número de cartas por leer - le disculparé si usted lo hace conmigo que no tuve tiempo de terminar de revisar mis cartas. Y sigue acumulándose. Nada tuvo que ver con mi nombre, todas llegan porque suelo usar varios pseudónimos - dice con pesar antes de morderse el labio inferior dejando a la vista su colmillo. Se acaricia la frente con las falanges en actitud preocupada, pronto no podrá con tantos asuntos, sus padres eran dos y así balanceaban las cosas en la sociedad.

De todas formas, vuelve su atención a la mujer. Parpadea con expresión curiosa cuando le explica quiénes le han dado su nombre. Vampiro y cazador. Se puede apreciar en sus gestos faciales cuánto la descontrola eso porque con normalidad los que asisten ahí es porque les ha enviado uno u otro. No ambos. ¿Quién sería para ser ayudada por dos bandos diferentes? Y más con el nombre que indica que puede confiar en ella. - Bastante particular para que dos entes muy diferentes y contrarios entre sí le hayan enviado a mi casa - se acaricia un mechón de cabello que se ha soltado del peinado antes de levantarse para buscar entre las cartas, desenvolver un par leyendo con rapidez eligiendo una que hace a un lado, luego otras tres más hasta hacer lo mismo.

Se queda asintiendo con la cabeza - Señora Amane de Fey, quiero pensar - tamborilea los dedos contra la superficie del escritorio - bien, por sus referencias como cazadora y el ayudar a uno de los miembros de la sociedad Phoenix, me refiero a Logan, el vampiro al que le permitió escapar en lugar seguro, tiene usted toda mi confianza. Verá, soy líder de una sociedad de espías, ésta es nuestra base de operaciones. Se exige que se cumplan dos reglas importantes. Se firme el pacto de no agresión y después, lo que busque se le dará a cambio de conocimientos que la sociedad no tenga. Así trabajamos. ¿Le gusta la idea? Por supuesto, todo ésto debe estar en hermético secreto - vuelve a su lugar frente a la dama para tomar asiento, agarrar su taza para beber un trago antes de depositar la porcelana contra el plato y quedarse mirando a la mujer para conocer su respuesta - sus referencias están comprobadas. El cazador es José, un buen amigo de la casa - sonríe contenta al recordarlo.

Es un gran hombre, así que puede confiar en ella.


Angels:
avatar
Annabeth De Louise
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 65
Puntos : 94
Reputación : 41
Fecha de inscripción : 13/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Preguntas o respuestas? || Annabeth

Mensaje por Amane Fay el Jue Mayo 17, 2018 7:56 am

Amane vio la pila de cartas acumuladas y encarnó una ceja, abriendo los ojos ligeramente los ojos para mostrar sorpresa. Ni siquiera su esposo tenía tanta correspondencia del día anterior. O se trataba de una mujer codiciada repleta de pretendientes esperanzados, o no se trataba de una simple fémina de la alta sociedad. La cazadora se inclinaba por la segunda alternativa. Cuando hizo referencia a sus pseudónimos, lo comprobó. Aunque Amane prefería mantener una expresión neutra, si no hacía gesto alguno, podía darle la impresión equivocada, por lo que se dedicó a no interrumpir, pero reaccionar con sutiles expresiones en su rostro que la hicieran lucir natural. De la misma forma, Annabeth se mostraba espontánea. Sabía que su caso había captado la atención de la castaña, y pronto descubrió por qué. Y a medida que recibía la explicación que creyó que le costaría más trabajo, empezó a atar cabos. Cuando terminó, una sola sospecha restó instalada en Amane Fay: ¿podía ser su Domitor detrás de esto? Lo único que Logan y José tenían en común, era que ambos la habían conocido. Se preguntaba si tal vez, su entonces Domitor se había encargado de asegurarse de, ante su eventual ausencia, Amane supiera caer en las manos correctas, para continuar guiándola hacia la dirección que ella consideraba indicada. Quiso preguntárselo, sería tan simple como decir su nombre y esperar a ver qué respuesta recibía por parte de Annabeth, pero no fue capaz. En el fondo, no quería saberlo porque, por una parte, recibir una afirmación la llenaría de un renovado luto que le había costado años enterrar para poder seguir adelante. Por otra, recibir una negativa le haría cuestionar todo lo que tenía en marcha. Concluyó que no sería beneficioso averiguar algo que podía intervenir en su proceder. La señora Fay regresó su atención a la líder de la asociación Phoenix, quien era poseedora de vibras un tanto maternales. Poseía una mente rápida y segura, sabiendo perfectamente en quienes confiar y cómo proceder. Se preguntaba cuál habría su suerte de haber sido enviada por la persona equivocada, y dedujo no querer descubrirlo—. ¿Quién habría de pensar que detrás de vestidos de lujo, tazas de porcelana fina y jardines de rosas azules se encuentran mentes pensantes? —lanzó una risa para acompañar su broma. La sociedad no las consideraba más que prendedores hechos piedras preciosas del hombre al que debían acompañar para toda la vida; atractivas a la vista, imposibles de ignorar, pero al fin y al cabo, inútiles y altamente prescindibles. Pero Annabeth, Amane y muchas otras mujeres habían aprendido a subsistir rompiendo con el esquema, en secreto y con temor.

Si ese es el caso, al destino gracias —manifestó. Era un alivio no tener que agradecer a Dios para no tener que quedar como una mujer de bien. Las reglas le parecían un indicio más del espíritu pacifista de la anfitriona. Le habría paso a un mar de ideas que jamás pensó posibles. ¿Era irrealista o un futuro tangible? No imaginaba a la Iglesia bendiciendo a las criaturas sobrenaturales que consideraban hijos del mismísimo Diablo, pero imaginaba a mujeres como ella mostrándoles misericordia, e imaginaba a seres como su Domitor, abriéndole los ojos al considerarla digna de la verdad. A veces, cuando un grito es tan fuerte que alcanza a todos los oídos deseosos de escuchar, ni siquiera el silencio más aplacador puede acallar su mensaje—. Mi esposo es Jean Fay, y como sabrá, pertenece a la facción oculta de la Santa Inquisición —hizo una leve mueca y bebió más té para deshacerse de lo áspero de su garganta—. Trabaja en el primer piso —agregó, sabiendo que la señorita De Louise comprendería lo que eso significaba—. Es bueno en su trabajo, de vez en cuando me concede cierto conocimiento acerca de sus misiones. Me ha asignado la labor de ayudarle a dar caza a vampiros. Puedo recolectar información confidencial que resulte valiosa para esta sociedad —afirmó—. A cambio, me gustaría indagar más acerca de una clase de vampiros... especial —succionó su labio inferior con delicadeza—. ¿Ha escuchado usted hablar de los Nosferatus? —dejó su taza sobre la mesa.


avatar
Amane Fay
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 18
Puntos : 24
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 01/05/2018
Localización : París, Francia

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Preguntas o respuestas? || Annabeth

Mensaje por Annabeth De Louise el Jue Mayo 17, 2018 2:26 pm

La respuesta al halago velado es un leve encogimiento de hombros sumado a una sonrisa enigmática que la propia De Louise reserva para momentos donde la sorpresa es mayor al saber a quién tienen frente a ellos. Sus ojos se tornan más brillantes en tanto su pose se relaja en respuesta a sus comentarios. Todo parece ir viento en popa en esta entrevista inesperada, tener a otra mujer frente a ella con iguales aptitudes le hace sentirse satisfecha por continuar el legado de sus padres. Adoptivos o biológicos es algo que carece de sentido cuando se tiene una educación en la que el amor y el acondicionamiento libre fueron las bases de la misma. Los aprendizajes que sobrevinieron de estar en un lugar como Phoenix fueron regalos a manos abiertas sin mayores complicaciones de establecer qué podía aprender y cuándo.

Juguetea con el tenedor antes de partir el primer postre que ha separado del resto para su propio gusto - todo es parte de una gran fachada. Si bien mis padres me enseñaron todo lo que una dama debe aprender, el estar en este lugar, entre tantas personas variopintas hizo el resto. No hubo quién se sonriera con un "dime más" o con un "cómo aprendo eso" y me lo enseñara. Aquí, el conocimiento se otorga a manos llenas, por eso el pacto de no agresión - introduce el pequeño bocado saboreando los sabores de las moras, el queso y la galleta con satisfacción antes de que su mano tome una campanilla y la agite. De inmediato, el hombre que recibiera a la cazadora, hace acto de presencia - necesito el pacto, por favor - una reverencia y el hombre desaparece.

Asiente con el nombre, - Disculpará, más no logro ubicar a su esposo. Si dice que trabaja en el primer piso, hay que ver si es el subterráneo o el superficial. De eso depende todo. El primer piso subterráneo son las mazmorras y las salas de tortura. El superficial, es la recepción y otros menesteres. Si habla de la facción oculta, entonces es un Condenado. Un sobrenatural que ha renegado de los suyos para perseguirlos. Si ésto es una prueba, le pido que deje de hacerlas. Si no lo es, su marido no le ha dicho todo porque desconfía, tenga cuidado - recomienda antes de enlazar sus manos, la diestra sobre la siniestra, contra sus piernas. Otra vez su colmillito atrapa el pliegue inferior de su boca al tiempo que en su rostro aparece el típico gesto Moncrieff: sus cejas se juntan hasta formar tres grandes arrugas en medio de éstas.

Debajo, sus manos se frotan la una contra la otra, los finos guantes opacan el sonido - hay algo que me inquieta, si su marido le ha dicho ésto con el fin de confundirla, deberemos tener cuidado con la información que reciba y corroborarla de inmediato, puede que le esté poniendo pruebas y al descubrirla, pese sobre usted un gran castigo. Perdone si me entrometo en su relación, más tengo que ser precavida. El que alguien conozca de nuestra existencia es equivalente a un ataque próximo y no exagero - sus padres murieron así. Dejados a la libre voluntad de los enemigos. La siguiente pregunta la hace sonreír para afirmar con un leve movimiento de su cabeza de arriba a abajo y viceversa. - Por supuesto, sin embargo, tenga cuidado. Si bien los nosferatus comparten características con los vampiros, son especies muy distintas. Subestimar a un nosferatu es equivalente a morir, no exagero. Son letales, tienen miles de años existiendo, la mayoría están dementes por tanto paso del tiempo sin tener compañeros que les hagan recordar sus vidas como humanos. También se debe por su defecto de creación. Todo nosferatu es horrendo, esa es la maldición que los esclaviza y los obliga a ser tan dañinos. Muchos no soportan mirarse y saber que son monstruos a ojos de los demás por más que logren ocultarse bajo rostros más amigables a la vista - toma la taza de té.

Justo, el mayordomo toma ese momento para ingresar con un papiro, una daga y un listón - aquí tiene, signorina - los deja a un lado de ellas, sobre otra mesita que él mismo carga y deposita a su vera. - ¿Le ayudo en algo más? - pregunta antes de mantener la posición erguida con las manos unidas al frente - No, Lucciano, puedes retirarte. Gracias - una reverencia es brindada antes de dejarlas de nuevo en soledad. Annabeth extiende la mano para tomar el pergamino - éste es el pacto de no agresión y el juramento para mantener el secreto de esta sociedad. Es su decisión firmarlo o no. Está escrito en letras antiguas, llenas de poder mágico. En el instante en que lo firme, que deberá ser con su propia sangre, la magia la obligará a mantener el secreto de nuestra sociedad. Como durante su estancia en esta mansión ataque a alguien, la magia le llevará a uno de nuestros calabozos de inmediato. Es mi seguro para mantener ésto tranquilo. Si acepta, una herida en el dedo es suficiente sangre para que lo firme, por supuesto, haré lo mismo en correspondencia y una forma de asegurarle de que le ayudaré en todo lo que esté a mi alcance - se lo ofrece con toda la tranquilidad que le adorna.

Más la seriedad en sus ojos indica que ésto para ella es tan crucial como la propia vida - si no lo firma, al salir de aquí, serán borrados sus recuerdos respecto a dónde está esta mansión y lo que hablamos. Sus conocimientos respecto a los nosferatu quedarán inalterables como forma de demostrarle mi buena voluntad. Todo lo que escuche respecto a Phoenix será obviado por su mente debido al hechizo y nadie sabrá que está sumida en un conjuro. Su marido ni siquiera sabrá que estuvo aquí - le asegura con firmeza. Las cosas en Phoenix se hacen bien o no se hacen.


Angels:
avatar
Annabeth De Louise
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 65
Puntos : 94
Reputación : 41
Fecha de inscripción : 13/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Preguntas o respuestas? || Annabeth

Mensaje por Amane Fay el Jue Mayo 17, 2018 6:11 pm

Un escalofríos recorrió el cuerpo de Amane Fay. Con cada palabra que Annabeth pronunciaba, el real peso de lo sobrenatural le caía encima como un balde de agua fría. Grababa a fuego cada palabra como si su vida dependiera de ello. Fue consciente en ese momento de que los ojos azules de Annabeth eran penetrantes, tanto como lo que decía. Como si de un encanto se tratara, la urgencia de su tono le hacía sentir que tenía que desarmarse ahí mismo y decir absolutamente todo lo que había procurado guardar, pero mientras hablaba, la escuchaba en silencio, sintiendo que le jugaría en contra interrumpir la información que le estaba dando. La pelirroja dejó sus labios levemente separados—. Es un cambiante —aclaró. Era importante que Annabeth no sintiera que estaba siendo puesta a prueba, porque ese no era el caso en lo absoluto. En ella había identificado una aliada y la respuesta a sus muchas inquietudes. Casi se le volvía innecesario preguntar si su Domitor la había enviado: escuchaba en ella lo que su Domitor le había dicho antes, con el mismo énfasis. Pero los ojos de Amane se cristalizaron, y bajó la vista—. Cuando tuve a mi hijo Trevor, Jean me advirtió que existía la posibilidad de que fuera un cambiante. Todo Fay ha servido a la Inquisición, sin embargo su padre se enamoró de su víctima y del amorío nació él. Su esposa lo repudió, pero fue forzada a pretender que era suyo. Aún no sé si mi pequeño es igual a su padre, tiene recién tres años y de momento no hay índices de nada —suspiró, sintiéndose de pronto un tanto fatigada—. La Inquisición descubrió lo que sucedió años después, y castigaron a su padre con la fuerza máxima. Él, empecinado en servir a la Iglesia, le juró lealtad y ha trabajado junto a ellos en calidad de Condenado desde entonces —no todo se lo había dicho él. Había recogido piezas de información aquí y allá hasta armar el rompecabezas completo. No había pensado que tendría que referirse a esto, pues desconocía que el primer piso estuviera formado sólo por condenados, sin embargo si se trataba de una trampa, no podía saberlo ni ocultar información de esta índole, pues el lado en ella que le permitía amar y preocuparse por su hijo, le ardía de dolor de sólo pensar que pudiese llegar a ser cazado por su naturaleza.

No me malinterprete, mi esposo no dudaría un segundo en desconfiar de mí. Sin embargo, su naturaleza no es retorcida de cara a mí. No me daría información falsa puesto que la que me da, es con el fin de que ayude a darle caza a alguna criatura. Cuando no quiere que sepa algo, simplemente no me lo dice. Me encargaré de que no tenga motivos para sospechar una alianza externa a él, como si mi vida dependiera de ello —dijo lo último con seriedad y haciendo contacto visual, quizás sonando incluso muy tajante, pero debía ser clara. No formaría parte de Phoenix para ser un lastre. Escuchó sus opciones con calma, pareciéndole ambas ventajosas. Saber más acerca de los Nosferatus era suficiente para ella. Sin embargo, ahora que se le había presentado la oportunidad de colaborar pero sin prescindir de su seguridad, no podía dar media vuelta y marcharse. Asintió una vez en signo de haber comprendido. Tomó el papiro y lo miró por encima, para dirigir su mirada de vuelta a Annabeth. Toma la daga y sin tramitar demasiado, se hizo un corte en el índice, pero nuevamente devolvió la mirada a la mujer y la expresión de Amane era una de inquietud—. Antes de firmar, considero necesario que sepa que antes de tener a mi hijo, fui esclava de sangre durante cinco años. Fue mi marido quien mató a mi Domitor —la pequeña herida en su dedo produjo unas cuantas gotas—. No busco venganza. Considero mi derecho—y el de todos—saber de qué y quiénes está compuesto el mundo que habito, y es mi intención descubrir lo más que pueda, para saber protegerme a mí y a mi hijo, y luchar junto a usted para tener paz. Ahora sí, dígame dónde debo firmar


avatar
Amane Fay
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 18
Puntos : 24
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 01/05/2018
Localización : París, Francia

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Preguntas o respuestas? || Annabeth

Mensaje por Annabeth De Louise el Vie Mayo 18, 2018 11:08 am

Su cabeza se mueve de arriba a abajo por centímetros complacida porque la fémina haya dejado de jugar al gato y al ratón demostrando su inteligencia al conceder las respuestas que Annabeth necesita para catalogarla como debe ser. Un aliado más de esta basta organización que lento va volviendo a tener el estatus que perdiera con la muerte de sus padres. En tanto la cazadora le explica lo que para la De Louise es algo muy familiar en sus conocimientos, parte otro pedazo de la tarta para degustarlo con mayor deleite. Está contenta de ver cómo los enigmas van desapareciendo dejando respuestas que ella puede manejar mejor que un simple juego de palabras y acertijos donde la desconfianza se vislumbra con un brillo imposible de ignorar.

Un condenado, un cambiante, en ese aspecto debe ser más precavida al otorgarle los conocimientos a la cazadora haciendo hincapié en que sus informes no serán para atrapar a algún miembro de la sociedad - es normal que un cambiante pase su herencia sobrenatural a hijos, llegando hasta bisnietos inclusive. El poder de su sangre es tal que no dudaría que su pequeño tuviera ciertos rasgos. Como indica, es muy joven para poder dilucidarlo, más debería estar atenta. A veces los cambios se dan rápido como una transformación inconsciente. En otros momentos, hay parcialidades. Bigotes, garras, algo que le caracterice como parte de su estirpe - sonríe al recordar algunos pequeños con bigotes de gato lamiendo la leche sin tapujos en su propia mesa.

El saber que la Inquisición castiga sin siquiera tener pruebas y máxime al tenerlas, es tan consuetudinario que le produce escozor - la Iglesia es incapaz de comprender que los sobrenaturales son como los humanos que tanto protege, hay buenos y malos. En lo que pueda ayudarle en su labor de exterminar a aquéllos que incumplen las normas de respeto y que sólo buscan la destrucción per se, sólo tendrá que pedirlo - promete en tanto los sucesos continúan, a punto está de firmar cuando una nueva revelación emerge de esos labios femeninos, generando en la inglesa un levantar y descender de hombros - no será la primera ni la última que se haya hecho adicta a la sangre vampírica en cuanto a su seguridad, prometer algo sería inconsciente porque carezco de los medios. Ésta es una organización que se basa en sus conocimientos, pocos son los grupos de choque que podría convocar - exhala un suspiro antes de alargar la mano.

La falange índice de su diestra le señala el lugar, en cuanto la dama firma, Annabeth se desprende del guante de su siniestra mostrando un secreto que a la sociedad es más que diabólico. Toma la daga para hacer un fino corte entre la uña y la piel de su índice denotando cuán acostumbrada está para firmar con la zurda -cosa del diablo dicen las abuelas y los sacerdotes- el papiro. En cuanto el último rasgo de su firma está hecho, éste destella una luz dorada en todas las letras en tanto Annabeth recita en latín - Si hoc in hac pactum combined sanguis meus vivat et qui non voluntate tua impetum facere et non societatem amet animos immersa ne maius malum - las letras desaparecen y con ello, las firmas quedando sólo una marca de un sello con un gran fénix en ésta. La mujer enrolla el pergamino atándolo con cintas rojas antes de tocar la campanilla.

El mismo hombre llega para recibir el pacto retirándose en silencio - Bien, ¿Por dónde quiere empezar? Puede dejar de decirme mademoiselle De Louise porque ese título le correspondía a mi madre que jamás quiso que le dijeran madame y decirme sólo Annabeth - le sonríe con entusiasmo - bienvenida a mis dominios, todo lo que necesitaré será que me dé un poco de información respecto de los vampiros que han cazado para actualizar mis datos que con tanto cazador e inquisidor, no puedo tenerlos al corriente - emite una exhalación resignada.


Angels:
avatar
Annabeth De Louise
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 65
Puntos : 94
Reputación : 41
Fecha de inscripción : 13/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Preguntas o respuestas? || Annabeth

Mensaje por Amane Fay el Vie Mayo 18, 2018 11:30 pm

Nada hacían las palabras de la líder de Phoenix por calmar sus nervios, pero era necesario permanecer con los pies en la tierra respecto a los riesgos que corría su retoño. Ni siquiera podía confiar en que estaba a salvo de las garras de Jean. Asintió ante sus comentarios referentes a la Inquisición, dejando escapar un suspiro pesado, que dejaba en evidencia toda su frustración ante el proceder inhumano de la Iglesia. También experimentó alivio al escuchar que no habría reparo en tener mano dura ante aquellos que buscaban continuar el ciclo enfermizo de violencia desmedida a los seres sobrenaturales. Se preguntaba si a contar de ahora, Jean Fay se convertiría en un blanco de Phoenix, pero decidió no hacer preguntas al respecto. Su pasado como esclava de sangre no pareció inquietar a Annabeth, por lo que Amane procedió a firmar donde la susodicha se lo indicó y el pacto se hizo. Recitó palabras en latín que la cazadora no comprendió, pero fue testigo por primera vez de magia. Vio con fascinación cómo las letras que hacía instantes había visto en el pergamino se desvanecían, hasta quedar sólo sus firmas y el sello de Phoenix. La pelirroja esbozó una sonrisa―. Muy bien, Annabeth, entonces a cambio le pido me llame por mi nombre de pila igualmente. Nunca he sentido mío el apellido que debo cargar ―el apellido de su familia era Beauchêne, y echaba de menos escuchar a las personas referirse a ella como la «señorita Beauchêne». Sienta usted además la libertad de tutearme; francamente, considero las formalidades un mero trámite ―regresó su mirada a las cartas apiladas cuando dijo lo último y rápidamente pudo deducir que Annabeth sentía la necesidad de mantenerse al tanto de todo para mantenerlo bajo control y asegurarse de que cada miembro se sintiera como había hecho a Amane sentirse desde que pisó sus dominios, como ella denominó su mansión. Pero también veía que ello mismo tarde o temprano le pasaría la cuenta, aunque quizás no estuviera preparada para admitirlo. Se reservó sus comentarios, aún le quedaba descubrir si Annabeth valoraría su opinión o debía limitarse a un intercambio de información de flujo constante

De acuerdo. Tendrá que permitirme un par de días para recolectar la información, comprenderá que a lo largo de los años he tenido que llevar  registro escrito ―explicó―. He entregado a muchos vampiros a lo largo de los años, incluso algunos de otras razas ―debía ser clara. No había señales de culpa en su rostro ni tampoco fingiría. Era perfectamente evidente que había hecho lo necesario para sobrevivir―. Pasó mucho tiempo antes de siquiera atreverme a pensar en la idea de dejar escapar a algún vampiro. El miedo a ser descubierta por Jean era tan grande, que muchas veces pensé en dejar de lado mis misiones, pero era la única forma de, irónicamente, poseer cierta libertad y control sobre mis acciones ―el ayudar a su esposo en su trabajo le permitía gozar de margen de tiempo para con sus horarios y menos sospechas si de vez en cuando no estaba presente cuando debía estarlo―. Sin embargo, cuando llegue a sus manos el listado, podrá comprobar que la gran mayoría de los que personalmente entregué, se trata de criaturas que eran sumamente agresivas que constituían un peligro para inocentes ―no intentaba excusarse, pero era necesario dejar claro su criterio―. Respecto a los Nosferatus, ¿existe la posibilidad de redención en ellos? ¿Tienen sentimientos o cualquier rastro de humanidad en ellos?


avatar
Amane Fay
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 18
Puntos : 24
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 01/05/2018
Localización : París, Francia

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Preguntas o respuestas? || Annabeth

Mensaje por Annabeth De Louise el Sáb Mayo 19, 2018 7:56 am

Una sonrisa velada aparece en el rostro de la dama de la casa antes de que pronuncie sin dudar - Si el apellido no gusta de ser invocado, ¿Cuál sí debería serlo? - pregunta por curiosidad, en ocasiones su propia ama de llaves la identifica con un gato, un ser que investiga absolutamente todo con tal de que su conocimiento sea completo. Amane indica que necesita dos días para recabar la información dejando a la De Louise sorprendida con los ojos más abiertos que de costumbre. ¿Dos días? Significa un gran número de sobrenaturales muertos. Se recarga contra la silla, pudiera ser el esposo de la mujer entonces el responsable de varios decesos a los cuales Phoenix no ha podido ligar con alguien. El miedo que la mujer le tiene al marido es frustrante para Annabeth - si alguna vez considera que su marido es parte de su infelicidad, si bien carezco de los medios para darle una vida por completo confortable, le aseguro que puedo conseguirle techo y un buen trabajo en Florencia. Si alguna vez considera, repito, que es más sano estar lejos de su marido. Eso de que le tenga tanto miedo es para mí impensable e insoportable - confiesa tomando la taza de té para beber un poco considerando que ya está satisfecha dejando sólo una cuarta parte del líquido lechoso.

Se muerde el labio inferior escuchando las explicaciones que dan lugar a saber cómo es la mujer frente a ella en tanto lleva su mano siniestra a su rostro, sujetando su mentón con el pulgar en tanto el largo del dedo índice acaricia la piel debajo de su labio inferior. - De acuerdo, de todas formas me parece que catalogaremos juntas a esos vampiros. Si son antiguos debo tener registros, si son neonatos me parece que no. Es raro que pueda alcanzar a tener todo el censo más en los últimos años, en la propia París, hay una confirmación de un aumento demográfico de sobrenaturales. Creados o venidos de partes del mundo, es como si regalaran algo - mueve la cabeza de derecha a izquierda demostrando su asombro.

La reunión prosigue con buenas expectativas para la joven, quien asiente ante las siguientes preguntas - ¿Redención? ¿Qué tipo de redención? Si se refiere a una cura, desde ya le digo que sólo la muerte evitará que sean nosferatus. En cuanto a los sentimientos, depende de cada uno de los especímenes, le recomiendo que me acompañe, por favor - susurra poniéndose en pie una vez que la dama ha terminado su té. La conduce fuera de esa habitación hasta regresar al living donde domina una enorme escalera doble, cada una de las escalinatas está pegada a las paredes contrarias entre sí dejando un hueco en forma de una espada de naipes.

Teniendo esta escalera a su izquierda, sigue caminando de frente abriendo otra puerta que conduce a un pasillo largo con varias puertas a su izquierda. Algunas tienen un cartel pequeño de color negro en la perilla, otras lo tienen blanco. En una de estas últimas, ella abre la puerta para dejarla ingresar - por aquí, por favor, puede sentarse - es un mini estudio de tres metros por tres metros donde domina un escritorio con tres sillas, una detrás y dos adelante. Sobre éste, hay papel, tintero, plumas y todo lo necesario para hacer algún estudio. Del lado derecho hay una pequeña sala de dos sillones individuales con un mesa ratonera separándolos - si gusta, le traigo el libro de los Nosferatu para que pueda leer a gusto y hacer sus anotaciones, dos cosas son importantes. El libro se mantiene tal cual está, si encuentra algún dato incorrecto me lo hace saber o bien, si toca la campanilla sobre el escritorio, un sirviente vendrá ya para que le indique usted el error o por si necesita algo de beber, comer, lo que guste. Le pido por favor que mantenga el lugar y el tomo en buen estado ¿Alguna duda? - la sonrisa es dulce. Annabeth trabaja así, por eso es que muchos datos son revisados una y otra vez asegurándose de la veracidad de los mismos.


Angels:
avatar
Annabeth De Louise
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 65
Puntos : 94
Reputación : 41
Fecha de inscripción : 13/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Preguntas o respuestas? || Annabeth

Mensaje por Amane Fay el Dom Mayo 20, 2018 6:11 pm

Si Amane Fay hubiese respondido a tantas preguntas en una misma conversación a cualquier otra persona que no fuera Annabeth, habría estado segura de que se trataba de un interrogatorio. Sin embargo, sentía que cada una de las preguntas que respondía, le ayudarían a mejorar su situación actual—. Beauchêne, mi apellido de soltera —respondió con aires de nostalgia, recordando tiempos mejores—. Dicen algunos que todo tiempo pasado fue mejor —añadió. La oferta de su ahora líder le resultó revolucionaria, casi escandalosa. Una realidad impensable. Se imaginó a sí misma en una ciudad de lengua extranjera, trabajando como hacían las mujeres de rango social inferior. Pensó en su hijo, y en su familia. Deshizo la idea en su mente, que se disipó como humo y asintió unas cuantas veces—. Le agradezco profundamente, sin embargo mi lugar es aquí en la capital —aseguró, sin saber a cuál de las dos intentaba convencer: a Annabeth, o a ella misma. Había pensado en huir en el pasado, planificando diferentes futuros para sí misma, empezando de cero con y sin Trevor, vengándose de Jean o dejándole ser. Pero después de entretener cada una de aquellas fantasías, siempre concluía que su deseo de volver a sentirse como se sintió, era más grande. El poder que le concedía ser una espía en calidad de cazadora le resultaba el mejor arma contra el miedo que sentía por su esposo. Su manera de vencerlo era logrando dejar de temerle, no huyendo de él. Pero sus ideas podían fácilmente carecer de sentido alguno para quien no fuera ella misma, y pronto abandonó su línea de pensamientos, sabiendo que no era adecuado ahogar a Annabeth con preocupaciones personales—. Mantendré la oferta en mente, por si algún día llego a necesitar disponer de ella —añadió con seguridad, para así dejar tranquila a Annabeth.

Por supuesto, espero que mi listado le sea de utilidad —respondió. Se preguntaba a qué se debía el incremento de sobrenaturales—. Me pregunto si hay un concentrado de sobrenaturales convirtiendo a mortales, o se trata de criaturas viniendo desde otros sitios y de ser así, ¿por qué París? —obviando el atractivo de la ciudad, debía haber un motivo superior. Amane apuró su té mientras prestaba atención a la información que la cabeza de Phoenix le entregaba, tragando lo último de un viaje, para seguirla con una curiosidad que no sentía hacía años. Atravesaron la apoteósica mansión, llegando a un pasillo. Amane registró cada detalle con precisión. Al llegar a su destino, Annabeth abrió la puerta para hacerla entrar a lo que parecía ser un despacho. La pelirroja asintió a las instrucciones, preguntándose qué destrozos habían cometido para hacer necesaria la aclaración. Quizá se debía a que criaturas de todas las razas también visitaban el estudio—. Si no es mucha la molestia —contestó, aceptando el ofrecimiento del libro. Tomó asiento en el escritorio y, mientras esperaba, hizo uso del papel en blanco para escribir Nosferatus como título al centro superior y, a la derecha, la fecha del día presente. Su lado desconfiado aún se preguntaba si podía llegar a tratarse de una retorcida trampa, pero su instinto, al que siempre obedecía, le aseguraba que al fin había encontrado una aliada. Dejó la pluma a un lado y juntó sus manos.


avatar
Amane Fay
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 18
Puntos : 24
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 01/05/2018
Localización : París, Francia

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Preguntas o respuestas? || Annabeth

Mensaje por Annabeth De Louise el Lun Mayo 21, 2018 1:33 pm

- Me encantaría saber por qué París, quizá porque es la ciudad cosmopolita de moda, donde la iglesia no afecta tanto como en Italia o sin las constantes disputas por el poder de Inglaterra. España es demasiado católica, por lo que tampoco es una buena opción y si piensa que el comportamiento del Rey Quartermane es raro, mejor piense en que sus actitudes y comportamientos son más de un vampiro que de un humano. Los rumores corren, que no se deje ver en el día desde hace más de siete años, que su piel sea pálida, apostaría por ello, más no tengo el placer de conocerlo y espero seguir así por mi propio bienestar - porque ha de reconocer que tiene una boca demasiado floja en ocasiones.

Mientras se comporte como toda una líder de la organización, sabe qué decir o qué hacer, más en el plano personal, es donde todo se trastoca. Es por eso que se siente más cómoda entre libros y personas cultas que entre la plebe. Incluso con Bernard, su pretendiente, le cuesta ser más objetiva y se sale de las ramas sin control. Es algo que debería pulir a punta de piedra como si de un carbón se tratase hasta obtener un diamante. En cuanto llegan a destino y la cazadora acepta la propuesta, Annabeth se despide un instante para ir a su biblioteca personal. Llega a su despacho, oculto a ojos vista de todos los demás, hace a un lado un libro para dejar que una de las trampas se abra.

Baja las escaleras con un candil en la mano hasta la parte subterránea. Ahí mira a su alrededor para elegir el pasillo de la "N". Observa los compendios de los Nosferatu, elige el de la información básica y por pura demostración de buena fe, toma uno de los diarios de un antiguo cazador que hace referencia a su mayor "presa": el logro al forjar una amistad con un nosferatu y las historias que le había contado que están escritas en dicho manuscrito. Vuelve los pasos no sin antes limpiar debidamente los tomos para evitar el polvo, subiendo las escaleras para regresar al pasillo y tocar la puerta de la cazadora. Han pasado más de veinte minutos desde que se fue.

En atención a la cazadora, le han traído más té, galletas, algo de dulces para que pueda disfrutar. En cuanto entra Annabeth, lo hace con una sonrisa - ahhh, el olor de los libros, no hay mejor aroma que el del papel antiguo - susurra contenta dejando ambos tomos en el escritorio. Abre el primero para observar las anotaciones asintiendo - éste es el manual básico de los nosferatu. El otro seguro que le agrada, son las memorias de Josh Lestrange que trata de su aventura con un sujeto de esa raza. Él es un gran escritor, así que puede leer con fluidez todo lo que le aconteció, desde que lo conoció, sus vivencias, hasta que se separaron hace ya más de cincuenta años. Por supuesto, Josh Lestrange ya falleció. Al menos eso se cree, porque su tumba fue abierta dos noches después de su muerte. Se cree que el Nosferatu se lo llevó con él. Eso se cree - se los deja para que ella pueda hacer uso de ambos.

Permanece un poco más para ver si tiene alguna duda.


Angels:
avatar
Annabeth De Louise
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 65
Puntos : 94
Reputación : 41
Fecha de inscripción : 13/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Preguntas o respuestas? || Annabeth

Mensaje por Amane Fay el Lun Mayo 21, 2018 8:19 pm

En lo que Amane esperó a Annabeth, dos sirvientas le trajeron bocados y té, sin embargo los dejó intactos donde los dejaron. La pelirroja tuvo suficiente tiempo para rearmar sus ideas, analizar la situación que acababa de vivir. Su índice aún ardía, a pesar de que el dolor era casi imperceptible y no sangraba en lo absoluto. Acomodó su cabello y se puso de pie, dando pasos lentos a lo largo del estudio. Dio un pequeño sobresalto cuando Annabeth regresó, girándose para enfrentarla y, tras escuchar lo que decía, sonreír—. Mi padre siempre fue un ávido lector. Mientras otros jefes de hogar se encargaban de leer la Biblia en el salón para sus hijos, el mío variaba de vez en cuando, para estimular mi curiosidad y la de mis hermanas —sin duda, Amane era la más inquisitiva. Sus hermanas eran más tradicionales, y en consecuencia, encajaban mejor con lo que la sociedad les exigía. Eran de aquellas mujeres capaces de cualquier truco con tal de conseguir la belleza deseada. Una de ellas casi había quedado ciega por comprarle pociones de dudosa proveniencia a una gitana que se había hecho fama por vender la eterna juventud. Dos de ellas le habían dejado de hablar durante su época de esclava de sangre, indignadas de que no les compartiera el secreto detrás de su envidiable palidez enfermiza. Su ahora jefa, depositó los libros sobre el escritorio e hizo observaciones al respecto. Amane observó ambos libros, preguntándose por cuál comenzar. Relamió sus labios y los frunció—. Si cada tumba se abriera, me pregunto cuántas encontraríamos vacías —comentó, sintiendo un leve escalofríos. Soltó aire por la nariz y tomó asiento. Escogió el manual para comenzar, dándole las gracias a Annabeth.

֎

Fue exactamente una hora la que transcurrió. Su papel se había llenado de toda clase de apuntes en base a los dos libros. Los manipuló con suma delicadeza, como si se tratara de los libros prohibidos que cuando pequeña husmeaba cuando nadie la veía. Procuró que cada hoja que giraba no se doblara, y mantuvo la tinta y el pergamino lo más distanciado de los libros como le era posible. Cuando se sintió satisfecha con los resultados de su investigación, hizo sonar la campanilla. Un sirviente emergió al cabo de un minuto—. Notifique a la jefa que he concluido mi estudio. Dígale también que la esperaré en el salón donde me recibió —dejó ambos libros cerrados, exactamente como Annabeth los había dejado, tal y como si no hubieran sido tocados. Se levantó del asiento y lo apegó al escritorio. Se aseguró de que la tinta del papel que había utilizado estuviera seca, dobló el pergamino y lo cargó con su mano izquierda. Salió del despacho y se devolvió por el circuito que había hecho junto a Annabeth, habiéndolo memorizado sin dificultad. Esperó en el salón por la llegada de la anfitriona, agradeciendo el cambio de aire. A veces, Amane sufría de una leve claustrofobia, sobre todo durante días abochornados o especialmente húmedos. Tomó un vaso de agua del mesón que estaba ocupado con diferentes delicadezas y, tras unos cuantos sorbos que calmaron su sed y garganta seca, tomó asiento en uno de los cómodos sofás que adornaban el salón. Amane había reparado en que, a pesar de ser una mansión como cualquier otra, ésta tenía un toque acogedor que sólo había sentido en su hogar de infancia. Se preguntó si Annabeth seguía en la mansión. Le había quedado claro que era una mujer ocupada, y no quería abusar de su hospitalidad. Posó sus manos sobre su regazo, con el papel de la nueva información encima del mismo.


avatar
Amane Fay
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 18
Puntos : 24
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 01/05/2018
Localización : París, Francia

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Preguntas o respuestas? || Annabeth

Mensaje por Annabeth De Louise Ayer a las 2:25 am

Annabeth sonríe con la imagen que ella comenta, - nunca fui a la cama sin que papá fuera a leerme un libro. Empezamos con lo básico, algunos cuentos, leyendas, ligerito-ligerito, decía mi padre. Luego lo complicó, cada que estaba a punto de dormirme, cortaba la historia. Al otro día, curiosa que era, corría a buscarla y me pasaba todo el día intentando terminar el relato. Había días que lo lograba, había días que no. Así me fomentó el placer de la lectura - comenta cuando ella está revisando los tomos sin saber por cuál empezar lo que le daba mucha ilusión a la joven De Louise. - Siempre puede venir cualquier otro día a terminarlos. Y en cuanto a tumbas abiertas, mi padre tenía una frase "Si quieres encontrar un tesoro, no abras una tumba, sigue las huellas de lo que la abandonó". Mi madre siempre lo reprendía porque esa frase me daba mucho miedo, sólo de adulta la entendí mejor. La dejo sola entonces - hace una reverencia para cerrar la puerta tras ella para ir a su salón de té.

En media hora ha leído todas las cartas que le faltaban, catalogado las que merecen respuesta rápida, las que no son tan urgentes y las que son avisos. Va a su despacho para hacer las anotaciones pertinentes bebiendo una aromática taza de té endulzada con miel y aderezada con un toque de leche. Da respuesta a todo lo que se le ha acumulado, que es bastante. Pronto necesitará de un par de manos extra por acá. Se pregunta quién podría ayudarle a dirigir Phoenix. Pasa otra media hora con uno de los miembros más o menos que se hace presente en el sitio. Un anciano cambiante que ya está rondando los ciento setenta y largos años que tiene una mente privilegiada y con el que Annabeth quería reunirse desde hace mucho. Al menos la ausencia de Bernard tuvo sus buenas consecuencias.

Está terminando de despedir al anciano cuando alguien le avisa que la señora Fay la requiere en su salón de té. Emite una exhalación agotada para ir en esa dirección. Ingresa a la habitación con una sonrisa menos entusiasta tras toda la agitación del día - hola de nuevo ¿Todo bien? ¿Alguna duda? ¿Cuándo quiere copiar el libro de los Nosferatu? - la sorprende con el ofrecimiento en tanto toma asiento para servirse sin necesidad de una criada un tanto de té con leche y miel - usted disculpará, pero cada vez Phoenix se está haciendo más y más y más grande. De un cachorro pasó a ser un San Bernardo y seguirá creciendo, me temo hasta ser un Gran Danés. Y sigo estando sola para tanta gente, un día me volveré loca - se ríe tras toda la confesión porque en ocasiones si uno no lo dice, se le queda atrapado y le causa un mal mayor.

Se recarga contra el respaldo después de dar un pequeño trago de la poción caliente. Mantiene la taza y el plato sujetos frente a su pecho en tanto la observa - bueno, espero que haya encontrado lo que buscó. De todas formas me debe lo de los registros. Y cuando quiera venir, es bienvenida. Si no me encuentro, preguntará usted por Madame Violet, que es mi ama de llaves. No la juzgue sólo por ser parte de la servidumbre porque ella es una de nuestras mejores y más exclusivas traductoras. Es experta en demasiados idiomas a pesar de sus cincuenta y cortos años de edad - está orgullosa de ella porque la propia Annabeth aprendió de madame Violet. Da otro trago a la taza antes de que la deposite sobre la mesita esperando que la cazadora hable.


Angels:
avatar
Annabeth De Louise
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 65
Puntos : 94
Reputación : 41
Fecha de inscripción : 13/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Preguntas o respuestas? || Annabeth

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.