Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 07/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




[Privado] Una propuesta... ¿Indecente?

Ir abajo

[Privado] Una propuesta... ¿Indecente?

Mensaje por Zayrim Fleury el Lun Mayo 28, 2018 5:37 pm

Como era habitual, Zayrim se encontraba en su oscuro despacho, escondido en la taberna de la que ella misma era dueña. Estaba sentada en un sillón bastante amplio y costoso, con las piernas cruzadas. En frente, había una mesa de cristal sobre la que reposaban una pipa y hojas de tabaco. El cuarto en sí era pequeño, pero tampoco necesitaba más espacio, de hecho, lo prefería de esa manera. Las paredes estaban pintadas de negro, y en ellas se podía destacar la presencia de la flecha que le había regalado su difunto prometido, apoyada sobre unos soportes. Además, una gran alfombra de pelo de color marrón cubría gran parte del suelo.

Para llegar hasta ese lugar, había que cruzar un pasadizo situado detrás de la barra donde los empleados del local servían copas, y caminar hasta el fondo de este. Allí se podía observar una puerta que a primera vista no daba para nada buena impresión, sino que incluso auguraba que si alguien entraba ahí, no pasaría nada bueno.

La morena había estado un rato replanteándose una cuestión mientras descansaba en el asiento. Hacía tiempo se le había ocurrido una idea que podría cambiar su forma de hacer las cosas hasta ese entonces. Jeremy, el maldito que le había traicionado, a su pesar era muy inteligente. Estaba segura de que después del aviso que le había dado, no se atrevería a defraudarla de nuevo, y por ello, había pensado que le sería bastante útil si lo empleaba como su mano derecha. Quizás era una apuesta muy arriesgada, ya que había perdido toda la confianza que había depositado en él, pero si llegaba a hacer las cosas bien, valdría la pena.

A pesar de tener a mucha gente a su merced, le gustaba trabajar sola. El resto de personas por lo general eran un estorbo para ella, así que este paso sería un experimento, que esperaba que fuese exitoso. No necesitaba a nadie a su lado, pero por probar no perdía nada, e incluso le podía sacar provecho al asunto.

-¡Tú! ¡Ven aquí ahora mismo!- Ordenó a un hombre de mediana edad que pasaba frente al habitáculo, en cuanto finalmente decidió llevar a cabo la propuesta. Por la forma de caminar, y la fuerza de sus pisadas, sabía completamente de quién se trataba. Era uno de los trabajadores del local, que probablemente habría entrado al pasillo para reponer existencias en una puerta contigua a la de la habitación en la que ella se encontraba.

En cuanto el empleado abrió la puerta, con la voz firme, preguntó a la que conocía como Mist qué era lo que quería. -Ve a buscar a Jeremy, allá donde esté, y tráemelo de inmediato. Te doy dos horas como mucho. Y ahora, largo.- En cuanto la joven terminó de pronunciar esta frase, el varón aceptó y corrió todo lo que pudo para atender el recado lo antes posible, y así no tener que rezar por su integridad más adelante.

Había sido gracioso, y por ello, no pudo evitar soltar varias carcajadas. Había notado a leguas que el chaval estaba nervioso, por cómo tragaba saliva, y por un ligero tembleque en su pierna derecha. ¿A quién quería engañar, intentando pronunciar sus palabras sin titubear? ¿No se daba cuenta de que su cuerpo lo delataba? Le encantaba provocar este tipo de sensaciones en el resto, la hacían sentir poderosa.

Ahora sólo le quedaba esperar un rato, acompañada de su pipa. Sabía que en menos de nada estarían los dos junto a ella, sin rechistar. Iba a ser una tarde divertida.
avatar
Zayrim Fleury
Cazador Clase Baja
Cazador Clase Baja

Mensajes : 10
Puntos : 7
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 24/05/2018

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado] Una propuesta... ¿Indecente?

Mensaje por Jeremy Legrand el Miér Mayo 30, 2018 3:45 pm

Dos horas fue lo que tardó el hombre en encontrar a Jeremy, totalmente agotado por la carrera y el estrés. No estaba en su casa, la chica que cuidaba a su hermano pequeño dijo que se había marchado a tocar en una fiesta prácticamente en la otra punta de París. Una vez lo encontró, tuvo que esperar a que el evento terminase y poder enganchar el hombro del pianista con brusquedad, llevándose un bastonazo por el autoreflejo del músico al defenderse.

Mist. En cuanto ese nombre salió a la luz, Jeremy sintió un desagradable escalofrío. No solo quería verle, sino que llegaba tarde. Y para colmo, el hombre que había enviado a buscarle estaba cabreado. Muy cabreado, de hecho, y no estaba dispuesto a perder un segundo más, arrastrando bruscamente al pianista y obligándole a apresurar su paso.

Cuando llegaron a la taberna de Mist, a las tres horas, Jeremy no pensó que podría dar un solo paso más. El dolor de su pierna era tal que no podía evitar reflejarlo en sus muecas y en una mayor dificultad al caminar, arrastrando el pie por aquél último pasillo oculto hacia el despacho de Mist, agarrado del brazo por el hombre.

Hacía tiempo que no la veía cara a cara. Sintió que las fuerzas le fallaban momentáneamente, aferrándose con más fuerza a su bastón mientras el enviado a buscarle pedía disculpas por la tardanza, echándole todas las culpas a él. Jeremy no pudo decir nada, el miedo se había llevado su voz y sus ojos no se apartaban de la femme fatale quien, aunque no pudiera verle, seguro que era capaz de escuchar su agitada y entrecortada respiración.

-Y...y..oo...yo...-tragó saliva, retrocediendo un doloroso paso.- E-estaba tra... trabajando, n-no sabía...


"You never hear a melody until you need a song."
avatar
Jeremy Legrand
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 76
Puntos : 79
Reputación : 21
Fecha de inscripción : 12/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado] Una propuesta... ¿Indecente?

Mensaje por Zayrim Fleury el Vie Jun 01, 2018 12:36 pm

El tiempo pasaba, y ellos no llegaban. Si no se había equivocado, ya habían pasado más minutos de los acordados. Una pena, creía que un par de horas eran más que suficientes. Zayrim, por lo tanto, comenzó a tramar el castigo que se llevaría el joven por haber fallado en su misión. ¿Qué tocaría hoy? ¿Un leve rasguño, golpes, desmembramientos, muerte...? Pensar en ello era divertido. De hecho, era lo único que le cortaba el aburrimiento que hasta entonces había arrastrado durante la larga espera.

De repente, escuchó unos pasos apurados muy descuidados, incluso arrastrados, junto con otros que se notaba que tenían peso de más encima. ¡Por fin! Dentro de nada estarían en su despacho, y comenzaría la acción.

En cuanto la puerta del habitáculo se abrió, se levantó del sillón inmediatamente, y cruzó los brazos a la altura de su pecho. No pudo evitar reírse ante el comentario del traidor, mientras se acercaba a él. -Hola Jeremy. No te preocupes, no es tu culpa el haber tardado, no sabías nada.- Acarició su mejilla con dulzura mientras fijaba la mirada en sus ojos, para a continuación arañar esta con sus largas uñas, hasta rasgar ligeramente su piel.

El foco de la conversación cambió hacia el camarero en apenas segundos. -Tú eres el responsable. Te dije que te daba dos horas, y si no me equivoco, han pasado tres. Te has retrasado una hora, por no haberte dado prisa. No me gustan los lentos.- Chasqueó los dedos, y en menos de nada, dos hombres corpulentos aparecieron en la entrada de la habitación. -No vas a salir impune de esta. No te preocupes, no te mataré, no al menos esta vez. En esta ocasión, voy a ser buena, y vas a tener que elegir tú mismo tu castigo. Como has tardado una hora, decide una de tus extremidades. Luego, te irás con ellos, y te despedirás de ésta para siempre.- Dijo, señalando a los fortachones con una sonrisa en la boca, indicando así quiénes harían la labor por ella. Pasaba de mancharse las manos con la sangre de ese inútil.

Cómo no, el muchacho no pronunció palabra alguna, pero aceptó el castigo sin rechistar a pesar de que se notaba que estaba temblando sin parar del miedo. Podría sacarle puntilla al que no hubiese obedecido a su orden de indicar el miembro del que se quería desprender, pero no le importaba. Lo verdaderamente interesante era lo que tenía frente a ella. Ahí estaba el listillo que había intentado descubrir su mayor secreto.

Poco después, todos desaparecieron del lugar, y cerraron la puerta a su paso. Segundos más tarde, un grito de dolor infinito hizo eco en todo el local, provocando así que la mujer se quedase  satisfecha.

-Bueno Jeremy... ¿Qué tal? Hacía bastante que no nos veíamos. ¿Cómo te va? Y... ¿Cómo está tu hermano?- Preguntó a continuación, como si hubiese ignorado el lamento del empleado, y haciendo hincapié en esta última cuestión, ya que sabía que estaba tocando un tema delicado para el contrario. Reposó de nuevo en el asiento, esperando una respuesta o reacción a todo lo anterior, disfrutando de cada instante.
avatar
Zayrim Fleury
Cazador Clase Baja
Cazador Clase Baja

Mensajes : 10
Puntos : 7
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 24/05/2018

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado] Una propuesta... ¿Indecente?

Mensaje por Jeremy Legrand el Lun Jun 18, 2018 4:20 am

Aquella mujer le aterraba y no era capaz de resistir su mirada ni dos segundos, incluso cuando sabía bien que la vista era un sentido del que ella carecía. Cuando sintió su mano en su mejilla se encogió en un acto reflejo, cerrando los ojos y tratando de encontrar calma en las palabras que ella le dedicaba. Si no quisiera algo de él, ya lo habría matado... ¿no?

El arañazo, lento y amenazante, le hizo agitarse en su respiración, encogiéndose aún más, rezando para que solo quedara en eso. Sintió que le faltaba el aire, y dio una buena bocanada cuando Mist se alejó para prestar su atención al otro hombre.

No pudo hablar, no se atrevía a abrir la boca siquiera, y se encontró a sí mismo con pensamientos egoistas: podría haber dicho que era culpa suya, podría haber ayudado a ese hombre que ninguna culpa tenía, tal vez podría haber evitado el destino al que le había condenado la mujer, pero no lo hizo. No lo hizo porque, en su cabeza, se repitieron una y otra vez los momentos en aquella oscura orilla del Sena, el dolor y el miedo sentidos, y no quería volver a repetirlos.

En cualquier caso, no era estúpido. Sabía bien que Mist estaba intentando darle un mensaje con todo aquello, la conocía más de lo que le gustaría como para ser consciente de ello. Sus preguntas solo disiparon cualquier duda que pudiera albergar al respecto. A ella no le importaba en absoluto su estado o el de su hermano. Ella quería algo, y se estaba asegurando de allanar el terreno para recordarle que no podía negarse a ello.

-Po-por favor s-señorita Mist...-intentó controlarse, escuchando los alaridos de dolor de fondo, incapaz de moverse ni un solo centímetro, como si le hubieran clavado al suelo.- Si he hecho algo que...-otro grito le interrumpió, haciendo su respiración aún más agitada. Sus manos temblaban sobre su bastón.- Algo que la haya disgustado, permítame compensárselo de alguna forma. haré... haré lo que sea.


"You never hear a melody until you need a song."
avatar
Jeremy Legrand
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 76
Puntos : 79
Reputación : 21
Fecha de inscripción : 12/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado] Una propuesta... ¿Indecente?

Mensaje por Zayrim Fleury el Miér Jun 20, 2018 1:09 pm

Escuchó las titubeantes palabras del contrario con una sonrisa en la boca. Se notaba a leguas que estaba nervioso. El tembleque que dominaba su cuerpo lo delataba, y eso a Zayrim le gustaba. Incluso se podría decir que le ponía, ya que la hacía sentir poderosa sobre los demás, y disfrutaba de ello.

-¿Algo que me haya disgustado? Tu existencia me disgusta de por sí, pero por suerte también me agrada muchas otras veces. Al menos haces el tiempo más ameno y llevadero. Por ello, he pensado en algo. Ya que harás lo que sea... ¿Qué te parece si te convierto en mi mano derecha? No puedo olvidar el daño que me has hecho, pero estoy segura de que no lo volverás a intentar, ¿verdad? Así que bueno, eres inteligente, mucho, y quiero que estés a mi lado.-

Después de esto, golpeó suavemente con una de sus manos el reposabrazos del asiento, invitándolo así a sentarse junto a ella. Mientras esperaba a que el hombre avanzase, continuó hablando. -Obviamente, todo esto es de prueba. Me gusta ser autosuficiente, y prefiero controlar yo sola mis cosas, aunque quizás una pequeña ayuda no me viene mal. Si me gusta cómo trabajas, te daré el privilegio de ser mi mayor aliado, y pondré otro voto de confianza en ti.-

Seguro que todo lo que acababa de decir era lo último que Jeremy esperaba. Mist había tomado esa decisión entre otras cosas porque era alguien fácilmente manejable, y más ahora, al recibir semejante paliza por parte de ella. Estaría asustado, y no podría decir que no. Además, era una de las personas más intuitivas y listas que había conocido. ¿Por qué no probar suerte?

-Por cierto.- Chasqueó los dedos, y en menos de nada un hombre robusto abrió la puerta de la habitación. -Tráeme dos vasos de whisky.- El fortachón salió escopeteado ante la orden de la mujer, y pocos segundos más tarde posó las bebidas en la mesa que había frente al sillón. Acto seguido, abandonó el lugar. -Toma, bébelo. ¿Te gusta el alcohol? ¿Cuál es tu favorito?- Dijo, mientras acercaba uno de los recipientes al joven, y a continuación daba un trago al que le pertenecía a ella. Le gustaba el sabor y la ardiente sensación del líquido bajando por su garganta.

Cada vez quedaba menos para que su manera de hacer las cosas hasta entonces cambiase, y esperaba estar en lo cierto confiando en él para el puesto que le daría una vuelta de tuerca a su vida y en principio se la haría un poco más fácil.
avatar
Zayrim Fleury
Cazador Clase Baja
Cazador Clase Baja

Mensajes : 10
Puntos : 7
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 24/05/2018

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado] Una propuesta... ¿Indecente?

Mensaje por Jeremy Legrand el Miér Jun 20, 2018 2:30 pm

La mujer era retorcida, encontrando placer en pisotearle y tratarle no solo a él, sino a todos como a poco más que a perros. Jeremy podía verlo en aquél rostro de ojos claros, cómo disfrutaba de aquella situación, cómo bebía del miedo que inspiraba. Y aunque le encantaría negarle el gusto, no podía. Su presencia era tal que era imposible no sentirse intimidado, aunque el principal miedo venía de saber lo que era capaz de hacer. Lo que le hizo, y lo que aún arrastraba con él, lo cual era mucho más que una pierna dañada.

-¿Pe-perdone?

Pensó que no había escuchado bien. Se quedó mirándola sin comprender, pensando que debía ser algún tipo de trampa, algún truco, intentando leer sus intenciones ocultas.

-¡N-no! Le aseguro...-rápidamente, o al menos todo lo rápido que le permitía su cojera, fue hasta ella, sentándose a su lado tal y como ordenó, como un perro obediente, sabiendo que no era buena idea hacer que lo repitiera.- Le aseguro que aprendí mi lección, se-señorita Mist y le...-tragó saliva, buscando sus palabras.- ...le agradezco infinitamente que me dejara seguir trabajando para usted.-afirmó con su cabeza, aunque ella no viera aquél gesto.- Es... es todo un honor que me de esta oportunidad.

Trató de sonar convincente, y la verdad es que se le daba bien. Sabía perfectamente que a Mist le encantaba alimentar su ego, que los demás temieran y respetaran su poder, y se aseguró de transmitir esa sensación en cada una de sus palabras. No fue complicado, pues realmente le aterraba esa mujer. Por otro lado, su última frase no sonó tan convincente.

Esperó a la bebida que la mujer había pedido, manteniéndose a una distancia segura de ella, pegado al otro extremo del sillón como si la mujer fuese una víbora a punto de lanzarse hacia él con sus colmillos por delante. Tomó el vaso de su mano con cuidado, asegurándose de no rozar siquiera sus dedos, oliendo el contenido discretamente, como si sospechara que había envenenado la ambarina bebida.

-E-el whiskey está bien, muchas gracias.

Ser su mano derecha, como ella lo había llamado, significaba que ganaría más dinero, sí, pero... ¿a qué precio? Él no se consideraba capaz de hacer daño a nadie, directa o indirectamente, y mucho menos de inspirar el mismo miedo y respeto que Mist despertaba.

-Pero... no puedo evitar preguntarme, si me permite... ¿por qué yo? E-estoy seguro de que dispone de personas mucho más capaces que yo, alguien con unas cualidades más... apropiadas. No quiero decir que no sea capaz, ¡desde luego!-se apresuró a aclarar, sabiendo que no podía darle la impresión de ser inútil.- Tampoco cuestiono su criterio, pero...

No supo cómo seguir, dejando aquellas palabras en el aire.


"You never hear a melody until you need a song."
avatar
Jeremy Legrand
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 76
Puntos : 79
Reputación : 21
Fecha de inscripción : 12/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado] Una propuesta... ¿Indecente?

Mensaje por Zayrim Fleury el Jue Jun 21, 2018 2:38 pm

El miedo que se reflejaba en las palabras de Jeremy fue suficiente para satisfacerla algo más. Estaba bajo su mandato, no cabía duda, y probablemente haría cualquier cosa que le ordenase, sin rechistar. ¿Cuándo había llegado a tener tanto poder sobre el resto? Hacía relativamente poco que había dejado de ser una cualquiera, y todavía no era del todo consciente de los múltiples hilos que manejaba, y del respeto que infundía a su alrededor. Eso sí, seguridad en sí misma y en las decisiones que tomaba, no le faltaba.

-¿No bebes? ¿Es que no te tiene buena pinta?- Preguntó, incitando al hombre a probar el alcohol, ya que por los movimientos que había escuchado, supo no le había dado ni un solo trago. No había echado nada en el vaso, no lo necesitaba. Simplemente dejaría que la bebida hiciese su efecto conforme la fuesen consumiendo, y listo. ¿Pensaría que le intentaría hacer daño de alguna manera mediante el whisky? No le extrañaba, hacía bien en desconfiar conociendo de lo que era capaz. Por eso quería contar con él para ser su mano derecha, muchos otros habrían caído en la tentación sin fijarse en los detalles, simplemente por tener un sorbo gratis de una bebida cara.

A continuación, Zayrim decidió resolver las dudas del joven. -¿Por qué tú? Verás... Sé que eres más listo de lo que aparentas en un principio. Descubriste mi secreto, y eso no lo hace cualquiera, ¿no crees?- Hizo una pausa para saborear de nuevo la bebida, y siguió hablando. -Esa inocencia y timidez que transmites me vendrá muy bien. Detrás de esa máscara ocultas a una persona perspicaz, que se detiene en los detalles que los demás no verían, y por eso, entre otras cosas, te quiero a mi lado.-

Después, posó el vaso sobre la mesa, con cuidado. -He pensado que podrías ser mis ojos. Por mucho que quiera, hay cosas de las que no puedo darme cuenta, y me sería de utilidad que alguien me chivase lo que los demás hacen, tanto cuando estés conmigo, como cuando no. Ese sería uno de los puntos principales. Y ahora, te comento lo que imagino que te interesará más. Si haces bien tu trabajo, prometo que la mitad de las ganancias que me ayudes a conseguir, irán para ti. ¿No te parece un chollazo? No te imaginas la de dinero que podrías obtener, y por lo tanto, así podrías darle una vida mejor a tu hermano, y también a ti mismo.-

Al terminar de pronunciar estas palabras, se acercó a su súbdito lo máximo posible, pegando sus caras, dejándolas a apenas centímetros de separación. -Dime... ¿Aceptas?- No pudo evitar sacar su voz más seductora en esa pregunta, que había sido más un susurro que otra cosa. Sólo le quedaba obtener la respuesta del contrario, aunque la tenía muy clara. Sabía que no se podría negar.
avatar
Zayrim Fleury
Cazador Clase Baja
Cazador Clase Baja

Mensajes : 10
Puntos : 7
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 24/05/2018

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado] Una propuesta... ¿Indecente?

Mensaje por Jeremy Legrand el Jue Jun 21, 2018 3:22 pm

-E-en absoluto, yo...

Decidió cesar sus palabras y simplemente beber de la copa. Si quisiera matarle, Jeremy sabía bien que no se limitaría a algo tan sencillo y rápido como una copa envenenada. El líquido ardiente bajó por su garganta, pero había bebido demasiado rápido debido a los nervios, por lo que carraspeó para aliviar la sensación.

-Su... supongo...

Volvió a carraspear mientras respondía a su pregunta, pero se silenció para dejar que la mujer retomara la conversación. No creyó que fuera sensato el hacer ningún comentario respecto a su traición pasada ni a cómo unió todos los pequeños detalles que había descubierto para conseguir en primicia el gran secreto de Mist.

Depositó su vaso sobre la mesa en cuanto ella lo hizo, estableciendo que le estaba prestando toda su atención. Era una situación atípica y que todavía tenía dificultades para creer que en verdad estaba sucediendo. Por un lado, le asustaba, por otro, le aliviaba. Ser la mano derecha de Mist significaba que estaría más tiempo con ella de lo que le gustaría a nadie, pero también significaba que se acabarían los trabajos sucios, el poner su vida en juego por entregar un mensaje y vivir en miedo constante, vigilando su espalda por si ella se cansaba de él. Por otro lado, sabía que tampoco podía negarse. Y ella, desde luego, también era consciente de ello. Por eso se esforzaba tanto en mencionar a su hermano. No le había pasado desapercibido.

Cuando ella se acercó a él, Jeremy se alejó cuanto pudo, lo cual no fue mucho, dado que el sofá no se extendía más allá. Contuvo su respiración, intentando aguantar la pálida mirada de la aterradora mujer que tenía delante, sintiendo el peso de su presencia. Sus rostros apenas se encontraban a unos centímetros de distancia, y ella podría sentir perfectamente su agitada respiración ante su burlona seducción.

-De-desde luego, suena... suena realmente bien, aunque...-tragó saliva, tratando de mantener la máxima distancia posible.- Con... con todo respeto, señorita Mist, me pre-preocupa mi seguridad en todo esto. Es d-decir, antes de esto apenas hemos coincidido cara a... cara.-soltó una risa nerviosa, notando el reposabrazos clavarse en su espalda cada vez que intentaba alejarse un poco más.- Si empiezan a verme más a menudo con usted, y empiezan también a verme metiéndome en sus asuntos, ¿no querrán mi cuello? Qu-quiero decir... no la seré muy útil si alguien decide acabar conmigo antes de que sus secretos lleguen a usted. A mi no me respetan, solo soy un don nadie, es a usted a quien temen.





"You never hear a melody until you need a song."
avatar
Jeremy Legrand
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 76
Puntos : 79
Reputación : 21
Fecha de inscripción : 12/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado] Una propuesta... ¿Indecente?

Mensaje por Zayrim Fleury el Jue Jun 21, 2018 5:41 pm

Al notar cómo el hombre se alejaba poco a poco de ella, no pudo evitar soltar una ligera carcajada, y a continuación, en respuesta, acercarse todavía más a él, hasta el punto de dejar sus labios a punto de rozarse. Segundos más tarde, desde esa posición avanzó de nuevo hasta poner su boca pegada a la oreja del contrario. -¿Por qué te apartas...? ¿Tienes miedo, pequeño Jeremy?- Susurró en su oído, en un tono dulce, pero que a su vez se notaba que iba con segundas intenciones.

Las preocupaciones del joven eran las que se esperaba. Era obvio que iba a correr peligro, pero todo riesgo tiene su recompensa. -No tienes nada que temer. Vas a pasar de ser “el traidor” a “mi protegido”. ¿No te parece suficiente? Nadie se atrevería a arrebatarme de mi lado a alguien tan preciado para mí, porque si lo hacen, están muertos. Y por si a pesar de todo sigues inquieto, te daré poder sobre el resto de mis súbditos. ¿Qué significa eso? Si te ves amenazado, o si simplemente quieres escoltas, tienes permiso para utilizar a los que estén bajo mi servicio como te dé la gana.- Dijo, mientras se volvía a sentar en la parte del sillón donde estaba desde un principio, dejando que así finalmente corriese el aire entre ellos.

Le estaba dando todas las facilidades. Incluso compartiría su poder y sus ganancias con él. Estaba arriesgando mucho al hacerlo, ya que si la traicionaba de nuevo, todo lo que había construido hasta ese momento se podría volver en su contra. Más le valía cumplir con sus expectativas, y utilizar con cabeza todo lo que pondría en sus manos.

-¿No te suena bien la idea de ser intocable? Porque realmente es lo que serías a ojos de los demás. No tienes nada que perder, sólo ganar.- Cogió de nuevo el vaso de whisky, para dar un último trago y vaciarlo así, posándolo de nuevo en la mesa. -Ve a la barra de la taberna y diles que nos sirvan más alcohol, a ver si mientras caminas un rato se te aclaran las ideas.-

Se quedó sola reposando en el asiento, con las piernas cruzadas, y aprovechó ese momento para coger su pipa y cumplirse el capricho de fumar. En cuanto dio la primera calada, sus músculos se relajaron algo más. Sí, estaba ligeramente tensa. Había tomado una decisión arriesgada, y por ello tenía que estar alerta ante cualquier imprevisto que pudiese ocurrir.

Esperó en el cuarto pacientemente, disfrutando del tabaco, y de la sensación chispeante que le había dado la bebida. Esos pequeños placeres también conseguían contentarla.
avatar
Zayrim Fleury
Cazador Clase Baja
Cazador Clase Baja

Mensajes : 10
Puntos : 7
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 24/05/2018

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado] Una propuesta... ¿Indecente?

Mensaje por Jeremy Legrand el Vie Jun 22, 2018 4:22 am

¿Pequeño? Sí, se sentía minúsculo a su lado, le horrorizaba porque sabía de lo que era capaz. Ella jamás perdonaría su traición, si su arañazo en la mejilla del músico no lo había dejado claro, sus palabras sí lo habían hecho. Ante aquella pregunta que buscaba la mofa en un tono y gestos seductores, Jeremy supo muy bien que decir la verdad, en aquél caso la contentaría. Y, a partir de ahora, iba a necesitar mantener a Mist muy contenta, si quería que él y su hermano estuvieran a salvo.

-U-usted me aterra, señorita Mist.-confesó con entrecortada respiración.- Pero, a diferencia de muchos de sus lacayos, también la respeto enormemente por haberme perdonado la vida.

Con aquella frase daba comienzo el juego. un pedacito de información sutil pero lo suficiente evidente para que ella se percatara.

La oferta sonaba demasiado bien para ser cierta, pero ahí estaba, delante de sus narices. Aceptaba el trabajo, no había otra opción, y debido a ello, sabía muy bien que si Mist caía, él bien podría ser el siguiente. Debería medir bien sus pasos, y aprender con rapidez. Incorporándose en su asiento, la distancia con Mist recuperada de nuevo, dio otro trago a su bebida necesitándolo más que nunca tras aquella experiencia.

-Cla-claro, señorita Mist. Estaré de vuelta enseguida.

Cuando fue a ponerse en pie, sus piernas le fallaron brevemente, como si le hubieran dejado de responder por la intoxicante presencia que segregaba aquella mujer a cada segundo. Apoyándose en su bastón, dejando que su pierna intacta hiciera la mayor parte del esfuerzo, se dirigió hacia el bar.

No dejó de pensar durante el camino. Nunca había tenido poder sobre nadie, ni siquiera sobre sí mismo. Lo que más le asustaba de la oferta de Mist era que, en el fondo, en un oscuro y recóndito rincón de su ser, le gustaba aquella idea. La idea de que otros le respetaran y temieran, de dejar de ser un don nadie, de no tener que depender de la caridad de nadie para sacar adelante su vida y la de su hermano. Enterró rápidamente aquellos pensamientos, pero no podía negar que estaban allí, pequeños, famélicos, por lo que debía evitar alimentarlos para que no crecieran hasta cambiar quién era.

-Deme la botella de su mejor whiskey, por favor. Ordenes de Mist.

Al escuchar aquél nombre, el barman se volteó de inmediato y comenzó a buscar la botella para entregársela lo más rápido piosible. Antes de darle las gracias y volver al despacho, Jeremy pudo ver al pobre desgraciado al que Mist había enviado a buscarle aquella noche. Su rostro sangraba abundantemente, no solo porque le habían cortado una oreja que, por cierto, le habían colgado al cuello, sino que le habían dado una paliza, juzgando su labio partido y ojo amoratado. No quiso mirarlo más. No tenía estómago para ello, pero ahora tenía más claro que antes de lo que necesitaba hablar con Mist.

Cuando volvió a la habitación, lo hizo con una botella en su mano libre. La mujer seguía en su sofá, fumando de su pipa. La habitación se había llenado de un sutil aroma a tabaco, el cual se mezclaba excelentemente con el del alcohol. Dejó su bastón a un lado, tomando asiento de nuevo y llenando ambos vasos generosamente con el líquido ambarino.

-Señorita Mist, si me lo permite...-dijo a media voz, acercándola el vaso.- Como su mano derecha y hombre de confianza...-con aquellas palabras estaba sellando el contrato verbal que le iba a atar a ella.- ...necesito comentarle ciertos aspectos que me preocupan.-jamás se atrevería a hablarle así, y probablemente aquella "soltura" fuera debida a los efectos del alcohol., por lo que se apresuró a aclararse.- Desde luego, no es ninguna crítica, ni es mi deseo decirla c-como llevar sus... negocios.

Su vaso temblaba en su diestra, por lo que lo dejó sobre la mesa antes de que derramase el líquido y se ahuecó el cuello de la camisa, buscando un aire que le faltaba.

-Señorita Mist, estoy seguro de que ya lo sabe, pero la mayoría de sus hombres no la respeta, únicamente la temen. Esos hombres la traicionarán en cuanto tengan la oportunidad, y sus enemigos se aprovecharán de ello. De nuevo, esto es una mera sugerencia, pero... quizás conseguiría su respeto siendo ligeramente menos... visceral en sus decisiones.-alzó una mano, tratando de explicarse antes de ser malentendido.- Por-por supuesto, no me refiero a que deba ablandarse, sino a dejarles ver la otra cara de la moneda. Ya sabe: las rosas tienen espinas, pero siguen siendo rosas.


"You never hear a melody until you need a song."
avatar
Jeremy Legrand
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 76
Puntos : 79
Reputación : 21
Fecha de inscripción : 12/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado] Una propuesta... ¿Indecente?

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.