Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 07/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Al caer la noche - Libre

Ir abajo

Al caer la noche - Libre

Mensaje por Nella Lombardo el Mar Jun 05, 2018 6:42 pm

Vivir en una ciudad como París, había hecho maravillas en el carácter de Nella. Lo vivido en su pueblo natal, había convertido su carácter alegre, apacible, en uno cargado de tormento, con las sensaciones siempre a flor de piel. Tras la muerte de quien fuera el hombre de su vida, ella se cerró en si misma, como una ostra que atesora su perla, que intenta en vano hundirse en el fondo fangoso de las aguas. Pero allí, en aquella nueva ciudad, donde nadie la conocía, que no murmuraban a sus espaldas, la vida se volvió mas liviana y llevadera. Gracias eso, pudo desarrollar al máximo su virtuosismo en el piano, y el violín. La música le permitía liberar esa tristeza que le apresaba el alma, ese sentimiento de culpa que volvía a ella, cada noche, cuando en sus sueños, el hombre que amara se presentaba ante ella, sollozando, preguntándole una y mil veces, si alguna vez le perdonaría, pues aunque ella había terminado con su existencia, que Nella le había asesinado, él era el único responsable de aquella tragedia, pues la joven solo había intentado sobrevivir. Mas en la profundidad de sus sueños y de su inconsciente, él volvía a ella, intentando pedir un perdón que Nella no estaba dispuesta a entregar.

Luego de su trabajo, Nella intentaba relegar la vuelta al hogar, pues desde que su hermana fuera elegida como primera cantante en la Opera, la joven pianista debía vivir en la soledad de un apartamento demasiado espacioso para una sola persona. Por lo que solía dar largos paseos que la llevaba por diferentes lugares de la ciudad. Como todos los días, luego de despedirse de sus colegas, y tomar un coche hacia el centro de la ciudad, se dirigió a la plaza principal, y de allí, decidió caminar por las concurridas calles de París. La primavera había decidido decorar las calles con flores que cuajaban arboles, como también balcones y aceras. Nella, enfundada en un primoroso vestido color verde esmeralda, se dejaba llevar por el colorido paisaje. Como hacía mese no sucedía, una sonrisa iluminó su rostro. Sus seductores orbes, sus sensuales labios, volvieron a su rostro una belleza mucho mas seductora y llamativa, provocando que los hombres se giraran al verla pasar. Mas ella no los veía, en su mente los recuerdos de momentos alegres, llegaban para darle un poco de paz a su atormentado corazón.

Así, continuó caminando por un par de calles, hasta ya un tanto cansada, se detuvo al llegar a una esquina. Su mirada, se dirigió de un lado de la calle al otro, esperando el momento apropiado para cruzar. Estaba decidida a encontrar un lugar lo suficiente refinado y alegre en el cual poder descansar y tomar una buena copa de vino.



Nella :

Oscuridad y Luz - Las Lombardo:

avatar
Nella Lombardo
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 83
Puntos : 26
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 08/01/2014
Localización : Paris

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Al caer la noche - Libre

Mensaje por Frauke Neumann el Dom Jun 17, 2018 8:48 pm

Los días transcurrían con lentitud para ella. Su vida dio demasiadas vueltas desde el momento en que decidió que ya era tiempo de romper las cadenas que la estaban atando a una vida llena de infelicidad. Frauke era libre, al menos eso parecía que ya era. Una mujer de cuarenta años dejando a su marido. ¡Qué escándalo social! Pero nadie sabia aún la realidad, porque el golpe vendría unos meses más tarde y por lo pronto todo estaría en silencio. Nadie sería capaz de dudar de ella. ¡Nadie! Así que su bondad resultaría su mejor arma para poder ejercer la maldad.

Un mes aproximadamente llevaba con aquel plan, tres semanas atrás Hunter y Dagmar escaparon de Francia para poder encontrar otras respuesta y aliados de quien confiar. Estaba un poco ansiosa por tener señales de aquellos jóvenes enamorados pero parecía que aún no era el momento, así que para aliviar su inquietud decidió que era momento de salir de casa y poder tener contacto con personas normales.

Cuando salió de la residencia todo parecía que pintaba bien, nadie estaba cerca de su propiedad espiando sus pasos, eso la dejaba un poco más tranquila. ¡Nadie extrañaba a Horst Neumann! Incluso llegó a sentir que el ambiente era más relajado y que respirar le resultaba más sencillo. ¿Acaso la respuesta era asesinar a aquel humano? Probablemente, pero ella no lo haría porque no tendría la fuerza y mucho menos la determinación. Debía meditarlo.



El carruaje dio vueltas por los principales puntos de la ciudad por un buen rato, aún nada llamada la atención de Frauke y prefería tomarse su tiempo para tener una tarde amena. Pocos lugares faltaban de recorrer en la ciudad. Ninguno la invitada a pasar. A punto estaba de rendirse cuando el chofer dio un movimiento brusco hacía la derecha y el carruaje se tambaleó.

Horrorizada bajó de aquel medio de transporte y observó a su alrededor. Quizá la imprudencia del hombre o el despiste de la mujer, pudieron casi ocasionar un accidente. Para su buena suerte nada pasó a mayores. La aún esposa de Horst Neumann caminó con tranquilidad ante la mujer y la inspeccionó de arriba hacía abajo. Fue un alivio para ella verla bien.

Disculpe usted la imprudencia que hemos tenido esta tarde. Le aseguro que Bartolomé es un buen hombre, prudente en la dirección del carruaje y no excede la rapidez en el trote de los caballos. Le debemos una disculpa. — El hombre temblaba de la vergüenza pero se sintió tranquilo al notar el apoyo de su jefa.

Ambos se sonrieron con complicidad antes de girar sus rostros para poner atención a la hermosa jovencita.



— Si acepta mis disculpas me gustaría poder invitarle un atractivo platillo parisino y compartir una tarde agradable dejando a un lado este desagradable encuentro — Comentó con dulzura esperando que la joven no se tomara a mal ese encuentro tan poco ortodoxo.


Prisionera de lo que conozco y amo:
Recorrido:
avatar
Frauke Neumann
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 95
Puntos : 135
Reputación : 58
Fecha de inscripción : 04/01/2012
Edad : 27

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Al caer la noche - Libre

Mensaje por Nella Lombardo el Jue Jul 05, 2018 7:53 pm

Inspiró profundamente, mientras la sonrisa se mantenía en sus labios, sus pies dejaron la seguridad de la acera, mientras la briza de una fresca tarde de primavera, parecía acariciar juguetona su peinado recogido. Cerró sus ojos por una fracción de segundos, los necesarios para que sus oídos captaran el relincho de unos caballos que se acercaban de manera precipitada a donde ella se encontraba.

Sus rápidos reflejos, y el hecho de que su vestido no fuera muy ajustado o estorbara sus largas y delgadas piernas, permitieron que pudiera volver sobre sus pasos y subir nuevamente a la acera, en el instante en que un carruaje giraba muy cerca de ella, por lo que instintivamente volvió a realizar varios pasos hacia tras, casi hasta pegar su espalda a la fría piedra de la construcción que hacía esquina entre las dos calles.

Llevó su mano al pecho, - ¡Madonna Santa! - exclamó, ante aquella sorpresa, - pero como ha girado de esa manera aquel carruaje - caviló, los ojos clavados en el coche que segundos atrás, casi la había atropellado. Como era de esperar, su reacción fue la de prepararse para decir una retahilla de insultos en su lenguaje materno. Pero al detenerse el coche y observar como desendían de éste, tanto chofer como una mujer que demostraba por su vestimenta y su andar, que se trataba de una dama de alta sociedad. A pesar de sentir disgusto por lo vivido, al observar el rostro conpungido del hombre y las palabras con que la dama intentaba escusar a su empleado, hicieron que Nella, pensara en los innumerables sirvientes y trabajadores que vivín con su familia, recordó como si padre, solía explicarle, que ellos, debían velar por la seguridad y el bienestar de sus empleados, ya que Dios, los había beneficiado con una posición mas holgada, pero solo para poder - mediante ésta - mejorar la vida de los menos afortunados. Suspiró, dejando que toda la rabia se diluyera de su pecho, apretó suavemente su pecho, mientras sonreía levemente, - No se preocupe, todos podemos tener un mal día, o una mala tarde - dijo, levando la mirada desde los ojos de la dama, a los del cochero que parecía sumamente apenado, - Tal vez haya en mi acción algo de imprudencia, ya que dí por seguro cruzar, sin percatarme que un coche podía doblar en la esquina -, reflexionó en voz alta, volviendo su mirada a la dama.

Ante la invitación de la extraña, quien sin saber quien era Nella, le había invitado a pasar la tarde con ella, la italiana estuvo a punto de dar una excusa, pero al ver aquella mirada, tan azul, pero a la vez con un dejo de tristeza y de turbación, tan parecida a su propia mirada, no pudo decir que no. - En verdad, que es una tarde maravillosa, para disfrutar descubriendo una agradable compañía - sonrió, mientras extendía su mano - Permitame que me presente, me llamo Nella Lombardo - no creía que la distinguida dama conociera su trabajo, aunque por lo aristocrático de su  porte, estaba segura de haberla visto en la opera, puesto que, nadie podía dejar de asistir, si se consideraba alguien importante en la sociedad parisina.



Nella :

Oscuridad y Luz - Las Lombardo:

avatar
Nella Lombardo
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 83
Puntos : 26
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 08/01/2014
Localización : Paris

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Al caer la noche - Libre

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.