Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 07/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


En lúgubres horas nocturnas - libre

Ir abajo

En lúgubres horas nocturnas - libre

Mensaje por Lenya Bleier el Jue Jun 07, 2018 4:51 pm

Todo en su vida parecía estar desencadenándose de forma repentina. Por un lado su casamiento repentino con el Señor Khritov, que si en un primer momento, ella no se había opuesto, ahora, con el correr de los días, y con la venda que caía de sus ojos, estaba segura de que se hubiera negado. No solo por que al fin de cuentas él no la amaba y tal vez no la amaría jamás. Sino, que su decisión de casarse, había tenido como único objetivo, el traer paz al alma atormentada de su padre. El corazón de una hija abnegada, era capaz de aceptar todos los sufrimientos, con tal de que los pocos o muchos días que restaran de vida a su padre, fueran apacibles y felices. A pesar de que su madre, la mantenía informada de los avances en el tratamiento de la enfermedad de su padre, Lenya, había decidido concurrir al hospital y escuchar de boca del mismo facultativo, la terrible noticia.  La enfermedad de su padre, no mejoraría, los días de apacible vida, se habían esfumado y solo le restaban horas de sufrimiento, agonía y desesperación, no solo para el enfermo, sino parra sus seres amados, quienes no podrían hacer nada, mas que acompañarlo en el desenlace de tan terrible y despiadada enfermedad.

Con lagrimas en los ojos, había dejado la consulta del medico, su piel mostraba la palidez de quien ha sido herido de muerte, pues si en cierta forma, conocía la gravedad de la enfermedad. Sus padres, tal vez por no arruinar su casamiento y posterior luna de miel, habían ocultado todo lo concerniente al tratamiento y al sufrimiento de su padre. Escuchar de boca del doctor, que su padre hacía mas de cinco meses, consumía diariamente morfina, - una sustancia derivada del opio, aquella droga que matones y traficantes, introducían al país -, la hizo tomar verdadera dimensión del problema a que se enfrentaban. - Su padre, no tiene un pronostico favorable... la expectativa de vida, no superará los cuatro meses - le había sentenciado el medico a cargo.

Tras permanecer una media hora sentada en uno de las butacas que se encontraban en la sala de recepción del consultorio. Lenya se levantó y comenzó su lento recorrido rumbo a la salida del hospital. Apretaba su bolso entre sus manos, comprimiendo su pecho, como si temiera perder algo importante que había guardado en él. Así llegó a la entrada del nosocomio, pero, en vez de salir a la calle y allí esperar algún coche de alquiler, que la transportara hasta la residencia en la que vivía junto a su esposo. Pero en vez de eso, se dirigió al inmenso parque que rodeaba el edificio, allí, buscó un asiento y se dejó caer en él. Su mirada se perdió en el cielo y las copas de los arboles, que poco a poco, fueron coloreándose de tonos oscuros, mientras el cielo se pintaba de naranjas y rojos, como consecuencia de la proximidad de la noche.Así, el clima fue cambiando, un viento gélido le rosó las mejillas, haciendo que temblara, Lenya inspiró profundamente, abrió sus ojos y secó sus lagrimas.  Un pensamiento tan lúgubre como ese anochecer, cruzó por su cabeza y salió de sus labios, como un quejido, - ¿Porque los hombres deben morir... como el sol en el horizonte? ¿porque todo termina, aún cuando no exista en aquellas almas pecado alguno? -.


Última edición por Lenya Bleier el Sáb Jul 07, 2018 6:47 pm, editado 2 veces



Antigüedad :

A veces, a tu lado, me siento perdida...:

avatar
Lenya Bleier
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 84
Puntos : 62
Reputación : 19
Fecha de inscripción : 28/02/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En lúgubres horas nocturnas - libre

Mensaje por Judith Velázquez el Lun Jun 18, 2018 5:44 pm

- Eso mismo me pregunte yo cuando él murió – Dijo Judith sentándose al lado de la mujer a la que había oído sollozar momentos antes cuando andaba cerca del hospital que evidentemente la escucho por su agudo oído. Judith, que esa noche estaba aburrida mientras su prima estaba en París holgazaneando con algún señor de buen dinero, Judith salió a dar una vuelta para poder entretenerse. Se sentó al lado de la muchacha, le sonrió y le tomo de la mano.

– No te preocupes, sea un padre o sea un ser amado, siempre están los buenos momentos que vivimos junto a esa persona – Sonriendo aún más, acaricio la mejilla de la pobre joven que al parecer tenía un poco los ojos hinchados de llorar – Bien tus lagrimas son de dolor no las dejes en tu interior, ya que estas pueden transformarse en un sentimiento ahogado y deprimido – Judith ladeo su rostro  - Sonríe junto a tu ser amado antes de que la cruel llamada de la muerte lo llame sin previo aviso…-Tomo ambas manos de la joven – Me llamo Judith, yo, donde aquí me ves, perdí también a un ser amado o eso no quiero pensar ya que me delata mi faceta triste y angustiada.

Sin previo aviso Judith se acercó con una sonrisa seria, soltó las manos de la joven y trago saliva antes de hablar – A tu ser amado puedo salvar pues en ti quiero salvarte de que estés más tiempo angustiada…- Judith mordió con sus colmillos parte de su brazo mientras sacaba del interior de su bota izquierda un pequeño frasco alargado en donde fue introduciendo la sangre que podría salvar a su ser amado. Solamente dicho líquido carmesí le ayudaría aunque fueran un par de meses más de los que pudiera disfrutar con la muchacha que tenía a su lado. Cuando termino, con su pañuelo de seda le otorgo el frasco tapado con su sangre especial y en menos que canta un gallo, Judith sonriente entre risas va alejándose de la muchacha que estaba hace poco llorando por un ser amado.


Judith caminaba poco a poco, danzando por cada adoquín, ella casi podía jurar que se veía reflejada en ellos. Paro al instante. Su sonrisa había desaparecido y queriendo llorar lágrimas cristalinas de sal, no podía. Solo en su interior quería gritar en rebeldía. ¿Cómo iba a pensar que seguiría vivo? Le vieron…sufrir en las puertas de su hogar cuando su prima intentaba alejarla de ahí para salvarla. Cuando su cuerpo ya no quería sufrir más de aquel triste recuerdo, sus pies siguieron el camino poco a poco, llegando a una banca de piedra.

No había avanzado mucho desde el Hospital ni se había acercado al centro de la ciudad.

Estaba en mitad de dichos lugares, estaba en mitad de la balanza como sus pensamientos algunas veces ¿Estaba vivo o estaba muerto? Ella solamente se respondía a si misma lo que siempre se repetía.

Está vivo. Estaba segura.


-
avatar
Judith Velázquez
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 56
Puntos : 39
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 14/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En lúgubres horas nocturnas - libre

Mensaje por Lenya Bleier el Sáb Jul 07, 2018 7:16 pm

Sentada en aquel lugar, al abrigo de los arboles, y de quien pudiera acercarse al hospital, pero lo suficientemente cerca, como para volver sobre sus pasos, si escuchaba su nombre, en alguno de los cuidadores que solían hacer las rondas por los jardines, y llamar a los familiares de los pacientes agónicos, para que pudieran despedirse de éstos. Lenya se mantenía con el cuerpo levemente inclinado hacia adelante, las manos en un gesto de piedad y su rostro que pálido, parecía ser alguna de esas estatuas de ángeles llorosos que decoraban las tumbas de hombres probos.  Así se mantuvo por un instante, hasta que la voz de una mujer, que parecía hablarle, la hizo elevar su mirada. Asombrada, muda por la situación que parecía arrancada de un sueño, se dedicó solo a contemplar a ese ángel, que se había aparecido ante ella.

Sin miedo a ser rechazado, la mujer, se acercó a ella, sentándose a su lado, tomando sus manos, apretando dulcemente. Lenya pudo sentir la frialdad en esas manos - ¿Acaso sera un fantasma? - caviló, mas la dama, parecía muy corpórea, y no etérea como se suponían eran los fantasmas. En verdad todas esas palabras, el aliento que esa extraña mujer le daba, logró hacer florecer una sonrisa. La caricia fría de los delicados dedos, secando sus lagrimas, provocó que Lenya volviera a pensar si era solo una aparición o en verdad aquella escena estaba ocurriendo.

Fue la certeza de la femina, quien le aseguraba que podía hacer que su padre estuviera con ella mas tiempo, lo que hizo que la alemana abriera sus ojos sorprendida, y quedara sin palabras cuando la observó morder su brazo y depositar sangre en un pequeño tubo de cristal, como si fuera un elixir milagroso. Aquella extraña mujer le entregó aquel frasco, y como había llegado,se marchó, como si se tratase de un espectro.

Lenya, se quedó con aquel frasco en su mano, sin saber que hacer, ¿debía dar esa sangre a su padre? ¿Le ayudaría a recuperarse? o por el contrario acabaría matándolo mas rápido. las dudas le asaltaron. Mas la esperanza de poder tener con ella un tiempo mas a su padre, la hicieron ir lo mas rápido que pudo a la sala donde su padre descansaba. Este se encontraba dormido, entró con sigilo, le ayudó a incorporarse y le hizo beber el contenido del tubo. Su padre se quejó, pero aún estaba adormilado por la morfina que había recibido una hora tras.

Luego de ayudarlo a recostarse, se escabulló sin ser vista y se alejó del hospital. Cuando caminaba rumbo a su casa, rogando que a la mañana siguiente, al volver al hospital, su pares se encontrara mejor, se fue acercando a una banca, en ella, la reconoció, era la mujer que le había dado el elixir. sin temor y agradecida, se fue acercando, - Disculpe - dijo casi en un susurro, cuando escuchó que ella decía una y otra vez, que él, debía estar vivo. Lenya suspiró, - En verdad espero que así sea, y que usted pueda ser feliz, le agradezco lo que hizo con mi padre, no importa si mañana muere, lo he intentado, y mi consciencia estará tranquila - dijo sonriendo con tristeza, - en verdad espero que usted también pueda estar con el ser amado que tanto añora -.



Antigüedad :

A veces, a tu lado, me siento perdida...:

avatar
Lenya Bleier
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 84
Puntos : 62
Reputación : 19
Fecha de inscripción : 28/02/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En lúgubres horas nocturnas - libre

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.