Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 07/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Sandcastles

Ir abajo

Sandcastles

Mensaje por Anubis Rashid el Jue Jun 14, 2018 12:44 pm

Aún todavía cuando echaba la vista atrás me era imposible creer cómo había cambiado mi vida desde que había aceptado aquel encargo de la estatuilla que no habían podido conseguir y que alguien importante quería por motivos que yo desconocía pero que sabía, por lo que había oído sobre dicha persona, que pagaría una buena suma de dinero en tal de que le llevara la estatuilla. ¿Acaso no se convirtió mi vida en eso desde que perdí a mis padres siendo pequeño? La calle había sido mi “hogar”, en un entrenamiento diario donde la ley del más fuerte se imponía sobre la del más débil y solo quedaban dos opciones: o luchar o morir. La calle era una escuela donde aprendías con dureza y con muchos golpes y caídas, donde tenías que levantarte, donde tenías que ingeniártelas para poder sobrevivir un día más y ver de nuevo el sol alzarse sobre el horizonte. No tenía un hogar propiamente dicho y los que eran como yo eran tildados de “parias” y de “seres de la peor calaña posible”, pero ¿acaso nos había quedado más opción que esa cuando los nuestros incluso nos rechazaban por no tener nada? Hubiera dado cualquier cosa por cambiar mi vida aunque fuera solo por unos pequeños, breves y efímeros instantes... ¿a quién no le gustaba soñar con un mundo y una vida diferente? Yo no era menos, de hecho, desde pequeño siempre había tenido muy claro lo que me hubiera gustado ser de mayor; algo relacionado con la historia, con la historia de mi pueblo. Fue mi padre el que me enseñó y me llevó por primera vez al museo donde vi todos aquellos manuscritos, todas las reliquias se exponían conforme se iban encontrando en las excavaciones que iban haciendo y que parecían estar en auge cada vez más. Sin embargo poco sabía, en ese entonces, que mi destino cambiaría drásticamente y que acabaría robando aquello que de pequeño siempre me había gustado y emocionado. La vida era dura pero al fin y al cabo era lo que tenía que hacer para sobrevivir un día más; convertirme en un paria para continuar con mi camino en una vida plagada de soledad y de arena, de dunas doradas por doquier.
Aún no podía creer como aquel encargo que no pensé tomar en un principio cambió toda mi vida, fue mi pasaporte y mi billete dorado hacia la libertad y hacia el descubrimiento de un nuevo mundo que me deparaba todavía por delante. Parecía que estaba encerrado en una pequeña bola de cristal rellenada con arena a mi alrededor y que por fin la había roto para escapar de su yugo. Amanda había supuesto todo aquello cuanto solo podía imaginar, y mis primeros pasos fuera de Egipto marcarían mi camino. Siempre llevaría e mi corazón la tierra donde crecí y que me vio nacer pues las raíces siempre tiraban, pero por una vez sería egoísta y disfrutaría de la oportunidad que me había dado la vida.


avatar
Anubis Rashid
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 29
Puntos : 43
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 30/05/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.