Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 06/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




The dance - libre-

Ir abajo

The dance - libre-

Mensaje por Perséfone el Vie Jul 06, 2018 2:34 pm

La puerta del carruaje se abrió, permitiendo que los elegantes zapatos de Perséfone tocaran el suelo. Con una sonrisa en el rostro, despidió a quien la llevará hasta el Palacio Royale, sitió donde se llevaría a cabo un enorme baile de beneficencia al que la dueña de Luna Park no pensaba faltar, mucho menos considerando la enorme cantidad de divertidos mortales que podría encontrar ahí. “Sé prudente y no me metas en problemas” recordó las palabras de su vástago, esas que le hicieron fruncir el ceño por un par de segundos.
No tiene caso que pienses en él, lo que hagas no es de su incumbencia – se dijo a si misma, antes de comenzar a andar en dirección a la entrada.

Al caminar, podía notar las miradas que se posaban sobre ella y sabía a la perfección la razón de que le observaran tanto. Su apariencia siempre había sido la misma, demasiado llamativa para su propio bien. De hecho, había sido su apariencia y su personalidad lo que atrajeron a su creador, quien decidido a darle a aquella humana tan hermosa todo cuanto deseaba, acabo transformándola en un ser inmortal que después él fue incapaz de controlar. Un tanto entristecida al haber recordado sus inicios, Perséfone entró en el Palacio, lugar donde fue recibida por muchas más miradas que contemplaban no solamente su bello y triste rostro, sino también su hermoso vestido color rojo.

Con paso calmo, la inmortal avanzó entre lo invitados al baile. Con educación, saludaba a aquellos que se acercaban hasta ella y con firmeza, se negó a hablar de inversiones en Luna Park. Perséfone se negaba, no porque creyera que aquel sitió era inapropiado para hablar de negocios, sino que se negaba, simplemente porque no poseía el mínimo interés de echar a perder su noche hablando de cosas innecesarias.  

Después de haber pasado cerca de una hora saludando, caminando por el salón y rechazando invitaciones para bailar, la inmortal tomó una copa de vino y fue a buscar refugio en una orilla del salón. Su mirada viajaba por todo el salón de baile, notaba como los demás danzaban y se divertían; de hecho, parecía que eran las mujeres las que más se estaban divirtiendo y eso lo notó al a un grupo de féminas que estaban sobre un hombre. Esa manera de actuar de las damas era típica de los bailes, sin embargo, cuando algunas de ellas comenzaron a moverse, los ojos de la inmortal se encontraron con la figura de caballero, a quien no pudo quitarla la mirada de encima pues la manera en que atraía a todas las mujeres del salón le pareció a la inmortal, algo admirable.



Parece mucho más hermosa de lo que realmente es

beautiful demon:




avatar
Perséfone
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 48
Puntos : 56
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 19/11/2014

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The dance - libre-

Mensaje por Marzio Di Verona el Miér Jul 11, 2018 8:22 pm

Marzio desde siempre había atraído a las mujeres, primero por ser un bebé adorable, de negros cabellos rizados. Cuando era un niño, sus grandes ojos negros, que contrastaban con su piel blanquisima, hacían  que las damas se preguntaran porqué parecía un querubín. Cuando la juventud llegó, su mirada se volvió provocativa, sus labios gruesos y seductores, deseosos de complacer a las damas con besos, caricias. Por lo que el italiano sabía como atraer las abejas a sus flores. Lo había hecho en Italia, y lo haría en París. Venecia lo consideraba un libertino, Sienna, su tierra, un Don Juan que debía asentar la cabeza,por el bien de su pueblo, para tomar el titulo de conde y dirigir la vida de sus siervos.

Muy lejos de esos sueños, de los pedidos continuos de su madre, y los concejos de los propios nobles del reino de Italia. - Si ha alguien le debo respeto y lealtad, es a mi - solía contestar, - Deja que sea yo, quien decida con quien y cuando he de casarme - solía discutir d esos temas con su madre, y por dicho motivo, se había tomado unas vacaciones que se estaban volviendo eternas.

Como era de esperar, varios días antes de  la gala de beneficencia, había recibido la invitación. Por ser un noble, debía asistir en representación de su madre, la Condesa Di Verona, quien decidiera entregar un importante donativo, y por  consiguiente, los organizadores le suplicaron que no desdeñara la invitación. Había puesto, un par de excusa, que acababa de llegar de un viaje, que no se sentía del todo bien, y hasta que no conocía a nadie por lo que no contaba con compañía femenina para la ocasión. Mas ningunas de las excusas lograron convencer a la organizadora, una amiga de su madre, quien prometiera a ésta presentarle a las mejores candidatas de la ciudad. Por lo que resignado, se dedicó la tarde en arreglarse, y unas horas antes de la gala, paseó por la ciudad, tomando unos cócteles, pues se sentía muy desmotivado.

Cuando llegó a la velada, el salón se encontraba repleto, fue poner el pie en el lugar, y que la amiga de su madre, se acercara presurosa, para colgarse de su brazo y tironear de él con el fin de hacer las presentaciones de rigor. Los minutos se volvieron una hora, en la que tuvo a su alrededor un gran numero de señoritas, al igual que madres que presentaban a sus tesoros. Una mas arreglada que la otra, todas con grandes atributos para ser buenas esposas. pero todo aquello solo lograba aburrirlo mas y mas. En un instante que la atención de los invitados se dirigió a la puerta de entrada, Marzio aprovechó para escapar a uno de los balcones que daban a las escaleras exteriores. Allí, sacó un cigarrillo de su cigarrera y fumó tranquilo.

Fue la aparición d una de las jovencitas que se había quedado prendada de él, lo que le llevó a buscar de nuevo el abrigo de la multitud, pues lo que menos deseaba era que aquella damita intentara luego decir que él le había prometido ser su novio, o algún tipo de relación que le pusiera un collar en el cuello. fue en ese instante en que un enjambre de bellas muchachitas se arremolinaron a su alrededor. Marzio sonrió, se mostró como el caballero que era, o mejor dicho, que aparentaba ser. Prometió algunas piezas de baile, y recibió un que otro papel, invitándole  subir a las habitaciones que el Palacio proporcionaba para los invitados. Lugares poco santos y dispuestos a la lujuria y las aventuras.

En un instante, el enjambre de damas se apartó, permitiendo que el caballero pudiera caminar unos cuantos paso, y fue allí, que descubrió a la dama mas bella que viera alguna vez. Enarcó una ceja, sus labios mostraron una sonrisa de picaría y seducción. Era una hermosa pieza, una bellísima donna, ¿pero, se dejaría seducir?
avatar
Marzio Di Verona
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 7
Puntos : 3
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 10/06/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.